Anda di halaman 1dari 18

J De In EípdftB clncmntasríifiía. - En A n t o n i o i o l c r puede mus !« ideo que In ncclíiii (Edllorliil). p o r / .

u í j
. (iómrz Mt:sa. - C K u N l C A DE; MAUKID : Heliio Yímqiiiliuidki, por .Sü^t-7"ítJt/o, - CRÓNICA DE
PAKIS; Un nran puso de 1" risnclii eiiiciniiUiHríifkfi, por /twirt Dc^jurdins. - EL K E T A b L O DE MABiE l ' t D K O ; La Cürrtln de la farándula va
dando liiinlios. por Nniro S-'I-I/O.-Í. - ofMscoI nos refiere su vldtin y i ' o t l i i s de hoy «¡IMcadlIio de viruelus!», por J'.'iiro íhichc. — PÁGINA
M U S I C A L : Rosulcdíi (one stcp), del m i i e í l n i / ¡hiiUiri F^iur/i. - FRENTE A LA P A N T A L L A : Gróílcos de «El J i i z i - b a n d del 1-olllcj» y de «Los
Mlsernbles" y Ecos de b i í i c t l o n o . - LA MODA EN F.L CINE: Liis uclvmks Innovodüros de la m o d o , por Afiss CiMí/i's, - MUSEO EOTOGRA-
FICO; Rclrnlo de Tina Mcllcr. - PELE • MEl.E; Eslrcnos. - ARGUMENTO DE LA SEMANA; «MlBin-l Slrofioff o el corteo del Zar», por Ivon
Mos)oiih¡ne, Nolholla Kowanco y Tlnft M e l k r .
-ji itimrirTtir.iinrr-jiT. i|ii¡i|»iirii|-iln«;iir»iiiirTiuh.iu-»ii|niM»iiíi

Los grandes concursos


de POPULAR FILM
¿TEMGO COJS/DICÍONES PARA
SER ARTISTA DE CINE?
Queriendo coniribuir POPULAR FILM de un modo prác-
tico al desarrollo artístico de la cinematografía española y
sabiendo que entre sus numerosos lectores y lectoras hay
muchos que se han preguntado más de una vez si reúnen
condiciones para dedicarse al séptimo arte, abre un con^
curso fotogénico, en colaboración con la casa editora de
películas, HÉRCULES FILM, de Madrid, bajo las siguientes

B A S ES
PRIMERA. — Todos las personas residentes en ¡ís- CU.-Í RTA. — Las foto^rajias que nos envíen los.
paila, cualquiera que sea su estado y nacionali- concursantes de ambos se.vos, se irán publican-
dad, pueden lomar parle en esie concurso. do, por riguroso turno, en POPULAR F I L M .
SEGUNDA. — Los que deseen concurrir a este con- QUINTA. — Finalizado el concurso, que se cerrará
curso, deberán enviar a la Redacción de P O P U - a ¡as doce de la mañana del día 31 de diciembre
LAR F I L M , por correo, y bajo sobre cerrado, diez del año actual, se procederá, ante un notario de
boletines de los que se publican en iodos Barcelona, al recuento de votos.
los mimeros de la revista con el títvlo n¿Tengo SENTA. — El concursante y la- concursante que re-
•.._•' condiciones para ser artista de cinef», escri- sulten elegidos, podrán disponer cada uno de
••' hiendo en uno de ellos el nombre y dirección ellos de doscientas cincuenta pesetas, que la
de la persona que los envía y acompañados de un Administración de POPULAR F I L M les adjudica
retrato en btisio y otro de cuerpo entero del con- para el viaje a Madrid y residejicia de siete días
cursante, en cuyo respaldo especificará éste su en la capital de ¡íspaña. *, ,
edad, estatura, peso, color de sus ojos y cabe-
SÉPTIMA. — N u e s t r o i-epresentarite literario en
llos, deportes que cultiva, conocimientos inte-
Madrid, don ¡..uis Gómez Mesa, presentará a los
lectuales que posee y detalle de las labores ar- triunfantes en'.este concurso, al direcior de la
tísticas a que se haya dedicado. - i-'s-i? casa editora de películas ^Hércules Filnin, cui-
TERCERA.—Al mismo tiempo, y para no retra- dándose, además, de su instalación en Madrid.
sar el resultado de esie concurso, publicaremos OCTAVA Y ULTIMA. —Don Agustín García Ca-
otro boletín de votación para que, una vez ter- rrasco, director de la «Hércules F i l m " , se com-
minado el concurso, los lectores de POPULAR promete a contratar, para que formen parte de
F I L M llenen dos de estos boletines en el que su compañía, a los que resulten elegidos en este
escribirán los nombres del coyicursante y de la concurso, siempre que reúnan las condiciones
concursante a quienes otorgan su voto. artísticas necesarias para triunfar en la pantalla.
•^^^^•?l^''%'•;/;••'|^g^:^ll^;^:'l^;f!'•^'j'^t^i'j^J^:v

I ^ArtAfl.^AflHu^A/^.^AflJSAA^^rt.^fli^-vVb^^^sArti's•i•^w^AAA^VLflrt.^.^ v^rt.v^%v%%vvH•H-v^ñ.v^rtrt^v^rtA^•vvl•vv-•^AA.^^AA.•v-^rtí^^rt.,

AÑO I NUM. 12

üpíi/m^^ri
Gerente: Isidro Bulto Casanovas
Administrador y Apoderado: J. Olívef Viveí Director fécnicoarlíslico: S. Torres Beneí
Redacción y Adminislración: París, 134 y Villarroel, 186 - Teléfono 734 G. - BARCELONA

Director literario : Mateo Sanloi Oficinas en Madrid: Hortalezo, 46, pral.


Redactor jefe : Mariínez de Ribera 21 DE OCTUBRE DE 1926 Delegado: D o m i n g o Romero
Director musical : Maestro G. Faura Director: L u i i G ó m e z M e s a
iiiiiiuiiiiiijiiiiiiiitiiii iiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiirriiiiiiiiiiiiini'tiiiiuiii

DE LA ESPAÑA CINEMATOGRÁFICA

En Antonio Soler puede más la idea que la acción


B ASTA mirar el as]")ccto de los
hombres i)aru ]3euetrar en
su fsiiíriLu. Y para ello no
se precisa ser psicólogo ; con po-
apartado del inuiidan:d ruido, como
dijo l-'ray Luis de León, donde pen-
sar \- trabajar con calma, al bulli-
cio ciudadano. No, no se ría usted,
seer una pequeña dosis del don de (pie hablo en serio.
hi ülisurvacióu es suliciente. A ve- —¿ Por completo ?
ces, los más insignificantes detalles —Completamente.
revelan Itien a las claras el carácter —Permítame (|ue lo ]ionga en
de una persona, por grande que cuarentena.
sea s:i enqieño en ocultarlo. Y a ve- —¿ Y por qué ?
ces también lo externo es tan pa- —Muy sencillo : ].>or su hirilorial.
radójico, tan desconcertante, (pie ¿ () es ([lie me \'oy a tragar esa
sólo por el camino recto de la pro- bola? Que no, amigo Soler, que se
pia confesión se llega a la verdad. me atraganti'i; a otro con el cuente-
Antonio Soler pertenece a la últi- cito tártaro.
nui clase. Y' si, siguiendo la estújii- —Pero... •
da costundíre del encasillaniiento,
-—Pero eso. ¿Cree usted en la
dividimos a la H u m a n i d a d en dos
ti'ascendeiieia del sé])tinio arte?
castas, la de los seres vulgares y la
—No...
de los seres extraordinarios, tene-
—¿ lih ?
mos por fuerza (pie incluirle en
ésta. — N o me e.\]i!ico.,.
—¡ Aii, ya !
¿ l i s que realmente Antonio So- — N o me explico como hay gente
ler se sale de lo comípi ? ¡entendá- (pie se atreve a negar la infltiencia
monos : él no —- salvo cruelísima (pie el cine ejerce en la sociedad.
dolencia, que de cuando en cuan- \ ' lo malo mt es cpie no se reconoz-
do le snnie en los negros abismos ca su iniporlaiicia ; lo peor es (jue
de! pesimismo, físicamente es un se le abandone a manos de merca-
término medio : ni l)ajo, ni alto, deres sin conciencia. A los señores
ni rubio, ni moreno, ni joven, ni D. A N T O N I O SOLER (pie le llaman lOlefando i)ert!irba-
viejo..,-—, sino su obra, su biogra- una d(i loí principalci figuras de l.i cinematogr.ifia nacional, doi" de inteligencias ¡nfantilesn,
fía. JCsbocémosla para ipie os con- con el que nuestro camarada, Luis Góniei Mtsa, "engendro del Avernoii, «fruto de
\-en'/.á¡s. ha .:elcbrado una intercaanlc interviú.
Satán )i y demás linde/.as del mismo
Nos hallamos en el ano doce de! siglo (jue corre. Francia e estilo, yo Íes ofrecería la idea de fundar una manufactura de-
Italia se dispulan en reñida contienda el cetro de la cinemato- dicada exelusi\"amentc a la ])rodueci('in de films en los (pie la
grafía. La film yanqui asoma ya sus dientes, pero con timiile/,. amenidad, hi ciencia y la moi'alidad aliadas conlrarrestaseu los
Y España, sim|)le espectadora, ve, oye y calla. Surge de miste- perniciosos efectos de las cintas de policías y ladrones y eróti-
ritiso escotillón Antonio Soler. Y días después Carlos Viñas cas. N o descubriríamos un m u n d o nuevo, más realizaríamos
Segarra, Y andios, en colaboración o en noble pugna, elevan a una empresa beneficiosa y hasta inédita en nuestra [latria. Pji-
enorme altura el espectáculo mudo y mágico. Madrid, por sus señaríamos a nuestros gobernantes la manei'a de cumplir el i>re-
iniciativa, destina a] diosecillo celuloide suntuosos tenqilos; cepto líinstruir deleitando)), para (pie nos imitaran e implanta-
ejenq)lo que cunde con raiiidez en Barcelona, Valencia, Zara- ran el cine en las escuelas. Y' divulgaríaiiKJS ]ior medio del
goza, Santander, e t c . . IX- enq)resario se convierte Soler en al- blanco lienzo la Histoiáa Natural, la (leografía, la Física, la
([uilador de ¡lelículas. Transcurre un lustro y al explotador de Química, etcétera,.. Y,,.
cintas extranjeras se le ocurre impresionar cintas nacionales. Le interrumpo bruscamente, y cambio el giro de la conver-
Mas la r)Uena idea cae en terreno estéril. Y el batallador Soler sación :
se declara derrotado y adquiere una torre de maríi), desde la —Y del intercambio cinegráfic(j entre líspaña y América,
que atalaya, entre risueño e irritado, el panorama cinético ¿qué me cuenta usted ?
hi.spano. ^ Q u e es mi manía. N o comprendo la conducta suicida de
— ¿ Q u e si hacía mucho tiemjio que no me ocupaba de cine? nuestros editores al no estudiarle ctm detención, ¡ Con lo cine
liastante, bastante. ganaríamos en prestigio y en péselas al i)royectar nuestras
V tras la resi'uesta viene la esperada declaración : películas en las pantallas ameiicanas ! lín el Centro y Sur de
—Un mí puede más la idea q u e la acción. ¿Se extraña usted ? América, especialnieiite, obteiidi-ían gran éxito. N o se iirecisa
Me lo figuraba. Como mí pasado fué demasiado movido, lo duda ser muy lince jmra adivinarlo ; los triunfos de las escasas cin-
usted. Pues no lo dude. líl que las circunstancias me presenta- tas españolas estrenadas en la Argentina, L'ruguay, Chile y
ran, en ocasiones, como acérrimo partidario de la acción, nada Méjico, lo anuncian. Se conoce (pie nuestros editores se olvi-
significa. Prefiero la quietud de un lugar tranipiilo, silencioso. dan de (pie millones de semejantes, por cuyas venas corre

