Anda di halaman 1dari 4

-S'

metan
mo Pr
de Dic
cir qu
que e

venta
Cach

secre
das, 1
desdI
más,
verse
Enck
plio
del c
utiliz
cede
to <((
Bah
tant
auto
pert

rio
gua

ces
die
do
«Re
fet
terr
era
Per
los

hal

eqi
br
do
en
sic
En 1976 salió a la venta un libro titulado «Jesús vivió y murió en Cachemira», escrito por D. An-
dreas Faber-Kaiser, libro de tema polémico que despertó reacciones diversas. mi
fu
Hoy, dado que nuestra amiga y colaboradora D. Marcela Soler ha regresado de un viaje a la In- to
dia, permaneciendo días en Cachemira a fin de investigar sobre el tema de «Jesús en Cachemira», apro-
vechamos para hacerle una entrevista para nuestros lectores.
q

—Desearíamos saber si pudiste —Qué conclusiones sacaste? tE


llegar a Cachemira y averiguar lo —Pues haciendo un poquito de his- disparatada teoría, pues estaba claro o
que deseabas sobre el tema tratado toria, te diré que en Cachemira, gran que la secta de los Ahmad!yas, al pre-
en çl libro «Jesús vivió y murió en parte de la población está islamizada tender llevar la doctrina de Mahoma a d
Cachemira». desde el siglo XIV. En 1880, un tal occidente, necesitaban minimizar .la F
—Pues sí. Estuve allí e investigué MIZRA GULAM, fundó la secta islámi- figura y la obra de Jesús, presentán-
cuanto pude, de un modo objetivo,' ca «Ahmadiya», con el propósito de dolo como a un hombre corriente, sin
tratando de esclarecer tan interesante universalizar y extender el Islam por to- darle categoría divina y, para ello, lo
controversia. En Srinagar, capital de do el mundo. El fue quien lanzó la hipó- méjor era negar la Muerte y Resurrec-
Cachemira, hice varias visitas al «Roza- tesis de que Cristo habría emigrado desde ción.
bal» —donde está la supuesta tumba de Jerusalén hasta la India y de que su —O sea, que la idea de hacer huir
Jesús— tomé fotografías y hablé con cuerpo estaría enterrado en Srinagar, a Jesús a Cachemira ((resolvía» bien
diversas personas que me informaron a capital de Cachemira. Historiadores y las cosas, según el criterio musul-
fondo del asunto. teólogos hicieron caso omiso de esta mán...

24 prensadelmisterio.blogspot.com
—Si, porque ya sabes que los maho- dente... y él, obtiene un libro «renta- ofreciera datos exactos de lo que
metanos admiten sólo a Jesucristo co- ble». Pero yo obtuve información, por dices?
mo Profeta de los judíos, no como Hijo mi parte, de dos personas que viven en
de Dios. Para ellos es una blasfemia de- Srinagar, pero que viajan periódica- Ya lo creo. Un pequeño libro que
cir que Dios-Alá había tenido un Hijo y mente a Europa —uno de ellos ha estu- pongo a disposición de los lectores de
que éste había resucitado de la muerte. diado en Inglaterra— y me confirmaron Karma-7 y que refuerza lo que digo.
—Afirmas que los Ahmadiyas in- que nadie creía que el allí enterrado fuera Me lo vendió el celador del «Rozabal»
ventaron lo de la peregrinación a Jesús de los cristianos. por cien pesetas; se titula «The Tomb of
Cachemira? Jesus, editado en New York en 1963
—Evidentemente, y ello no es ningún —Pero pudiera ocurrir que en Sri- por un tal Sufí M. R. Bengalee, Misio-
secreto. Apoyándose en mitos y leyen- nagar no dieran importancia al «Ro- nero Ahmadiya en USA, y relata nueva-
das, Mizra Gulam lanzó esta teoría que, zabal» y en el resto de la India fuera mente la historia lanzada por el funda-
desde hace cien años figura, como una diferente... dor de la sacta, Mirza Ghulam. Un mini-
más, en tratados sobre religiones uni-
versales, enciclopedias, etc. La misma
Enciclopedia Espasa lo trata en un am-
plio artículo. Pero lo más significativo
del caso es que todas las fuentes que
utiliza el señor Faber-Kaiser son de pro-
cedencia Ahmadiya; incluso el presun-
to «descendiente directo de Cristo», Sr.
Baharat Saleem y el profesor Hassmain,
tantas veces citado por Faber-Kaiser y
autor del prólogo de su libro; todos,
pertenecen a dicha secta.
-De acuerdo. Pero, en el escena-
rio de los hechos ¿qué has averi-
guado?

