Anda di halaman 1dari 13

NORMAS DE ORTOGRAFIA

1. Uso de las mayúsculas.


Se escribe con letra mayúscula inicial:
· La primera palabra de un escrito y la que va detrás de punto.
· Los nombres propios.
· Los atributos divinos: Altísimo, Creador.
· Los títulos y nombres de dignidades: Sumo Pontífice, Duque de Olivares.
· Los sobrenombres y apodos: Isabel la Católica...
· Los tratamientos si van en abreviatura, pero si van completos es preferible escribirlos
con minúscula.
· Los nombres y adjetivos que integran el nombre de una institución o corporación.
· Se escribe con mayúscula sólo la primera letra de los títulos de obras literarias,
películas...
2. uso de la B.
· Se escribe con b toda palabra en que el sonido b preceda a otra consonante.
· Se escriben con b los verbos acabados en –bir, excepto hervir, servir y vivir.
· Se escriben con b las terminaciones –ba, -bas, -bais, .-ban.
· Se escriben con b las palabras que empiezan por los sonidos bibl-, y por las sílabas
bu-, bur- y bus-.
· Se escriben con b las palabras que empiezan con los prefijos: bi, bis (dos veces);
bene (bien) y bio (vida).
· Se escriben con b todos los compuestos y derivados de las palabras que llevan esta
letra.
3. Uso de V.
· Se escribe v después de la sílaba –ad.
· Se escriben con v los adjetivos llanos terminados en –ava, -avo, -eva, -evo, -ivo, -
iva, -ave.

· Se escriben con v las formas verbales de los verbos que no tienen en el infinitivo ni
b ni v, a excepción del pretérito imperfecto de indicativo.
· Se escriben con v las palabras compuestas que comienzan con los prefijos vice- y
villa-.
· Se escriben con v las palabras que terminan en –ívoro, -ívora, a excepción de víbora.
· Se escriben con v los compuestos y derivados de palabras que llevan esta letra.
4. Uso de la H.
· Se escriben con h las palabras que empiezan por los sonidos hidr-, hiper- e hipo-.
· Se escriben con h las palabras que empiezan por los prefijos hetero-, hecto-, hemi-,
hepta- y hexa.
· Se escriben con h las palabras que empiezan por el diptongo ue.
· Se escriben con h los compuestos y derivados de las palabras que tienen h, excepto
los derivados de hueso, huevo, hueco y huérfano que no empiezan por el diptongo ue.
5. Uso de la G.
· En los grupos gue, gui se emplea la diéresis (¨) cuando queremos que suenen todos
los sonidos.
· Se escriban con g las palabras que empiezan por geo-
· Se escriben con g todos los verbos acabados en –ger, -gir, menos tejer y crujir.
· Se escriben con g casi todas las palabras que comienzan y acaban en gen.
· Se escriben con g los compuestos y derivados de palabras que llevan esta letra.
6. Uso de la J.
· Se escriben con j las palabras que terminan en –aje, -eje y –jería. Se exceptúa
ambages, que significa “sin rodeos”.
· Se escriben con j las formas verbales de los verbos que no tienen en el infinitivo ni g
ni j.

· Se escriben con j los compuestos y derivados de palabras que tienen la letra j.


7. Uso de la S y la X.
· se escriben con x las palabras que tienen los prefijos ex y extra.
8. Uso de la Y y la LL.
· Se escribe y al final de palabra que acaba en diptongo o triptongo y es inacentuada.
Si está acentuada se escribe con í.
· La conjunción y se escribe siempre y.
· Se escriben con ll las terminaciones illo, illa, illos, illas.
· Se escriben con y las formas verbales cuyo infinitivo no tiene ll ni y.
9. Uso de la R y RR.
· El sonido fuerte erre se escribe rr cuando va en el interior de palabra entre vocales.
· El sonido r cuando va al principio de palabras o en interior tras l, n, s y no entre
vocales.
10. Uso de la M.
· Se escribe m antes de b y p.
11. Uso de la D y Z finales.
· Se escriben con d las palabras que hacen el plural en –des.
· Se escriben con z las palabras que hacen el plural en –ces.
12. Uso de C, Z y Q.
· S escriben con doble c las palabras que al formar la familia léxica se transforman en
ct.
II. ACENTUACIÓN.
1. Reglas generales de acentuación: agudas, llanas.
· Las palabras agudas llevan tilde cuando acaban en vocal y en consonante n o s.
· Las palabras llanas llevan tilde cuando acaban en consonante que no sea no s.

