Anda di halaman 1dari 17

SEMINARIO DE FILOSOFIA

FILOSOFÍA
Philo Amor
Sophia Sabiduría

Ciencia sobre las leyes universales a que se hallan subordinadas tanto:

EL SER La Naturaleza y la
Sociedad
Como:

EL PENSAR El proceso del pensamiento.


El proceso del conocimiento.

 La cuestión fundamental de la filosofía como ciencia especial estriba en el


problema de la relación entre el pensar y el ser; entre la conciencia y la materia.

 El término “filosofía” se encuentra por primera vez en Pitágoras.


 En calidad de ciencia especial, lo introdujo por primera vez Platón.
 La filosofía surgió en la sociedad esclavista como ciencia que unía todos los
conocimientos.
 En el curso del desarrollo de la práctica en el ámbito de la producción social, y a
medida que se acumularon conocimientos científicos, ocurrió un proceso de
“desprendimiento por gemación” de algunas ciencias respecto de la filosofía a la
vez que ésta se formaba como ciencia independiente.
 Al precisar la problemática específica de la ciencia filosófica, se fueron
diferenciando en la propia filosofía distintas partes.
 Estas partes son:
 La Ontología.
 La Gnoseología.
 La Lógica.
 La Ética.
 La Estética.
 La Psicología.
 La Sociología.
 La Historia de la Filosofía.
 Filosofía Política.
 Filosofía del Derecho.

Lic. José Antonio Gutiérrez Pagán 1


SEMINARIO DE FILOSOFIA

 Filosofía de la Acción.
 Filosofía de la Mente.

 Así concebida la filosofía, sus partes de convierten cada vez más en ciencias
independientes, que se consideran ciencias filosóficas sólo por el peso de la
tradición.
 La filosofía como ciencia surge de la necesidad de estructurar una concepción
general del mundo, de investigar los principios y leyes generales del mismo;
surge de la exigencia de un método de pensamiento acerca de la realidad
fundado en lo racional, en la lógica.
 Tal necesidad hace que el problema de la relación entre el pensar y el ser se sitúe
en el primer plano de la filosofía.
 Toda filosofía se apoya en una u otra solución de dicho problema, lo mismo que
el método y la lógica del conocimiento.
 A ello se debe también la polarización de la filosofía en dos corrientes opuestas:

Lic. José Antonio Gutiérrez Pagán 2


SEMINARIO DE FILOSOFIA

AXIOLOGÍA
O TEORÍA DE LOS VALORES

AXIA VALOR – DIGNIDAD


LOGOS TRATADO

 Parte de la filosofía consagrada a los valores.


 Empecemos notando que el orden de problemas que la filosofía aborda es
bastante amplio.
 En lo fundamental abarca tres grandes cuestiones:
1. Qué es lo que hay (es decir qué es y qué no es);
2. Qué cabe conocer y cómo; y,
3. Cuál es la naturaleza de los Valores.
 Los problemas que abordan estas tres disciplinas filosóficas están muy
vinculadas entre sí, y ello se debe a que los tres se ocupan de diversos aspectos
que constituyen nuestro mundo que, además, suponemos es UNO.

¿Qué son los valores?


Bueno – Feo
Honorable – Deleznable.
 Ocurre que los seres humanos solemos tener diferentes apreciaciones entorno a
lo que es bello, justo, agradable, honorable, etc.
 La axiología se ocupa de problemas como la discusión de lo que es el valor, cuál
es su fundamento, cómo podemos discernir el exacto valor de las cosas, (si cabe
hacerlo), qué clase de valores existen, etc. Por eso la axiología se denomina
también TEORÍA DEL VALOR.

El acto valorativo.
Siempre que empleamos palabras como “bella”, “justo”, “honorable”, etc., para
referirnos a alguien o algo, estamos expresando estimaciones, y, con ellos, un tipo de
experiencia a la que cabe denominar “valorativo”.
 En esta experiencia valorativa apreciamos algo positiva o negativamente.
 No nos situamos de manera “neutral” frente a las cosas: tomamos posición
frente a ellas ya sea en contra o a favor.
 Tal parece que esta es la experiencia originaria en el ser humano.