—En Srinagar, que es, como tu di-


ces, el «escenario de los hechos», na-
die afirma que Jesucristo esté enterra-
do allí. Según la creencia general, el
«Rozabal» contiene la tumba de un Pro-
feta, un tal Yuza Asaf, seguidor y con-
temporáneo del Cristo, que parece ser
era judío y se estableció en Cachemira.
Pero nada indica que sea el Cristo de
los Evangelios.

—El hombre allí enterrado ¿se


hallaba también Jesús?

—Sí: «Yuza Asaf)> que parece ser


equivalente de «Jesús». El nombre he- El lago Dal, junto a los picos del Himalaya, es de una gran belleza.
breo es «Jeshuá» que significa «Salva- Grandes barcos sirven de hoteles flotantes para los visitantes.
dor» y había sido aplicado ya a otros,
entre ellos a Josué, que al morir Moisés —En absoluto. Puedo citar al conoci- prólogo del Secretario General de la
siguió conduciendo a las tribus hacia la do e ilustre catalán Padre Ribas Espasa, Misión Ahmadiya, lleno de ardor reli-
«Tierra de Promisión»... Después de Jesuíta, que lleva dieciocho años en la gioso musulmán, proclama a Alá como
morir Jesucristo, el nombre de Jesús India en una Misión ejemplar. Total- «el único rey del Universo». El libro pu-
fue normal entre el pueblo judío, tan- mente identificado con el sentir y el vivir blicado por Faber-Kaiser en 1976 dice las
to como el de «Josué» o el de «Juan». del pueblo hindú, luchando constante- mismas incongruencias que el librito de
mente para aliviar la trágica situación del la secta Ahmadiya, solo que editado en
—Luego, los nativos de Cachemira hambre y la ignorancia ancestral que tela y fotos a todo color...
¿no sostienen que fue Jesucristo el padece dicho pueblo, y que es una auto-
que está enterrado allí? didad a lo que en materia de creencias —Así el plagio es evidente. Pero
religiosas se refiere. dime: el «Rozabal» ¿es visitado por la
—En absoluto. Como te he dicho an- En Bombay tuve la suerte de poder gente?
tes, esta idea se remonta a 1880; se le hablar con él sobre el asunto de Cache-
ocurrió al fundador de la secta Aymadi- mira y me dijo que era absurdo e incon-
ya y ha quedado en el olvido. Ha sido cebible en una mente normal; que el —No. Está bastante descuidado; no
desenpolvada y puesta al día por el señor pueblo hindú, tan religioso, tan amigo recibe visitas. En las fotos puedes ver la
Faber-Kaiser... de aceptar toda clase de cultos y creen- expectación del vecindario al vernos en-
cias, nunca se interesó por el Profeta de trar allí y tomar fotografías. El celador
—Con qué finalidad? Srinagar; jamás hubo un resquicio de se acordaba de las visitas de Faber-Kai-
curiosidad hacia la mencionada tumba ser y sus acompañantes.
—Supongo que con afán de «lanzar)) que, a lo mejor, no era más que la tum-
una obra sensacionlista. Sus amigos ba de un hombre corriente. —Qué semejanzas podía tener el
ahmadiyas le prestan colaboración con hombre cuyos restos descansan en
tal de ver la idea de su fundador Mizra —Y pudiste además obtener algún la tumba, con Jesús el Nazareno?
Gulam divulgada gratuitamente en occi- documento en Cachemira que te ¿Has podido averiguarlo?

