Anda di halaman 1dari 6

1.

Investigar cómo ha evolucionado la importación de algunos productos


alimenticios: maíz, arroz, trigo, frijol, sorgo, leche en polvo.
Si bien México es uno de los principales productores agropecuarios a nivel mundial,
está lejos de la autosuficiencia alimenticia a pesar de que se ha mantenido en
crecimiento la capacidad de producción y las exportaciones de ciertos productos que se
demandan en el extranjero.
De acuerdo con información del INEGI, al cierre del segundo trimestre del año el PIB
nominal del sector agropecuario alcanzó los 731 mil 854 millones de pesos (equivalente
a 39 mil 442 millones de dólares). En términos reales, registró un aumento de 3.9 por
ciento frente al segundo trimestre de 2015.
Sin embargo, este crecimiento resultó insuficiente para cubrir las necesidades de
alimentos de la población mexicana y se tiene que recurrir a las importaciones para
cubrir los déficits que presenta, principalmente en maíz y trigo.
Maíz
México importó en total 6 millones 169 mil toneladas de maíz de enero a mayo de 2018
y exportó 429 mil toneladas del mismo grano en el mismo periodo, lo que representa
apenas el 7 por ciento de lo adquirido en el extranjero, indicó el Grupo Consultor de
Mercados Agrícolas (GCMA).

Sea maíz blanco, amarillo o quebrado, un 98 por ciento de las importaciones del
principal grano que consumen los mexicanos proviene de Estados Unidos, pues en el
periodo referido de Brasil sólo ingresaron 107 mil toneladas de maíz amarillo, destinado
al sector pecuario, es decir sólo 2 por ciento del total de las importaciones.

Las importaciones de maíz casi representaron la mitad (45.5 por ciento) respecto a los
13 millones 558 mil toneladas de todos los granos básico y oleaginosas que, en total,
México adquirió del extranjero para abastecer el consumo nacional.

La consultoría precisó que en los primeros 5 meses del año el volumen de las
importaciones de maíz se incrementó 3.9 por ciento respecto a igual periodo de 2017.
Sin embargo, las compras de maíz blanco que son para consumo humano subieron 4
por ciento al llegar a 434 mil toneladas y las de maíz amarillo, el que más se importa,
crecieron 2.1 por ciento al sumar 5 millones 440 mil toneladas, en ambos casos
provinieron de Estados Unidos.

En términos de valor, las importaciones del maíz subieron 4.7 por ciento al pasar de mil
19.9 millones de dólares de enero a mayo de 2017 a mil 67.9 millones de dólares en el
mismo periodo de 2018. En este caso, las compras de maíz representaron sólo 29.2 por
ciento respecto a los 3 mil 651 millones de dólares que México erogó en total por las
importaciones de granos básicos y oleaginosas. Incluso las importaciones del complejo
de soya fueron ligeramente superiores a las del maíz pues sumaron mil 107.7 millones
de dólares por sólo 2.7 millones de toneladas, según GCMA.
En cuanto a las exportaciones de maíz, México obtuvo tan sólo 103 millones de dólares,
cifra que equivale a menos de la décima parte de lo que pagó por las importaciones del
mismo grano.

En general, las importaciones de granos y oleaginosas realizadas por México


aumentaron sólo 0.2 por ciento en un año en cuanto a número de toneladas y por ellas
se pagó 3 mil 651.3 millones de dólares.

Al detallar el comportamiento del resto de los granos importados, GCMA destacó que
las importaciones de frijol se dispararon 87.6 por ciento en el acumulado hasta mayo y
las de trigo disminuyeron 3.9 por ciento ya que el total de volumen comprado ascendió
a sólo 1.93 millones de toneladas, provenientes de Estados Unidos, Canadá, Rusia y
Ucrania.

También cayeron en 12.1 por ciento las compras de arroz al sumar 444 mil toneladas
de enero a mayo, las de cebada y malta en 4.7 por ciento y las de canola en 15.6 por
ciento. En el mismo periodo se exportaron 613 mil toneladas de trigo y 53 mil toneladas
de frijol.

