Anda di halaman 1dari 26

ANTOLOGÍA

Melissa Martínez Lucio


RENACIMIENTO

Mateo Alemán y De Enero (1547-1615)


Escritor español, nacido en Sevilla, donde se
graduó de la universidad en 1564. De acuerdo
a algunas fuentes, descendía de judíos que
fueron forzados a convertirse al catolicismo
después de 1492 y algunos miembros de su
familia fueron perseguidos por la inquisición
por haber mantenido la práctica del judaísmo.

POEMAS

.“Débense buscar los amigos como se buscan los buenos


libros. Que no está la felicidad en que sean muchos
ni muy curiosos; antes en que sean pocos, buenos y
bien conocidos.”

.“La sangre se hereda y el vicio se apega. Quien fuere


cual debe, será como tal premiado y no purgará las
culpas de sus padres.”

.“No ganes enemigos de los que con buen trato puedes


hacer amigos, que ningún enemigo es bueno por flaco
que sea: de una centelluela se levanta gran fuego.”

.Hallarse uno cargado de obligaciones y sin remedio para


socorrerlas hace buscar medios y remedios cómo salir de ellas.
La necesidad enseña claros los más oscuros y desiertos
caminos.
Pedro Calderón de la Barca (1600-1681)

Dramaturgo, poeta y escritor de la Edad de Oro j


española. Durante algún tiempo en su vida fue
soldado y sacerdote católico romano.
Desarrolló su trabajo sobre la base del estilo
teatral iniciado por Lope de Vega y fue
posteriormente considerado la cúspide del
teatro barroco español.

POEMAS

LA VIDA ES SUEÑO

Sueña el rey que es rey, y sueña el que afana y


vive pretende,
con este engaño mandando, sueña el que agravia y
disponiendo y gobernando; ofende,
y este aplauso, que recibe y en el mundo, en
prestado, en el viento conclusión,
escribe, todos sueñan lo que son,
y en cenizas le convierte aunque ninguno lo entiende.
la muerte, ¡desdicha
fuerte! Yo sueño que estoy aquí
¿Que hay quien intente destas prisiones cargado,
reinar, y soñé que en otro estado
viendo que ha de despertar más lisonjero me vi.
en el sueño de la muerte? ¿Qué es la vida? Un
frenesí.
Sueña el rico en su ¿Qué es la vida? Una
riqueza, ilusión,
que más cuidados le una sombra, una ficción,
ofrece; y el mayor bien es
sueña el pobre que padece pequeño:
su miseria y su pobreza; que toda la vida es sueño,
sueña el que a medrar y los sueños, sueños son.
empieza,
CUENTAN DE UN SABIO QUE UN DÍA. AURELIO
Cuentan de un sabio, que un día
«Licio, ¿la
tan pobre y mísero estaba,
obstinación de tu
que sólo se sustentaba
porfía,
de unas yerbas que cogía.
mariposa solícita del
«Habrá otro», entre sí decía,
daño,
«más pobre y triste que yo?»
morir quiere a la luz
Y cuando el rostro volvió,
del desengaño?
halló la respuesta, viendo
Tuyo es la culpa, la
que iba otro sabio cogiendo
obediencia mía.
las hojas que él arrojó.

Mucho fía de sí quien


A SAN ISIDRO de sí fía.
Sabe que Lisis con
Los campos de Madrid, Isidro traidor engaño
santo, memorias ya de un año
emulación divina son del cielo, y otro año
pues humildes los ángeles su en los olvidos sepultó
suelo de un día.»
tanto celebran y veneran tanto.

Celestes labradores, en cuanto «¡Oh cuánto avaro está


son amorosa voz, con santo celo el dolor contigo,
vos enviáis en angélico consuelo pues aún la queja no
dulce oración, que fertiliza el se atreve a dalla
llanto. de mí, de Lisis, ni de
ti tampoco!
Dichoso agricultor, en quien se
encierra
cosecha de tan fértiles despojos, Que tú celoso, ella
que divino y humano os da mujer, yo amigo,
tributo, nos halla disculpados,
pues nos halla
no receléis el fruto de la a mí fiel, a ella
tierra, fácil, y a ti loco.»
pues cogerán del cielo vuestros
ojos,
sembrando aquí sus lágrimas, el
fruto.
Miguel de Cervantes Saavedra (1547-1616)
Considerado el más grande escritor en lenguaje
español, se cree nació en Alcalá de Henares en
1547. Su obra principal, Don Quijote, es
considerada la primera novela moderna.

