Anda di halaman 1dari 4

Modelo de Contrato de Management para Representación

de Artistas Comentado

1) Objeto del contrato de management. Tipos de mánager en la industria musical

El objeto del contrato de management es la prestación de los servicios de representación artística


que el mánager prestará al artista, músico o banda. Un artista puede contratar a un mánager que
gestione todos los aspectos de su carrera o bien contar con mánager especializados en cada área.
En el primer caso, el mánager principal subcontratará con otros mánagers si el artista empieza a
tener éxito y se torna complicado controlar todas las áreas de su actividad.

A continuación vamos a señalar los tipos de mánager según sus servicios de representación
artística (como hemos señalado pueden realizarse por un solo mánager o repartirse en varios
profesionales):

– Mánager principal y mánager personal: se dedica a asesorar en la toma de ciertas decisiones


de su carrera y desempeña labores relacionadas con el coaching. Puede realizar también (o
contratar asistentes para ello) gestiones de la vida privada de su cliente.

– Agente discográfico: se ocuparía de la negociación de contratos discográficos y coordinación


de las grabaciones de discos y videoclips.

– Booker o agente de contratación: sus funciones se centran en conseguir conciertos, así como
negociar condiciones y caché.

– Tour mánager y road mánager: se encarga de la organización y desarrollo de giras y


conciertos, así como la coordinación de la logística del artista y su equipo en el caso del road
mánager.

– Agente de prensa o responsable de comunicación: notas de prensa, coordinación de


entrevistas, imagen pública del artista, redes sociales, promoción como marca, ingresos por
derechos de imagen,…

2) Duración y objetivos

Lo normal es encontrar contratos de entre uno y cinco años. De todas formas, la duración del
contrato de management se suele vincular al cumplimiento de ciertos hitos u objetivos. Por
ejemplo, que el mánager sea capaz de negociar con éxito un contrato discográfico, siendo
recomendable acordar previamente los mínimos que deben tener tal contrato para considerar
conseguido el objetivo. Si no se alcanzan estos hitos, el contrato quedaría resuelto antes de que
se cumpla el plazo.
Es fundamental que en la cláusula de duración se estipulen las condiciones para el devengo de
honorarios a favor del mánager una vez finalizado el contrato (como en el caso de determinados
ingresos que se consiguieron gracias al trabajo del mánager y que el artista puede estar
percibiendo durante varios años más).

3) Honorarios

Lo habitual es que el mánager cobre un porcentaje de los ingresos generados en las áreas del
artista en las que interviene. Por ejemplo, un booker podría cobrar el 10% de los ingresos
generados por los conciertos que él consigue, aunque dicho porcentaje puede variar si también
interviene un tour mánager con el que repartir las responsabilidades (y las ganancias). En
cambio, un mánager integral o mánager 360, responsable de todos los aspectos de la carrera
musical, podría obtener entre un 10% y un 30% de todos los ingresos que perciba el músico o
banda.

El porcentaje se negocia en función de muchos factores, principalmente la relevancia y


trayectoria previa del artista, así como del tipo de funciones y su alcance.

En el contrato de management es muy importante detallar claramente las clases de ingresos del
artista sobre los que se aplicará el porcentaje de los honorarios. De esta manera también
concretamos mejor las funciones que debe desempeñar el mánager.

En definitiva, el mánager percibe una comisión por los ingresos que él contribuye a generar. Si
se trata de un mánager principal que necesita subcontratar responsables de área, se puede
negociar una cantidad fija por esos servicios o un porcentaje sobre la remuneración que percibirá
el mánager. Aunque es más frecuente para las figuras de asistentes personales, también puede
haber casos de mánagers a sueldo del artista, que perciben un salario fijo a final de mes
independientemente de los ingresos del artista.

4) Gastos

Esta es una de las cláusulas más delicadas a negociar puesto que se trata de una cuestión que
puede desvirtuar los ingresos efectivos del artista o del mánager. Si el porcentaje de honorarios
del mánager se acuerda “sobre los ingresos íntegros del artista” significa que no se deducen los
gastos soportados por el músico, lo cual favorece claramente al mánager y perjudica a su
cliente. Puede ocurrir que el promotor de un concierto corra con todos los gastos y pague una
cantidad directamente al artista, o bien que el caché sea más alto porque corren a cuenta del
artista gastos de viaje y hoteles.

