Anda di halaman 1dari 1

La familia de Goya: ascendientes y

descendientes
Las de Goya y Lucientes eran familias aragonesas desde hacía varias generaciones. El primer antepasado paterno del
pintor, su tatarabuelo Domingo de Goya y Villamayor, vasco originario de de Cerain, llegó a Aragón como maestro
de obras, a Fuentes de Jiloca (Zaragoza), poco antes de 1625. Pasados unos años se trasladó a Zaragoza. El
bisabuelo de Goya también fue maestro de obras, pero su abuelo, Pedro, fue notario real y dueño de tres casas en la
calle de la Morería Cerrada (Zaragoza). El padre del pintor, José, fue maestro dorador y gozó de cierta notoriedad en
la vida artística de la ciudad a mediados del siglo XVIII.
La familia materna, los Lucientes, era de labradores infanzones (pequeña nobleza) asentados en Fuendetodos
(Zaragoza), donde eran propietarios de tierras de labranza que ellos mismos cultivaban. La rama de la que descendía
Goya procedía de la villa de Uncastillo (Zaragoza), donde ya moraban en la Edad Media. Miguel Lucientes y
Navarro, padre de Gracia, madre del pintor, ocupó por un tiempo el cargo de alcalde del lugar y vivió algunos
periodos en Zaragoza.
Del matrimonio de José y Gracia, celebrado en Zaragoza en 1736, nacieron seis hijos: Rita (1737), la mayor, que
cuidaría de sus padres; Tomás (1739), dorador como su padre; Jacinta (1743), fallecida a los siete años; Francisco
(1746), el pintor; Mariano (1750), fallecido niño; y Camilo (1752) que, tras sus estudios eclesiásticos en la
Universidad de Zaragoza, fue capellán en Chinchón, no lejos de Madrid.
José y su familia tuvieron casa en la calle de la Morería Cerrada, en la parroquia de San Gil, hasta 1762. Embargada
la casa por deudas, tuvieron que pasar a otra en alquiler en el Coso, frente a las llamadas Piedras del Coso, y años
después a otra en la calle y plaza de San Miguel.
Francisco de Goya casó el 25 de julio de 1773 en Madrid con Josefa Bayeu, hermana de los pintores Francisco, Fray
Manuel y Ramón. El matrimonio tuvo 8 hijos; Antonio nació en Zaragoza en 1774 y otros seis lo hicieron en
Madrid. Todos ellos (Antonio, Eusebio, Vicente, un prematuro, María del Pilar, Francisco de Paula, Hermenegilda y
Francisco Javier) murieron al nacer o siendo muy niños, salvo el último, Javier Goya y Bayeu, nacido el 4 de
diciembre de 1784, que fue el heredero del pintor.
Las de Goya y Lucientes eran familias aragonesas desde hacía varias generaciones. El primer antepasado paterno del
pintor, su tatarabuelo Domingo de Goya y Villamayor, vasco originario de de Cerain, llegó a Aragón como maestro
de obras, a Fuentes de Jiloca (Zaragoza), poco antes de 1625. Pasados unos años se trasladó a Zaragoza. El
bisabuelo de Goya también fue maestro de obras, pero su abuelo, Pedro, fue notario real y dueño de tres casas en la
calle de la Morería Cerrada (Zaragoza). El padre del pintor, José, fue maestro dorador y gozó de cierta notoriedad en
la vida artística de la ciudad a mediados del siglo XVIII.
La familia materna, los Lucientes, era de labradores infanzones (pequeña nobleza) asentados en Fuendetodos
(Zaragoza), donde eran propietarios de tierras de labranza que ellos mismos cultivaban. La rama de la que descendía
Goya procedía de la villa de Uncastillo (Zaragoza), donde ya moraban en la Edad Media. Miguel Lucientes y
Navarro, padre de Gracia, madre del pintor, ocupó por un tiempo el cargo de alcalde del lugar y vivió algunos
periodos en Zaragoza.
Del matrimonio de José y Gracia, celebrado en Zaragoza en 1736, nacieron seis hijos: Rita (1737), la mayor, que
cuidaría de sus padres; Tomás (1739), dorador como su padre; Jacinta (1743), fallecida a los siete años; Francisco
(1746), el pintor; Mariano (1750), fallecido niño; y Camilo (1752) que, tras sus estudios eclesiásticos en la
Universidad de Zaragoza, fue capellán en Chinchón, no lejos de Madrid.
José y su familia tuvieron casa en la calle de la Morería Cerrada, en la parroquia de San Gil, hasta 1762. Embargada
la casa por deudas, tuvieron que pasar a otra en alquiler en el Coso, frente a las llamadas Piedras del Coso, y años
después a otra en la calle y plaza de San Miguel.
Francisco de Goya casó el 25 de julio de 1773 en Madrid con Josefa Bayeu, hermana de los pintores Francisco, Fray
Manuel y Ramón. El matrimonio tuvo 8 hijos; Antonio nació en Zaragoza en 1774 y otros seis lo hicieron en
Madrid. Todos ellos (Antonio, Eusebio, Vicente, un prematuro, María del Pilar, Francisco de Paula, Hermenegilda y
Francisco Javier) murieron al nacer o siendo muy niños, salvo el último, Javier Goya y Bayeu, nacido el 4 de
diciembre de 1784, que fue el heredero del pintor.