POEMAS

Epitafio

Aquí el valor de la española tierra,


aquí la flor de la francesa gente,
aquí quien concordó lo diferente,
de oliva coronando aquella guerra;

aquí en pequeño espacio veis se encierra


nuestro claro lucero de occidente;
aquí yace enterrada la excelente
causa que nuestro bien todo destierra.

Mirad quién es el mundo y su pujanza,


y cómo, de la más alegre vida,
la muerte lleva siempre la victoria;

también mirad la bienaventuranza


que goza nuestra reina esclarescida
en el eterno reino de la gloria.
Galatea

Tanto cuanto el amor convida y llama


al alma con sus gustos de apariencia,
tanto más huye su mortal dolencia
quien sabe el nombre que le da la
fama.

Y el pecho opuesto a su amorosa


llama,
armado de una honesta resistencia,
poco puede empecerle su inclemencia,
poco su fuego y su rigor le inflama.

Segura está, quien nunca fue querida


ni supo querer bien, de aquella
lengua
que en su deshonra se adelgaza y
lima;

mas si el querer y el no querer da


mengua,
¿en qué ejercicios pasará la vida
la que más que al vivir la honra
estima?
Juana Inés de la Cruz (1651-1695)

Escritora y filósofa autodidacta mexicana,


nacida en San Miguel Nepantla, fue una de las
principales poetas del barroco. Conocida en
vida como “La Séptima Musa”.

Se le considera tanto escritora mexicana como


parte de la Edad de Oro española. El sueño, un
largo poema filosófico, es una de sus obras
más representativas.

POEMAS EN QUE SATISFAGA UN RECELO

Esta tarde, mi bien, cuando te


EN QUE DA MORAL CENSURA A UNA ROSA hablaba,
como en tu rostro y en tus
Rosa divina que en gentil cultura acciones vía
eres, con tu fragante sutileza, que con palabras no te
magisterio purpúreo en la persuadía,
belleza, que el corazón me vieses
deseaba.
enseñanza nevada a la hermosura.
Y Amor, que mis intentos
Amago de la humana arquitectura, ayudaba,
ejemplo de la vana gentileza, venció lo que imposible
en cuyo ser unió naturaleza parecía,
la cuna alegre y triste pues entre el llanto que el
sepultura. dolor vertía,
el corazón deshecho destilaba.
¡Cuán altiva en tu pompa,
Baste ya de rigores, mi bien,
presumida, baste,
soberbia, el riesgo de morir no te atormenten más celos
desdeñas, tiranos,
y luego desmayada y encogida ni el vil recelo tu quietud
contraste
de tu caduco ser das mustias
con sombras necias, con
señas,
indicios vanos:
con que con docta muerte y necia pues ya en líquido humor viste
vida, y tocaste
viviendo engañas y muriendo mi corazón deshecho entre tus
enseñas! manos.
PROCURA DESMENTIR LOS ELOGIOS QUÉJASE DE LA SUERTE
Éste que ves, engaño ¿En perseguirme, mundo,
colorido, qué interesas?
que, del arte ostentando los ¿En qué te ofendo,
primores, cuando sólo intento
con falsos silogismos de poner bellezas en mi
colores entendimiento
es cauteloso engaño del y no mi entendimiento en
sentido; las bellezas?
éste en quien la lisonja ha Yo no estimo tesoros ni
pretendido riquezas,
excusar de los años los y así, siempre me causa
horrores más contento
y venciendo del tiempo los poner riquezas en mi
rigores entendimiento
triunfar de la vejez y del que no mi entendimiento
olvido: en las riquezas.
es un vano artificio del Y no estimo hermosura
cuidado; que vencida
es una flor al viento es despojo civil de las
delicada; edades
es un resguardo inútil para ni riqueza me agrada
el hado; fementida,
es una necia diligencia teniendo por mejor en
errada; mis verdades
es un afán caduco, y, bien consumir vanidades de la
mirado, vida
es cadáver, es polvo, es que consumir la vida en
sombra, es nada. vanidades.
Luis de Góngora y Argote (1561-1627)
Poeta lírico español que, junto con su eterno
rival Francisco de Quevedo, es considerado uno
de los más prominentes poetas españoles de todos
los tiempos.

