Anda di halaman 1dari 13

Vazquez Rocío Historia Mundial Siglo XX 4to año P.

Historia

Capítulo 8: Las transformaciones económicas.

Desde 1914 hasta fines de siglo está caracterizado, como uno de sus rasgos principales, por la
dinámica de las transformaciones económicas y la innovación tecnológica generada por el
capitalismo, en el marco de las relaciones dominadas por el mercado. Entre 1973 y 1992 la tasa
de crecimiento se redujo. Sin embargo, esa dinámica se verá afectada por dos factores
perturbadores: la inestabilidad del crecimiento y la incapacidad para concretar una distribución
equitativa de las rentas generadas tanto en el interior de cada espacio económico nacional entre
los distintos sectores sociales como entre las diferentes economías nacionales en el marco del
“sistema mundial”.

El socialismo en su versión soviética propondrá el despliegue de una economía planificada y la


estatalización de los medios de producción como punto de partida para la superación de las
desigualdades; el Estado benefactor apuntará a la protección de los excluidos, a la disminución
de esas desigualdades y al control de las variaciones en los niveles de actividad en el marco de
una economía capitalista, y desde los países periféricos se elaborarán y llevarán a la práctica
proyectos orientados a salir de la “trampa del subdesarrollo”.

Un balance ajustado de lo ocurrido puede mostrar sin duda la dramática y negativas


consecuencias a las que ha llevado la implementación del “socialismo real”, los cuestionamientos
que desde todos los ángulos agobian al Estado de bienestar y la insuficiencia manifiesta de los
intentos heterodoxos implementados para superar el atraso.

Una revisión de la historia económica del período propuesto debe ser extremadamente cauta en
sus juicios, enfatizando los éxitos pero destacando a la vez su déficit en relación con el objetivo
central de la actividad económica, que es mejorar la situación material del conjunto de la
sociedad.

1. Las transformaciones producidas desde 1914.


a) El crecimiento demográfico.

1|Página
Vazquez Rocío Historia Mundial Siglo XX 4to año P. Historia

El estudio de la población y de las variables que componen la demografía muestran que lo


ocurrido en el siglo XX no constituye en manera alguna un ciclo cerrado ni por su principio ni
por su fin.
Una primera aproximación a la evolución demográfica del período lleva a una división válida
para el mundo occidental: 1) el subperíodo 1914-1945, y 2) el emergente después de la
finalización de la Segunda Guerra Mundial.
Los años de la “guerra civil europea” fueron de crisis poblacional para el viejo continente y
aumento la población para el resto del mundo, donde se destacaba América Latina, que entre
1920 y 1940 creció una tasa del 1,73 por ciento anual frente al 0,75 por ciento del promedio
mundial. En Europa, las pérdidas ocasionadas por las dos guerras sólo fueron parcialmente
compensadas por las políticas natalistas implementadas por la Italia fascista y la Alemania nazi,
y por el fuerte crecimiento demográfico de la Unión Soviética.
La “explosión demográfica” del Tercer Mundo se convirtió en el hecho más espectacular del
siglo en este tema. Asia y África se destacan, pues mantiene unas altas tasas de natalidad al tiempo
que van controlando algunas de las pandemias causantes de la gran mortalidad, si bien el hambre
continúa siendo un problema generalizado.
Los problemas que surgen de estas realidades opuestas son muy diferentes:
 El bajo crecimiento demográfico: la inserción de la mujer en la vida económica, la difusión
de técnicas anticonceptivas y la elevación de la edad de matrimonio han conducido a que
la fecundidad escasamente supere la unidad en número de hijos por mujer. Las migraciones
provenientes de países pobres parecen ser, el principio de solución a esta situación a típica.
La mortalidad, su disminución ha situado la esperanza de vida por encima de los setenta y
cinco años.
 El resto del mundo: El crecimiento demográfico es un problema de tal magnitud que exige
el despliegue de políticas de largo plazo destinadas a controlarlo.
La cuestión demográfica se relaciona estrechamente con el tema de la distribución de la riqueza.
Es muy difícil negar que las relaciones de mercado tienden a reproducir, incluso ampliando, las
condiciones de partida, por lo que resulta válido hablar del “círculo vicioso de la pobreza”.

