Anda di halaman 1dari 2

A través del transcurso del tiempo, en la historia las personas han buscado la mejor forma

en que la sociedad pueda ser representada, debido a que vivir en una comunidad significa
acatar reglas que lleven a una forma de convivir ordenada y pacífica. Una de las principales
reglas que se estableció desde hace mucho tiempo y por instinto fue buscar a un líder que
ayudara a resolver a problemas y que representara a la comunidad.
Pero desgraciadamente al pasar los siglos muchos gobernantes solo se enfocaron en sí
mismos y solo les intereso su bien propio, lo que llevo que los deseos de uno fueran el
deber de todos. Por ende de ahí surgieron los gobiernos que hoy conocemos como
monárquicos donde el poder se concentraba en una sola persona, esto llevo a que las
sociedades optaran por una representación democrática.
Las elecciones surgieron como respuesta para romper con la mala forma de colocar a los
gobernantes de una nación y quitar cualquier tipo de dictadura militar, sin embargo las
elecciones tienen como como consecuencia llevar una vida democrática, que es el espacio
por el cual los ciudadanos pueden elegir a sus gobernantes y es una forma en la que los
lideres pueden entrar en contacto con los ciudadanos.
La importancia de las elecciones recae en que se les concede a los ciudadanos sin
distinción la forma de participar en la política eligiendo a sus gobernantes y que no sean
elegidos por seres supremos o en levantamientos armados. Las elecciones son
actualmente la mejor manera de que el ser humano busque y encuentre representación.
En México los representantes se eligen a través del voto cada cierto periodo de tiempo y el
organismo que actualmente organiza estos
procesos es el Instituto Nacional Electoral, el voto
es un derecho con el que todos cuentan desde
que se alcanza la mayoría de edad y ofrece la
oportunidad de expresar sugerencias, opiniones o
inconformidades, el votar es una de las
decisiones más importantes que puede tener un
ciudadano.
Votar consiste en brindar apoyo a una propuesta
o por un candidato de forma anónima, la
importancia del voto radica en que es un recurso
para definir los caminos a seguir por parte de una comunidad, incluidos grupos reducidos,
grandes regiones o el Estado nación.
Antes de ir a votar es necesario pensar sobre las necesidades y deseos que posee uno
mismo y de ahí partir para investigar cuál partido o propuesta es la mejor opción para la
situación actual del país.
Ir a votar no significa pertenecer a un partido político, simplemente es un acto de
participación ciudadana que se ejerce de acuerdo a muchos tipos de ideales.
Muchos se han debatido sobre anular el voto o no a la hora de las elecciones, y si bien es
cierto que el voto es un derecho que se tiene como ciudadano del país, anularlo también
es una acción ciudadana, un acto de libertad y rebelión pacífica.
Sin embargo, en la lógica del sistema electoral, los votos nulos sólo tienen efectos
estadísticos para medir la afluencia de votantes. Esto se traduce en que cuando hay un
voto en blanco o esta anulada la boleta, el voto no se incluye en el conteo final que
determina cuántos escaños de diputaciones plurinominales y presupuesto le tocan a cada
partido y, con esto, se hace una especie de campana que hace que cada voto que no es
en blanco valga un poco más de 1, así se beneficia en primer lugar al candidato con más
votos. Así, al final, el voto nulo le suma puntos a los partidos por los que hay un mayor
número de votos.
Por otra parte, votar hace partícipes en las decisiones que toman los líderes locales y
nacionales, por lo que es esencial estar informados sobre las propuestas que ofrece cada
partido o candidato, reflexionar sobre lo que lleve a un mayor beneficio y votar por quien
sea la mejor opción. Así es como se ejercen los derechos y da seguridad de que nadie
decida por otros.