Anda di halaman 1dari 8

Annales Nestlé

Reimpreso con autorización de:


Ann Nutr Metab 2012;60(suppl 2):22-29
DOI: 10.1159/000335335

Tiempo de la introducción de gluten


y riesgo de enfermedad celíaca
Jonas F. Ludvigssona Alessio Fasanob
a
Unidad de Epidemiología Clínica, Departamento de Medicina, Hospital Universitario de Karolinska e Instituto
Karolinska, Estocolomo, y Departamento de Pediatría, Hospital Universitario de Örebro, Suecia; bCentro de In-
vestigación de Biología de Mucosas y Centro para la Investigación de Enfermedad Celíaca, Escuela de Medicina
de la Universidad de Maryland, Baltimore, Md., EU

temprana en la vida puede incrementar el riesgo de EC


Mensajes clave
futura, la información sobre el impacto de la alimentación
• La nutrición infantil afecta el riesgo de desarrollar infantil es inconsistente.
enfermedad celíaca.
• La mayoría de los estudios sugieren que la lactan-
cia reduce el riesgo de enfermedad celíaca futura. Copyright ©2012 Nestec Ltd., Vevey/S. Karger AG, Basel
• La información sobre el impacto de la alimentación
complementaria sobre la enfermedad celíaca es
Introducción
inconsistente.
La enfermedad celíaca (EC) es una enfermedad mediada in-
munológicamente de larga duración que ocurre en 1 a 2% de
la población occidental.1–3 La EC se origina en la parte supe-
rior del intestino delgado y se caracteriza por atrofia de vellosi-
Palabras clave dades e inflamación del duodeno y/o yeyuno (Figura 1).4–6 La
Autoinmunidad • Lactancia • Enfermedad celíaca • Gluten enfermedad se desarrolla como consecuencia de la exposición
al gluten en algunos individuos genéticamente predispuestos
portadores del antígeno leucocitario humano (HLA, por sus
Antecedentes siglas en inglés) haplotipos DQ2/DQ8,7 y está asociada con
La leche humana es el nutriente natural para los lactantes, mortalidad8 y morbilidad considerables.9, 10 En años recientes
pero en la segunda mitad del primer año de vida la alimen- ha sido evidente que la EC no es una enfermedad exclusiva del
tación complementaria es necesaria. Muchos alimentos mundo occidental,1 pues también ocurre con una prevalencia
complementarios contienen gluten, cuya exposición se similarmente elevada en algunos países en desarrollo.11–16
asocia con el riesgo de desarrollar enfermedad celíaca (EC). En este artículo revisamos varios factores que tienen im-
La EC es una enfermedad con morbilidad y mortalidad pacto sobre el riesgo de desarrollar EC, con énfasis especial
considerables. Aunque la enfermedad celíaca se asocia con en el papel de la lactancia y el tiempo de la introducción del
ciertos marcadores genéticos, el ser portador de los antí- gluten en el desarrollo de EC. La importancia de estos factores
genos leucocitarios haplotipos DQ2 o DQ8 (prerrequisitos se demostró gracias a la epidemia de EC ocurrida en Suecia
para el desarrollo de EC) no puede explicar por completo en la mitad de la década de 1980, desencadenada en parte por
quién desarrollará o no EC. Los factores de riesgo potencia- la manera (tiempo y dosis) de la introducción del gluten en la
les para EC incluyen eventos perinatales, así como prácticas dieta infantil (Figura 2).17, 18
infantiles de alimentación. Con la excepción de que los ni-
ños que son amamantados al tiempo y más allá de la intro- Genética
ducción del gluten en la dieta pueden estar en bajo riesgo La EC es una condición multifactorial con evidencia sin pa-
de desarrollar EC, y que la fuerte carga de gluten de forma ralelo del papel clave del HLA DQA1*05-DQB1*02 (DQ2) y

© 2012 Nestec Ltd., Vevey/S. Karger AG, Basel Jonas F. Ludvigsson


0250–6807/12/0606-0022$38.00/0 Department of Pediatrics
Fax +41 61 306 12 34 Örebro University Hospital
E-Mail karger@karger.ch SE-70185 Örebro (Suecia)
www.karger.com Tel. +46 19 6021 000, E-Mail jonasludvigsson@yahoo.com
Normal 0 Atrofia parcial 3a Atrofia subtotal 3b Atrofia total 3c
Figura 1.   Histopatología del intestino normal.

