Anda di halaman 1dari 12

PARTES DEL CEREBRO HUMANO (Y FUNCIONES)

El encéfalo humano ha sido descrito como el sistema más complejo del universo conocido, y no sin

razón.

Está compuesto por un entramado de glía, neuronas y vías nerviosas y es la parte más importante del

Sistema Nervioso Central, pero su intrincada estructura y funcionamiento no significa que no podamos

hacer una clasificación de las principales partes del cerebro.

1. Principales partes del encéfalo

En los seres humanos, el encéfalo o cerebro es la parte del Sistema Nervioso Central que está ubicada

al final de la médula espinal, dentro del cráneo. Es, en definitiva, el órgano gracias al cual podemos

realizar las operaciones mentales más complejas y tener consciencia, es decir, sentido del yo. Justamente

por eso dentro del encéfalo hay una gran cantidad de estructuras trabajando conjuntamente a una gran

velocidad, hecho que hace que el funcionamiento del cerebro sea, aún a día de hoy, un misterio en muchos

de sus aspectos.

Para empezar a entender lo que sabemos acerca de esta compleja maquinaria, es indispensable conocer

las partes del encéfalo, es decir, el modo en el que las estructuras que lo componen pueden ser clasificadas.
Una buena manera de clasificar por encima las diferentes partes del cerebro puede ser atendiendo a las

distintas formaciones que se van formando dentro de la cabeza de un embrión humano. Son un total de

tres estructuras.

1.1. Rombencéfalo

Se trata de la parte superior de la médula espinal y a lo largo del desarrollo del feto se irá

transformando en las estructuras encargadas de realizar tareas indispensables para la

supervivencia, como el control del ritmo cardíaco y de la respiración. Se terminará transformando en el

cerebelo, el puente troncoencefálico y el bulbo raquídeo, tal y como veremos.

1.2. Mesencéfalo

En los embriones humanos aparece justo encima del rombencéfalo, y se irá transformando en la parte

medial del encéfalo, encargada también de realizar buena parte de las funciones básicas de

supervivencia pero que también actúa de puente entre las otras dos estructuras.
1.3. Prosencéfalo

Situado en el extremo más alejado de la médula espinal y en el lado más cercano al rostro del embrión,

el prosencéfalo es la formación que se irá transformando en las partes del cerebro que han aparecido más

recientemente en nuestra línea evolutiva y que, por tanto, tienen que ver con el uso del lenguaje, la

planificación y la búsqueda de soluciones creativas a problemas nuevos. Como veremos, las dos

principales estructuras a las que da paso el desarrollo del rombencéfalo son el diencéfalo y el telencéfalo.

2. Las partes del cerebro adulto

Yendo más al detalle, podemos pararnos a ver los distintos componentes del encéfalo en los seres

humanos completamente desarrollados. Es en este conjunto de órganos donde encontramos todas aquellas

partes del cerebro que definen el modo de funcionamiento de nuestra mente.

Aquí veremos, en primer lugar, las partes del cerebro que se generan a partir del prosencéfalo, para luego

pasar a la zona del mesencéfalo y al rombencéfalo, en ese orden.

2.1. Telencéfalo
El telencéfalo es la parte del cerebro que es más fácil de ver a simple vista, ya que ocupa la mayor parte

de la superficie del encéfalo. Sus componentes son la corteza cerebral, los ganglios basales y el

sistema límbico.

2.1.1. Corteza cerebral

La corteza (o córtex) cerebral es la parte del cerebro que es rugosa y llena de pliegues. Cubre por

encima el resto del encéfalo, y es el área en la que se integra la información necesaria para llevar a cabo

los procesos mentales más complejos, ya que la información que llega a esta región ya ha sido procesada

parcialmente por otras estructuras del cerebro. El córtex está dividido en dos hemisferios cerebrales que

son casi simétricos a simple vista, aunque a escala microscópica son muy diferentes.

Además, cada hemisferio está compuesto por varios lóbulos del cerebro, cada uno de los cuales está

más involucrado en ciertos procesos mentales. Los lóbulos del cerebro son estos:

 Lóbulo frontal

 Lóbulo parietal

 Lóbulo occipital

 Lóbulo temporal

 Ínsula

 Puedes leer más acerca de ello en este artículo sobre los lóbulos cerebrales.

2.1.2. Ganglios basales

El segundo componente del telencéfalo es el conjunto formado por los ganglios basales. Estos son

un grupo de estructuras situadas por debajo de la corteza cerebral y distribuidos de forma simétrica bajo

cada uno de los hemisferios. Los ganglios basales son el globo pálido, el putamen y el núcleo caudado,

que se ven complementados por una región a la que se conoce como sustancia negra.

