Anda di halaman 1dari 16

“AÑO DEL DIÁLOGO Y LA

RECONCILIACION NACIONAL”

 ATENCION DEL MORIBUNDO EN EL HOSPITAL Y EN


EL DOMICILIO
 LA EUTANASIA
 DONACION DE ORGANOS

CURSO : ETICA Y BIOÉTICA


PROFESOR : Lic.Enf.Rosa V. Juarez Yactayo
INTEGRANTES : BAZAN GARGATE, Leny Johana
CANTURIN LAZO, Styff Karolay.
DE LA CRUZ BARTOLOME, Fiorella
RAMIREZ RIOS, Victor Javier
CICLO : VII
Tingo María – Perú
2018
ETICA Y BIOÉTICA

2018
 ATENCION DEL MORIBUNDO EN EL HOSPITAL Y EN EL
DOMICILIO
 LA EUTANASIA
 DONACION DE ORGANOS

ETICA Y BIOÉTICA Página 1


ETICA Y BIOÉTICA

INDICE
DEDICATORIA .................................................................................................................... 3

INTRODUCCIÓN.................................................................................................................. 4

LA ATENCION DEL MORIBUNDO EN EL HOSPITAL Y EN EL DOMICILIO ............... 5

LA EUTANASIA ................................................................................................................ 7

DONACIÓN DE ORGANOS ........................................................................................... 11

CONCLUSIONES..................................................................................................................... 14

BIBLIOGRAFIA ........................................................................................................................ 15

ETICA Y BIOÉTICA Página 2


ETICA Y BIOÉTICA

DEDICATORIA

Este presente trabajo monográfico


está dedicado primeramente a Dios, a
nuestro profesor(a) quien nos enseña
cada día y nos brinda su apoyo para
seguir adelante y triunfar en la vida.
A nuestros padres, por estar con
nosotros, por enseñarnos a crecer y a
que si caemos debemos levantarnos,
por apoyarnos y guiarnos a llegar hasta
aquí.

ETICA Y BIOÉTICA Página 3


ETICA Y BIOÉTICA

INTRODUCCIÓN

En el presente trabajo nos proponemos abordar un tema tan complicado e


interesante como es "la eutanasia", sobre el cual ríos de tinta se han volcado sin
llegar, no obstante, a posturas coincidentes al respecto.
Nos hemos agenciado del internet para efectos de realizar este trabajo, en donde
hemos podido recopilar importante información que lo presentamos a
continuación.
Eutanasia es un término, que si bien en nuestra sociedad tiene una carga
emotiva de tipo negativo, paradójicamente, deriva de las voces griegas eu
(buena) y thanatos (muerte). Es decir, hace alusión a un bien morir, lo cual, desde
mi punto de vista, se entiende como una muerte digna sin sufrimientos
innecesarios y en las mejores condiciones que cada caso permita, en cuanto la
donación de órganos la salud es el regalo más preciado de la vida, sin esta es
difícil disfrutar al máximo todos los acontecimientos especiales en los que ríes,
juegas amas, sientes, sueñas, anhelas, viajas y demás momentos que se nos
presentan en la vida.

Para quien goza de buena salud es casi imposible percibir el dolor, ansiedad,
depresión e impotencia que padece un enfermo; lo que si es imposible de creer
es que existiendo la manera de salvar múltiples vidas, esta oportunidad se
desperdicie por falta de información o desconfianza, al negarnos a donar
nuestros órganos a nuestra muerte o a la muerte de algún familiar, sin pensar
que un ser querido nuestro o nosotros podríamos estar en la misma situación de
ese enfermo, en un futuro.

ETICA Y BIOÉTICA Página 4


ETICA Y BIOÉTICA

LA ATENCION DEL MORIBUNDO EN EL


HOSPITAL Y EN EL DOMICILIO
La medicina hoy, es una técnica y es buena
que lo sea. Pero no ha de ser exclusivamente
técnica, en ella deben tener espacio la
psicología y el humanismo. “Que la ciencia y
la técnica no hagan perder la dimensión
humana”.