2|Página
Vazquez Rocío Historia Mundial Siglo XX 4to año P. Historia

El control demográfico es sólo uno de los aspectos de un problema enormemente más complejo,
que constituye uno de los grandes desafíos para el siglo XXI.
b) Los cambios en la estructura del empleo.
En vísperas de la Primera Guerra Mundial, las actividades con el sector primario eran netamente
dominantes en todo el mundo, incluso entre los países desarrollados.
Las transformaciones más importantes que experimentó el mundo desde 1914 fueron a la
declinación de la población ocupada por el sector primario (“la muerte del campesinado, según
la expresión de Hobsbawm Hobsbawm), y el incremento generalizado del sector servicios.
Si bien el mundo desarrollado seguía siendo el más urbanizado, las grandes ciudades se
estancaron o incluso declinaron en su crecimiento.
c) El aumento de la productividad.
En general, el incremento de la producción por habitante se atribuye a una gran cantidad de
factores.
 Las transformaciones técnicas.

Desde 1914 hasta los años 70 el desarrollo económico estuvo impulsado por el conjunto de
transformaciones técnicas (ya en marcha, como sabemos, desde las últimas décadas del siglo
XIX) que constituyen el núcleo de la “segunda revolución industrial”, acompañadas por las
nuevas formas de organización del trabajo, el taylorismo y el fordismo, y por las modificaciones
experimentadas por el sector empresarial. Tanto las instituciones estatales como los laboratorios
de las empresas pasaron a ser los lugares en donde se realizaba la mayor parte de las tareas de
investigación y desarrollo; asimismo, en las universidades comenzaron a generalizarse las
actividades orientadas hacia fines económicos.

El dominio tecnológico de Estados Unidos se manifestó de manera rotunda en el período


comprendido entre la Primera Guerra Mundial y el fin de la reconstrucción del mundo occidental
tras la guerra de 1939-1945, disminuyendo relativamente a partir de esa fecha como consecuencia
del desarrollo en los países avanzado de Europa y de Japón.

Hacia principios de la década del 70, la crisis que se desencadeno, imaginada inicialmente como
un freno temporario al crecimiento, se transformó en la manifestación más dramática del

3|Página
Vazquez Rocío Historia Mundial Siglo XX 4to año P. Historia

agotamiento de un ciclo tecnológico. Se fue produciendo un proceso de recomposición estructural


en el terreno técnico al frente del cual estaban la electrónica, la biotecnología y, sobre todo, los
avances en las tecnologías de la comunicación, que generaron las condiciones para que se
comenzará a hablar de una “tercer revolución industrial”.

 El mejoramiento de las habilidades humanas.


El elemento más utilizado para verificar el mejoramiento del “capital humano” es el incremento
del nivel de educación de la población, en tanto se parte de la idea de que cuanto mayor sea éste
más fácil le resulta al trabajador comprender y aplicar los frutos del progreso técnico, dado que
los contenidos de la educación más tarde o temprano se van a ir modificando para integran los
avances verificados en el saber científico.

 Las modificaciones en el comercio internacional.


Los economistas han insistido en las ventajas que implica en términos de especialización en la
producción más eficiente, como así también en las posibilidades que brinda a los países con una
dotación limitada en recursos naturales. Sin duda, el comercio también ha sido importante para
la difusión de nuevas tecnologías y nuevas mercancías, y desde la segunda mitad del siglo XIX
los flujos internacionales de capitales han contribuido a transmitir los progresos técnicos y
organizacionales.
 El papel del Estado.
El surgimiento del llamado “Estado de bienestar” constituye un acontecimiento decisivo. Si bien
existían antecedentes de intervención estatal antes de la guerra de 1914, entre los cuales la política
social de Alemania durante los años de Bismarck es el caso más conocido, tanto en el campo
académico como en el de la política económica, seguía prevaleciendo las ideas que, desde Adam
Smith en adelante, reservaban al Estado un papel muy acotado e la vida económica.
La primera Guerra Mundial y más tarde la crisis de los años 30 obligaron a rotundas
modificaciones en el terreno de la gestión gubernamental de la economía. En el primer caso se
trató de enfrentar con la mayor eficacia posible una situación bélica de rasgos inéditos por la
gigantesca movilización de recursos que demandaba; la expresión “economía de guerra” sirvió

