Anda di halaman 1dari 9

DISOLUCION Y LIQUIDACIÓN DE LAS SOCIEDAD MERCANTIL.

La disolución de las sociedades mercantiles en general, es un fenómeno jurídico


complejo, que constituye un inicio de las operaciones encaminadas a la extinción
de la persona jurídica, cuyos efectos más inmediatos, según unos estudios, son
los de sustituir un valor de explotación por otro inferior de liquidación. Ferrara-
citado por Antonio Burnetti- en este mismo orden de ideas, afirma que: la persona
jurídica no muere en el instante en que interviene la causa extintiva este nos
quiere decir: “Su vitalidad queda limitada, debilitada, especializada, en el sentido
de que, abandonado el objeto de vida, ahora persigue su objeto de expiración,
piensa en liquidarse, en arreglar sus propios asuntos y en preparar su definitivo
traspaso.”.1
La disolución de la sociedad, consecuentemente, no es equivalente a la extinción
de la compañía, es el paso previo a la liquidación, que la empresa con la
cancelación de la inscripción de la compañía en el Registro Mercantil.
En la disolución y liquidación de las sociedades mercantiles se encuentran
reguladas por la Ley de Compañías codificada, Sección XII con el título: De la
Inactividad, Disolución, Reactivación, Liquidación y Cancelación, a partir del
artículo 359, hasta el 404.
Causas de Disolución.

Existe varios puntos de vistas de doctrinarios en el sentido de que las


circunstancias prescritas por la Ley o incorporadas en el contrato social por
acuerdo de los socios o accionistas para la extinción de la compañía se
identifiquen como causales de disolución no marca el fin de la persona jurídica
sino que abre la etapa liquidatoria, y eso si es el principio del fin de la misma.
Los presupuestos que dan lugar a la disolución y consiguiente liquidación están
numeradas en la Ley de Compañías codificada de la siguiente manera:

Causas generales de disolución.


1. Por persistir en inactividad. El supuesto factico al que se le atribuye
efectos disolutivos del contrato de sociedad es en los términos del artículo
359 de la Ley de Compañías que: “El Superintendente de Compañías, a
petición de parte o de oficio, podrá declarar inactivas a las compañías
sujetas a su control que no hubieren operado durante dos años
consecutivos. Se presume esta inactividad cuando en el artículo 20 de la
Ley”. El articulo 20 referido, prevé la obligación que tienen las compañías
de enviar al órgano contralor en el primer cuatrimestre de cada año:

a) Copias autorizadas del balance general anula, del estado de cuenta de


perdida y ganancias, así como de las memorias e informes de los
administradores y de los organismos de fiscalización establecidos en la
Ley;
b) La nómina de los administradores, representantes legales y socios o
accionistas; y,

1
BRUNETTI, Antonio, op. Cit.,pág. 676
c) Los demás datos que se contemplaren en el reglamento expedido por el
Superintendente de Compañías.

Emitida la resolución de disolución por inactividad, esta deberá ser


notificada por comunicación escrita o mediante publicación de su extracto
por la prensa. Si transcurrido el termino de treinta días desde la
notificación persistiere la inactividad, el Superintendente podrá declarar
disuelta a la compañía y ordenar su liquidación, en base al mandato del
artículo 360 de la sobredicha Ley de Compañías.
“La compañía declarada inactiva podrá solicitar al Superintendente de
Compañías, deje sin efecto tal resolución, una vez que hay saneado la
causal que la motivo”. (Art. 4° del Reglamento sobre Inactividad,
Disolución, Reactivación, Liquidación y Cancelación.)

2. Por vencimiento del plazo de duración fijado en el contrato social (Art. 361
numeral 1° de la Ley de Compañías). Esta es una causa de disolución de
pleno derecho, es decir no necesita de comprobación o de un acto de
manifestación de voluntad de los socios o accionistas, pues ya la
explicación al momento de la celebración del contrato constitutivo de la
compañía, cuando acordaron el tiempo de duración o vigencia de la
empresa, en el caso de la empresa, en el caso de las sociedades
anónimas, en cumplimiento del requisito previstos en la Ley de
Compañías.
3. Por traslado del domicilio principal a país extranjero (Art. 361 numeral 2°
de la Ley de Compañías). Esta causal de disolución también es de pleno
derecho, en la práctica casi no se aplica. Tiene su justificación teórica, en
la circunstancia de que el traslado del domicilio principal de una compañía
a otro país, hace imposible que se cumpla las leyes del Ecuador.

