Anda di halaman 1dari 5

23/04/2016

REQUERIMIENTO JUDICIAL

I. CONCEPTO

Conforme a lo dispuesto en el  artículo 149.4 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, el requerimiento es un  "acto de


comunicación del Juzgado o Tribunal, para ordenar, conforme a la ley, una conducta o inactividad".

Por lo tanto, se trata de un acto de comunicación judicial con las partes u otros sujetos, lo mismo que (artículo 149
LEC)   l a s   n o t i f i c a c i o n e s   - q u e   s o n   l o s   q u e   t i e n e n   p o r   o b j e t o   d a r   n o t i c i a   d e   u n a   r e s o l u c i ó n   o   a c t u a c i ó n - ,
emplazamientos -que son para personarse y actuar dentro de un plazo-, citaciones -que determinan lugar, fecha y
hora para comparecer y actuar-, mandamientos -que ordenan el libramiento de certificados o testimonios y la práctica
de cualquier actuación cuya ejecución corresponda a Registradores de la Propiedad, Mercantiles, de buques, de
ventas a plazos de bienes muebles, Notarios o funcionarios al servicio de la Administración de justicia u oficios- para
las comunicaciones con autoridades no judiciales y funcionarios distintos a los referidos al definir los mandamientos.

Frente a los demás actos de comunicación, el requerimiento se caracteriza por el establecimiento o fijación al
destinatario y por parte del Juez de una obligación de hacer o una inactividad, que además suele ir acompañada del
oportuno apercibimiento con fijación de la consecuencia legal para el supuesto de que se incumpla.

II. FORMA DE PRACTICARLO

Según el  artículo 152.1 LEC se practica bajo la dirección del Secretario judicial, y se ejecutan bien por los
funcionarios del Cuerpo de Auxilio judicial, bien por el Procurados de la parte que así lo solicite, a su costa. Para que
el requerimiento lo lleve a cabo el procurador en los actos en los que sea preciso, como es el procedimiento de
desahucio, la Ley 42/2015 señala en el  art. 152.3 LEC que: "3. Cuando se siga el procedimiento por deuda
garantizada con hipoteca sobre establecimiento mercantil el edicto que se publique en el Portal de Subastas indicará
que el adquirente quedará sujeto a lo dispuesto en la Ley sobre arrendamientos urbanos, aceptando, en su caso, el
derecho del arrendador a elevar la renta por cesión del contrato."

En cuanto a la manera de realizarlo, a diferencia de otros actos de comunicación, debe hacerse personalmente sobre
el requerido dándole copia literal de lo que le pida que haga o deje de hacer el tribunal o el Secretario judicial para
garantizar que caso de tener que realizar sobre él lo apercibido para caso de desobediencia no se pueda acoger a
desconocimiento.

En efecto, la finalidad de los actos de comunicación procesal estriba en llevar al conocimiento personal de los
litigantes, y en el caso del requerimiento judicial incluso de terceros, las decisiones y resoluciones procesales, para
que aquellos puedan adoptar la conducta procesal oportuna, razón por la cual la comunicación al interesado que debe
hacer o abstenerse de hacer algo debe ser real y efectiva, ya que las consecuencias de su desobediencia, recaerán
sobre él.

Consecuencia de lo anterior es que se excluye como forma de su práctica, tanto la de hacerla a través del Procurador
como representante procesal del requerido, como la hecha por correo, telegrama, o cualquier otro medio material de
telecomunicación con constancia de la recepción, fecha y contenido, que no lo sea sobre el propio requerido.
Igualmente se excluye el requerimiento por edicto.

Otra diferencia formal respecto de las notificaciones, citaciones y emplazamientos que no admiten ni consignan
respuesta alguna del interesado, a no ser que así se haya ordenado, es que el requerimiento admite respuesta.

Conforme al artículo 152.4 LEC, "en los requerimientos se admitirá la respuesta que dé el requerido, consignándola
sucintamente en diligencia".

Como señala la sentencia de la Audiencia Provincial de Baleares del 23 de junio de 1998, la respuesta por parte del
citado, notificado o emplazado a su acto de comunicación es radicalmente nula, no pudiendo producir efecto alguno,
mientras que si contestan al requerimiento, el efecto es el opuesto, ya que pueden los requeridos hacer
manifestaciones que serán consignadas por el funcionario judicial correspondiente y valoradas posteriormente por el
Juez.

