Anda di halaman 1dari 5

MARCO TEÓRICO

El ladrillo es un material de uso universal para construcciones, aun en países donde abunda la
piedra, por ser un material económico, resistente, de fácil manejo y transporte y que, por sus
dimensiones y fácil corte, permite construir muros de espesores variables.

Los ladrillos se dividen en varias clases:

 Adobes (ladrillo crudo)


 Ladrillo común
 Ladrillo prensado (de máquina)
 Ladrillo hueco
 Ladrillo refractario

Adobe

Es un ladrillo crudo, hecho de tierra arcillosa y secado simplemente al aire libre a la sombra. Se
emplea en países de clima seco y caluroso, por perjudicarlo la humedad y las heladas. Es el
primitivo ladrillo que empleó la humanidad en lugares carentes de piedra blanda, fácil de labrar.
Se ha encontrado esta clase de material en los antiquísimos monumentos de Judea (Palestina),
Egipto y en las ruinas que se supone pertenecen a la Torre de Babel. También se encontró en
varios antiguos monumentos de Grecia y Roma.

Esta clase de mampostería es muy económica por ser material barato y por usar, como mortero,
la misma tierra amasada con agua, que ha servido para fabricar el adobe. Levantadas las
paredes, se recubren con revoque de tierra con parte de arena fina y luego se blanquean con
varias manos de cal, con lo que se obtiene una vista agradable y al mismo tiempo es un protector
contra la humedad.

Las casas construidas de adobe son frescas en verano y abrigadas en invierno.

Ladrillo común

Los ladrillos cocidos son una especie de piedras artificiales que se obtienen exponiéndolos a la
acción del fuego, una vez hechos y secados a la sombra. Su color rojo es debido al óxido de hierro
que generalmente se encuentra en las arcillas o tierras arcillosas, material que se usa para la
fabricación de ellos.

Las tierras arcillosas para la fabricación de los ladrillos suelen dividirse en dos clases: grasas y
margas. Las primeras son bien plásticas y se prestan para moldear y las segundas son impuras,
hasta llegar a no poder moldearse. Para hacer un buen ladrillo se precisa una tierra arcillosa ni
muy grasa ni, muy magra. En general se elige una arcilla grasa, y se agrega una pequeña cantidad
de arena silícica, pero no calcárea.

Un obrero ladrillero práctico por tacto reconoce las cualidades de la tierra para este objeto. Si
no se tienen datos sobre la plasticidad de la tierra a emplearse, conviene fabricar algunos
ladrillos de ensayo para ver el resultado.

La tierra se amasa con agua en canchas especiales, utilizando caballos para tal objeto o con
ayuda de máquinas. Una vez bien amasada la pasta, se da principio al moldeo con cajoncitos sin
fondo de la forma del ladrillo (adoberas), trabajo que se hace a mano o con máquinas
apropiadas. Un obrero práctico puede moldear de 4000 a 4500 ladrillos por día.
Cancha de ladrillos comunes

El material se contrae mucho (alrededor de 20 %) por la cocción y, por lo tanto, las adoberas
deben ser más grandes que el tamaño definitivo del ladrillo. Al sacarlos de los moldes, se
disponen en hileras, en la sombra, para secarlos.

La cocción se efectúa en hornos improvisados al aire1 libre, formados por los mismos ladrillos
crudos, dispuestos en forma de pirámides truncadas, en el interior de las cuales se deja lugar
para el combustible.

En la parte superior se deja un orificio para la salida del humo y otro abajo para la alimentación;
el resto de la pirámide se tapa y se alisa con barro. Los adobes se apilan colocándolos de canto,
y entre hilada cada hilada se pone una capa de carbonilla. Terminada la cochura se desarma el
horno y, una vez enfriados los ladrillos, quedan listos para el uso.

Horno de ladrillos comunes

La operación de la cocción se hace también en hornos circulares de fuego continuo, sistema


Hoffman, los que permiten hacer la cocción sin interrupción, y descargar un compartimento,
mientras que los demás funcionan. El tamaño de los ladrillos comunes, que se fabrican en el
país, es de 26 ,5 a 27 cm. de largo por 13 cm. de ancho 5 a 5,5 cm. de espesor.
Ladrillo común

Hay que distinguir tres clases de ladrillo común: ladrillo de 1a. (llamados de cal); ladrillo de 2a.
(media cal); ladrillos requemados o vitrificados.