4. Por auto de quiebra de la compañía, legalmente ejecutoriado (Art. 361 de


la Ley de Compañías). La quiebra de la sociedad comparta su disolución,
como lo manifiesta el Dr. Carlos Arroyo del Rio, “ es un estado excepcional
en el orden jurídico, producido por la falta de cumplimiento de las
obligaciones contraídas por el comerciante; cuyo estado no solo modifica
su capacidad, privándole del ejercicio de casi todos los derechos civiles,
sino que afecta de un modo más o menos sensibles a los derechos de las
personas que con él han contratado, hasta verse estas privadas de las
cosas que hubieran adquirido del quebrado por título traslaticio de
dominio, en ciertas y determinadas circunstancias)2.

5. Por los acuerdos de los socios tomados de conformidad con la Ley y el


contrato social (Art. 361 numeral 4° de la Ley de Compañías).Esta es una
causal voluntante o ex – voluntante, acorde con el principio jurídico de que
las cosas se deshacen como se hacen.

6. Por la conclusión de las actividades para las cuales se formaron por


imposibilidad manifiesta de cumplir el fin social (Art. 361 numeral 5° Ley

2
ARROYO DEL RIO, “Estudios Jurídicos”, Imprenta Janer, Guayaquil, 1964, pág. 441.
de Compañías). Cuando la compañía ha cumplido la empresa para la cual
se construyó, carece de sentido que siga subsistiendo.

7. Por pérdida del cincuenta por ciento o más del capital social o, una se
trate de compañías de responsabilidad limitada anónimas, en comandita
de economía mixta, por pérdida del total de las reservas y de la mitad o
más del capital (Art. 361 numeral 6! De la Ley de Compañías). El capital
social y el patrimonio en las sociedades de capital constituyen garantías
para el cumplimiento de obligaciones con los acreedores, en tanto que en
las compañías personalistas se cuenta también con la responsabilidad
subsidiaria de los socios.

8. Por fusión a la que se refieren los artículos 337 y siguientes (Art. 361
numeral 7° de la Ley de Compañías).La Ley concibe dos tipos de fusión:

a) Cuando dos o más compañías se unen por formar una nueva; y,


b) Cuando una o más compañías son absorbidas por otras que
continua subsistente.
En la primera, todas las sociedades que se unen se disuelven, en tanto que en
las segundas no se disuelven la incorporante pero si las incorporadas. Esta
modalidad de disolución se caracteriza porque es sin liquidación, pues en las dos
formas se operan una sucesión, tanto el activo como el pasan de las sociedades
disueltas pasan a la resultante de la fusión.
9. Por reducción del número de socios o accionistas del mínimo legal
establecido, siempre que no se incorpore otro socio a formar parte de la
compañía en el plazo de seis meses, a partir de cuyo vencimiento, si no
se hubiere cubierto el mínimo legal, el socio o accionista que quedare
empezará a ser solidariamente responsable por las obligaciones sociales
contraídas. La reducción del número de socios o accionistas a menos del
mínimo legal puede suceder por la trasferencia de acciones o
participaciones de uno o más socios o accionistas a otros u otros socios
o accionistas, o por exclusión de los integrantes de las compañías al haber
incurrido de las faltas previstas en el artículo 82 de la Ley de Compañías,
más la causal de disolución solamente se configura, si en el plazo de tres
meses no se han incorporado nuevos socios o accionistas que completen
el número mínimo de integrantes exigidos por la Ley.

10. Por el incumplimiento, durante cinco años de los dispuesto por el artículo
20 de la Ley (numeral noveno del artículo 361 de la Ley de Compañías).
La compañías que no envíen a la Superintendencia por cinco años copias
autorizadas del balance general de las memorias e informes de los
administradores y de los órganos de fiscalización establecidos por la Ley,
el número de los administradores, representantes legales y socios o
accionistas, que se encuentren afectados por esta causal de disolución
que han caído en esta comisión por cinco años consecutivos pueden ser
declaradas disueltas sin más tramita, de oficio o petición de parte por el
Superintendente de Compañías o el Juez, según el caso que, las
empresas que han incumplido dicho obligación por dos años consecutivos
antes de la disolución deben ser declaradas inactivas mediante
resolución.