4|Página
Vazquez Rocío Historia Mundial Siglo XX 4to año P. Historia

para designar una realidad marcada por un significativo control estatal de los recursos
económicos, el que iba desde la organización productiva del sector privado en función de las
necesidades bélicas hasta el racionamiento de productos alimentarios y de consumo masivo.
Fue la depresión internacional instalada a partir del crac bursátil de octubre de 1929 la que marco
el momento en el que, sin mediar coyuntura excepcional como lo fue una guerra prolongada, la
intervención estatal fue aceptada como imprescindible por los gestos de la política económica y
por buena parte del ámbito científico.
Tras la guerra de 1939-1945 comenzó a utilizarse la expresión “economía mixta” para designar
una realidad en la que junto al sector privado existía un sector estatal de creciente significación
económica, sumando un activo papel gestor del gobierno en la implementación de políticas
públicas, que iban desde el accionar en la coyuntura (política, monetaria, fiscales, de ingresos)
hasta la planificación de medio y largo alcance.
La Revolución bolchevique de 1917 y la evolución posterior de la Unión Soviética estuvieron
caracterizadas, en el ámbito económico, por el control de los medios de producción por parte del
Estado y la planificación como instrumento económico fundamental. Surgió así una nueva vía
alternativa de desarrollo económico, cuyos éxitos iniciales, si se excluía los enormes costos
sociales, la transformaron en un modelo a seguir para los países desarrollados que pugnaban por
escapar del atraso.

2- La “segunda guerra de los treinta años” (1914-1945)


Los años comprendidos entre el estallido de la Primera Ga-uerra Mundial en 1914 y la rendición
de las potencias del Eje en 1945 constituyen seguramente el período más conflictivo de la historia
contemporánea. Dos guerras, una de las cuales fue efectivamente “mundial”, el triunfo de los
bolcheviques en Rusia y la consolidación del socialismo, el surgimiento, ascenso y
derrumbamiento del fascismo como alternativa totalitaria a los sistemas democráticos,
constituyen acontecimientos de enorme envergadura, con profundas implicancias en todos los
terrenos.
a- Aspectos económicos de la Primera Guerra Mundial.

5|Página
Vazquez Rocío Historia Mundial Siglo XX 4to año P. Historia

No sólo se interrumpió la fase de crecimiento iniciada a mediados de la década de 1890 sino que
algunos de los elementos que la habían caracterizado (los intercambios multilaterales, la vigencia
del patrón oro) nunca se reestablecieron completamente.
El estallido de la guerra originó, el dislocamiento de las tupidas redes del comercio internacional,
y de los bandos intentaron desalojarse mutuamente del mercado por medio de bloques, hasta el
punto que se ha podido hablar tanto de una guerra de bloques como de una de ejércitos.
La guerra desencadenada en 1914 fue la primera en la historia que exigió de los Estados
participantes la intervención en cuestiones económicas de envergadura, vinculadas tanto a la
disponibilidad de los factores de producción como la necesidad de distribuirlos con los
condicionamientos impuestos por deudas crecientes y restricciones de importancia.
En el terreno de la producción, el accionar del Estado intentó compatibilizarse, dentro de lo
posible, con los principios de la libre empresa. Sus medidas se orientaron a influir sobre la
producción industrial a través de los controles sobre la distribución de la materia prima y de la
mano de obra. Todos los países recurrieron a la mano de obre femenina, protegida por una
legislación especial.
Alemania, dada su situación de aislamiento, debió recurrir a los controles de precios y al
racionamiento; la amplitud de la intervención estatal constituyó un modelo para quienes, como
Lenin, debieron concretar una opción al capitalismo liberal. La situación no llegó a extremos en
los países de la Entente, pero en Gran Bretaña el Parlamento llegó a conceder al Ejecutivo los
más amplios poderes en materia de precios y de distribución de productos esenciales, los que, sin
embargo, no fueron utilizados.
Para los Estados involucrados la guerra significo un enorme incremento del gasto público, por lo
que se vieron obligados a diversificar y modernizar los mecanismos de obtención de recursos. En
teoría, las posibilidades eran tres: emisión de moneda, aumento de la presión impositiva o
endeudamiento a través de empréstitos internos. Una cuarta opción, la ayuda proveniente del
exterior, sólo estuvo al alcance de la Entente, y justifica un comentario especial.
Estados Unidos: La entrada de este país en la guerra en 1917 consolidó la nueva realidad, pues
procedió a financiar sus exportaciones de alimentos y manifacturas. Al finalizar el conflicto, las
deudas interaliadas habían alcanzado un volumen de 26.500 millones de dólares. Estados Unidos