DQA1*03-DQB1*0302 (DQ8) en la predisposición a la en-


fermedad.19 El mecanismo más probable que apoya la asocia- 250

Casos por 100 000 personas-año


ción de la patogénesis de EC con los genes HLA clase II es que 0–1.9 años
200 2–4.9 años
estas moléculas unen péptidos de gliadina para presentarlos a 5–14.9 años
las células T. Delinear esta unión ha aclarado la importancia
150
del espaciamiento de prolina y la desaminación de los pépti-
dos de gliadina en este proceso.20 Sin embargo, el complejo 100
HLA por sí solo no explica la susceptibilidad genética debido
a que la tasa de concordancia entre gemelos idénticos (alrede- 50
dor de 70%) es más elevada que la del HLA de los hermanos
idénticos (30%),21 lo que sugiere que factores genéticos adi- 0
1975 1980 1985 1990 1995
cionales tienen una influencia directa sobre la propensión a la Año del diagnóstico
enfermedad. Estudios genéticos recientes han identificado 39
genes no-HLA de riesgo, la mayoría de ellos relacionados con
la respuesta inmune (tanto de las respuestas inmunes innata
Figura 2.   La “epidemia sueca” de EC. Diferencias en las inciden-
y adaptativa), la inflamación y la función de la barrera intes- cias de EC en Suecia en el transcurso del tiempo [reimpreso con
tinal.22 Varios genes presentados en el complejo extendido de permiso de ref. 17].
HLA han sido implicados en la predisposición para EC. Aso-
ciaciones con el alelo del factor de necrosis tumoral (TNF)-2
también han sido reportadas, polimorfismos con los cuales involucrada en los procesos basados en actina y, por tanto, en
se ha asociado la expresión aumentada de TNF-α.23 Una serie la regulación de la barrera intestinal.26 Al tomar estos genes en
de estudios de tamizaje del genoma completo ha sido llevada conjunto, es posible que los genes no-HLA de forma conjunta
a cabo en pacientes con EC. La información concerniente a puedan contribuir más a la susceptibilidad genética para EC
genes específicos o áreas genómicas posiblemente involucra- que los genotipos HLA identificados, pero la contribución de
das no ha sido replicada de forma consistente en diferentes cada uno de los genes de predisposición no-HLA parece ser
grupos de poblaciones, lo que sugiere la existencia de una modesta.
variación interpoblacional de
genes extra-HLA asociados Factores no dietéticos
con EC. La región que ha sido La información concerniente a
para EC
ligada de forma más consis- genes específicos o áreas genómicas Varios reportes han mostrado
tente a EC está localizada en
el brazo largo del cromosoma
posiblemente involucradas no ha sido que las condiciones intrauteri-
replicada de forma consistente en nas y perinatales influyen so-
5 (5q31–33).24 También existe
evidencia para factores de sus- diferentes grupos de poblaciones, lo que bre el riesgo para EC. En 2002,
ceptiblidad en el cromosoma Sandberg-Bennich y colabora-
19. El mapeo fino de la úl-
25 sugiere la existencia de una variación dores,27 reportaron que tanto
tima región ha identificado el interpoblacional de genes extra-HLA las zón
infecciones neonatales [ra-
de momios (OR) = 1.52;
gen MYO9b, que codifica para
una miosina probablemente
asociados con EC. intervalo de confianza (IC) de