11. Por no elevar el capital a los mínimos establecidos en la Ley. (Art. 361
numeral 10° de la Ley de Compañías). Las compañías de comercio que
como consecuencia que no tenga el capital mínimo en ella establecido,
están obligados a incrementar su fondo social por lo menos hasta dicho
monto, de lo contrario, se encuentran inmersas en esta causal de
disolución. También por excesivas perdidas la compañía no reduce su
capital al existente y a la vez lo incrementa, inclusive permitiendo el
ingreso de nuevos socios o accionistas. Finalmente una sociedad en la
que la cifra está por cualquier circunstancia por debajo del mínimo legal,
por evitar su disolución y conseguir liquidación puede optar por la
transformación de la compañía a otros tipos de empresas que requiera un
menor capital.

12. Por inobservancia o violación de la Ley, de sus reglamentos o de los


estatutos de la compañía, que atente contra su normal funcionamiento o
cause graves perjuicios a los intereses de los socios, accionistas o
terceros (Art 361 numeral 11° de la Ley de Compañías). L existencia de
la infracción o que conspire contra el normal funcionamiento de la
compañías o cause graves perjuicios a los intereses de los socios,
accionistas o terceros, autoridad administrativa dictara embargo.

13. Por obstaculizar o dificultar la labor de control y vigilancia de la


Superintendencia de Compañías o por incumplimiento de las resoluciones
que ella expida (Art. 361 numeral 12° de la Ley de Compañías). Si al
cumplir la función contralora de las sociedades, mediante las
inspecciones de control dentro del trámite de denuncias, o de oficio, la
Superintendencia de Compañías no recibiere las facilidades
indispensables del ente controlado o vigilado y más bien le interpone
complicaciones, o si la compañía no acata las resoluciones del referido
órgano estatal podrá ser declarada por este en disolución por si acción
obstruccionista.
Esta es una causal de disolución forzara introducida a partir de la
expedición de la Ley de Compañías.

14. Por cualquier otra causa determinada en la Ley o en el contrato social (Art.
361 numeral 13° de la Ley de Compañías) La Ley permite que los socios
o accionistas puedan acordar e insertar en el contrato constitutivo de la
sociedad o una reforma de otras causas de disolución para estas
empresas, siempre que no atente contra la ley o el orden público.

División de las causales de disolución.


 Por su Origen. Se dividen en legales o voluntarias, según se dividen de
la ley o sean al resultado del acuerdo de los socios consagrado en el
contrato social o en la junta general de socios, en este último caso se
denomina anticipada.
 Por la forma como operar. La ley de Compañías, distingue las causales de
disolución que actúan de pleno derecho y las que se conoce como
facultativas. La primera surte efecto sin necesidad de la declaración de
disolución y de los requisitos de publicidad e inscripción. La segunda,
requieren que el órgano administrativo (La Superintendencia de Compañías)
o el Juez declare la disolución, teniendo presente que estas pueden ser
superadas por la voluntad de los socios o accionistas expresada en junta
general y previo el cumplimiento de los requisitos determinados en la Ley.

 Por su alcance. Las causales de disolución puede ser general y


especial. La general son aplicables a todas las sociedades
mercantiles. Las especiales solamente rigen respecto de cierto tipo de
compañías, la inhabilidad para el ejercicio del comercio de los socios
de las compañías en nombre colectivo y en comandita simple.

LIQUIDACION.
La liquidación es un procedimiento técnico- jurídico tendiente a la realización del
activo, extinción del pasivo y distribución de un posible remanente entre los
socios o accionistas que terminan con la cancelación de la inscripción.
Las disposiciones sobre la liquidación procuran salvaguardar los intereses de los
socios o accionistas y fundamentalmente de terceros y acreedores, tienen mayor
transcendencia para las sociedades capitalistas que para las personalistas,
porque en las primeras el capital y el patrimonio con la única garantía de los
acreedores, en tanto que en las personalista como las sociedades colectivas, los
socios responden por las obligaciones de la compañía solidariamente y con todo
su patrimonio.
En el proceso de liquidación de una compañía se inicia con la inscripción de los
siguientes instrumentos:

a) De la resolución que ordena la liquidación, en los casos de disolución de


pleno derecho;
b) De la resolución que declara la disolución y ordena la liquidación, cuando
es dictada por la Superintendencia de Compañías y,
c) De la escritura de disolución y liquidación voluntaria y la respectiva
resolución aprobatoria.

