Anda di halaman 1dari 6

PSICOBIOLOGÍA

MOMENTO INTERMEDIO FASE I

ENSAYO GRUPAL

CATERINE CAÑOLA URAN


CC 1017215813
WILMAR EDISSON ALZATE ESCOBAR
CC 80437267
VERONICA ANDREA SIERRA LONDOÑO
CC 1035830871
JULIETH ALEJANDRA CHAVERRA LÓPEZ
CC 1020436774
FABIÁN ANDRÉS ZAFRA
CC 1013619706

GRUPO 403013_52

GLADYS MARÍA MALAGÓN


TUTORA

ESCUELA DE CIENCIAS SOCIALES, ARTES Y HUMANIDADES

UNIVERSIDAD NACIONAL ABIERTA Y A DISTANCIA

UNAD

Abril de 2016
ENSAYO GRUPAL

El consenso grupal entorno a la salud mental encontró una visión integradora desde la
concepción general de salud de la Organización Mundial de la salud (OMS), en la que sin salud
mental (bienestar mental), no se concebiría “la salud” como estado de completo bienestar: «La
salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de
afecciones o enfermedades». En cuanto a las visitas institucionales se encontró que en todas las
instituciones se logró identificar atención relacionada con la salud mental: Hospital psiquiátrico
Universitario del Valle (Cali), E.S.E. Hospital Iván Restrepo Gómez (Urrao), IPS
Universitaria_Universidad de Antioquia (Medellín), Fundación IPSI (Medellín) e Instituto de
capacitación Álamos. Pese a que en cuanto al carácter de las instituciones no se encontró
homogeneidad respecto a sus portafolios de presentación de servicios, sí se coincidió al
identificar en ellas la interdisciplinariedad en las áreas de los profesionales que contribuyen en
los procesos y diferentes programas institucionales, resaltando la importancia y armonía con la
visión integral de salud que se marcaba al comienzo. Estos dos enfoques de consenso grupal dan
cuentas de elementos indispensables para considerar preliminarmente que el sistema de atención
cuenta con elementos de calidad deseados que como elemento de análisis sugerido en la guía,
resalta su importancia en la atención primaria en salud mental en Colombia, sin embargo, en
cuanto a la identificación del estrés como trastorno mental, queda la sensación generalizada que
no existe un enfoque decidido y directo dentro de las instituciones visitadas, para su tratamiento,
pero sin embargo sí se persiste de manera general, en reconocerle a este trastorno relevancia más
desde las respuestas y trastornos de manifestación fisiológicas, percibiendo que se acepta
cabalmente la incidencia del mismo en ellas, ya sea originándolas directamente o bien
potenciándolas. Si bien es cierto este aspecto no desdice el enfoque de calidad que se resalta, se
considera que debería insistirse que dentro de un “verdadero” sistema de atención primaria se le
diera verdadera relevancia al estrés como trastorno mental para que se activen programas de
tratamiento, que estarían plenamente justificados ante la evidencia aceptada de incidencia y
detonante de otras enfermedades de manifiesto fisiológico. Es por eso que en el presente ensayo
se le confiere la debida importancia al estrés y sus aspectos asociados, así como la visión integral
e integradora que se deriva de la psicobiología y psiconeuroinmunoendocrinología (PNEI) en
asocio a la salud mental.
Es de resaltar que una buena atención primaria no solo consiste en determinar que enfermedad
mental tiene el paciente, sino descubrir el porqué de ella debido a que muchos casos se dan por
fallas orgánico-biológicas, las cuales se pueden tratar como si fuesen mentales, ejemplo: “una
persona con demencia puede acudir a tomar medicación antidepresiva y/o drogas para que las
alucinaciones, voces... desaparezcan y si no se evalúa adecuadamente el caso se podría
diagnosticar como drogadicción obviando que se trata de una demencia”. Lo anterior porque La
adicción es una enfermedad crónica y recurrente del cerebro, que se considera así porque las
drogas pueden modificar este órgano; su estructura y funcionamiento se ven afectados y pueden
conducir a comportamientos peligrosos. Esta conducta adictiva se potencia en la adolescencia ya
que los jóvenes buscan "sentirse bien”, “sentirse mejor”... Algunas personas sienten presión por
aumentar o mejorar químicamente sus capacidades cognitivas o su rendimiento deportivo, lo que
puede desempeñar un papel en la experimentación inicial y posterior abuso como consumo
continuo de drogas como los estimulantes recetados o los esteroides anabólicos, androgénicos o
bien, por curiosidad.

