Anda di halaman 1dari 39

ANARCO-FASCISMO

JONAS NILSSON

Prólogo

LA MENTIRA LA GUERRA EL ESTADO

Prefacio La idea de este libro, y el concepto de anarco-fascismo como una etiqueta para esta línea de
pensamiento, nació cuando escribí mi tesis de graduación en ciencia política, "El libertarismo se encuentra con el
autoritarismo: la unión del fascismo y la anarquía" .1 El estudio investigativo de la tesis se basó en un análisis de
ideas que ofrecía una explicación más profunda y comprensible de por qué tantos de los llamados extremistas de
derecha fascistas y anarcocapitalistas amantes de la libertad apoyaron la candidatura de Donald Trump para la
presidencia. En la tesis, Afirmé que esta convergencia era una expresión de lo que podría llamarse "anarco-
fascismo".

Los dos universos ideológicos políticos se unieron en sus esfuerzos por preservar la cosmovisión y el modo de
vida de cada uno. Para el anarquista político, la libertad debe obtenerse a expensas de dicha libertad; la
limitación de la interacción con elementos externos no compatibles garantiza que el grupo interno pueda vivir
libremente sin ser devorado por un colectivo autoritario hostil que carece de valores occidentales. Para el
fascista, por otro lado, la libertad debe estar asegurada internamente, dentro del grupo, para convertirse en una
unidad vital y competitiva contra estas fuerzas externas. Tiene sentido cuando se aplica una perspectiva de
optimización de marketing a lo político, siempre que lo político sea reconocido como basado en el operador, la
fuente de la relación. Una relación que puede ser tanto armoniosa como antagónica. Desde esta perspectiva, la
formación del estado debe ser lo más pequeña y grande posible al mismo tiempo. Aquí hay un enlace a los Padres
Fundadores de los Estados Unidos, que también fueron los autores de la Constitución.

El aparato estatal debe ser lo suficientemente pequeño como para que los ciudadanos puedan derrocarlo, si se
torna tiránico, a la vez que es lo suficientemente grande como para poder defenderse y garantizar la libertad de
los agentes externos hostiles. Las teorías políticas usan los tiempos contemporáneos como un punto de partida, y
solo se pueden entender completamente en ese contexto. La política ofrece algo, una solución a un problema
observado: la política es el medio, el curso de acción a través del cual se satisfacen los intereses de los
grupos. Así, las teorías políticas se basan en una necesidad contemporánea de reforma: Thomas Hobbes utiliza a
Leviathan como contrapeso de la guerra civil, para evitar una guerra de todos contra todos. John Locke promovió
la idea de la participación limitada del gobierno, con el fin de liberar a los ciudadanos de la regla del liderazgo
arbitrario. La filosofía de Ayn Rand surgió como un contraataque a la ideología comunista completamente
antinatural. Es posible que todas estas personas fueran consideradas extremas por sus contemporáneos, porque
buscaban mover a la sociedad en la dirección opuesta a su curso actual. Allanaron el camino, o al menos trataron
de allanar el camino, para que el péndulo social se moviera con toda su fuerza en la otra dirección, lo más lejos
posible de lo que identificaron como los mayores problemas de su tiempo. Es posible que desee considerar que
cuanto más se aleje del punto de partida dañino que tenemos, más difícil será revivir aquello que debe morir.

Este libro también se presenta como una reacción contra un sistema que no puede, por principio, sostenerse y,
por lo tanto, carece de razón de ser. Las ideas políticas presentadas en este libro deben, por lo tanto, colocarse
en un contexto social contemporáneo para que se entiendan por completo, incluso si el libro también utiliza
implícitamente la antropología como punto de partida.
Todas las teorías políticas pasan de lo abstracto a lo fáctico, cuando la base filosófica logra moldear e influir en las
vidas de las personas, un proceso que a su vez afecta a la sociedad en su conjunto. La teoría / filosofía política
siempre ha precedido a grandes cambios en la sociedad, donde los sistemas de creencias existentes han sido
arrasados y reemplazados por otros nuevos. Todos los seres humanos viven de acuerdo con su sistema de
creencias, su filosofía, lo sepan o no, y lo quieran o no. Esto determina cómo nos vemos a nosotros mismos y al
mundo que nos rodea, y el sistema de creencias es el instrumento por el cual elegimos nuestra dirección en la
vida. Nos hace actuar o permanecer pasivos, para hacer una cosa u otra.

El sistema de creencias diferencia el bien del mal, separa el bien y el mal. La forma en que se configuran y
reforman los valores sociales, y la forma en que se deben estructurar los órganos de gobierno, también se basa
en una base filosófica que trasciende la política. La antropología y el aspecto humano forman la base de los
problemas de las teorías políticas, que implícita o explícitamente cuestionan si los seres humanos son
fundamentalmente buenos o malvados, peligrosos o inofensivos. No se trata solo de los puntos de vista
antropológicos opuestos sobre si el hombre es una criatura potencialmente peligrosa que debe controlarse para
su propio bien o, si el hombre debe ser liberado para florecer. Es más multidimensional que eso. Los seres
humanos son, en muchos sentidos, una especie uniforme, donde todos pueden reunirse en torno al denominador
menos común, pero la humanidad también está compuesta por una multitud de razas y sexos. La respuesta
correcta para una persona puede no ser adecuada para otra. Sin embargo, esto no significa que cada entidad
política pueda construir su propia realidad; simplemente estipula la forma en que deben relacionarse con la
realidad para no solo sobrevivir, sino también ser competitivos. Solo la percepción de la realidad se puede
construir, y la disonancia entre lo que se ha construido y la realidad objetiva determina cuán exitosa y perdurable
será la cultura o civilización a lo largo del tiempo y en relación con las partes externas.

La relación de supervivencia de la entidad política depende de la fusión de la biología y la cultura, adaptada al


entorno externo del grupo. La optimización no solo está en el cumplimiento general, sino que también depende
de la adaptabilidad de la unidad cuando ocurren cambios imprevistos, que inevitablemente ocurrirán en algún
momento. Para ello, se requiere flexibilidad estructural así como también un estado de alerta general. Este libro
fue escrito principalmente por estas razones, porque es la divulgación por medio de la flexibilidad que puede
ofrecer las respuestas necesarias para enfrentar los eventos repentinos. Y aquí es donde se encuentran nuestros
problemas sociales actuales: la generación anterior, que es la causa de nuestra situación actual, es
voluntariamente ciego a las nuevas circunstancias que han surgido debido a las respuestas que han
entregado. Estas respuestas son perjudiciales para nosotros, ya que conforman una teoría que no armoniza con
su ejecución real. La gravedad de las consecuencias aún está por verse, dependiendo de la magnitud y el impacto
de la falsa teoría. Un reino defectuoso de pensamiento impuesto con convicción ciega es intrínsecamente malo,
porque representa un peligro para la sociedad y nos pone a todos en peligro. Uno se acuerda del dios nórdico
Odín, y su consejo a los mortales para la vida virtuosa: cuando encuentres fechorías, habla en contra de ellos, y
no des paz a tus enemigos. 2 El libro está dividido en tres partes: ¿Qué es falso (capítulo "La mentira"), cuáles
serán las consecuencias de esto (capítulo "Guerra"), y cómo se puede reorganizar la sociedad para asegurarnos
de que esto no vuelva a ocurrir (capítulo "El Estado"). Jonas Nilsson, abril de 2017 1 Disponible en sueco aquí:
http://www.divaportal.org "När det frihetliga möter det auktoritära: Föreningen av fascism och anarki" (2016). 2
Véase Hávamál, verso 127.
LA MENTIRA

Adolf Hitler advirtió acerca de lo que llamó "la gran mentira" en Mein Kampf: "Todo esto fue inspirado por el
principio, que es bastante cierto en sí mismo, que en la gran mentira siempre hay una cierta fuerza de
credibilidad; porque las amplias masas de una nación siempre se corrompen más fácilmente en los estratos más
profundos de su naturaleza emocional que consciente o voluntariamente; y así, en la simplicidad primitiva de sus
mentes, más fácilmente caen víctimas de la gran mentira que la pequeña mentira, ya que ellos mismos a menudo
cuentan mentiras pequeñas en asuntos pequeños pero estarían avergonzados de recurrir a falsedades a gran
escala. Nunca les vendría a la cabeza fabricar mentiras colosales, y no creerían que otros tuvieran la imprudencia
de distorsionar la verdad tan infamemente. A pesar de que los hechos que prueban que esto es así pueden ser
claramente presentados en sus mentes, aún dudarán y vacilarán y continuarán pensando que puede haber
alguna otra explicación. Porque la mentira groseramente imprudente siempre deja huellas, incluso después de
que ha sido clavada, un hecho que es conocido por todos los mentirosos expertos en este mundo y para todos los
que conspiran juntos en el arte de la mentira. "- Adolf Hitler, Mein Kampf .

La mentira que se repite constantemente, al final, será asimilada por el adoctrinamiento en una verdad, incluso
por aquellos que se humillan a sí mismos mediante el consentimiento silencioso, en contra de su propio mejor
conocimiento. El silencio y la repetición los corrompen y los hacen cómplices en mantener la viabilidad de la
mentira. Para otros, aquellos que dependen de la mentira, es bastante agradable y les proporciona un falso
sentido de armonía. La mentira se convierte en parte de su autoimagen y afirma su identidad, que a su vez puede
explicar sus acciones. Defenderán su identidad por cualquier medio posible. El que amenaza la mentira, amenaza
a los que lo creen. Los mentirosos te despedirán, te aislarán, si te atreves a usar la verdad para sacudir la ilusión
en la que la mentira los ha metido. El ostracismo, los bloques de Facebook, dan vida a la ilusión, porque hacen
posible que los participantes estar de acuerdo con su propio grupo, y dedicarse a la mentira sin fricción o
verificaciones de la realidad. Sin embargo, esta ruta no puede sostenerse; la viabilidad de la mentira depende de
la capacidad de excluir las consecuencias de la mentira, pero cuando la realidad llame a la realidad, la verdad
volverá a ser conocida. La mentira solo puede mantenerse mientras el estado sea lo suficientemente fuerte como
para absorber sus consecuencias negativas y esconderlas de los ciudadanos. El perímetro exterior La mentira
proporciona respuestas ficticias, y esto pone a la comunidad en perpetuo riesgo. vamos a tener un rudo
despertar. 200 años de paz han llevado a los suecos a creer falsamente que no son los hombres en particula r los
que se necesitan para defendernos contra un posible atacante.

La falta de amenazas ha resultado en que las Fuerzas Armadas Suecas sean gobernadas ideológicamente,
orientadas hacia el feminismo extremo, haciendo que el género y la corrección política sean más importantes que
las capacidades reales de defensa. Si no está de acuerdo con la propaganda izquierdista, en la forma de los
"valores básicos" conjuntos relativos a la igualdad de género y "el valor igual de todas las personas", entonces no
será bienvenido en las Fuerzas Armadas, independientemente de su mérito. Las Fuerzas Armadas luchan
explícitamente por un equilibrio de género 50/50. 1 Una ambición que se realizará en el futuro, a través de una
nueva (2017) ley de redacción neutral de género. La falta de amenazas existenciales tiene como resultado que las
mujeres ahora pueden jugar a ser guerreras simuladas. La mentira está tan profundamente arraigada en la
ciudadanía; en particular, la población femenina naïve y más joven cree fervientemente que los sexos no
existen; en realidad creen que el patriarcado mantiene un equilibrio de poder entre hombres y mujeres a través
de la reproducción social.
Engañar a las mujeres para que piensen que son tan capaces como los hombres a la hora de defenderse y realizar
actos de violencia debe ser la presión política más misógina que se haya ejercido alguna vez. Una reducción total
de las mujeres a ser nada más que copias realmente malas de los hombres. Las mujeres más físicamente logradas
compiten a la par con los hombres más débiles en la misma categoría, ya sea el boxeo, el fútbol o el tenis. La
feminización completa de las Fuerzas Armadas ha causado una disonancia en la forma en que se lleva a cabo la
guerra. Carl von Clausewitz hizo hincapié en que la guerra necesita pasión popular. Si una sociedad no tiene
hombres dispuestos a tomar las armas, eso tendrá un efecto negativo en la capacidad general de la nación para
librar una guerra.

Del mismo modo, si la moral y la voluntad para luchar no está allí. La lucha real comienza con resistencia; de lo
contrario, es asalto y batería. Si ocurre un ataque militar en estas circunstancias, no habrá guerra, solo la
ocupación de un pueblo completamente a merced de su atacante. Para llenar las necesidades de la máquina de
guerra e invocar la lujuria para la batalla, todo lo que uno tiene que hacer es sacar de la necesidad masculina de
autorrealización, ya que la defensa de nuestra propia especie es una necesidad innata para la mayoría de los
hombres. Estamos preparados para matar y morir por nuestra propia unidad política, es decir, la tribu, que se
basa en una identidad común. Las batallas se libran para defender los intereses del grupo, y desde un punto de
vista evolutivo, para asegurar la propia supervivencia genética. Ningún hombre permitiría una amenaza externa
para atacar a su familia sin antes tener que pasar por él. Esta es la base misma de la masculinidad, de la que
emanan todos los demás aspectos de la masculinidad. Desviarse de esto sería considerado como tal cobardía que
hace que todo el concepto de ser un hombre quede obsoleto. Hubiera perdido por completo su derecho a ser
llamado hombre. Por lo tanto, los hombres también luchan para ser reconocidos como hombres, y las mujeres
han jugado un papel importante en esa reproducción social.

Uno de los ejemplos más visibles de esto fue el llamado movimiento de plumas blancas en Gran Bretaña durante
la Primera Guerra Mundial. A través de la presión social, las mujeres intentaron obligar a los hombres a alistarse,
entregando plumas blancas como señal de cobardía a todos los hombres que no vestían uniforme. Este es un
ejemplo muy concreto de cómo los factores evolutivos impulsan a los hombres a querer luchar, a nivel
individual. Muy pocas mujeres quieren estar con un hombre que otros no consideran como tal, un cobarde, un
extraño, porque eso significaría que también se la consideraría fuera de lugar: un estigma mucho más difícil de
manejar para las mujeres que para los hombres. Esto deja a los hombres con dos opciones: si eligen no luchar por
las mujeres, no podrán aparearse con ellas, y eso conduce a un callejón sin salida genético para el hombre. O
bien, pueden unirse a otros hombres en expediciones de guerra y arriesgar sus propias vidas, pero si sobreviven
sus genes vivirán a través de las mujeres con las que se aparean al regresar a casa. Esta es la interacción biológica
entre los sexos: a los hombres les gusta pelear, y a las mujeres les gustan los hombres que luchan por ellas. El
historiador y teórico militar Martin van Creveld describió este fenómeno como las mujeres que más necesitan a
los hombres cuando son amenazadas por otros hombres, y hombres que más necesitan mujeres cuando quieren
tener hijos. 2 Si se toma esto en consideración, la campaña de reclutamiento de las Fuerzas Armadas Suecas de
2016 es delirante.

La campaña quiere enviar una señal a la izquierda política sueca de que las Fuerzas Armadas son los "buenos",
tolerantes e inclusivos. Sin embargo, el campo de batalla no es un lugar donde abrazar la diversidad y una
"mentalidad viva y letílica" funciona muy bien. Esa es la estrategia de supervivencia femenina: sobrevivir como
individuo evitando confrontaciones vitales. Así es como las mujeres han sobrevivido a lo largo de la historia. Se
acuestan de espaldas, voluntaria o involuntariamente, pero no luchan hasta la muerte. Eso ha sido reservado
para los hombres. Pero implica, como lo hace esta campaña, que los hombres están dispuestos a dar sus vidas
por otros para defender su derecho a comportarse de la forma que quieran, es nada si no una visión feminizada y
distorsionada del auto sacrificio de los hombres. Los hombres están listos para morir para defender a su propio
grupo. Esa es la estrategia de supervivencia masculina. Si los hombres no podemos mantener a raya a los machos
atacantes, deletreará nuestra muerte literal o genética, porque nuestras mujeres caerán ante el vencedor. Sin
embargo, para las mujeres en el grupo interno que los hombres defienden, puede parecer desde su perspectiva
como si los hombres estuvieran listos para morir por alguien más, porque eso es de hecho lo que están haciendo
por las mujeres. La campaña de reclutamiento se convierte así en una forma institucionalizada de la visión de las
mujeres sobre los hombres. En realidad, están tristemente equivocados cuando se trata de la voluntad de los
hombres de morir por alguien más: no se extiende más allá de aquellos identificados como su propio
endogrupo, y ciertamente no se extiende a un grupo que abiertamente desprecia todo lo que puede etiquetarse
como masculino. Aunque soy un patriota, o mejor dicho, porque soy un patriota, considerando que una de las
principales obligaciones del patriota es proteger a su pueblo de su propio gobierno, no soy bienvenido a unirme a
la defensa de mi propio país.

Esto se debe al hecho de que no comparto el conjunto de valores corruptos que, de acuerdo con la campaña, es
el principal objetivo de las Fuerzas Armadas para defender. El objetivo principal de las Fuerzas Armadas
aparentemente no es defender a Suecia, sino actuar como defensores de los llamados derechos civiles de las
mujeres y otras minorías. Por lo tanto, también pueden despedir fácilmente a cualquier persona que pueda
contribuir a la capacidad de defensa del país, y las Fuerzas Armadas lo han hecho. Hicieron esto con el soldado de
la Guardia de Vida Svea Fredrik Hagberg, un portavoz de la Juventud Nórdica (Nordisk Ungdom), después de que
emprendió un viaje a Ucrania. Lo hicieron con Carolus Löfroos, un guardabosques costero finlandés y un
voluntario de Ucrania, que ya no es bienvenido como miembro de la Guardia Nacional.

La amenaza de seguridad oficial para Suecia, y la razón por la que al menos deberíamos tener una defensa formal,
es la amenaza del Este, pero tener experiencia real de combate contra este enemigo no es una calificación
deseable. Lo mismo vale para mí, a pesar de haber servido en el ejército sueco, tener experiencia de la Legión
Extranjera Francesa y trabajar como instructor asistente en el Batallón Azov en Ucrania, junto con el conocido
voluntario Mikael Skillt. Para un extraño debe ser confuso darse cuenta de que una entrevista de trabajo puede
terminar abruptamente cuando el reclutador se da cuenta de que el cadete está realmente dispuesto a luchar por
su país, y dice: "Lo siento. No eres lo que estamos buscando ". Y luego, vean un póster de dos chicas guapas
posando en uniforme, con la boina de los Royal Marines, una unidad de élite que supuestamente encabezará la
Marina Real Sueca. Suecia tiene el primer "gobierno feminista" del mundo autoproclamado, y con él llegaron las
"Fuerzas Armadas feministas".

En la actualidad, Suecia está indefensa, y eso no tiene nada que ver con concesiones de defensa minúsculas. Es
completamente debido a las mentiras. Si se desata una guerra, y nos enfrentamos con un oponente de fuerza
igual o superior, no podríamos replicar los logros de nuestros famosos Caroleanos o los de los valientes
finlandeses durante la Guerra de Invierno. En tal caso, el estado sueco ya no podrá defender las consecuencias de
la mentira. Decir lo contrario sería tan absurdo como decir que el resultado de la Guerra de Invierno habría sido
el mismo si los hombres se hubieran quedado en casa y las mujeres hubieran sido enviadas al frente. Incluso si el
hecho contradictorio fuera cierto (en un universo paralelo donde lo malo es feo y lo peor es hermoso), tal
esfuerzo haría imposible que los finlandeses se reafirmen en el próximo conflicto. La razón simple de esto es que
la generación más importante de baby boomers nunca habría nacido, porque la mayoría de los huevos de la
nación se habrían destruido durante la guerra, una guerra que se libró principalmente, desde una perspectiva
evolutiva. para defender los huevos. Un ataque hostil contra Suecia dará como resultado un reclutamiento de
niñas de 18 años, junto con los hombres, para defender el conjunto de valores sueco, ya que no es el pueblo
sueco el que debe defenderse, ni su lugar en esta tierra. Una aproximación sensata a nuestro borrador de género
neutral sería hacer una distinción, como en el ejército israelí, donde las mujeres se colocan principalmente dentro
de la sección de logística, la cola, y los hombres se unen a las unidades de combate, los dientes, creando así un
todo lo que ningún enemigo debería ser capaz de superar. Esto no sucederá en Suecia, sin embargo. A diferencia
de Israel, hemos reformado nuestras Fuerzas Armadas desde el punto de vista de la ideología, no de la
necesidad.