Los de 1a. son bien uniformemente cocidos sin vitrificaciones, de estructura compacta, sin
núcleos calizos u otros cuerpos extraños; no serán friables (desmenuzables), de tamaño
uniforme; darán por golpe un sonido claro; serán duros y de color rojo marrón. Ensayados por
compresión, en probetas constituidas por dos medio ladrillos unidos con cemento portland.
Darán una resistencia de 90 Kg cm². a rotura.

Los de 2a. son de cocción defectuosa o irregular, de color rojo pálido, no son sonoros ai golpe y
poco resistentes (40 Kg/cm2 a rotura). Esta clase de ladrillos no son aceptables y sólo podrían
emplearse en obras económicas y de poca importancia.

Y finalmente los ladrillos requemados o vitrificados, los que solamente pueden ser empleados
en las dos o tres primeras hiladas de las fundaciones. A pesar de ser muy duros, su defecto
consiste en que no hacen buena liga ron los morteros

PROCESO DE ELABORACIÓN DEL LADRILLO COMÚN

1. Extracción de la materia prima

Se extrae y transporta la materia prima necesaria para la elaboración de ladrillos, la cual


es arcilla que es un material sedimentario de partículas muy pequeñas de silicatos
hidratados de alúmina, además de otros minerales, estos materiales son transportados
en camiones principalmente de la sierra hasta los lugares donde se va a producir los
ladrillos

2. Maduración

Antes de incorporar la arcilla al ciclo de producción, hay que someterla a ciertos


tratamientos de trituración, homogenización y reposo de acopio, con la finalidad de
obtener una adecuada consistencia y uniformidad de las características físicas y
químicas deseadas.
3. Tratamiento mecánico previo

Después de la maduración que se produce en la zona de acopio, sigue la fase de pre-


elaboración que consiste en una serie de operaciones que tienen la finalidad de purificar
y refinar la materia prima. Los instrumentos utilizados en la pre-elaboración, para un
tratamiento puramente mecánico suelen ser:

Rompe terrones: como su nombre indica, sirve para reducir las dimensiones de los
terrones hasta un diámetro de 15 y 30 mm.

Eliminador de piedras: está constituido, generalmente, por los cilindros que giran a
diferentes velocidades, capaces de separar la arcilla de las piedras o chinos.

Desintegrador: Se encarga de triturar los terrones de mayor tamaño, más duros y


compactos, por la acción de una serie de cilindros dentados.

Laminador refinador : está formado por dos cilindros rotatorios lisos montados en ejes
paralelos , con separación, entre sí, de 1 a 2 mm, espacio por el cual se hace pasar la
arcilla sometiéndola a un aplastamiento y un planchado que hacen aún más pequeñas
las partículas. En esta última fase se consigue la eventual trituración de los últimos
nódulos que pudieran estar en el interior del material.

4. Depósito de materia prima procesada

A la fase de pre-elaboración, sigue el depósito de material en silos especiales en un lugar


techado, donde el material se homogeniza definitivamente tanto en apariencia como
en características físico químicas.

5. Humidificación

Antes de llegar a la operación de moldeo, se saca la arcilla de los silos y se lleva un


laminador refinador y, posteriormente a un mezclador humedecido, donde se agrega
agua para obtener la humedad precisa.

6. Moldeado

El moldeado consiste en hacer pasar la mezcla de arcilla a través de una boquilla al final
de la estructura. La boquilla es una plancha perforada que tiene la forma del objeto que
se quiere producir.

7. Secado

El secado es una de las fases más delicadas del proceso de producción. De esta etapa
depende, en gran parte, el buen resultado y calidad del material, más que nada en lo
que respecta a la ausencia de fisuras. El secado tiene la finalidad de eliminar el agua
agregada en la fase de moldeado para de esta manera, poder pasar a la fase de cocción.

8. Cocción
Se realiza en hornos de túnel, que en algunos casos pueden llegar a medir hasta 120m
de longitud y donde la temperatura de la zona de cocción oscila entre 900 °C y 1000 °C.

9. Almacenaje

Antes del embalaje, se procede a la formación de paquetes sobre pallets, que permitirán
después moverlos fácilmente con carretillas de horquilla. El embalaje consiste en
envolver los paquetes con cintas de plástico o de metal, de modo que puedan ser
depositados en lugares de almacenamiento para posteriormente ser trasladados en
camión.