Anda di halaman 1dari 7

TRASTORNO DE ESTRÉS AGUDO

El trastorno por estrés agudo está caracterizado por la existencia de recuerdos intrusivos durante un corto periodo de
tiempo posterior a un acontecimiento traumático o abrumador. Es similar al trastorno por estrés postraumático, con
la única diferencia de que el trastorno por estrés agudo se inicia en las 4 semanas posteriores al evento traumático y
dura entre 3 días y un máximo de 1 mes.
Las personas que presentan trastorno por estrés agudo han estado expuestas a un suceso aterrador, que pueden
experimentar directa o indirectamente. Por ejemplo, la exposición directa puede implicar sufrir lesiones graves o
enfrentarse a un peligro de muerte. La exposición indirecta puede implicar ser testigo de los acontecimientos que
suceden a otras personas o bien enterarse de acontecimientos que han sucedido a familiares o amigos cercanos.
Las personas afectadas reviven mentalmente el acontecimiento traumático, evitan todo aquello que les haga
recordarlo y experimentan un aumento de la ansiedad.

Las personas con este trastorno pueden presentar síntomas disociativos. Por ejemplo, pueden sentirse
emocionalmente insensibles o desconectadas de sí mismas. Pueden tener incluso la sensación de que no son
reales. Se desconoce el número de personas con trastorno por estrés agudo. La probabilidad de desarrollar un
trastorno por estrés agudo es tanto mayor cuanto más grave es el suceso traumático.

Diagnóstico
El trastorno por estrés agudo se diagnostica cuando la persona afectada ha estado expuesta directa o
indirectamente a un evento traumático y ha presentado por lo menos 9 de los siguientes síntomas durante un
período de 3 días a 1 mes:

 Recuerdos angustiantes recurrentes, incontrolables e intrusivos del acontecimiento al que ha estado


expuesta
 Sueños angustiosos recurrentes del acontecimiento
 Sensación de revivir el acontecimiento traumático, por ejemplo, en forma de flashbacks
 Angustia psicológica o física intensa cuando recuerda el evento (por ejemplo, en el aniversario de cuando
tuvo lugar, o al escuchar sonidos similares a los que oyó durante el acontecimiento)
 Incapacidad persistente para experimentar emociones positivas (como felicidad, satisfacción o amor)
 Alteración del sentido de la realidad (por ejemplo, sensación de aturdimiento o de que el tiempo se ha
hecho más lento)
 Incapacidad para recordar una parte importante del acontecimiento traumático
 Esfuerzos para evitar recuerdos, pensamientos o sentimientos angustiantes asociados con el evento
 Esfuerzos para evitar recordatorios externos (personas, lugares, conversaciones, actividades, objetos y
situaciones) asociados con el evento
 Alteraciones del sueño
 Irritabilidad o estallidos de ira
 Excesiva atención a la posibilidad de peligro (hipervigilancia)
 Dificultad para concentrarse
 Respuesta exagerada a los ruidos fuertes, los movimientos bruscos, u otros estímulos (respuesta de
sobresalto)

Además, los síntomas deben causar un grado significativo de angustia o deteriorar notablemente el
funcionamiento de la persona afectada. Los médicos también deben comprobar que los síntomas no sean
consecuencia del uso de un fármaco o de otro trastorno.

Tratamiento
 Medidas de apoyo

Una parte importante de las personas que padecen trastorno por estrés agudo se recuperan cuando se les aparta
de la situación traumática y se les da apoyo adecuado en forma de comprensión, empatía con su sentimiento de
malestar y la oportunidad de describir lo ocurrido, así como su reacción personal. Para algunas personas es útil
poder describir su experiencia en varias ocasiones.

A veces se administran temporalmente medicamentos para ayudar a las personas a dormir, pero por lo general
no se administran otros fármacos (como antidepresivos).
El trastorno por estrés agudo es un período breve de recuerdos molestos que se produce muy poco después de
haber sido testigo o de haber experimentado un episodio traumático insoportable.

En el caso del trastorno por estrés agudo, las personas han atravesado un evento traumático, experimentado
directamente (p. ej., una lesión grave o amenaza de muerte) o indirectamente (p. ej., ser testigo de acontecimientos
que les suceden a otros, enterarse de hechos que les ocurrieron a familiares o amigos cercanos). Las personas tienen
recuerdos recurrentes del trauma, evitan los estímulos que les recuerdan el trauma y aumentan su estado de alerta.
Los síntomas comenzarán en las 4 semanas siguientes al episodio traumático y durarán un mínimo de 3 días pero, a
diferencia del trastorno por estrés postraumático (ver Trastorno de estrés postraumático (TEPT)), no duran más de 1
mes. Las personas que experimentan este trastorno pueden presentar síntomas disociativos.