25
—Parece ser que fue un santo varón, mentada titulada «Jesús y el bluff de un mágico ungüento, huyó disfraza-
seguidor de Cristo, procedente de Cachemira» en la que analiza una a do de Jerusalén y que anduvo a pie
Israel y que murió de edad avanzada ha- una las fuentes informativas utilizadas cien kilómetros hasta llegar a Gali-
biendo dedicado su vida a predicar el por F. Kaiser y demuestra que las es- lea, para despistar a sus posibles
Cristianismo y a cuidar de los pobres. casas citas bíblicas que aporta están in- perseguidores...
Tuvo hijos pero tampoco hay pruebas completas, interpretadas a su libre an-
de que el señor Basharat Saleem —ho- tojo y que no prueban nada. —Aparte de que es totalmente inve-
telero adinerado pero según propia rosímil que alguien pueda caminar cien
confesión «falto de tiempo para cuidar —Volviendo a la tumba del «Roza- kilómetros a continuación de haber sido
de la conservación del Rozabais (pá- bal»; y esas huellas de pies con ci- clavado de pies en una cruz, ni recupe-
gina 158)—, sea descendiente suyo. catrices en las plantas a que se refie- rándole con «mágicos ungüentos», la
re el autor de ese libro?... magnitud del personaje de Cristo es tal,
que es imposible encontrar en El ningún
rasgo de mezquindad o cobardía en to-
da su historia. Imaginarle huyendo dis-
frazado sería restarle talla y dignidad,
ponerle a la altura de un Hitler o un
Mussolini cualquiera.

—Sería ésta la opinión de los cris-


tianos?

—Si, y supongo que la de cualquier


persona objetiva perteneciente a la reli-
gión que sea. Eso se desprende a la
luz natural de (a lógica; no bajo la antor-
cha de creencias religiosas de ningún
tipo.

—En el libro a que nos referimos


se dice que Jesús, de morir en la
Cruz, habría sido un fracasado. Que
no podía morir sin conducir antes a
las tribus perdidas de Israel; que es-
ta era su misión y que partió en su
busca.

—Ante todo, la palabra «fracaso» no


tiene aquí cabida pues la Muerte y la
Resurrección de Jesucristo ha sido la
mayor victoria que han conocido todos
los tiempos. Opino que conducir las tri-
Marcela Soler entre un grupo de niños cachemires. Al fondo, la bus perdidas de Israel significa algo más;
fortaleza militar de Srinagar. significa sentar las bases de una reli-
gión universal de la humanidad; la pri-
mera religión monoteísta; la gran obra
—Sin embargo, el libro en cuestión —Las vi, pero no había bastante luz ya iniciada por Moisés, de unificar toda
publica la foto de dicho señor y si en el interior para fotografiarlas sin la humanidad bajo un mismo Dios y una
mal no recuerdo, dice que es des- «flash». De ser huellas, tendrían que misma ley. Esa era la gran obra de Cris-
cendiente de Jesús. provenir de unos pies enormes y rectilí- to. Para ello fue necesaria la Resurrec-
neos. Por otra parte, comprenderás que ción anunciada ya por los antiguos Pro-
—Lo dice el libro. Pero si lo relees, ningún ser humano, por muy corpulento fetas y anunciada a su vez a los discí-
verás que lo único que afirma este señor que fuera, podría dejar «huellas» pisan- pulos por el mismo Jesús. Sin la Resu-
por su parte es que «el abuelo de sus do la piedra. No son huellas, evidente- rrección, el Cristianismo no tendría
abuelos era un Santo Profeta de nombre mente, aunque el Sr. F. Kaiser las titula sentido.
Yuza Asaf»; nada más. Lo que no les así (Fotografía nP 13, páginas 80-81). Son Actualmente un equipo de investi-
impide publicar su foto con un pie de- incisiones en la piedra dibujando la si- gadores de la NASA está realizando se-
signándole «descendiente por vía direc- lueta de dos pies, que alguien trazó por rios estudios sobre la Sábana Santa que
ta de Jesús» (Fotografía nP 6). Pregun- algún motivo, quizá para indicar que el se conserva en Turín, los cuales han lle-
té en Srinagar y muchas personas co- allí enterrado era el seguidor de Cristo. vado a la rotunda confirmación de la
nocían al señor Sa(eem pero no estaban
Resurrección de Cristo. (Véase los nPs 64
enteradas de que se le atribuyera ese
y 65 de Karma-7).
parentesco. —También se dijo que este Yuza
Asaf era hijo de una mujer llamada —Entonces consideras que la Re-
—Entonces, las fuentes que ha María. surrección era imprescindible... y
utilizado Faber-Kaiser para su obra cierta.
¿son todas tan infundadas? —Por qué no? Otro nombre corrien-
te entre el pueblo judío. Recuerda que —Sí. Creo que era la conclusión ne-
—Y más... Porque ha utilizado tam- sólo al pie del Calvario encontramos tres cesaria de la vida de Jesús; el punto de
bién «fuente bíblicas» dsfiguradas y Marías...
mutiladas al efecto. El insigne escritor
malagueño Juan Barceló ha escrito la —Dice también el referido libro Termina en pág. sig.
réplica, una obra valiente y bien docu- que Jesús, recuperado gracias a

