Anda di halaman 1dari 2

“Análisis de la aplicación de la responsabilidad social empresarial en la

corporación del acueducto y alcantarillado (Coraasan) de Santiago y la


valoración de los empleados en relación a la misma”

Presentado por: Elaine Aybar Gil, Sandra Perdomo Rodriguez,2007

Antecedentes históricos
Durante el siglo XIX, los trabajadores eran sometidos a explotaciones sistemáticas, como
bajo salario, condiciones inhumanas de trabajo, disciplina militar en las empresas,
desempleo frecuente y trabajo infantil. Eran menospreciados y considerados como
objetos. de allí hasta el 1920 los empleadores, preocupados por borrar o atenuar la
explotación y la miseria social empezaron a realizar buenas obras tales como: Escuelas
privadas, iglesias, instituciones benéficas y asociaciones deportivas.
Cabe destacar, la eliminación del trabajo infantil en Europa entre 1850 y 1920. los
empleadores y la cámara de comercio de Francia, Bélgica y Gran Bretaña empezaron a
organizar talleres, cursos y actividades recreativas para los niños trabajadores, así como
talleres artesanales para las madres de los niños. Las actividades eran animadas
normalmente por las mujeres de los patrones.
Por otro lado, en el comienzo del siglo XX, las grandes empresas norteamericanas
comienzan a ser cuestionadas por ciertas prácticas laborales que perjudicaban a sus
empleados, por lo que algunos de los insignes líderes industriales se convirtieron en
filántropos (entre los más conocidos se destacan A. Carnegier, H.Ford, D. Rockefeller),
donando su más importantes a distintas obras de caridad. En 1920, este movimiento
filantrópico comenzó a ser adoptado por empresas no solamente adineradas y fue la
primera expresión de lo que sería la responsabilidad social empresarial.
A finales de 1960, la Segunda Guerra Mundial y principalmente en los Estados Unidos
de América, ocurrieron cambios contundentes sobre el debate de la responsabilidad
social empresarial. específicamente, pasó de ser una herramienta a una estrategia
dentro de las empresas. donde su mayor compromiso estaba en la solución de los
problemas sociales.
en la última década se han experimentado crecimiento en los esfuerzos por desarrollar
y establecer la responsabilidad social corporativa, debido a la interdependencia de los
numerosos grupos que componen la sociedad, que se han incrementado y han hecho
que aumente la participación de las empresas.
La República Dominicana también se une a la responsabilidad social corporativa,
enfocándose en crear conciencia a los empresarios acerca de la importancia del respeto
al medio ambiente, derechos humanos y laborales.
Para cumplir su objetivo se une a programas de responsabilidad social corporativa y uno
de estos programas es el Pacto Global entre Naciones Unidas, al cual República
Dominicana se asocia en el 2004, con la finalidad de aprovechar los valores éticos del
accionar del empresario, expuesto en los 10 principios universales que constituyen dicho
pacto, y convertirlos en una fuerza positiva para el país, donde a través de prácticas
responsables empresariales, el sector privado puede aportar al desarrollo sostenible del
mismo.
Diversas empresas en la ciudad de Santiago han demostrado interés en la
responsabilidad social empresarial al apoyar el pacto. Entre algunas de estas se
encuentran: La Cervecería Nacional Dominicana, Banco Popular, Ferretería Hache,
Helados Bon, entre otras.