Anda di halaman 1dari 7

Virginia Grutter fue una escritora Costarricense que se caracterizó por

componer en forma de denuncia social y el poema Autorretrato no es la excepción.


Es posible notar el rol de la mujer en el patriarcado y el maltrato que sufre.

Según Arriazu (2000) se puede definir patriarcado como: “la relación de poder
directa entre hombres y mujeres en los que los hombres, que tienen intereses
concretos y fundamentales en el control, uso, sumisión y opresión de las mujeres,
llevan a cabo efectivamente sus intereses” (p.1)

Como es evidente, esta relación de poder provoca desigualdad entre los


dominadores: los hombres, y los subordinados: las mujeres.
Esa opresión y subordinación, está profundamente relacionada en la organización
de la sociedad.

Con respecto a este poema, se hace notorio los reclamos ahogados de una
mujer, que narra en primera persona. Sufre el maltrato de parte de su familia, en
donde se refleja su inseguridad, temor, convirtiéndose en una persona recriminada,
en donde además, se evidencia la cosificación femenina.

Con respecto a los maltratos que ésta mujer recibe, en la lectura se percibe
a una madre con carácter dominante, que reprime a su hija, apoderándose de ella
y tomando en su lugar decisiones y trasmitiéndole un gran desprecio que conlleva
a una destrucción de su moral.

La identidad de la mujer se ve relegada en función de la parte dominante, la


familia, que la ve como un objeto, una cosa sin mucho valor o atractivo. Autorretrato
puede verse como un reclamo ahogado de la mujer que habla, pero que no es sólo
un asunto personal, sino que se puede ver como una identidad colectiva, ya que es
la realidad de las muchas mujeres que sufren maltrato, enajenación y vejación de
sus derechos, de su propia identidad.

Por otra parte, la identidad de esta mujer es adaptativa; es decir, se acopla a


su entorno, a lo que le piden sus pares y se vuelve sumisa en un primer momento,
pero a la vez con una voz de crítica y de queja soslayada en la lírica del poema, es
una voz débil en un primer momento, pero firme en lo que expresa y siente, en cómo
se está sintiendo y cómo en retrospectiva ella misma se analiza y se muestra un
despertar de ese letargo en que la represión posiciona a la persona que la sufre.

Retomando el rol que tomó esta mujer en el poema, es importante mencionar


las características de la identidad, que entre ellas destaca la definición del concepto
de identidad que se afirma que “La base de la experiencia emocional de la identidad
proviene de la capacidad del individuo de seguir sintiéndose él mismo a través de
los cambios continuos”. Con respecto a esta definición, se puede deducir que la
mujer no se conoce asimismo, ya que ha tenido que pasar por constantes cambios,
y fuertes maltratos verbales por parte de su madre, creando a una mujer insegura y
que probablemente carezca de una propia identidad.

Además, una de las características presentes es la que se desarrolla con la


dinámica del “Soy yo”, misma que se relaciona con la problemática familiar que se
desarrolla en este poema, e influye en la manera de pensar.

Es importante recalcar que, la identidad dinámica está en constantes


cambios. Como se evidencia en el texto de concepto identidad, transmite una frase
que se relaciona con esta familia y es “nuestra identidad es constante a la vez
cambiante, en el transcurso de nuestra vida”. Esto hace referencia al gran control
que posee la madre con respecto a su hija, de alguna manera ella tiene que
obedecer a las órdenes de su madre, es decir, estar bajo su control.

Se encuentra además, la característica de cultura presente en la crianza que


la madre le ha dado a esta mujer. Así como se menciona en el texto de concepto de
la identidad “Cada cultura y cada subcultura transportan valores e indicaciones de
acciones, de pensamientos y de sentimientos”. En donde se deduce que, la mamá
de la mujer tiene una enseñanza arraigada a su cultura, misma que la trasmite a su
hija.