No puede ignorarse que la asistencia médica se ha hecho más impersonal y


menos satisfactoria para el enfermo al mejorar técnicamente. La
deshumanización de los hospitales y el encarnecimiento terapéutico o distancia
en algunos pacientes terminales ha levantado a la opinión pública respecto a
mejorar las condiciones del enfermo. Pero reconocida estas deficiencias,
muchos de los pacientes que se encuentran en nuestro país en situación terminal
en un hospital se hallan en mejores condiciones que las que encontrarían en sus
propios domicilios. Prueba de ello es que un número significativo de personas
que acuden a urgencias lo hacen para morir en el hospital. Tanto el propio
paciente como el familiar se sienten más protegidos y acogidos en este trance.
No se trata de apartar al enfermo porque causa trastorno, sino todo lo contrario
se trata de acudir a un centro que dispone de más recursos para atenderlo mejor
en sus últimas etapas. Incluso los padres con niños terminales les da confianza
llevar al niño al hospital cuando se teme el desenlace. Por otro lado, tanto para
el médico como para la enfermera (o), la muerte es su peor enemigo y luchan
para conservar la vida de los pacientes. Sería lamentable encontrar a médicos y
enfermeras que se rindieran con facilidad ante el poder de la enfermedad. Pero
las posibilidades técnicas de hoy son tan grandes que permiten alargar la vida,
días, meses e incluso años. Aunque muchas veces esta vida prolongada no es
sino sufrimiento, ya no es vida humana sino artificial, quedando reducido el
organismo a “Un mecanismo que continua no viviendo, sino funcionando”.

Todo el cuerpo de salud debe ayudar a curar y también a morir, cuando los
tratamientos han dejado de tener objeto, es decir cuando continuando con su

ETICA Y BIOÉTICA Página 5


ETICA Y BIOÉTICA

aplicación no lleva a una curación del paciente, sino a una continuidad limitada
y muchas veces a quedar en estados vegetativos.

Esta ayuda a morir consiste en


cuidar la parte física del
paciente (cuidados paliativos:
higiene, alimentación, confort
y tratamiento de] dolor) y
cuidar el aspecto psicológico
del paciente. Deberían
sustituir los medicamentos por
palabras y gestos siendo la humanidad del personal, más que la ciencia que
actúe. En este sentido, es interesante la experiencia de los centros denominados
“hospice”, creado a partir de las preocupaciones de una enfermera. Cicely
Saunders, mujer de 50 años, que después de trabajar como enfermera durante
la Segunda Guerra Mundial y cursar los estudios de Asistencia Social fundó el
Sn Chiristopher’s Hospice en Londres, donde con 60 camas se daba
exclusivamente asistencia a pacientes en fases terminales. El “Hospice” no es
un hospital, es un hogar para enfermos terminales, donde un equipo de médicos,
enfermeras, asistentes sociales, capellanes y personal voluntario, con una
misma filosofía sobre la muerte intentar dar los cuidados que los pacientes y sus
familiares precisan en la fase terminal de la enfermedad. Para ellos, la muerte
no es una derrota sino la realidad de la vida como lo es el nacimiento, ineficaz
en lo que es un proceso irreversible. La estructura física y ambiental es flexible
y adaptable para que los cuidados puedan ser individualizados. Si lo desean, los
enfermos pueden llevar algún mueble o recuerdos. Incluso se llevan sus
animales de compañía. Los familiares pueden entrar cuando quieren, ya que
forman parte del tratamiento. Tampoco se prohíbe la entrada de los niños, sino
todo lo contrario. Según Rosser Valls, explica “aún recuerdo la cara de alegría
de Teresa, paciente de 38 años con cáncer, cuando veía jugar tranquilamente a
los pies de su cama a su hijo de 6 años, aquel niño no estaba traumatizado ni
molestaba, era un hecho normal en su vida”.

ETICA Y BIOÉTICA Página 6


ETICA Y BIOÉTICA

LA EUTANASIA
Etimológicamente eutanasia
proviene de “eu” (bueno)
“tanatos” (muerte), que juntos
significan la buena muerte o la
muerte sin sufrimiento. La
eutanasia se ha aplicado en
diversas culturas como España,
Grecia, India e incluso Roma a
los largo de la historia. Los pueblos antiguos (exceptuando a los judíos)
eliminaban a las personas que no serían útiles a la sociedad o a enfermos
incurables que sufrían grandes dolores. La controversia respecto a este tema
esta vista desde la antigua Grecia ya que mientras que Platón defiende la
eutanasia Hipócrates no la acepta. Platón escribe en su libro La república:
“Establecerás en el Estado una disciplina y una jurisprudencia que se limite a
cuidar a los ciudadanos sanos de cuerpo y alma; se dejará morir a quienes no
sean sanos de cuerpo”.