Respecto del lugar de la práctica del requerimiento, aunque nada impide que se realice en la sede del Tribunal, como

1 / 5
23/04/2016

permite el artículo 154 de la Ley de Enjuiciamiento Civil cuando quiera que la presencia del afectado en el Juzgado
mismo se pueda aprovechar, parece más adecuado hacerlo en su domicilio, conforme a lo dispuesto en el  artículo
155.4 LEC, o el lugar para su localización indicado por la parte interesada en el requerimiento, o en el domicilio que
aparezca en el Padrón municipal, o el que allí conste a otros efectos, o el que aparezca en cualquier Registro oficial,
o en publicaciones de Colegios profesionales, si se tratare respectivamente de empresas y otras entidades o de
personas que ejerzan profesión para la que deban colegiarse obligatoriamente, así como también el lugar donde se
desarrolle actividad profesional o laboral no ocasional.

El  artículo 160.3 LEC, finalmente permite que cuando el destinatario del requerimiento tenga su domicilio en el
partido judicial donde radique la sede del Tribunal (lo que excluye los que viven en otros municipios del partido o en
partido diferente), se les podrá remitir por correo certificado, telegrama con acuse de recibo o cualquier otro medio
de telecomunicación que deje constancia de su recepción, fecha y contenido, cédula de emplazamiento para que
comparezcan en dicha sede a los efectos de ser requeridos en ella, lo que vuelve a confirmar que la sede judicial es
también lugar oportuno para la realización del requerimiento, junto con el domicilio del destinatario, tal y como
señala el artículo 161.1 LEC.

La entrega del requerimiento se documentará por medio de diligencia que firmarán el funcionario o, en su caso el
procurador que la efectúe y por la persona a quien se haga, cuyo nombre se hará constar y si se negare, después de
amonestarle porque debe hacerlo, de insistir en su negativa, se le dejará el requerimiento copiado por escrito a su
disposición en la Oficina judicial, produciendo los efectos de su realización, teniéndosele por practicado y dejando
constancia de ello en la diligencia.

Es importante el cumplimiento de las formalidades indicadas, pues conforme al  artículo 166 Ley de Enjuiciamiento
Civil, son nulos los actos de comunicación, como el requerimiento, que no se practiquen conforme a lo dispuesto en
la ley y causen indefensión.

No la causan las que se deben a la conducta interesada o negligente del requerido, y por ello, el segundo párrafo del
indicado artículo 166 LEC añade que cuando la persona requerida se hubiera dado por enterada en el asunto, y no
denunciase la nulidad de la diligencia en su primer acto de comparecencia ante el Tribunal, surtirá la misma todos
sus efectos desde entonces, como si se hubiere hecho correctamente.

III. TIPOS DE REQUERIMIENTOS

El contenido conminativo de los requerimientos hace que los mismos siempre pretendan del requerido una conducta
forzosa -de hacer o abstenerse- que ha tenido la oportunidad de hacer voluntariamente el requerido y no ha
ejecutado.

Por ello, mayormente los requerimientos son segundas oportunidades de obligar al requerido a dar cumplimiento a lo
acordado por el Juez de una forma voluntaria, y que tanto puede acordar de oficio la Autoridad judicial como a
instancia del interesado en el cumplimiento.

Como quiera que el cumplimiento voluntario ya ha sido posible, es costumbre que se acompañen de apercibimientos
-por desobediencia, de multa, etc.- para el caso de incumplimiento.

Los requerimientos, por tanto, reflejan siempre una orden o mandato judicial para hacer o abstenerse de hacer algo,
y están reforzadas con una conminación negativa, un apercibimiento de una consecuencia negativa, caso de
desobediencia.

Ejemplos de requerimientos judiciales aparecen en:

Los  artículos 149.4y 152.1 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, en los que se regula como un acto de comunicación
judicial.

El regulado en el artículo 589 LEC, sobre manifestación de bienes al ejecutado.

El prevenido en los artículos 580, 581y 582 de la LEC, de pago en la ejecución dineraria.