^/vvvuv%Plrtrtrt¿vvvvv»v^i^AiVv vu^-%^,"Lrt.-t.vi-%--vi. »•
^v^^rt^fV^^^^^^p^wvvvvv^rtA••SA^^^rtrtAArt•^^.rvvv^••^^ívvn.Artiñ^^ft•^ruvvwv^•nHvt^A^-v^A^^^

sangre española y que hablan el idioma de Cervantes, nos —Que no siempre es indispensable para la acción la idea,
aguardan allende el Atlántico con emoción. ¿Y qué mejor y •-l'-i'^i POi' ^^ contrario, la idea requiere jjor lo general acción.
modo de visitarles, (lue con películas que pregonen las glorías — E n efecto. Idea sin acción, en cuestiones de negocios, es
imperecederas de la raza y que exhiban las bellezas de la ma- como un cero a la izquierda. H a y que moverse, Iiay que ir de
dre ¡uñada ? un lado para otro.
—¿Sabe usted una cosa? —Que es, precisamente, lo (pie detesto. Pero el oficio es el
^ ¿ Hl qué ? ollcio, y la lucha se impone.
—Que quixá sea cierto que la ¡dea puede más en usted íiuo •—-j Bravísimo ! ¡ A luchar y a vencer !
la accinn. Mas le advierto <|ue andios conceptos se completan. — E s o . Y a disfrutar luego del nierecido descauso, ¡ (¡ue oja-
—A medias. lá sea pronto !
— ¿ C ó m o que a medias? Madrid, octulire de 1926. . L. GÓMKX MKSA

• CRÓNICA DE n A D R I D <* ¡
Reina Yanquíiandia
Hoy, ])or hoy, el dominio del mercado tuye su Hclou)). De técnica maestra y de de Constance Bennet y de Owen Moore.
cinético pertenece a Yaucphlandia. Ni los h'mpida fotografía, su contemplación es Y gracias a-la excelente pareja, ayudada
deses])erados esfuerzos de los franceses asaz agradable. por una india de liernnDSura morena y
por ai'rebatarles esa envidiable suprema- En igual plano figuran : ¡(La octava salvaje - ^ ¡ oh, sus negros ojos de extra-
cía, ni las felices tentativas de los ale- mujer de Barba Azul», adaptación de la ño mirar : a la ])ar fiero y manso !—, y
manes para sui:)erarles, hicieron mella en obra del francés Alfred Savoir, m u y bien a los encantadores Iwsques del Canadá,
su producción. La película norteamerica- creada por Gloria Swanson (deliciosísima agrada ; pues su asunto es Unn'trofe de
na signe imponiéndose al m u n d o entero. Monna) y H u n t l y Gordon (atinadísimo la estupidez.
Y si nuestros compatriotas siempre sin- Brandon) ; ((Corazón intrépido», histo- En cambio, la nota culminante de
tiuron debilidad por las films hollyvvoo- ria deportiva de estilo moderno, limpio, ((Buscando una ninjeri], la ofrece su ar-
denses, ¿cónn:) España iba a ser menos sencilla y simpático, por Billie Dove, g u m e n t o . Basado en un crimen misterio-
(pie las dennís naciones? Por tradición, Diana Miller, (ieorge G'Brien y J. F a - so, interesa bastante ; eso, sin contar con
]íor imitación, VJort[Ue sí, tenemos que rre! McDonald, y «La hermana Blanca», la eficaz colaboración de Alma Rubens,
ver, quiei-as o no, y por malo que sea, (]ue merece ]->árrafo aparte. lüleen H n b a n , Norman Kerry, Harrison
cuanto se edita en los estudios de Los Lillian Gish es la protagonista de (¡La Ford y George Me. Quarrie.
Angeles, San Francisco, New-York, Mis- hermana Blanca». Amable, bondadosa, Constance Talmadge, curiosa y travie-
cellaneous, New-Jersey, Brooklyn y L o n g ingenua y guapa, alrededor de ella gira sa, se presentó de la mano de J-ack Miil-
Island. toda la cinta, no obstante su aparato hall en ((Con la mejor intenciónn, sim-
Afortumidíimente, las películas yan- de ((SU])er-joya)t. Impresionada en Italia pleza de las de a folio.
quis proyectadas durante la última quin- — por cierto que Gustavo Serena, el Y Mae Marscli, con su carita de chi-
cena en los cines cortesanos, son de las compañero de Francesca Bertini, inter- quilla enfadada, actuó de protector del
mejores. viene en su acción—, posee cuadros de pobre potro (¡Arabella».
En término iirimordial se destaca ((ISIás ]5oesía y misticismo y de horror, como Y Mary Alden, Norma Shearer y Vi-
fuertes que su amor», de la Paramount.' los de la erupción del Vesubio. Estrena- llianí Collier, vivieron un drama vulgar,
Se trata de una bella comedia, desarrolla- da en la Princesa con los máximos hono- nu'is rico en provechosas enseñanzas :
da en Europa y con escenas retrospecti- res, alcanzó r^ran éxito. ¡(A las m a d r e s : como todas del>éis ser)),
vas de la corte del Rey Sol, admirable- ((Bandolero por sport» flojea ya un cuyo exagerado metraje provoca la im-
mente interpretada por Gloria Swanson, ]")oco. Como fruto de T o m Mix — secun- paciencia del público, V echa a perder su
Alee B. I'^raucis, June lílvidge y el ma- dado en esta ocasión por la feílla y gra- tesis educadora.
logrado Rodolfo Valentino, que consti- ciosa Clara Bow—, las persecuciones in- S.VHHI.O'l'OKí.)
verosímiles a través de los campos, y
montados en briosos corceles — bayos,
BOLETÍN para tomar parte en el tordos, negros, blancos...—, los tiros a
c|uemarro¡)a y las luchas cruentas, ab- BOLETÍN de votación para el Concurso de
Concurso de POPULAR FILM surdas, mortales, andan a la orden del P O P U L A R F I L M
día, Incluida entre las cosas de próxima
"¿Tengo condiciones para desaparición, es justo que la concedamos
ser arlísla de cine?" un aplauso de uñas. Venga, m u y bajito :
Nombre del voienie
i Bravo, liravííísimo ! ¡ Chis ! Se acab('>.
Que salga la otra. Domicilio
Hela aquí. Se titula ¿Casados.., ? A la número
cabeza del reparto se leen los nondu-es Población
Población Provincia
Provincia Voio por ..
Firmo:
Firma:

—^- —— —— — -1
Lea V. Popular Film
PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN
ESPAÑA: Trímejíre, Z'SO pesetas / Semestre, 4*75 pesetas / A ñ o , 9*00 pesetas
Extranjero: 15 p e s e t a s año • Pago por adelantado
Envíese el imporle de la suscripción por giro postal o en sellos de correo.
•.%VUVV%%"-^^»n,n.WSi'WVWV^ArtA.".^nAAAAíWWb
.%nrtA^vv'L%ninHwvuvvvv^r^\AnAAVvvvw
^¿/£^i
^rtft/vwvwA^ftrtrt.v^AA/v^;An.^tf^nrtrtrtrtAiVvvnJv^rtrtAJVVv.