Hipócrates (460 a J.C) introduce en el juramento que los médicos deben aceptar
para su ejercicio:

"No daré ningún veneno a nadie, aunque me lapidan no tomaré nunca la


iniciativa de sugerir tal cosa”. Con el cristianismo aparece una concepción del
ser humano, de la dignidad de la vida de dar atención a los enfermos y la
aplicación del mandato divino “no matarás”. Aunque la eutanasia no esté
legalmente aceptada en ninguna de las dos formas (voluntaria e impuesta) en
ningún país. Existen asociaciones que propugnan la legalización de la
eutanasia, que en cualquier caso no se puede identificar con el suicidio o el
asesinato, siempre que se trate de la fase terminal de una enfermedad o
accidente de muerte irreversible. Se trata de reducir el curso de la muerte,
acabando con el sufrimiento que precede a la misma. Diversos autores resaltan
distintas clasificaciones sobre tipos de eutanasia aunque a efectos prácticos
podría reducirse a los dos modos de afrontar la muerte en los pacientes

ETICA Y BIOÉTICA Página 7


ETICA Y BIOÉTICA

terminales: Eutanasia
activa y cuidados
paliativos. La Eutanasia
Activa. Podría definirse
como aquella conducta que
produce la muerte de un
paciente con el fin de aliviar
su sufrimiento. Dentro del grupo de los Cuidados Paliativos cabrían las
denominadas por algunos autores: eutanasia pasiva y eutanasia indirecta. En
este tipo de cuidados se presta atención al paciente terminal ofreciendo el
máximo confort y se administran fármacos para el alivio del dolor, aunque ello
implica acortar la vida de forma indirecta, por que el fin es dar bienestar en un
enfermo terminal y permitir que muera.

Excepcional mente algún paciente pide la eutanasia, pero la experiencia le


sugiere que en general lo hace a consecuencia de la ansiedad, del agotamiento
físico no aliviado o por sentir que es una carga para su familia o para el personal.

Pero una vez discutida y descubierta la causa de su petición, es raro que el


paciente siga insistiendo. Contrario a la eutanasia estaría el término distanasia
de dis-zanatos (mala/dificultosa muerte) Según Rosse Valls consistiría en: La
práctica que tiende a alejar la muerte lo más posible, prolongando la vida del
enfermo del anciano o del moribundo, inútiles o desahuciados, sin esperanza
humana de recuperación y utilizando para ello, no solo los medios
proporcionados
(ordinarios), sino
también todos, que
resulten en relación
con la situación
económica del
enfermo y de su
familia y de la misma
sociedad.

ETICA Y BIOÉTICA Página 8


ETICA Y BIOÉTICA

VENTAJAS E INCONVENIENTES PARA SU LEGALIZACION

La eutanasia legalizada podría ayudar a los pacientes desahuciados a quienes


no se les puede evitar el dolor físico, psíquico y social y que viven en una
situación peor que la propia muerte. La posibilidad de acortar la vida es
éticamente aceptable según Rosse Valls si se cumplen las siguientes premisas
por parte del enfermo:

 Que se halle en una fase terminal e irreversible de su dolencia.


 Que (informado y sin coacción física ni moral alguna) sea honesta
(cumplió ya con todos sus deberes) y sincera.
 Que desee, se le prive efectivamente de ese tiempo o con el fin de asumir
como hombre, una muerte digna o con el fin de no padecer dolores y
humillaciones, que prevé degradante y sin sentido.

