Anda di halaman 1dari 1

Breve caracterización de la filosofía.

Pregunta el ¿Por qué? del ¿Por qué? del ¿Por qué? y así al infinito. No tiene una respuesta final
este preguntar al infinito

La filosofía tiene más que ver con la pregunta que con la respuesta.

Diferenciarla de otras formas de pensar la realidad: el pensamiento cotidiano y el pensamiento


técnico.

Pensamiento cotidiano: la luna es símbolo de belleza y tiene algo que ver con las mareas – lo
que importa es la utilidad práctica

Pensamiento técnico: único satélite natural de la tierra. Lo que importa es encontrar una
explicación sobre el modo en que las cosas funcionan, cómo funcionan las cosas. La ciencia
pregunta por el cómo

Pensamiento filosófico: se pregunta por el qué. Pone el ejemplo de la vida: la ciencia no puede
explicar el hecho mismo de la vida, qué es la vida, que la vida sea, la existencia. La pregunta por
el qué no tiene respuesta: no se puede alcanzar una certeza fundamental, solo certezas
funcionales (Darío opone certezas fundamentales a certezas funcionales).

¿Para qué sirve la filosofía? NO para resolver problemas cotidianos, porque no brinda certezas.
La filosofía es un saber inútil. Interpela la utilidad cotidiana. ¿Por qué todo tiene que ser útil?
¿A quién sirve esa utilidad? Ejemplo: para mantener la rentabilidad de su negocio.

La filosofía es medio de cuestionamiento de los valores dominantes.

La filosofía es el cuestionamiento de lo obvio – “la filosofía es una ardua, dura y terrible tarea
de explicitación de lo obvio” (lo que no se muestra como parte de una trama general, algo que
se presenta como una verdad pura). La filosofía muestra que en todo siempre hay supuestos.

La filosofía tiene que ver con el amor: etimológicamente amor a la sabiduría, hay en el filósofo
un deseo por querer saber más de lo que se nos presenta. Donde poner el acento: en alcanzar
la sabiduría o en la búsqueda. Ponemos el acento en el saber: verdad (¿hay una verdad
última?). Ponemos el acento en el amor, el deseo: en la búsqueda, en el preguntar. Darle
sentido a la vida, conciencia de la finitud: motivación, la muerte. En este preguntar, sirve para
desenmascarar una realidad de poder e intereses en la que estamos inmersos (y que por estar
inmersos no advertimos) y ponerla en jaque.