Lic. José Antonio Gutiérrez Pagán 3


SEMINARIO DE FILOSOFIA

 Podrás notar cómo en el acto valorativo el sujeto se sitúa frente a su objeto como
ante algo que le cae bien o mal, que lo atrae o le causa rechazo.
 Se trata de un acto en pro o en contra del objeto de la experiencia.
 De igual manera cabe notar que a veces valoramos un solo objeto, cuando
decimos que “robar es malo” o que “la casa es bonita”, pero que otras veces
nuestra valoración consiste en comparar dos objetos, personas o situaciones,
como cuando decimos: “Martín es más inteligente que Jaime” o “Alonso es el
niño más bueno”.
 En estos dos últimos casos estamos realizando actos de preferencia o selección
valorativa.

Naturaleza y clases de valor


Tomando en consideración el carácter afectivo de nuestras valoraciones, su no
neutralidad, cabe preguntarse si el valor con que se experimenta un objeto le es propio,
es decir, intrínseco, o si es más bien el sujeto el que “pone” el valor.
Esta discusión filosófica es de larga data, en ella las dos posiciones se definen como
“objetivismo” y “subjetivismo”.

LA AXIOLOGÍA CONSIDERA
DIVERSAS CLASES DE VALOR
Clasificación propuesta por el filósofo peruano Augusto Salazar Bondy.:
Del griego hedoné que significa placer. Tales como:
VALORES SENSORIALES Lo agradable y lo desagradable.
O HEDONÍSTICOS Lo placentero y lo doloroso.
Lo sabroso, lo suculento, etc.
VALORES Como lo saludable, lo insano, lo fuerte, lo débil, lo
VITALES enfermizo, etc.
VALORES ECONÓMICOS Tales como lo lucrativo, lo provechoso, lo útil, lo
Y TÉCNICOS inútil, lo eficaz, etc.
VALORES SOCIALES Como lo justo, lo injusto, el honor, el orden, etc.
Y JURÍDICOS

Como lo santo, lo piadoso, lo pecaminoso,


VALORES RELIGIOSOS
lo sacrílego, etc.
Tales como lo bello, lo feo, lo elegante,

Lic. José Antonio Gutiérrez Pagán 4


SEMINARIO DE FILOSOFIA

VALORES ESTÉTICOS etc.


Tales como lo bueno, lo malo, lo honesto,
VALORES ÉTICOS
lo probo, etc.
Como lo verdadero, lo falso, lo coherente,
VALORES TEÓRICOS
lo claro, lo riguroso, etc.

 Esto es de lo que, en suma, se ocupa la axiología.


 La discusión de temas axiológicos afecta a disciplinas tan diversas como al
derecho, el arte, la arquitectura, cuyos principios tienen que ver con el bien, la
justicia, la belleza, etc.
 Lo que cualquier corriente de pensamiento en estos u otros campos de la
creatividad humana defina es válido, se establece partiendo de una toma de
posición valorativa.
 En general nuestra vida entera se articula y adquiere sentido desde los juicios
valorativos que adoptamos, y tanto los momentos cumbres de la existencia
humana como los graves conflictos que hemos tenido que afrontar, han
involucrado posturas valorativas. De ahí la importancia de la reflexión al
respecto.

Lic. José Antonio Gutiérrez Pagán 5


SEMINARIO DE FILOSOFIA

BREVE HISTORIA DE LA ÉTICA

Lic. José Antonio Gutiérrez Pagán 6


SEMINARIO DE FILOSOFIA

Lic. José Antonio Gutiérrez Pagán 7


SEMINARIO DE FILOSOFIA

La virtud es un modo de estar presente en la


elección y toma de decisiones del ser humano.
Tomando lo de Aristóteles: la virtud ocupa un lugar
especial como dirección de la vida.
Se reordena en función de las virtudes
Teologales.
Se acepta el orden clásico de las
Virtudes.

Lic. José Antonio Gutiérrez Pagán 8


SEMINARIO DE FILOSOFIA

Lic. José Antonio Gutiérrez Pagán 9


SEMINARIO DE FILOSOFIA

EVALUACIÓN DE LA I UNIDAD

Lic. José Antonio Gutiérrez Pagán 10


SEMINARIO DE FILOSOFIA

Apellidos y nombres: .........................................................................................

