Anda di halaman 1dari 2

ESPECIALIZACION EN GERENCIA DEL TALENTO HUMANO

MODULO CULTURA ORGANIZACIONAL


MARIA ELENA BARRIOS PEÑA
MARZO DE 2014

CULTURA MATRIZTICA Y CULTURA PATRIARCAL

En el texto del biólogo Humberto Maturana se hace una comparación entre las
culturas matrízticas y patriarcales.

Inicialmente el autor considera el acto de conversar como el entrelazar del


lenguajear y las emociones es ahí donde se da lugar a todas las actividades
humanas. Los seres humanos existimos en el conversar, y todo lo que hacemos
como tales tiene lugar en conversaciones y redes de conversaciones

La cultura matríztica estaba presente en las comunidades antiguas en Europa,


estas eran sociedades de agricultores y recolectores que no se encontraban
jerarquizados, entre estos habitantes no había diferencias entre hombres y
mujeres, sus pueblos no se encontraban fortificados; los lugares de culto de
acuerdo a los hallazgos arqueológicos muestran múltiples figuras femeninas
representando una diosa la cual podía ser mujer, o una combinación de mujer y
hombre, o de mujer y animal.

El comportamiento de los seres humanos en esta sociedad era de carácter


relacional, no existía el concepto de apropiación, guerra, lucha, exclusión,
autoridad, control y competencia, conceptos propios de una cultura patriarcal.

Su cotidianidad se basaba en lo espiritual y en la fertilidad de la tierra mediante la


unión de los principios femeninos y masculinos, sus aspectos culturales se
basaban en la participación, la solidaridad, la confianza y la cooperación.

La infancia se basa en una estructura igualitaria entre niños y niñas las emociones
y el lenguaje se construyen en el amor, en la armonía. Las relaciones humanas se
mantienen por lazos de placer y sensualidad, asociados con la empatía por otros.

Contrario a lo anterior la cultura patriarcal considera otro tipo de valoraciones en


donde coexisten la guerra, la competencia, las luchas, las jerarquías, la autoridad,
el poder, la procreación, el crecimiento, la apropiación de los recursos, y la
justificación racional del control y la dominación de los otros a través de la
apropiación de la verdad. Esta es la cultura que heredamos de los europeos.

El paso de una cultura matríztica a una cultura patriarcal se da por las


transformaciones ambientales, donde las migraciones de la población pastoril
ESPECIALIZACION EN GERENCIA DEL TALENTO HUMANO
MODULO CULTURA ORGANIZACIONAL
MARIA ELENA BARRIOS PEÑA
MARZO DE 2014

cambia el modelo solidario matríztico, al modelo patriarcal, y para ese entonces la


maternidad queda subordinada al emocionar y lenguajear patriarcal.

En la cultura patriarcal se hace manifiesto las conductas agresivas en todas las


direcciones, contra el cielo y la tierra. La mente patriarcal hace a un lado nuestra
parte espiritual, emocional y social. Nuestra mente es entrenada desde la infancia
para dominar, no para compartir, para ganar y rendir al otro, tenemos una memora
para la guerra y dejamos de lado la solidaridad y el amor.

OPINION PERSONAL

Después de conocer este texto considero que la cultura matríztica es donde existe
el equilibrio entre lo masculino y lo femenino, afirma la fuerza de lo femenino por
encima de las jerarquías, en ésta se da una convivencia participativa y de
confianza, más allá del control o de un ojo castigador o vigilante. La cultura
matríztica es dejar a un lado la sensación de dominio a cambio de sentir respeto
por el otro, aceptando su diferencia y su diversidad.

Si la humanidad dejara a un lado la agresividad, las ansias de poder podríamos


estar cerca de una nueva sociedad basada en el respeto, aceptando la
multiversidad, habría libertad de interactuar y de construir con los demás
miembros de la sociedad una realidad y espacios donde no exista una verdad
absoluta, ni una sola dirección ni un solo camino.

La humanidad está sumida en los aspectos de la cultura patriarcal, es como si la


mente de nuestra humanidad se hubiera anclado la desconfianza y el control del
mundo natural, es decir, hoy por hoy la humanidad no alcanza a comprender que
aún hay suficiente espacio para todos en nuestro planeta, que debemos cuidarlo
por ser nuestro único hogar, que la ley de la abundancia es compartir con los
demás, que se hace necesario dar un giro a tiempo para convivir en paz y en
armonía entre nosotros y con el planeta, es decir dar el giro hacia una nueva
cultura matríztica.

“Más allá de la indiferencia, la apatía y el egoísmo reside un sistema humano


social en donde podemos vivir en interdependencia, de manera armónica,
autónoma, a través del respeto, la solidaridad, la cooperación y el amor” (H.
Maturana)