Anda di halaman 1dari 1

¿Cuál es la mejor manera de animar a los estudiantes a leer más libros?

No importa la edad que tengas, leer es la mejor manera para aprender algo nuevo
y un sano pasatiempo. La lectura de libros es la forma de aprendizaje más factible y
sano para los estudiantes, pero actualmente los jóvenes no tienen el ánimo para hacerlo.
Actualmente los niños y jóvenes ya no encuentran placer al leer un buen libro, no tienen
la capacidad de entenderlo; la tecnología como teléfonos inteligentes, videojuegos,
redes sociales, internet y varios factores más, han degradado el tener un buen hábito de
lectura. Sin embargo, para que las nuevas generaciones no pierdan este sano
pasatiempo, se debe fomentar la lectura de los libros desde que desde los más jóvenes, y
de igual manera cambiar como sociedad retomando la lectura como un sano pasatiempo.

Una de las soluciones, es que los padres deberían ser los principales
instigadores, comprando pequeñas obras y leerle a sus niños, para que los pequeños
aprendan que puede haber mucha imaginación y entretenimiento en unas cuantas
páginas de papel. Aprender a leer, es más que nada, ver leer. Los niños y jóvenes
aprenden los principales hábitos dentro de su círculo familiar; y si la familia, como
mínimo, no tiene un hábito regular de lectura será muy difícil para el estudiante adquirir
un hábito de lectura y una buena comprensión lectora. Por esto, los tutores familiares es
la base para fomentar lectura en los estudiantes.

Los centros educativos juegan un papel muy importante, estos incluyen dentro
de su plan de estudio materias relacionadas con la lectura, sin embargo, actualmente
debe incluirse de una manera más inteligente e inteligente para los estudiantes. Las
instituciones están renovando la manera de fomentar la lectura, haciendo que los
jóvenes descubran por si mismo la esencia de una buena historia, mostrando a los libros
como un tesoro, como un pasatiempo divertido y sano. Del mismo modo, instituciones
realizan concursos de narración y redacción, contribuyendo a que no se pierda la buena
literatura.

Varios países fomentan este hábito colocando libros en paradas de buses,


estaciones de trenes, o se realizan ferias de libros y presentaciones, lo cual es una idea
fantástica que debería aplicar cualquier gobierno. El generar este hábito en la sociedad
sería el principal ejemplo para las futuras generaciones. Además, al fomentarse este tipo
de campañas se da oportunidad a que autores desconocidos y rasgos culturales de un
país, no se pierdan, sino que esta información siga transmitiéndose.

En conclusión, la lectura es el hábito más saludable, tanto física como


mentalmente, y para animar a niños y jóvenes a hacerlo, todos como sociedad debemos
contribuir. Por el bien de las nuevas generaciones, los padres deben dar un buen ejemplo
a sus hijos, las escuelas no deben dejar de fomentar la lectura; y la sociedad empezar a
cambiar la adicción a redes sociales, programas de televisión poco informativos, por un
hábito mucho más provechoso, leer libros.