CRÓNICA DE PJ^mS
Un gran paso de la ciencia cinematográfica "Voící París"
Así sfi titulíi la película de jacqucs-Henry
D e s p u é s d(j v a r i o s a ñ o s d e e n s a y o s i n - números interesantísimos, q u e constitu-
I,(.'\'esqiie y Ciando Lfunljort, consagrada a
f r u c t u o s o s , se h a t r a t a d o e n la a c t u a l i d : u J y e n u n e s p e c t á c u l o d e d o s lioras y m e d i a París, y que lia sido realizada pur tMaude
d e c o n v e r t i r el c i n e b a s t a a h o r a c o n o c i d o , d e d u r a c i ó n , e n el q u e i n t e r v i e n e m a r a - l.ainbert en i'olaboracíún con Jcan Bachelet,
en c i n e p a r l a n t e y c a n t a n t e . v i l l o s a m e n t e el <¡Fonoñlmii. y para la cual ha t;scritn una bolla partitiii';i
Los primeros pasos q u e se dieron en L a i d e a es e x c e l e n t e ; e n l a s p e q u e ñ a s Max Konlaine,
este sentido estaban dirigidos a unificar villas y en las capitales d e provincia d e Los autores de esle film h a n procurado evo-
ei c i n e c o n el d i s c o s r a m o f ^ ' ^ ' ^ o - H a c e y a escasa i m p o r t a n c i a q u e p o s e e n u n salón car en é! los aspectos característicos de París
(Hez y o c h o m e s e s q u e el s a b i o a m e r i c a n o d e c i n e , }• q u e n o p o d í a n e s p e r a r q u e h a s - }• la prodigiosa diversidad, a menudo olvida-
D e F o r e s t , a q u i e n se l e d e b e n t o d o s l o s ta ellos l l e g a s e n l a s p r i m e r a s figuras d e da, de la gran ciudad del trabajo y del placer.
p e r f e c c i o n a m i e n t o s d e la r a d i o , h a a n u n - la lírica i n t e r n a c i o n a l y l o s g r a n d e s c o n -
ciado q u e esta unión p u e d e llegar a ser j u n t o s s i n f ó n i c o s , p o d r á n , m e d i a n t e .el Un d e c o r a d o d e un millón
un h e c h o , s i n q u e el d i s c o g r a m o f ó n i c o iiFonofilm», ser espectadores de u n n u e -
t e n g a q u e i n t e r v e n i r en la c o m b i n a c i ó n . vo espectáculo d e dos o tres horas,, q u e Duv'ivicr está terminando para la Aiibert
Das p r i m e r a s demostraciones h a n asoin- le [)on<lrán al c o r r i e n t e d e t o d o s los é x i t o s la película de arte ( d / í l o m m e a r U i s p a n o u ,
b r a d o a l o s p r i v i l e g i a d o s (jue lian t e n i d o a l c a n z a d o s p o r la lírica u n i v e r s a l . basada en la novela de Fierre Frondaire, Ma
la s u e r t e d e v e r y e n t e u d e r el « F o n o - rrscr\'ado ¡aara este fin el inmenso y suntuo-
Si l a i n v e n c i ó n l l e g a s e a u n ] i u n t o d e
so decorado que representa los salones de
filnii) en los l a ] ) o r a t o r i o s d e F o r e s t : la r e p r o d u c c i ó n i r r e p r o c h a b l e , e! ((Fono-
lady Oswill (Huguette Dutlos), en su villa de
i n i a g e n y el s o n i d o e s t á n ufotografiados)) filmi) c o n q u i s t a r á la A m é r i c a y el m u n d o Bifirrilz,
a la ve/. soI>re u n a c i n t a d e c e l u l o i d e q u e e n t e r o , lo c u a l c o n s t i t u i r í a u n s e r i o p e l i - N a d a ha escatimado ÍJm'ivicr para hacer
se v a d e s a r r o l l a n d o e n u n a m á q u i n a g r o p a r a el a r l e m u d o . de este decorado una maríivilla de buen gus-
de proyección, c o n s t r u i d a e s p e c i a l m e n t e D e s g r a c i a d a m e n t e , la i n v e n c i ó n d o M . to y de lujo, llamando para que colaboren en
para esta nueva manifestación artística De Forest, aunque cuenta con maravi- él a los m á s famosos decoradores modernos.
(.¡ue p r o m e t e u n é x i t o e c o n ó m i c o fornn*- llosos e l e m e n t o s e n s u a b o n o , n o h a lle- T a n t o es así, que la verja d e hierro forjado
d a h l c , si s e t i e n e en c u e n t a lo s o l i c i t a d a s gado aún a alcanzar un momento de y las balaustradas son obra del maestro h e -
q u e s o n l a s a c c i o n e s q u e h a l a n z a d o la \'erdadera perfección : todo lo m á s q u e rrero Bran<lt ; los bronces y m á r m o l e s de
"Compaguie du Phouofilnm, reciente- en la a c t u a l i d a d p u e d e e s p e r a r s e d e l ((Fo- Susse y la orfebrería <ie Mappín y Webb. L o s
nreuLe f o r m a d a . n o ñ l m » , es (]ue n o s m u e s t r e l a s p o s i b i l i - tapices son auténticos Gobelinns.
dades extraordinarias a las q u e debemos Todo esto ha sido asegurjido por m;is de
M . A n d r e a s D p p e l , (]ue h a b í a s i d o d i -
un millón de francos.
rector del ((Metropolitan Opera» d u r a n t e particular atención y estudio todos los
v a r i o s a ñ o s , h a s i d o e n c a r g a d o d e la d i - ípie e s t a m o s i n t e r e s a d o s p o r l a s m i l i n -
rección artística de esta n u e v a empresa, n c n ' a c i o n e s q u e r e v o l u c i o n a n el a r t e Nombramiento
p a r a t o d o lo q u e se refiera a la r e a l i z a - m u d o , y q u e en n o largo plazo cristaliza-
ción d e ópera's y p r o d n c c i o n e s m u s i c a l e s rán e n a l g o e m i n e n t e m e n t e p r á c t i c o y a r - lí! periodista cinematográfico Lucien D o u -
tístico. JliAN D E S J A R D I N ' S hlon, ha sidíj encargado de la pubiicidafl ge-
d e t o d a e s p e c i e . T a m b i é n M . S . L . Dt.--
neral de las películas G. M. G. T e n d r á por
Ijaita, f u é i n v i t a d o a d i r i g i r u n a s e r i e d e P a r í s 1:5-10-26. colaborador a iM. (iaston (ii^aza, q u e conti-
núa en su cargo de director de este servicio.

N O T A S DE MI CARNET I'ili /'•^ A'f)j (¡es (¡o.sses, corresponde a Louis


Nalpas y los principales intérpretes son ;
Jean Toulout, J e a n n e de Balzac y los niños Este número ha sido
"París, Cabourg, Le Caire et Rub\' f'tuichard e Yvette Lan<;lais. visado por la censura í
TAmour".,,
iiMiaitiininiiMiiiitiiitniíiiittiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiuiiinainuiiiiiiiiiiiiiiiuiHMiuiniiiiiiiiiiuiuiinniMMituniiiiuiiiiiiiitiitiiiiiniiiiiiiiMii:;
Tal es e! título deiiniti\u de la comedia ci-
nematográfica que está terminando Gabriel
de Gravone. U n a parte de los exteriores de
este film están realizados sobre un barco en
la ruta de Egipto y en Kgipto mismo. Almacén de vidrios y cristales planos
Kl operador Forster, lia dado nuevas prue-
bas de su talento en la realizaciim de este
film. De los intérpretes citaremos a Alex
AUin, (iildes, (iabriel de Gravone y la seño- Fábrica de espejos - Marcos y molduras
rita JanWie Líezer.

'Xe Dédale"
M. D u m o u t , en colaboración con (.iaston
Ruudés, va a filmar rcLe Dédale», cineversión
de la obra de igual título de P a u ! Hervieu. = \
R García Simón
luniiiiiiiiiiiiiiiiiiMiiiiiiiiiiiiiiiiiiüiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiimiiniiiiiiiimiiiiiuitiuuiiiíiííii j |
\L\ protagonista de este film será Gastón
.1 acquel.