Código de matrícula: ..........................................

I. Rellena los espacios en blanco:(20 pts.)


1. La filosofía es la ciencia sobre las leyes universales a que se hallan
subordinadas tanto: el ser como el pensar.
2. La filosofía surgió en la sociedad esclavista como ciencia que unía todos los
conocimientos.
3. La filosofía tiene varias partes. Menciona cuatro de ellas: ética, estética.
psicología y lógica.
4. La filosofía está polarizada en dos corrientes opuestas: el idealismo y el
materialismo.
5. La axiología es parte de la filosofía consagrada a los valores.
6. La axiología se denomina también: teoría del valor.
7. No nos situamos de manera “neutral” frente a las cosas. Tomamos posición
frente a ellas ya sea en contra o a favor.
8. Cuando comparamos dos objetos, personas o situaciones estamos realizando
actos de preferencia o selección valorativa.
9. Heráclito dice: “No podemos bañarnos dos veces en las aguas del mismo
río“.
10. Para Aristóteles la ética está centrada en las virtudes.
II. Haz un comentario amplio sobre los siguientes extractos de las lecturas
hechas en clase: (20 Pts.)
1. “La sociedad actual reclama con insistencia una educación moral para la
juventud”
…quizá como consecuencia de la crisis social generalizada que tiene sus
manifestaciones en la inseguridad ciudadana, la corrupción de la vida
política, la extensión de algunas enfermedades, o en los atentados a la vida o
al medio ambiente…

2. “Es imprescindible enfrentar la plaga de analfabetismo moral que


lentamente va extendiéndose en las capas más jóvenes e indefensas de la
sociedad”.
… que lamentablemente va extendiéndose en las capas más jóvenes e
indefensas de la sociedad. Va siendo habitual despertarnos asombrados por
situaciones lamentables provocadas por actos de violencia, injusticia,
corrupción pública, insolidaridad…

3. “La respuesta de la familia no puede ser otra que la promoción de lo valioso,


a la altura de la dignidad del ser humano”.

Lic. José Antonio Gutiérrez Pagán 11


SEMINARIO DE FILOSOFIA

… la educación de las virtudes humanas, de modo que se formen personas


capaces de enfrentarse a la vida con un proyecto personal, con madurez, con
ideales…

4. “Existen muchos valores nucleares en los que se debe incidir especialmente,


que incluyen y resumen muchos otros”. ¿Cuáles son? Comenta cada uno de
ellos.
 El orden.
 La sobriedad y la sinceridad.
 El esfuerzo y el trabajo.
 El aprovechamiento del tiempo.
 La generosidad y la justicia.
 La obediencia, la solidaridad y el compañerismo.
 La responsabilidad.
 La alegría y el optimismo.
La familia es primera y principal escuela de valores. En la familia se
consigue que los hijos crezcan en valores porque están motivados por el
amor, porque se ven queridos por lo que son…

III. De la lectura dejada la clase anterior se desprenden las siguientes


interrogantes. Resuélvelos. (20 Pts.)
1. ¿Cuáles son los componentes de la educación de las virtudes humanas?
La educación de las virtudes humanas tiene componentes cognitivos,
volitivos, afectivos y conductuales. Una vez adquirido un sistema de ideas
morales, la aplicación de las normas morales a las circunstancias de cada
situación exige el discurso racional y prudencial. Para pasar a la acción concreta,
además de la decisión, hace falta la orientación de los afectos y, por otra parte, la
fuerza de voluntad necesaria para que sea capaz de seguir la propia decisión.

2. ¿Por qué es necesario tener fuerza de voluntad?


La fuerza de voluntad fomenta la autoestima y seguridad personal, al
proporcionar la facilidad y energía para conseguir las metas a que se aspira. Para
una actuación coherente con los objetivos y valores que conforman el proyecto
de vida, es necesaria la fuerza moral.

3. ¿Cómo podría resumirse la finalidad de la educación?