Diagnóstico
El diagnóstico se basa en los criterios recomendados por el Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders,
quinta edición (DSM-5); estos criterios incluyen síntomas intrusivos, estado de ánimo negativo, y síntomas de
disociación, evitación y alerta.

Para cumplir con los criterios diagnósticos, los pacientes deben haber estado expuestos directa o indirectamente a un
evento traumático, y deben estar presentes ≥ 9 de los siguientes síntomas durante un período entre 3 días y 1 mes:

 Recuerdos angustiantes, recurrentes, involuntarios e intrusivos del evento


 Sueños angustiantes recurrentes sobre el evento
 Reacciones disociativas (p. ej., flashbacks) en las que los pacientes sienten como si el evento traumático se
estuviese repitiendo
 Intensa angustia psicológica o fisiológica cuando recuerda el episodio (p. ej., por su aniversario, por sonidos
similares a los que escuchó durante el evento)
 Incapacidad persistente de sentir emociones positivas (p. ej., felicidad, satisfacción, sentimientos amorosos)
 Un sentido de la realidad distorsionado (p. ej., sentirse confundido, el tiempo enlentecido, percepciones
distorsionadas)
 Incapacidad de recordar una parte importante del evento traumático
 Esfuerzos para evitar recuerdos angustiantes, pensamientos o sentimientos asociados con el evento
 Esfuerzos para evitar factores externos que rememoran el suceso (personas, lugares, conversaciones,
actividades, objetos, situaciones)
 Trastorno del sueño
 Irritabilidad o crisis de enojo
 Hipervigilancia
 Dificultades para concentrarse
 Respuesta de sobresalto exagerada

Además, las manifestaciones deben provocar malestar intenso o deteriorar significativamente el funcionamiento social
u ocupacional, y no deben ser atribuibles a los efectos fisiológicos de una sustancia o de otro trastorno médico.

Tratamiento
Muchas personas se recuperan cuando son retiradas de la situación traumática, se les muestra comprensión y
empatía y se les da la oportunidad de describir lo que ha sucedido y su reacción ante ello.

Algunos expertos recomiendan la recapitulación sistemática para ayudar a todos los que estuvieron implicados o
que han sido testigos del episodio traumático a procesar qué sucedió y reflejar sus efectos. Durante la sesión, el
episodio se denomina incidente crítico, y la recapitulación se denomina recapitulación crítica del incidente de
estrés. Otros expertos han expresado que la recapitulación crítica del incidente de estrés podría no ser tan útil
como una entrevista empática de apoyo e incluso sería bastante angustiosa en algunos pacientes y hasta podría
impedir una recuperación natural.

Los fármacos ayudan a dormir, pero normalmente no está indicado utilizar otros tratamientos.
La característica esencial de este trastorno, es el desarrollo de síntomas característicos que duran de 3 días a
un mes, y aparecen posteriormente a la exposición de uno o más eventos traumáticos.

Los síntomas deben estar presentes por al menos 3 días después del evento(s) traumático, y solo se puede
diagnosticar este trastorno después de esos 3 días y hasta un mes después del evento.

Aproximadamente el 50% de las personas que eventualmente desarrollan TEPT inicialmente presentaron
Trastorno por Estrés Agudo (TEA).
Tipo de tratamiento para el Estrés Agudo
Tratamiento psicológico para el Estrés Agudo. Terapia cognitivo-conductual

TIPO DE
PSICOLÓGICO
TRATAMIENTO

Es un tratamiento psicológico en el que entrenarás y pondrás en marcha las


estrategias y herramientas necesarias para la mejora del afrontamiento de la
situación vivida.
EN QUÉ CONSISTE
Basado en la orientación cognitivo-conductual, por lo que el tratamiento
contempla la intervención en tres áreas: los pensamientos, las emociones y el
comportamiento.
Mediante la modificación de ciertos aspectos en cada una de las tres áreas,
observarás una mejora progresiva en tu estabilidad emocional.