El establecido en los  artículos 699, 705y 710 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, para el cumplimiento en caso de
ejecución no dineraria.

El regulado en el artículo 329 LEC, para exhibir documentos por las partes.

El previsto en el artículo 330 LEC para exhibir documentos por terceros.

2 / 5
23/04/2016

En materia civil sustantiva, también se prevén requerimientos como el judicial o notarial que se erige como requisito
indispensable para que pueda operar la acción resolutoria del contrato de compraventa, por falta de pago del precio
convenido, y que se concibe como un presupuesto taxativo e indubitado exigido por el artículo 1.504 del Código Civil,
de modo que cuando tal requerimiento no se ha producido o no cumple los requisitos, no cabe invocar la aplicación
del citado artículo con los efectos que se solicite al faltar uno de los elementos básicos del supuesto normativo. Por
consiguiente, se concibe como un plus a lo exigido por el artículo 1.124 del Código Civil, que implica una intimación a
que se avenga el comprador a resolver la obligación y a no poner obstáculos a ese modo de extinguirla.

IV. EL REQUERIMIENTO Y SU VALOR EN LA JURISDICCIÓN PENAL

Se ha planteado en la jurisdicción penal, principalmente en infracciones por el impago de pensiones del artículo 227
Código Penal o en delitos económicos -alzamiento de bienes del  artículo 257 CP, etc.-, y sobre todo en causas por
delito de desobediencia del artículo 556 Código penal, si debe el inculpado cumplir los requerimientos judiciales que
le haga el Juez, teniendo en cuenta que tiene derecho a no declarar contra sí mismo.

La jurisprudencia señala para estos supuestos que, conforme a lo dispuesto en el  artículo 299 de la Ley de
Enjuiciamiento Criminal, los requerimientos judiciales son un acto de instrucción con valor de acto de investigación,
no debiendo relacionarse el derecho constitucional a no declarar contra sí mismo y a no declararse culpable, con el
"hipotético derecho" de mantener una conducta pasiva en la instrucción, haciendo caso omiso a las decisiones
adoptadas por el instructor y que están orientadas, en todo caso, al esclarecimiento de los hechos.

El interés para la instrucción de los requerimientos en esos supuestos, es contar con elementos para la
investigación, y en su día probatorios, por ejemplo, de la situación económica del inculpado, y poder así analizar el
cumplimiento o no de uno de los requisitos exigidos por los Tribunales para entender cometido el delito (en el
ejemplo del impago de pensiones del  artículo 227 del Código Penal, para ver si el obligado puede hacer frente al
pago de las mismas de acuerdo con su situación económica).

En las infracciones por desobediencia formal de requerimientos judiciales, la jurisprudencia sí viene exigiendo que
conste el apercibimiento de que el no acatamiento del mandato podía ser constitutivo de un delito de desobediencia
a la Autoridad, o cualquier otro tipo de conminación o consecuencia negativa, ya que de lo contrario, la falta de
conocimiento por parte del inculpado de la trascendencia de su incumplimiento, podría determinar la inexistencia de
prueba de la intención delictiva, careciéndose del elemento subjetivo del tipo y residenciando el mero incumplir en
una incidencia más a resolver en la fase de ejecución de sentencia, sin alcance penal, que se gana al incumplir
reiteradamente y estar apercibido de desobediencia. Sostiene esta tesis la jurisprudencia del Tribunal Supremo en las
sentencias 485/2002, de 14 de junio, 1037/2000, de 13 de junio, 493/1998, de 10 de junio y 1203/1997, de 11 de
octubre, entre otras muchas.

V. EL REQUERIMIENTO JUDICIAL TRAS LA REFORMA DE LA LEC POR LA LEY 4/2013, DE 4 DE JUNIO, DE
MEDIDAS DE FLEXIBILIZACIÓN Y FOMENTO DEL MERCADO DEL ALQUILER DE VIVIENDAS

En la Ley 37/2011 se reformó la vía del juicio de desahucio instalando un requerimiento judicial previo a la vista del
desahucio, al modo del que se lleva a cabo en el monitorio, con estas características:

1. La monitorización del desahucio se admite tanto para el desahucio por falta de pago como para el
acumulado con reclamación de rentas.
2. Requerimiento del secretario judicial al demandado dándole plazo de 10 días para que:

A) Pague lo que debe y se vaya. En esta modalidad introducida en el artículo 440.3 LEC resulta
que nos encontramos en una traslación cuanto menos curiosa del monitorio de reclamación de
gastos de comunidad, ya que la reforma no ha articulado solo el pago como enervador de la
acción de desahucio, sino también como un método de cobrar lo que se debe, pero marchándose
del inmueble al objeto de cerrar ya el litigio. Así, vemos que las conductas de pago del
arrendatario son dos y bien distintas en el texto del artículo 440.3 LEC, ya que se recoge que se
requerirá al demandado para que, en el plazo de diez días a) pague al actor o, b) en caso de
pretender la enervación, pague la totalidad de lo que deba. Quiere esto decir que se trata de
dos pagos distintos, entendiendo que el primero solo lo es para pagar e irse, no para pagar y

3 / 5
23/04/2016

quedarse, ya que para esto último está el segundo, con la finalidad de enervar la acción de
desahucio, y la acción primitiva no contempla pagar y seguir, salvo que solo se ejercite una
acción de reclamación de cantidad pura, pero no un juicio de desahucio, ya que el objetivo de
este, según el artículo 250.1.1º LEC, es obtener la recuperación de la posesión el actor. Y así, lo
que se permite en esta monitorización del desahucio es reclamar este o con la acumulación de
la reclamación del pago de las rentas vencidas.
B) Pago con enervación. Con el efecto ya expuesto de aceptarlo y computarlo para impedir
volver a hacerlo, o rechazarlo.
C) Desaloje sin más el inmueble.
D) Con la redacción del  art. 440.3 y 4 LEC con la  ley 4/2013, de 4 de junio, de medidas de
flexibilización y fomento del mercado del alquiler de viviendas la reforma incluye la expresión
pague la totalidad de lo que deba y aparte la de que en caso de pretender la enervación, pague
la totalidad de lo que deba o ponga a disposición de aquel en el tribunal o notarialmente el
importe de las cantidades reclamadas en la demanda y el de las que adeude en el momento de
dicho pago enervador del desahucio.
E) La consignación judicial se verifica en el juzgado para entrega. Lo mismo que la notarial.
F) También puede oponerse en esos días alegando sucintamente, formulando oposición, las
razones por las que, a su entender, no debe, en todo o en parte, la cantidad reclamada o las
circunstancias relativas a la procedencia de la enervación. Con respecto a la oposición, que sea
sucinta no quiere decir que no se motive.

La redacción final del art. 440.3 y 4 LEC tras la citada Ley 4/2013 es la siguiente:

3. En los casos de demandas en las que se ejercite la pretensión de desahucio por falta de pago de
rentas o cantidades debidas, acumulando o no la pretensión de condena al pago de las mismas, el
secretario judicial, tras la admisión, y previamente a la vista que se señale, requerirá al demandado para
que, en el plazo de diez días, desaloje el inmueble, pague al actor o, en caso de pretender la enervación,
pague la totalidad de lo que deba o ponga a disposición de aquel en el tribunal o notarialmente el
importe de las cantidades reclamadas en la demanda y el de las que adeude en el momento de dicho
pago enervador del desahucio; o en otro caso comparezca ante éste y alegue sucintamente, formulando
oposición, las razones por las que, a su entender, no debe, en todo o en parte, la cantidad reclamada o
las circunstancias relativas a la procedencia de la enervación.

Si el demandante ha expresado en su demanda que asume el compromiso a que se refiere el apartado 3
del artículo 437, se le pondrá de manifiesto en el requerimiento, y la aceptación de este compromiso
equivaldrá a un allanamiento con los efectos del artículo 21.

Además, el requerimiento expresará el día y la hora que se hubieran señalado para que tengan lugar la
eventual vista en caso de oposición del demandando, para la que servirá de citación, y la práctica del
lanzamiento en caso de que no hubiera oposición. Asimismo se expresará que en caso de solicitar
asistencia jurídica gratuita el demandado, deberá hacerlo en los tres días siguientes a la práctica del
requerimiento, así como que la falta de oposición al requerimiento supondrá la prestación de su
consentimiento a la resolución del contrato de arrendamiento que le vincula con el arrendador.