El liquidador
El liquidador es el agente a cuyo cargo corren las operaciones de liquidación,
quien para el cumplimiento de dicho cometido realiza las funciones de
administrador y representante legal de la compañía en liquidación.
Capacidad para ser liquidador
Para ser liquidador el artículo 384 de la Ley de Compañías, exige como único
requisito la capacidad civil para contratar. No puede ser liquidadores: los
acreedores de la compañía, sus deudores, banqueros, comisarios, ni sus
administradores cuando la disolución haya sido consecuente de su negligencia
o su dolo.
Nombramiento de liquidadores
Para designación de liquidadores se distinguen tres cosos, según los artículos
382 y 383 de la Ley de Compañías:
a) Cuando la disolución es el pleno derecho, en la resolución que
ordene la liquidación, el Superintendente de Compañías, designara
el liquidador.
b) Cuando la disolución sea declarada por el Superintendente, en la
misma resolución designara un liquidador.
En este caso, el nombramiento de liquidador de acuerdo al artículo 22
del Reglamento de la materia debe contener:

a) La fecha de otorgamiento;
b) Los nombres y apellidos de la persona a favor de la cual se lo otorga;
c) El nombre de la compañía y los antecedentes de su disolución; y número
y fecha de la resolución pertinente;
d) La enunciación de que el liquidador ejercerá la representación legal,
judicial y extrajudicial de la compañía, para los fines de la liquidación;
e) El nombre y firma del Superintendente o su delegado; y
f) La aceptación del cargo por parte del liquidador con la indicación de la
fecha en que aquello ocurra.

c) Si la disolución es voluntaria y los estatutos no hubieren establecido normas


sobre el nombramiento de liquidador, corresponderá a la junta general la
designación del principal y suplente, si no lo hiciere o por cualquier circunstancia
no surtiere efecto tal nombramiento, de oficio o a petición de parte, lo realizara
el Superintendente de Compañías, dentro del término de treinta días contados
desde la inscripción de la resolución de disolución.

Cuando l nombramiento s efectuado por la junta general, con vista en el artículo


21 de Reglamentos de la materia, el nombramiento contendrá:

a) L a fecha de otorgamiento
b) Los nombres y apellidos de la persona a favor de la cual se lo otorga;
c) El nombre de la compañía
d) La fecha de la junta general que lo designo y la determinación de la
calidad (principal o suplente) del nombrado;
e) La enunciación de que el liquidador ejercerá la representación legal,
judicial y extrajudicial de la compañía para los fines de la liquidación;
f) Las fechas de constitución e inscripción de la compañía en el Registro
Mercantil
g) El nombre y firma del funcionario autorizado para extender el
nombramiento; y,
h) La aceptación del cargo por parte del liquidador con la indicación

El nombramiento de liquidador puede recaer en un socio, administrador, en un


tercero o en una persona jurídica. Así lo acepta en forma mayoritaria la doctrina
internacional. En la Superintendencia de Compañías, se conceptúa que las
personas morales pueden intervenir como liquidadoras, cuando en el objeto
social se haya contemplado tal posibilidad.
Atribuciones del liquidador.

El liquidador esta facultado para ejecutar todas las operaciones que se


relacionan con el fin de la liquidación de la compañía. Sus atribuciones se
generan o nacen de Ley, el estatuto social, e incluso, algunas actuaciones se
derivan también de las deliberaciones de los socios en la junta general.
Indudablemente, el artículo 387 de la Ley de Compañías dispone que: Incumple
al liquidador de una compañía:

1. Representar a la compañía, tanto judicial como extrajudicialmente, para


los fines de la liquidación;
2. Suscribir, conjuntamente con el o los administradores el inventario y el
balance inicial de liquidación de la compañía, al tiempo de comenzar sus
funciones;
3. Realizar los operaciones sociales pendientes y las nuevas que sean
necesarias para la liquidación de la compañía;
4. Recibir, llevar y custodiar , los libros y correspondencia de la compañía y
velar por la integridad de su patrimonio;
5. Solicitar al Superintendente de Compañías que recabe del
Superintendente de Bancos la disposición de que los bancos y entidades
financieras sujetas a su control no hagan operaciones o contrato alguno,
ni los primeros paguen cheques girados contra las cuentas de la
compañía en liquidación, si no llevan la firma del liquidador, que para el
efecto será registrada en dichas instituciones;
6. Exigir las cuantas de la administración al o los representantes legales y a
cualquier otra persona que haya manejado intereses de la compañía;
7. Enajenar los bienes sociales con sujeción a las reglas del numeral 3 del
artículo 398 de esta Ley ;
8. Cobrar y percibir el importe de los créditos de la compañía y los saldos
adecuados por los socios o accionistas, otorgado los correspondientes
recibos o finiquitos
9. Presentar estados de liquidación, de conformidad con esta Ley;
10. Concertar transacciones o celebrar convenios con los acreedores y
comprometer el juicios en árbitros, cuando así convengas a los intereses
sociales;
11. Pagar a los acreedores;
12. Informar trimestralmente a la Superintendencia de Compañías sobre el
estado de la liquidación;
13. Formular el balance anual y una memoria sobre el desarrollo de la
liquidación y presentarlo a consideración de la junta de socios o
accionistas y de la Superintendencia de Compañías, cuando se trate de
compañías sujetas a su vigilancia;
14. Rendir, al fin de la liquidación, cuenta detallada des u administración a la
junta general de socios o accionistas y a la Superintendencia de
Compañías, cuando se trate de las mencionadas;
15. Elaborar el balance final de liquidación o suscribir el acta de carencia de
patrimonio; y,
16. Distribuir entre los socios o accionistas el remanente del haber social.
El liquidador no podrá repartir entre los socios o accionistas el patrimonio social
sin que hayan sido satisfechos todos los acreedores o depositado el importe de
sus créditos, según lo disponen los “numerales 5° o 6°” del artículo 398 de esta
Ley.

Procedimiento para la liquidación.

“Inscrito el nombramiento del liquidador, él o los administradores le entregaran,


mediante inventario, todo los bienes, libros y documentos de la compañía.
Cuando el o los administradores, sin causa justificada, se negaren a cumplir con
lo previsto en el inciso anterior o retardaren dicha entrega por más de cinco días,
desde que fueron notificados por escrito por el liquidador, el Superintendente de
Compañías podrá imponerles una multa de hasta doce salarios mínimos vitales
generales, sin perjuicio de la responsabilidad por los daños y perjuicios de la
responsabilidad por los daños y perjuicios ocasionados por su incumplimiento.
Si los administradores estuvieren ausentes o incumplieren lo dispuesto en el
inciso anterior, el liquidador se hará cargo de los bienes, libros y documentos,
formulado el correspondiente inventario, con intervención de un delegado del
Superintendente de Compañías”. (Art. 392 de la Ley de Compañías)

Para la determinación del patrimonio social el liquidador debe recibir mediante


asiento ordenado (inventario) los libros o registros contables, los libros sociales,
talonarios y los bienes muebles e inmuebles y demás documentos de
compañías. El inventario según los expertos de la materia, es un elemento
primordial para valorar su conducta y delimitar sus responsabilidades, pero sin
duda, es de interés adicionalmente de los socios o accionistas, de terceros y de
los administradores.

Por lo ya expuesto sobre de la disolución y liquidación de las sociedades


mercantiles este es uno de los procesos en los cuales se encuentran registradas
en la Ley de Compañías y este es uno de los procesos y tramites complejos, los
cuales se realizan paso a paso para poder llevar a cabo una liquidación o
disolución de las compañías y este debe de estar acorde con la Ley y con las
exigencias de los accionistas y acreedores.

En este proceso de disolución de una compañía 361 de la Ley de Compañías,


las mismas que se clasifican en de disolución de pleno derecho en la que son
las causas de disolución dadas por el Superintendente de Compañías y también
la disolución voluntario, la que es muy frecuente en las disoluciones de una
compañía, en la que ocurre dos razones, una de ellas es la insolvencia o la
declaración de la quiebra de la misma y la segunda la causa de los propietarios
o socios de las compañías en lo que se acuerda en la disolución voluntaria, y
este puede ser por lo alcanzado los objetivos planteados o por desacuerdos de
cualquier tipo entre los socios.

Ya declarada la disolución se dispondrán los socios o accionistas a publicar por


una sola vez en la prensa del domicilio principal de la compañía y un pequeño
extracto de la resolución y liquidación, y por último se procede a la inscripción de
la resolución en el Registro Mercantil.
GISELLA ANA AJILA AGUIRRE 070387953-6