La mentira de que el género no existe ha sido institucionalizada y comercializada por las elites actuales, y ha
resultado en que a las mujeres jóvenes se les adoctrine y se les laven el cerebro para que crean cosas que
obviamente son erróneas. La locura es completa, y los sexos no se separarán, incluso en una situación extrema
como la guerra, porque eso haría añicos la cosmovisión de las élites, todas las cosas por las que han luchado y en
las que creen. Hay un problema lingüístico dentro de él. la profesión de soldado que ha permitido que la mentira
se establezca, la palabra "soldado". Viene de la palabra "vendido", del latín solidus, que significa remuneración, y
se implementó cuando los soldados comenzaron a recibir un salario regular por sus servicios. Nació la profesión
de soldado, uno que lleva armas para ganarse la vida. Un ejército en el campo estaba, siempre que era posible,
acompañado por una cola logística compuesta por mujeres y artesanos, que constituía una pequeña, comunidad
móvil para el ejército. Hacia finales del siglo XIX, esta "cola" también se incorporó directamente bajo el control de
las Fuerzas Armadas y su jerarquía, y los servicios anteriormente prestados por empresarios privados se
convirtieron en parte de la profesión de soldado. Desafortunadamente, la reforma no incluyó una separación
lingüística entre el guerrero y el partidario. Ser un guerrero es más específico que ser un soldado.

De acuerdo con la definición de Clausewitz, la guerra se compone del mismo acto de violencia, y por lo tanto, el
guerrero es alguien que proyecta violencia para imponer su voluntad sobre el enemigo y la persona que resiste
los ataques del enemigo. Por lo tanto, el dominio del guerrero es el de la violencia, y todas las demás partes de
las Fuerzas Armadas existen para proporcionar al guerrero los recursos que necesita para tener éxito en sus actos
de violencia. Las mujeres, como grupo, genéticamente no son tan aptas como los hombres cuando se trata de
distribuir la violencia y absorber la violencia. Son más fácilmente traumatizados que los hombres, tanto física
como psicológicamente. Un incidente poderoso es suficiente para que una mujer desarrolle TEPT (Trastorno por
estrés postraumático). Debido a que las mujeres son las guardianas indispensables de la vida, hay una explicación
evolutiva para esto, a saber, que las mujeres deben reaccionar fuertemente ante situaciones que amenazan la
vida a fin de mantenerse con vida a toda costa: es su propia razón de ser.

En caso de guerra, Suecia no luchará, de todos modos. Tenemos una política de solidaridad clara, y cuando el
Ministro de Defensa Peter Hultqvist nos dio un discurso en la Universidad de Defensa de Suecia en 2015, se le
preguntó por qué estamos participando en el esfuerzo militar en Mali. Su respuesta: si ayudamos a otros, ellos
nos ayudarán cuando lo necesitemos. Una clara expresión de ingenuidad feminizada. Ayudamos a otros donde no
se necesita ayuda, donde nuestros esfuerzos no harán ninguna diferencia de una manera u otra, y a cambio
esperamos que aquellos a quienes "ayudamos" no vengan en nuestra ayuda, sino que luchen por nosotros, si nos
atacan . Emulamos a la mujer indefensa que tiene que aferrarse al victorioso macho alfa, independientemente
del resultado. Pero teniendo en cuenta lo pequeña y molesta que es Madre Svea (Suecia), probablemente no
deberíamos contener la respiración con la esperanza de que alguien realmente vaya al rescate. ¿Qué tipo de
masoquista nos toleraría si fuéramos victoriosos, y qué nación respetuosa permitiría nuestro revisionismo
histórico de la posguerra, diciendo que fue en realidad la política sueca de acción genperfisal que llevó a la
victoria, y si no hubiéramos tenido ninguna ayuda habríamos tenido? ganado de todos modos. Lo más probable
es que el nuevo esposo de Svea le diga que se calle y se ponga una burkha. Esta es la razón por la cual Trump
cuestionó el papel de Estados Unidos dentro de la OTAN. La alianza de defensa garantiza la cooperación al exigir
que el dos por ciento del PIB se destine al presupuesto de defensa. Varios miembros de la OTAN no cumplieron
con este requisito, eligiendo en cambio sobornar a sus propios ciudadanos con asistencia social para ser
reelegidos, esperando que los Estados Unidos acudieran en su ayuda en caso de que surgiera una amenaza, con
lo que bajaron las prioridades del presupuesto de defensa.

Para asegurar que la cooperación signifique una defensa conjunta, y no una parte sea defendida por otra, Trump
debería disolver la regla del dos por ciento y reemplazarla con una demanda como la de la segunda enmienda a la
Constitución estadounidense, en relación con la otra Estados miembros. El derecho de cualquiera y todos a portar
armas y formar milicias. Esa es la única forma de determinar si luchamos juntos en lugar de uno por el otro, o
simplemente luchamos en nombre de una autoridad para arrebatar el control de otra. Entonces habría hombres
libres luchando junto a otros hombres libres, en nombre de la libertad. El corazón de la defensa sueca deberían
ser las milicias libres, completamente separadas del gobierno central. Ese es el único sistema de defensa que no
contribuiría al clásico dilema de seguridad en las relaciones internacionales, porque sería un recurso de defensa
puro que no podría transformarse fácilmente en una fuerza ofensiva. También envía una señal, que no se trata de
defender ninguna autoridad gubernamental o conjunto de valores: es una defensa del pueblo, del pueblo. Sería
casi imposible para un analista externo determinar la capacidad militar del país,Lly imposible. Bajo estas
condiciones, Crimea nunca habría sido ocupada sin el consentimiento de los crimeos. A pesar de este
conocimiento, Ucrania, con su población bastante homogénea de 45 millones, hace un llamamiento a los de
afuera para pedir ayuda, en lugar de dejar que los ciudadanos se defiendan. En cambio, los ciudadanos son
recompensados con 3-7 años en la prisión estatal si eligen defenderse a sí mismos y a otros al poseer un
Kalashnikov. 4 Entonces, es el gobierno quien pide ayuda para establecer su propia autoridad, o es la gente que
pide ayuda porque no están preparados para luchar por sí mismos.

Sin importar cuál sea, la respuesta de Occidente debería ser la misma: podemos luchar contra usted, pero no para
usted, y para asegurarnos de que este sea el caso, las libertades civiles de los ciudadanos deben estar
constitucionalmente aseguradas. Lo único que debería determinar la capacidad de defensa es el deseo de las
personas de defenderse. Si se espera que una persona pelee en nombre de otra persona, debe haber algún tipo
de compensación. Esto se aplica también a las personas: si las mujeres quieren que los hombres vayan en su
ayuda contra otros hombres malévolos, deben comenzar a respetar y respetar los rasgos masculinos. La ironía
aquí es que, si bien las mujeres son incapaces de defenderse, aún creen que son aptas para defender la existencia
de la nación. La conclusión femenina aquí es obviamente no comenzar a apreciar a sus hombres nuevamente,
sino más bien, argumentar que tienen derecho a no ser atacados en primer lugar.

Un derecho que no existe si no hay nadie que sea capaz y esté dispuesto a defenderlo. Las mujeres manejan el
conflicto calumniando, intimidación y ostracismo - métodos que ya son una práctica común dentro de nuestro
"gobierno feminista". Un buen amigo mío trabaja en una embajada de América del Sur en Estocolmo. En una
conversación privada con el embajador ruso en Estocolmo, mi amigo le preguntó al embajador qué pensaba
sobre la nueva situación de seguridad (esto fue en 2016). Respondió que el mayor cambio bajo la administración
de Löfven (el primer "gobierno feminista" del mundo) fue que todo el diálogo había cesado, ya no hablamos
entre nosotros, y esto representa una amenaza en sí misma, porque eso aumenta el riesgo de malentendidos y
escaladas innecesarias. Esto es nuevo para nosotros, dijo el embajador, siempre hemos mantenido un diálogo con
ustedes, incluso en los años más tensos durante la Guerra Fría. La feminización de nuestras políticas y nuestras
Fuerzas Armadas constituyen la mayor amenaza para la seguridad de Suecia no solo en los tiempos modernos,
sino a través de las edades. El hostigamiento verbal y el ostracismo solo funcionan cuando se dirigen al
endogrupo, aquellos que pueden categorizarse como "nosotros". Es decir, las personas a las que les importa si te
molestan. Fuera del grupo "nosotros", ese modo de gestión de conflictos no solo es completamente impotente,
sino que también está muy alejado de la realidad. A Arminio no le podía haber importado menos cómo se
sintieron los pueblos conquistados, cuando mediante el uso de la fuerza convirtió al Rhein en el último puesto
avanzado del Imperio Romano en el norte. Un pueblo portador de armas y la abolición del monopolio estatal de
la violencia reducirían en gran medida la capacidad del gobierno de perpetuar la locura que actualmente se
desenfrena en Rosenbad (las oficinas del gobierno sueco).

La inseguridad que las mujeres y los hombres feminizados sentirían hacia una población que porta armas
realmente los haría más seguros. La ilusión de que los derechos existen y el peligro puede ser legislado se
evaporaría, y entonces les correspondería a ellos volverse reales y adaptarse a las condiciones reales en lugar de
las imaginadas o deseadas. O bien haciéndose duros, o bien tratando a la población masculina con respeto y
esperando que no guarden rencor, pero que aún estén dispuestos a mantener la seguridad en la
sociedad. Porque esto, en última instancia, depende de la buena voluntad de los hombres. Usar las mentiras
como arma También ha sido habitual que las élites gobernantes, escondidas dentro de lo que se puede percibir
como la regla de terror de la mayoría, dependan de la mentira del "valor igual de todos" para excluir a individuos,
grupos, partidos y clubs, y les niega apoyo financiero, con referencia a este concepto abstracto y sin sentido. Lo
loco de su propia contradicción es que ellos mismos no cumplen con su propio epíteto, al excluir a cualquiera que
señale la irracionalidad y falsedad de lo que se dice. Los ideales liberales deben mantenerse a cualquier costo,
incluso si eso significa una traición a estos mismos ideales liberales. Dicen que todos tienen igual valor, pero es
obvio que esto solo se aplica a quienes se suscriben a esta mentira. Todos los demás están excluidos, porque a su
vez desean cerrar a los demás.

La democracia solo se aplica a aquellos que quieren democracia, y así sucesivamente. Locura. Podría llamarse
hipocresía, pero eso no es lo que es. Es guerra. Su idea versus nuestra idea. Una enemistad absoluta. Dos fuerzas
tan completamente incompatibles que solo una puede sobrevivir. Si ellos ganan, morimos por la aniquilación
total del "nosotros". La pelea es existencial. La política es antagónica. Siempre se libra uno contra otro. Su
percepción de la política como "juntos" es una exclusión y eliminación de "nosotros". Las políticas no son
decididas por nosotros, se usan en nuestra contra y no se pueden usar en contra de "ellos" porque eso anularía
su visión de la política como una expresión conjunta que implementamos en conjunto. Es por eso que estamos
excluidos. No tiene nada que ver con "que todos los hombres sean iguales". Saben que cuando ganamos y
ganamos, dejarán de existir. No se les dará ningún margen de maniobra. Ya no podrán vivir como parásitos del
cuerpo de la sociedad. Ellos, jadearán, se verán obligados a mantenerse ofreciendo algo que tenga un valor
real. Algunos ni siquiera tendrán que preocuparse por eso porque, con suerte, ellos serán deportados Esto es lo
que nos separa de ellos. No nos disfrazamos ni a nosotros mismos ni a nuestros objetivos. No nos escondemos
detrás de principios imposibles y pretendemos ser buenos. Somos buenos, y es precisamente por eso que
señalamos cosas malvadas. Esta es la razón por la que nos temen. No podemos ser comprados o chantajeados
para sumisión. Saben esto, y como ni la cuerda ni las espadas funcionan como una amenaza, s olo la exclusión
queda como un arma. El historiador Robert Conquest señaló una "ley de la política": si un movimiento político no
es explícitamente un extremista de derecha, o lo que nuestros enemigos denominan "neonazi", ese movimiento
con el tiempo se volverá más socialista que originalmente fue Estos son los sobornables, los que pueden ser
dejados entrar, porque no representan una amenaza. Ni siquiera si llegaron al poder, porque para entonces
habrán cambiado al lado oscuro.

Esto sucederá a través de su propia corrupción; su repetición de las mentiras del enemigo los ha hecho cegar a lo
que es realmente verdadero o falso, bueno o malo. Por lo tanto, es una bendición disfrazada para cualquier
persona afectada por la tiranía liberal de izquierda. No puede haber duda de quién es el enemigo en una
situación como esa. El enemigo político debe ser claro, y debes firmar tu propia sentencia de muerte si te vuelves
dependiente de tu enemigo. Por esta razón, no me molesté mucho cuando a la organización juvenil demócrata
sueca SDU se le negó el apoyo financiero, o cuando Kent Ekeroth (ahora SDparliamentarian) fue expulsado de su
pasantía en la embajada sueca en Israel en 2006. Estas cosas hacen que la política de verdad, se quitan las
anteojeras y las ilusiones sobre lo que está pasando. Como un recordatorio de esto, He publicado mi boleta de
rechazo del National Home Guard en la puerta de mi refrigerador, un rechazo motivado por no pasar la
"autorización de seguridad". Esto me convierte en un enemigo admitido; nuestra enemistad está abierta.

Si, por otro lado, se brinda apoyo, el operador habrá entrado en una simbiosis con el enemigo. La lucha del
operador por mantener el apoyo se convertirá implícitamente en una lucha para preservar a nuestro enemigo. En
el mejor de los casos, esto generará un nuevo liderazgo, pero el cambio en sí mismo no es nuestro objetivo. No
solo queremos quemar la casa, tiene que arder, y no podemos estar dentro cuando eso suceda. Para hacer algo
así deberías ser un loco absoluto, alguien que quiere ver todo arder y está preparado para arder con él. Hasta
ahora, este fenómeno solo se ha observado dentro de la Unión Europea, un proyecto que existe en la zona del
crepúsculo entre la federación interestatal y la federación interestatal. Sin embargo, la oposición dentro de la
Unión Europea, con el partido paneuropeo APF (Alianza por la Paz y la Libertad) trabajando para disolver la unión
por completo, no ha visto su equivalente a nivel nacional. Para luego verlo como una victoria cuando una "fuerza"
política "oposicionista" obtiene apoyo vital de los subsidios de prensa o alguna otra inyección letal para sus
propias actividades, ni siquiera es forzado por sus enemigos sino, extraña y activamente, codiciado por algunos
de los llamados oposiciones, es nada menos que autoengaño.

Esto no es un despertar; es un funeral El objetivo de estas entidades ya no es lo que ellos mismos reclaman: la
victoria final. En lugar, toda la razón de ser se convierte en cumplir con las demandas y los criterios para obtener
el apoyo financiero. Esto se convierte en el objetivo real, disfrazado como un medio para un fin, lo que requeriría
la matanza de su propio becerro de oro. Y eso nunca sucederá Son atraídos a la trampa como la presa de la
venenosa serpiente mexicana Cantil. Esta serpiente tiene una cola que se asemeja a un gusano pequeño y
sabroso, engañando a la presa haciéndoles creer que les espera un refrigerio agradable, cuando de hecho todo lo
que probarán es el veneno de la serpiente. Lo mismo se aplica a nivel individual: las personas que reciben
asistencia social se reducen a nada más que máquinas de cría y ganado electoral para la izquierda. Comprado y
pagado. Por lo tanto, es muy agradable ver que una oposición autosuficiente y amigable con el mercado está
ganando impulso. A diferencia de una oposición que depende de varias formas de ayuda y beneficios, obtiene
poder de sus consumidores y no de nuestro enemigo.

No tener que adaptarse a las reglas del enemigo para obtener ayuda optimiza las operaciones hacia el objetivo
final. Y en el caso de la oposición de los medios, ese objetivo es transmitir un mensaje al mayor número de
personas posible. Dos buenos ejemplos de esto son el podcast de Motgift y la editorial Logik, que publicó el libro
que está leyendo, entre otros. Su objetivo es diferente de, digamos, el periódico Nya Tider, cuyo principal
objetivo es cumplir con los criterios de los subsidios a la prensa para mantenerse con vida. Esta dependencia
afecta la eficiencia. Sin la droga, la solución, perecerán. El periódico tiene seis empleados a tiempo completo, más
algunos a tiempo parcial y escritores independientes. El trabajo total requerido para producir este periódico
semanal y entregarlo a sus 4000 suscriptores es de aproximadamente 300 horas. Eso significa aproximadamente
20 minutos de trabajo por cada persona alcanzada por semana. Compare esto con el podcast Motgift, que es un
espectáculo de dos horas, más unas diez horas de preparativos, y tienen decenas de miles de oyentes. Ahí reside
la diferencia entre adaptarse al mercado o cumplir con las reglas para obtener subsidios. Y, para aquellos de
ustedes que consideran que la comparación es injusta porque los foros son diferentes, hablan por radio y por
periódico, una comparación con las revistas web alternativas Fria Tider y Nyheter Idag sería aún más
devastadora.

Llegan a cientos de miles de lectores todas las semanas, con costos de personal y gastos generales
considerablemente menores que los subsidiados Nya Tider. De hecho, el subsidio a la prensa es la corrupción del
poder en su máxima expresión, porque vincula a los medios con el poder político, asegurando así un dominio
absoluto del público. Ningún periódico morderá jamás la mano que lo alimenta, y ningún partido puede
cuestionar seriamente el subsidio a la prensa sin ser desacreditado en los medios, perdiendo de este modo la
importante influencia mediática que generalmente se requiere para tomar el poder. Nuestra exclusión de los
medios de comunicación dominantes así como del establishment político nos ha forzado a construir estructuras
paralelas, y es a través de nuestros canales alternativos que tenemos la oportunidad de derribar lo viejo y
comenzar algo nuevo, sin ser enterrados entre los escombros. Los oponentes falsos, sin embargo, se rinden y se
adhieren a las reglas establecidas por el enemigo. Para empeorar las cosas, estas reglas no son estáticas, pero
pueden ser dobladas cuando sea necesario, para luchar contra ti en particular.

Para conocer completamente a tu enemigo, debes comprender el concepto de enemistad absoluta. Su ruina es el
único principio que importa al final, todo lo demás es solo ruido blanco que justifica su trabajo hacia su
destrucción, como las afirmaciones de que no respeta que "todos los hombres son iguales" o "valores
democráticos". Esto es una tontería . Quieren tu muerte, y para luchar contra ti deben retratarte como
malvado. Si te apoyas financieramente y no aceptas ningún "soporte vital" letal, si aceptas el hecho de que eres
uno de "los otros" y estas personas no son parte de tu tribu, que son tus enemigos, entonces estos epítetos no
tienes poder sobre ti. "Concordancia" política Aquellos que pueden hacerte creer en lo absurdo, pueden hacerte
cometer atrocidades: Voltaire Politics se enfrenta a uno contra otro. Es la interacción y el conflicto que surgen
cuando chocan diferentes intereses, y cuanto más alejados estén estos intereses, más absoluta y llena será la
política de conflictos. Por lo tanto, hay una diferencia crucial entre el enemigo privado y el enemigo político.