6|Página
Vazquez Rocío Historia Mundial Siglo XX 4to año P. Historia

era acreedor de los aliados en casi 12.000 mil millones, insistió en que esas facturas fueran
abonadas.
La coyuntura bélica actuó como barrera proteccionista, en tanto los contendientes, tradicionales
dominadores del mercado mundial, se concentraron en la producción orientada a cubrir las
necesidades provenientes de la guerra.
El nuevo escenario internacional favoreció a Estados Unidos. Al ser el único país industrializado
situado fuera del continente europeo, abasteció la demanda de los países que combatían, pero
también la de los que antes compraban en Europa.
Japón: Si bien entro en la guerra, su participación fue escasa, por lo que la actividad económica
apenas se vio afectada. Las bases de su expansión fueron la sustitución de importaciones y la
exportación de productos industriales a los mercados asiáticos abandonados por los europeos.
Los textiles de algodón y sede se convirtieron en las actividades más dinámicas y, junto a los
beneficios de la navegación comercial, fueron los factores principales que contribuyeron a
impulsar la inversión avanzando en el proceso de industrialización.

b- Las contradicciones de los años 20


La evaluación de lo ocurrido en la década del 20 en el terreno económico está sin duda influida
de manera significativa por la depresión que se abatió sobre casi todo el mundo.
El período que va desde el fin de la guerra hasta el estallido de la crisis en 1929 está caracterizado
por la profunda contradicción entre la realidad de unos profundos cambios económicos y la
insistencia de los gobernantes en retornar al mundo destruido por el atentado de Sarajevo,
desconociendo las implicancias de la nueva situación.

Las consecuencias económicas de la guerra.


El alivio que significó para todo el mundo el retorno de la paz a fines de 1918 fue acompañado
en Europa por la toma de conciencia respecto de los niveles de declinación demográfica y de
destrucción material a los que condujo el conflicto.
Esta declinación fue la irrupción de Estados Unidos como principal potencia financiera: además
de poseer las mayores reservas de oro habían pasado a ser, como se ha comentado, el más