Tiempo del gluten Reimpreso con autorización de: 23


Ann Nutr Metab 2012;60(suppl 2):22–29
95%= 1.19 a 1.95] como el hecho de ser pequeño para la edad tada = 1.8; IC 95% = 0.9 a 3.6; p = 0.111).39 Para gastroenteritis al
gestacional (OR = 1.45; IC 95% = 1.20 a 1.75) incrementan el tiempo de la introducción de gluten, la razón de momios ajus-
riesgo para EC. tada fue mayor (2.6) pero los IC de 95% fueron muy amplios
Aunque varios estudios han mostrado que el tabaquismo debido a poder insuficiente (0.2 a 30.8)39. Un estudio estadouni-
está asociado con bajo riesgo para EC, el tabaquismo materno dense encontró que los niños con al menos dos infecciones por
podría de hecho incrementar el riesgo para EC en la descen- rotavirus tuvieron un riesgo incrementado para EC pero sólo
dencia.26 Los efectos deletéreos del tabaquismo materno con cuando la información fue analizada al utilizar pruebas de ten-
respecto al riesgo de EC han sido confirmados en dos estudios dencia (p = 0.037).38 La razón no ajustada para el desarrollo de
más recientes,28, 29 que alcanzaron significancia estadística en el EC después de al menos dos infecciones por rotavirus fue 3.76
estudio más grande,27 mas no en el segundo.28 (IC 95% = 0.76 a 18.7; p = 0.244 cuando la volvimos a calcular
Hasta la fecha no está claro si realizar cesárea incrementa30 mediante la prueba exacta de Fisher).38
o disminuye28 el riesgo para EC en la descendencia. La hipótesis
tras la cesárea recae en el mayor riesgo para EC que tienen los Lactancia
lactantes que no se exponen a la flora vaginal materna (que po- Varios estudios sobre lactancia materna y EC sugieren que la
dría establecer un microbioma intestinal “tolerogénico”), puesto lactancia reduce el riesgo para EC futura.40 Sin embargo, hacen
que ellos no atraviesan el canal de nacimiento. falta estudios aleatorizados y, con pocas excepciones,28, 39, 41 los
estudios existentes se han basado en información recolectada
de forma retrospectiva.42–47 El estudio más grande de casos y
Varios reportes han mostrado que las controles hasta la fecha es el realizado por Ivarsson y colabora-
condiciones intrauterinas y perinatales dores,46 en el que los autores encontraron un riesgo reducido
para EC futura en niños con edades de 0 a 1.9 años al momen-
influyen sobre el riesgo para EC. to del diagnóstico, pero no en niños con edades de 2.0 a 14.9
años al momento del diagnóstico. El efecto protector en los
niños < 2 años fue mayor en aquellos que fueron amaman-
Desde que Kagnoff y colaboradores31 reportaron en su des- tados de forma posterior a la introducción del gluten (OR =
tacado artículo que los adenovirus pueden estar involucrados 0.36; IC 95% = 0.26 a 0.51). Otros dos estudios44, 46 encontra-
en la patogénesis de la EC, los investigadores han tratado de ron resultados similares, mientras que un estudio de casos y
identificar el papel de las enfermedades infecciosas en su pa- controles, controlado para estado HLA, no halló asociación
togénesis. Los hallazgos paralelos de un papel potencial de las entre la lactancia al tiempo de la introducción del gluten y el
infecciones virales en la diabetes tipo 1, otra enfermedad au- riesgo para EC; sin embargo, este estudio sólo estuvo basado
toinmune que también confiere un riesgo incrementado para en ocho casos con EC silenciosa.45
EC,32–34 ha surgido este interés. Al menos cuatro estudios han Por otra parte, el estudio más reciente de casos y contro-
evaluado la temporada de nacimiento y EC,35–38 con los dos más les realizado por Decker y colaboradores30 reportó resultados
grandes estudios36, 37 que sugieren que nacer durante la primave- opuestos. En su estudio, la lactancia se asoció con un incre-
ra-verano podría estar asociado con riesgo incrementado para mento estadísticamente significativo para EC (OR = 1.99, IC
EC en niños. La evidencia es menos clara cuando se evalúan 95% = 1.12 a 3.51).29 No obstante, debe subrayarse que éste fue
las infecciones reales. Un estudio alemán encontró que los ni- un análisis secundario, puesto que el objetivo primario del es-
ños con EC habían experimentado enfermedad gastrointestinal tudio de Decker y colaboradores29 fue el evaluar el riesgo para
más temprana (GI) de manera más frecuente (tanto infecciosa enfermedad pediátrica gastrointestinal en la descendencia de
como no infecciosa) previo al desarrollo del diagnóstico de EC madres a quienes se les practicó cesárea.
(OR ajustada = 2.97; IC 95% = 1.08 a 8.14).30 Sin embargo, este El estudio estadounidense realizado por Norris y colabo-
estudio se basó en información retrospectiva; el sesgo de recor- radores41 realizó el seguimiento de 1 560 niños con HLA-DR3
dar mezclado con los síntomas actuales de EC que precedieron o DR4 a través de exámenes sanguíneos rutinarios y cues-
al diagnóstico de EC no pueden ser descartados como una ex- tionarios. El principal resultado fue EC autoinmune, que
plicación probable.30 Por otra parte, Welander y colaboradores39 requiere dos pruebas serológicas positivas o un estudio san-
utilizaron de forma prospectiva información recolectada para guíneo positivo y una biopsia de intestino delgado concor-
examinar el papel de las enfermedades infecciosas previo al dante con EC. Algunos de los niños (49%, 25/51) con EC
diagnóstico de EC. Aunque 40.9% de los niños con EC tuvo una autoinmune fueron amamantados cuando se les introdujo
infección al tiempo de la introducción del gluten comparados en la dieta trigo, cebada o centeno por primera vez, en com-
con 26.8% de los niños sin diagnóstico de EC (p = 0.035), la paración con 44% (660/1 509) de los controles (p > 0.05). La
diferencia disminuyó después de realizar ajustes para la edad de duración actual de la lactancia fue mayor en los lactantes con
la introducción del gluten y la duración de la lactancia (OR ajus- EC autoinmune (duración media: 8.8 meses) que en los con-