El enemigo privado cae en la categoría de pelea personal, dentro del grupo; es un argumento que la fe cristiana
nos enseña a resolver volteando la otra mejilla y tomando el camino correcto. Esto se puede hacer, ya que el
enemigo privado no afecta su vida más de lo que le permite, y no tiene poder político sobre usted. El enemigo
privado no puede dictar tu vida a través de la legislación y las direcciones de apropiación. Carl Schmitt definió la
interacción política como una relación amigo / enemigo. La distinción es un criterio y no una definición de
contenido. Debe entenderse como una cantidad de antítesis independientes que no pueden derivarse más, como
los conceptos morales del bien y el mal y los conceptos estéticos de lo bello y lo feo. 5 La política no puede
entenderse si la unidad individual no comprende quién sufrirá las consecuencias y quién debe pelear. Entonces,
lo político no solo tiene una conexión semántica con lo polémico; también es real. El enemigo político no tiene
que ser malo o feo, sino simplemente "el otro", alguien con quien puede ser económicamente beneficioso
interactuar. Pero "el otro", "el enemigo", o quizás más conmovedor, "el extraño", cuya naturaleza niega su forma
de vida, puede causar un conflicto existencial y convertirse en un enemigo que debe combatirse para preservar
su forma de vida. A diferencia del enemigo privado, la pelea, el enemigo político puede ser tratado con éxito sin
emoción; el ataque político es totalmente impersonal, es estrictamente comercial cuando el golpe mortal se le
hace a un oponente. El enemigo político está formado por un grupo que está en conflicto con su propia entidad
política. Un grupo lucha contra otro grupo, lo que significa que la distinción amigo / enemigo debe entenderse
literalmente, no metafóricamente. La magnitud de la brecha entre los objetivos políticos de los respectivos
grupos y su deseo de alcanzarlos determina la intensidad del conflicto. Esto a su vez determina si la interacción
con "el otro" es antagónica o armoniosa. Cuando los intereses de las dos entidades políticas colisionan y no se
pueden conciliar, la consecuencia final será la guerra o la revolución. La lucha llena de conflictos que es la política
no debe ser percibida como un juego de deportes, como la lucha libre, sino más bien como una lucha marcial.

La comprensión de la política se basa en el entendimiento de que la violencia es parte de la lucha, que existe una
posibilidad real de que la gente muera en algún momento. Desde ese punto de vista, cada decisión política
descansa en la bala de un rifle que espera ser despedido, en caso de que el enemigo se niegue a ceder. La guerra
y la aniquilación son las consecuencias más extremas de tal enemistad. La acción política debe tomarse contra el
partido correcto, en la oportunidad correcta y de la manera correcta: demasiada violencia puede ser tan dañina
como la falta de ella. Demasiado puede forzar al oponente a defenderse físicamente, y muy poco puede darle un
precioso espacio para maniobrar y por lo tanto dañarlo. Israel y el pueblo judío tienen un alto grado de
comprensión con respecto no solo a la parte política, sino también, que es la propia tribu la que conforma la
unidad política. Han tenido mucho éxito, a pesar de la falta de su propio estado o espacio geográfico durante la
mayor parte de la historia. Los judíos han protegido los intereses del endogrupo y, por lo tanto, también han
tomado parte en el proceso político cada vez que sus intereses chocan con los de su población de acogida,
independientemente de dónde se hayan encontrado en ese momento.

Esto les ha costado caro, pero también ha asegurado su supervivencia, su existencia continua. Si, por otro lado,
hubieran optado por no participar en la lucha política, habrían perecido; habrían sido devorados e integrados en
"la otra" unidad política. En lugar de integrarse con "el otro", han luchado contra ellos, porque el fomento de sus
propios intereses ha sido a expensas de su oponente político en el juego de poder de suma cero, donde
colisionan los irreconciliables. La política se trata de promover los intereses de su propio grupo. En un sentido
aristotélico, este es su propósito. Y lo que Schmitt categorizó como el "grupo amigo" es, en su nivel más
fundamental, basado en la sangre. Es la identidad la que une a una unidad política, y cuando fallan varias
identidades artificiales, basadas en la crianza en lugar de la naturaleza, la configuración predeterminada es
recurrir a la identidad que no cambia: la identidad dada por la naturaleza. Un buen ejemplo de esto son las
experiencias de vida en prisión de Rickard Flinga en los Estados Unidos. 6 Ahí, se hizo claro para él que lo que eras
antes de poner un pie en el lugar que dominaría el resto de tu vida no importaba. La dinámica grupal en prisión
no está dictada por sus intereses o ideología política; Los liberales no se quedan en un rincón y los
socialdemócratas en otro. En cambio, lo que separa a los diferentes grupos es el origen racial: para garantizar su
propio bienestar e incluso la supervivencia en una situación extremadamente vulnerable.

El propósito de la política es mejorar las cosas para "nosotros". Se supone que debe beneficiarlo a usted como
individuo, su unidad política y su propia comunidad, es decir, sus propios intereses. Ningún teórico político serio
ha afirmado nunca que sus políticas se basen en los intereses de otro grupo, a expensas del suyo. Permitir que la
existencia del "otro" triunfe sobre sus propios intereses es realmente suicida y conducirá a su destrucción. Un
altruismo político que se alimenta de su propio sufrimiento no es más que una locura. Una feminista liberal de
izquierda podría muy bien argumentar que si "los otros" logran una vida mejor, eso nos beneficiará también en el
futuro. Esto es completamente falso. Si no tienen nada de valor para ofrecernos, entonces no significan nada para
nosotros, son inexistentes. Nos necesitan; no los necesitamos, y si deberíamos comenzar a necesitarlos, eso
significa que tienen algo de valor que ofrecernos. Entonces puede comenzar una negociación política, en la que o
bien se intercambia algo de valor por otra cosa, o bien se establece la relación jerárquica tirano / esclavo para
obtener lo que es valioso por otros medios distintos a la entrega voluntaria. No hay nada que haga que la
integración valga la pena para "nosotros". Es decir, no pueden ofrecernos nada valioso o amenazarnos con algo a
lo que no podemos resistirnos. Ellos no son nada. Y una mezcla de "nosotros" y "ellos" nos llevará a convertirnos
también en nada. Si no se separan los grupos de acuerdo con la distinción política, se vuelve imposible
representar y satisfacer los intereses del grupo interno. Al negar que la política sea excluyente por naturaleza,
nuestro propio grupo dejará de existir en favor de otro.

El establishment liberal de izquierda vende una "política" inclusiva que lucha por eliminar la polémica de la
política categorizando las políticas como actividades "juntas", rechazando identificarse con el grupo interno
porque eso haría que la relación amigo político / enemigo sea una realidad. Esto es importante para nuestra
lucha política y la lucha de nuestro oponente para exterminar a "nosotros". Un plan estratégico hostil contra
nosotros que no conoce fronteras, y quedó muy claro durante la campaña electoral presidencial de 2016 en los
Estados Unidos que esto no es de ninguna manera un problema exclusivamente sueco, alemán, francés o
británico. Todo Occidente está bajo ataque, lo que quedó muy claro a través del lema propagandístico de Clinton
que afirma que somos "Más fuertes juntos". Volver a alinearse con este absurdo político abre la puerta a errores
contra el grupo que los políticos suecos deberían representar - los suecos. Esto es clave para entender el clima
político en Suecia hoy. Hay un tabú fuerte en contra de hacer la distinción necesaria entre "nosotros" y
"ellos", porque eso iría en contra de nuestra mentira autoaniquiladora de "la igualdad de todos". Este absurdo ha
llevado a una traición muy visible del grupo "nosotros": la falta de voluntad de nuestro sistema judicial para
deportar inmediatamente a los criminales extranjeros. El fiscal Daniel Jonsson resumió muy bien esta actitud
cuando dijo, con toda razón, que un violador convicto bien podría revertir al crimen en su propio país de origen
como en Suecia. 7 Por lo tanto, no se establece ninguna distinción entre las posibles víctimas de violación entre
las mujeres suecas en Suecia y, por ejemplo, las mujeres somalíes en Somalia.

El propósito de la ley es que hace que la sociedad sea más segura. Se supone que protege a los ciudadanos del
peligro externo a través del perímetro exterior, las fronteras de la nación, así como los peligros internos como el
abuso y el fraude. La ley sueca no existe para garantizar que las mujeres africanas no sean violadas por hombres
africanos. Su jurisdicción no incluye África. No es allí donde debemos mantener nuestras leyes. La consecuencia
general de la política "conjunta", donde todos tienen el mismo valor, es que "nosotros" nos vemos obligados a
asumir la responsabilidad de "ellos". Estamos obligados a ayudarlos como si pertenecieran a nosotros. Ellos, por
otro lado, saben que no nos pertenecen y que nosotros (la oposición política) no pertenecemos a ellos. Entonces,
las líneas políticas de conflicto son triples, y la reacción en contra de los absurdos políticos eventualmente s e
levantará como una marea y será igual de imposible de ignorar. El estado carece de la fuerza para absorber esto,
la más descabellada de las mentiras. Las consecuencias golpean a la puerta, listas para perturbar la paz. 1
Försvarsmaktens jämställdhetsplan 2009-2011, HKV beteckning: 16 150: 52403, p. 11 2 Van Creveld, Martin
(1991) La transformación de la guerra, The Free Press, p. 189. 3 Escalada a una carrera armamentista cuando
ambas partes se movilizan para asegurar su defensa contra los otros lados aumentando la capacidad. 4 Artículo
263 del Código Penal de Ucrania. 5 Schmitt, Carl (2007), El concepto de lo político, Chicago: University of Chicago
Press. 6 Flinga, Rickard. (2005). Iskallt och stenhårt: mina 20 år i Texas fängelser, Estocolmo: Norstedt. 7
Ed. (2013). Våldtog döende kvinna får stanna i Sverige. Fria Tider, [en línea]. Disponible en:
http://www.friatider.se/valdtog-doendekvinna-far- stanna-i-sverige [Consultado el 22 de agosto de 2017]

LA GUERRA

Se tiene una mejor comprensión de las realidades de la violencia que las mujeres, debido a que son los
principales practicantes de la violencia, y por lo general son los que sufren la consecuencia más grave y
permanente: la muerte. Conocen el efecto político de una decisión, que es una polémica: que está plagada de
conflictos, y que la forma más pura de conflicto desenfrenado se puede encontrar dentro de la guerra ideal de
Clausewitz. En la guerra ideal, la escalada de violencia en ambos lados solo se ve inhibida por la cantidad de
recursos disponibles, sea lo que sea: la cantidad de tropas que se pueden desplegar, la cantidad de cañones que
se pueden fabricar o cuántas rondas puede ser despedido Lo más cerca que hemos estado de la guerra ideal de
Clausewitz es la matanza masiva totalmente mecanizada en las trincheras de la Primera Guerra Mundial. No
vamos a analizar qué hizo posible esta escalada fatal, sino más bien, eche un vistazo a lo que evita una escalada
política innecesaria, nacional e internacional. Lo que hace que la guerra y el conflicto sean racionales es la
voluntad, los intereses y los objetivos de la entidad política. Esta es la fuerza limitante de la guerra absoluta.

Estos son los factores que determinan cuánto quiere la entidad política alcanzar sus objetivos, en comparación
con cuánto está dispuesto a sacrificar para imponer su voluntad a un enemigo. Solo esto evita que ocurra la
guerra ideal. Lo que hace que el cálculo sea fluido es que el oponente toma exactamente las mismas
consideraciones, independientemente de si ese oponente está dentro o fuera del país. Esto significa que si la
entidad política líder en el país pone una enorme cantidad de recursos en el cuidado del "otro", entonces la
revolución se convierte en una inevitabilidad, porque a largo plazo eso implica un costo menor para el partido
político bajo ataque que la degradación y el suicidio de la sumisión. Siempre suponiendo que las políticas se están
aplicando para beneficiar al grupo, y que la guerra es el factor de organización y distribución de la agresión
masculina, una medida civilizadora, si se quiere. La guerra es también una extensión de la política. En ese sentido,
el general Ludendorff tenía razón cuando señaló que la política es incidental a la guerra, ya que ambas se
practican para el bien de la gente, pero la guerra es la lucha definitiva para sobrevivir. Si un pueblo no está listo
para luchar para mantenerse vivo y florecer, entonces no lo hará, excepto por las buenas gracias de otra
persona. La guerra es el último signo de vida, la última medida para mantenerse vivo y no perecer.

No estar preparado para luchar es equivalente a estar preparado para morir sin resistencia, una presa incapaz e
indigna de sustentar la vida. Si una entidad política es presionada lo suficiente y lo suficiente, eso resultará en una
guerra, si la otra unidad política está compuesta por hombres, es decir. Las mujeres, por otro lado, pueden ser
subyugados y relegados a convertirse en ciudadanos de tercera clase, sin reaccionar violentamente en
respuesta. Las mujeres pueden tener otros medios a su disposición; Sin embargo, la violencia no es uno de
ellos. Arabia Saudita es un excelente ejemplo de esto. Las mujeres carecen de influencia política, no se les
permite conducir automóviles, una mujer sometida a violación puede ser condenada a muerte por adulterio y,
para empeorar las cosas, se ven obligadas a usar cortinas negras que las cubran de la cabeza a los pies, para
evitar seduciendo a cada hombre que conocen. ¿Por qué las mujeres aceptan esto? ¿Dónde está la revolución
armada? Pero por encima de todo; ¿Por qué las feministas occidentales no actúan en contra de esta encarnación
perfecta del patriarcado, en lugar de insistir en que el problema son los hombres occidentales? La respuesta se
encuentra dentro de la distinción político amigo / enemigo. El grupo "amigo" de mujeres occidentales,
particularmente las feministas, no incluye a sus hermanas oprimidas en el Medio Oriente, porque solo tienen
poder sobre su propio grupo. Son completamente impotentes contra un grupo externo, con el que existe un
riesgo concreto de conflicto. Por desgracia, las feministas contemporáneas pueden verse vistiendo el velo
islámico y se les escucha diciendo que esto de alguna manera es edificante para las mujeres, ya que
aparentemente grita "Allahu Akbar" en sus manifestaciones.

La razón es, simplemente, que no pueden perseguir a personas que no pertenecen a su propio grupo, a riesgo de
provocar un conflicto y también, arriesgando su propia tranquilidad, que descansa en la política de consenso
"juntos" que evita polémicas de todo tipo. Veremos que algunas feministas occidentales llegarán incluso a
convertirse al Islam, alegando que esto es un acto de empoderamiento. Algunas de estas mujeres se radicalizan y
se unen a la guerra santa islámica contra Occidente: Jihad. Por otro lado, los esclavos se han rebelado desde el
principio de los tiempos, con diversos grados de éxito. Esto se debe a que está en su naturaleza luchar cuando
son atacados u oprimidos. Las mujeres, no los hombres, pueden ser empujadas muy lejos sin comenzar una
revolución. Es por eso que los árabes castraron a sus esclavos africanos y los convirtieron en no-hombres,
eunucos. A través de esta práctica, las constantes complicaciones y fricciones en la sociedad podrían evitarse, y el
control podría mantenerse sin tener que lidiar con las insurrecciones esclavas recurrentes. La razón por la cual las
mujeres occidentales tienen libertad es porque los hombres occidentales han pensado que era una buena idea
defenderla. Toda autoridad depende de la capacidad de violencia al final. Cuando se trata de resistir a la
autoridad, así como de tratar de ejercerla sobre un tema no deseado.

Todo lo que se te da carece de valor. Si no la has adquirido y eres capaz de defenderla, entonces no es tuya, salvo
en el sentido de que quien te la quite te deja tenerla. Vivo en la meca feminista de Estocolmo. Cuando quedó
claro que más hombres apoyaban a Donald Trump que a Hillary Clinton, una estudiante de postgrado "masculina"
en mi alma mater, la Universidad de Defensa Sueca, cuestionó si realmente se debería permitir votar a los
hombres, o si estaríamos mejor con solo mujeres. votación. Patético. Si hubiera sido al revés, y alguien dijo que a
las mujeres no se les debería permitir votar porque tienden a votar hacia la izquierda y para el gran gobierno,
habría sido el final de la carrera académica de esa persona. La razón por la cual las mujeres se molestan cuando
se habla de despojarlas de sus derechos de voto es porque se les otorgó este derecho, y no fue conquistado por
ellas. Si no se les permite entrar en la vida política, entonces como colectivo no tendrán voz en lo que sucede
políticamente. En cambio, su influencia política será individual y no oficial, a través de redes y maquinaciones. Por
ejemplo, la amante de un rey o un cortesano puede actuar como cabildero para otros intereses.

Los hombres, por otro lado, no se sienten tan insultados si alguien cuestiona el derecho al voto de los
hombres; un hombre ni siquiera tomaría el sentimiento en serio, especialmente si proviene de una mujer o un
hombre feminizado. ¿Por qué? Porque una mujer no puede despojarlo de su derecho al voto, y un hombre
feminizado que ni siquiera puede enfrentarse a las mujeres no podría enfrentarse a un hombre que sí puede
hacerlo. Un hombre también puede, cada vez que lo desee, cambiar su influencia política de la boleta de votación
al cañón de un arma. Votar es un tipo de presión política, es decir, violencia. Cuando una entidad política deja de
ejercer influencia política a través del voto, y en su lugar opta por ejercer influencia por otros medios, ya no
importará quién tenga más votos. Los ganadores políticos dependerán de otras cosas además de contar los
votos. Esta es la razón por la cual los hombres tienen sufragio universal: el potencial masculino para la
violencia. Para evitar una revolución, el rey sueco llegó a un acuerdo sobre el poder absoluto que había tenido
anteriormente, y eligió compartirlo con otras entidades políticas que de otro modo podrían haberlo forzado a
dejar el poder por completo.
Lo que siguió fue una especie de semi-guerra, cuando el poder de la autoridad pasó de la aristocracia a la
población masculina en general. La constitución sueca de 1809 reemplazó la autocracia real de acuerdo con el
principio de separación de poderes que se había convertido en dominante en Occidente. 1 La comprensión de las
líneas de conflicto político significó que Suecia se democratizó sin la lucha armada, a diferencia, por ejemplo, de
Francia y los Estados Unidos. Se podría decir que la muerte del rey de Francia permitió que el rey sueco
viviera. Nosotros, el pueblo sueco y el rey sueco, logramos un compromiso, porque ambas partes creían que esto
era preferible a arriesgarse a una guerra costosa con un resultado incierto. La sociedad feminizada no tiene idea
de las violentas polémicas entre los diferentes grupos. Por lo tanto, las políticas feminizadas se implementarán
sin considerar la posibilidad de una reacción violenta. En su lugar, actuarán como si otros grupos no existieran, y
se involucrarían en el manejo del conflicto diseñado para su propia unidad, y condenarían al ostracismo a
cualquiera y todas las partes que no estén de acuerdo con ellos. No se comprende el hecho de que cualquier
decisión política puede conducir finalmente a la guerra o la revolución. Ese escenario no existe en su universo, ya
que carecen de una idea de cómo funcionan la violencia y la política. Cuando todo gira en torno a las mujeres,
todo se trata de someter a los antagonistas al ostracismo, el chantaje emocional o el acoso psicológico, ninguno
de los cuales conduce a una reacción violenta. Tales políticas conducirán inevitablemente a la guerra tarde o
temprano, siempre que haya hombres involucrados.