7|Página
Vazquez Rocío Historia Mundial Siglo XX 4to año P. Historia

importante acreedor mundial. La nueva realidad implicaba asumir un papel activo en sus
relaciones con el exterior, situación inédita para el país.
El primer tema, el comportamiento del nuevo líder económico fue aceptable, si bien la política
de la Reserva Federal en 1920, que aumento con los tipo de interés ante el peligro de un desborde
inflacionario, mostro que a la hora de tomar decisiones prevalecía la preocupación por los
problemas domésticos.
Los gobernantes de las potencias vencedoras concretaron en Versalles la mayor remodelación
que experimentó Europa. Fue el resultado d algunos de los objetivos que se habían planteado: la
búsqueda de seguridad para evitar el nuevo conflicto, sanciones severas a Alemania y sus aliados,
y el respeto de las nacionalidades, postura defendida por el presidente de los Estados Unidos.
El Imperio austro- húngaro fue reemplazado por unidades estatales que, con la excepción de
Checoslovaquia, era inviables económicamente (por lo menos en el corto plazo) e incapaces de
estabilizar el escenario político de la región. Además, las fronteras se trazaron sin prestar atención
a los factores económicos, por lo cual surgieron espacios desarticulados en lo que antes era el
“mercado común” imperial. Estos Estados se vieron, además, enfrentados al desafío de montar
sus aparatos administrativos en un contexto dominado por las secuelas de la guerra, por la penuria
de los recursos (no hubo inicialmente ayuda importante por parte de los vencedores) y por la
débil capacidad exportadora de sus aparatos productivos. La industrialización era vista como la
solución, y de hecho se concretó una importante sustitución de importaciones, pero el esfuerzo
no alcanzó; todavía en 1925 la producción industrial estaba por debajo de los niveles de preguerra
(salvo Checoslovaqui). En algunos países (Polonia, Austria, Hungría) el descontrol financiero
condujo al estallido de fenómenos hiperinflacionarios.
Los líderes políticos reunidos en Versalles coincidían, con énfasis diferente, en que había que
castigar a Alemania, “culpable” de haber desencadenado la guerra. Las sanciones fueron: a)
pérdidas territoriales; b) entrega de activos; c) establecimiento de un sistema de seguridad que
incluía la desmilitarización y ocupación de la zona clave de Alemania, d) la exigencia de
reparaciones por los daños causados en el conflicto.

La reconstrucción de la posguerra (1919-1924).

8|Página
Vazquez Rocío Historia Mundial Siglo XX 4to año P. Historia

Los meses que siguieron al fin de las hostilidades estuvieron caracterizados por tres procesos
estrechamente vinculados: una expansión económica espectacular, acompañada de una
aceleración de la inflación y de un derrumbe de la mayor parte de las monedas europeas.
El crecimiento de la actividad económica se relaciona en forma directa con el retorno de la paz.
La demanda retenida durante el conflicto se liberó presionando sobre una estructura productiva
que recién iniciaba su adecuación a los nuevos tiempos.
A fines de 1920, la expansión se frenó bruscamente; la producción, los precios y el empleo
experimentó una caída de importancia en la mayoría de los países. Si bien algunos autores
sostienen que la “crisis de 1921” se produjo como consecuencia del desfase existente entre
precios en rápido ascenso y salarios que no acompañaron esa subida, muchos especialistas
otorgaron una importancia fundamental a las políticas estatales de Estados Unidos y de Gran
Bretaña en el freno de la expansión.
El fin del boom fue doloroso; mostró que la recuperación no era una cuestión de pocos meses. El
retorno de la desocupación (en Gran Bretaña pasó del 2 a casi el 12 por ciento en un año) actualizó
los temores de los gobernantes respecto de la aparición de tensiones sociales incontrolables. Éstos
eran exagerados para el Occidente europeo pero tenía un sólido fundamento en escenarios como
los de nuevos países de Europa central y en la Alemania derrotada. De allí que se implementaron
medidas destinadas a restablecer la estabilidad monetaria en la región, intentando a la vez
encontrar una salida al problema de las reparaciones.
La hiperinflación alemana en 1923 se ha constituido en uno de los temas más estudiados de la
historia económica del siglo XX, y existen razones para ello. Alemania era la primera potencia
industrial de Europa al estallar la guerra y la derrota no afectó seriamente su aparato productivo.
La República de Weimar instaurada en 1919 terminó su azarosa existencia destruida en 1933 por
un líder ultranacionalista, Adolf Hitler, entre cuyos seguidores estaban, sin duda alguna, muchos
de los arruinados por la hiperinflación de diez años antes. De allí que la revisión de lo ocurrido
en Alemania en el ámbito económico entre 1919 y 1924 constituye una tarea obligada para
comprender el mundo entreguerras.
Los gobernantes que asumieron la responsabilidad de sacar a la Alemania vencida del caos social
y económico no captaron la real dimensión de los problemas. Supusieron que era posible encarar

