Anda di halaman 1dari 4

Diplomado en Seguridad Privada

Universidad Cardenal Silva Henríquez


Docente: Marcela Palma Castillo

“Mitos y Creencias Sobre la Ética”

I. MITOS Y CREENCIAS SOBRE LA ÉTICA.

En esta fase se analizan diversos mitos y creencias que existen sobre la Ética, aplicables en
este caso al campo de las empresas, cualquiera sea su naturaleza:

MITO 1: Un buen código de ética es suficiente garantía para que las conductas de las
personas en la empresa sean las adecuadas

 Los códigos de ética son un buen marco referencial que ayuda a las personas en su
actuar y colaboran a formar una percepción de la empresa en el exterior. Expresan los principios
que debieran inspirar y regular el actuar de la empresa en relación con sí misma y la sociedad.
Tienen un claro interés pedagógico y hacen ver lo positivo que resulta para todos actuar
correctamente. Constituyen una declaración de aspiraciones, expectativas y compromisos.

 Pero, el que una acción o decisión se ajuste a la legalidad vigente y se rija por el
código de ética de una empresa, aunque es buena cosa, no basta para asegurar

 Que sea éticamente aceptable, porque resulta imposible que dichos códigos aborden
todos los casos, situaciones y circunstancias que se pueden dar al interior de la empresa.

 Por muy positivo que sea contar con un código de ética, éste no reemplaza ni
disminuye la responsabilidad personas o institucional. Al final será el hombre el responsable último
de lo que se haga, y cómo se haga. Ello hay que tenerlo meridianamente claro. Lo contrario es
considerar a los adultos como niños, pues asignan la responsabilidad de sus actos a patrones de
conducta externos y no al imperativo de su propia conciencia.

MITO 2: Las normas éticas varían de acuerdo a las situaciones

 No cabe duda que las circunstancias de las decisiones en una empresa tienen muchas
veces un alto dramatismo: se está jugando la sobrevivencia de la organización, la posibilidad de
ganar o perder mucho dinero o poder, la estabilidad laboral de una o muchas personas. Esto pude
hacernos dejar de lado los principios más fundamentales de la convivencia humana como son el
respeto al otro, a la palabra empeñada, a la verdad, a la justicia. Es una tentación muy grande
dejarse llevar por las circunstancias antes que por las normas éticas para optar por una u otra
decisión.

 Si no hay claridad para distinguir el bien del mal, lo correcto de lo incorrecto, lo


verdadero de lo falso, fácilmente podemos ceder a la idea de obtener de modo ilegítimo bienes que
de otra manera no lograríamos.

MITO 3: Los ámbitos familiar y de la empresa exigen comportamiento diferentes


Compilación realizada por C. Delgado E, complementada y modificada por M. Palma C para Módulo de Ética y Moral en Seguridad Privada
Diplomado en Seguridad Privada
Universidad Cardenal Silva Henríquez
Docente: Marcela Palma Castillo

 Es la misma persona que actúa en la vida del hogar y en el mundo laboral. Es


imposible disociarse entre la casa y el trabajo. La persona y la escala de valores arraigada en su
conciencia no cambia dependiendo de lo que haga o según el lugar donde se encuentre. No existe
una escala de valores y normas éticas para la vida privada y otra para la vida pública. Una persona
que se demuestra con

 una doble moral siempre será alguien en quien no se va a poder confiar, porque esa
misma actitud podrá usarla respecto de otros.

 Es difícil pensar que quien no tiene un comportamiento ético en su vida personal y


familiar la va a tener en el mundo de los negocios, o que quien tiene actuaciones reñidas con la
ética en el campo laboral será recto en su vida familiar. Tener discursos éticos diferentes
dependiendo de donde nos encontramos no puede sino conducir a la destrucción de la persona y a
la desintegración social por el clima d desconfianza que esto genera.

 La ética en nuestra vida social está fundada en la ética interiorizada encada uno de
nosotros como individuos. Esto implica que la corrupción, y quienes han cedido a ella, no resulta
sólo como el producto de una acción claramente inmoral sino que es también el fruto de una
comprensión distorsionada de sí mismo, de los demás y de la sociedad. Como se dijo antes,
nuestros actos nos moldean como personas a la vez que van exteriorizando nuestra forma de ser.

MITO 4: La ética es un conjunto de normas que no demandan mayor esfuerzo.

 Es erróneo pensar que la ética en la empresa alcanzará un buen nivel de desarrollo


sólo porque se cuenta con un conjunto coherente de normas y con la buena voluntad de los
miembros que allí trabajan.

 En realidad, el juicio moral requiere de mucho esfuerzo, metodología, recolección de


antecedentes, reflexión y análisis. Decisiones que incorporen adecuadamente la dimensión ética
deben contar con una fundamentación teórica adecuada, construida sobre la base de una visión del
hombre y el proyecto de la empresa.

 De no plantearse desde esta perspectiva, que asume la vida de una manera más
integral, la ética en la empresa no pasará de ser una serie de buenas intenciones, como un mero
barniz superficial, pero que no va a calar con profundidad ni en las personas ni en la organización.