La base de la democracia es la identidad común que las personas y sus líderes comparten. Si las personas y sus
líderes actúan como uno, la ley prácticamente se escribe a sí misma. Rousseau pinta una imagen de esto en
Contrat Social. Sin embargo, esta identidad no tiene que establecerse a través de los derechos de voto, que sin
embargo se han convertido en sinónimo de democracia, como si la democracia, el gobierno de las personas, fuera
imposible sin derechos de voto. En este sentido, el fascismo está más cerca de la condición democrática que la
democracia occidental moderna de hoy, porque el fascismo se basa en una identidad común. Este no es el caso
cuando se trata del gobierno sueco elegido. La disonancia entre los líderes políticos "suecos" y el pueblo sueco
nunca ha sido mayor. Los líderes incluso niegan la existencia misma de una identidad sueca. Pero lo que
realmente debería preocupar al establishment sueco feminizado no es la oposición a la que están condenando al
ostracismo, sino lo que viene después de eso. Todos los que todavía tienen la capacidad de escuchar, oírnos rugir
y prestar atención, ¡existimos! Y esta no es una pregunta que esté en debate; es una pregunta que se realizará.

El péndulo se balanceará hacia atrás como un mazo, un mazo que aplastará todo a su paso. Los líderes políticos
"suecos" han intentado disolver la unidad política que deberían representar, los suecos, a través de una
humillante política migratoria en la que a nosotros, los suecos, se nos despoja del derecho a nuestro propi o
país. Como he señalado antes, sin embargo, los derechos no existen, y todo lo que se otorga carece de
valor. Hermann Göring formuló esta verdad eterna en Alemania Reborn: "El destino nunca perdona al hombre
que sin lucha abandona lo que una generosa providencia ha puesto en sus manos. "Lo que has heredado de tus
antepasados debes ganar de nuevo para poder conservarlo" 2. Si la pregunta es a quién pertenece el país,
entonces la respuesta es muy simple: pertenece a la entidad política que está preparada y capacitada. luchar por
el país, conquistarlo y tener el potencial necesario para que la violencia lo conserve. Es a través de la capacidad y
la voluntad de defender lo que tienes que te aseguras de que sea tuyo. Esto es evidente, y se hace eco en la
famosa declaración de Thomas Jefferson "El árbol de la libertad debe refrescarse de vez en cuando con la sangre
de patriotas y tiranos". Si no estás preparado para luchar y sangrar por lo que tienes, y derramar la sangre de
aquellos que intentan quitársela, entonces no tiene nada. Eres un hombre muerto caminando.
Todo lo que tiene y aprecia no tiene valor, porque no está preparado para matar o ser asesinado para defender a
sus seres queridos. Tal hombre existe puramente por la gracia de otro, alguien que de hecho está listo para hacer
estos sacrificios. El establishment sueco feminizado evita identificar a un enemigo, porque eso señalaría una
realidad política detrás de la polémica. Eso inevitablemente provocaría una confrontación. Y lo evitan debido a
nuestro pasado violento: tienen miedo de lo que somos. Temen lo largo que un hombre irá para defenderse a sí
mismo y a sus seres queridos contra un atacante. Quieren una vida segura y cómoda más que cualquier otra
cosa. Sin embargo, nunca hemos sido tan inseguros como lo somos ahora. Nunca hemos estado tan cerca de la
extinción como lo estamos ahora. Para citar a Christoffer Ragne (VAM - Vitt Ariskt Motstånd, White Aryan
Resistance): "Nuestra nación está cometiendo un suicidio racial" .3 Existe la noción de que la violencia siempre
está mal, en cada situación. Este es uno de los grandes tabúes de nuestro tiempo, y dará frutos podridos cuando
la violencia se vuelva necesaria para defendernos. Compara al hombre sueco feminizado moderno con lo que
alguna vez fue: un hombre libre al que se le exigía luchar cuando era necesario, con el entendimiento de que la
muerte en el campo de batalla era el único camino que conducía al Valhalla.

La cualidad más importante que un guerrero puede tener no es que esté preparado para matar, sino que él
mismo está preparado para morir y ha hecho las paces con la muerte. De acuerdo con Federico el Grande, esto es
lo que hace que los hombres marchen al lado del estruendoso sonido de los disparos de los cañones. Un
camarada caído mío, mi líder, Eugène Terre'Blanche (AWB, Movimiento de Resistencia Afrikaner) me dijo: "Si se
trata de guerra, todos moriremos. Pero, ¿qué mejor muerte podría tener un hombre que enfrentarse a terribles
adversidades, por las cenizas de sus padres y los templos de sus dioses? "

La gloria y el honor son conceptos que deben restaurarse. Los hombres siempre han estado imbuidos de estos
conceptos, que se han manifestado a través de la acción. Es como la mujer espartana le dijo a su hombre antes de
partir a la guerra: volver a casa con tu escudo o encima. El escudo era un garante de que el hombre no había roto
la falange hoplita y había huido del campo de batalla. El resultado final de una acción tan vergonzosa, tirar tu
escudo y huir, sería que Esparta se quedaría indefensa. Esparta carecía de paredes protectoras; su defensa eran
los hombres, y el muro del que todos los espartanos dependían era sus escudos. Suecia, por otro lado, carece
tanto de paredes como de hombres. El hombre feminizado es un producto sin honor de nuestro tiempo, creado
por la generación más cobarde de suecos que haya pisado esta tierra. Si no se hace nada, pasarán a la historia
como los últimos suecos, criaturas sin espinas cuya única defensa contra los hombres malvados era reclamar su
derecho a no ser atacados. "¡La violencia está mal, deja de golpearnos, deja de violarnos!" Pero ¿por qué no te
defiendes? "Ese no es el problema, el problema es que alguien nos está atacando, ¡el problema es el
patriarcado!". Dicen esto sin darse cuenta de que están atacando lo único que podría protegerlos: una elite
masculina. Esa es la única razón por la que hemos evolucionado y aún existimos como especie. Si quieres ver
ofendida a una feminista, todo lo que tienes que hacer es señalarle este hecho. Si no estás dispuesto o no eres
capaz de defenderte, alguien más tendrá que hacerlo. Recuerde: las mujeres necesitan a lo sumo hombres
cuando son amenazados por otros hombres; de ahí el mandato de las mujeres espartanas, instando a sus
hombres a regresar con sus escudos. Pero una feminista moderna no razonará en este sentido; ella cree que
tiene el "derecho" de no ser atacada por hombres. Ella pide una mejor defensa contra los hombres, mientras que
en una voz estridente gritando por más igualdad con los hombres.

Esa antítesis paradójica asegurará que no avancemos absolutamente en ninguna dirección, porque las dos
circunstancias se descartan mutuamente. La rama parlamentaria del movimiento amigo de Suecia, los
Demócratas de Suecia (SD), ha optado por luchar contra el reemplazo del pueblo sueco a través de su programa
de política migratoria, que aboga por un "sueco abierto" politizado. La idea detrás de esto es que cualquiera
puede convertirse en sueco, si elige vivir como sueco, sea lo que sea lo que signifique . Esta es una visión
americanizada de la migración, con la idea de Occidente y sus valores en su núcleo. Pero a este respecto, ser
sueco es más profundo que ser estadounidense. Nací sueco y moriré como sueco, independientemente de cómo
elija vivir mi vida. Por lo tanto, "Open Swedishness" es un concepto totalmente irrazonable. ¿De qué se compone
esta nacionalidad sueca, la cultura de consenso? La ley de Jante? Es un sueco con el que lucharé hasta el día de
mi muerte, y eso no me hará menos sueco. Claro, esto podría ser una artimaña de guerra de proporciones sin
precedentes, una estrategia de guerra digna de Odin, para pretender que las hordas extranjeras serán asimiladas
en la actual cultura wussy sueca, que no tiene lugar para los hombres, permitiendo así que SD desarme y
pacifique mentalmente a un antagonista que debe, al final, ser expulsados. En mi opinión, es muy poco probable
que exista una agenda tan oculta. Es por eso que el renacimiento del nacionalismo estadounidense con la
ascensión de Trump al poder fue invaluable para Europa y para América. La transmisión y la reciprocidad positiva
del nacionalismo entre los continentes es más fácil cuando fluye de América a Europa, y no al revés. Esto se debe
al hecho de que el nacionalismo en Europa es imposible de distinguir de la nación, es decir, su población étnica.

Los Demócratas de Suecia han elegido americanizar la visión de la migración en este sentido, y hablar sobre los
suecos como si fueran una idea a la que otras personas puedan adaptarse y así convertirse en suecos. La guerra
no conoce fronteras y, en la mayoría de los casos, es imposible separarse de la migración. La diferencia entre
guerra y migración es, según el ex gobernador de Luisiana, Bobby Jindal (2008-2016), que los inmigrantes se
asimilan. 5 Por lo tanto, la inmigración sin intención de asimilación es un acto de guerra. Esto es consistente con
la idea de que Estados Unidos fue fundado, así como el Open Swedishness promovido por los Demócratas de
Suecia. Los grandes grupos de inmigrantes en Suecia y en el resto de Europa no se esfuerzan por asimilar, ¿y por
qué deberían hacerlo? Quieren preservar su forma de vida, y el movimiento a través de las fronteras geográficas
no cambia el instinto de autoconservación conectado con la propia unidad política. Por el contrario, nuestra idea
izquierdista / liberal de la multiculturalidad está en oposición directa a la idea de asimilación. Debido a que el
ideal político liberal es la "unión", no puede haber un "nosotros" para asimilarse. En cambio, "la otra" unidad
política está institucionalizada a través de subsidios. Estamos creando una animosidad política a través de nuestro
deseo de "juntos": la política. La hegemonía liberal izquierdista carece de una comprensión de su propia unidad
política y, por lo tanto, perderá contra aquellos que llevan a cabo la lucha política real.

Un equipo de hockey sobre hielo que no discrimina entre su propio equipo y el equipo contrario está destinado a
perder. Si quieres tener éxito, solo puedes jugar con los miembros de tu propio equipo, es decir, el grupo "amigo"
definido por Schmitt dentro de la dicotomía amigo / enemigo. El efecto de los grandes desplazamientos de la
población es el mismo que en la guerra: una nueva entidad política se hace cargo de otra donde anteriormente
había estado en control del espacio geográfico. Se hace cargo de una nueva forma de vida, una nueva regla, pero
sobre todo hay gente nueva. El país físico todavía puede estar allí, pero ya no existe como lo hizo una vez, y nunca
volverá a suceder si la población indígena desaparece para siempre. Esta es la última consecuencia de tratar de
unir a dos pueblos cuyas respectivas filosofías políticas los hacen incompatibles. Es la base de la enemistad
absoluta, donde solo puede haber un ganador y no es posible ningún compromiso. Solo hay lucha, gana y vive, o,
evita la necesaria confrontación y muere, no solo por ahora, sino para siempre. En otras palabras, la migración es
guerra, porque conducirá a nuestra extinción o a la destrucción de nuestra forma de vida. O ambos. El principal
ejemplo de esto hasta ahora es nuestro propio Gran Período de Migración. No solo detuvimos a los romanos en
el bosque de Teutoburgo en el 9 EC, procedimos a aplastar al Imperio Romano, no solo a través de la fuerza
armada, sino también a través de la migración. Fue un desplazamiento de naciones que aplastó todo lo que había
sucedido antes y lo reemplazó con otra forma de vida, a pesar del hecho de que las tribus germánicas eran
consideradas bárbaras por los romanos más civilizados y tecnológicamente superiores. Una invasión no solo tiene
lugar a través del avance de los soldados armados. A lo largo de la historia, ha sucedido ya sea en relación con o
después de que los asentamientos hayan sido establecidos por la nueva población. A veces este ha sido el
verdadero propósito de la guerra: conseguir la tierra. La creación de un nuevo espacio de vida a expensas de otro
a través de la violencia. Sin embargo, como es el caso ahora, nadie se opone a que otra gente expanda su espacio
de vida, por lo que no es necesaria la violencia, es una victoria furtiva. La ola migratoria de hoy no necesita
soldados para allanar el camino para ellos, porque nuestro establishment izquierdista liberal nos ha negado y los
ha incluido. La migración ni siquiera es una estrategia de guerra como un caballo de Troya; es una traición, pura y
simple.

El pastor ha abierto la puerta a los lobos, bajo el pretexto de que todos los animales deberían llevarse bien. Y en
este caso, esto también afectará al pastor mismo, porque ningún lobo distinguirá entre ovejas y pastor, y ningún
lobo reconoce la autoridad del pastor. Históricamente, ha sido menos relevante para las mujeres de qué lado
gana la guerra, la escaramuza o el ataque. Una conquista solo ha significado un ajuste a nuevos maestros. Y a lo
largo de la evolución humana, hasta hace poco, con frecuencia significaba un nuevo hombre de una tribu vecina,
lo que significa un intercambio entre tribus donde la sangre, el idioma y la cultura han sido similares. Es muy
probable que haya un condicionamiento biológico cuando se trata del menor grado de lealtad de las mujeres
hacia el grupo. La investigación psicológica muestra que las mujeres tienden a contrarrestar las amenazas con una
estrategia de "cuidar y hacerse amigo" para garantizar su propia supervivencia. 6 Esto dificulta que las mujeres
comprendan la política y el riesgo constante de guerra, porque son los trofeos de los ganadores, no las
víctimas. Sin embargo, el conflicto que está en curso ahora conducirá a un cambio para peor, siempre que los
hombres no terminemos con la locura feminizada que amenaza con disolver nuestro propio grupo.

Los musulmanes son fanáticos opositores de la asimilación en el estilo de vida occidental. Crean zonas prohibidas,
implementan la ley de la sharia en la medida de lo posible, y se rigen por su mezquita en lugar de la ley de la
tierra. Una mezquita que, por cierto, la mayoría de las veces es financiada por Arabia Saudita. Un país
geográficamente, cultural y racialmente cercano a los migrantes, pero que no acepta a un solo migrante de las
hordas masivas que están en movimiento. Los refugiados son como peones en un tablero de ajedrez para los
saudíes. Los propios refugiados bien podrían desconocer su papel geopolítico, porque podrían estar huyendo a un
Oeste económicamente más lucrativo, donde el bienestar fluye como el néctar de los dioses olímpicos. Además
de ser parásitos, también constituyen el factor determinante de las ambiciones de expansión del
Islam, financiado y forzado sobre nosotros por los saudíes, entre otros. Debido a que la autoridad puede
derivarse del potencial de violencia, los migrantes no necesitan alcanzar un gran número antes de comenzar a
ejercer presión política. En este caso, la presión política es la segregación y el establecimiento de su propia
autoridad sobre la del estado. Ya podemos ver que han logrado esto en las llamadas áreas de exclusión, donde el
largo brazo de la ley se ha vuelto corto e impotente. La ley sueca está de rodillas, abogando por el respeto de lo
que nosotros mismos hemos subvencionado y financiado, con la esperanza de que vean la razón y nos respeten
para que todos podamos vivir juntos.

Estamos en medio de una lucha de poder, una batalla que nuestra nación se niega a combatir: no lucharemos y,
por lo tanto, moriremos. El bienestar social se ha convertido en el tributo de nuestra nación, otorgado a aquellos
que nos ocupan con la esperanza de que creará un "nosotros" junto con las personas que desean nuestra muerte
política o real. La crisis migratoria conducirá a la guerra de nuestra generación. No es una guerra en un sentido
convencional, sino que diferirá significativamente de la trinidad de Clausewitz que consiste en las personas, los
militares y la política, entre dos o más partidos dependiendo de la constitución. Todos estos elementos se
fusionarán y disolverán, no solo desde un lado, sino desde todos los lados. Además del lado liberal izquierdista
que conforma el establecimiento, quedarán atrapados en el modelo de Clausewitz y no podrán manejar la
amenaza a la que se enfrentan, lo que significará una muerte segura. Será un regreso a la forma en que se libró la
guerra antes de que se convirtiera en sinónimo de actividades gubernamentales. Descentralizado, tribal y
anarquista, pero también en este caso, sin una contraparte para hacer la paz con - la enemistad absoluta no
puede contener ningún espacio para el compromiso. Sin embargo, se puede luchar contra la guerra con la
ambición de organizar un golpe de estado en un intento de obtener el control del estado, pero la guerra en sí no
será en beneficio del estado y sus componentes principales no serán parte de ella. . Sobre todo, los pilares
fundamentales, la propia razón de ser del estado, se combatirán hasta el punto de que el estado tal como lo
conocemos dejará de existir.

Por lo tanto, la guerra es una palabra mejor que "lucha política" para describir lo que está por venir. La política es
una parte contra la otra, y esa no es nuestra ambición. Hemos elegido defendernos de esto. La guerra es
simplemente un acto, un medio para un fin, y cuando no hay posibilidad de compromiso, dado que nuestra
existencia no es negociable, el único resultado factible es la escalada hasta que un lado retroceda. Para el
establishment izquierdista liberal, esto significa que la entidad política debe despertar las pasiones populares y el
deseo de luchar por sus objetivos políticos a través de otros medios, según el modelo de tres pasos. Este es el
único influjo que tienen sobre nosotros, toda su capacidad militar: el poder de controlar la opinión popular. El
establecimiento no luchará esta guerra con proyectiles; es una guerra que se peleará con palabras, es decir,
propaganda. A través del poder de la pluma, los liberales abandonaron sus propios objetivos, mientras
intentaban evitar que comprendiéramos los nuestros. Esa es la principal arma contra nosotros, la que nos paraliza
y nos impide tomar medidas, por temor a ... ¿qué? De convertirse en parias de la locura colectiva, parias de una
migración lemming rumbo a un precipicio - ¿eso es lo que nos impide actuar? El hombre sobrevive a través de la
aceptación social; somos un mamífero tribal y somos mutuamente dependientes el uno del otro. Este rasgo
evolutivo, en circunstancias normales, nos ha servido bien.

Para un individuo es mucho más fácil violar una ley escrita en una hoja de papel que romper una norma social
que convierte al individuo en un paria social. Nunca podremos liberarnos de lo que somos. Sin embargo,
podemos dejar en claro quién pertenece a nuestra propia tribu, a nuestro grupo de identidad, a nuestra entidad
política, dentro de la cual las normas sociales sirven a nuestro propósito y promueven nuestra forma de vida. La
aceptación social depende totalmente de a qué grupo pertenezcas. La guerra relámpago social de un grupo
enemigo no es solo ineficiente, sino francamente patética. porque supone un deseo de ser incluido y aceptado
por el grupo enemigo.

La situación en la que nos encontramos hoy es una lesión autoinfligida, en la que los hombres y el establishment
político han abandonado el control de las barricadas defensivas exteriores, a favor de adular antes de la virtud,
señalando el altruismo izquierdista liberal. Una contramedida clásica sería establecer nuevas barricadas
defensivas, no necesariamente en un sentido físico, dentro de las antiguas. Esto debe hacerse cuando el enemigo
está entre ustedes, y existe la necesidad de aislarse de él. Se puede lograr a través de lo que comúnmente se
denomina "células". Si un antagonista habla de la célula, a menudo la vinculará con la palabra "terror". Estas
células se crean, o más bien surgen, debido a una estructura descentralizada, porque son demasiado débiles para
mantener o controlar un área geográfica específica. Sin embargo, nuestro enemigo externo ha acumulado la
fuerza necesaria para mantener una red de defensa más física a través de las llamadas zonas prohibidas. Hay una
gran diferencia entre controlar un mecanismo de defensa y hacer que caiga en manos de tu
enemigo. Normalmente, la línea de defensa externa determina las reglas que se aplican dentro de esas
líneas. Pero nuestro enemigo externo no es una entidad política unificada. Hay constantes escaramuzas entre
diversos grupos musulmanes y otros grupos de inmigrantes, que han traído antiguos conflictos tribales con ellos a
nuestro país. Nuestros enemigos forman una miríada de diferentes intereses, identidades y luchas de poder. Las
zonas prohibidas tendrán un impacto político cuando sean lo suficientemente influyentes como para presionar
por excepciones, primero en su propio nombre; el siguiente paso será hacer que otros lo apliquen. En el final, la
soberanía se basa en su propia capacidad para imponer una excepción o defenderla. Una vez que se pierde esa
habilidad, la unidad ya no es la soberana soberana. Eso significa que si su unidad es el soberano del área,
entonces nosotros, por definición, no lo somos. La pregunta es: ¿cuándo comenzamos a resistir, comenzando así
la guerra? Recuerda; la guerra solo comienza con la resistencia, por lo que la izquierda liberal nos acusa de
belicismo.