9|Página
Vazquez Rocío Historia Mundial Siglo XX 4to año P. Historia

la reconstrucción sin realizar ajustes de fondo que agravarían aún más la situación de una
sociedad golpeada por el desenlace militar inesperado y por las exigencias de los vencedores. El
deterioro de la balanza de pagos, ocasionado por la necesidad de importaciones esenciales y por
las reparaciones, depreció el marco con un impacto inmediato sobre el costo de vida.
La reacción del gobierno alemán fue llamada “resistencia pasiva”, y consistió en la financiación
gubernamental de la no-cooperación de los habitantes de la región ocupada.
La estabilización fue posible por la combinación de una serie de factores: por una parte, la
creación de una nueva moneda, cuyo respaldo lo constituía un préstamo interno basado en activos
reales, que fue aceptada por la población, elemento fundamental para el éxito. Acompañando esta
operación técnica, se resolvió la cuestión del Ruhr con el retiro de las tropas extranjeras, a lo que
siguió una renegociación de reparación, que otorgaba facilidades para afrontar los pagos, y el
comienzo de la aportación de capitales estadounidense para respaldar la situación financiera del
gobierno.
Las repercusiones sociales de la hiperinflación fueron profundas: no sólo afectaron el
ordenamiento social y la prosperidad anterior sino que en la mente de muchos alemanes
contribuyeron a asociar democracia y republicanismo con crisis económica y caos, convirtiendo
en preferible cualquier opción son con ella retornaba el orden añorado.

Normalización y crecimiento (1925-1929).


Hacia 1924-1925 quedaron superados, por lo menos en la superficie, los problemas producidos
por la guerra. Concluido el proceso de reconstrucción, estabilizada la situación en los principales
países occidentales, afianzada la supremacía mundial de Estados Unidos, parecía estar dadas por
las condiciones para retornar al escenario económico de preguerra, simbolizado en buena medida
por el sistema de patrón oro. Las dificultades no afectaron la convicción, simboliza en buena
medida por el sistema de patrón oro. Las dificultades no afectaron la convicción, enraizada en el
pensamiento de las autoridades económicas occidentales, de que debían arbitrarse todos los
medios para reestablecer la vigencia. Por lo tanto, la vida económica durante la década estuvo
afectada por la estabilización que requería su implementación y por las repercusiones del tipo de

10 | P á g i n a
Vazquez Rocío Historia Mundial Siglo XX 4to año P. Historia

cambio adoptado sobre la actividad económica de cada país y sobre el comercio internacional.
Pero el mundo había comenzado y el statu quo anterior a 1914 no podía reconstruirse.
En Francia, es mayoritaria la opinión respecto de que se inició una “modernización significativa”
cuyas actividades impulsoras fueron la industria automovilística, las refinerías de petróleo, las
centrales eléctricas y la industria química. Uno de los factores que más contribuyo en el corto
plazo a la expansión fue la depreciación del franco, que si por un lado dio lugar a una perturbadora
especulación, por otro estimulo el crédito barato para el equipamiento industrial, empujó las
exportaciones e incremento las posibilidades emergentes del turismo.
Superados los aspectos más negativos de la hiperinflación, la economía alemana retomó en 1925
el rumbo de crecimiento anterior a la guerra. El PBI se incrementó caso el 18 por ciento entre ese
año y 1929, trepando hasta un 21 por ciento respecto de los valores de 1913. Hubo que esperar
al ascenso de Hitler para que esta situación se revirtiera de manera decisiva.
Italia, un país atrasado en su modernización económica y política, afectado además por profundas
desigualdades regionales, experimentó una crisis generalizada en la inmediata posguerra, que fue
superada por las clases propietarias y los poderes tradicionales, con la entrega del poder político
en 1922 a Benito Mussolini, líder del Partido Nacional Fascista.
La visión fascista de los asuntos económicos pueden sintetizar como la combinación de un Estado
intervencionista, que actúe respondiendo a los “intereses supremos de la nación”, respetando la
propiedad privada y los valores de la economía de mercado. Proteccionismo, manejo estatal de
las relaciones entre el capital y el trabajo, impulso a las obras públicas, sostenimiento de una lira
sobrevaluada por cuestiones de “prestigio nacional”, son algunos de las manifestaciones de ese
intervencionismo estatal.
Gran Bretaña presentó los problemas de una economía afectada por la pérdida de competitividad
de sus industrias y por una política gubernamental preocupada por la estabilidad presupuestaria,
y la recuperación del liderazgo en el terreno financiero, que la condujo, al restablecimiento del
patrón oro en 1925 al mismo tipo de cambio de preguerra, afectando, por su sobrevaluación, las
posibilidades exportadoras.
Uno de los rasgos significativos de la década fue la expansión de las exportaciones del mundo
periférico, cuya participación en total del comercio mundial pasó del 23 al 27 por ciento. Tal