24 Reimpreso con autorización de: Ludvigsson/Fasano


Ann Nutr Metab 2012;60(suppl 2):22–29
Tiempo de la introducción del gluten
Pero la exposición en el estudio británico Dos grandes estudios suecos han fallado en demostrar alguna
fue “haber sido alguna vez amamantado” asociación entre el tiempo de la introducción del gluten en la
y por lo tanto añadió poca información dieta y el riesgo para EC.39,18 Introducir gluten a la edad de cin-
co a seis meses no incrementó el riesgo para EC en el estudio
al hecho de si la lactancia al tiempo de de Ivarsson y colaboradores18 (OR = 1.4; IC 95% = 0.87 a 2.4).
la introducción del gluten es un factor Además, esta tendencia desapareció en el análisis multivaria-
do como factor de riesgo independiente. Al utilizar la edad de
protector contra EC o no. cinco a seis meses como referencia cuando se estiman razones
de riesgo para EC futura, Welander y colaboradores39 mostra-
troles (6.8 meses).41 Una de las mayores fortalezas del estudio ron que no hubo diferencia en el riesgo para EC en lactantes
en este artículo es que los autores analizaron su población para con edad de tres a cuatro meses o siete a ocho meses al tiempo
EC.40 Muchos otros estudios se han enfocado en el diagnóstico de la introducción del gluten. Otros estudios confirmaron la
sintomático de la EC para llegar al diagnóstico médico18, 28, 39 y falta de una asociación entre el tiempo de la introducción del
pudo argumentarse en ese momento que sus hallazgos sólo gluten y el desarrollo posterior de EC.42–44,46,48
se aplicaban a los síntomas de EC, o que la lactancia podría El único estudio que mostró una asociación entre la edad
retardar el inicio de los síntomas18 y llevar a menos casos
al tiempo de la introducción del gluten y la EC es el que rea-
diagnosticados con EC de forma temprana.
lizaron Norris y colaboradores.40 Al utilizar la edad de cuatro
En un estudio sueco, Welander y colaboradores39 uti-
a seis meses como la categoría de referencia para la introduc-
lizaron información recolectada de forma prospectiva del
ción del gluten, los lactantes que lo consumieron a la edad de
estudio ABIS (All Babies in South-east Sweden) y no detec-
uno a tres meses tuvieron un riesgo 23 veces incrementado
taron alguna asociación entre la duración de la lactancia y
el desarrollo subsecuente de EC. Los autores tampoco en-
contraron algún vínculo entre la duración de la lactancia y Sin embargo, debe enfatizarse que el
el desarrollo de EC tardía cuando se consideró la edad de
la introducción del gluten y de forma prospectiva regis-
número de niños que desarrollaron EC
traron las infecciones en el momento de la introducción de aquellos expuestos a gluten antes de
del gluten. De hecho, los autores reportaron una tenden- los cuatro meses de edad fue pequeño.
cia hacia la terminación temprana de la lactancia como
factor protector contra EC (p. ej., riesgo de EC tardía en
la descendencia de madres que terminaron la lactancia a
los 0 a 2 meses de la edad del lactante: OR = 0.7; a los 3 para EC; aquellos que consumieron gluten después de la edad
a 4 meses: 0.7, y a los 4 a 5 meses: 0.3). Sin embargo, debe de seis meses tuvieron un riesgo cuatro veces incrementado
recalcarse que ninguno de estos riesgos estimados alcan- para EC.41 Sin embargo, debe enfatizarse que el número de
zaron la significancia estadística.39 niños que desarrollaron EC de aquellos expuestos a gluten
En un estudio británico de Roberts y colaboradores,28 antes de los cuatro meses de edad fue pequeño (tres niños
los autores utilizaron información del estudio del registro de desarrollaron EC en esta categoría, de forma opuesta a lo es-
uniones de Oxford. Este estudio no encontró diferencia en la perado “0.13 niños”).41
incidencia acumulada de EC entre los lactantes amamantados
(32.4/100 000) y no amamantados (43.2/100 000; p = 0.28). Cantidad de gluten
Pero la exposición en el estudio británico fue “haber sido algu- El promedio del consumo de gluten en una población pe-
na vez amamantado” y por lo tanto añadió poca información diátrica en Los Países Bajos fue de alrededor de 1 g a los seis
al hecho de si la lactancia al tiempo de la introducción del glu- meses de edad, con un aumento rápido a 6 g/día a la edad
ten es un factor protector contra EC o no. de ocho meses y permanencia en ese nivel hasta los 12 me-
En resumen, la mayoría de los estudios apunta hacia un ses de edad.49 De esta forma parece probable que la cantidad
efecto protector de la lactancia contra la EC, pero no está de gluten tiene una influencia sobre el riesgo para EC.18 En
claro si este efecto protector es persistente o sólo representa un estudio sueco, los niños con EC tuvieron de forma más
un retraso en el diagnóstico de EC.48 Uno de los mecanismos frecuente cantidades grandes (en oposición a “pequeñas-
que potencialmente explican una relación inversa entre la lac- medias” cantidades) diarias de gluten dos semanas después
tancia y la EC es que continuar la lactancia podría reducir la de su introducción en la dieta en comparación con controles
cantidad de gluten administrado.18 Los anticuerpos IgA de la pareados por edad y sexo. Pero esta asociación sólo se obser-
leche humana podrían también disminuir la respuesta inmu- vó en los lactantes diagnosticados antes de los dos años de
ne contra el gluten. edad.18 No hubo diferencia en la cantidad de harinas intro-