"Tití 1"^ Roí des Gosses" i j Vía Layefana, núm. 13 - Teléfono 3810 A. \%
l'-l día 20 de! actual, l.e Matin comenzará a
jHibüear TUi / " , /?,„• des Gosses, película que
distribuirá Pathé-Consortium-Cinema.
I'-I (1 del corriente, la Socicié des Cuiéro-
II / / BARCELONA / / l|
niüiis. pasó de prueba en el Km|)Íre esta pe-
lícula de Pierre Gilíes, cuya umise en scéne»
es de Rene Leprince. L a dirección artística de ^iuMiiiiiiiiiHiiNiiinniiniiiiiMiiiMiiiiiiinHnii;iiiihiiiiiiiiininiiiiiinniiiiiiiii]iiiiiiiiiiiiiiiittitiniiiiMiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiit)iiiiiiiiñ

wv^Aí'^í^iV-w^v^-.vw^v%%wvu^lV--^u--VA
3
• • " ' • - • ' ' • . • -- ^ • • • • • y " ' i " . - r . - ; ; - : ' . " • • , • " ; . , • ' , . ' , • • • • • i'' ' ^ \ . • ' ' • •

v^^'Uv^^^^.^^v-••^^-•-v^l w u %vu•^JV^v^A^.^.•^A^.ww^v'^v w v \ . vv.v^v"ur-w.A/wv%%^vw^-^."vv%%--v"---v^'w%"-"-%".^--".

£1 retablo de macse Pedro


La c a r r e t a d e la f a r á n d u l a
va d a n d o t u m b o s
Para los coiisa.q"i'ados — los Icgfítimos, chulos de Arnichcs, los graciosos de los
i.Liual (|uc los (ic (loiihlú — corren iiialus Quintero y los retrnécaiujs de ^^uñoz
\'ÍLiitos. Cada estreno, nn fracaso rnido- Seca regocijen y hagan reir todavía a
so. V cnando no el fracaso, los acompa- esos públicos con cédula artística c in-
ña la indiferencia. telectual de undécima clase. Pero en las
A(|in', en Uarcelona, nna comedia de grandes ciudades, en las ciudades (pie vi-
don Jacinto lienavente, no llevó iiñhlico bran y ti"e]^idan con el ruido de sus fá-
al ÍHJ}'a la noclie de sn estreno. I'',n cam- bricas, de sus talleres, de sn comercio,
bio, iíl,a dona ver.tíen, (]e Manuel Foiit- de su ])oh'tica, \-a n o puede convencer
de\'ila, nn draniatnr.no nnevo, un a].)i"en- la niosofía bai"ata y trasnochada de un
diz — i ptri) (¡né apreníliz ! — <le la personaje {le Linares Rívas, ni conmover
literatura dramática, está dando unos el sentinientalisnio ramplón de una co-
llenos enormes al Apolt). Allá, en Ma- media tle ¡Martínez ,Sierra, ni caer en gra-
drid, el público ha recha/.aílo, en [locos cia un eiuilo de Arniches, ni desternillar
días, obras de Arniclies, íístremera, Paso, de risa un chiste de Muñoz Seca, ni
i\Inñoz Seca y García Alvarez. interesar, iiitelectuahnente, una frase
LCstos dos hechos son sintomáticos. Los aguda y brillante del autor de i^Los inte-
esiK'ctadores están ya hartos de idioteces, i'eses creados)).
V.iiii't'u-Ui í'oiili. iiriiiK'.rii I ¡lile ¡•ihiiirii ilii II'IIIÍH
de tipos burdos, ])rocaces, sin gracia y listo no (piiere decir <pie algunas co- l'ir.lniiii
sin sal ; de ¡-etruécanos, de chistes malos medias de Bena\"ente y (\ue algunos sai-
y buenos, de situaciones dis])aratadas, de EL TEATRO ESCANDINAVO
1 rucos y retrucos, que nada tienen que
\'er cnn I;i habilidad, con la técnica y
menos aún con el arte, aninine a los crí-
Augusto Síríndbcrg
ticos papanatas \- a los empresarios de iMt'jor que el genio del lealro escandinnvii
inteliseneia obtusa, les hayan aliierto la ¡jucücra decirse que Augusto Strindbt'rg es el
boca, tamaño un jialmo, m á s de nna vez. genio moderno de la literaturn genn;'mica.
iístán hartos también de las comedías Drainatur^ü, no\'el¡sta, viajero de amplias
(le Linai'cs Ri\-as y de Martínez v^ierra, alas, tenaz y cruel observador de todo cuanto
liorras de ideas >• de emoción verdadera, pa.sa por su lado, investigador científico de
faltas de realiilad artística y de calor de no poca monta, algo dado a la alquimia y a
humanidad. Y liasta le fastidian ya, sin la mislcriosa ciencia del ocultisnio, feroznirn-
te vapuleado por ol deslino y por los hombres,
(|ue lo disinmle, las piruetas y agudezas
<'l aulor de "Le Songe», uLe .Simounn, "La
de don Jacinto Üenavenle y la gracia daiisf de niorh), üHistoíre d'LaK' amen,... apa-
lina, con acento andaluz, de los Qnintero. rece hoy como la figura m.-'is re¡jrosentaliva
ICs m u y ¡losible (|ne en las capitales de de la Succia !e)ana. de esa reglón septentrio-
tercer orden, (|Ue en las ciudades peque- nal tan mal conocida de nosotros, homtires
ñas, íiCobardias» y nLírío entre es]Mnasii ticl MecidiiTn.
— pnr e j e m p l o ^ parezcan aún a la gente i'"atal y profimdaniente realista, como hijo
comedias atrevidas. E s probable que los del Norte que es ; no obstíinte esa üfíera ca|)ri
ti-o.súficoinielectual que disimula, tal que v.n
Nierzsche, un exceso de violenta afíresívídad
— la famosa Voluntad de muchos posit!\'¡s-
tas—; en\'enenado ]jor esc pesimismo tenaz
y tan obstinadamente incurable como aquel
.1 'iliti iitii'fhí. ¡ahurni ¡¡iilr dr¡ Vii liniíi que amargó la vkia de .Artliur Schopenhauer ;
(le una dm-e/a y crueldad sin precedentes para
netes de Arniches y de los Alvarez Quin- consigo mismo, para con la mayor parte de
tei'o no merezcan cpicdar como algo de- los seres forj;ic¡os por su alortucntada inteli-
íniitivo del teatro español de finales del gencia, el gran novelista y dramaturgo sueco
XIX. Pero sí significa que es hora ya de ha sabido resTiontarse por encima de todos
sus hermanos de cultura y de temperamento
(|ne esos modelos de teatro desaparezcan
— sin exce]>tuar al noruego Ib.'ien—-, llegando
de nuestros escenarios por antiguos y casi a cociearse con Cioethe, superior a Slrínd-
anticuados, y sean sustituidos por otros berg por la noble scr^'nidad que se desprende
(|ne recojan las inquietudes espirituales de tod.-i su obra, cuidadosamente pulida en
y las ideas de nuestra época y (pie refle- sLrs asperezas, espiritual y bondadosamente
jen la vida social del siglo. humanizada en sus mínimos detalles.
Acaso sea nu'is rá]3Ído de lo que muchos Augusto Strindberg fué demasiado germá-
se imaginan, el desplazamiento de la es- nico para realizar una olira digna de su por-
cena de los viejos valores dramáticos, tentoso genio de creación. No supo o no quiso
encontrar lo que Goethe estimaba como lo
pues no cabe duda (|ue existen los dra-
más sagrado e imperecedero que nos ha le-
maturgos jóvenes cajiaces de ocupar sus gado a ios hombres la naturaleza : la con-
¡mestos dignamente. eiencia universal, o en otros términos, el sen-
La nueva aurora alumbrará ].ironto el tido clásico de la vida.
camino por el que va dando tinnbos, en- Y sin embargo, Strindberg ha podido ofre-
\'UeUa en las Boud)ras, la carreta de la cernos unos cuantos [Í]K)S uverdaderos y du-
Cllílu llitrazíi, iifiíiii'r iirlm ilv li¡ rii/iiíiidl/o
drl yirliiiiíi
farándula... M.vrF.o S.ANTOS rabtesii. a pesar de lo inhumanos que son : a

