Anda di halaman 1dari 4

Arto.

N° 51: La CGR, señala que el debido proceso es una garantía constitucional que
tutela los derechos individuales, básicos e inalienables que ostenta toda persona en un
proceso administrativo.
Es decir que los derechos del auditado no pueden ser negados en ningún momento debido
a que el incumplimiento de una de las diligencias mínimas del debido proceso dejaría nula
la auditoría practicada sin alegato alguno.

Arto. N° 52: La garantía del debido proceso la CGR lo define como el trámite que debe
realizarse en todo proceso administrativo mediante el cual toda persona tiene derecho a:
1. Que se presuma su inocencia hasta que no se declare su responsabilidad conforme la
Ley;
2. Que se garantice su intervención y defensa desde el inicio del proceso, en relación a esta
garantía dispondrá de tiempo y medios adecuados para su ejercicio;
3. Que toda resolución administrativa sea motivada;
4. Que se le otorgue un trato igualitario y sin discriminación; y
5. Que se respete su dignidad humana.
Principios Relacionados:
Imparcialidad del Sistema
Independencia
Transparencia

Arto.53: la aplicación de las diligencias del debido proceso, orienta las condiciones en que
debe realizarse el trabajo de auditoría para garantizar la calidad y los requisitos mínimos
exigidos, a continuación, se detallan las diligencias mínimas con las que se debe cumplir:
1. Notificación inicial al Interesado.
2. Tramite de Audiencias con el interesado o con funcionarios públicos o personas
naturales vinculadas con el alcance del proceso administrativo, en el que se podrán
verificar entre otros, entrevistas, audiencias, declaraciones y recepción de
documentos.
3. Resolver las peticiones que el interesado haya realizado dentro del procedimiento
Administrativo.
4. Notificación de resultados preliminares del procedimiento administrativo.
5. Oportunidad al interesado para preparar sus alegatos lo que incluye necesariamente
el acceso al expediente administrativo en que se materializa el procedimiento
administrativo, para lo cual dispondrá de un plazo no menor de nueve días hábiles,
prorrogables por 8 días más.
6. Análisis de los alegatos para determinar el desvanecimiento, total o parcial de los
resultados preliminares.
7. Notificación o comunicación legal de la resolución que se dicte del procedimiento
administrativo, la que deberá mencionar el recurso que contra ella procediere.
Esto quiere decir, que, en una auditoría o proceso administrativo, el auditor debe asegurar
que el auditado o servidor público tenga conocimiento de la auditoría que se está realizando,
el período objeto a revisión, debe otorgarle el derecho a intervenir en el proceso en todo el
transcurso de la auditoría, concederle el tiempo establecido para aclarar la situación
determinada; además, de tener derecho al acceso de la información contenida en los
papeles de trabajo.
Las diligencias del debido proceso, están establecidas en la Ley Orgánica de la CGR, las
NAGUN y el Manual de Auditoría Gubernamental, por tanto, toda auditoría o proceso
administrativo, en el que se omita una de estas diligencias, está violentando el derecho a la
defensa a toda persona que esté vinculada en el proceso de auditoría, por tanto, puede
alegar indefensión, y ocasionar que se declare nulo el proceso y sin efecto legal.
Principios Relacionados:
Imparcialidad del Sistema
Transparencia