MITO 5: Con un poco de tiempo y dedicación se puede incorporar la dimensión ética en la


empresa.

 Lograr un ambiente en la empresa donde la ética sea un elemento fundamental de su


accionar no se puede improvisar. Hay que generar un camino pedagógico con fundamentos teóricos
y casos prácticos.

Compilación realizada por C. Delgado E, complementada y modificada por M. Palma C para Módulo de Ética y Moral en Seguridad Privada
Diplomado en Seguridad Privada
Universidad Cardenal Silva Henríquez
Docente: Marcela Palma Castillo

 Este trabajo, que puede tomar tiempo, se basa en la idea fuerza que la ética no es un
manual, es decir, un conjunto de normas, sino que es la reflexión profunda sobre los actos
humanaos en su bondad o maldad con repercusiones personales y sociales. Por lo que la ética es un
saber que sobrepasa el plano meramente técnico para situarse en un plano que involucra al hombre
como ser corporal y espiritual. Nuestros comportamientos nos van transformando y van
configurando nuestra vida.

MITO 6: Con buenos controles se puede generar un ambiente ético

 Muchos piensan que hay que aumentar los controles al interior de la empresa y
protocolizara al máximo todos los procedimientos de tal forma de lograr minimizar actos que la
perjudiquen. En realidad, mayores controles, por muy convenientes que éstos sean para la buena
marcha de la empresa, no significan de suyo un ambiente adecuado desde el punto de vista ético.

 Lo central es la formación de la conciencia moral de las personas... Es cierto que es un


camino arduo, difícil, pero a largo plazo será la única manera de garantizar una organización
empresarial confiable. Este criterio ha de imperar por sobre un marcado legalismo y un exceso de
controles, que podrían demostrar más bien una gran desconfianza en quienes trabajan en la
empresa.

 Los controles se logran muchas veces a costa de quitarle autoridad o poder a los
trabajadores, lo que por cierto entorpece el buen funcionamiento de la empresa. De lo que se trata
entonces es de no quitar poder o autoridad, sino que más bien de formar personas correctas de tal
forma de poder darles la mayor autoridad y poder posibles.

II. REFLEXIÓN FINAL

Nada más práctico que la ética. El mismo Aristóteles lo advierte al inicio de su Ética a
Nicómaco, quien expresa que la ética es aquella parte de la filosofía que se estudia no tanto para
saberla sino para practicarla. Dicho de otra manera, la ética es el modo concreto de actuar bien
como persona en toda circunstancia.
Si nos referimos a la vida familiar, laboral, social, política o económica, diremos que la ética
es el modo bueno de actuar en la familia, en el trabajo, en la sociedad en general, en el gobierno del
pueblo o en la tarea de las empresas.

La preocupación que se percibe actualmente por la ética tiene una fuente muy clara: es la
humanidad entera la que está reaccionando contra todos los focos de la corrupción. Desde todas las
orillas de América, Europa y Asia, la reacción es la misma:
¡No a la corrupción, sí a la transparencia! La política y la sociedad en general deben volver al
cauce de la ética y también los negocios. La aceptación teórica de la moral ha pasado a ser hoy una
exigencia real.

América Latina ha sido víctima de la corrupción asentada en las estructuras públicas y


privadas de muchos países, cuyos efectos se están todavía descubriendo y poniendo ante la opinión
Compilación realizada por C. Delgado E, complementada y modificada por M. Palma C para Módulo de Ética y Moral en Seguridad Privada
Diplomado en Seguridad Privada
Universidad Cardenal Silva Henríquez
Docente: Marcela Palma Castillo

pública. En la medida que avanza el tiempo, pareciera que el contagio es positivo para muchos
países, no siendo una excepción Chile. No importa que seamos ejemplares en algunos aspectos,
porque a la hora de profundizar el tema, nos damos cuenta que tenemos mucho que andar en el
camino de la ética pública y privada. Chile ocupa un buen sitial en materia de comportamiento
moral en América, lo que no significa que estemos libres, puntualmente, de este flagelo, como lo
han demostrado los distintos juicios que se están ventilando en los tribunales y ante las comisiones
de ética de distintas instancias. El descubrimiento de cadenas de corrupción instaladas en los niveles
más altos de la capa social ha ido precipitando sobre la opinión pública no ya un mundo de
sospechas, sino una verdadera catarata de hechos delictuales plenamente confirmados y
afortunadamente hoy sometidos a procesos

Para que el hombre sea plenamente humano y por tanto ético, es preciso juntar el talento
con la voluntad, es decir, la ciencia con la conciencia. El mundo nuevo que se vislumbra es el de la
conciencia dominando como un fuerte auriga los caballos desbocados de la ciencia.

El retorno a la ética, tan claramente presente en la última década del siglo y en los
comienzos del tercer milenio, bien pudiera anticipar un reencuentro con el espíritu y la
trascendencia, que fueran los grandes valores despreciados en el período señalado. El
redescubrimiento de los valores espirituales del hombre y la vuelta a la fe religiosa parecieran ser la
gran revolución que amanece en los albores del siglo XXI.

Compilación realizada por C. Delgado E, complementada y modificada por M. Palma C para Módulo de Ética y Moral en Seguridad Privada