%fl/W-^^V%^VW,,-.,^V^rtAA.^.V1.-^fl.íV^V-V\.ftAVV.
CpUi
4 m
¡losüf dt' !n morbo.síimenlt' cnracinaduíi que nes en ¡o que éstas pueden ofrecer de m á s
penoso y violento, dando así lugar a la ges- s n 1 1 o
se halian dentro d<~ las n'giiines inás Icnebro-
sas de nuestra er.ineiencia. Vistu con csln tacii'jn do caracteres tan socialmente a n o r m a - Lo que \ a n a esfrenar este invierno, algu-
n u e \ a hi/ Lílím[js¡rí)lófí¡ivi, bien podríamos les a la j)rimer-a i[n|)resi(')n, que S()lo la obs- nos escritores barceloneses :
avenlurarnos a presentar a Strlndherg eomo tinada voluntad creativa de su autor logra
la antítesis tic tloelhe en lo que éste tiene de hacerlos posibles, logra llegar a h u m a n i - Armando Oliveros una znrzi\v]a con músi-
ehisiea ele\ aeii'm, de un¡\í'rsal emcnsiün, ele zarlos. ca del cocinero •iel bar Boer.
eiinsciente putenciaruiad. Y acaso no fuera Tal sucede con los personajes de esta obra, Ángel Marsá, un ídirigo de astracán.
i.;uiniérÍro asej^urar que el gran d r a m a t u r g o en la que el viejo H u n i m e l , al sentir aproxi- Giralt y Capdevila, una revista con cari-
escandinavo es una de las m á s completas marse e¡ ocaso de su vida, una \'ida abun- caturas de Opisso.
|)erson¡licaciones del genio h u m a n o en lo que dante en acciones de !a peor y m á s compleja
Y i'\ilch y 'l'orrcs, un juguete cómico con
ésle parece alean/ar de iuii\'ersa! inmersión, especie, intenta por cuantos medios se pre-
cuerda.
de subconsciente potencialidad, u hablando sentan a ^u alcance, si no merecer, al menos
en lómiinos actuales : de bioli')gica introspec- comprar el olvido de sus crímenes pasados.
ci(')n. ¿Xo es un hecho i(ei<-ntíru"imente com- Pero de nada le valen sus buenos deseos ni O b r a s de estreno en las que se proponen
príibadoi) que lo subconsciente, lo niicrocós- su arre[)ent!niiento sincero. T o d a s sus vícti- realizar creacion.'S nuestros cómicos y can-
[Tiicu, <'s tan infinito, tan inmenso (^n calidad, mas acuden en tropel a la hora decisiva, gol- tantes ;
como lo exterior y en apariencia ponderablc? peándole sin piedad, desjareciando el bien
[M'derico Caballé, en una opereta titulada
(•Yo quiero subir, subir...n.
Pepe Alfonso, en e! vodevil uVino tinto con
Al transcurso di- las primeras escenas de sifónií.
11 La sonate des Speclresn, d r a m a en tres Miguel Rojas, -'MI el melodrama '<L¡ crimen
actos úliiniamente traducido al francés por de Cuenca».
Maorice Rémon (Edición Stock), se echa de María Palou, en la tragedia ^foycsca ((A(.|u(
\ e r en seguida la predominante obsesión que hace falla un éxito».
caracteriza la obra com[jleta de Stríndberg
Y Pepe Santpere en el vodevil (¡Subido de
y que le induce a forzar siempre las situacio-
tono".

Di^n .lii^r Canah-s, iiitetigenle empresario de hs teatros


¡tontea II Xceedadai

tardío que les promete, exacerbadas por los


muchos años de obligado silencio, compla-
ciéndose en mostrar que el amor y el agra-
decimiento quizás se borren fácilmente de
nuestra memoria ; no así el resentimiento y
el odio, siempre despiertos, siempre alertas
en lo hondo de luiestro ser, cual incurables
Ihin Emristo PalUidi, entendido hombre de teatros llagas que nunca dejarán de s u p u r a r la no-
({IIP. représenla a la Empresa del Novedades civa, aunque muy h u m a n a , ansia de ven- Si-íiuf .lijmi-.iiiíi. luiíiirr iii-!¡,i- di'l li'iilni ^'uinuhidcs
ganza;
I MARCIAL RIÍTUIÍÜ-ÍO

III iiiitiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii

Xa suscripción a

R PlLÜI
le dará a usted derecho a
iodos los números extraor-
dinarios que publicará esta
revisia de vez en cuando y cu-
yo precio por ejemplar no
será menor al de 50 céntimos.

ntiiii liiiiiiitruiin iiiiiiiiiiiiiliiiiiiiiiini iiiiiii


.losefi, Fr>rni\<. diiiiw ¡,WCH de la comiiiu'in que dirige AwiMiv 'f'^rrándiz, ;"•'.•'••• ••• •'•' '-¡i'ui'n <li:l
Enrique fíoirds • • Nouudüüe.'i

%%^ftrj%"i^^%---wv%rtr-'v^.%'vw%'s.vv^Ar.»^iVwv\i^rt/w%ft.
Wi
vv^flJ^rJV^/^^^vvu%•^i^w.v^/u^,sfl•v^vvvvvvvvvv-v^^rtrtrtrtiV^i-^.rtrtrtr• vv^%%v^AAAniruv's^v'^i"-vv^vv-%^v^"wvvvi-v'uvvvvv%.

i s c o t n o s r e i i e r e SU v i d a
(Continuación)

Me sorprendió la guerra — dice Bis- este ujitusiasmo, y nos lanzamos a la bus-


cot — cuando realizaba la tournée W i n - POETAS DE HOY ca y captura de carruajes q u e nos con-
ter. Los (¡Winteni, nombre de los diver- dujesen a la estación. Jamás lo hubiése-
sos salones de espectáculos en los cuales mos conseguido si unos estudiantes de la
teníamos que actuar. ¡Pícadílla de viruela! ciudad no nos hubiesen conducido en su
Debutamos en el Winter-Palace de -¡Pobre Nelal auto.
Bruselas, y continuamos en el Winter- ¡Tan hcTinnsa y la viruela Cuando nos vimos en París, con qué
su carita desirozó!...
Cíarten de Gand, para terminar en el ¡Pobre 7-)e¡a! gusto respiramos después de las mil fa-
Wintcr-Oartcu do Lieja. Había montado ¿Por qué en vez de csia moxuela tigas jíasadas en los trenes de movili-
no la habré ienido yo?...
una revista con la que procurábamos de- zación.
fender el espectáculo y, además, amante Di, ¿tillé Henea, linda "Scla? No os quiero hablar de la guerra, eu
¿Por Qué sufres. Qué íe apuro?...
siempre del sport, dedicaba unos mo- ¡Picadiila de viruela/ la que como todos cumplí con mí deber,
mentos al boxeo en compañía de Dulac, ¡Bab!, ¿y qué es eso, criafíira?... actuando como bueno en los cauqiamen-
el cual tuvo u n éxito extraordinario en ¿Cien hoyuelos, no?... Repara tos de la zona ocupada, hasta que co-
Qut más bien íe embellecieron.
Lieja. ¡A ¡a rosa de iu cara mencé a dedicar al cinc, en el año i g i 6 ,
las abejts acudieron!,., en el que Roger Lion, q u e realizaba
Dcspncs de los malos ratos pasados, ¡Cien hoyuelos! ¡Cien quereres!
aquel acogimiento cariñoso de los belgas ¡tien disiiuios embelesos!... (iDraneni amourcux de Cleopátra», m e
me dio nuevas alas para luchar contra mi [Ylos borraré, si quieres, ofrece el papel de secretario de Dranem,
con la llama de cien besos! (jue a pesar de que en aquella época no
adverso destino, que pareció apaciguar Por los cien, quien bien ie quiera
sus rigores apenas hube entrado en Bél- estará cien veces loco. creía que el cine había de llegar a tener
gica. ¡Te dará la vida entera la importancia que tiene en la actualidad,
y creerá que aún ie da poco! acepté gustoso el ofrecimiento.
A poco de llegar a Bruselas, actué en ¿Quién por ellos no ie amara?...
el Palacio del Estío, delante de la reina, ¡Si parecen tus hoyuelos, Estos amores de Cleopatra se desarro-
en el cielo de iu cara,
en una representación de gala, a benefi- esirellUas de los cielos! llan en pleno P a n a m á : u n a de las esce-
cio de los su]jervivientes de la catástrofe No, no sufras; no ie apene,.. nas de este film se realizan en la plaza
¡Cien hoyuelos ideales!... de la Concordia, en la q u e dió la coinci-
del ((Titanio). Kstalía realizando mi n ú - ¿No ves tú?... ¡También los tiene
mero de patines de ruedas al fin de! cual la cera de los panales! dencia siguiente : el día que nos reuni-
caía de cabeza sobre u n contrabajo de -¡Pobre Nela! ULOS en ella para comenzar nuestro traba-
cartón ; pero aquel día una ruedecilla se ¡Tan hermosa y la viruela jo, se celebraba en el hotel Crillon u n a
desprendió en el crítico instante en q u e su cari/a desirozó!,., conferencia interaliada, por lo que los
¡Pobre Nela!
me dirigía a la rampa, y eu lugar de caer ¿Por qué en vex de esia mozuela agentes de orden público llenaban la pla-
sobre el contrabajo de cartón, caí apara- no la habré ienido yo?.,. za, cuidando que no fuese interrumpida
tosamente sobre los timbales de la or- PEDRO PUCHE la labor de los comisionados. Todos los
questa. Cuando volví al escenario, u n actores de la compañía estaban ataviados
grito unánime de la sala m e sorprendió : con trajes orientales, y yo mismo hacía
la caída m e haliía causado una gran he- y nos dio cuantas facilidades fueron n e - un sidi, al que había caracterizado t a n
rida en la frente, de ¡a que manaba abun- cesarias para que de algún modo recu- liieu como supe, empleando todos mis
dante sangre. L a reina envió a su ayu- perásemos el dinero perdido. Aquella conocimientos de caracterización para
dante de campo hasta los bastidores para misma tarde, a las ocho, toda la «troupe» lograr u n tipo que se acercase a la reali-
que se enterase de mi estado después de estaba preparada en el Winter-Gartcn. dad en todo lo posible.
lo ocurrido. Más tarde, m e hizo remitir Los mozos de café nos dieron todo e! N o les parecía descable nuestro empa-
un alfiler de corbata, que guardo como dinero que habían recogido durante el que a los agentes, y se lanzaron a la
el m á s preciado tesoro, y tanto cpmo- día. La representación fué interrumpida carga sobre nosotros,- que tuvimos q u e
aquella señal que me hiciera en la frente, varias veces por los aplausos de los bra- huir de la Concordia con el operador,
y que no m e pesa haberme causado, por- vos belgas. Al final quise darles las gra- espantado, a la cabeza. Este primer paso
([uc ella fué causa del regalo que conservo cias y decirles adiós emocionado, doSde en el mundillo cinematográfico no llenó
de la reina de Bélgica. el escenario ; mas apenas había abierto la todas mis esperanzas, pero poco a poco
A fines de Julio de 1914, ya se comen- boca, cuando toda la sala estalló en una fui acostumbrándome a esta nueva m o -
zaba a levantar polvareda ; pero tanto en ovación, a la que acompañaban los víto- dalidad artística, y continué ix>r eí cami-
Bélgica como en Francia, ninguno creía- res a mi país. no emprendido, ci: c! q u e tuve la suerte
mos en la guerra. Solamente cuando el —¡ Viva Francia ! ¡ Vivan los fran- de encontrarme al pobre L,ouis Feuillade
I." de agosto nos dirigimos a Lieja, nos ceses ! (¡ue había de ser mi gran amigo, y q u e
dimos cuenta de la verdad. Nuestros afi- Agradecimos con lágrimas en los ojos me propuso, por aquel entonces, el p r i -
ches contemplaron la movilización, a uier papel cómico de sus films.
pesar d e lo cual debutamos, siendo acla- lliilllllllllllllllllllllllllllllllliDIlItlIlllllllllllllllllilItllllllilllllllllll
Debuté con el papel de Plácido en T i h -
mados por los bravos líelgas, que querían Minh, el cual fué el q u e m e dió a cono-
significar su amor a Francia aclamando
a sus hijos, aunque nosotros fuéramos tan
El n ú m e r o d e N a v i d a d q u e p u - cer entre los editores cienmatográficos.
Este film fué la causa de un padeci-
pobre representación do ella. blicará miento del corazón q u e llevo encima por
La declaración de la guerra era u n , h e - causa de una impresión intensa.
cho y, por tanto, terminada nuestra ac-
tuación, teníamos q u e volver a nuestra POPULAR FILH Tenía que luchar continuamente para
dufender el tesoro de u n explorador, con
patria. Eramos seis ; tres mujeres y tres un fombrc fortísimo, q u e en cierta oca-
hombres, El tren civil era el último q u e s e r á v e r d a d e r a m e n t e l u j o s o . sión, en la Costa Azul, m e arrojó a un
salía, pues todos estaban ocupados por lago helado, por no medir el impulso con
las fuerzas del ejército que marchaban a L o s s u s c r i p t o r e s d e n u e s t r a que había de apartarme de sí. Estuve
la frontera. privado de conocimiento durante u n a
r e v i s t a r e c i b i r á n g r a t i s e s t e Iiora, Iiasta que las fricciones de mis
La tarde de la partida, mientras actuá-
bamos, desapareció la caja donde tenía- n ú m e r o c o m o t o d o s l o s e x t r a - compañeros m e volvieron a la vida.
mos guardados nuestros pobres recursos. Desde entonces le tengo al agua un
Cuando poco después fui a despedirme
del burgomaestre de Lieja y le conté !o
sucedido, se puso a nuestra disposición
o r d i n a r i o s q u e s e p u b l i q u e n . odio mortal.