Los ganglios basales son las partes del cerebro que nos permiten realizar movimientos relativamente

complejos y precisos de manera fácil y casi automática: escribir, hablar, modificar nuestras

expresiones faciales de manera voluntaria, etc. Por lo tanto, monitorizan de manera semiautomática el

modo en el que realizamos cadenas de movimientos que ya hemos practicado antes muchas veces hasta

llegar a dominarlos, y a la vez nos permiten aprenderlos bien, entre otras funciones.
 Para leer más acerca de este conjunto de estructuras del cerebro, puedes visitar el artículo dedicado a

los ganglios basales.

2.1.3. Sistema límbico

El sistema límbico es un conjunto de estructuras encefálicas cuyos límites son bastante difusos, ya

que se mezcla con muchas partes del cerebro diferentes. Sus funciones están relacionadas con la aparición

y regulación de las emociones y de las respuestas corporales más allá de la cabeza que las acompañan. Es

por eso que a veces se le considera "el cerebro emocional" en contraposición al "cerebro racional" que

correspondería a las zonas ocupadas por la corteza cerebral (y especialmente el lóbulo frontal).

Sin embargo, ni el sistema límbico ni el córtex pueden funcionar bien de manera independiente, y

por lo tanto esta distinción entre zonas racionales y emocionales resulta muy artificial, y más teniendo en

cuenta que no somos tan racionales como podría parecer.

Si te interesa saber más acerca de esta parte del cerebro, puedes acceder a este artículo sobre el

sistema límbico.

2.1.4. Hipocampo

El hipocampo es una estructura alargada situada en la parte interna de los lóbulos temporales, una de las

regiones de la corteza cerebral más antiguas, presentes en las formas de mamíferos más antiguas. Su

función está relacionada con el almacenamiento y la recuperación de recuerdos, el aprendizaje y la

navegación espacial.

 Puedes leer más acerca de esta parte del cerebro en este artículo dedicado al hipocampo.

2.1.5. Amígdala

La amígdala cerebral es un conjunto de neuronas que se agrupan en la cara interna del lóbulo temporal

de cada uno de los hemisferios. Es decir, que al igual de lo que ocurre con el hipocampo, es una de esas

partes del cerebro que se encuentran por duplicado en cada cerebro humano, habiendo una en cada mitad

(izquierda y derecha) del encéfalo.


La amígdala cerebral forma parte del sistema límbico, y es una de las estructuras cerebrales que tienen

más importancia a la hora de relacionar estados emocionales con situaciones que vivimos; es por eso que

juega un papel clave en los procesos mentales relacionados con la memoria emocional y los aprendizajes

vinculados a esta, que son muy importantes. A fin de cuentas, saber con qué emociones están emparejada

cada tipo de estímulo o experiencia hace que adoptemos una actitud ante ellas y nos decantemos por unas

posibles reacciones y no otras.

 Puedes leer más acerca de la amígdala cerebral en este artículo.

2.2. Diencéfalo

El diencéfalo es la segunda gran estructura que forma el prosencéfalo, y está situado justo debajo

del telencéfalo, en las profundidades del Sistema Nervioso Central. Las partes del cerebro que componen

el diencéfalo son básicamente el tálamo y el hipotálamo.

2.2.1. Tálamo

Es la parte más grande del diencéfalo, y es el núcleo en el que se integra por primera vez toda la

información que nos llega a través de los sentidos (a excepción del olfato, que llega al cerebro

directamente a través del bulbo olfatorio de cada hemisferio cerebral). El tálamo manda esta información

a áreas del cerebro más altas, para que allí se siga procesando la información que ha empezado a

sintetizarse en él, y además es capaz de hacer posible que el Sistema Nervioso Autónomo reaccione

rápidamente ante estímulos que pueden significar la presencia de un peligro.

 Para leer más sobre esta parte del encéfalo puedes leer este artículo sobre el tálamo

2.2.2. Hipotálamo

El hipotálamo está situado justo debajo del tálamo, y se encarga principalmente de hacer que todo

el organismo se encuentre constantemente en un estado de homeostasis, es decir, en equilibrio en

todos los sentidos: temperatura corporal, niveles de hormonas en sangre, ritmo de la respiración, etc.
Además, gracias a su capacidad para hacer que diferentes glándulas del cuerpo segreguen hormonas, nos

induce a estados más o menos altos de estrés y activación general dependiendo de lo que esté ocurriendo

en otras partes del cerebro. También es la estructura responsable de la aparición del estado de sed y

hambre.

