Anda di halaman 1dari 5

Matemáticas en Jardín y Primer ciclo

El mundo de los números


con mirada de explorador
a heterogeneidad de conocimientos numéricos que tienen los chicos en Jardín y primer grado de-
L be ser puesta en circulación en el aula y sistematizada. El trabajo colectivo lleva a construir conoci-
mientos que son nuevos para todos.

Reportaje Claudia Broitman

■ La Educación en nuestras ma-


nos: A partir de pensar la articula -
ción entre el Nivel Inicial y Primer
año de EGB, ¿qué continuidades y
rupturas te parecen necesarias?
Claudia Broitman: Una cues-
tión que me parece esencial es pen-
sar cuál es el rol que tiene el nivel
inicial respecto de los conceptos
matemáticos. Hay una heteroge-
neidad en los conocimientos nu-
méricos que los chicos tienen a los
4 ó 5 años, o en primer grado. De-
pende del mayor o menor contacto
con contextos de uso de números,
del manejo del dinero, de la infor-
mación que reciban, etc. Sabemos
que los chicos que trabajan en la
calle o que ayudan a sus papás, tie-
nen conocimientos numéricos muy
importantes. El Jardín de Infantes
y los primeros meses en los prime-
ros grados son etapas cruciales pa-
ra hacer circular y sistematizar es-
tos conocimientos, que son asiste-
máticos, desorganizados, a veces
erróneos.

Foto: Leonardo De Bueno

53
de lo implícito a lo explícito y de lo privado a lo la evolución histórica de los números posibilita en-
público. tender por qué algunas producciones de los niños
son erróneas.
■ ¿Qué lugar tienen los errores en estos procesos? Por ejemplo, hay sistemas de numeración que
C. B.: Los niños van a producir errores necesa- no son posicionales, que son aditivos. En números
riamente si trabajamos con problemas o números romanos escribir el 1.302 exige colocar 1000, el
que no dominan porque están investigando sobre 300 y el 2: MCCCII. Cuando nosotros decimos mil
algo nuevo para ellos, que es difícil. Estos errores, trescientos dos estamos diciendo primero el mil,
igual que los aciertos, serán analizados colectiva- después el trescientos y después el dos. Sería lógi-
mente. Si este tipo de trabajo de intercambio y de- co que se escribieran de esa forma, 10003002, co-
bate, de reflexión y revisión se instala, se tendrá mo los hubieran escrito los romanos. En otros ca-
como punto de partida un niño con más confianza sos nuestros nombres de números son multiplicati-
en sí mismo para la discusión de ideas, para poder vos, como la palabra “trescientos”, que abarca tres
tomar conciencia de los procesos propios de reso- de cien. Los niños hacen enormes esfuerzos por
lución. Esto significa mirar otras cosas que no son encontrar relaciones entre la serie oral y la escrita.
sólo el dominio. “y puedo resolver esos problemas Como muchos de nuestros números se dicen “por
inventando dibujos”, “puedo pensar cómo se es - pedacitos que se suman”, ellos tienden a escribir-
criben estos números aunque no esté seguro”, los tal cual escribían los romanos.
“puedo pensar en cómo creo que se leen”, aunque Hacen un esfuerzo por captar regularidades. Por
no sepan todo de entrada. otro lado tienen hipótesis de escrituras aditivas que
En la articulación es interesante poder pensar en entran en contradicción con esos descubrimientos,
las cuestiones que se hacen circular, más que aque- como escribir el 35 como 305 y les queda de tres
llas que se cierran esperando un dominio específi- cifras como los cienes.
co, o respuestas ya observables en términos de La mirada histórica permite entender que algu-
“sabe” “no sabe”. nos de los problemas que tuvo que resolver la hu-
manidad, son similares a los que los niños tienen
■ ¿Qué aportes hace el estudio de la historia del que enfrentar. Esta mirada a la historia, a los distin-
objeto en la didáctica de las matemáticas? tos sistemas de numeración, permite tomar contac-
C. B.: Los niños nacen en una sociedad en la to con la complejidad de estos procesos para enten-
cual el sistema de numeración que se usa es el más der mejor los procesos de construcción de los niños.
elaborado, el más complejo, el que más oculta las
operaciones internas. ■ Esto nos sitúa de un modo particular frente a los
Por ello mirar la producción del conocimiento errores ¿verdad?
matemático para atrás ha sido para la investigación C. B.: Gran parte de los errores infantiles tienen
didáctica muy fértil, porque permite entender la una lógica. No son producto de la distracción. Son
complejidad del proceso, no en términos de que los producciones que denotan un esfuerzo, una lógica
niños hacen lo mismo que hizo la cultura. Conocer que subyace y un intento de construcción muy