Por otra parte, tanto la sumisión que tiene esta mujer con sus familiares,
especialmente con su madre, es importante mencionar otra identidad presente en
el poema que es la dialéctica, en el texto concepto identidad hace mención a “La
construcción de la identidad no es un trabajo solitario e individual. Se modifica con
el encuentro con el otro, cuya mirada tiene un efecto sobre ella”

A partir de esta frase, se puede deducir que, esta es la identidad que la madre
ha creado en la mujer que se relata en el poema Autorretrato. Creando en ella una
persona de “poco valor”, que no ha podido expresarse libremente, por ende, con
cada una de las personas con las que la mujer se relacionaba no lograba tener gran
comunicación, ya que ella pensaba que iba a recibir los mismos desprecios que
sufría con su mamá. Es por esto que, en el poema se menciona a la “Vagabunda”
esto con referencia a la mujer, a la que mira detrás de las sillas, la que no cree en
sonrisas, esta identidad es la que ha creado la mamá en ella.

Todo esto, está relacionado a los malos tratos que la madre ha tenido sobre
ella, incluyendo maltratos físicos y verbales. Esto generó que la mujer se considere
como una persona no aceptada en la sociedad. Además, la madre se muestra como
una persona dominante, por ejemplo: al tomar decisiones por su hija (la mujer)

Con respecto al análisis que se obtiene de la interpretación de este poema,


se hace notorio una mujer fría, sin valentía, misma que no puede sentir tranquilidad,
ni paz, siempre apegada a los insultos, regaños y malos ratos por los que le hace
pasar la madre, de esta manera, la mujer se manifiesta en ser una voz ausente del
poder, ya que no es capaz de relacionarse con las demás personas y así poder
contar lo que sucedía en su hogar.

También, hay una frase que deja mucho que decir con respecto al poema y
es “Yo soy la que besó en el rostro de judas”, por lo que se puede entender que ella
se sintió traicionada. Ya que además de esto, ella nunca expreso su lucha contra
los castigos y la mala vida que le daba su madre, es más, se podría decir que
luchaba contra ella misma buscando algún refugio para descargar sus emociones.
Ella cargaba con tanta infelicidad que había momentos en los que parecía
que ya no quería luchar. Pero que se podría esperar de una mujer que ha sufrido
tanto maltrato por parte de sus familiares, especialmente el de su madre. Se puede
decir además, que ella fue una hija no deseada, ya que nunca conoció el aprecio,
cariño y amor por parte de su madre.

Por otra parte, como se expresó al inicio, la situación y maltratos por la que
ella pasó, es actualmente la realidad de muchas mujeres en nuestro país. En
tiempos pasados, estaba más presente el patriarcado, en donde la mujer es sumisa
del hombre. En este poema, se ve reflejada en una hija que obedecía a su madre,
otorgándole grandes impedimentos para ser feliz.

Por otra parte, es importarte transmitir el mensaje que éste nos dejó.

Vemos a una mujer que sufre de gran impotencia, al recibir maltratos por parte de
su madre, sin ninguna oposición alguna. El mensaje es conmovedor, ya que saber
que una mujer haya pasado por tanto maltrato, y no sería fácil tener que pasar por
la realidad de ella, pero desde el lado positivo, actualmente nos encontramos en
una sociedad más arraigada a los derechos que poseemos como seres humanos.

Además, nos enseñó que en la vida hay que luchar por lo que se quiere, no
darse por vencido nunca a pesar de las adversidades y de los malos estragos en
los que podamos pasar.

Es increíble, que antes en nuestra sociedad, las mujeres no tenían ni voz ni


voto, solo se les inculcaba a servir en la casa, es decir, a ser amas de casa en donde
solo se dedicaban a atender a su marido y a tener hijos. En este poema se marca
una historia de mucho sufrimiento y dolor por el que pasó esta mujer.
Esta historia ha marcado un antes y un después en todas aquellas mujeres
que hayan tenido la oportunidad de leer este poema, dejando en cada un de ellas
una gran enseñanza, pudiendo fortalecer todos aquellos pensamientos erróneos
que quizá alguna vez hayan tenido.
Referencias
Arriazu, A. D. C. (2000). El patriarcado, como origen de la violencia doméstica. Monte Buciero, (5),
307-318.

Oses, S. A. (2018). Comunicación y Lenguaje.