Y es posible que tengan razón, no solo exigimos nuestra propia defensa, sino que la llevaremos a cabo. La guerra
tiene una tendencia intrínseca a escalar, en línea con el modelo de guerra ideal de Clausewitz. Por lo tanto, es
solo cuestión de tiempo antes de que la resistencia, correspondida por los antagonistas, se convierta en una
lucha armada de facto por la supervivencia política y literal. El establishment feminista siempre defenderá los
ataques cometidos por "ellos, "Y pónganse excusas como" falta de comprensión "y" exclusión socioeconómica ",
y siempre nos atacarán" siempre que ocurran represalias contra la política y sus consecuencias ". Nos atacarán,
principalmente verbalmente, y se nos acusará de ser la razón por la cual "juntos" no funciona; es nuestra culpa,
ya que nos oponemos. El mismo revisionismo histórico fue provocado por estos fanáticos feminizados en relación
con la guerra en la ex Yugoslavia, alegando que la guerra se debió a los nacionalistas, en lugar de la situación
insostenible que surgió debido a la balcanización. Nuestra resistencia puede y no debe ser solo directa, sino
también indirecta.

La resistencia debe ser activa y pasivamente agresiva, colocándonos en el exterior. No fuera del conflicto político,
donde somos activamente agresivos, pero fuera del control del establecimiento liberal de izquierda. Todos
conocemos la naturaleza de la guerra que se está librando (excepto los izquierdistas liberales, no tienen idea), por
lo que no hay necesidad de centralización. De hecho, la centralización sería perjudicial. La transición a hacer lo
que sea necesario para lograr lo que Clausewitz describió como el objetivo de la guerra, derrocar al enemigo,
pasará directamente y se adaptará totalmente a la situación cuando ocurra la descentralización
anárquica. Mientras tanto, el establecimiento no puede identificar el punto principal que hace posible que la
lucha continúe. Esto sienta las bases para su temor de nosotros, un temor que no albergan de los otros grupos
hostiles. La razón es, por supuesto, que no hay nada más aterrador que los hombres libres, porque no tienen
límites ni límites. Trabajaremos tanto dentro como fuera del sistema al mismo tiempo, leales a nuestra tribu en
espíritu, leales a nuestra unidad política, donde reside la única aceptación social que nos importa.

A través de nuestras tribus vamos a desafiar al establecimiento, probando constantemente las aguas para ver
cuán lejos va nuestra autoridad, cuánto podemos salirse con la suya hasta que la presa finalmente se rompa y se
implemente un nuevo orden. 7 La mayoría de los teóricos y analistas militares de hoy sienten que la capacidad
física y la destreza en el combate no son los factores más importantes para ganar la batalla. Ya no es la tarea de
un soldado. Esta línea de razonamiento bien puede ser el resultado de la feminización: enfatizar la capacidad de
violencia que tiene el soldado individual para hacer que el argumento a favor de las mujeres soldado sea aún más
difícil de discutir. Que los avances tecnológicos hayan eliminado la necesidad del dominio físico de los hombres
parece ser el hilo conductor del pensamiento aquí.

Para citar a Nassim Taleb, IYI - Intellectual Yet Idiots. Los cuadros militares suecos de analistas intelectuales de la
generación anterior prácticamente han servido en el ejército, en un entorno exclusivamente masculino. Por lo
tanto, su experiencia y conclusiones sobre el servicio militar deben haber sido que es un trabajo que las mujeres
podrían hacer igual de bien. La intelectualidad sueca feminizada cree que las mujeres son iguales a nosotros los
hombres, porque ellos mismos se sienten como si fueran. ¿Qué hombre se alistaría en la Legión Extranjera
Francesa para demostrar que tiene lo que se necesita, si también acepta mujeres? Negar al hombre el papel de
defensor significa que las mujeres pueden liderar el país, constituyen la mitad de la fuerza de trabajo dentro del
ejército, y perseguir a los malos en las calles como agentes de policía. IYI ignora por completo la capacidad de
violencia. El objetivo de la guerra es, como lo mencioné antes, derrocar al enemigo, pero suponen que esto
sucederá disparando un proyectil o tripulando un avión no tripulado, lejos de las líneas del frente: creen que la
guerra se librará frente a una pantalla de computadora, como jugar un videojuego. Lo llaman RMA, la Revolución
de Asuntos Militares, un cambio tan grande que ha transformado la guerra para siempre, una ruptura total con la
forma en que se libraron las guerras antes de la llamada revolución. Su análisis los ha cegado hasta el punto de
que no pueden considerar que la guerra futura que ciertamente vendrá bien puede combatirse tanto con los
puños como con las balas. Y este es otro problema: nunca han estado en una pelea a puñetazos. Este es el
método más básico para que un hombre obtenga lo que quiere, por medio del puño. Las zonas prohibidas que
han sido establecidas por nuestra fuerza de ocupación no son defendidas por drones, sino a través de la fuerza
bruta.

Hemos perdido el territorio sueco, lugares que ya no se pueden llamar suecos más que a través de ilusiones de
jure, sin la participación de los llamados RMA. Nuestra guerra futura no se librará frente a una pantalla, a menos
que cuentes diseñando memes, escribiendo propaganda e influencia social; se peleará en el pasado. Lo que vino
antes de tácticas lineales, arte operacional y guerra de maniobras. Sabemos lo que está por venir, porque lo
hemos visto. Cuando estuve en Kiev en Ucrania durante el Euromaidan, fue como viajar en el tiempo. No a la
época fascista como algunos lo tendrían, sino más bien, una época pasada cuando los reyes fueron destronados y
exiliados si se los consideraba aptos para gobernar. Se libraron batallas donde ambos lados usaron escudos y
bastones; fue una lucha física que se prolongó durante meses. Ambas partes tenían acceso a las armas de fuego,
una más que la otra, pero este fue un golpe de estado que podría llevarse a cabo a través de la dominación física.

Gracias a su fuerza de voluntad y fuerza física, lograron no solo aferrarse al territorio que ya habían tomado, sino
avanzar en una medida que llevó al entonces primer ministro a huir del país. Todo gracias al poder del puño y
algunos proyectiles. El golpe en Turquía en 2016 fracasó debido a la gran brecha en la escalera de la vi olencia. Un
tanque no es muy útil si su único propósito es amenazar, no ponerlo en práctica. Esa brecha no existía en Ucrania
o en la Alemania nacionalsocialista. Hitler nunca habría tomado el poder ni habría podido sostenerlo si no hubiera
sido por el puño cerrado compuesto por los hombres de las SA. Si una entidad política desea implementar
cambios importantes en la sociedad a través de otros medios además del parlamentarismo, su propio potencial
de violencia es mucho más importante que, por ejemplo, el apoyo de los militares. Si los hombres de la nación
están preparados para salir a la calle y luchar por su propia unidad política, entonces es justo suponer que estos
hombres también están dispuestos a ponerse uniformes y satisfacer las necesidades de la nación en las fuerzas
armadas, si el conflicto evolucionar hacia una guerra a gran escala Esto es exactamente lo que sucedió cuando los
luchadores callejeros del Euromaidan se convirtieron en milicianos intercambiando sus bastones por fusiles
Kalashnikov, después de que surgió la necesidad de ascender en la escalera de la violencia.

Las Fuerzas Armadas son solo el caparazón de un arma muy roma, casi obsoleta. El hombre, sin embargo, es
siempre mortal, y lo que hace que el caparazón cobre vida. Por lo tanto, el potencial individual de violencia es
importante, ya que cada individuo es parte de un todo. No es suficiente tragarse la píldora roja, eso solo sirve
para comprender la situación. Toma más. Toma lo que Marcus Follin, The Golden One, ha denominado "The
Gloryious Pill". Debemos edificarnos para coordinarnos eficazmente con los demás y alcanzar un objetivo
común. Ha pasado el tiempo de las "pastillas rojas", ha llegado el momento de la gloria. Lo que los separa es la
acción. Necesitamos una élite masculina que pueda recuperar lo que es legítimamente nuestro. Somos hombres,
la bestia más grande no solo en el planeta, sino en toda la galaxia; si algo más estuviera allí afuera, eso también
se demostrará a través de la acción. La única forma en que un caniche puede obtener lo que quiere es quedarse
quieto y ser sumiso.

Un lobo, por otro lado, tiene otras opciones. Esta es la diferencia entre un hombre "amistoso" que actúa por
necesidad, porque es incapaz de hacer lo contrario, y un hombre que elige actuar de esta manera. El hombre que
elige la amistad puede, si es necesario, resolver sus problemas sin la autoridad del "otro", no necesita el permiso
que es la cuerda de salvamento del incapaz. Si los hombres suecos se hubieran levantado y el Euromaidan
hubiera jugado en Sergels Torg de Estocolmo, entonces el escenario habría sido bastante diferente, y ciertamente
no habría durado meses. La fuerza de policía sueca feminizada habría tenido que elegir entre huir, debido a que
el equilibrio físico del poder es tan alto, o organizar una masacre al escalar brutalmente la escalera de la
violencia. Ambas opciones son desastres estratégicos: un estado no es nada si no puede mantener su monopolio
sobre la violencia, y la razón de ser de nuestro estado es implementar y mantener el control: una masacre de su
propia gente enviaría la señal opuesta. Ambos escenarios se desarrollaron en Ucrania: la incapacidad de
mantener el monopolio de la violencia, seguida de una masacre que develó el último clavo en el ataúd para el
entonces primer ministro. Para pelear una guerra, primero se debe establecer qué tipo de g uerra es, a fin de
evitar cometer errores fatales. Esta es la primera pregunta estratégica que debe ser respondida. La respuesta te
dice lo que se necesita para salir victorioso. El establecimiento no comprende tanto la guerra como la violencia,
como la guerra en la que ya están, y esto los hace incapaces de formular una estrategia que les pueda traer la
victoria. La guerra siempre se libra para alcanzar un objetivo específico. En cambio, tratarán de compensar la falta
de un análisis correcto del problema con una mayor fuerza táctica y operativa. En otras palabras, trate de tratar
los síntomas en lugar de hacer lo correcto, que en este caso sería eutanasiar al paciente
moribundo. Independientemente de quién gane, el experimento democrático tal como lo conoce mos, incluida la
influencia de las mujeres, solo habrá sobrevivido durante aproximadamente 100 años.

De manera predeterminada, el experimento estaba condenado al fracaso incluso antes de que comenzara. Nunca
fue una cuestión de si el sistema colapsaría, sino cuándo. Tener el poder de los hombres no es garantía de éxito,
pero para que las mujeres dominen la sociedad es, por otro lado, un cierto camino hacia el socialismo y la
miseria. La vida pública simplemente no es su dominio, y no se puede tratar de la misma manera que la vida
privada. El fracaso parlamentario del siglo XX para eliminar el "nosotros" en beneficio de "ellos", bajo el pretexto
de que esto crea una comunidad y un estado de "estar juntos", resonará en el futuro como el peor ejemplo de
estadista fallido alguna vez. Los cambios deberán hacerse a expensas de lo que ahora conocemos como derechos
de las mujeres; es decir, influencia política principalmente femenina, por ejemplo, derechos de voto,
multiculturalismo, junto con todo tipo de teorías políticas izquierdistas como el feminismo, el constructivismo
social, el socialismo, el comunismo, el liberalismo de izquierda, etc. 1 Hoy, Suecia no tiene división de poderes, y
estamos totalmente a la merced de la gente a través del Parlamento.

De acuerdo con el Instrumento de Gobierno de 1974, que reemplazó al de 1809, las reglas de soberanía popular y
el primer párrafo del Instrumento de Gobierno se lee; "Todo el poder público en Suecia procede del pueblo". 2
Göring, H. (1934). Alemania renacida. Londres: E. Mathews y Marrot. 3 Palabras habladas por Ragne en su
defensa, durante un juicio sobre un robo bancario para financiar la lucha. Las palabras se volvieron legendarias e
inmortalizadas en el álbum de música Death to ZOG, donde la frase fue utilizada como introducción a la canción
Death to ZOG. 4 Recuerdo esto como si fuera ayer, cuando Terre'Blanche me pronunció estas palabras una tarde
en su granja cerca de Ventersdorp, la misma granja donde fue brutalmente asesinado dos años después. Él vivió y
murió por esta cita. Descansa en paz. Originalmente, la cita fue tomada del poema Horatius. 5 Mchugh,
Katie. (2015). Breitbart [en línea], "Bobby Jindal: 'Inmigración sin asimilación es una invasión'", Disponible en:
http://www.breitbart.com/ biggovernment / 2015/11/04 / bobby-jindalimmigration-without-assimilation-is-
aninvasion / [Consultado el 22 de agosto de 2017] 6 Taylor, et al (2000). "Respuestas bioconductuales al estrés en
las mujeres: ten cuidado y amiga, no pelea ni huye". Revisión psicológica. Vol 107, No 3, p. 411 - 429. 7 Para leer
más sobre la esencia tribal de los hombres, recomiendo el libro de Jack Donovan Cómo convertirse en bárbaro
(Dissonant Hum, 2016).

EL ESTADO

Un estado, se llama el más frío de todos los monstruos fríos. También lo miente fríamente; y esta mentira se
escapa de su boca: "Yo, el estado, soy el pueblo". Nietzsche Political Science define el estado como la
organización que tiene control total sobre un área geográfica fija. El control total está garantizado a través del
monopolio estatal sobre la violencia. Garantiza que ninguna otra parte puede hacer cumplir su voluntad a través
de medios distintos de los permitidos por la ley dentro de los límites de las defensas exteriores que constituyen
las fronteras geográficas de la nación. El monopolio de la violencia no es solo una necesidad del Estado para
funcionar, sino su propia definición. Nuestro padre fundador Gustav Vasa institucionalizó el monopolio de la
violencia en Suecia. Cuando desarmó a los guardias del obispo, el estado se convirtió en el único que podía iniciar
la violencia de jure. Esto significaba que el estado de Suecia podría practicar la violencia dentro del reino, sin
ninguna consideración para las elites locales de poder. El estado tal como lo conocemos supuestamente nació
porque el poder del estado se cansó de toda la violencia, y se dio cuenta de que el orden solo podía ser
restaurado mediante la implementación del Leviatán. Las personas se mataban entre sí de izquierda y derecha, y
el estado tenía que bajar el pie y decirles que se detengan, o prueben la ira y la violencia del estado. Esto no es
más que un mito de propaganda gubernamental: una mentira autodeterminada para justificar nuestra
sumisión. El monopolio de la violencia se implementó para desarmar cualquier amenaza al poder soberano del
gobernante, no para evitar una "guerra de todos contra todos". Para mantener la nueva estructura de poder, se
requería un ejército permanente, un efecto de umbral que aseguraba "el orden ", en este caso el control del
monopolio sobre la violencia por parte del gobierno, y se aseguró de que los sujetos lo respetaran. La
reorganización implementada por Gustav Vasa también dio a luz a la armada sueca, inicialmente mercenarios
contratados por Lübeck a crédito, para luchar contra la línea logística danesa que bloqueaba la ocupada
Estocolmo. De hecho, las tropas fueron retenidas sin realizar ningún pago. Lübeck, sin embargo, carecía de la
fuerza militar para reclamar lo que se había perdido a través de esta flagrante violación de contrato. Una fuerza
policial / militar permanente (en ese entonces la mayoría de las veces lo mismo) requería desarrollo institucional
y cambios institucionales.
Los recursos deben ser asignados y coordinados. Como es el caso en los tiempos modernos, fue costoso reclutar y
armar una fuerza profesional. Eso sentó las bases para el surgimiento del estado absoluto, que más tarde, al
obtener el control total, también ganaría la capacidad de reorganizar a la sociedad como un todo. Cuando el
estado se volvió absoluto, también las guerras fueron necesarias. Junto con otros países europeos, el estado
impositivo sueco, también conocido como el estado militar, evolucionó ya que una parte importante de las
finanzas estatales se dedicaba a las Fuerzas Armadas. Las capacidades militares de un país deben ser igualadas
por los otros países que están al alcance de un posible acto de violencia. Un fenómeno ahora conocido como un
dilema de seguridad. Hasta el siglo XIX, y el avance del capitalismo, el 90 por ciento de los impuestos suecos se
destinaron a las Fuerzas Armadas. El estado es una invención moderna en la historia humana. El estado no dio a
luz a Suecia, la madre Svea es mucho más vieja y más noble que eso. Suecia es nuestro lugar en la tierra, la
coexistencia entre la tierra y su gente, el dominio donde los suecos prosperan, siempre que podamos defender la
simbiosis que es Suecia.

El estado, por otro lado, es una herramienta, un instrumento que ayuda a realizar la autoridad del soberano. El
estado de Suecia nació para servir a un propósito, y ese propósito fue simplificar la implementación de la
voluntad de Gustav Vasa. A lo largo de las eras, todas las autoridades han utilizado una metodología específica
para hacer cumplir su regla. La gran diferencia entre entonces y ahora, y la formación del estado que llegó a
constituir el país moderno, es que este último ha llegado a tener vida propia. Lo que solía ser una herramienta
para administrar el sistema, un medio para un fin, ahora se ha convertido en un fin en sí mismo, una máquina que
ahora estamos obligados a atender. Y no solo las personas son sirvientes del estado, incluso los "líderes" son sus
subordinados. Federico el Grande dijo: "Ein Fürst ist der erste Diener seines Staates" 1, un príncipe es el primer
servidor de su estado. Una bonita visión no maquiavélica de la habilidad política. Somos los servidores del estado,
y el estado no lo tendrá de otra manera. Se ha convertido en el equivalente organizativo de la película The
Terminator, donde AI (Inteligencia Artificial) se crea para servir al hombre, pero en cambio decide vivir según sus
propias reglas, ignorando por completo los deseos de aquellos para quienes estaba destinado a servir.

El estado es su propia persona, una identidad separada que ha surgido de algo que solía ser muerto y
abstracto. Es el monstruo de Frankenstein. Un horrible cadáver ambulante que vive, de acuerdo con la filosofía
política hobbesiana, para obtener control y seguridad para la humanidad a través de su horrible y aterradora
apariencia, una criatura que nadie se atreve a desafiar. Es una forma de organización que ha llegado a dominar
nuestra forma de pensar, en la medida en que no podemos pensar fuera de su existencia. Sin embargo, existe
solo en nuestras mentes, y se realiza a través de nuestras palabras y acciones. Independiente y separado del
hombre, no es más real que los cuentos de hadas. Por lo tanto, el estado ha reemplazado verdaderamente a la
teología. La creencia en el estado es la gran superstición de nuestro tiempo, y lo que nos mantiene lejos de la
grandeza. La fuerza represiva que hace que la verdadera libertad sea imposible. Una bola mental y una cadena
que gana control físico a través del compañero que adora el estado y se somete y adora al monstruo del
estado. Entonces y ahora, cuestionar a Dios significaba graves consecuencias negativas, implementadas por
aquellos que seguían las enseñanzas de Dios, no por Dios mismo. Obtuvimos nuestro estado bajo el pretexto de
que implicaría control interno, una seguridad que nos protegería del uso arbitrario de la violencia. Este último se
formuló como un contrato social: nos sometemos, pero a cambio podemos vivir una vida segura. El estado
también intentó obtener control externo a través del Tratado de Paz de Westfalia, donde los estados son
formalmente reconocidos como la única entidad legítima con la cual negociar la guerra y la paz. En realidad, esto
significaba que el monopolio completo de la violencia se implementaba no solo internamente en Suecia, sino
también externamente a través de la formación de un cártel estatal, que colectivamente se convirtió en los
únicos que podían declarar y hacer la guerra. Esto ha cambiado nuestra visión de la guerra, en una operación
estatal en lugar de una humana.