26
Curiosidad de los vecinos del Rozabal ante la El interior del recinto estaba demasiado oscu-
visita de un grupo español. ro para que nuestra entrevistada pudiera sacar
fotografías.

partida indispensable para la gran evo- —Creo que era el Hijo de Dios. gión en una resurrección falsa, etc.—,
lución histórica del Cristianismo. este personaje, no s6lo como el Cristo,
—No hace falta preguntar tu re- ni tan siquiera como hombre, no con-
—Así pues, partiendo de que la ligión... cuerda, no podría ser de ninguna mane-
Resurrección fue. ¿Era a todas luces ra, el Jesucristo histórico crucificado por
un hecho sobrenatural? —Creo en la palabra de Cristo. Pilatos.
Para terminar, yo aconsejaría a los
—Sin duda. Entendiendo por «sobre- —Para terminar, ¿consideras que lectores de Karma-7 que leyeran el libro
natural» lo desconocido de la natura- todo el libro del señor Faber-Kaiser de Faber-Kaiser y el de Juan Barceló y
leza, su continuación oculta en lo infinito, es una historia fantástica? sacaran sus conclusiones; verían que no
la esencia de lo invisible en los confines tiene base científica, ni histórica ni
de lo visible. —Completamente. Tal vez el señor F. bíblica el testimonio del primero. Como
Kaiser pueda imaginar buenas novelas, dice Juan Barceló tan acertadamente:
—Consideras que resulta fácil no lo dudo. Pero esa «ciencia-ficción- «Cristo murió en la Cruz y éste es un
comprender un hecho así? religiosa» está fuera de lugar. No debe- hecho histórico que nadie ha podido
ría utilizar su desbordante fantasía para rebatir. La Cruz ha sido y será ata-
—No resulta fácil. En nuestro estado falsear un personaje histórico incon- cada, pero al negar el hombre la
físico presente nos cuesta creer y aun mensurable en su magnitud, solo para Cruz, jamás conseguirá destruirla».
imaginar la realidad de lo impalpable. lanzar un libro sensacionalista. Dejando
aparte el que las fuentes en que se ha KARMA-7
—Personalizando un poco más basado sean amañadas e inciertas, el
¿qué opinas tú de Jesús? que la tumba de Srinagar no pruebe en
modo alguno que el allí enterrado sea
—Pienso que Jesucristo es un per- Jesucristo, el personaje que resultaría
sonaje tan subli~ que faltan pala- de todo esto —huyendo disfrazado, en- (1) Jesús vivió y murió en Cache-
bras para definirlo. gañando a su pueblo, escondiéndose en mira - de Andreas Faber-Kaiser. Ed.
Cachemira mientras los nuevos cris- ATE, 1976.
—Estimas que Jesús era quien tianos eran víctima de las persecucio- (2)Jesús y el Bluff de Cachemira
decía ser? nes, dejando que se cimentara una reli- de Juan Barceló. Ed. CLIE, 1977.

27