Arroz

Tan presente en la comida cotidiana de los mexicanos, sea en el hogar o fondas,


restaurantes o mercados, el arroz que se consume en México es fundamentalmente de
importación ya que en lo que va del siglo se han triplicado las compras a países como
Estados Unidos, Filipinas o Vietnam al pasar de 101 millones 308 mil dólares en total
durante el año 2000 a 322 millones 826 mil dólares en 2016, de acuerdo con
estadísticas sobre comercio exterior del Banco de México (BdeM).
Durante enero de 2017, último mes reportado en las cifras oficiales, las importaciones
de arroz se dispararon 21.4 por ciento en comparación con igual mes del año pasado.
Su comportamiento sólo fue comparable con el registrado por el trigo, cuyas compras
foráneas crecieron 20.7 por ciento en el periodo, pero contrasta con la reducción de 3.5
por ciento correspondientes a las importaciones de maíz blanco, amarillo y quebrado o
la caída de 53.8 por ciento correspondiente al frijol.
En total, México importó 111 mil 640 toneladas de arroz durante el primer mes del año
por 29 millones 200 mil dólares, aunque ésta última cantidad representó una
disminución de 10. 8 por ciento anual en términos de valor y no de cantidad, de acuerdo
con el Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA).
En cuestión de exportación, el arroz ni siquiera aparece en las estadísticas oficiales
como sí ocurre con el trigo, el maíz y el sorgo. Cifras oficiales indican que el consumo
nacional del arroz asciende a un millón 100 mil toneladas por año, pero sólo la quinta o
sexta parte se produce en el país y el resto se tiene que importar, aun cuando el
consumo nacional se ha desplomado ya que actualmente es de sólo 6 kilos per cápita
en contraste con los 12 kilos registrados hace tres décadas. La caída es atribuída por
los productores arroceros en gran parte a que la calidad del arroz importado llega a ser
más baja que el mexicano y no absorbe sabores, lo cual es una característica muy
apreciada en la cocina mexicana, sobre todo por arroz Morelos, el más reconocido al
respecto.
Las autoridades sostienen que la superficie destinada al cultivo de arroz en 13 estados
se redujo en una tercera parte desde el sexenio pasado y por eso cayó la producción en
un 40 por ciento. Sin embargo, integrantes de la Asociación Agrícola del Sur del
Campeche, quienes pidieron mantener su nombre en el anonimato, denunciaron a este
diario que “el arroz es un grano en peligro de extinción en México” ya que la caída de la
producción nacional se debe que el financiamiento y los subsidios de apoyo al sector,
además de insuficientes, no fluyen de manera oportuna para el sector y actualmente
llevan dos ciclos agrícolas de retraso por un problema técnico en el registro ante la
Sagarpa que les impide inscribirse. Otros problemas, dijeron, son la falta de créditos a
mediano y largo plazo así como a la inseguridad que prevalece en el sector
agropecuario y del que no se salvan los arroceros ya que están sujetos a extorsiones y
al cobro de “derecho de piso” por parte de la delincuencia organizada.
“Campeche aportaba el 40 por ciento de la producción nacional de arroz y tenía 38
molinos para descascarar el grano, pero ahora sólo aportamos entre 20 y 25 mil
toneladas, es decir 20 por ciento de la producción nacional y sólo tenemos 3 molinos.
En 2015 cuando registramos una récord en la cosecha, la Secretaría de Economía (SE)
decidió abrir cupos de importación por 50 mil toneladas de arroz provenientes de
Vietnam sin que hubiera necesidad, lo que nos dio en la torre a los productores y al
mercado”, acusaron.
Ésa, dijeron, es una práctica recurrente del gobierno federal porque lo mismo hizo la SE
hace unos años cuando Chihuahua tuvo cosecha récord de manzana y abrieron la
frontera a la importación de manzana de Estados Unidos que tenía 5 años de estar
congelada y la historia se dio también cuando se cultivó suficiente papa en México.
Frijol

Las importaciones de frijol se dispararon 95 por ciento durante el primer cuatrimestre de


2018 al sumar 66.9 mil toneladas contra 34.2 mil de igual periodo del año pasado.

Mientras tanto, las compras de maíz aumentaron 6.1 por ciento en el periodo y
alcanzaron las 4 millones 762 mil toneladas, informó el Grupo Consultor de Mercados
Agrícolas (GCMA).

En términos de valor, el país pagó 68.1 por ciento más por las importaciones de frijol
que en el primer cuatrimestre de 2017 ya que en total su valor fue de 52.2 millones de
dólares y por el maíz desembolsó 2.8 por ciento más al sumar 798.3 millones de
dólares.

Además, el país exportó 44 mil toneladas de frijol, cifra que equivale a 65.7 por ciento
del monto total que compró del extranjero. El precio promedio por tonelada del frijol bajó
a 824 dólares, así que por las exportaciones obtuvo 36.3 millones de dólares, precisó,
casi la mitad de lo que pagó por las importaciones del mismo grano.
Las exportaciones de maíz de enero a abril sumaron 337 mil toneladas, el precio
promedio de venta fue es de 240 dólares por tonelada y el valor comercial totalizó 81.0
millones dólares.

No obstante tales incrementos en las importaciones de dos de los alimentos básicos en


la dieta de los mexicanos, el director de la firma, Juan Carlos Anaya, destacó que, en
general, México registró en el periodo una reducción de 7.9 por ciento en las
importaciones de granos y oleaginosas pues en total sumaron 10.3 millones de
toneladas contra 11.2 millones de hace un año.

Comentó que también siguieron fluyendo las importaciones de maíz amarillo


proveniente de Brasil y así como las de trigo de Rusia y Ucrania, “lo que muestra la
diversificación de mercados”, a la vez que hubo exportaciones de maíz blanco, el
destinado para consumo humano, a Venezuela e Italia, de trigo a Venezuela, Argelia,
Libia y Suiza, así como de frijol a Estados Unidos , Venezuela, Angola y Perú, entre
otros países.