Nos escondemos detrás del monstruo. La importancia del estado también ha sido reforzada por el teórico militar
más importante de nuestro tiempo, Carl von Clausewitz, quien describió la guerra como una extensión de la
política por otros medios. Clausewitz dividió la guerra en una trinidad, compuesta por la gente, el comandante
militar y los líderes políticos del estado. Pone las bases para la simetría que uno espera en la guerra, si se
desarrolla entre estados. Si la trinidad no está en su lugar, se crea una asimetría, el componente más importante
cuando se trata de sorprender a tu antagonista con eventos imprevistos e imprevistos. Sin una contraparte
legítima, la guerra se considera un asunto policial, una fuerza cuyo trabajo es establecer y mantener un orden
aceptable. En Occidente hoy en día, esto se conoce como "construcción nacional", principalmente en el Medio
Oriente, donde nuestros esfuerzos de guerra pueden describirse como un tipo de castigo de nación extrema: "hay
que darle un sentido a ciertas personas". El estado, en en otras palabras, se convierte en el único partido legítimo
que puede dispensar violencia tanto interna como externamente. El único guardián de la ley y el orden que los
estados mismos aceptan. La administración de justicia debe hacerse a través de canales sancionados por el
estado. No ha habido un solo intento de implementar una restricción constitucional que limite el poder absoluto
del estado, una distribución de poder, control y equilibrio, a lo único que el Estado no puede prescindir: el
monopolio de la violencia, siendo la única entidad que tiene la última palabra definitiva cuando se trata de lo
correcto y lo incorrecto, y por su potencial superior para violencia, su capacidad de implementar lo correcto sin
fricción. Con todos los hechos a mano, ha resultado que la constitución no es suficiente cuando se trata de limitar
el crecimiento de la espantosa criatura que es el estado.

Los Estados Unidos comenzaron con el aparato estatal más pequeño del mundo, una pequeña creación
aparentemente perfecta, donde los Padres Fundadores eran muy conscientes de que habían creado una bestia y
se dieron cuenta de que necesitaba ser aprovechada con las cadenas más fuertes disponibles. Al igual que Tyr y
los Aesir, creían que podían contener al lobo Fenrir, para garantizar la seguridad de la humanidad. Pero como
resultó, nada pudo evitar que Fenrir se desatara y destruyera el mundo en Ragnarok. El estado es una entidad
que, si no está restringida, es un absoluto, es la base central de poder dentro de un área geográfica determinada,
una que ninguna otra entidad puede dominar o incluso oponerse. Comprometerse con otra entidad política es
limitar su propio margen de maniobra, un acto inaceptable para el estado. Por esa razón, fue poéticamente bello
presenciar la lucha política que se desarrolló en el rancho de Bundy en 2014.

Mostró la esencia más íntima de la política, que consiste únicamente en los medios más básicos de comunicación
masculina: la capacidad de transmitir su voluntad a través de otros medios que verbalizar, a través de la acción y
un puño cerrado. Lo que sucedió en Bundy Ranch difería significativamente de lo que muestran los izquierdistas a
través de la confrontación violenta y las protestas infantiles. La izquierda no cuestiona el monopolio de la
violencia del estado, sino que la agregan. Son la contraparte femenina, tratando de hacer que el estado golpee en
su nombre a través de estallidos histéricos. La autoridad federal, la Oficina de Administración de Tierras (BLM),
quería cobrar a Cliven Bundy una tarifa, basada en los derechos de pastoreo de su ganado. Bundy declaró que no
reconoció la autoridad del BLM sobre su ganado o sus tierras de pastoreo, y se negó a pagar la tarifa. Esto dio
lugar a que agentes federales armados fueran enviados al Rancho Bundy para confiscar su ganado. Debido a que
esto fue considerado por ellos como un acto no constitucional por parte de la autoridad federal, varias milicias se
reunieron para defender a Bundy, entre ellos, los Guardianes del Juramento, la Milicia de la Montaña Blanca y la
Guardia Pretoriana. Esto ya no era solo por el ganado o el Bundy Ranch, y el propio Bundy le dijo a Fox News:
"Esto es mucho más importante que solo mis vacas. Es una declaración de libertad y libertad y la Constitución ".2
Lo que siguió fue un estancamiento de dos días, donde cientos de milicianos armados y agentes federales se
miraron mutuamente, con francotiradores a ambos lados. Entre la milicia y los agentes federales, estaban la
policía estatal y el sheriff, tratando de mantener el orden mediando entre los dos grupos. Eventualmente, el BLM
retrocedió y liberó el ganado que había sido confiscado, anunciando que buscarían otros medios administrativos
y legales para ejercer presión a fin de cobrar la tarifa que habían exigido. Mientras escribo esto, en 2017, la
disputa aún no se ha resuelto. La libertad funciona como un músculo: si no se ejercita y fortalece a través de la
resistencia, se atrofiará. Algo que se supone que es fuerte, funcional y estéticamente deseable, en cambio se
vuelve decrépito, débil y repugnantemente incapaz de mantenerse.

Este último es el abrazador del estado, que no puede ver cómo iba a sobrevivir si no fuera por las regulaciones y
subsidios del estado. Aquí radica la gran diferencia entre cómo se percibe el concepto de libertad en Europa
frente a los Estados Unidos. Lo que se conoce como libertad negativa versus libertad positiva, donde la libertad
negativa significa la libertad de acción que se hace posible en un ambiente sin restricciones y prohibiciones, y la
libertad positiva significa que el ciudadano tiene la oportunidad de actuar, pero a expensas de otros debido a las
políticas de redistribución. Una tradición estadounidense que proviene de John Locke, y una europea de Jean-
Jacques Rousseau, cuyas prácticas se convirtieron en un legado de las revoluciones estadounidense y
francesa. Esa es la gran diferencia entre estas dos revoluciones, cada una afirmando luchar por la libertad, pero
definiendo claramente el concepto de diferentes maneras. Los colonos estadounidenses trataron de gobernarse a
sí mismos, porque no sentían la necesidad de tener un rey lejano en Londres que los gobernara. Este era el
énfasis de su lucha, y no tenían intención de cambiar un tirano por otro. La autonomía, en la medida de lo
posible, llegaría hasta el nivel individual.

El derecho de Dios a la vida, la libertad y la propiedad fue el principio rector, más tarde se incluyó en la
Constitución como toda la razón de ser del estado. Por lo tanto, el estado se convirtió en el garante a la hora de
defender estos derechos otorgados por Dios. La distribución del poder estipulada en la Constitución se convirtió
en las cadenas que mantenían al estado bajo control, impidiendo la tiranía y asegurando los derechos
individuales de libertad en la búsqueda de la vida, la libertad y la felicidad. La constitución francesa de hoy
todavía habla de liberté, égalité et fraternité - libertad, igualdad y hermandad, las consignas de la revolución
francesa. Esa lucha no se trataba de romper las cadenas de los maestros dentro de la monarquía, se trataba de
reemplazarlos con ellos mismos: la gente. Reemplazaron la tiranía de la monarquía con la tiranía de la
gente. Todos obtendrían las mismas oportunidades, y al abolir la clase privilegiada, todos serían privilegiados,
pero siempre existe un privilegio a expensas de otra cosa; es un derecho basado en cualquier cosa excepto el
mérito. Cuando las personas se nombran a sí mismas como la clase privilegiada, y al mismo tiempo exigen ser
financiadas por la gente porque no se hace ninguna distinción, es el equivalente de una serpiente tratando de
alimentarse tragándose la cola. Una forma de pensar y un concepto de libertad que ha prevalecido en la Suecia
socialdemócrata, que domina toda la vida política independientemente de las afiliaciones partidarias: todos a
bordo, nadie a la izquierda. Sin embargo, el verdadero significado de este credo es que nadie debería poder
abandonar el redil, y usar su destreza individual para sobresalir y salir adelante - todos son devorados por el
colectivo y unidos por el mínimo común denominador para implementar una igualdad artificial. Contradice el
único concepto de libertad digno del nombre, libertad negativa; los hombres libres no son iguales y los hombres
iguales no son libres. La gente de Francia y otros lugares inspirados por la revolución nunca buscaron liberar a la
gente. Simplemente querían elevar a la gente a una posición de poder, donde podrían devorarse a sí mismos a
través del concepto benéfico y autosuficiente de libertad, hermandad e igualdad.
Estados Unidos está lejos de ser perfecto, pero es el único intento real en los tiempos modernos de limitar la
influencia del estado a través de la Constitución, y la Revolución Americana se esforzó por dar a los hombres la
libertad de actuar de acuerdo con su propio juicio y asumir las consecuencias de su las decisiones mismas. Un
estado de altos estándares morales, que no quiere esclavizar a su gente, sino gobernar con su consentimiento. Y
si el estado se torna tiránico y el consentimiento entre los ciudadanos y el estado cesa, el derecho moral de
derrocar al gobierno portando armas y formando milicias está ahí, en la Constitución de los Estados Unidos. El
aparato gubernamental estadounidense debe ser un instrumento que proteja la vida, la libertad y la propiedad,
basado en el estado de derecho. Se supone que la ley es la autoridad, no una herramienta para implementar la
voluntad del soberano o la voluntad del pueblo, sin importar qué caso se haga para el "bien mayor" abstracto. El
poder ejecutivo solo debe ejercerse dentro de los límites de lo que permite la ley, mientras que las acciones de
los ciudadanos solo están limitadas por lo que está legalmente prohibido. El poder está efectivamente
subordinado a la derecha. A pesar de todo esto, el estado estadounidense se ha convertido en un monstruo de
bienestar, más en la línea del concepto europeo de libertad que lo que la Constitución de los Estados Unidos
originalmente pretendía.

La Constitución de los Estados Unidos ha permitido el crecimiento del estado estadounidense o ha sido incapaz
de detenerlo. Para usar una analogía: si una persona no sigue la descripción del trabajo, y ofrece el resultado
opuesto de lo que se le emplea, entonces esta persona no es probable que sea promovida por la empresa para la
que trabaja. La pregunta es si podremos restablecer el estado estadounidense y volver a los principios
constitucionales, con lo que obtendremos una nueva oportunidad para crear una nueva política duradera basada
en la libertad. Un nuevo intento de separarse de la federación estadounidense en algunos estados no es un
escenario poco probable. O tal vez nuestra mejor oportunidad es abrir nuevos terrenos en el cosmos, haciendo
que la existencia de los Estados Unidos sea menos importante. La colonización, por supuesto, tendría que hacerse
como una empresa estatal, alternativamente cortando el cordón umbilical al estado y permitiendo que una
compañía privada o de propiedad cooperativa explore y pueblezca lo desconocido. Sin embargo, es poco
probable que esto suceda en Europa, ya que nosotros, la oposición de derecha, no buscamos principalmente
liberarnos, sino reemplazar al capitán y al primer oficial.

Una de las medidas más obvias para evitar que el estado crezca, haciendo público al público, es mediante la
derogación de la 19ª Enmienda de la Constitución, que ha resultado devastadora para la formación mínima del
estado. 3 Lo que antes era evidente por sí mismo no necesitaba ser discutido, ya que una discusión es la antítesis
de lo obvio. Las cosas obvias eran normas no escritas que luego se institucionalizaron y, por lo tanto, se
reglamentaron para hacerse factibles, pero los tiempos cambian y surgen nuevas circunstancias cuando las viejas
amenazas desaparecen, allanando el camino para una nueva dinámica en la sociedad. La falta de amenazas claras
y la creación de un entorno seguro amortigua la necesidad social de roles de género estrictos. En un estudio
multicultural, el antropólogo Gilmore descubrió que la calma constante, la paz y los abundantes recursos crean
una ventana para el feminismo.

El sistema de roles de género, tanto escritos como no escritos, que ha sido la base de nuestra supervivencia
evolutiva, ahora se cuestiona y se dice que es una construcción de poder artificial que ha permitido a los hombres
retener una posición privilegiada mediante la reconstrucción social. Sin embargo, lo que los izquierdistas, Las
feministas y, en particular, los Guerreros de la Justicia Social apuntan a que una construcción social artificial para
mantener a los hombres en el poder ha sido realmente instrumental a la hora de resolver un problema que
hemos olvidado hoy. La eliminación de lo que ven como opresión nos recordará este problema, ya que
invariablemente volverá una vez que se haya eliminado su solución. Su propaganda para la sociedad que rompe
normas traerá consecuencias nefastas, y la ruina de nuestra civilización, en caso de que tengan éxito. El
constructivismo social ve al hombre como moldeable, y a través del poder del estado, la igualdad, que en sus
mentes engañadas es lo mismo que la justicia, puede lograrse. Por esta razón, el estado debe consumir todo y las
dos partes prosperan en su interacción, a expensas de nuestra libertad y, a largo plazo, de nuestra
supervivencia. Las normas sociales sirven para defender, defender o fortalecer lo que somos; esa es la base para
la coherencia. Ha sido de suma importancia para todas las sociedades controlar y canalizar la agresión masculina,
pero controlar la sexualidad femenina ha sido aún más importante.

Una conducta normativa defectuosa de la primera no necesariamente significaría la ruina, sino que resultaría en
una sociedad salvaje; mientras que este último inevitablemente conduciría a una descomposición que sería muy
difícil de recuperar. Nosotros, los sexos, somos dos seres diferentes y una sociedad con su cultura es una
extensión de lo que somos. Si la cultura se transforma en algo que no podemos sostener, basado únicamente en
lo que los construccionistas sociales quieren que sea, entonces esa sociedad perecerá, por la fría mano del
tiempo o por ser expulsada por otra entidad política que toma el poder de la práctica en lugar de la
ideología. Una sociedad no puede sobrevivir ni putas ni cobardes. Si usted, al leer esto, clasifica automáticamente
a las zorras como mujeres y cobardes como hombres, lo que significa que todavía tiene una mente funcional,
culturalmente normativa, y que no se ha enamorado de la propaganda de los constructivistas sociales. Para poder
sobrevivir en el tiempo, no solo físicamente sino también controlando nuestra propia unidad como una entidad
competitiva en comparación con otras unidades cuya fuerza de vida busca el conflicto siempre presente, la lucha
por el dominio, es esencial ver la vida dentro del unidad desde un punto de vista administrativo. La
administración se trata de transferencia, y en la sociedad esto sucede fluidamente entre generaciones. Los
recursos colectivos de la sociedad, cuyo propósito es asegurar el dominio continuo de la unidad política, no se
entregan a una nueva generación en un determinado momento; la transferencia es constante y literalmente
sucede todo el tiempo. Este conocimiento es lo que llevó a Aristóteles a objetar enérgicamente a la "república
ideal" de Platón. 4 Para hacer posible una transferencia respetuosa y constructiva, se requiere un afecto natural
para la próxima generación.

El amor de uno mismo, la gente que reemplazará a nuestra generación, de la misma manera que reemplazamos a
aquellos que vinieron antes que nosotros, aquellos que trabajaron con sangre, sudor y lágrimas, amorosamente,
por nuestro bien. Un legado que se fortalece con cada generación que pasa. Todo porque amamos a nuestros
parientes y les deseamos todo lo mejor, y estamos dispuestos a sangrar para asegurarnos de que lo que heredan
merece la pena. Un hombre no trabaja para la familia de otra persona, trabaja por el bienestar de su propia
familia. Eso es lo principal, pero cualquier superávit bien puede ir a la familia extendida, a fin de crear
prosperidad para todos y fortalecer al grupo interno frente a otros grupos. Para darse cuenta de esto, toma lo
que Aristóteles describe como el afecto natural por uno propio, un afecto que no es posible en la República de
Platón. Platón creía que las mujeres deberían servir "al mayor bien de la sociedad", a través de un programa
gubernamental eugenésico, descartando la idea del matrimonio y la monogamia.

Cualquier descendencia sería criada por la República, por la República. Por lo tanto, nadie sabría de quién son
niños, excepto el gobierno, lo que significaría que los hombres trabajarían para la familia de otra persona en lugar
de su propia familia. Muerte por el afecto natural de tu pariente más cercano. El rostro amoroso de la sociedad
vendría exclusivamente de la fría institución del gobierno, donde el amor de todos significa no amar a nadie. Esto
ilustra la diferencia entre la cohesión de la familia y la que existe en un orfanato municipal. Es ipso facto solo la
mujer que puede decir con certeza que el niño es suyo. Una promoción social y la aceptación de la promiscuidad
femenina producen una sociedad sin padre y fría. Las familias se vuelven compuestas de bastardos, de lo que el
hombre es consciente, y como un verdadero cuckservative los presenta como los hijos de su esposa, que
pertenecen al novio anterior o actual de la esposa; alternativamente, el hombre no sabe que tiene un cuco joven
en el nido. Independientemente de lo cual, la transferencia respetuosa de la administración social a la próxima
generación cesará, en detrimento del grupo político interno. En su libro Sex and Culture, el antropólogo Joseph
Daniel Unwin (1895-1936), Oxford & Cambridge University, presentó la tesis de que el crecimiento de una
civilización está directamente relacionado con la castidad de sus mujeres. Antes de que la decadencia tomara el
control y la sociedad comenzara a derrumbarse, la virtud sexual era de suma importancia para las mujeres griegas
y romanas.

Esta regla normativa mantuvo el honor de las mujeres, así como el bienestar de la sociedad a través de la
formación de la familia. Para los hombres, la virtud fue en cambio probada a través de andreia y virtus, un buen
personaje masculino basado en el coraje y el valor. La virtud masculina, a diferencia de la versión femenina, se
basaba en la acción, un medio para un fin. La razón de ser biológica de las mujeres está relacionada con el
embarazo. Una mujer puede preguntarse si realmente ha cumplido su rol de mujer si nunca experimenta la
esencia de lo que significa ser mujer; es decir, darse cuenta de su propósito al convertirse en madre. Es
comparable a la forma en que un hombre puede cuestionar su visión de sí mismo como un hombre si nunca ha
demostrado coraje y resistencia mental en el campo de batalla, protegiendo a su tribu a través de la acción. Un
cobarde se mantendría pasivamente de lado si la guerra llamara a su puerta, dejando a su familia indefensa y a
merced del atacante. El honor de un hombre está directamente relacionado con su voluntad de luchar. Está tan
profundamente arraigada en nosotros que la guerra se ha convertido en una consecuencia directa de nuestra
propia existencia. Solo hay una forma de que un hombre pruebe que no es un cobarde un cobarde sin honor que
no puede defenderse a sí mismo, y mucho menos a los demás, y eso es atrevido y atrevido. Se convierte en un
reto, un desafío que bien puede resultar en la muerte de una de las partes en el enfrentamiento que sigue a una
acusación destinada a desmasculinizar al oponente. Es la mejor forma de mostrar coraje, arriesgando tu
vida. Porque eso es lo que se requiere del hombre para defenderse a sí mismo y a sus seres queridos en una
situación que amenaza la vida. Y no es solo su vida la que está en juego en la lucha física; son las vidas de todos
los que dependen de su capacidad para ganar esa pelea. Una mujer, por otro lado, no sería insultada si alguien la
llamara cobarde; eso sería considerado un insulto muy extraño, y lo más probable es que negara con la cabeza. Su
supervivencia y bienestar en la tribu no dependen de su coraje. Ella es más vulnerable a los insultos relacionados
con el comportamiento sexual, como ser llamada puta o zorra. Las mujeres sueltas son un gran gasto para la
sociedad, de la misma manera que los hombres cobardes. Por lo tanto, hay un propósito organizacional para la
coordinación de la tribu: mantener las normas para crear las condiciones beneficiosas necesarias para
sobrevivir. La cultura prevaleciente puede reducir o amplificar lo que la naturaleza pretendía, pero nunca puede
transformarnos en algo que no somos.