Arto N° 54, 55 y 56: Para cumplir con el debido proceso el auditor o todo servidor público
que ejerce la labor de auditoría, en la primera fase del trabajo debe elaborar y notificar el
inicio del proceso de la auditoría.
Esta notificación debe de ser entregada al inicio de la auditoría personalmente a cada uno
de los servidores y ex servidores públicos que participaron en las operaciones y/o
actividades sujetas a revisión.
De esta manera todas las personas involucradas están enteradas del proceso que se está
realizando, objeto del trabajo, período y el equipo que está ejecutando la labor de auditoría.
Asimismo, se le informa que se estará en constante comunicación, en relación a todos
aquellos aspectos que requieran aclaraciones derivadas de las diligencias que se
desarrollen.
En el curso del procedimiento de auditoría, los auditores gubernamentales y los servidores
públicos que realizan labores de auditoría, mantendrán constante comunicación con los
servidores o ex servidores de la entidad u organismo auditado y con los terceros
relacionados con las actividades examinadas.
Principios Relacionados:
Imparcialidad del Sistema
Transparencia
Arto N° 57: De la comunicación constante mantenida en el proceso de auditoría, así como
de la notificación de los hallazgos preliminares y los alegatos se dejará constancia por
escrito, al igual que todo lo actuado.
En todo proceso de auditoría es de vital importancia documentar los hallazgos con
evidencia suficiente y competente para demostrar la irregularidad que se está señalando y
que no se anule el hecho que se señala, ni deje mal parado al auditor debido que puede
ser acusado por injurias y calumnias por el auditado.
Principios Relacionados:
Transparencia

Arto N° 58: Durante el proceso de la auditoría, se debe comunicar oportunamente los


resultados preliminares de auditoría a los servidores, ex servidores y terceros vinculados
con las operaciones auditadas, a fin que en el plazo establecido, presenten sus alegatos
sustentados documentalmente, para su oportuno análisis y consideración en el informe
correspondiente, y no se podrá determinar ningún tipo de responsabilidad que no haya sido
incorporado en los hallazgos o resultados preliminares debidamente notificado.
En este paso se emite un informe preliminar donde el auditado debe contestar al hallazgo
según el plazo establecido en la ley, donde debe quedar expreso lo siguiente: “prevenirle
que una vez vencido el plazo concedido, presenta la correspondiente contestación del
hallazgo o que ésta sea sin el debido fundamento, podrían determinarse a su cargo las
responsabilidades Administrativas, Civiles o Presunción de Responsabilidad Penal a que
hubiere lugar según sea el caso, todo de conformidad con los Artos. 77, 84 y 93 de la
precitada Ley Orgánica”.
Principios Relacionados:
Objetividad de los resultados de auditoría
Rendición de cuentas

Arto N° 59: Los Auditados tendrán derecho de hacerse asesorar por los abogados,
profesionales o técnicos pertinentes, éstos podrán asistirle y acompañarle en cualquier parte
del procedimiento en las comparecencias orales o escritas.

Principios Relacionados:
Objetividad de los resultados de auditoría

Rendición de cuentas

Arto 60: Las diferencias de opinión entre los auditores gubernamentales y los servidores o ex
servidores o terceros relacionados, serán resueltas, en lo posible, dentro del curso del
procedimiento de auditoría. De subsistir, las opiniones divergentes se harán constar en el
informe de auditoría.

Principios Relacionados:
Objetividad de los resultados de auditoría

Relación de la ley 681 con el Debido Proceso


La ley 681 se relaciona con el debido proceso debido a que todas las atribuciones que la
constitución de Nicaragua le confiere debe ejecutarlas en base a lo legal para que los
hallazgos de las auditorías no sean declarados nulos.
Ninguna actuación de la CGR debe lesionar el debido proceso, respetando las garantías
mínimas del artículo 52 de la ley 681, además de las garantías existen otras que no están
en la ley tales como obligar a alguien ser declarado culpable ni declarar contra sí mismo.
La CGR es un organismo independiente sometido únicamente al cumplimiento de la
Constitución y las leyes y al ser el debido proceso un mandato constitucional está en la
obligación de observar y respetar los derechos y garantías del debido proceso consagrados
en la Constitución Política.
Relación del Debido proceso con la auditoría
Podemos decir que la relación del debido proceso con la auditoría es de carácter sine qua
non, es decir de ineludible cumplimiento por lo tanto, los auditores gubernamentales y los
servidores públicos que ejercen la labor de auditoría, están obligados a cumplir el debido
proceso en las auditorías que realicen, garantizando los derechos constitucionales de los
auditados, y a tomar las medidas necesarias para no crear el estado de indefensión de los
auditados, para lo cual deberán documentar todas las diligencias en que participó el
auditado.