La finalidad de la educación podría resumirse en el intento de que en todos
y cada uno de nuestros hijos e hijas se despertará y reforzará continuamente el
propósito de SER:
 Ordenado, en su porte personal y en la administración de esfuerzo y
tiempo.
 Trabajador, en su aspiración constante y esforzada por la obra bien
hecha.
 Generoso, en compartir no sólo sus cosas, sino su vida con quienes tiene
alrededor.
 Responsable, en su actuar libre, comprometido con su propio proyecto
personal de vida. Y, como fruto: alegres frente al mundo y la vida.
4. Desarrolla un programa de trabajo en valores para un alumno de 6 a 12 años.

Lic. José Antonio Gutiérrez Pagán 12


SEMINARIO DE FILOSOFIA

Normalmente, los niños y niñas entre los seis y los doce años (madurez de la
infancia) poseen una disposición natural a desarrollar una intensa actividad, que
se manifiesta de muy diversas formas. Por esta razón, es un período óptimo para
educar determinados hábitos intelectuales y de conducta, de gran trascendencia
para su vida futura.
Nos encontramos en la edad de oro de la educación de las virtudes y
valores. De tal modo que si los educadores se ocupan de los niños y niñas en la
medida necesaria, se podrán evitar la mayor parte de los problemas que surgen
en los años críticos de la adolescencia.
Interesa ofrecer muchas posibilidades para que puedan esforzarse por
realizar actos de valores, aunque los motivos puedan parecer, en principio,
insuficientes. De esta manera adquirirán los hábitos. A la vez, habrá que ir
proporcionándoles motivos más sólidos para su actuación.
Conviene plantear a los hijos retos razonables, que les supongan un
pequeño esfuerzo, apoyándose en el sentimiento natural que tienen de agradar y
de ser útiles, de sentirse valorados.

Objetivos:
1. Lograr en la familia, en el colegio y en el aula un clima basado en la
justicia, en la sinceridad y en la preocupación por los demás.
2. Fomentar el crecimiento del niño como persona que aprende, piensa,
siente, decide y actúa.
3. Promover el desarrollo relaciones de cooperación, ayuda y respeto
mutuo, frente a un excesivo individualismo y egocentrismo.
Se trata de estimular en cada niño:
 El sentido de auto-respeto y de respeto a los demás.
 La conducta cooperativa con sus hermanos y compañeros.
 La capacidad de ponerse en el lugar del otro.
 El amor a la verdad y la sinceridad.
 La responsabilidad, amabilidad, compañerismo y amistad.
 El sentido de justicia y generosidad.
 El hábito de tomar decisiones que supongan llevar a la práctica
sus razonamientos o sentimientos morales.
 El esfuerzo y la sobriedad.
 La actitud de participar y de compartir responsabilidades en la
familia y en el aula.
 El hábito de cumplir sus deberes cívicos y cooperar en la vida
social.
 El darse cuenta de que es fácil lo que es correcto, pero suele se
costoso ponerlo en práctica.

Lic. José Antonio Gutiérrez Pagán 13


SEMINARIO DE FILOSOFIA

NATURALEZA Y ORIGEN DE LA NORMA


MORAL
EL HOMBRE Y SUS PECULIARIDADES
Se dice que en el frontis del templo de Delfos, dedicado al Dios Apolo, estaba escrito
el siguiente adagio: “Conócete a ti mismo”, Ese parece haber sido para los griegos y
otros pueblos el principio de la sabiduría. Si nos detenemos un poco a considerar su
significado, pronto podemos darnos cuenta de que “conocerse a sí mismo” es también
“conocer a los otros”, no sólo porque ellos son como uno mismo sino porque hacen
parte de la comunidad en que se define nuestro modo de ser. Es que somos lo que
somos, en relación con los demás.

Considerando todo ello, tal vez valga la pena atender al consejo de aquel oráculo,
porque tiene que ver con toda nuestra vida, con el significado de nuestra existencia
individual y colectiva, con el sentido y la dirección de nuestras acciones y esperanzas.

Además atender a ese consejo constituye un signo inequívoco de que vamos


alcanzando madurez personal, puesto que, en rigor, no se pasa de la infancia a la
personalidad adulta sin preguntarse, explícita o implícitamente qué es un hombre y
qué o quién soy yo.