2. Reglas generales de acentuación: esdrújulas y sobresdrújulas.


· Todas las esdrújulas y sobresdrújulas llevan tilde.
3. Acentuación de los diptongos, triptongos e hiatos.
· Los diptongos y triptongos llevan tilde cuando siguen la regla general, y ésta se
coloca siempre sobre la vocal abierta (a, e, o).
· En los hiatos: Si el hiato está formado por vocales abiertas (a,e,o), siguen la regla
general (geólogo, canoa, peleó...). Pero si la vocal en hiato es i, u y van acentuadas, llevan
tilde aunque no sigan la regla general (reír, día, ahínco...).
4. Acentuación de palabras compuestas.
· Los compuestos perfectos siguen la regla general de acentuación como si se tratara
de una palabras simple: decimoctavo, veintidós...
· En compuestos imperfectos cada componente conserva su acento y se aplica la regla
general en cada uno de ellos: reloj-despertador, teórico-práctico...
· Los adverbios terminados en –mente llevan tilde cuando debiera llevarla el adjetivo
sobre el que están formados siguiendo la regla general: buenamente, tímidamente...
· Compuestos formados por un verbo más un pronombre átono (me, te, se...). Si el
verbo lleva tilde, sigue llevando tilde (propón-propónle) y si no sigue la regla general como
si se tratara de una sola palabra: dile, díselo...
5. La tilde diacrítica.
· Acentuación de monosílabos. Los monosílabos en general no llevan nunca tilde. Pero
las palabras él, mí, tú, sí, dé, sé, té, más y aún se escriben con tilde cuando son tónicas, es
decir, llevan acento.
· Acentuación de palabras interrogativas y exclamativas. Llevan tilde las palabras qué,
quién, quiénes, cuál-cuáles, cómo, dónde, cuándo y cuánto, cuánta, cuántas-cuántos,
cuando se emplean en interrogativas y exclamativas.
· Acentuación de los demostrativos. Los demostrativos este, ese, aquel... llevan tilde
cuando funcionan como pronombre, es decir, no acompañan a un nombre.
· El adverbio solo. Lleva tilde cuando es adverbio y equivale a solamente, pero no
cuando es determinante o pronombre.

· Se ha de escribir siempre con tilde sobre las letras mayúsculas cuando deben llevarla.
III. LOS SIGNOS DE PUNTUACIÓN Y OTROS SIGNOS.
1. El uso del punto.
· Se emplea el punto: para señalar el final de una oración; y detrás de abreviaturas: Sr.
(señor)...
2. Uso de los dos puntos.
· En los saludos de las cartas y después de las palabras expone, suplica, declara... de
los escritos oficiales.
· Antes de una enumeración.
· Antes de una cita en la que se reproducen palabras textuales.
· Se escriben también dos puntos en los diálogos, detrás de las palabras dijo, preguntó,
explicó, contestó y sus sinónimos.
3. Uso de la coma.
· Se emplea la coma para separar palabras o frases que forman una enumeración o
serie cuando no van unidas con las conjunciones y, o, ni.
· El vocativo se escribe seguido de coma si va al principio de la frase, precedido de
coma si va al final y entre comas si va en medio.
· Se emplea la coma para limitar una aclaración o ampliación que se inserta en la
oración.
· Se escriben entre comas las expresiones esto es, es decir, en fin, por último, por
consiguiente, sin embargo, no obstante y otras parecidas.
· Se usa coma cuando se invierte el orden habitual de una oración y se antepone la
expresión que expresa circunstancias de lugar, tiempo, causa, finalidad, condición...
· No es necesario el uso de la coma cuando al invertir el orden habitual de una oración
la expresión que se antepone es breve.
4. El uso del punto y coma.
· Se utiliza el punto y coma para separar los distintos miembros de una oración cuando
alguno de ellos lleva ya una coma.

· Se emplea el punto y coma delante de las conjunciones o locuciones conjuntivas


pero, aunque, sin embargo, no obstante... cuando las oraciones son extensas.
5. El uso de la interrogación y la admiración.
· Se escriben signos de interrogación al principio y al final de oraciones o frases en las
que se formula de modo directo una pregunta.
· Se escriben signos de admiración al principio y al final de oraciones o frases
exclamativas.
· Nunca se escribe punto después de los signos de interrogación y exclamación.
· Cuando se formula la pregunta indirectamente no se escriben signos de
interrogación.
6. El uso de la raya.
· Se emplea la raya para señalar cada una de las intervenciones de los personajes en un
diálogo.
· Se emplea la raya para limitar las aclaraciones que el narrador intercala en los
diálogos.
7. El uso del paréntesis.
· Se emplea para encerrar oraciones o frases aclaratorias y éstas están desligadas del
sentido de la oración en la que se insertan.
· Para encerrar datos aclaratorios como fechas, lugares, explicaciones de
abreviaturas...
8. Las comillas
· Se emplean al principio y final en las frases que reproducen exactamente lo que ha
dicho un personaje.
· Se usan cuando queremos resaltar alguna palabra o usamos palabras extranjeras.
9. El guión.
· Se emplea para separar los miembros de una palabra compuesta en la que cada uno
de los miembros conserva su acento: teórico-práctico.
* Para dividir una palabra al final del renglón.