Lo más equilibrado es pactar que la comisión se calcule sobre los ingresos netos, una vez
deducidos determinados gastos como:

– Gastos de personal y de producción;

– Impuestos;
– Viajes, hoteles y dietas;

– Promoción y publicidad.

Por otro lado puede haber gastos pagados por el mánager pero que deben ser soportados por el
artista según el contrato. En tales casos las cantidades adelantadas por el representante serán
reintegrados por el artista. Por ejemplo, la oficina de management puede ir realizando los pagos a
hoteles, agencias de viaje o a personal contratado por el artista, para posteriormente realizar la
oportuna liquidación al cobrar la factura por el concierto.

5) Exclusividad

Lo normal es que se pacte exclusividad con el mánager. Hay que negociar si la exclusividad sólo
alcanza a la representación en España o tiene ámbito internacional. También se especificarán
aquellas áreas o funciones en las que el mánager dispone de exclusividad. En cambio, será raro
encontrar un mánager que trabaja en exclusiva con un sólo artista.

6) Poder de representación

En el contrato de management se puede incluir una cláusula que obligue al artista a otorgar un
poder notarial de representación, de manera que el mánager pueda actuar frente a terceros en
nombre del músico con la misma fuerza que si firmara personalmente el representado. Esta
práctica aporta mucha agilidad y autonomía al mánager para desempeñar su trabajo, aunque debe
existir total confianza personal para evitar situaciones indeseables.

7) Funciones del mánager musical

Como hemos comentado anteriormente, las funciones y obligaciones del mánager pueden
concentrare en una misma persona (mánager 360) o distribuirse por especialidades en varios
profesionales. Las obligaciones del mánager que pueden recogerse en el contrato son las
siguientes:

– Orientación sobre la estrategia y desarrollo de la carrera artística;

– Negociación de contratos discográficos para la grabación y publicación de discos y videoclips;

– Representación para negociar y contratar la realización de conciertos, actuaciones en directo y


espectáculos;

– Contratación con editores musicales u otras entidades para la gestión de los posibles derechos
de autor las canciones;

– Conseguir ingresos por sincronización musical (aparición de la música en anuncios, películas y


series);
– Representación y negociación de contratos para la explotación de derechos de imagen y marcas
del músico o banda. También respecto de apariciones en televisión, radio y prensa;

– Gestión y logística en giras;

– Otras: reputación online, redes sociales…

8) Liquidaciones

Los ingresos generados por el artista pueden ser percibidos directamente por éste, o bien puede
autorizarse al mánager para cobrar cantidades en su nombre. En tales casos el promotor de un
concierto o el sello discográfico abonaría el dinero al mánager, quien posteriormente lo ingresa
al artista descontando sus honorarios y gastos que haya adelantado.

La liquidación de honorarios se realiza por períodos mensuales, trimestrales o anuales, según


determinen las partes y atendiendo al volumen de ingresos generado durante esos períodos. El
Mánager debe añadir al importe de sus honorarios los impuestos que aplicables según la
normativa vigente, principalmente el IVA.

Estas son las cláusulas principales de un contrato de management, aunque cada caso es único y
siempre es conveniente una negociación y redacción del acuerdo de manera personalizada. Si
quieres contarnos tu caso o si tienes alguna duda sobre las funciones de un mánager,
obligaciones de las partes u otra cuestión legal sobre la representación de artistas escribe un
comentario.

El contenido del presente post es una información general sin valor como asesoramiento legal.
Es recomendable que consultes a un profesional antes de firmar contratos y documentos.
Sympathy for the Lawyer presta asesoramiento a músicos, mánagers, sellos, promotores y
empresas de la industria musical. Nos ocupamos de todas las cuestiones legales relacionadas con
la música: contratos, derechos de autor, impuestos, laboral, marcas, derechos de imagen,…

En este enlace puedes obtener más información acerca del contrato de management
musical http://sympathyforthelawyer.com/2017/03/09/contenido-del-contrato-de-management-o-
de-representacion-artistica/ .