(Continuará)
BlSCOT í
wvvuv%Aftrtrt^vv%rysiVSrtrtflj^AA^vvi^vvvvvvvvv\ru ^rt^L^rtrtArtA^rtflrtrt.vyv^^rt/vvvvA^rtAn.vvvw^JV^^
6 % '•" mm
VVw^lVV^vv\^irtrt/^lVl,%vv^>v^Jvv^rtrtrtrii%vvvtfvv^vs,^^ vvvvv^rt^ruv%nArtrtrti%nrfV!.%^rtArtrtft.v^%•l^^^

Rosaleda (One step)


T^úsica de "], ©uitart Taura

ALLEGRO

•í

lvv%l^^J^AíVVV^AArtflJ^ftftívvvvv^flrtnJv^ini^•^^ vvsrtrtdVSrt^VLVvvsArariAíi-^vvuvvysflA^rwvvvsftí^i
fypuíah
I v^rt^vwwwvu%ww^v^^^v^"w%vw-

A LA
Varios gráficos de
LOS MISERABLES
una de las g r a n d e s p r o -
ducciones que se estrenarán
esta temporada.

>'uv^rtl''Lvvsv^A.vvvvvvuv^A/vlHu•^A/u^^^;^vw^AflA^ s%%vv%iV^AVVV^rtfli'V%v^fl»^vwAfWAVVw^rtA^fllfl.^
.•WV^A;

A N T A L L A

Las escenas de sentación de esta pe-


lícula de la Metro -
EL JAZZ-BAND
Goldwyn, que consti-
DEL FOLLIES"
tuirá, sin duda, uno
que aparecen en esta de los grandes acon-
página, dan una idea tecimientos de la ac-
de la magnífica pre- tual temporada.
"La guerra de los mundos" |íifniwriMriMriiwriJW!^iiwíiiwTiwr,inw iii^iiwniwfiwriiMiiwr.fflw.nPTiwriiwiiw.nwrMf nwiiwnwrnwt nwiflKi