Informes que demuestran que las moléculas que aumentan la activación del eje adrenal del
sistema nervioso autónomo están bajo el control del sistema nervioso central (SNC), de ahí que
incidan en la provocación de cambios de conducta como la ansiedad y la depresión, estas
sustancias aumentan su producción y por tanto sus efectos. A menudo se miden en los animales o
el hombre bajo 'algún tipo de estrés ", lo que se convierte en nuevas contribuciones a la PNIE.
Se debe tener en cuenta que la hiperactividad simpática y neuroendocrina desatada, produce un
sin número de síntomas generales como: hiperhidrosis, eritema facial o palidez, cefalea
tensional, hiperventilación, insomnio o somnolencia, prurito, contracturas musculares, efluvio
telógeno y alopecia, mareos, vértigo psicógeno, lumbalgias de causa psicógena, trastornos del
apetito, adinamia y cansancio con agotamiento si se prolonga el estrés; dolores faciales y de la
articulación temporomandibular; disfunción sexual, convulsiones y parestesias; urticaria,
reumatismo psicógeno, síndrome de fatiga crónica, fibromialgia, disminución de memoria y
alteración en la cognición (neurotoxicidad hipocampal). Lo que se convierte en un amplio y
preocupante espectro patológico, con una muy probable causa en el estrés, “eje central del
presente ensayo”, como trastorno de afectación a la salud mental.
El ser humano llega a un crisis de salud mental cuando “el estado de bienestar por medio del
cual los individuos reconocen sus habilidades, y en el que son capaces de hacer frente al estrés
normal de la vida cotidiana”; según cifras oficiales se dice que en el mundo hay más de 400
millones de personas con algún tipo de trastorno mental o psicológico y que estos padecimientos
ocupan el 13% de todas las enfermedades. Los trastornos mentales pueden tener diversas causas
entre ellos pueden ser: hereditarios, degenerativos (mal de Alzheimer, Parkinson), así como
también el abuso y adicciones a drogas que causan daños a las células cerebrales como el
Cannabis sativa mejor conocida como marihuana, el crack o piedra, también el alcohol u otras
sustancias tóxicas, incluso ciertos fármacos por ejemplo, hace poco leí acerca de un
medicamento para adelgazar que produce efectos secundarios entre ellos trastornos psiquiátricos.

La Salud mental depende, de que vivamos en armonía, respetemos los buenos valores y normas
para preservar el bien común. Por el contrario si manifestamos una conducta desadaptada y
alienada, romperemos con la salud mental de los individuos y de nuestra sociedad, obteniendo
como respuesta desencadenamientos de conducta anormal. Y de esta manera las intenciones por
preservar un buen equilibrio mental se vendrán abajo, ya que cada día el número de personas que
se integran a la categoría de anormales y desviados va creciendo paulatina y radicalmente, en
donde se vuelve más difícil, esta lucha por la salud mental y normalidad

De tal manera la salud mental es el marco en el que se estructura el equilibrio interior y la


conducta del ser humano, el funcionamiento adecuado de todos sus aparatos y sistemas, la
posibilidad de encontrar el camino de la felicidad y de lograr correctas relaciones
interpersonales, le permitirán funcionar en forma adecuada como una de las piezas del complejo
engranaje que constituye el medio social en que nace, se desarrolla y muere, dependen
básicamente de su capacidad para lograr un equilibrio armónico de sus funciones intelectuales,
afectivas y conativas"
BIBLIOGRAFÍA

Molina. T. (2009). Psiconeuroinmunoendocrinologia, Emociones y Enfermedad. Una


Revisión. MedULA 18: 155-164.

Pinel, J. (2007). Biospsicología. Sexto Edición. Editorial Pearson Educación. Capítulo 17


y18

C. Torres Bares y M.D. Escarabajal Arrieta
 (2004) Psicofarmacología: un enfoque


psicobiológico

Organización mundial de la salud;( 2013); Plan de acción integral sobre salud mental
2013 – 2020; Ginebra Suiza, Recuperado de:
http://apps.who.int/iris/bitstream/10665/97488/1/9789243506029_spa.pdf?ua=1
García M, y otros. (1978) Biología, psicología y sociología Barcelona CEAC

Alvaro J. Torregrosa J. y Garrido A.(1992), Estructura social y salud mental. En


Influencias Sociales y Psicológicas en la Salud Mental. Siglo XXI de España
Editores. Madrid.

Luria A, (1980) El cerebro en acción .España Barcelona.

DEPARTAMENTO DE MEDICINA SOCIAL, U. DE HARVARD, (1995), Salud


Mental en el mundo: Problemas y prioridades en poblaciones de bajos ingresos.
Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard. Oxford University Press.
O.P.S.
Alves Corrêa, D., Cirera Oswaldo, Y. & Carlos Giuliani, A. (2013). Vida Con Calidad
y Calidad De Vida En El Trabajo. Invenio, 16(30) 145-163. Recuperado
de http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=87726343010
Manolete S. Moscoso (2009), articulo, De la mente a la célula: impacto del estrés en
psiconeuroinmunoendocrinología, recuperado de:
en http://www.scielo.org.pe/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1729-
48272009000200008
https://www.minsalud.gov.co/rea%20de%20trabajo%20colaborativo/Atenci%C3%B3n%
20primaria%20en%20salud%20-
%20APS/DOCUMENTO%20FINAL%20MODELO%20GESTI%C3%93N.pdf

http://es.familydoctor.org/familydoctor/es/prevention-wellness/emotional-
wellbeing/mental-health/mind-body-connection-how-your-emotions-affect-your-
health.printerview.all.html