Tiempo del gluten Reimpreso con autorización de: 25


Ann Nutr Metab 2012;60(suppl 2):22–29
ducidas en la primera parte entre los casos con EC y los con-
troles sanos.18 Varios autores han implicado también el con- Además es sabido que la cantidad de
sumo divergente de harinas como una explicación para las gluten en la dieta correlaciona con
diferencias geográficas en la incidencia de EC en Europa.50–52 el daño en la mucosa,52,53 y por ello
Además, es sabido que la cantidad de gluten en la dieta corre-
laciona con el daño en la mucosa,53, 54 y por ello especulamos especulamos que grandes cantidades
que grandes cantidades de gluten en la dieta temprana sin de gluten en la dieta temprana sin
leche materna podría detonar más síntomas en niños con
EC y así, el diagnóstico de EC. También hemos demostrado leche materna podría detonar más
que los adultos con EC podrían tolerar mas de 50 mg/día de síntomas en niños con EC y así, el
gluten sin daño de la mucosa.55 diagnóstico de EC.
Estudios en curso
Como se ha resumido previamente, varios estudios retros- toinmunes relacionados con EC en una gran cohorte de lac-
pectivos han sugerido que la edad al tiempo de la introduc- tantes en riesgo (familiares de primer grado con EC); b) otros
ción de gluten en la dieta de los lactantes en riesgo de EC factores ambientales, en particular el papel de la lactancia; c)
podría afectar la incidencia de la enfermedad. Sin embargo, diferentes genotipos HLA DQ2/DQ8 (bajo riesgo vs. alto ries-
la información que apoya esta hipótesis es circunstancial, go) para la predisposición para EC y su interacción con los
limitada por su diseño retrospectivo, y a menudo critica- patrones de nutrición infantil. Entre octubre de 2004 y junio
da por interpretaciones alternativas, lo que sugiere que el de 2007, 729 lactantes (51% hombres) con riesgo incremen-
retraso en la exposición a gluten sólo retrasa el comienzo tado para EC fueron enrolados en este estudio multicéntrico
de los síntomas más que prevenir la enfermedad. Debido de intervención conducido en Italia. Al destete, los lactantes
al diseño seccional cruzado de estos estudios, no queda fueron asignados a la introducción de gluten en su dieta entre
claro si las asociaciones microbianas reportadas (ver más el cuarto y sexto mes (grupo A) o después del mes 12 (grupo
adelante) son patogénicas o meramente la consecuencia B); posteriormente entraron a un periodo de seguimiento de
de la inflamación intestinal. Con objeto de aclarar el papel de cinco años. La dieta (duración de la lactancia, tipo de fórmula,
la nutrición del lactante en el riesgo de desarrollo de EC, adherencia al plan de dieta y cantidad de gluten ingerida) y
al menos dos estudios prospectivos de intervención se han la información clínica fueron colectados vía telefónica o con
iniciado en fecha reciente. Los resultados de estos estudios entrevistas personales a los cuatro, siete, nueve y 12 meses de
a largo plazo estarán disponibles en pocos años. edad. La serología para EC (anticuerpos IgA antitransgluta-
minasa) fue desarrollada a los 15 (más genotipo HLA-DQ),
El estudio PreventCD Family 24, 36 y 60 meses de edad. La biopsia de intestino delgado fue
Este estudio prospectivo, doble ciego, controlado por placebo recomendada para todos los lactantes que mostraron positivi-
está en curso en la actualidad en 10 países europeos, con un dad para las pruebas serológicas para EC. En la última actuali-
total de 1 000 niños incluidos.56 Los niños participantes y sus zación del estudio (septiembre de 2011), 100% de los lactantes
madres serán seguidos por un periodo de uno a tres años. El había completado el seguimiento de 36 meses. El 52% de los
proyecto estudiará la influencia de la dieta temprana en la pre- lactantes fue enrolado en el grupo A y 48% en el grupo B. La
vención de EC. El concepto general es que pequeñas cantida- prevalencia de biopsias positivas para EC a los 24 meses fue
des de sustancias alimenticias sean administradas de manera de 8% para el grupo A y 2% para el grupo B (p < 0.01). Sin
gradual para “enseñar” al sistema inmune a no responder a embargo, esta diferencia disminuyó a los 36 meses de segui-
estos alimentos. A esto también se le llama “desensibilización” miento, cuando la prevalencia de EC llegó a ser similar en los
o “inducción a la tolerancia oral”. Después de la tipificación de dos grupos (alrededor de 10%). Combinados, estos resultados
HLA, los recién nacidos DQ2+ y/o DQ8+ de familias en ries- sugieren que la introducción retardada de gluten sólo retrasa
go de EC son aleatorizados y colocados de forma ciega para el comienzo de EC más que prevenirla. Sin embargo, no hubo
intervención con 100 mg de gluten o placebo (lactosa). Des- incremento en el riesgo de desarrollar EC como se había re-
pués de los seis meses de edad el gluten es gradualmente in- portado con anterioridad40.
troducido en su dieta. Los anticuerpos EC son monitorizados
cada tres a seis meses para revelar la sensibilización al gluten. Microbiota intestinal y comienzo de EC
Un estudio de seguimiento de los procesos de colonización
El estudio Italian Baby intestinal de la miocrobiota del intestino fue conducido en 20
Esta es otra iniciativa enfocada a evaluar el papel de: a) la edad niños suecos estratificados por riesgo bajo, medio y alto para
al tiempo de la introducción sobre los cambios serológicos au- desarrollar EC. Las proporciones totales de bacterias fueron