El requerimiento se practicará en la forma prevista en el artículo 161 de esta Ley, teniendo en cuenta las
previsiones contenidas en apartado 3 del artículo 155 y en el último párrafo del artículo 164, apercibiendo
al demandado de que, de no realizar ninguna de las actuaciones citadas, se procederá a su inmediato
lanzamiento, sin necesidad de notificación posterior, así como de los demás extremos comprendidos en el
apartado siguiente de este mismo artículo.

Si el demandado no atendiere el requerimiento de pago o no compareciere para oponerse o allanarse, el
secretario judicial dictará decreto dando por terminado el juicio de desahucio y se procederá el
lanzamiento en la fecha fijada.

Si el demandado atendiere el requerimiento en cuanto al desalojo del inmueble sin formular oposición ni
pagar la cantidad que se reclamase, el secretario judicial lo hará constar, y dictará decreto dando por

4 / 5
23/04/2016

terminado el procedimiento, y dejando sin efecto la diligencia de lanzamiento, a no ser que el
demandante interese su mantenimiento para que se levante acta sobre el estado en que se encuentre la
finca, dando traslado al demandante para que inste el despacho de ejecución en cuanto a la cantidad
reclamada, bastando para ello con la mera solicitud.

En los dos supuestos anteriores, el decreto dando por terminado el juicio de desahucio, impondrá las
costas al demandado e incluirá las rentas debidas que se devenguen con posterioridad a la
presentación de la demanda hasta la entrega de la posesión efectiva de la finca, tomándose como
base de la liquidación de las rentas futuras, el importe de la última mensualidad reclamada al
presentar la demanda. Si el demandado formulara oposición, se celebrará la vista en la fecha
señalada.

4. En todos los casos de desahucio, también se apercibirá al demandado en el requerimiento que se le
realice que, de no comparecer a la vista, se declarará el desahucio sin más trámites y que queda citado
para recibir la notificación de la sentencia que se dicte el sexto día siguiente al señalado para la vista.
Igualmente, en la resolución que se dicte teniendo por opuesto al demandado se fijará día y hora para que
tenga lugar, en su caso, el lanzamiento, que deberá verificarse antes de treinta días desde la fecha
señalada para la vista, advirtiendo al demandado que, si la sentencia fuese condenatoria y no se recurriera,
se procederá al lanzamiento en la fecha fijada, sin necesidad de notificación posterior.

Con ello, el hecho de no oponerse equivale a la admisión de la resolución del arrendamiento y también se introduce
la novedad de que ya no hay que dar traslado al ejecutante para que inste el despacho de ejecución sino que en los
casos de incomparecencia o no oposición, o si el demandado atendiere el requerimiento en cuanto al desalojo del
inmueble sin formular oposición ni pagar la cantidad que se reclamase no hace falta dar traslado al actor, sino que se
actúa de oficio.

También se añade que se impondrán las costas al demandado y se incluirán las rentas hasta la entrega del inmueble
efectiva.

¿Qué incluirá el requerimiento?

Importante es fijar con claridad cuál es el contenido de la diligencia de requerimiento, a fin de que el arrendatario,
cuando reciba la diligencia, tenga claro todo lo que debe atender. Así:

1. Se hará en la diligencia la reclamación para que:

A) Pague lo que debe y marche.
b) Pague y enerve o consigne notarial o judicialmente lo que se le reclama y hasta ese
instante.
c) Se oponga a la demanda.
d) Opción de que se le condonan rentas y costas.
e) Fecha para la vista del desahucio.
f) Fecha del lanzamiento.
g) Opción de pedir justicia gratuita en tres días.
h) Apercibimiento de lanzamiento.
i) Apercibimiento de que no hacer alguna de las conductas anteriores se declara el desahucio.
j) Citación para recibir la sentencia al sexto día siguiente al de la vista.

Todas estas actuaciones y traslado de información se le hacen de una sola vez, por lo que las oficinas de
cumplimiento de estos actos de comunicación deberían articular un protocolo que evite fallos en estas diligencias tan
completas. Lo mismo ocurriría en el caso de ejecutarlas los procuradores.

5 / 5