Hemos de considerar que una legalización de una eutanasia podría presentar


consecuencias tanto más graves cuanto más restrictivas sea la ley, como la
pérdida de confianza del paciente en su equipo de salud, ya que al principio que
hay se considera fundamental que es el de “conservar la vida y aliviar el
sufrimiento” quedaría minimizado por la posibilidad legal de este personal para
matar ciertos pacientes. Por otro lado la existencia de la eutanasia legal podría
ayudar a debilitar la fuerza moral de determinados pacientes que verían” una
escapatoria fácil” de su situación. Por otro lado, familiares de ancianos o
incapacitados que constituyen una carga podrían sentirse tentados a pedir la
eutanasia. Para obviar estas dificultades se recomienda la declaración por
escrito de la persona en que manifiesta como desea ser tratado en caso de
enfermedad que incapacitara la comunicación o en situación terminal.

Este documento conocido como Testamento Vital” (Living Hill), podría ser una
garantía para llegado el momento cercano de la muerte se trate al paciente de
acuerdo a su voluntad si estuviera en condiciones de expresarla. Debe firmarse
cuando se esté en plenas facultades y puede revocarse en cualquier momento.
Otra forma seria otorgar plenos poderes de decisión a un mandatario. Las
dificultades del testamento vital son; en todo caso necesita ser interpretado y que
en el momento actual ninguna de las dos fórmulas tienen reconocimiento jurídico.

ETICA Y BIOÉTICA Página 9


ETICA Y BIOÉTICA

AL TESTAMENTO VITAL PUEDE PONERSE TRES OBJECIONES:

 La primera que todavía no tiene fuerza legal en ningún país europeo.


 La segunda que parece un signo de desconfianza hacia el personal de
salud.
 La tercera que pueden verse las cosas con diferentes perspectivas antes
y después de estar enfermo.

PERO LAS TRES OBJECIONES TIENEN RESPUESTAS:

 La primera es que, si bien no tiene fuerza legal va abriendo una brecha


en el reconocimiento de los deseos de las personas sobre cómo quieren
morir.
 La segunda es que no demuestra falta de confianza al equipo sino, todo
lo contrario, orienta al equipo sobre los deseos del paciente si él pudiera
expresarlos, ya que el límite ente tratamientos ordinarios y
extraordinarios o paciente terminal o moribundo no está bien definido y
los criterios pueden variar de un centro a otro e incluso de una sala a otra
del mismo hospital.
 Por último, la posibilidad de cambiar siempre el testamento vital garantiza
que será fiel reflejo del sentir del enfermo.

ETICA Y BIOÉTICA Página 10


ETICA Y BIOÉTICA

DONACIÓN DE ORGANOS
La donación de órganos es la remoción de órganos o tejidos del cuerpo de una
persona que ha muerto recientemente o de un donante vivo, con el propósito de
realizar un trasplante. Los órganos y los tejidos son extirpados en procedimientos
similares a la cirugía. Personas de todas las edades pueden ser donantes de
órganos y tejidos. Se producen muchas más donaciones de donantes muertos
que de personas vivas. Las leyes de los diferentes países permiten que donantes
potenciales acepten o se nieguen a la donación o bien otorgan la elección a los
familiares, que no siempre conocen los factores de riesgo del fallecido y que
puede dar lugar a un mayor riesgo de contagio de enfermedades infecciosas a
pacientes más críticos, que dispondrían de menos de 12 horas para dar el visto
bueno a esta decisión. La popularidad de las donaciones varía sustancialmente
entre diferentes países y culturas.

¿QUIÉN PUEDE SER DONANTE?

Puede ser donante de órganos toda persona que en vida decida que, a su
muerte, sus órganos sirvan para salvar o mejorar la vida de otros. Sin embargo,
debe saber que pese a nuestro deseo de ser donante de órganos, no todos
podremos serlo, ya que para ello, será necesario que el fallecimiento acontezca
una Unidad de Cuidados Intensivos de un hospital. Es en estas unidades dónde
es posible realizar la preservación de los órganos y las pruebas necesarias para
realizar una correcta valoración de cada potencial donante.

ETICA Y BIOÉTICA Página 11


ETICA Y BIOÉTICA

Será el equipo médico quien, una vez realizadas todas las pruebas necesarias,
dictamine si el fallecido puede ser donante y de qué órganos.

¿QUÉ ÓRGANOS SE PUEDEN DONAR?

Los órganos que se pueden donar son los riñones, el hígado, el corazón, el
páncreas y los pulmones.

Además, de una donación también se pueden obtener tejidos, igualmente muy


necesarios, como hueso, las córneas y las válvulas cardíacas.