En el conocimiento de sí mismo, en tanto el hombre es un ser eminentemente social,


no es un asunto de mera introspección psicológica. Puesto que la individualidad se
constituye como resultado de una práctica social de relaciones sociales, la aproximación
alo que somos pasa necesariamente por el reconocimiento de nuestra inserción en una
colectividad y de los modos de ser de esa colectividad. Por tanto, la cuestión de qué es
el hombre remite inevitablemente a la de quiénes somos.

Por lo demás, siempre que aquella pregunta se plantea en toda su radicalidad y


hondura lleva, por múltiples razones, más allá de los datos de la biología, la psicología,
la antropología y las demás ciencias experimentales..

Una de las razones es que parte decisiva de la condición humana es la valoración de la


experiencia en términos de “bueno” o “malo”, “justo” o “injusto”, “agradable” o
“desagradable”, etc., y, por cierto, la elección que el hombre efectúa estableciendo esas
valoraciones.

Ahora mismo, seguramente, consciente o inconscientemente, ya estás valorando estas


afirmaciones cono “correctas”, “incorrectas”, “interesantes” o “aburridas”. Todo el
tiempo estamos haciendo eso. Pues bien, cuestiones como los valores y la libertad (es
decir, la capacidad de elegir) son parte esencial de la experiencia humana y su examen
es eminentemente filosófico.

Además ocurre que los hombres inevitablemente terminamos preguntándonos qué


somos, porque la curiosidad y el asombro parecen ser parte consustancial de nuestra
condición. No obstante, la respuesta a este tipo de preguntas, es el tipo de preguntas de
las que se ocupa la filosofía, no ha sido fijada de una vez para siempre.

A parecer cada generación, cada corriente de pensamiento y cada hombre han debido
buscarla siempre de nuevo. Eso no significa para nada que sea inútil conocer las

Lic. José Antonio Gutiérrez Pagán 14


SEMINARIO DE FILOSOFIA

diferentes respuestas que en otros tiempos otros sujetos han dado. Y esto es así porque
nunca se piensa o se resuelve las cosas a partir de cero. Siempre nos estamos apoyando
en la historia del pensamiento.

Ciertamente, el hombre es parte de la naturaleza. Nuestras raíces son biológicas y


cósmicas, el hombre es un ser material entro otros seres materiales, un ser viviente entre
otros seres vivientes, producto de millones de años de evolución. Por nuestro cuerpo
pertenecemos al universo físico y ocupamos un lugar en la escala zoológica de los seres
vivos. Estamos sometidos tanto a las leyes físicas como a las leyes biológicas.
LA CONDICIÓN SOCIAL DEL HOMBRE
Si consideramos al hombre real y concreto, notaremos pronto que éste sólo existe en
cuanto ser social, es decir, insertado en una red bien determinada de grupos sociales y
participando de un mundo cultural específico que define su idiosincrasia, su modo de
ser. Por tanto, el mandato “conócete a ti mismo” remite necesariamente a lo social,
cultural e histórico.

El autoconocimiento del hombre pasa por asumirse como parte de la sociedad y la


historia, puesto que aun nuestro pensamiento y el lenguaje en que este se manifiesta
están histórica y socialmente condicionados. Conocer al hombre, por tanto, es conocerlo
situado y, más aún, constituido por un sistema de relaciones sociales.

De la sociedad, del trato con los demás es de donde provienen tanto las alegrías como
las tristezas que nos sobrevienen.

Lo social el pues constitutivo del hombre. El hombre nace y vive en sociedad: nace de
otros hombres y vive entre otros hombres, sus semejantes. Este hecho es tan visible
como evidente como que el hombre está en el universo físico y pertenece a él. No hay
hombres sin sociedad humana. Todo individuo tienen referencias sociales que
determinan su manera de ser.
LA DIMENSIÓN MORAL DE LA ACCIÓN
El filósofo español José Ortega y Gasset dijo alguna vez: “Antes que hacer algo,
tiene que cada hombre decidir por su cuenta y riesgo lo que va a hacer (...). Pero esta
decisión es imposible si el hombre no posee algunas convicciones sobre lo que son las
cosas en su derredor, los otros hombres, él mismo (...). Sólo en vista de ellas puede
preferir una acción a otra, puede, en suma, vivir.” (J. Ortega y Gasset, Historia como
sistema).