será i m p r e s i o n a d a p o r l a
Paramount I Herniados (trencats) I
E Tened siempre muy présenle que los mejores a p á r a l o s del m u n d o , para la curación g
¿ U n a nueva película? p d e lodíi clase d e hernias en h o m b r e s , mujeres y n i ñ o s , s o n l o s d e la c a s a ^
No, IÍKIH es una peifeula única. P T O R R E N T . S i n t r a b a s ni tirantes e n g o r r o s o s d e ninguna c l a s e . N o molestan ni Ü
uLn j^uerra de los mundos» se titula. Su E liticen bullo, permitiendo hacer libremenlc l o d o s l o s m o v i m i e n t o s y l o s Irabajos 1
autor, H . C Wells, conocido escritor de re- P m á s d u r o s y p e s a d o s s i n la m á s pequeña molesli.i. Si queréis a h o r r a r s a l u d , M
nombre un i versa!, h a puesto en su novela P ílempo y d i n e r o , n o debéis nunca c o m p r a r a p á r a l o a l g u n o sin a n i c s ver esla c a s a . g
toda la imaginación toda la «visualizacián»
13t Unión,'13
que un ser liimiao!) puede poner en un libro.
Ahora, F a m o u s Playcrs-LasUy Corporation,
la compañía productora de películas míís po-
I Casa Torrent Barcelona
derosa del mundo, va a llevarla a la pantalla. SuMUUJiilJiiáilliliÉUiMliMIlMiUMUIJW *\
K\ director encargado de la pi'oduccit'in de tan
«^ií/anli'sca obra, Arzen Cserepy, u n o de los derechos literarios para la impresión de «La día en absolutti ;i' tipo de \Ivienda Ideado
prestigios de la industria, h a venido trabajan- guerra de los mundosu, comprendí que sola- para la señorita de .Mlratlor, la romántica il
do en los preparativos para la impresión des- mente contando con los Inmensos recursos de n()via de FanTán Rosales.
de hace tiempo. Todo dispuesto, se cree que empresa tan poderosa, podría filmar obra de L a tal casita estaba rodeada por unos so-
en breve se escoger.-^ a los artistas que h a n de tal magnitud. H e c h a esta conclusión, comen- berbios manzanos, pero como por desgracia
integrar el reparto, y se daríi principio a este cé negociaciones con los directores de dicha no había llegado la época de ñoración, ca-
iifilm», que se espera ha de ser u n a de las empresa, y este contrato es el resultado final. recían de flores. Y el director de escena, con
pj'odurcinnes nii'is asombrosas que j a m á s se Creo sinceramente que nadie podría filmar nuiy buen acierto, creyó que la casita de la
han visto, Ksla es, ]Jor lo menos, la opinión esta obra en mejores condlclünes que nosotros señorita de Mirador no estaría ni mucho me-
de jessc L . Lasky, vicepresidente de F a m o u s - lo vamos a hacer. L a P a r a m o u n t posee los nos en carácter sin el aditamento de las flores
Players Lasky Corpoi-atíon y director general medios, y yo tengo los conocimientos nece- consabidas.
de la producc¡<'in de la P a r a m o u n t . sarios para q u e « L a guerra de los mundosu -—Lástima que estos manzanos no tengan
Hl (iirector que va a producirla, como antes resulte u n a película espectacular, fiel a la flores — exclam(') el director—: todos los de-
decimos, es de fama universal. A él se deben novela original, y con tales efectos escénicos más de la comarca las llenen y a .
películas de tan gran prestigio eomo ((Fede- como j a m á s se liaya visto obra alguna. Su —Es verdad—rcsjióndicron los aldeanos—,
rico, e! Grande», «El Nirvanaii, ((Maravillo- autor, al enterarse de que la Pai-aniount iba a pero estos son de u n a clase especial que flo-
sos Schullsji y varias otras. Nacido en H u n - producirla, m e expresó su satisfacción, y yo recen mucho m á s tarde. Si usted quisiera vol-
gría, trabajó en ios mejores estudios de estoy seguro de qui> no tendrá que arrejx-n- ver dentro de unos días...
Berlín, habiendo sido u n o de los directores tii'se. Enipre»fa y director vamos a hacer cuan- •—-^^Cómo, voiver otra vez? N o es posible.
de la poderosa empresa «Ufaii, q u e es la to esté en nuestra mano para honrar eomo se Ivsto m e re]]r('sentaría un gasto formidable,
eoniijañía productora de películas más fuerte m<'r(ícc al autor de lan iniport.-inl.e obra. iiiTuen-SO. Ustedes que son agricultores, ¿ n o
de E u r o p a . sabrían para hacer que estos árboles tuvieran
—^Una gran película dirigida por un gran flores m a ñ a n a o pasado?
(lireclor •— declaró Jcsse L . Lasky, £1 milagro d e Llsieux Los simpáticos aldeanos quedaron como
nT^a guerra de los mundosu espero que n o quien ve visiones. Solamente a u n señor que
icnga precedente en la historia del cinema. Esta VC7. el milagro no pertenece a la fa- vivía en París y desconocía en absoluto l a s
.Su director ha inventado diversos aparato.s mosa ?anta Tereslta, oriunda de dicha ciudad cosas del campo, se le podía ocurrir t a m a ñ o
para la impresión de a l g u n a s de sus escenas, francesa, cuya-beatificación tuvimos el gusto dis]íru-ate. .'\hí es nada, querer hacer florecer
con el fin de conseguir los efectos escénicos de ver el año pasado en u n a película que es a un árbol con la misma facilidad que se hace
soñados por su autor, y que no sería posible en su género u n a filigrana de arte, sino a la correr a un perro.
recoger con las c á m a r a s corrientes, A\ impre- imaginación de Rene Leprlnce y a las exper- •—No, .señor ; no hay ningún medio — con-
sionar esla grandiosa producción, estamos se- tas m a n o s de unas monjitas que de la m e m o - testaron ios propietarios a g u a n t a n d o la risa
guros de que pondremos en el mercado algo ria de la santa h a n hecho un culto al q u e a duras penas.
que j a m á s se ha visto y que redundará en dedican su vida entera. Veamos en qué con- —Bueno, pues a m í me conviene que estos
beneficio de los cxhlbidores, así como de la siste el milagro, que de tratarlo m á s extensa- árboles tengan llores m a ñ a n a , y las tendrán.
industria en general, ya q u e la obligará a mente, podría dar margen a un bello cuento. No les quepa duda.
jjrogresar con el precedente que sienta. C u a n d o el director de escena Rene Leprln- Rene Leprlnce lomó su auto, fué al conven-
Por su parte, el director Arzcn, al firmar ce filmaba la preciosa película titulada «El to de Llsieux y encargó varios millares de
el contrato con la P a r a m o u n t para la i m - beso de la victoria o la Corte de Luis XVn, flores ¡)ara aquella misma noche.
presión de esta obra, hizo las siguientes'de- cuyo eiítrcno se anuncia para m a ñ a n a viernes, L a madre abadesa puso algunos inconve-
claraciones ; en los aristocráticos salones Kursaal y Cata- nientes, pero ante la insistencia del director,
—Desde hace años he seguido con Interés luña, buscando dicho director ]K)r los alrede- que no titubeaba en pagar cuanto fuera ne-
la pi-oducción de la P a r a m o u n t , admirando dores de Llsieux, encontró u n a deliciosa ca- cesario, puso el hecho en conocimiento de las
las grandes facilidades que [losee para la Im- sita que por su situación pintoresca y por hei'manilas, q u e se resignaron a no dormir,
presión de buenas obras. A! adquirir yo los adaptarse perfectamente a la época, respon- y antes de amanecer se presentaba ante la
rústica casita un camión cargado de flores,
y u n a hora después hallábanse éstas coloca-
das en los árboles.
C u a n d o ¡os aledaños se levantaron, su sor-

MARAVILLOSO presa no tuvo límites. Sus árboles se habían


cubierto de flor.
—María Teresa, María Teresa —• exclama-
ba el marido lleno de asombro—. El señor de
Y PRODIGIOSO INVENTO París h a hecho florecer los manzanos.
-^-Santo Dios — exclamó la buena mujer,
llevándose las m a n o s a la cabeza—, estos se-
LOS CABELLOS BLANCOS tomarán su primitivo color natural a LOS OCHO D I A S ñores del cine son peores que el demonio.
de usar el INSUSTITUIBLE ACEITE VEGETAL MEXICANO, PREMIADO GRAN PRIX,
CRUCES Y MEDALLAS. No mancha absolutamente nada y por esto se usa con las mismas La Famous Players-Lasky con-
manos, como cualquier BRILLANTINA. El uso de este ACREDITADÍSIMO artículo n o es
para teñir los cabellos de tal o cual color: es únicamente para devolver a ios CABELLOS
trata por tres años a Lya de Putti
BLANCOS su primitivo COLOR NATURAL, CON TODA GARANTÍA, hayan sido éstos Lya de PuttI, la famosa artista alemana,
RUBIOS. CASTAÑOS O NEGROS, sin que nadie pueda ni imaginarse que estén teñidos. ha firmado un contrato^ por tres años, con la
Se gorantiza también que no se caen los cabellos con su uso. Concesionario: E. SARRÁ. F a m o u s Players-Lasky,
Se vende en todas las perfumerías de España, Precio, 6 y 10 pesetas. Con uno de ios de Grifíith, el gran (ímetteur e n scéne», lia
, .,, a 10 pesetas hay cantidad suficiente paro un año de uso. escogido a esta bonita actriz para protagonis-
ta de su película i(The Sorrows oí Satam»
(((I^as quimeras de Salan»).