¿SE PUEDE ELEGIR QUÉ ÓRGANOS DONAR?

Dada la escasez de órganos para trasplante, de cada donación, se intenta


obtener el mayor aprovechamiento posible. Lo habitual es que la donación sea
completa, no obstante, si usted desea no donar algún órgano y/o tejido, basta
con haberlo expresado en vida a sus familiares. Ellos comunicarán su voluntad
tras el fallecimiento.

CONSENTIMIENTO FAMILIAR Y DONACIÓN.

Según la Ley de trasplantes, en España todos somos considerados donantes si


en vida no hemos expresado lo contrario. Sin embargo, esa expresión puede
haber sido formulada de diferentes modos, lo que obliga a que se pregunte a
ETICA Y BIOÉTICA Página 12
ETICA Y BIOÉTICA

familiares o allegados sobre la voluntad del fallecido respecto a la donación. En


la práctica siempre se respeta la decisión de la familia, ya que se asume que
estos no contradirían los deseos de su ser querido. La firma de la familia para
proceder a la donación, es lo que denominamos consentimiento familiar.

DONACIÓN DE VIVO.

La donación de vivo es posible si se cumplen las condiciones y requisitos


establecidos por la Ley. El donante ha de ser mayor de edad y gozar de buena
salud física y mental. La Ley incluye los pasos a seguir por todos los implicados:
profesionales médicos y personal judicial y donante y receptor; para garantizar
los derechos de ambas partes, la libertad en las decisiones, voluntariedad,
gratuidad y altruismo. Dado que cada caso tiene sus propias particularidades,
las recomendaciones son consultar todas las dudas al equipo médico
responsable del enfermo.

ETICA Y BIOÉTICA Página 13


ETICA Y BIOÉTICA

CONCLUSIONES

 LA ATENCIÓN DEL MORIBUNDO EN EL HOSPITAL Y EN EL


DOMICILIO: del moribundo El estar con esa persona y estar
sufriendo junto al paciente y ver el deterioro de esa persona día a
día, ya que las enfermedades terminales son lentas y el paciente
pasa por una agonía. La calidad de vida que debe tener un paciente
en etapa terminal debe ser de acuerdo a sus necesidades teniendo
en cuenta su salud física, emocional y mental .La ayuda espiritual
es importante porque le ayuda al paciente a sentirse bien
confortado con el mismo y aceptar su muerte.
 LA EUTANASIA: La prohibición absoluta de matar a los enfermos
es, para todos, una fuerza moral maravillosa e inspiradora, que nos
salva a todos, pacientes, médicos y sociedad, de los efectos
perversos de la compasión. De ella nace la medicina paliativa.
Prestar servicios al moribundo, acompañarle en sus últimos días
con los auxilios de la medicina paliativa es una acción
humanamente excelente y de alta calidad profesional. Pero matarle
es robarle uno de los momentos estelares de la vida: una buena
muerte completa la vida, la buena muerte es una de las
experiencias más importantes que se nos dan.
 LA DONACIÓN DE ORGANOS: La donación de órganos es parte
fundamental de darle otra oportunidad a la vida, salvar esta
oportunidad solo se da si estamos dispuestos a donar nuestros
órganos por beneficios altruistas. La mejor manera de mejorar la
vida de alguien e darle otra oportunidad de vida lamentablemente
nos encontramos en un mundo donde la mente en ocasiones se
cierran y esto hace más difícil la toma de una decisión fuerte, para
esto hay siempre que hablar con la familia hacerle notar
inquietudes sobre este tema, además de nuestra postura esto hará
más fácil tomar una decisión de este tipo.

ETICA Y BIOÉTICA Página 14


ETICA Y BIOÉTICA

BIBLIOGRAFIA

 http://blaaanka.blogspot.com/
 http://www.ont.es/informacion/Paginas/Donaci%C3%B3n.aspx
 https://es.wikipedia.org/wiki/Donaci%C3%B3n_de_%C3%B3rganos
 http://trasplantederganos.blogspot.com/2011/11/conclusion_16.html
 https://es.wikipedia.org/wiki/Eutanasia
 https://definicion.de/eutanasia/

ETICA Y BIOÉTICA Página 15