MEDIOS DE COMUNICACIÓN
SEÑORÍO KAQCHIKEL
A pocos kilómetros de Tecpán se
encuentra ubicada la vieja capital del
señorío kaqchikel, Iximché, que a pesar
de estar reconstruida parcialmente nos
adentra en un mundo de misterios por la
ciudad que dio origen al nombre de
Guatemala.
El acceso a Tecpán es por la carretera
Interamericana, donde el viajero puede
llegar con facilidad. La vía asfaltada le
lleva al corazón de una hermosa
población que tiene muchos siglos de tradición aunque sus edificios sean veinteañeros.
El terremoto de 1976 destruyó prácticamente todo el lugar, pero su gente ha logrado
superar las dificultades y reconstruir sus hogares.
Tras recorrer sus adoquinadas calles es fácil alcanzar la vía asfaltada que conduce
directamente a Iximché. Si preguntáramos a los lugareños que pasan por ahí
escucharíamos ³siga la carretera, es al final².

SEÑORÍO LOS MAM


Los mames son una etnia maya que habita
principalmente en el noreste de Guatemala
(617,171)[1] y en el sureste de México
(23.632).[2] El vocablo mame se deriva del
quiché mam que significa padre, abuelo o
ancestro. En Guatemala al igual que en Belice
les llaman así a las deidades de la montaña
que riegan los cultivos.
Es muy poco lo que se sabe acerca de la
organización política y extensión territorial
de los señoríos mames, durante el posclásico tardío, no obstante el protagonismo que
tuvieron en algunos acontecimientos de la conquista española, la importancia actual de
este grupo y la restauración de que fue objeto uno de sus centros más notables,
conocido con el nombre quiché (k'iche') de Zaculeu.
Antiguamente, los mames ocupaban una gran parte del Altiplano guatemalteco y
frontera serrana mexicana, y antes de que, en el siglo XIV, se produjera la expansión
territorial de la triple alianza quiché, llegaron a controlar un extenso territorio que
comprendía, además de los actuales Departamentos guatemaltecos de Huehuetenango
y San Marcos, casi la totalidad de los de Totonicapán y Quetzaltenango; así como los
municipios mexicanos de Motozintla, Mazapa de Madero, Cacahotán, Unión Juárez y
Tapachula.
SEÑORÍO TZOTZILES
El pueblo tzotzil habita en el centro y centro norte
del estado de Chiapas, en el sureste mexicano. Forma
parte de la familia mayense junto con otras etnias en
los estados de Tabasco, Yucatán, Campeche,
Quintana Roo, San Luis Potosí (etnia tenek) y en los
países centroamericanos de Guatemala, Belice y
Honduras.
Se puede ubicar con cierta precisión en los municipios
de Amatán, Huitiupán, Simojovel, Chalchihuitán,
Pantelhó, Soyalhó, Bochil, Ch'enalho', San Andrés
Larráinzar, Chamula, Zinacantán, Iztapa, Acala,
Huixtán, San Lucas y San Cristóbal de las Casas.La etnia tzotzil no es homogénea, ya
que puede percibirse una primera gran división dada su extensión geográfica: la región
tzotzil de los Altos de Chiapas, con clima frío y geografía montañosa; y la región
tzotzil de la zona baja, con clima tropical y geografía menos accidentada.Hay una
fuerte correlación entre la capacidad para hablar idioma tzotzil y la pertenencia a
esta etnia. Sin embargo, esta lengua se ve en muchas zonas amenazada ante la
influencia de la lengua nacional que es el español, en tanto que la cultura propia de la
etnia puede estar o no en la misma situación.