 Puedes leer más acerca del hipotálamo en este artículo

2.3. Tronco del encéfalo

El tronco del encéfalo, o tallo cerebral, es la parte del encéfalo que está más directamente conectada

con la médula espinal, y también es la encargada de realizar las tareas básicas de mantenimiento de las

funciones vitales como la respiración involuntaria o el ritmo cardíaco. Está formado por las partes que

evolucionan a partir del mesencéfalo y el rombencéfalo. Sus partes son las siguientes.

2.3.1. Mesencéfalo

El mesencéfalo es la parte del tronco del encéfalo que queda justo debajo del diencéfalo. Se encarga

de comunicar el tallo cerebral con las estructuras superiores y viceversa, y también interviene en el

mantenimiento de procesos automáticos que nos permiten sobrevivir. Se divide en el tectum y el

tegmentum.

2.3.2. Protuberancia

También se conoce a esta estructura como puente de Varolio o puente troncoencefálico. Está situada

justo debajo del mesencéfalo.

2.3.3. Bulbo raquídeo

Es la parte inferior del tronco encefálico, y sus funciones son muy parecidas a las de las otras dos

estructuras de esta parte del encéfalo. Además, es el enlace entre el encéfalo y la médula espinal. En el

bulbo raquídeo se encuentra una parte conocida como la decusación de las pirámides, que es donde los

fajos de fibras nerviosas de los dos hemicampos (las mitades izquierdas y derechas del cuerpo humano)
se entrecruzan para pasar de un lado a otro; esto explica por qué el hemisferio derecho se encarga de

procesar información de la mano izquierda mientras que el izquierdo se encarga de la otra, por ejemplo.

 Si te interesa leer más acerca del tronco del encéfalo, puedes leer este artículo

2.4. Cerebelo

Junto al bulbo raquídeo y la protuberancia, el cerebelo es la tercera gran estructura que evoluciona

a partir del rombencéfalo. Además, el cerebelo y la protuberancia forman parte de una región llamada

metencéfalo.

El cerebelo es una de las partes del cerebro con una mayor concentración de neuronas y entre sus muchas

funciones la más estudiada es la regulación y monitorización de movimientos complejos que requieren

una cierta coordinación. También tiene un papel en el mantenimiento del equilibrio al estar de pie y

caminar.

 Si te interesa saber más acerca del cerebelo, puedes visitar este artículo

Otras estructuras del sistema nervioso relacionadas

Las distintas partes del cerebro no solo trabajan coordinándose entre sí, sino que necesitan de la

participación de otros ciruitos del sistema neuroendorino.

Estas estructuras y sistemas, que no pertenecen en sí al encéfalo, son los nervios cerebrales (o pares

craneales) y el Sistema Nervioso Autónomo (SNA).

Pares craneales

Los pares craneales son haces de axones que salen de diferentes puntos de la zona baja del encéfalo y van

a parar a otras partes del cuerpo sin pasar por la médula espinal. Ejemplos de los pares craneales

son el nervio trigémino, el nervio vago o el olfatorio; todos ellos son de gran importancia, y en el caso

del trigémino, su incorrecto funcionamiento puede llegar a generar mucho dolor.

Puedes leer más sobre estos nervios del cerebro en este artículo.
Sistema Nervioso Autónomo

El Sistema Nervioso Autónomo es un entramado de axones, ganglios y órganos que se encarga de

regular las funciones que nos mantienen con vida, como la digestión, la respiración involuntaria o los

latidos del corazón. Es por eso que estas funciones no pueden ser controladas voluntariamente; son

demasiado importantes, y están totalmente automatizadas. Esta red de neuronas interactúa especialmente

con la partes del cerebro que son más bajas (las del tronco del encéfalo) , y se divide en sistema simpático,

sistema parasimpático y sistema entérico


Es muy habitual creer que los pensamientos, sentimientos y emociones humanas tienen su origen en dos
partes del cerebro que trabajan conjuntamente: los hemisferios cerebrales, dos mitades prácticamente
idénticas entre sí que se distinguen por los procesos que se llevan a cabo en ellos.
Esta idea, aunque es cierta en parte, aporta una explicación muy simple acerca de nuestro
funcionamiento, porque dentro de cada hemisferio podemos encontrar una cantidad casi infinita de
estructuras orgánicas encargadas de realizar diferentes tareas y funciones que influyen en nuestro
comportamiento.
En este artículo puedes encontrar una explicación general sobre algunas de las partes más importantes de
nuestra "máquina de pensar": los lóbulos del cerebro y sus funciones.