POEMAS

A UNA MONJA,ENVIANDOLE UN MENUDO


Y UN CUERTO DE TERNERA
Con mucha llaneza trata
quien, debiéndolo en escudos,
viene a pagar en menudos LO RAYOS LE CUENTA AL SOL
a quien lo regala en plata; Los rayos le cuenta al sol
de las terneras que mata con un peine de marfil
don Alonso de Guzmán, la bella Jacinta, un día
hoy presentado me han que por mi dicha la vi
ese cuarto de ternera: en la verde orilla
tomadlo, que yo quisiera de Guadalquivir.
que fuera de tafetán.

GUERRA ME HACEN LOS CUIDADOS CONTRA LOS MISMOS


¡Oh jurisprudencia! ¡Cuál
Guerra me hacen dos cuidados por esos lodos he visto
de contrarios accidentes: con caperucilla un mixto
uno de males presentes, de médico y colegial!
otro de bienes pasados; Peticiones a real
en la memoria cebados, hace de su misma mano,
voraz símil cada cual y, cual si fuera Ulpïano,
del buitre ha sido, infernal, informaciones a tres,
cuyo insaciable desdén y aun con esto dicen que es
plumas ha vestido al bien, carísimo en Cristo hermano.
garras ha prestado al mal.
Baltasar Gracián (1601-1658)

Jesuita español, escritor barroco y filósofo.

Nació en Belmonte, cerca de Calatayud.

Sus obras fueron alabadas por Schopenhauer y

Nietzsche.

El Criticón es sin duda su obra maestra y

una de las principales del Siglo de Oro. Se trata de una novela alegórica de gran
extensión con tonalidades filosóficas. Gracián es uno de los más representativos
escritores del estilo literario barroco español llamado Conceptismo.

AFORISMO

 Bien está dos veces encerrada la lengua y dos veces abiertos los oídos, porque
el oír ha de ser el doble que el hablar.

 El no y el sí son breves de decir pero piden pensar mucho.

 En boca del mentiroso, hasta lo cierto se hace dudoso.

 Todo lo que realmente nos pertenece es el tiempo; incluso el que no tiene


nada más,lo posee.

 A los veinte años un hombre es un pavo real, a los treinta un león, a los
cuarenta un camello, a los cincuenta una serpiente, a los sesenta un perro, a
los setenta un mono, los ochenta nada.
Faustina Maratti (1679-1745)

Poeta y pintora italiana del periodo barroco, nacida en


Roma. Desde temprana edad recibió una buena
educación que incluyó música, artes finas y, sobre todo,
poesía.

Tras su matrimonio con el poeta Giambattista Felice


Zappi, su casa sirvió como sede de un reconocido círculo
literario que incluyó, entre otros, a Händel, Scarlatti y
Crescimbeni. Entre sus obras están 38 sonetos
publicados en la colección Rime de su marido en 1723.

Dónde está, mi querido amigo, mi


querido Hijo
¿Dónde está, mi querido amigo, Hijo amado,
La mirada feliz y la frente serena
Donde la boca de hermosas venas llenas,
Y el arco de la pestaña bonita?
¡Ay! te falta el fiero periglio
de cruel enfermedad que vena en la vena.
Te fluye, y la sangre pura lo envenena
Y ya amenaza al Alma el largo exilio.
A lo que veo, veo a tu vecino
último dar y contra el cielo beso a mi
hijo, mío, de tu cruel destino.
Y el rollo de mis lágrimas en el corazón del estanque,
que a menudo me acerco a tu hermoso rostro,
y ni siquiera una lágrima en el baño.
Ahi, que está perturbado, que se levanta
y crece
Ahi, quien está perturbado, quien se levanta y crece
El mar, que está enojado por mi barco;
Y un viento corre sobre él, y lo lleva
Entre roca, donde la inundación crece a sí misma.
Y la mayor pena para el alma, y el tonto crece;
Que pierdo, temo que la estrella que me escolta,
Que bien brilla desde lejos, y me consuela:
Pero el cielo está oscuro, y en una confusión, y mesce
Lampi, y el rayo: cuánto cuánto, cuán serio es
El duro peligro, y no tengo quienes me vuelan
En la feroz tormenta, en el destino despiadado:
Y con mi enemigo tengo en el barco;
Él con hierro, desarmado y solo!
¿Cómo escaparé alguna vez de la muerte?