La alegría de vivir de los hombres radica en la lujuria de la batalla competitiva, y dependiendo de cómo la norma
en la sociedad avive esas llamas, estallarán en un infierno ardiente, o serán sofocadas y reducidas a nada más que
una idea, un sueño de algo que podría día hecho realidad Si no hay fuego, el frío mortal llegará con el tiempo. Sin
embargo, el fuego que te mantiene cómodamente abrigado también puede quemarte, si no se controla. La
intensidad del fuego es fundamental para el bienestar y la miseria. Los factores sociales que controlan la
intensidad normativa dependen de la necesidad de la tribu para los hombres que están dispuestos a luchar. Si no
existe una amenaza contra el endogrupo, entonces los hombres no solo son innecesarios: incluso pueden ser
percibidos como un peligro para la sociedad, personas que pueden perturbar la paz. Si es así, no serán celebrados
como los pilares de la comunidad que realmente son, sino que serán vistos con cierto escepticismo. Esto crea una
interacción negativa disgénica entre los sexos, porque la selección natural está desplazada, del objetivo
masculino fundamental de mantener a la sociedad segura para enfocarse en obtener un estatus elevado dentro
de la estructura segura. Los hombres no luchan solo para proteger a sus mujeres, sino también para hacerse
atractivos para las mujeres. Ninguna mujer necesitada querrá un cobarde para un marido. Si no hay necesidad o
amenaza a mano, el hombre no tiene que luchar para defender a las mujeres o atraerlas, sino que desarrollará
otras estrategias para lograrlo.

Estas estrategias pueden ser perjudiciales para la sociedad, en caso de que surja otra amenaza. Y, como señaló
Aristóteles, correctamente, somos lo que repetidamente hacemos. Esto es lo que nos define: nuestras acciones,
no nuestras palabras. Si ni siquiera podemos luchar unos contra otros en condiciones ritualizadas, ¿cómo se
supone que debemos luchar en un entorno que no tiene reglas? En los dos grupos de gamberros de fútbol de
Estocolmo, AIK y Djurgården, se puede observar un gran ejemplo del fenómeno anterior a la distribución de la
violencia, antes de la implementación del monopolio de la violencia. a quienes les gusta chocar tanto como fuera
del campo de fútbol. Se parecen a una especie de hoplitas modernos, alineados en falange, con un número
determinado de hombres, en un lugar determinado, en un momento determinado, para medir su fuerza contra el
otro grupo, siguiendo una serie de reglas establecidas. Pero al igual que los antiguos hoplitas, se hace una
distinción entre enemigos internos y externos, los que pertenecieron a la civilización griega y los que no. Los
hoplitas de las diversas ciudades-estado se unieron para defender contra Xerxes II y su ejército persa que se
acerca, para defender la libertad de la civilización griega. Esto, por supuesto, sucedió sin ningún intercambio de
frases educadas y sin aclarar ninguna regla de la batalla, ni cuándo ni dónde se llevaría a cabo. La misma
metodología y distinciones se aplicaron en 2016, cuando los dos grupos realizaron un ataque físico conjunto
contra las consecuencias de la política de inmigración, que recibió atención de los medios internacionales.

Esta no fue una iniciativa cívica aceptable para el gobierno, porque desafió el poder soberano del estado. El
estado decide si algo debe tener lugar fuera del procedimiento normal, regulado por la ley, y el estado
implementa esa excepción dentro de su propia organización, citando la importancia de mantener el control como
la razón. Sin embargo, si un estado carece de la fuerza o la voluntad, y por lo tanto no puede tomar una decisión
sobre tal excepción cuando se enfrenta con un oponente que no sigue las reglas, el derecho de soberanía
expira. La única fuerza interna que puede amenazar al soberano son los hombres, y en ausencia de una amenaza
externa, el soberano despersuperizará a los hombres como una precaución de seguridad. En el caso extremo de
Suecia, el proceso ha ido más allá. Aquí, las expresiones masculinas características no solo se amortiguan, sino
que se aniquilan en un intento de feminizar a los hombres y hacer que sean iguales a las mujeres. El género no
existe, sino como una construcción social. A través del estado de bienestar y la ideología izquierdista femenina
dominante dominante, la sociedad ha intentado institucionalizar a los hombres. En cambio, el estado ofrece lo
que siempre ha sido ofrecido por los hombres; es decir, seguridad y un sustento. Antes de que el estado entrara
en juego, esto se regulaba de acuerdo con el principio de "dar algo, obtener algo", pero ahora, se lo considera un
derecho político: no tiene que ofrecer nada de valor para obtener protección, por lo tanto generando un costo
neto que otra persona tiene que equilibrar. Esta es una transacción marxista, y como tal, no resistirá la prueba del
tiempo. Una espada de doble filo ha sido golpeada contra la masculinidad. La falta de guerra y las amenazas
externas han convertido en obsoletos los juegos de guerra, diseñados para demostrar la destreza de los hombres
en la batalla y su disposición a arriesgar sus vidas.
La otra ventaja es la necesidad del estado de un control total, un control que al final se basa en la capacidad de
hacer cumplir la ley. Esta última es la antítesis de que los hombres tomen la ley en sus propias manos, y la
consecuencia directa es que el gobierno subsidia y protege al culpable, cuando impide cualquier tipo de
retribución cívica, independientemente del crimen. Pero eso no es todo. El estado también evita que los hombres
libres administren su propia justicia entre ellos, es decir, en combate singular, porque significaría transferir la
decisión legal sobre lo que es correcto del estado a los hombres libres, y eso despojaría al todopoderoso
legislador de su poder. El combate individual, por ejemplo, pondría fin a las acusaciones falsas, atenuando así el
efecto de cualquier litigio posterior. En una disputa, ambas partes tendrían que respaldar sus reclamos y
demandas con sus vidas. La espada es una alternativa más creíble que las meras palabras en una disputa basada
solo en rumores. La acción es la única alternativa gloriosa a las pequeñas disputas. Luchar se convierte, y es, en
una parte natural del proceso legal, profundamente enraizada en una costumbre germánica que se remonta a los
primeros textos escritos sobre los pueblos germánicos, hasta los últimos tiempos modernos, antes de la
domesticación de los hombres a través del devastador el proceso de civilización despegó en el siglo XX. Defender
su honor, arma en mano, luchar para derramar su propia sangre, así como la de su antagonista, se vuelve crucial
para mantener y aclarar a los demás que las palabras tienen una etiqueta de precio adjunta.

Hablar es un derecho inherente a la libertad, pero al igual que todos los demás derechos, solo se puede preservar
si alguien está listo para luchar por ello, peleando él mismo o haciendo que otra persona pelee en su nombre. El
estado ahora decide qué puede y qué no puede decirse. La libertad de expresión ha pasado de ser un derecho de
todos a algo que las masas te permiten sin su misericordia. La Alemania nacional socialista restableció el duelo
legal en la década de 1930, convirtiéndolo en algo interno y externo a la ley al mismo tiempo. En el interior,
porque estaba regulado por la ley, afuera porque dictaba el veredicto legal en sí mismo. Los duelos fueron
enormemente populares en Austria. Uno de los luchadores austríacos más conocidos de la época era el comando
Otto Skorzeny, 6 más tarde apodado "Scarface" por las fuerzas aliadas, debido a una gran cicatriz en la cara, que
obtuvo mientras se batía en duelo en la universidad. La cicatriz sigue siendo la gloria silenciosa. El testimonio
honorable de la voluntad del individuo de defenderse a sí mismo, y dedicarse en combate por el bien de sus seres
queridos, si es necesario. Por lo tanto, los duelos también cumplieron un propósito en el sistema de guerra
alemán, ya que es la última acción que un civil puede tomar para demostrar que está preparado para matar y ser
asesinado. Ambos son esenciales para la capacidad de guerra, y la violencia ritualizada que ofrece el duelo
asegura que la gente esté preparada para mirar más allá de sus propias vidas. Antes de la feminización del
sistema legal estadounidense, los duelos no solo estaban permitidos, sino que eran una rutina, no solo en el
"Salvaje Oeste", sino también en el este de los Estados Unidos, industrializado y "civilizado". Incluso los miembros
del gobierno resolvieron sus propios conflictos por sí mismos, entre ellos el vicepresidente Aaron Burr contra el
ex secretario del Tesoro Alexander Hamilton, en 1804. Incluso el presidente Andrew Jackson, uno de los
fundadores del Partido Demócrata, tuvo varios duelos en su registro cuando asumió el cargo.

Una era contra el gobernador de Tennessee, cuando Jackson mismo era el comandante militar más alto de la
milicia de Tennessee. 30 estados de los Estados Unidos siguen siendo fieles a la Constitución, en la medida en que
no han prohibido los duelos per se. 7 Sin embargo, el vencedor en un duelo será encontrado culpable de
asesinato o daño físico grave, según el resultado. El mandato legal, por lo tanto, recae en los estados individuales
y el gobierno federal. En Occidente, los duelos fueron vistos como una forma natural de manejar las injusticias
hasta el final del siglo XIX. El duelo fue una solución a una disputa, donde los participantes literalmente
arriesgaron sus vidas. Al mismo tiempo, el resto de la sociedad se salvó de cualquier participación. Por lo tanto,
no solo los participantes toman la decisión legal de las manos de la sociedad; también se aseguran de que la
sociedad no se vea arrastrada al conflicto, asegurándose de que no se convierta en una disputa familiar, algo que
podría convertirse en un catalizador de una guerra civil abierta. Hubo una serie de intentos para prohibir la
justicia independiente de los ciudadanos, pero resultó que era difícil para el monstruo del estado pubescente
implementar y mantener el orden. El estado aún no había crecido en su condición completa y absoluta, donde
podría controlar a la sociedad como un todo. Gran Bretaña abrió el camino y prohibió los duelos de manera
permanente en 1841. Cuando se prohibió el duelo, solo los deportes se mantuvieron como una preparación civil
para el combate armado y mortal. La violencia tiene una doble perspectiva: los hombres luchan por matar y los
hombres luchan para evitar matar. Los deportes conectados con el sistema de guerra son muy diferentes del
duelo, ya que tienen lugar en forma de práctica y competencia, no como parte del proceso legal. En la violencia
ritualizada de los deportes, la guerra se convierte en paz y serenidad para que todos disfruten. Esto es muy
diferente del duelo y de la guerra, ambos se pelean con el propósito de lograr un acuerdo pacífico. Si el gobierno
reprime esta actividad de mantenimiento de la paz, esta posibilidad de desahogarse, los factores subyacentes
que generan la guerra comenzarán a hervir bajo la superficie sin ninguna salida.

El fútbol (fútbol) tiene, por ejemplo, existió en muchas formas diferentes a través de las edades. En días pasados,
no era raro que los partidos tuvieran un resultado mortal. No por diseño, sino como una parte aceptada de los
efectos secundarios positivos del deporte, si el propósito era prepararse para la guerra. Ahora, imagine a quién le
gustaría tener en su pelotón en una incursión hostil, o defendiéndose contra uno: un equipo de fútbol italiano o
un equipo de rugby de Nueva Zelanda. Te dejaré reflexionar sobre ese pensamiento sin más comentarios. De
acuerdo, no me puedo resistir, haré un comentario; El fútbol europeo se ha feminizado hasta el punto en que
celebramos a las maricas, que hacen una falsa herida solo para obtener un tiro libre, como héroes, la antítesis de
lo que originalmente era un héroe. En el mejor de los mundos, el equipo de fútbol local o sus seguidores hooligan
formarían la milicia local. Convertirían los deportes en guerra de nuevo. La conexión que siempre ha estado allí se
realizará una vez más. Entonces, después de prohibir a los hombres dispensar su propia justicia interna, los
deportes también se feminizaron. Y ahora, seguramente podemos decir que, por primera vez en la historia, el
hombre occidental no es libre de derramar su sangre y la de su oponente hasta la última gota. Cualquier clase de
batalla antagónica que signifique que los participantes arriesgan perder sus vidas ha sido prohibida o regulada sin
posibilidad de reconocimiento.

El hombre se ha convertido en el gran anacronismo de nuestra época, y el estado, motivado por su propio
interés, busca someter a los hombres para que se vuelvan como las mujeres dóciles. Hay un deseo utópico de
defender la ley por una entidad objetiva aparentemente imparcial: el fundamento del estado de derecho, con
énfasis en una igualdad universal ante la ley. La gente es lo suficientemente consciente, y lo suficientemente
intelectual, para entender que si un crimen se comete contra una víctima inocente, podría ser la próxima vez si
no se hace nada. El efecto del estado de derecho es que confunde crímenes contra personas inocentes con el
acto justo de un hombre libre que exige justicia para él y para sus parientes: la diferencia entre el asesinato y el
retiro legítimo. Y este es precisamente el punto de la ley. Los hombres libres de hoy carecen de derechos, cuando
sus agravios e injusticias se dejan de lado. Solo cuando estos hombres toman medidas contra la injusticia, la ley
realmente se involucra, y el estado exige venganza contra cualquiera que se atreva a desafiar la autoridad del
legislador.

La razón por la que no matamos a nuestro vecino no tiene nada que ver con la superior capacidad de violencia del
gobierno; la razón se puede encontrar en otra parte. Sin embargo, sí juega un papel en por qué no matamos a
nuestro vecino cuando realmente lo merece, o al menos lo forzamos a abandonar el área, de una forma u
otra. Un sistema de justicia como ese fue el motivo por el cual los vikingos se convirtieron en los primeros
europeos en pisar Groenlandia y en la parte continental de América del Norte. Le pidieron a Erik el Rojo que se
fuera de Islandia después de haber matado a un hombre local en una pelea. A los islandeses no les importaba a
dónde iba, siempre y cuando no se quedara en Islandia. En otras palabras, no importaba si iba a Hel o se iba a los
mares: lo importante era el resultado final, y que Erik no podía dañar a otro islandés. Debido a que a Erik y su
padre Torvald ya se les había pedido que abandonaran Noruega después de un incidente similar, Erik decidió irse
al oeste. Hizo historia como el descubridor de Groenlandia en 982, consolidando la imagen de los vikingos como
exploradores y desafiantes de lo desconocido. El hijo de Erik el Rojo, Leif Eriksson, viajó aún más al oeste, y se
convirtió en el primer europeo en establecer un asentamiento en Vinland, ahora conocido como América del
Norte. 8 Antes de que surgiera el estado impositivo, el sistema legal se simplificó y se volvió natural: cerrar y
aislar a personas no deseadas se consideró innecesario y derrochador. Las pocas veces que sucedió, se debió a los
juegos de poder político dentro de la aristocracia, y el propósito no era principalmente impartir justicia. Si alguien
ha cometido un delito lo suficientemente grave como para que la gente de esa sociedad lo considere inadecuado
para estar entre ellos, es lo más natural en el mundo para eliminarlo.

Dependiendo de la naturaleza del crimen, el castigo debe hacerse cumplir prohibiendo a la persona, por lo tanto,
llevarlo a cabo implícitamente si nadie está preparado para defenderlo, o a través de un solo combate si el crimen
es una maldad imperdonable contra un individuo. Incluso en niveles más bajos de injusticia, si la sociedad no
podía aceptar tener a la persona como un vecino, se vio obligado a abandonar el área geográfica específica. A
donde fue fue totalmente insignificante, el único punto relevante fue que no se quedó para seguir molestando a
sus vecinos. Una sociedad que no le teme al conflicto puede "pedir" a sus habitantes que se vayan y nunca
regresen, lo que sienta un precedente saludable para los extraños que aspiran a integrarse en el grupo. La
posibilidad de luchas internas tiene el propósito esencial de mantener fuerte la propia unidad política, en un
sentido eugenésico natural. Aquellos que son capaces de luchar entre ellos también desarrollan su capacidad de
batalla conjunta. Escaramuzas internas Los combates individuales y los deportes sangrientos no son más que
juegos de guerra preparatorios, para perfeccionar las habilidades y el coraje necesarios cuando se enfrenta a un
enemigo externo. Perder esa batalla solo es posible si no participas. La gloria nunca se puede alcanzar sin
actividad. Por lo tanto, ser la parte perdedora no significa una pérdida per se, porque al menos, el participante ha
demostrado que no es un cobarde. Está preparado para pelear la buena batalla, preparado para tomar medidas
cuando es insultado.

Tenemos prohibido luchar entre nosotros, para perfeccionar las habilidades que la naturaleza nos ha otorgado,
rasgos que son la definición misma de lo que somos. El monopolio estatal sobre la violencia asegura que no haya
luchas internas, porque eso sería una amenaza para el control centralizado. No hace mucho tiempo, los tiradores
civiles y las Fuerzas Armadas realmente cooperaron en Suecia. Por supuesto, eso fue antes de que el estado
comenzara a ver a sus propios ciudadanos como enemigos potenciales, y una amenaza mayor para su propia
soberanía que los estados circundantes. El fatídico proceso de civilización de la sociedad no dejó espacio para la
esencia de los hombres. El hombre debe ser domesticado para adaptarse a la llamada civilización, con el pretexto
de que de lo contrario se convertirá en una amenaza para la misma. Una lenta transformación de lobo a perro
faldero. El mundo del guerrero es muy diferente del mundo civil que él protege. Es realismo versus liberalismo. Es
política de poder versus amor, cuidado y comprensión. El guerrero está en completa simbiosis con la vida civil. Si
no hay vida civil para que el guerrero defienda, entonces el guerrero / hombre no es más que una fuerza
destructiva. Si, por otro lado, el guerrero no está allí para los civiles, pronto se enfrentarán con la misma fuerza
destructiva. El hombre tiene un pie en ambos mundos, es parte del perímetro exterior y también de la vida
civil. Estos dos roles son diametralmente opuestos. Mientras que los primeros se benefician de una agresión
desenfrenada y hostil, esta última seria severamente dañada.

Todo depende de la comprensión del hombre de lo político, que pertenece a su grupo, la parte civil de la uni dad
política que debe ser defendida, y quienes son "los otros", la unidad política cuyos intereses colisionan con los
suyos, y por lo tanto, debe combatirse violentamente. Los dos roles son dos seres separados, el guerrero
masculino y el civil femenino: no hablan el mismo idioma ni ven el mundo a través de la misma lente. Lo que el
guerrero le hace a su enemigo, quien representa al otro grupo de interés y, por lo tanto, a otra unidad política, no
es lo que hace un guerrero dentro de su propia unidad política. El primero, dependiendo de la distancia entre las
unidades, tiene menos reglas cuanto más alejados están entre sí los grupos, hasta que no se aplican las
reglas. Ese es el estado de absoluta enemistad política, donde todo vale. Sin embargo, si un guerrero tiene esa
actitud hacia su propia unidad política para promover sus propios intereses personales, se convierte en una
persona contra la cual la sociedad debe protegerse, y el guerrero debe ser eliminado para siempre, ya que es
claramente incapaz de separarse amigo de enemigo. Ese sería el patrón inverso de nuestra sociedad izquierdista,
feminista y liberal, donde todos son amigos y los enemigos no existen, no hay amigos, solo enemigos. Ambos
tipos causan estragos en el endogrupo. Hoy, la agresión masculina en la comunidad civil se mantiene bajo control
a través del monopolio total de la violencia, que tiene como objetivo desarmar nuestra esencia como hombres. Es
una castración espiritual de nuestra masculinidad, y no deja una salida efectiva para nuestra agresión. En lugar
del monopolio de la violencia como un control centralizado, la agresión debe mantenerse bajo control a través de
un aparato de violencia completamente descentralizado, absolutamente anárquico, que resulta en una
distribución de poder necesaria, un control y equilibrio en el uso de la violencia. Aplicado a la política, esto es algo
hermoso, porque hace que la política sea más real. Ya no hay ilusiones sobre lo que está sucediendo. La política
es lo que sucede cuando chocan diferentes intereses: la cuestión de cómo y cuál es la mejor solución para el
conflicto inevitable que surge de la colisión. La política se realiza a través de la decisión, lo que lleva a la sumisión
de una de las partes, o la negociación mutua.