11 | P á g i n a
Vazquez Rocío Historia Mundial Siglo XX 4to año P. Historia

expansión se debió fundamentalmente a tres factores: 1) la expansión de la colonización en


África, y en especial en el África negra, con el consiguiente incremento de la oferta de productos
exportables; 2)el aumento de la demanda proveniente de los países desarrollados, sobre todo en
productos tropicales que progresivamente se convirtieron en bienes de consumo masivo en el
mundo desarrollado, y 3) el crecimiento de la exportación de nuevas materias primas, como el
petróleo.

Los problemas de la prosperidad.


En primer término hay que destacar el hecho de que el crecimiento del comercio internacional
fue la zaga de la expansión de la producción. La explicación se centra en dos factores: 1) la nueva
realidad estaba afectada tanto por la participación creciente de Estados Unidos, una economía
autosuficiente, como por la ausencia de la Unión Soviética del tráfico internacional tras la
Revolución de octubre y, 2) la vigencia de un proteccionismo creciente, que afecto en especial a
los productos manufacturados.
También es preciso referirse a la declinación relativa de las industrias tradicionales, respecto de
las “nuevas” producciones, en expansión como consecuencias de la segunda revolución
industrial.

La evolución económica de la Unión Soviética


Entre febrero y octubre de 1917 se produjeron en Rusia una serie de acontecimientos que
comenzaron con la caída del zarismo y culminaron con el triunfo del Partido Bolchevique que,
liderado por Lenin, se propuso como objetivo la instauración del socialismo.
El factor fundamental desencadenante de este proceso fue la participación rusa en la Gran Guerra.
Los sucesos de febrero condujeron al derrocamiento de Nicolás II y precedieron a encarrilar la
situación en el sentido de una institucionalización según modelos occidentales, pero la dinámica
de la crisis condujo a que los bolcheviques, un partido minoritario, se hicieran con el poder.
Se trataba de la primera circunstancia en la que se planteaba la superación del régimen capitalista
y la implantación del socialismo sustentado en la ideas de Karl Marx. Enfrentados en una paz
excesivamente costosa con Alemania y una guerra civil con el resto de los ejércitos zaritas, los

12 | P á g i n a
Vazquez Rocío Historia Mundial Siglo XX 4to año P. Historia

bolcheviques propusieron un tránsito acelerado hacia el socialismo, a partir de una serie de


medidas como el control obrero de las empresas, efectivizado a través de los soviets, la creación
del Consejo Superior de la Economía Nacional, para coordinar el conjunto de la actividad
económica; la nacionalización del sistema bancario y de las principales empresas industriales, y
el reparto entre los campesinos de la tierra expropiada a los nobles y grande propietarios.
A medida que la situación se fue agravando, las dificultades económicas condujeron al
crecimiento del papel del Estado tanto en la producción como en la distribución de bienes. Surgió
así el llamado “Comunismo de guerra”.

13 | P á g i n a