26 Reimpreso con autorización de: Ludvigsson/Fasano


Ann Nutr Metab 2012;60(suppl 2):22–29
mucho más altas en los grupos genéticos de medio y alto ries-
go para EC que en grupos de bajo riesgo. Las bacterias gram- A pesar de que algunos estudios
negativas y las proporciones de Bacteroides-Prevotella fueron recientes no muestran una asociación
mayores en el grupo genético de alto riesgo en comparación (incluso positiva) entre la lactancia y la
con los grupos de medio y bajo riesgo. En este estudio, el aná-
lisis de la microbiota fecal fue conducido por hibridización de EC tardía, la mayoría de la información
fluorescencia in situ y citometría de flujo.57 Ambos métodos sugiere que la lactancia al tiempo de
fenotípicos presentaron una tasa sustancial de variabilidad y
podrían justificarse en la interpretación individual subjetiva, la introducción del gluten en la dieta
mientras que la secuenciación del DNAr 16S, con base en la reduce el riesgo de desarrollar EC.
variabilidad especie-específica de las pequeñas subunidades
ribosomales, se ha vuelto la técnica cualitativa de referencia
para la taxonomía bacteriana y la identificación.58 ciones con probióticos podrían potencialmente estabilizar la
En lactantes sanos, como los describió Palmer y colabora- microbiota intestinal de estos niños en riesgo para prevenir y/o
dores,58 los bacteroidetes colonizan y se establecen en el trac- retrasar el comienzo de EC.
to GI. Aunque varían de niño a niño al tiempo de su primera
Conclusiones
La lactancia materna es la alimentación natural de los lac-
Contrario a nuestros estudios tantes, pero alrededor de los seis meses de edad éstos nece-
prospectivos recientes de la microbioma sitan alimentación complementaria. La intrincada interac-
ción entre la lactancia y la introducción del gluten (cantidad
intestinal de lactantes en riesgo de EC y tiempo) ha sido tema de varios estudios. A pesar de que
sugieren que sus ecosistemas microbianos algunos reportes recientes no muestran una asociación (in-
cluso positiva) entre la lactancia y la EC tardía, la mayoría
son diferentes que los de aquellos de la información sugiere que la lactancia al tiempo de la
lactantes no predispuestos a EC. introducción del gluten reduce el riesgo de desarrollar EC.
También es posible que alcanzar de forma rápida una ingesta
diaria comparativamente grande de gluten después de iniciar
aparición, están presentes de forma consistente en casi todos
la alimentación complementaria pueda incrementar el riesgo
los lactantes a los 24 meses. La microbiota saludable evolucio-
de EC. En el futuro, cuando seamos capaces de analizar con
na durante los diferentes estadios de la vida y en los lactantes
mayor cuidado los resultados de algunos de los estudios en
muestra una tasa más baja de Firmicutes a Bacteroidetes en
curso, podremos emitir refinadas conclusiones, al considerar
comparación con los adultos. En general, los ecosistemas mi-
también la predisposición genética. Esto podría resultar en
crobianos en cada niño sano mantienen estabilidad mediante
recomendaciones basadas en evidencia sobre la introduc-
la convergencia hacia un perfil característico del tracto GI del
adulto en el primer año de vida.59 De forma contraria, nues- ción del gluten en la dieta de los lactantes.
tros estudios prospectivos recientes de la microbioma intesti-
nal de lactantes en riesgo de EC sugieren que sus ecosistemas Agradecimientos
J.F.L fue apoyado por el Consejo Sueco de Investigación (522-2A09-
microbianos son diferentes que los de aquellos lactantes no
195) y la Sociedad Sueca de Medicina. Este proyecto fue apoyado por
predispuestos a EC [Ravel y Fasano, pers. commun.]. Nuestros fondos proporcionados por la Sociedad Sueca de Medicina y por el
estudios revelaron que el proceso de colonización es muy diná- Consejo Sueco de Investigación en Medicina (522-2A09-195).
mico, con un alto grado de variación intersujeto en el tiempo.
A diferencia de los niños no predispuestos para EC, la micro- Declaración de conflictos de interés
biota de los lactantes en riesgo de EC no se estabiliza hacia la Los autores declaran no tener conflictos de interés. Ninguno de los
microbiota del adulto. Miembros del filum Bacteroidetes están contribuyentes tuvo algún papel en el diseño o conducción del estudio;
ausentes de la microbiota GI hasta los 24 meses, mientras que recolección, manejo, análisis e interpretación de los datos; así como en
éstos predominan en los lactantes no predispuestos para EC. la preparación, revisión o aprobación del manuscrito. La escritura de
Esta información sugiere que la dieta temprana y/o interven- este artículo fue apoyada por el Nestlé Nutrition Institute.

