Anda di halaman 1dari 1

La inmunodeficiencia combinada grave (IDCG)

es una trastorno de inmunodeficiencia primaria que implica inmunodeficiencias humoral y celular combinadas.
causada por mutaciones en alguno de los muchos genes diferentes (p. ej., para las formas autosómicas
recesivas, Janus cinasa 3 [JAK3], proteína tirosina fosfatasa, tipo receptor, C (proteintirosina fosfatasa) [PTPRC,
o CD45], genes activadores de la recombinación 1 [RAG1] y 2 [RAG2]).

La mayoría de los tipos son autosómicos recesivos; por lo tanto, para que el lactante presente una
inmunodeficiencia combinada grave, el mismo gen debe estar mutado en ambos cromosomas.

Existen 4 fenotipos diferentes de linfocitos anormales. En todas las formas de inmunodeficiencia combinada grave
faltan los linfocitos T (T-), el número de linfocitos B y/o de células NK puede ser bajo o nulo (B-, NK-) o alto o normal
(B+; NK+), dependiendo de la forma de inmunodeficiencia combinada grave. Pero los linfocitos B, incluso cuando
son normales en número, no pueden actuar porque faltan los linfocitos T. La función de las células natural killer
generalmente se compromete.

La forma más común es la ligada al X. Afecta a la cadena gamma común del receptor de la IL-2 (un componente de
al menos 6 receptores de citocinas) y por ello causa una enfermedad grave; el fenotipo es T- B+ NK-. Es el resultado
de una mutación en el gen γ del receptor para la IL-2 (IL-2RG).

La segunda forma más común se debe a una deficiencia de adenosina desaminasa (ADA), lo que conduce a la
apoptosis de los precursores de los linfocitos B, T y células NK; el fenotipo es T- B- NK-.

La siguiente forma más común se debe a una deficiencia de la cadena alfa del receptor de la IL-7; el fenotipo es T-
B+ NK+. La inmunodeficiencia combinada grave se sospecha en niños con antecedentes de infecciones persistentes
u otras manifestaciones características. Se realiza un hemograma completo, incluyendo recuento absoluto y
diferencial de leucocitos; se miden concentraciones de inmunoglobulinas. Se determinan las respuestas a
mitógenos y antígenos de vacuna estándar para evaluar la función de los leucocitos y los anticuerpos.

Deficiencia de Adenosina Deaminasa

Otro tipo de IDCG es provocado por las mutaciones de un gen que codifi ca una enzima llamada adenosina
deaminasa (ADA). Esta enzima es esencial para la función metabólica de diversas células del organismo, pero
especialmente de los linfocitos T. La ausencia de esta enzima lleva a una acumulación de productos tóxicos
metabólicos dentro de los linfocitos, lo que ocasiona su muerte. La defi ciencia de ADA es la segunda causa más
común de IDCG y representa aproximadamente el 15% de todos los casos. Los bebés con este tipo de IDCG
presentan un numero bajo de linfocitos, dado que sus linfocitos T, B y NK son muy bajos. Esta forma de IDCG se
hereda como un rasgo autosómico recesivo. Tanto los varones como las mujeres pueden verse afectados.

Deficiencia de la cadena alfa del receptor IL-7

Otra forma de IDCG se debe a las mutaciones de un gen del cromosoma 5 que codifi ca un componente de otro
receptor de factor de crecimiento, la cadena alfa del receptor IL-7 (IL-7Rα). Los recuentos de linfocitos muestran
que los niños con este tipo de IDCG tienen linfocitos B y NK, pero no tienen linfocitos T. Sin embargo, los linfocitos B
no funcionan con normalidad debido a la falta de linfocitos T. La defi ciencia de IL-7Rα es la tercera causa más
común de IDCG y representa el 11% de todos los casos. Esta forma de IDCG se hereda como un rasgo autosómico
recesivo. Tanto los varones como las mujeres pueden verse afectados.

Deficiencia de CD45

Otro tipo de IDCG se debe a mutaciones del gen que codifica CD45, una proteína que se encuentra en la superficie
de todos los glóbulos blancos y que es necesaria para las funciones de las células T. Esta deficiencia también se
hereda como rasgo autosómico recesivo.

CUADRO CLÍNICO

El síntoma más común que se presenta en los niños enfermos con una IDCG es un número excesivo de infecciones.
Estas infecciones no son por lo general del mismo tipo que las que tienen los niños normales, como por ejemplo los
resfriados frecuentes. Las infecciones de los bebés con IDCG pueden ser mucho más graves e incluso poner en
peligro su vida, como la neumonía, la meningitis o las infecciones del torrente sanguíneo.