Frente a los incrementos en las compras al exterior que registraron el frijol y el maíz,
cayeron 21.5 por ciento las importaciones de soya al llegar a 2 millones de toneladas y
8.2 por ciento las de trigo porque el monto comprado al exterior fue de 1.52 millones de
toneladas contra 1.66 millones del año pasado. Las compras de arroz se redujeron 21.4
por ciento ya que se adquirieron 293 mil toneladas, mientras que las de malta y cebada
bajaron 7.5 por ciento.

La consultoría mencionó también que las importaciones de carne subieron 7.7 por
ciento al sumar en total 687.4 mil toneladas, más de la mitad de cerdo. Si sólo se toman
en cuenta las importaciones de cerdo éstas subieron 9.6 por ciento, las de bovino
aumentaron 5.9 por y las avícolas 5.4 por ciento, a tasa anual. Por su valor, las
importaciones de carne subieron 11.4 por ciento al llegar a los mil 159.9 millones de
dólares.

Semilla de soya
Si bien se estima que la producción de soya en México alcance las 587.8 mil toneladas,
para llegar a un máximo histórico, esta es insuficiente para cubrir la demanda nacional,
que ya supera los cuatro millones de toneladas de esta semilla.
De hecho, se estima que las importaciones cubren poco más del 86 por ciento de la
soya que consume México. Al cierre del primes semestre las importaciones de esta
semilla ascendieron a 802 millones de dólares, lo que significó una reducción de 1.1 por
ciento frente a los primeros seis meses de 2015.
México es el cuarto importador a nivel mundial de esta semilla, sólo superado por
China, la Unión Europea y Japón.

Trigo
El trigo es otro de los alimentos en el que se recurre a las importaciones para cubrir la
demanda interna, que se estime rebase los siete millones de toneladas y luego de que
se registre el mayor crecimiento en la producción interna de este cereal.
Al cierre de junio, las importaciones de trigo alcanzaron los 500 millones de dólares, lo
que significa una reducción de 3.8 por ciento en comparación con lo registrado en el
mismo periodo del año anterior. Las importaciones representan el 55.6 por ciento de la
demanda interna total.
En cierta forma, la baja de 20.6 por ciento de los precios que registra el trigo en los
mercados internacionales en lo que va del año y el crecimiento en la producción de este
cereal, influyeron para que las importaciones se redujeran en el primer semestre del
año.
Cabe mencionar que solo en estos tres cereales se concentra el 48 por ciento de las
importaciones agropecuarias totales.
Leche y derivados
A los mexicanos les gustan los lácteos y la producción interna es insuficiente para cubrir
el gusto por la leche y sus derivados. De hecho, entre el año 2000 y el 2016 se estima
que la demanda registra un crecimiento de 1.3 por ciento promedio anual, destacando
la leche.
En términos de producción, México se coloca entre los primeros cuatro de la región de
Latinoamérica; solo superado por Argentina, Brasil y Colombia; sin embargo, es el
segundo mercado a nivel internacional que demanda lácteos importados.
Entre enero y junio de este año, México importó 398 millones de dólares en leche y sus
derivados, monto que registró una reducción de 7.0 por ciento en comparación con los
mismos meses de 2015. Se estima que el 16 por ciento de la demanda interna de
lácteos se cubre con importaciones.
2. ¿A qué se debe que para otros países sea rentable venderle a México estos
productos y en cambio no sea rentable producirlos localmente?
México tiene la posibilidad de producir su propio alimento, pero debido a la baja
producción con la que se cuenta en el país, se necesita más inversión para lograr
alimentar al país, incrementando los costos y por lo tanto aumentaría el precio de los
productos.
3. ¿Como han evolucionado las compras de tractores y cosechadoras en México, y
cuál es el inventario actual?
Actualmente existen 238,830 tractores en servicio en México (FAO, 2011), y el 54% ya
rebasó su vida útil. Dentro de los problemas que enfrentan los productores del campo
mexicano, se encuentra la falta de liquidez para la compra de maquinaria agrícola;
además de la inversión, el incremento en los costos de combustible y operación de los
tractores resulta costosa. Todo lo anterior, son limitantes para la adquisición y
mantenimiento de los equipos. Por otro lado, las importaciones se han incrementado,
pues éstas crecieron a una tasa media anual de 4.32% entre 1980 y 2008.
4. ¿Al analizar el Artículo 27 constitucional, explique las implicaciones tiene sobre la
mecanización agrícola?
5. Investigue sobre los programas de mecanización que se han implementado en el
país en el pasado, entre ellos el PRONAMEC.
6. ¿Describa en qué consisten los programas gubernamentales que existen en
apoyo a la mecanización de la agricultura del país y los requisitos para acceder a
ellos?
7. ¿Qué es la Encuesta Nacional Agropecuaria (NENA) y que información
proporciona respecto a las estadísticas de maquinaria agrícola?

http://www.elfinanciero.com.mx/economia/mexico-depende-de-las-importaciones-de-
estos-productos-agropecuarios