Tiempo del gluten Reimpreso con autorización de: 27


Ann Nutr Metab 2012;60(suppl 2):22–29
Referencias
1 Fasano A, Berti I, Gerarduzzi T, et al: Preva- 16 Akbari MR, Mohammadkhani A, Fakheri H, 32 Yoon JW, Austin M, Onodera T, et al: Isolation
lence of celiac disease in at-risk and not-atrisk et al: Screening of the adult population in Iran of a virus from the pancreas of a child with
groups in the United States: a large multi- for coeliac disease: comparison of the tissue- diabetic ketoacidosis. N Engl J Med 1979; 300:
center study. Arch Intern Med 2003; 163: 286– transglutaminase antibody and antiendo- 1173–1179.
292. mysial antibody tests. Eur J Gastroenterol 33 Oldstone MB, Nerenberg M, Southern P, et al:
2 Maki M, Mustalahti K, Kokkonen J, et al: Hepatol 2006; 18: 1181–1186. Virus infection triggers insulin-dependent
Prevalence of celiac disease among children 17 Ivarsson A, Persson LA, Nystrom L, et al: Epi- diabetes mellitus in a transgenic model: role
in Finland. N Engl J Med 2003; 348: 2517– demic of coeliac disease in Swedish children. of anti-self (virus) immune response. Cell
2524. Acta Paediatr 2000; 89: 165–171, comments 1991; 65: 319–331.
3 Walker MM, Murray JA, Ronkainen J, et al: pp 140–141, 749–750. 34 Hyoty H, Hiltunen M, Knip M, et al: A prospec-
Detection of celiac disease and lymphocytic 18 Ivarsson A, Hernell O, Stenlund H, et al: tive study of the role of coxsackie B and other
enteropathy by parallel serology and histopa- Breast-feeding protects against celiac disease. enterovirus infections in the pathogenesis of
thology in a population-based study. Gastro- Am J Clin Nutr 2002; 75: 914–921. IDDM. Childhood Diabetes in Finland (DiMe)
enterology 2010; 139: 112–119. 19 Karell K, Louka AS, Moodie SJ, et al: HLA types Study Group. Diabetes 1995; 44: 652–657.
4 Marsh MN: Gluten, major histocompatibility in celiac disease patients not carrying the DQA1 35 Kokkonen J, Simila S, Vuolukka P: The inci-
complex, and the small intestine. A molecular * 05-DQB1 * 02 (DQ2) heterodimer: results dence of coeliac disease and pyloric stenosis
and immunobiologic approach to the spec- from the European Genetics Cluster on Celiac in children in Northern Finland. Ann Clin
trum of gluten sensitivity (‘celiac sprue’). Gas- Disease. Hum Immunol 2003; 64: 469–477. Res 1982; 14: 123–128.
troenterology 1992; 102: 330–354. 20 Qiao SW, Bergseng E, Molberg O, et al: Refin- 36 Ivarsson A, Hernell O, Nystrom L, et al: Chil-
5 Oberhuber G, Granditsch G, Vogelsang H: The ing the rules of gliadin T cell epitope binding dren born in the summer have increased risk
histopathology of coeliac disease: time for a to the disease-associated DQ2 molecule in for coeliac disease. J Epidemiol Community
standardized report scheme for pathologists. celiac disease: importance of proline spacing Health 2003; 57: 36–39.
Eur J Gastroenterol Hepatol 1999; 11: 1185–1194. and glutamine deamidation. J Immunol 2005; 37 Tanpowpong P, Vassallo M, Katz AK, et al:
6 Corazza GR, Villanacci V: Coeliac disease. J 175: 254–261. Season of birth and celiac disease in Massa-
Clin Pathol 2005; 58: 573–574. 21 Greco L, Romino R, Coto I, et al: The first chusetts children (abstract Su1254). Gastro-
7 Sollid LM, Thorsby E: HLA susceptibility large population based twin study of coeliac enterology 2011; 140(suppl 1):S442.
genes in celiac disease: genetic mapping and disease. Gut 2002; 50: 624–628. 38 Stene LC, Honeyman MC, Hoffenberg EJ, et
role in pathogenesis. Gastroenterology 1993; 22 Trynka G, Wijmenga C, van Heel DA: A genet- al: Rotavirus infection frequency and risk of
105: 910–922. ic perspective on coeliac disease. Trends Mol celiac disease autoimmunity in early child-
8 Ludvigsson JF, Montgomery SM, Ekbom A, et Med 2010; 16: 537–550. hood: a longitudinal study. Am J Gastroenter-
al: Small-intestinal histopathology and mor- 23 Louka AS, Lie BA, Talseth B, et al: Coeliac dis- ol 2006; 101: 2333–2340.
tality risk in celiac disease. JAMA 2009; 302: ease patients carry conserved HLA-DR3- DQ2 39 Welander A, Honeyman MC, Hoffenberg EJ,
1171–1178. haplotypes revealed by association of TNF al- et al: Infectious disease and risk of later celiac
9 West J, Logan RF, Smith CJ, et al: Malignancy leles. Immunogenetics 2003; 55: 339– 343. disease in childhood. Pediatrics 2010;
and mortality in people with coeliac disease: 24 Greco L, Corazza G, Babron MC, et al: Ge- 125:e530–e536.
population based cohort study. BMJ 2004; nome search in celiac disease. Am J Hum 40 Akobeng AK, Ramanan AV, Buchan I, et al: Ef-
329: 716–719. Genet 1998; 62: 669–675. fect of breast feeding on risk of coeliac disease: a
10 Elfström P, Granath F, Ekström Smedby K, et 25 Van Belzen MJ, Meijer JW, Sandkuijl LA, et al: systematic review and meta-analysis of observa-
al: Risk of lymphoproliferative malignancy in A major non-HLA locus in celiac disease tional studies. Arch Dis Child 2006; 91: 39–43.
relation to small intestinal histopathology maps to chromosome 19. Gastroenterology 41 Norris JM, Barriga K, Hoffenberg EJ, et al:
among patients with celiac disease. J Natl 2003; 125: 1032–1041. Risk of celiac disease autoimmunity and tim-
Cancer Inst 2011; 103: 436–444. 26 Monsuur AJ, Bakker PI, Alizadeh BZ, et al: My- ing of gluten introduction in the diet of in-
11 Gandolfi L, Pratesi R, Cordoba JC, et al: Preva- osin IXB variant increases the risk of celiac fants at increased risk of disease. JAMA 2005;
lence of celiac disease among blood donors in disease and points toward a primary intestinal 293: 2343–2351.
Brazil. Am J Gastroenterol 2000; 95: 689–692. barrier defect. Nat Genet 2005; 37: 1341–1344. 42 Auricchio S, Follo D, de Ritis G, et al: Does
12 Gomez JC, Selvaggio GS, Viola M, et al: Preva- 27 Sandberg-Bennich S, Dahlquist G, Kallen B: breast feeding protect against the develop-
lence of celiac disease in Argentina: screening Coeliac disease is associated with intrauterine ment of clinical symptoms of celiac disease in
of an adult population in the La Plata area. growth and neonatal infections. Acta Paediatr children? J Pediatr Gastroenterol Nutr 1983; 2:
Am J Gastroenterol 2001; 96: 2700– 2704. 2002; 91: 30–33. 428–433.
13 Abu-Zekry M, Kryszak D, Diab M, et al: Prev- 28 Roberts SE, Williams JG, Meddings D, et al: 43 Greco L, Auricchio S, Mayer M, et al: Case
alence of celiac disease in Egyptian children Perinatal risk factors and coeliac disease in chil- control study on nutritional risk factors in
disputes the east-west agriculture-dependent dren and young adults: a record linkage study. celiac disease. J Pediatr Gastroenterol Nutr
spread of the disease. J Pediatr Gastroenterol Aliment Pharmacol Ther 2009; 29: 222–231. 1988; 7: 395–399.
Nutr 2008; 47: 136–140. 29 Ludvigsson JF, Ludvigsson J: Parental smok- 44 Falth-Magnusson K, Franzen L, Jansson G, et
14 Remes-Troche JM, Ramirez-Iglesias MT, Ru- ing and risk of coeliac disease in offspring. al: Infant feeding history shows distinct differ-
bio- Tapia A, et al: Celiac disease could be a Scand J Gastroenterol 2005; 40: 336–342. ences between Swedish celiac and reference
frequent disease in Mexico: prevalence of tis- 30 Decker E, Engelmann G, Findeisen A, et al: children. Pediatr Allergy Immunol1996; 7: 1–5.
sue transglutaminase antibody in healthy Cesarean delivery is associated with celiac dis- 45 Ascher H, Krantz I, Rydberg L, et al: Influence
blood donors. J Clin Gastroenterol 2006; 40: ease but not inflammatory bowel disease in of infant feeding and gluten intake on coeliac
697–700. children. Pediatrics 2010; 125:e1433– e1440. disease. Arch Dis Child 1997; 76: 113– 117.
15 Sood A, Midha V, Sood N, et al: Prevalence of 31 Kagnoff MF, Paterson YJ, Kumar PJ, et al: 46 Peters U, Schneeweiss S, Trautwein EA, et al:
celiac disease among school children in Pun- Evidence for the role of a human intestinal ad- A case-control study of the effect of infant
jab, North India. J Gastroenterol Hepatol enovirus in the pathogenesis of coeliac dis- feeding on celiac disease. Ann Nutr Metab
2006; 21: 1622–1625. ease. Gut 1987; 28: 995–1001. 2001; 45: 135–142.