No ver el destino del vencedor

No ver el destino del vencedor


Caton, rasgado el lado ya perforado;
Le gustaba morir libre y fuerte
De la libertad romana con destino.

Y Porzia Allor, ese consorte de Bruto el fiero


Fio pagó por su ingrata travesura,
Él engulló el fuego y se reunió en la muerte
Con el cener frío de la querida Consorte.

¿Quién tendrá que preguntarse más?


Con su cruel, pero gloriosa masacre,
¿El padre atroz y la hija cariñosa?
La hija más: tomó Cato entonces
De muchos, y para muchos, dio un fuerte ejemplo
Pero la muerte de Porzia, y solo inmóvil.

ROMANTICISMO

Pedro Antonio de Alarcón y Ariza

(Guadix, 10 de marzo de 1833-Madrid, 19 de


julio de 1891) fue un narrador español que
perteneció al movimiento realista, en el que
destacó como uno de los artífices del fin de la
prosa romántica.

EN EL MULADAR

Mendigo: tu blasfemia me estremece...


¡Deja que olvide a Dios el venturoso;
pero tu labio hambriento y asqueroso
con renovada fe bendiga y rece!

Todo, menos su Dios, le pertenece


al opulento sano y poderoso;
y el pobre, miserable y haraposo,
de todo excepto, de su Dios, carece.

Dios es al cabo el único enemigo


del vano, del audaz, del sibarita,
y la sola esperanza, el solo amigo

de quien llora, padece y necesita...-


¡Sin Dios, el universo se anonada!
¡Sin Dios, el rico es Dios, y el pobre nada!

La moña
de Pedro Antonio de Alarcón

(A la señora Marquesa del Salar)

¡Cuán airosa y ufana en la corrida


irá la noble fiera, engalanada
con tan bella divisa, regalada
por tan ilustre dama y tan garrida!

Cárdena sangre de la oculta herida


matizará la seda recamada,
y aun el toro, al mirarla disputada,
más sentirá el perderla que la vida.

¡Oh, si al coger la codiciada prenda,


tu corazón ganara y tu albedrío
el esforzado justador! ¡Oh gloria!

¡Todos fueran al par en la contienda!


Y yo ante todos redoblando el brío,
diera la vida allí por la victoria.
Edgar Allan Poe
Fue un escritor, poeta, crítico y periodista romántico estadounidense,
generalmente reconocido como uno de los maestros universales del relato corto,
del cual fue uno de los primeros practicantes en su país. Fue renovador de la
novela gótica, recordado especialmente por sus cuentos de terror.

El día más feliz

El día más feliz, la hora más dichosa, los ha


conocido mi corazón agotado y marchito; pero
siento que ha desaparecido ya mi más alta esperanza
de orgullo y de poderío.

¿He dicho de poderío? Sí. Pero desde hace


largo tiempo, ¡ay de mí! se han desvanecido
los bellos ensueños de la juventud; han pasado
ya: dejémoslos que se desvanezcan!

Y tú, orgullo, ¿qué haré de ti ahora? Otra


frente puede bien heredar el veneno que me
has dado. Que por lo menos mi espíritu permanezca
tranquilo.

El día más hermoso, la hora más feliz que mis


ojos hayan visto y hayan podido ver jamás,
mi más brillante mirada de orgullo y de poderío,
todo eso ha existido pero ya no existe; yo
lo siento.

Y si esa esperanza de orgullo y de poderío


me fuera ofrecida ahora acompañada de un
dolor semejante al que experimento, no quisiera
revivir esa hora brillante.

Porque bajo su ala llevaba una oscura


mezcla y mientras volaba, dejaba caer una
esencia todopoderosa para consumir un alma que
tan bien la conocía.

Solo
Desde el tiempo de mi niñez, no he sido
como otros eran, no he visto
como otros veían, no pude sacar
mis pasiones desde una común primavera.
De la misma fuente no he tomado
mi pena; no se despertaría
mi corazón a la alegría con el mismo tono;
y todo lo que quise, lo quise solo.
Entonces -en mi niñez- en el amanecer
de una muy tempestuosa vida, se sacó
desde cada profundidad de lo bueno y lo malo
el misterio que todavía me ata:
desde el torrente o la fuente,
desde el rojo peñasco de la montaña,
desde el sol que alrededor de mí giraba
en su otoño teñido de oro,
desde el rayo en el cielo
que pasaba junto a mí volando,
desde el trueno y la tormenta,
y la nube que tomó la forma
(cuando el resto del cielo era azul)
de un demonio ante mi vista.