Esto último a veces puede suceder a través de las urnas, para evitar el derramamiento de sangre innecesario,
pero a veces las armas, la violencia y la amenaza de violencia son los únicos medios disponibles para evitar una
escalada de la enemistad política. Resistir violentamente una decisión política a veces puede ser una buena
manera de prevenir una escalada que dañará a la sociedad: al establecer pequeños incendios para limpiar la
madera muerta, se previene un gran incendio forestal. El acto de resistencia física muestra a la otra parte que
tratar de imponer su voluntad al enemigo será más costoso para ellos que una revolución o guerra para la parte
que no se someta. La política nacional es el sustituto de la guerra civil: buscar una solución pacífica que todas las
partes en conflicto puedan considerar aceptable. a través del sistema parlamentario. Si, por otro lado, la solución
no es aceptable para una entidad política, el proceso político puede convertirse en un catalizador de algo
letal. Sin embargo, una entidad política que no tiene soldados de asalto, hombres que están dispuestos a dar sus
vidas por la política, no es una unidad a tener en cuenta. Empujar a un enemigo político demasiado lejos puede
ser contraproducente, si tiene el poder de interrumpir la interacción política y avanzar por otros medios, como
dice Clausewitz.

Puede ser igualmente devastador no presionar a tu enemigo político en absoluto. Luego tendrá la oportunidad de
ganar influencia sobre su unidad política, posiblemente con consecuencias mortales, ya que está a merced del
otro, si no puede devolver el golpe cuando lo empujan. En otras palabras, demasiada violencia contra un enemigo
político es tan dañina para usted como demasiado poca. Necesitamos un sistema político que no aspire a la
Perpetua Paz 9 de Kant, sino que tenga como objetivo devolver a la sociedad a su estado natural de Amenaza
Perpetua, no demasiado alta, pero no demasiado baja, la media dorada de Aristóteles que atraviesa dos
extremos. Una sociedad segura que sabe que de facto viene antes de jure. Una sociedad que no señala con el
dedo a la cultura masculina como la raíz de todas las inseguridades, porque sabe que en una sociedad sin ley, la
masculinidad es la raíz de la seguridad, y la base de todo desarrollo social. Al disolver el monopolio de la violencia,
Might se subordina una vez más a la derecha, ya que en la práctica significa un regreso a tener que considerar la
voluntad de las elites locales de poder, haciendo que sea más difícil usar la política como coacción.

En realidad, haría imposible que los políticos actúen en contra de los intereses de la población local, sin correr el
riesgo de una fricción seria. Este sería un fenómeno descentralizado y local, en línea con la doctrina MAD
(Destrucción Mutua Asegurada). Los beneficios de todas las decisiones políticas implementadas en contra de la
voluntad de las personas tendrían que sopesarse cuidadosamente contra el riesgo de potenciales revueltas. La
abolición del monopolio de la violencia significaría que el líder soberano de la sociedad tendría que actuar dentro
de los marcos de compromiso que la gente considere aceptables. A través de la negociación constante, el
principio de intercambiar algo de valor por otra cosa está asegurado. Un líder, formal o informal, no tiene nada
que temer de su propia gente, a menos que desate la tormenta al exigir algo irrazonable de aquellos a quienes
dice representar. Un sistema descentralizado y anárquico significará que un líder injusto correrá el riesgo de
poner una soga atada al cuello de una manera más literal. Será un regreso a nuestra tradición e historia: los
hombres libres son capaces de portar armas, y esa capacidad no solo está dirigida a las fuerzas externas, sino
también al gobierno. La ley Westrogothic, escrita en el siglo XIII, dice: "Los suecos designan al rey y también
tienen el derecho de derrocarlo [a él]". Para ese fin, es necesario que la gente porte armas. En el siglo 10 Islandia,
la sociedad se dividió en varios feudos llamados goðorð, donde el líder político, o tal vez el jefe del clan es más
preciso, fue nombrado únicamente por ganar la confianza de los campesinos libres, y la interacción entre ellos
fue completamente voluntaria. Un sistema político basado en la tradición continental, que podría describirse
como un orden político orientado a la amistad. Esta interacción también significó que el caudillo podría movilizar
una fuerza militar, si fuera necesario. La simbiosis entre campesinos libres y jefes puede verse como apoyo para
el cacique, que a su vez es responsable de proteger al grupo.

El ejercicio de la autoridad descansa fundamentalmente en el consentimiento de aquellos que son gobernados,


en línea con el pensamiento original detrás de la constitución estadounidense. En otras palabras, el poder no fue
heredado, fue elegido y merecido. Un paralelo se podía encontrar en el reino sueco, que no se apartó de la ley
Westrogothic hasta que nuestro padre fundador y reformador Gustav Vasa ascendió al trono en 1523. Los
pueblos germánicos emplearon el mismo sistema unos 1,000 años antes de eso. Tanto César como Tácito
describieron al comandante germánico como elegido por sus hombres, basado en el valor y el coraje, y por lo
tanto, es leal y humilde ante sus soldados. Cuando una tribu realiza una guerra defensiva u ofensiva, los jefes son
elegidos para dirigir esta guerra, con un poder irrestricto sobre la vida y la muerte. En tiempos de paz no hay un
gobierno conjunto; los líderes locales administran justicia y resuelven disputas. 10 Los hombres fueron reclutados
en su distrito local y formaron un grupo de distrito, una tropa que formaba parte de un ejército más grande, lo
que significaba que luchaban codo con codo con miembros de su hogar: hermanos, parientes y vecinos. Esto, por
supuesto, fortaleció la solidaridad y enfatizó la necesidad de mostrar coraje en compañía de sus seres
queridos. 11 Junto con otros distritos y sus tropas, el ejército se convirtió en un todo.

Este fue el sistema de guerra (anárquico y descentralizado) que por sí solo detuvo la invasión romana y perforó
los esfuerzos de invasión romana más allá del Rin en el año 9 AD Locke, por otro lado, sintió que el poder crudo y
hermoso de los hombres es "El camino de la Bestia, "12 y tenía que ser controlado por el parlamentario y el
estado constitucional para hacer lo correcto. Sin embargo, ningún derecho puede sostenerse sin fuerza, y el
resultado del estado constitucional se ha convertido en una centralización de esta fuerza en el estado, para
defender el derecho universal a la vida, la libertad y la propiedad, conceptos que ahora están siendo redefinidos
por la gran tiranía masas para significar exactamente lo opuesto. El estado sigue siendo la fuerza más fuerte
cuando se trata de defender los derechos, y el estado no conoce diferencia cuando se trata de definir estos
conceptos; actuará de la misma manera sin importar qué. El derecho constitucional y moral de luchar contra lo
que temían los Padres Fundadores hasta ahora ha demostrado ser insuficiente. El equilibrio de poder y
distribución de poder, controles y equilibrios, es lo importante. No es que realmente exista hoy en los Estados
Unidos, solo pretende: un camino peligroso que la izquierda estadounidense ha trazado para su estado.

Se convierte en la excusa legítima para que el gobierno ejerza su poder, a diferencia de la idea original de un justo
esfuerzo de poder. Si el Estado tuviera que tomar en consideración a las élites de poder locales, las reformas
forzadas serían más prácticas: no habría forma de ocultar quién está en el extremo receptor de las políticas, el
hocico debería apuntar visible y directamente al antagonista. Antes de que surgieran los estados modernos, toda
política estaba íntimamente ligada al potencial de violencia del grupo. Desde el nivel individual, con la conexión
entre servir en las Fuerzas Armadas y ser ciudadano, volvemos a nuestro viejo ting, donde se juntaron los jarls y
sus housecarls. Esto es en lo que se basa: forzar sus propias políticas o llegar a un compromiso que ambas partes
puedan aceptar. Aquí es donde la combinación de la democracia va mal, se disfraza como una expresión de esta
última, pero de hecho es la primera en mencionarse, porque lo único que hace es mantener la discusión hasta
que la decisión de la mayoría sea posible.

La razón es que las partes que negocian con la entidad gobernante, el soberano, carecen de la capacidad de
mantener la negociación por otros medios si es necesario. Si el grupo interno no está listo para mantener su
propia seguridad, para cuidar de sus propios intereses y garantizar la supervivencia de su propia identidad,
seguramente se hundirá. Un hecho positivo en este sentido es la situación en Ucrania, que ha resultado en un
renacimiento casi romano, con líderes políticos que tienen una capacidad militar real. Imagine un senador
romano que también es comandante de una legión; sus palabras indudablemente tendrán más impacto que el
Senador que carece de capacidad militar. Ucrania es un país extremadamente centrado en el Estado, con muy
pocas tendencias libertarias, y sigue siéndolo hoy, pero cuando el ejército nacional resultó ser incapaz de resolver
la situación bélica que surgió en el país en 2014, la gracia salvadora del país fue la formación de milicias libres,
como el Batallón Azov. Hoy, Azov no es solo un regimiento militar, sino que también está directamente
relacionado con la política ucraniana a través de una rama civil con el mismo liderazgo, un liderazgo que ha
declarado su intención de presentarse en las próximas elecciones parlamentarias. Con la tecnología de las
impresoras 3D, es solo cuestión de tiempo antes de que las personas, a través de sus unidades políticas, puedan
volver a desafiar al estado cuando se trata de cuánta violencia se puede proyectar. Cuando se elaboran las reglas,
en este caso las leyes, se plantea la pregunta de qué sucede si alguien rompe estas reglas: las reglas solo existen
dentro del marco del acuerdo, ya sea forzado o voluntario.

La regla forzada exige que se mantenga un mayor potencial de violencia, y los avances tecnológicos están
igualando el equilibrio a favor del ciudadano. El anarco-fascismo es la práctica descentralizada de la autoridad
gubernamental en las unidades más pequeñas posibles que pueden lograr mantener su propia soberanía. Todo
hombre debería, en la medida de lo posible, ser su propio Jarl. La unidad más pequeña que perdura en una
sociedad es su familia, de la que es responsable por su bienestar y seguridad, junto con los otros hombres que
pertenecen a su unidad política, y por lo tanto es la autoridad interna y externa de la familia, y su
soberano. Depende del hombre y de quienes están a su lado asegurarse de que tiene un potencial de violencia lo
suficientemente fuerte como para que los oponentes políticos quieran comerciar con él, en lugar de tratar de
conquistar y esclavizar a la unidad soberana. Estos fueron los principios a los que se adhirieron los vikingos: no
hubo redadas en las que el comercio fuera más lucrativo.

Las Fuerzas Armadas suecas construyeron toda su existencia sobre este principio durante la Guerra Fría. La
tercera fuerza aérea más fuerte del mundo aseguró nuestra soberanía al asegurarse de que sería más útil dialogar
con nosotros, que enfrentar la muerte segura de nuestros aviones de ataque. No tenemos que ser lo
suficientemente fuertes como para reemplazar el poder del gobierno, solo tenemos que ser lo suficientemente
fuertes como para estar fuera de él. Decidir que el grupo interno es la excepción es la definición final de ser
soberano. Será el bautismo de fuego del grupo interno resistir la voluntad de la otra unidad y, a través de eso,
valorar sus propios intereses. Para estar en contra de los parásitos de la otra unidad. Para darnos cuenta de que
nosotros, usando nuestras propias fortalezas y habilidades, puede dejar de alimentar a otra entidad política a
nuestro costo a través de impuestos. La unidad política puede, en este caso, ser cualquier organización,
corporación, cooperativa, etcétera, que se vea obligada a asumir el costo perjudicial que les imponen otros que
no ofrecen nada a cambio, excepto una amenaza de violencia. Muchos de ellos ya ofrecen una resistencia pasiva
al chantaje, moviendo sus activos al exterior.

Esto es necesario porque la amenaza contra sus activos no está compuesta de elementos criminales individuales,
sino la organización del estado mismo. Y este es solo el costo financiero, no el precio Muchos de ellos ya ofrecen
una resistencia pasiva al chantaje, moviendo sus activos al exterior. Esto es necesario porque la amenaza contra
sus activos no está compuesta de elementos criminales individuales, sino la organización del estado mismo. Y
este es solo el costo financiero, no el precio Muchos de ellos ya ofrecen una resistencia pasiva al chantaje,
moviendo sus activos al exterior. Esto es necesario porque la amenaza contra sus activos no está compuesta de
elementos criminales individuales, sino la organización del estado mismo. Y este es solo el costo financiero, no el
precioe pagamos en sangre. Si el pago se realiza en su totalidad, nunca podremos recuperar esa moneda. La
terminación del monopolio estatal de la violencia también implica implícitamente la desintegración de las
fronteras fijas dentro de las cuales ha operado el soberano. Una unidad política como una tribu, corporación u
otro grupo de interés no está geográficamente atada y encadenada a un área, como lo es un estado. En el mejor
de los casos, será móvil y se superpondrá.

Antes de que la propiedad privada de la tierra se introdujera en Suecia, en la era vikinga, era la familia extensa la
que daba permiso a las partes externas que querían establecerse en la tierra que tenían. Esta práctica fue
reformada por la iglesia, porque quería poder recibir las propiedades de sus seguidores en forma de regalos o
voluntades. Todo esto debe haber causado algunos problemas, en ese entonces como ahora. ¿Hasta dónde van
sus derechos individuales de libertad y su derecho a su propiedad? Las infracciones inaceptables se enfrentarán
naturalmente con violencia; el puño cerrado es la señal más obvia de que las decisiones de otra persona te han
afectado negativamente. Una disputa de tierras en tiempos precristianos habría sido presentada ante el tinte, y si
la disputa no podía resolverse allí, se resolvió mediante un solo combate. Esto hizo que los propietarios pensaran
dos veces antes de permitir que las personas que tenían una influencia negativa en la comunidad se asentaran en
sus tierras. La sociedad no tuvo nada que ver con la transacción entre el terrateniente y los que se asentaron en
su tierra. El costo social era asumido por los vecinos y el propietario de la tierra obtenía los beneficios. Pero
debido a que había un riesgo, todo terminaría en combate singular, el riesgo de asumir el costo se desplazó al
responsable de la situación. Y ahora, para la actualidad, relevancia de todo esto: si se construye un centro de
refugiados en un área lucrativa y aumenta la delincuencia, un costo social que a su vez conduce a pérdidas
económicas cuando el valor de las propiedades comienza a desplomarse, se justifica una defensa contra el
especulador que cuenta sus ganancias, mientras que otros soportan los gastos reales de la transacción.

Acoger a los refugiados debe llevarse a cabo en sintonía con la sociedad, no en contra de ella. Como hicieron los
suecos durante la Guerra de Invierno de Finlandia, cuando las casas suecas estaban llenas de niños finlandeses
demasiado pequeños para pararse y luchar junto a sus padres y hermanos mayores. Las decisiones de la unidad
política deben comenzar desde el punto de vista de "nosotros". Nuestra objetividad y la creación de principios
universales han sido tanto una bendición como una maldición: nos han hecho crecer, pero también amenazan
con dañarnos cuando los aplicamos al otro político. No pueden extenderse a los demás, por la simple razón de
que no son recíprocos. Las personas en una democracia no votan de la manera que deseamos, de acuerdo con su
sentido común; ellos votan de acuerdo a otros parámetros. Los negros en los Estados Unidos votaron por Obama
porque era negro, y por la misma razón, nunca más veremos a un presidente blanco en Sudáfrica, bajo el sistema
actual. Tampoco los Estados Unidos si la demografía cambia en la misma medida. En ese caso, Sudáfrica ya no
sería el único país que tendría una política que apuntara a un tratamiento especial positivo de la población
mayoritaria negra, lo que hoy se conoce como los derechos de las minorías en los Estados Unidos. Estos derechos
no desaparecerán cuando los negros sean la mayoría, en cambio, se fortalecerán aún más hasta que el hombre
blanco haya sido completamente aplastado.

Los valores occidentales, que hemos obtenido a través del arte del razonamiento y la sangre, nos han dado la
libertad que disfrutamos. La consecuencia inmediata ha sido nuestra riqueza superior, y solo podremos mantener
eso si estamos preparados para actuar contra unidades políticas hostiles. Si queremos preservar nuestro
voluntarismo, debe limitarse principalmente a ser aplicado internamente. El voluntarismo se defiende hasta
cierto punto al limitarlo en un sentido universal. La libertad de un ciudadano no debe extenderse a acciones que,
a la larga, limitan la libertad de mí y de mis descendientes, lo cual será la consecuencia directa si el actual
establishment izquierdista liberal se sale con la suya. Los cambios en la sociedad ocurrirán de abajo hacia
arriba. La sociedad humana es demasiado compleja para gobernar desde arriba. Las habilidades adaptativas
mejoran con la práctica al resolver las tareas que se tienen entre manos. No importa cuáles puedan ser. Una
tarea se presenta orgánicamente; se enfoca hacia afuera, una reacción a un problema que exige una solución. Es
a través de la iniciativa y del emprendedor que los resultados son presentados, no por el enfoque de arriba hacia
abajo del teórico académico.

Tenemos tanto miedo a los malos ejemplos que nos quedamos ciegos ante las cosas que no queremos que
suceda, en sí mismo un fuerte indicador de que de hecho no sucederán. Sin embargo, si ocurrieran, sería algo
bueno. No necesariamente para las personas que sufren las consecuencias, sino para aquellos que vieron lo que
sucedió. Lo que no te mata, te hace más fuerte, como dice el refrán. En una sociedad descentralizada, eso
significa que aquellos que fallan en su propia regla, sea cual sea el motivo, se convierten en una lección para los
demás. Esto también es verdad bajo el aparato del gobierno actual. Suecia, junto con Alemania, entre otros, será
un ejemplo de advertencia para el resto del mundo algún día. La gran diferencia es que en un estado
centralizado, los errores son extremadamente costosos y difíciles de recuperar. Una forma de gobierno
descentralizada y anárquica, de acuerdo con los abrazadores del estado y los gatos asustados, llevará a una vida
salvaje (en un sentido negativo), una sociedad que se parece mucho a las películas post-apocalípticas de Kevin
Costner (The Postman, Waterworld). o las películas más románticas de Mad Max. Estoy seguro de que veremos
que partes del mundo se mueven en esa dirección, pero debemos darnos cuenta de que fortalecerá la cohesión y
la preservación de nuestra propia comunidad. Las personas que viven en caos y comunidades de baja confianza
observan la clara diferencia entre "nosotros" y "ellos". La única forma de tener éxito es permitir la competencia, y
el ingrediente más importante en cualquier competencia es que arroja resultados diferentes. El resultado es
primordial, especialmente para el ganador, y es lo que nos permite decir que una cultura es superior a
otra. Hemos construido las sociedades más exitosas del mundo. Nosotros, la gente, somos la precondición para
esas sociedades, no para el estado. Vino con un precio, y nuestros antepasados lo pagaron. Lo que une a una
sociedad es la confianza en el prójimo; eso es lo que sienta las bases para lo que se ha llegado a conocer como
una sociedad de alta confianza, un fenómeno que existe predominantemente en Occidente. Donde su palabra es
su vínculo y directamente vinculada a su honor. Esto es lo fundamental que hace posibles las transacciones de
bienes valiosos entre los habitantes: usted invierte el uno en el otro. Tu promesa es tu vida Lo de Mad Max es
para aquellos que no pueden cumplir su palabra. El único legado real de un hombre es su palabra, y por lo tanto,
es su posesión más valiosa. Del Havamal de los vikingos: Canción de Odín, versículo 77: el ganado muere y los
parientes mueren, y así uno se muere a sí mismo; Pero una cosa que ahora, que nunca muere; La fama de las
obras de un hombre muerto.