Anda di halaman 1dari 3

Conflictos territoriales.

El caso del Paraje La Armonía


Introducción
Desarrollo sustentable. Concepto. Crítica.
En la década del ochenta las preocupaciones de administrar los recursos del medio
ambiente a fin de asegurar un progreso y una supervivencia sostenibles llevaron a la
concientización de que es imposible separar las cuestiones de desarrollo económico de
las del medio ambiente. Es así como el desarrollo sostenible se convierte en objetivo de
las naciones industriales y de las de en desarrollo. El motor del crecimiento económico
es la tecnología, pero ella implica grandes riesgos, como son, nuevas formas de
contaminación y la introducción de variedades de vida que podrían alterar el curso de la
evolución. Que el desarrollo sea sostenible implica “asegurar que satisfaga las
necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones
para satisfacer las propias” (CMMAD,1987:29). La génesis del concepto de desarrollo
sustentable está fuertemente ligada al ámbito de la política y los organismos
internacionales (Arocena y Porcecanzki,2010)
El concepto de desarrollo sostenible implica límites, no absolut6s, sino limitaciones que
imponen los recursos medioambientales, la tecnología, la organización social y la
capacidad de la biosfera de absorber los efectos de las actividades humanas. Éste deberá
apoyarse en la voluntad política centrándose en la población, la seguridad alimentaria, la
desaparición de especies y recursos genéticos, la energía, la industria y el asentamiento
humano. En el informe Brundtland la dimensión ambiental se incorpora junto a las
dimensiones económica y social. La participación ciudadana es indispensable para
avanzar hacia la sustentabilidad. Es así como el desarrollo sustentable se transforma en
nuevo paradigma de desarrollo, en lo ambiental, en lo social, en lo cultural y en lo
político. (CMMAD,1987)
Como critica a este informe se puede observar la atribución a los pobres de la
contaminación ambiental, así como la continuidad del modelo económico capitalista, a
través de la ayuda financiera de los organismos internacionales y el medio ambiente
subordinado a la economía. Si bien se está a favor de la sustentabilidad lo económico
siempre se privilegia.
Arocena y Porcecanzki (2010) señalan en cuanto al concepto, que se debería crear una
definición de lo que se entiende por desarrollo sustentable, mínima, con la que se pueda
establecer si un país transita por la senda del desarrollo sustentable o no.
El desarrollo sustentable y los problemas ambientales globales

En la práctica poco se ha podido avanzar para limitar la acción humana sobre un


medioambiente limitante y economías emergentes como las de China e India hacen mayor
presión sobre los recursos, haciendo difícil el diseño de desarrollo sustentable. El
calentamiento global, la degradación ambiental, la acidificación de los océanos, la pérdida
de biodiversidad, la mayor urbanización, el aumento de la población mundial, la
sobreexplotación de los recursos terrestres y marinos, van ganando visibilidad social.
(Guerra y Schmidt, 2016)

El papel de las CCSS y los problemas globales

Pero a pesar de esta visibilidad social, hasta hoy los científicos sociales no logran ver muy
bien que la problemática social contemporánea supone, la existencia de una problemática
ambiental relacionada. Para que las ciencias sociales puedan aproximarse a los problemas
ambientales sería necesario un cambio de paradigma, que asuma una relación equilibrada
entre las sociedades humanas y los ecosistemas naturales, ya que el paradigma
antropocéntrico de las ciencias sociales es altamente funcional a la idea de progreso de Ja
modernidad rechazando cualquier posibilidad de escasez de recursos naturales o de otro
tipo cualquiera. (Leis,2001)

Las ciencias físicas y económicas han sido las predominantes en el análisis del cambio
climático; el modelo de comportamiento económico humano ha dominado la política
medioambiental y ha hecho que la economía sea la disciplina hegemónica, mientras que
el enfoque de las ciencias sociales sobre el cambio climático está ausente de los análisis
y soluciones sobre el mismo. Por lo que la sociedad y la sociología han de considerarse
como una unidad en el análisis del cambio climático ya que el mundo se enfrenta a
amenazas cuyos orígenes se encuentran con los mismos triunfos de la sociedad moderna
(Urry,2011)

Tal como expone Beck (1998) “En la modernidad avanzada, la producción social de
riqueza va acompañada sistemáticamente por la producción social de riesgos”. La
construcción social de la sociedad del riesgo, producida en el proceso avanzado de
modernización, plantea problemas que son consecuencia del desarrollo técnico-
económico mismo. A la vez que el proceso de modernización se vuelve reflexivo, quedan
liberadas fuerzas destructivas. Se solapan así, situaciones y conflictos sociales. Los
riesgos de la modernización se sustraen a la percepción y más bien residen en la esfera de
las fórmulas químico-físicas. Es así como la sociedad industrial produce con el
aprovechamiento económico de los riesgos causados por ella, las situaciones de peligro y
el potencial político de la sociedad del riesgo. En el complejo sistema del modo industrial
de producción intervienen particulares actores de la modernización en la economía, la
agricultura, el derecho y la política. La fuerza de los riesgos hace que la sociedad mundial
se convierta en una comunidad de peligros. El riesgo es global, los perjuicios son
fundamentalmente ecológicos y están condicionados por motivos políticos, sociales,
económicos. La agricultura intensiva, el uso de cantidades de fertilizantes e insecticidas
químicos destructivos para el medio ambiente y la contaminación de los suelos, se
producen por el afán de obtener ganancias crecientes. (Beck,1998)

A modo de ejemplo, en materia agrícola la presión para sembrar y construir cultivos


modificados genéticamente está en parte impulsada por intereses puramente comerciales.
Así la agricultura se encuentra integrada en la economía global, y los riesgos a los que se
enfrenta se dirigen a la producción, al mercado y a lo político-institucional.