Aspectos básicos sobre los lóbulos del cerebro

Anatómicamente, es muy fácil reconocer la división que existe entre los dos hemisferios del cerebro,
porque vistos desde arriba un espacio notable los mantiene separados. Se trata de la cisura
interhemisférica, que es algo así como una grieta rectilínea que separa las partes superiores y más
superficiales del encéfalo y delimita dónde empieza un hemisferio cerebral y dónde acaba otro.
Sin embargo, más allá de este signo tan evidente gracias al cual podemos hacernos una idea muy
superficial sobre la anatomía del cerebro, si lo que queremos examinar es la estructura de cada uno de
estos elementos la cosa se complica. Cada hemisferio está cubierto por una capa llamada corteza
cerebral (que es la parte más visible del cerebro y parece estar lleno de arrugas y surcos), y esta corteza
puede dividirse en diferentes parcelas atendiendo a sus distintas funciones y localizaciones.
Estas parcelas son los lóbulos del cerebro, y a continuación puedes leer sus aspectos más básicos.

Lóbulo frontal

Marcado en azul en la imagen.


En los humanos, es el más grande de los lóbulos del cerebro. Se caracteriza por su papel en
elprocesamiento de funciones cognitivas de alto nivel tales como la planificación coordinación,
ejecución y control de la conducta. Por extensión, también hace posible el establecimiento de metas, la
previsión, la articulación del lenguaje y la regulación de las emociones. Además, del lóbulo frontal
nace la capacidad para tener en cuenta a los demás y establecer teoría de la mente.
En definitiva, es uno de los lóbulos cerebrales con un papel más destacado en las funciones que
relacionaríamos de un modo más directo con la inteligencia, la planificación y la coordinación de
secuencias de movimientos voluntarios complejos. Esta parte de la corteza es propia de animales
vertebrados y es especialmente grande en los mamíferos y las aves, ya que estos grupos evolutivos
contienen las especies más inteligentes del planeta.
Más sobre este lóbulo en el siguiente post: "¿Qué es el lóbulo frontal y cómo funciona?"

Lóbulo parietal

Se encuentra entre los lóbulos frontal y occipital (de color amarillo en la imagen). Se encarga
principalmente de procesar información sensorial que llega de todas las partes del cuerpo, como el
tacto, la sensación de temperatura, el dolor y la presión, y es capaz de relacionar esta información con el
reconocimiento de números. También hace posible el control de los movimientos gracias a su cercanía a
los centros de planificación del lóbulo frontal.
Además, recibe información visual proveniente del lóbulo occipital y trabaja creando asociaciones entre
este tipo de datos y otros inputs provenientes de otras áreas.

Lóbulo occipital

En los seres humanos, es el menor de los cuatro principales lóbulos del cerebro y se encuentra en la zona
posterior del cráneo, cerca de la nuca (aparece pintado de rojo en la ilustración). Es la primera zona de la
neocorteza a la que llega la información visual. Por lo tanto, tiene un papel crucial en el reconocimiento
de objetos cuya luz es proyectada sobre la retina, aunque por sí misma no tiene la capacidad para crear
imágenes coherentes. Estas imágenes son creadoas a partir del procesamiento de estos datos en unas zonas
del cerebro llamadas áreas de asociación visual.
El lóbulo occipital manda información sobre la visión hacia otros lóbulos cerebrales a través de dos
canales de comunicación diferentes.

 El primero de ellos, que va hacia la zona frontal del cerebro a través de la zona ventral (es decir, la más
alejada de la zona superior de la cabeza), procesa información sobre el "qué" de lo que se ve, es decir, el
contenido de la visión.

 El segundo canal, que va hacia la parte frontal a través de la zona dorsal (cercana a la coronilla), procesa
el "cómo" y el "dónde" de lo que se ve, es decir, aspectos del movimiento y la localización en un contexto
más amplio.

Lóbulo temporal

Los lóbulos temporales de cada hemisferio se encuentran a los laterales del cerebro, dispuestos
horizontalmente y pegados a las sienes (uno de ellos aparece marcado en verde en la imagen). Reciben
información de muchas otras áreas y lóbulos del cerebro y sus funciones tienen que ver con la memoria y
el reconocimiento de patrones en los datos provenientes de los sentidos. Por lo tanto, juega un papel en
el reconocimiento de rostros y voces, pero también en el recuerdo de palabras.

Ínsula
La ínsula es una parte de la corteza que queda oculta entre el resto de lóbulos del cerebro y para verla, es
necesario apartar entre sí los lóbulos temporal y parietal. Es por eso que frecuentemente no es tenida en
cuenta como un lóbulo más.
Está pegada a estructuras encargadas de hacer posible la aparición de emociones y probablemente se
encarga de mediar entre estas y los procesos cognitivos que se realizan en el resto de lóbulos del cerebro.