Anda di halaman 1dari 4

Facultad: Enfermería

E.E.: Ética y Legislación

Tema: Dilema ético en enfermería ante el VIH-SIDA

Dilema#7

Reyes Eduardo Rodríguez Izaguirre

Ernesto Jair Elizalde Gallegos


Introducción

Los dilemas éticos surgen día a día en nuestro ámbito laboral-hospitalario y


debemos estar completa y plenamente seguros de cómo enfrentarlos sin ocasionar
un mal a nuestro paciente o a nosotros mismos respetando los procedimientos,
reglas y leyes establecidas por instituciones o la constitución, sin dejar a un lado
nuestra empatía al paciente .

Un dilema ético muchas de las veces no es nada fácil de enfrentar o ignorar, pues
estos frecuentemente contraponen nuestra moral con reglas que se deben seguir
para salvaguardar la integridad física, social y psíquica del paciente. Es por esto
que nosotros como profesionales de salud siempre debemos tener muy clara
nuestra visión de los problemas que se pueden llegar a presentar para enfrentarlos
de la mejor manera posible.

En este ensayo trataremos de explicar un problema ético relacionado con el VIH-


SIDA que comúnmente se presenta en la mayoría de los hospitales, dejando fuera
cualquier causa que no sea el personal de enfermería. Pues debemos tener en
cuenta que, muchas de las veces el personal cuenta con el material suficiente para
elaborar sus actividades, y si este no fuera el caso, el personal debería de hacerle
saber a su superior que, no se cuenta con el material requerido para elaborar el
cuidado o procedimiento de algún paciente con VIH-SIDA, o si fuera el caso de
encontrarnos en algún centro de salud o nosocomio de primer nivel, tendríamos que
ser insistentes en la promoción de salud, educando con diferente métodos
didácticos a toda persona sexualmente activa acerca de esta enfermedad y todas
las consecuencias que arrastra para él/ella y en algunos casos su familia.

Como parte importante, al contar con un paciente con VIH-SIDA debemos tener en
cuenta que la colaboración que recibamos del mismo está en cómo se le dé el
servicio al mismo, puesto que si él se siente agredido o rechazado su cooperación
será poca y algunas veces nula, poniendo en riesgo su propia salud y la nuestra
como personal. Es por esto que no solo debemos conocer la enfermedad, si no
también, debemos ser empáticos para que el respeto paciente-enfermera y
viceversa sea el mejor y más sano posible, así mismo, se le debe de informar al
paciente que su vida puede extenderse muchos años si se lleva una dieta
balanceada, ejercicio, control de estrés y se aplican algunas restricciones como son:
no ingerir bebidas alcohólicas, no drogarse y practicar sexo seguro hasta que se
llegue a un punto donde se mantenga su salud y pueda llevar una vida normal.
Desarrollo

Supongamos que ingresa un paciente de 35 años de edad y casado al hospital


donde trabajamos, en estado de deshidratación a causa de deposiciones acuosas
con duración de más de 8 días, candidiasis en cavidad oral y genital y fiebre. Se le
hacen los estudios correspondientes y el diagnostico que se da es de SIDA.
Enfermería hace los cuidados necesarios y el paciente nos pide no decir su
diagnóstico a su familia, es comprensible que el paciente tenga miedo de la
discriminación laboral, familiar y social que puede llegar a pasar si su enfermedad
se divulga, su esposa la cual está embarazada nos pregunta cómo se encuentra su
marido y que es lo que tiene. El dilema ético se presenta en este momento pues
nosotros como personal del servicio de salud tenemos como obligación el no
divulgar información del paciente si este no lo desea, en otras palabras nos
encontramos con los principios éticos de la beneficencia y la confidencialidad en
conflicto, puesto que sabemos que al guiarnos por uno de los dos principios ético
violamos otro, el dilema se origina aquí con el hecho de que nosotros como personal
sabemos que el paciente es consciente de su condición más sin embargo no le ha
informado a su esposa de esto y ella y su hijo pueden ser portadores de la
enfermedad, todo esto por la falta de información acerca del tema y promiscuidad
de su esposo, el cual no le importó la salud de su familia.

Esto pudiera ser un dilema ético sencillo para algunos, pero para otro es un dilema
difícil por el hecho de llegar a problemas legales poniendo en riesgo su cedula
profesional o practica profesional.
Conclusión

En conclusión, el problema ético que nace por esta enfermedad es el secreto


profesional, generando con el silencio una infección a otro ser humano. Para
resolver este conflicto ético, el equipo de salud debe instruirse en cada caso por
separado, se debe tomar en consideración que la salud no es solo un bien personal,
sino también un bien social, por lo que debe analizase si existe riesgo para terceras
personas de infectarse.

Ya que el rol de la enfermera o enfermero consiste en varios temas, como


acompañar al paciente durante todo el proceso que dure la enfermedad, se debe
realizar en conjunto con el paciente con paciencia, amor y profesionalismo
entregando un ambiente seguro y la mantención del secreto del diagnóstico siendo
fundamental entre la enfermera y paciente, se debe educar al paciente a afrontar su
enfermedad e informar a su pareja sexual para que tome prevención del contagio.
Si el paciente se niega a comunicar su condición a su pareja, el equipo de salud,
debe romper el secreto si la condición lo amerita evitando un contagio su pareja
como al gestarse un bebe. Por lo tanto, el secreto no es un valor absoluto por lo que
hay ciertas condiciones puede ser revelado.

La enfermera se debe preocupar que el paciente le sea indicado el correcto


tratamiento (principio de justicia), también debe velar con personal a cargo, que este
cumpla con las normas de precaución universales, ya que estas protegen al
personal de contagios, como a su vez, protegen de igual manera al paciente de
sufrir contagios de parte del personal, a ser tratados como seres humanos íntegros
hasta el último de sus días, a recibir una atención personalizada, a participar en las
decisiones que afecten o cambien los cuidados que reciba siempre pensando en la
dignidad de la persona.