Resultados del tratamiento para el Estrés Agudo


 Reducirás la angustia por la experiencia vivida
 Disminuirás el malestar generado por los recuerdos
 Recuperarás tu calidad de vida

TEA SINTOMAS DISOCIATIVOS

TRATAMIENTO

Prueba la terapia cognitivo-conductual (TCC). En la actualidad, la TCC es considerada el tratamiento más eficaz
contra el TEA. También se ha descubierto que recurrir a la TCC con la prontitud debida ayuda a evitar que el TEA se
convierta en TEPT, que es una condición similar con efectos más duraderos. [10]
 La TCC en el tratamiento para el TEA se enfoca en cambiar la forma de percibir el riesgo relacionado con el trauma
experimentado y el objetivo es procesar el trauma con la finalidad de insensibilizarte de los factores desencadenantes
que has desarrollado en torno a él.[11]
 El terapeuta te hablará sobre las reacciones físicas, emocionales y psicológicas ante el trauma de modo que puedas
reconocer mejor tus factores desencadenantes y tus reacciones. También te explicará la forma y la razón por la que
el proceso es importante para desensibilizarte de la experiencia.[12].
 El terapeuta también te proporcionará técnicas de relajación que puedas emplear durante tus reacciones de ansiedad
fuera de la oficina, así como también durante las sesiones mientras procesas el trauma verbalmente o lo imaginas y
describes en voz alta.[13]
 El terapeuta también utilizar la TCC para ayudarte a replantear tu experiencia y, de ser necesario, a superar la culpa
del superviviente.[14] Por ejemplo, en el caso de un TEA, el paciente puede haber tenido un accidente automovilístico
que provocó una muerte. Ahora podría sentirse aterrado de ingresar a un auto debido a que piensa que morirá. El
terapeuta se enfocará en la forma de pensar del paciente con respecto a este hecho y tratará de llevarlo hacia otro
rumbo. Si el paciente tiene 25 años, el terapeuta puede decirle que se ha subido en autos durante toda su vida y no
ha muerto, por lo que las estadísticas están a su favor.

Utilizar medicamentos para tratar el trastorno por estrés agudo


Toma inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS). Estos son considerados
el medicamento principal para el tratamiento del TEA.[20] Su función es modificar los niveles de
serotonina en tu cerebro, lo que ayuda a mejorar tu estado de ánimo y a reducir los niveles de
ansiedad.[21] Este tipo de medicamento sigue siendo el tratamiento más popular para el
tratamiento de una serie de trastornos mentales.
 Los ISRS más comunes son sertralina (Zoloft), citalopram (Celexa) y escitalopram (Lexapro).

Prueba la benzodiacepina. Este medicamento suele recetarse para reducir la ansiedad, de modo
que puede ser beneficioso para las personas que sufren TEA. También ayuda a dormir, lo que
alivia el insomnio que suele producirse junto con el TEA.[24]
 Los tipos comunes de benzodiacepina incluyen el clonazepam (Klonopin), el diazepam (Valium) y
el lorazepam (Ativan).

Promover la relajación y el pensamiento positivo


Alivia el estrés con la ayuda de prácticas de relajación. Se ha demostrado que las prácticas
de relajación son muy eficaces para mejorar la salud mental general. Reducen los síntomas del
estrés y pueden prevenir las recaídas del TEA. También ayudan en el tratamiento de los efectos
secundarios de las enfermedades mentales tales como el insomnio, el cansancio y la
hipertensión.
 Al momento de buscar ayuda psicológica para el tratamiento del TEA, tu terapeuta probablemente
te enseñe algunos ejercicios de relajación. Por lo general, estos ejercicios son parte de la terapia
cognitivo-conductual.

Tratamiento
 Psicoterapia
 Terapia conductual
 A veces medicamentos

La psicoterapia de apoyo es beneficiosa. Los terapeutas tranquilizan al niño sobre la legitimidad de su respuesta y
le animan a enfrentarse a sus recuerdos (como una forma de terapia de exposición). La terapia conductual se usa
para desensibilizar sistemáticamente a los niños de situaciones que les hacen revivir el suceso.

Los niños con trastorno por estrés agudo suelen evolucionar mejor que los que sufren trastorno por estrés
postraumático, pero estos últimos también mejoran si se instaura un tratamiento temprano.

Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS, ver Terapia con medicamentos para la
depresión), que son un tipo de antidepresivos, ayudan a aliviar algunos síntomas.

http://revibapst.com/data/documents/TEADSM5.pdf