28 Reimpreso con autorización de: Ludvigsson/Fasano


Ann Nutr Metab 2012;60(suppl 2):22–29
47 Rinne M, Kalliomaki M, Arvilommi H, et al: plausible explanation. J Pediatr Gastroenterol 56 Hogen Esch CE, Rosen A, Auricchio R, et al:
Effects of probiotics and breastfeeding on the Nutr 1995; 21: 64–68. The PreventCD Study design: towards new
bifidobacterium and lactobacillus/enterococ- 52 Mitt K, Uibo O: Low cereal intake in Estonian strategies for the prevention of coeliac dis-
cus microbiota and humoral immune re- infants: the possible explanation for the low ease. Eur J Gastroenterol Hepatol 2010; 22:
sponses. J Pediatr 2005;147:186–191. frequency of coeliac disease in Estonia. Eur J 1424–1430.
48 Greco L, Mayer M, Grimaldi M, et al: The Clin Nutr 1998; 52: 85–88. 57 De Palma G, Capilla A, Nadal I, et al: Interplay
effect of early feeding on the onset of symp- 53 Doherty M, Barry RE: Gluten-induced muco- between human leukocyte antigen genes and the
toms in celiac disease. J Pediatr Gastroenterol sal changes in subjects without overt small- microbial colonization process of the newborn
Nutr 1985; 4: 52–55. bowel disease. Lancet 1981; 1: 517–520. intestine. Curr Issues Mol Biol 2010; 12: 1–10.
49 Hopman EG, Kiefte-de Jong JC, le Cessie S, et al: 54 Catassi C, Rossini M, Ratsch IM, et al: Dose 58 Mignard S, Flandrois JP: 16S rRNA sequenc-
Food questionnaire for assessment of infant glu- dependent effects of protracted ingestion of ing in routine bacterial identification: a
ten consumption. Clin Nutr 2007; 26: 264–271. small amounts of gliadin in coeliac disease 30-month experiment. J Microbiol Methods
50 Michaelsen KF, Weile B, Larsen P, et al: Does children: a clinical and jejunal morphomet- 2006; 67: 574–581.
the low intake of wheat in Danish infants ric study. Gut 1993; 34: 1515–1519. 59 Palmer C, Bik EM, DiGiulio DB, et al: Devel-
cause the low incidence rate of coeliac dis- 55 Catassi C, Fabiani E, Iacono G, et al: A pro- opment of the human infant intestinal micro-
ease? Acta Paediatr 1993; 82: 605–606. spective, double-blind, placebo-controlled biota. PLoS Biol 2007; 5:e177.
51 Weile B, Cavell B, Nivenius K, et al: Striking trial to establish a safe gluten threshold for
differences in the incidence of childhood ce- patients with celiac disease. Am J Clin Nutr
liac disease between Denmark and Sweden: a 2007; 85: 160–166.

Tiempo del gluten Reimpreso con autorización de: 29


Ann Nutr Metab 2012;60(suppl 2):22–29