Anda di halaman 1dari 2

EL HOMBRE Y LAS EXTINCIONES

Las olas de extinciones que se produjeron hace 100.000 años, que eliminaron a
algunos de los animales más grandes del mundo, fueron causadas por el ser
humano y el cambio climático,según una nueva investigación de la Universidad de
Cambridge, publicada en la revista ‘PNAS‘.
Mediante el examen de la extinción ocurrida durante el Cuaternario tardío (hace
700.000 años), pero centrándose principalmente en los últimos 100.000 años, los
científicos han sido capaces de evaluar la importancia relativa de los diferentes
factores que causaron la extinción de gran parte de la megafauna terrestre del mundo
-los animales de 44 kg, o más. Estas extinciones incluyen a los mamuts de
Norteamérica y Eurasia, los mastodontes y los perezosos gigantes de las Américas,
el rinoceronte lanudo de Europa, los canguros y wombats gigantes de Australia, y las
moas gigantes (aves no voladoras) de Nueva Zelanda.

Los investigadores utilizaron datos de un núcleo de hielo de la Antártida uno de los


más largos registros de funcionamiento de los cambios en el clima de la Tierra- que
abarca los últimos cientos de miles de años. También, recopilaron información sobre
la llegada de los humanos modernos de África a cinco masas diferentes (América
del Norte, América del Sur, la mayor parte de Eurasia, Australia y Nueva Zelanda).

Al realizar un análisis estadístico utilizando tanto la información sobre el clima como


el tiempo de llegada de los humanos modernos, los científicos fueron capaces de
determinar si el patrón de extinciones se explica mejor por el cambio climático, o por
la llegada de los humanos modernos, o ambas cosas, llegando a la conclusión de
que fue combinación de ambos lo que causó la extinción.
Los autores creen que la investigación proporciona información detallada sobre las
consecuencias de las presiones sobre la megafauna que vive hoy día, incluyendo
tigres, osos polares, elefantes y rinocerontes. Según Graham Prescott, estudiante de
doctorado en la Universidad de Cambridge y coautor de la investigación, “nuestro
estudio sugiere que una combinación de la presión humana y el cambio climático fue
capaz de causar la extinción de muchos animales grandes en el pasado.

“Actualmente, muchos animales grandes también están amenazados por la presión


de la caza y los cambios en el clima, por lo cual, si no se toman medidas para abordar
estas cuestiones, ocurrirán nuevas extinciones. A diferencia de los humanos que se
encontraron, por primera vez, con esta megafauna, el ser humano de hoy en día es
plenamente consciente de las consecuencias de sus acciones, lo que nos da la
esperanza de que podemos prevenir muchas extinciones en el futuro”.

David Williams, también estudiante de doctorado en la Universidad de Cambridge, y


coautor del estudio, añade que “la pérdida de estos animales ha sido un enigma
zoológico desde la época de Charles Darwin y Alfred Russell Wallace. En ese
momento, muchos creían que las extinciones no pudieron ser causadas por el ser
humano, aunque Wallace argumentaba lo contrario. Ahora, hemos demostrado, 100
años después, que Wallace tenía razón, y que los seres humanos, junto con el
cambio climático, han estado afectando a otras especies durante decenas de miles
de años, y continúan haciéndolo”.
Según el coautor de la investigación, el profesor Rhys Green, de la Universidad de
Cambridge y la Real Sociedad para la Protección de las Aves, “la mayoría de
estudios anteriores han argumentado que la extinción de los mamuts y otras
especies de la megafauna estuvo vinculada, por separado, a la presión humana y al
cambio climático; pero nuestro trabajo indica que estos factores ejercieron su efecto
devastador al trabajar juntos.

Esta combinación previa de patrones inusuales del cambio climático, y la presión


humana directa, es similar a la que estamos sometiendo a la naturaleza hoy, y lo que
sucedió antes debe tomarse como una advertencia. La diferencia clave es que, esta
vez, el cambio climático no es causado por las fluctuaciones en el eje de rotación de
la Tierra, sino por la quema de combustibles fósiles y la deforestación por los seres
humanos. Debemos aprender la lección y actuar con urgencia para moderar estos
dos tipos de impacto”.

Acciones del ser humano que contribuyen a la extinción de algunas especies


de animales y plantas:

1.- Fragmentación del hábitat natural: el ser humano se desplaza en cualquier


direcciones y con el objetivo de construir sobre cualquier superficie termina
desplazando muchos animales de su hábitat natural, exponiéndoles a riesgo y
dejándoles vulnerables. También tala y deforesta árboles, debilitando y
fragmentando espacios o entornos naturales y ecológicos.

2.- Caza para la comercialización: el ser humano captura, tortura y asesina a varias
especies animales con la finalidad de obtener su piel, sus cuernos y corazas para
comercializarlas, alterando significativamente el número de especímenes. Las
plantas y árboles también sufren es este proceso pues, sirven de refugio de los
animales y algunas son comerciales así que terminan siendo taladas para capturar
al animal o para venderse.

3.- Caza deportiva: el ser humano ha desarrollado una "afición" o pasión de cazar
animales con la finalidad de exponerlos o tenerlos como trofeos. Acción que se perfila
cómo una amenaza latente para aquellas especies que no pueden hacerle frente a
las armas y demás implementos con los que le dan muerte.

https://brainly.lat/tarea/964546#readmore