Gustavo Adolfo Bécquer

(Gustavo Adolfo Domínguez Bastida; Sevilla, 1836 - Madrid, 1870) Poeta


español. Junto con Rosalía de Castro, es el máximo representante de la
poesía posromántica, tendencia que tuvo como rasgos distintivos la
temática intimista y una aparente sencillez expresiva, alejada de la
retórica vehemencia del romanticismo.

Amor eterno
Podrá nublarse el sol eternamente;
Podrá secarse en un instante el mar;
Podrá romperse el eje de la tierra
Como un débil cristal.
¡todo sucederá! Podrá la muerte
Cubrirme con su fúnebre crespón;
Pero jamás en mí podrá apagarse
La llama de tu amor.
Rima IX
Besa el aura que gime blandamente
las leves ondas que jugando riza;
el sol besa a la nube en occidente
y de púrpura y oro la matiza;
la llama en derredor del tronco ardiente
por besar a otra llama se desliza;
y hasta el sauce, inclinándose a su peso,
al río que le besa, vuelve un beso.

PABLO NERUDA
Diseminada en miles de versos ha quedado para la posteridad la biografía, íntima y
pública, secreta y militante, del gran poeta chileno Pablo Neruda. La abrumadora
personalidad de este hombre de credo comunista, resuelta y tozuda hasta el sacrificio
por todo aquello en lo que creía, estalla en su obra con un aliento vital que apenas deja
entrever las muchas tribulaciones y las muchas horas sombrías que hubo de atravesar.

América, no invoco tu nombre en vano


AMÉRICA, no invoco tu nombre en vano.
Cuando sujeto al corazón la espada,
cuando aguanto en el alma la gotera,
cuando por las ventanas
un nuevo día tuyo me penetra,
soy y estoy en la luz que me produce,
vivo en la sombra que me determina,
duermo y despierto en tu esencial aurora:
dulce como las uvas, y terrible,
conductor del azúcar y el castigo,
empapado en esperma de tu especie,
amamantado en sangre de tu herencia.

Arte magnética
DE tanto amar y andar salen los libros.
Y si no tienen besos o regiones
y si no tienen hombre a manos llenas,
si no tienen mujer en cada gota,
hambre, deseo, cólera, caminos,
no sirven para escudo ni campana:
están sin ojos y no podrán abrirlos,
tendrán la boca muerta del precepto.

Amé las genitales enramadas


y entre sangre y amor cavé mis versos,
en tierra dura establecí una rosa
disputada entre el fuego y el rocío.

Por eso pude caminar cantando.

Lope de Vega
(Félix Lope de Vega y Carpio, Madrid, 1562 - id., 1635) Escritor español. Procedente de
una familia humilde, la vida de Lope de Vega fue sumamente agitada y repleta de lances
amorosos. Estudió en los jesuitas de Madrid (1574) y cursó estudios universitarios en
Alcalá (1576), aunque no consiguió el grado de bachiller.

A una calavera de mujer


Esta cabeza, cuando viva, tuvo
sobre la arquitectura de estos huesos
carne y cabellos, por quien fueron presos
los ojos que mirándola detuvo.
Aquí la rosa de la boca estuvo,
marchita ya con tan helados besos;
aquí los ojos, de esmeralda impresos,
color que tantas almas entretuvo;

aquí la estimativa, en quien tenía


el principio de todo movimiento;
aquí de las potencias la armonía.

¡Oh hermosura mortal, cometa al viento!


En donde tanta presunción vivía
desprecian los gusanos aposento.

A DON LUIS DE GÓNGORA


Claro cisne del Betis que, sonoro
y grave, ennobleciste el instrumento
más dulce, que ilustró músico acento,
bañando en ámbar puro el arco de oro,
a ti lira, a ti el castalio coro
debe su honor, su fama y su ornamento,
único al siglo y a la envidia exento,
vencida, si no muda, en tu decoro.

Los que por tu defensa escriben sumas,


propias ostentaciones solicitan,
dando a tu inmenso mar viles espumas.