SEÑORÍOS QUICHES
Los antiguos quichés (k’iche’s) dominaron las mismas zonas que en la actualidad ocupan
sus descendientes: una región que incluye la mayor parte de los
Departamentos de Quiché, Baja Verapaz, Totonicapán, Sololá y Quetzaltenango. Sin
embargo, el vocablo ’quiché’ se refiere a una división lingüística y talvez cultural. Los
pueblos de idioma quiché nunca formaron una s ola entidad política; en el momento de
la conquista española existió la confederación encabezada por los grupos de
Gumarcaaj-Utatlán, Ismachí e Ilocab, que controlaba la mayor parte del territorio
ocupado por los hablantes de esa lengua. Según sus propias crónicas, los antiguos
quichés no pretendían ser originarios de los
territorios que les pertenecían inmediatamente
antes de la conquista española, ya que declaraban
haber inmigrado desde lejos, y que conquistaron
sus dominios en Los Altos de Guatemala, donde
desalojaron o incorporaron a los grupos indígenas
que allí encontraron. Sin embargo, la migración y
el conflicto con grupos nativos forma parte de un
complejo mítico de muchos grupos
mesoamericanos. Este hecho hace necesario
examinar las crónicas indígenas, las cuales
constituyen la fuente más importante de nuestros datos sobre los quichés.
SEÑORIO POQOMANSu centro político y ceremonial
en el lugar conocido como Mixco Viejo, llamado
Saqik`ajol Nimakaqapek, en idioma pocoman. Era una
fortaleza situada en un cerro rodeado de barrancos que
según se cree pudo llegar a tener mas de 9 000
habitantes. Su centro arqueológico se ubica hoy 60 km al
oeste de la ciudad de Guatemala. Hacia el año 1470 fue
conquistada por los kaqchikeles, que cambiaron el
nombre de ciudad por el de Jilotepe
LA DIVERSIDAD CULTURAL Y
LINGÜÍSTICA DE GUATEMALA

La diversidad cultural y lingüística puede


describirse como la totalidad de la “riqueza
cultural y lingüística” presente en la especie
humana. Históricamente, el carácter distintivo de
la cultura y la lengua ha constituido los
fundamentos sobre los cuales las sociedades
humanas han establecido sus propias identidades:
pensamos en nosotros como hablantes de
determinadas lenguas y nos adherimos a ciertas
religiones, costumbres, valores y visiones del mundo que nos parecen obvias. Asimismo,
las sociedades han mantenido sus relaciones con otras sociedades sobre la base de estas
mismas o diferentes características distintivas. Cuantos hablan la misma lengua y poseen
las mismas creencias se sienten parte de un “nosotros”; a quienes hablan otras lenguas y
tienen diferentes costumbres y creencias, se les considera “otros”. Estos “otros” se pueden
percibir de forma neutral como “extranjeros” o, más negativamente, como el equivalente de
lo que en la antigüedad se denominaban “bárbaros” o, incluso de manera más positiva
como “extranjeros” que son bien recibidos por el enriquecimiento y los nuevos
conocimientos que aportan.

Los conocimientos, las costumbres y las creencias varían, pues, por razones sociales. Pero
también dependen de las condiciones ambientales concretas a las que se han adaptado las
personas: los alimentos que comemos, la forma en la que estos se conservan, los ritmos de
trabajo (influye la luz; las secuencias de frío y calor, que sea invierno o verano, las
estaciones lluviosas y secas), etc., del lugar donde se habite.

Pese a que existen grandes diferencias culturales entre las sociedades humanas, muchos
aspectos son también universales y, aunque difieran, todos los pueblos tienen sus creencias
respecto a las fuerzas externas e invisibles que influyen en ellos o les guían, y rituales para
celebrar las etapas de la vida: el nacimiento, la pubertad, el alumbramiento, la muerte, etc.

“ADN de las culturas”

Entre las lenguas existen asimismo semejanzas y diferencias. Todas ellas poseen los
mismos elementos básicos: las habladas tienen sonidos, palabras, categorías gramaticales y
oraciones. Las diferencias estriban en la forma en la que decimos las cosas, la manera en la
que nuestras lenguas utilizan los elementos básicos y posibles, que varían sumamente. Por
ejemplo, el número de casos oscila en las lenguas entre solo dos (como en inglés, con el
nominativo y el genitivo: girl, girl’s), 14 ó 16 (muchas lenguas finoúngricas ©) hasta
lenguas como el tsez del Daghestán, que tiene 126 casos diferentes. Asimismo, cuanto
decimos viene influenciado por nuestros entornos biológicos y sociales; hablamos de lo que
es importante para nosotros. Las diversas lenguas han desarrollado vocabularios distintos
para expresar esas diferencias que son importantes para los hablantes. No cabe esperar en
las lenguas habladas en el desierto del Sáhara docenas de palabras para designar los
distintos tipos de nieve o renos, o multitud de palabras para nombrar los diversos tipos de
arena y camellos en las lenguas del norte remoto. En este sentido, las lenguas se han