Tiene razón, por nuestra condición de partícipes de una sociedad y una cultura,
siempre estamos en posesión de un orden de creencias, o tal vez sea más exacto decir
que aquellas creencias nos poseen, que se han apoderado de nosotros.

El hombre es un ser moral en cuanto es un ser social. Resulta casi imposible imaginar
en qué podría consistir una moralidad humana totalmente desconectada de referencias
sociales. Y esto es así por la sencilla razón de que el acto moral o la consciencia moral
suponen reglas y las reglas son siempre interpersonales.

Lo moral o ético se genera y constituye en sociedad. Esto es así porque el proceso de


socialización incluye la asimilación e interiorización de las opciones, pautas y normas
morales de una sociedad; en otras palabras, incluye la formación de la consciencia y del

Lic. José Antonio Gutiérrez Pagán 15


SEMINARIO DE FILOSOFIA

sentido moral y sus normas morales, que de algún modo siempre marcan a los que viven
en esa sociedad. Incluso la inmoralidad, la rebeldía frente a los valores éticos de la
propia sociedad y la tentativa de una vida amoral continúan llevando en cada contexto
social la marca de los valores negados y de las normas transgredidas.

Toda sociedad tiene una estructura normativa. Por el hecho de convivir y cooperar con
otros hombres, el individuo está sujeto a reglas. Una sociedad no reglada o normada
sería un absoluto caos.

La acepción más usual y dominante de lo moral es entenderlo como “norma”. Cuando


se habla de moral o de ética se piensa casi siempre en unos principios normativos, e
incluso estrictamente obligatorios, a los que debe someterse la acción.
NATURALEZA Y ORIGEN DE LA NORMA MORAL
Para responder al origen de la norma moral nos plantearemos las siguientes preguntas:
¿De dónde procede su fuerza normativa? ¿Cuál es el principio o la fuente del deber
ético? Existen diferentes respuestas a estas preguntas. Señalaremos tres:
1. La que reduce lo moral a lo social.
Quienes reducen la obligación moral a lo social, niegan que la norma moral tenga
alguna peculiaridad frente a los otros tipos de norma social. El sentimiento de la
obligación que acompaña a la conciencia de la norma moral es explicado de diferentes
maneras:
 Como fruto de un educación determinada.
 Como resultado de concretos procesos psicológicos., etc.
 Derivándolo, en último término, de la sociedad y sólo de ella.
El principal argumento alegado a favor de una reducción completa de lo moral a lo
social es la variabilidad de las normas éticas en las distintas sociedades. Cada cultura y
cada sociedad tienen su moral. Muy a menudo lo que en un lugar aparece como honesto,
lícito y hasta encomiable, en otro está prohibido y reprobado por inmoral. Es más,
incluso dentro de una misma sociedad, los distintos estamentos o clases sociales que la
forman pueden tener morales distintas.

2. La que postula la existencia de una ley natural.


Muchos filósofos han visto el fundamento de la moral en la naturaleza humana
misma, que, fijaría tendencias independientemente de cualquier forma concreta de
sociedad en la que el ser humano actúe. Esta naturaleza invariable determinaría qué es
lo justo o lo injusto, lo bueno o lo malo, lo lícito o lo ilícito. Por tanto, la ley moral sería
básicamente una ley natural que el hombre porta consigo inscrita en su razón. La ley
natural sería universal, inmutable y evidente en sus principios; a lo más lo que podría
variar son las aplicaciones específicas, lo cual explicaría la diversidad moral en lugares
y épocas distintas.

3. La que propone una fundamentación religiosa.


Otros establecen el fundamento de la conducta y la obligación moral en algo
trascendente y superior a la naturaleza humana. Se trata entonces de una
fundamentación sobrenatural y religiosa que, en algunas religiones como el judaísmo, el
cristianismo o el islamismo –religiones fuertemente éticas- regulan con rigor y detalle el
comportamiento debido.

Lic. José Antonio Gutiérrez Pagán 16


SEMINARIO DE FILOSOFIA

Lic. José Antonio Gutiérrez Pagán 17