Para ampliar estos temas Claudia Broitman sugiere la lectura de: • Lerner, D. (1996): “La enseñanza y el aprendizaje escolar” en Casto-
• Alvarado, M. y Ferreiro, E. (2000) “El análisis de nombres de núme - rina, Ferreiro, Lerner, Oliveira: “Piaget-Vigotsky: contribuciones para
ros de dos dígitos en niños de 4 y 5 años”. En Lectura y Vida. Revista La- plantear el debate”. Paidós. Bs. As.
tinoamericana de Lectura. Año 21 Marzo 2000. Nº1. • Lerner, D.; Sadovsky, P. y Wolman, S. (1994): “El sistema de nume-
• Brizuela, B. (2000) “Algunas ideas sobre el sistema de numeración ración: un problema didáctico”. En Parra, C. y Saiz, I. (comps.): Didáctica
escrito en niños pequeños”; en: Elichiry, N. (comp.): Aprendizaje de niños de matemáticas, Bs. As., Paidós.
y maestros. Hacia la construcción del sujeto educativo. Buenos Aires, Ma- • Quaranta, M. E. ; Wolman, S. (2003): “Discusiones en las clases de
nantial. matemáticas: ¿qué se discute?, ¿para qué? y ¿cómo?” en Panizza, M.
• Broitman, C; Kuperman, C. y Ponce, H. (2003): Números en el Nivel (comp): Enseñar Matemática en el Nivel Inicial y Primer Ciclo de EGB:
Inicial. Propuestas de trabajo. Ed. Hola Chicos. Análisis y Propuestas. Ed. Paidós.
• Broitman, C. y Kuperman, C. (2005): Interpretación de números y re - • Quaranta, M. E. ;Tarasow, P. ; Wolman, S.; (2003): “Aproximaciones
gularidades en la serie numérica. Oficina de Publicaciones de la Facultad parciales a la complejidad del sistema de numeración: avances de un estu -
de Filosofía y Letras (OPFyL). UBA. dio acerca de las interpretaciones numéricas” en Panizza, M. (comp): op.
• Carraher, T.; Carraher, D. ; Y Schliemann, A. (1991): En la vida diez, cit. Paidós.
en la escuela cero. México, Siglo XXI. • Scheuer, N. Bressan, A. Rivas, S. (2001): “Los conocimientos numé-
• Dantzig, T (1971): “Evolución del concepto de Número” en: El nú- ricos en niños que inician su escolaridad” en Elichiry (comp): Dónde y có -
mero. Lenguaje de la Ciencia. Editorial Hobbs. Bs. As. mo se aprende. Temas de Psicología Educacional. Ed. Paidós. Bs. As.
• Dirección de Currícula: “Matemática”. Diseño Curricular para la • Tolchinsky, L. (1995): “Dibujar, escribir, hacer números”. En: Tebe-
Educación Inicial 4 y 5 años. Secretaría de Educación. Gobierno de la Ciu- rosky, Tolchinsky Más Allá de la Alfabetización. Ed. Santillana, Bs. As.
dad de Buenos Aires. • Wolman, S. (2000) “Números escritos en el Nivel Inicial” en: De Ce-
• Ferreiro, E. (1986): ‘El cálculo escolar y el cálculo con dinero en si- ro a Cinco, Revista de Nivel Inicial de Novedades Educativas.
tuación inflacionaria”, en: Proceso de alfabetización. La alfabetización en • Wolman, S. (2001): “La enseñanza de los números en el Nivel Inicial
proceso. Bs. As. y en el primer año de la EGB” en: Letras y Números. Ed. Santillana.
56