Los ícaros defienda, que te imitan,


que como acercan a tu sol las plumas
de tu divina luz se precipitan.

Rubén Darío
(Félix Rubén García Sarmiento; Metapa, 1867 - León, 1916) Poeta nicaragüense que fue
el iniciador y el máximo representante del Modernismo hispanoamericano. En
brillantez formal, estilística y musical, apenas hay autor en lengua española que iguale
al Darío de la primera etapa, la etapa plenamente modernista de Azul (1888) y Prosas
Profanas(1896). Cuando se aminora su esteticismo, y el ideal del arte por el arte deja
lugar a nuevas inquietudes, surge su obra maestra, Cantos de vida y esperanza (1905),
en la que el absoluto dominio de la forma ya no tiene la mera belleza como único
objetivo, sino que sirve a la expresión de una intimidad angustiada o de preocupaciones
sociohistóricas, como el devenir de la América hispana.

Sobre el diván
Sobre el diván dejé la mandolina
y fui a besar la boca purpurina,
la boca de mi hermosa Florentina.

Y es ella dulce y rosa y muerde y besa;


y es una boca rosa, fresa;
y Amor no ha visto boca como esa.

Sangre, rubí, coral, carmín, claveles,


hay en sus labios finos y crueles,
pimientas fuertes, aromadas mieles.

Los dientes blancos riman como versos,


y saben esos finos dientes tersos,
mordiscos caprichosos y perversos.

Bota, bota, bella niña


Bota, bota, bella niña,
ese precioso collar
en que brillan los diamantes
como el líquido cristal
de las perlas del rocío matinal.
Del bolsillo de aquel sátiro
salió el oro y salió el mal.
Bota, bota esa serpiente
que te quiere estrangular
enrollada en tu garganta
hecha de nieve y coral.

Mario Benedetti

(Paso de los Toros, 1920 - Montevideo, 2009) Escritor uruguayo. Mario Benedetti fue un destacado
poeta, novelista, dramaturgo, cuentista y crítico, y, junto con Juan Carlos Onetti, la figura más
relevante de la literatura uruguaya de la segunda mitad del siglo XX y uno de los grandes nombres
del Boom de la literatura hispanoamericana. Cultivador de todos los géneros, su obra es tan prolífica
como popular; novelas suyas como La tregua (1960) o Gracias por el fuego (1965) fueron adaptadas
para la gran pantalla, y diversos cantantes contribuyeron a difundir su poesía musicando sus versos.

Pequeñas muertes
Los sueños son pequeñas muertes
tramoyas anticipos simulacros de muerte
el despertar en cambio nos parece
una resurrección y por las dudas
olvidamos cuanto antes lo soñado
a pesar de sus fuegos sus cavernas
sus orgasmos sus glorias sus espantos
los sueños son pequeñas muertes
por eso cuando llega el despertar
y de inmediato el sueño se hace olvido
tal vez quiera decir que lo que ansiamos
es olvidar la muerte
apenas eso.

Papel mojado
Con ríos
con sangre
con lluvia
o rocío
con semen
con vino
con nieve
con llanto
los poemas
suelen
ser
papel mojado.

FEDERICO GARCÍA LORCA


Federico García Lorca (Fuentevaqueros, 5 de junio de 1898 - Víznar, 19 de agosto
de 1936). Poeta y dramaturgo españo
Es Verdad
¡Ay qué trabajo me cuesta
quererte como te quiero!

Por tu amor me duele el aire,


el corazón
y el sombrero.

¿Quién me compraría a mí
este cintillo que tengo
y esta tristeza de hilo
blanco, para hacer pañuelos?

¡Ay qué trabajo me cuesta


quererte como te quiero!

Ay, Voz Secreta


Ay voz secreta del amor oscuro
¡ay balido sin lanas! ¡ay herida!
¡ay aguja de hiel, camelia hundida!
¡ay corriente sin mar, ciudad sin muro!

¡Ay noche inmensa de perfil seguro,


montaña celestial de angustia erguida!
¡Ay silencio sin fin, lirio maduro!

Huye de mi, caliente voz de hielo,


no me quieras perder en la maleza
donde sin fruto gimen carne y cielo.

Deja el duro marfil de mi cabeza


apiádate de mi, ¡rompe mi duelo!
¡que soy amor, que soy naturaleza!