DEL IDIOMA MAYACOMUN A LOS


IDIOMAS ACTUALES

Las lenguas mayas constituyen una familia de


lenguas que se habla en Mesoamérica, desde el
sureste de México hasta el norte de América
Central y hasta el sur de Honduras. Su
hipotético antepasado común, conocido como
proto-maya, existió hace al menos 5000 años y
ha sido parcialmente reconstruido. Aunque el
español es el idioma oficial en la mayoría de los
países actuales de la región, los idiomas mayas
todavía son hablados como idioma primario o secundario por más de 6 millones de
indígenas mayas (más de 4 millones en Guatemala, aproximadamente 2 millones en
México, decenas de miles en Belice, y pequeños números en otros lugares). En 1996,
Guatemala reconoció formalmente veintiuna lenguas mayas por su nombre, y México
reconoce otras ocho que no se hablan en Guatemala.

Durante la era precolombina de la historia mesoamericana, al menos dos variantes


regionales de las lenguas mayas se reflejaron en la escritura jeroglífica maya. Con
inscripciones en la escritura maya que datan de la última parte del primer milenio a.C., este
sistema de escritura logosilábico permaneció en uso tan tarde como la conquista española
del siglo XVI. Su uso fue especialmente utilizado durante el período clásico de la
civilización maya ( 250-900 d.C.). Con un número de supervivientes de más de 10.000
inscripciones mayas individuales conocidas en edificios, monumentos, cerámica y códices
de papel de corteza, las lenguas mayas registradas en la escritura jeroglífica proporcionan
una base para la comprensión moderna de la historia precolombina que no tiene igual en las
Américas.

Descripción

El idioma maya es la familia más grande de lenguas indígenas mesoamericanas. Hay unas
treinta de ellas que hablan 5.5 millones de personas en el sur de México y América Central.
Son los descendientes de los antiguos mayas que desarrollaron, mucho antes de la llegada
de los europeos, una gran civilización basada en el cultivo del maíz, una arquitectura
monumental, estelas esculpidas y pinturas murales y de vasijas. Tenían un sistema de
escritura completo y un calendario altamente sofisticado.

Distribución

Las lenguas mayas se hablan en Guatemala, Belice y el sur de México (Chiapas, Tabasco,
Campeche, Yucatán, Quintana Roo). Huastec es una isla lingüística en el centro de México
(San Luis Potosí y Veracruz) separada por más de 1,500 kilómetros de sus parientes mayas.
También hay algunos hablantes en el norte de El Salvador y el norte de Honduras. Muchos
hablantes mayas han emigrado a California, Florida, Texas y Arizona.

Mapa de lenguas mayas

Mapa de lenguas mayas

Hablantes

Aproximadamente 5.5 millones en total. Dos millones de hablantes mayas viven ahora en
México, alrededor de 3.4 millones en Guatemala, 20,000 en Belice y un puñado en El
Salvador y Honduras.

Clasificación

Las lenguas mayas se dividen en seis ramas: Huasteca, Yucateca, Cholan-Tzeltalan,


Kanjobalan-Chujean, Mamean y Quichean. Las dos últimas están estrechamente
relacionadas. El huasteco se separó primero seguido por yucateco y, más tarde, por las otras
ramas. El número de hablantes se muestra entre paréntesis; una cruz indica un idioma
extinto.

MULTICULTURALIDAD EN GUATEMALA

Guatemala es un país multilingüe, multiétnico y multicultural, aspectos importantes que


deben ser tomados en cuenta en los planes operativos de la educación formal e informal en
las diferentes instancias educativas y en todos los niveles.

Se tiene una riqueza inimaginable que se debe aprovechar para sembrar en las nuevas
generaciones, utilizando la gran variedad de fortalezas que se tienen, como lo son las
costumbres, gastronomía, lugares emblemáticos, marimba, cosmovisión maya, turismo,
artesanías, textiles, idiomas, expresiones coloquiales y demás formas y enunciados
culturales.

Los jóvenes actuales se están perdiendo de una riqueza que debe ser utilizada como un
elemento de apalancamiento del desarrollo, utilizando todas nuestras potencialidades dentro
de un contexto de ofrecer esas virtudes, ubicando a Guatemala como una nación llena de
muchas opciones para desarrollar, partiendo de que se tiene una población que se sienta
orgullosa de la interculturalidad, la cual se debe utilizar para la generación de riqueza.

Es tiempo que el Ministerio de Educación y las universidades identifiquen áreas de nuevas


profesiones, basadas en el conocimiento genuino, local y multicultural de Guatemala para
la creación de nuevas carreras con pénsum acorde a nuestra historia y realidad nacional.