^^/^^^•-Fvvvv^v^A••^.'^vwv%^lVvvv^«%^vv.rtrtrtrtiV1•
lO ¿ép(/¿ari^ri
.w^APWVSArLPL ^n.-^^^^r.rt/uvv^r-'%vv^,^A•^í%AftrtArtrtrtAA.p^A.vw^A,p^^ir•í^^
í nuestros jefes declaró que todos los superla-
tivos que existen en el diccionario podían ser
APOPLEJÍA (feridura) aplicados con verdad y justeza a ((Tres hom-
bres malos».
P A R Á L I S I S
J. J. Parlíer, del Majestic T h e a t e r , Port-
fmiruo^eLTvTe.al Antiapoplético Berdaguer land, Oregón, comentó :
"Tres hombres malos» inauguraron la teni-
Con su uso desfii'iiriict;n rópidamcnlc los síntomas: hormigueos, dolores de calu'zn,
rampa, vahídos, falla de tacto y menioria, dillculltid Í'I hablar, zumbidos en ios ofdos, |]orada ayer en el Majestic. .Soy de la opinií'm
aueño frecnenle, sofocaciones, etc.- la s a n a r e se depura y su circulación es perfecta, lo de que uTres hombres malos» es, con mucho,
cual evita el ataque. Logrará reslaíi-iccrsc quien lo haya sufrido,
m á s grande que ((El caballo de hierro». El
¡Miliares de c u r a c i o n e s ! ¡Desconfiad de ¡oda imitación! público alabó entusiasmado la película. Sus
EN FARMACIAS, C E N T R O S DE E S P E C Í F I C O S Y D R O G U E R Í A S comentarios, favorables en un mil por ciento.
Prospectos gratis al LABORATORIO DE J . GONZÁLEZ NÚÑEZ El público ha hecho cola todo el día de ayer,
y hoy seguramente la hará latnbién. Los crí-
Calle Sepúlveda, 172, principal B A R C E L O N A ticos de los periódicos hacen de la película
reseñas adtnirabk's, .'\uguro que permanece-
rán en el cartel largo ticnipo «Tres hombres
malos», dando grandes benelicios.»
ECOS DE BARCELONA Nofíraii, de la que es protagonista el desajia-
rccido y genial actor Rodolfo Valentino, y Después de lo que dejamos dicho, no po-
(d^a viuda alegren, por la botiita Mae Murray demos menos de decir que España está do
. PRUEBAS DE PELÍCULAS y el nolabilí.t;imo galán John Gübert. y en los e n h o r a b u e n a , puesto que ¡(Tres hombres m a -
salones Kursaal y C a t a l u ñ a , uC'orazón in- los» sabemos que están ya en Barcelona, y
(.|ue la importante casa de csía plaza Hispano
''El Sol de Medianoche", de trci>ldo)i, por el excelente a d o r George
I'oxfilm, S. .'\. E., piensa lanzar dicha m a g n a
O'Iírien, "Por la Patria», creación de Jetta
la Universal Goudal, y tcLa mujer de los gimsosn, por |)roducc!Ón en esta temporada.
Louise Dresser.
En sesión do prueba, exclusiva para la Como se ve, lo estrenado en estos cines lia
prensa, se proyectó en el K u r s a a ! KEI Sol do sido interesante por la calidad de los Intér-
Medianoche», de !a Universal. pretes.
El asunto de esta producción, con ser muy
interesante y cautivar a los espectadores des-
E S T A F E T A
de la primera osceníi, es en realidad, lo m e -
nos notable de nEl Sol de Medianochen. La Lo que dicen tres empresarios
presentación, de extraordinaria magnificen-
cia ; el vestuario, lujosísimo y de f^ran efecto
n o r t e a m e r i c a n o s de "Tres Mnnii Yvi\ — Sinünndrr. — Vn. lo remifinio.s bl pri-
mer ni'irncrii i!p I;i ri'viüUi. iiiif rcrihin'i tKjriHiilnií'nti'
indas Iii.'í si-maiias, Ri'riliiiln ol ¡inp'irlc Ai- lii fiíis-
artístico por el buen gusto y diversidad de los hombres malos", de la Fox (•ripri(^n,
trajes que se exhiben, es lo m á s sorprendente
.íiwi' l.imndo (/líjo).—.IM/ÍII/ÍI.—THHK» «'H i'nciilii (|i)i'
y notable de esta película. la rcsoíia de esa película apareció en In Cn^nica dn I'a-
H e aquí lo que han dicho tres empresarios
La variedad de brillantes uniformes de la ria, y (pie uiu'slrn rorrü.epon.ial le .la d tlliiln cnn que
yanquis de esta gran producción Fox, que se s(} cstri'ui') en Franria. Irariucido lilerülmentó al espa-
corte imperial rusa, las toalctas de L a u r a ñol. Cclphrauios (jiie Ip haya riihidn a >r.'tl,Tjía el honor
estrenará pronto en n u e s t r a ciudad.
L a P l a n t e y la deslumbrante danza de las de que so prn.yeele i-sa pelienla en uno de sns r.inPK
Fred A. Miller, del Figueroa T h c a t r e , Los aiit.p.'! tiuc el resto de Espafui, .\uraiiecpniiiK .su ofreci-
joyas, son de u n a riqueza enorme. miento, de! que lonütinoK noía para ciíanrtí» lleuiie la
Angeles (California), dice : nrjisión.
Dlmilri Buchoweizki, que es el director de
iiEstreno "Tres hombres malos», inauguro
esta joya cínematof^ríifica. ha estado en esta .1. Poch. — Ciudad. — No ao.s deílir.aino.s al noiíneio
t e m p o r a d a esta noche con teatro lleno. Pro-
ocasión, como en t a n t a s otras, inspirado y de películas ni como protiaríores ni romo alquiladoreií.
clamada la m á s grande, la m á s sorprendente La misión de una revista no es e.'iu,
acertadísimo.
película del año. El póblico m á s severo de
En cuanto a la Interpretación no puede ser •li'iiii Campins. — Vilhimirm y Gi-llri'i. — EstimamoK
Los Angeles p incluso los críticos de la pren- en lo que vale su felidlarión. Lo que solicita no es
m á s exrelente. L a u r a L a P l a n t e , con su belle- posible, Oo inomento, pero lo teiidmuios en nienla para
sa, quedaron entusiasmados y maravillados euaiido nos decidaaio^.
za y sensibilidad artística, ha hecho una crea-
de su grandeza. Positivamente, es el estreno
ción difícil de superar por n i n g u n a estrella
m á s importante en la historia de las pre- KniPFfn S. I.OTdhahal. — Ciiidod. — \.«a dos prime-
de la pantalla. Muy bien P a t O'Malley, Ray- ros lo iiíMorirnos almrii. El lercero, Jtftro-fJoldwyji,
sentaciones cinematográficas de California. 1510 líroatUva.v, New \orÍi t'ity, y la e.ua.rtí, l'nivcriíal
niond K e a n e — el nuevo actor—, George
«Tres hombres malos» están caracterizados e Film f'íirporatioii, IGOD üroadwny, New York ('il.v-
Siegman, Cesare Gravina, Nina R o m a n o y PiihJ'i Ihilfíi, — J.rrídn. — E.-ia preFranta- ilel)e usted
Ínt:er[)retadüs do un modo excelente. William diriirirla a un centro de l'Madísfira. no a utia revista
los demás Intérpretes en sus papeles respec-
Fox merece felicitaciones mil por su tnás einematoftráfica. il'iirp no es ii>ile<i nadie pidiendo de-
tivos. t:ill.<s 1
triunfante producción.»
Ei gerente de la Hispano .American Film,
Eddie Diamond I del P a n t a g e s T h e a t e r , Jimnilo. Roiiirni. doiuíciliada en calle ili! Jordá, iiií-
seiior Torres, puede estar orgulloso de po- mero 11, 2.°, 2.', de Barrelona, .-ioliriía camliio de pos- '
Sait D a k c City, U t a h , se expresa de ía si- (ales con los ¡eclores de TOITIJ^U FII-M de toda España.
seer pi'oducción tan tnagnífica como «El Sol
guiente m a n e r a :
de Modianoche» para la temporada actual. /"-tirio fi'-TP.z. — Tlillmo. — Si quiere usted tomar par-
((Teníamos razón. La extraordinaria inau- le en nueatri) Coiie.urso. tiene que siijetarBe es-
¡ Ah ! Los títulos hechos con sobriedad y
guración concedida ayer a «Tres hombres (riclaiiienl.e a las liases que se puhlieaii en e;uia núme-
con claro conocimiento dn lo que ha d e ' s e r ro, y que no pueden estar tnás tiaras. T.éalaa con
malos», mostró bien a las claras a nuestro detención y se eníerará de que tiene que enviar diez
la literatura en el cine.
público lo que tantas veces con anterioridad hotetines de los titulados "íTenni) rmulifioiies para, ser
E t , ESPECTADOR SILENCIOSO artista de cine?", en uno <!e ¡os cuales escrihirá su
le habíamos repetido en nuestras propagan- mimlire y direfei(^n, y dos retratos suyíjs : uno en hiislo
das. Después de que una gran multitud vio y otro lie cuerpo enlero, en cuyo respaldo lia de espe-
"Los amores de un héroe", la película, la opinión general fué de que cillear su edad, estatura, ote, etc., tal y como se de-
talla eii la Base scRiliida del Concurso. íEs que no eslA
hacía falla tnás de u n a página d e periódico claro lodo esto?
edición L. Aubert para comentar y describir propiamente el
,líííJiiií?í /ím':; Gómez. — Uilhan. Exaela.nietite
valor de esta producción cumbre. U n o de ilíiial que al anterior.
También en el Kursaal se pasó en prueba
privada esta película, presentada por Fede-
ración Cinematográfica L a t i n a .

I CARTELES DE CINE •
iiLos amores de un héroe» está inspirada
en «Salambóii. de Gustavo Flaube'-t, con lo
cual queda dicho que se mezclan en esta pe-
lícula lo histórico y lo imaginativo, lo d r a -
mático con lo sentimental.
Acertada la labor de Suzanne de Balzac y i MANUFACTURA GENERAL DE IMPRESOS - LITOGRAFÍA
Rolla N o r m a n o , que son los protagonistas. REPRODUCCIONES DE P A P E L D E CARTAS^TAR- |
Teléfono
ARTe-CATÁLOGOS J E T A S y D E M Á S TRA- i
n." 674 G.
Proyecciones CROMOS - FACTURAS BAJOS COMERCIALES §

En el Coliseum se estrenaron itLa Hechice-


ra», por Ui gran Pola Negri, y ¡(Un sportman
de ocasiómi, del graciosísimo Hai-ry Langlon ;
R. FOLCH Villarroel, 223 - París, 130
BA RCELO NA
|
i
en el Capítol y P a t h é C i n e m a . '..El Águila

v^rt/^ArtJV^Aftinrtrt^•^^^i^%vvuv^rt,n.^/vwv^ftív^v^¿vvu
11
:v:;¿r^ir^0mm^cm^^

LA n O D A EN EL C I N
Las actuales innovadoras de la moda
Franciíi lia sido, duraiUe imiclios años, hre la senda trazada por las elegantes de ginal y bella dentro de la moda femenina,
la ix-iiia CIL' la moda. todos los países europeos y americanos. tiPIe ensayado bordar los bajos de los
lira esto allá por los años antcTÍores a N o ha mucho
la gran guerra, durante la cual Francia tiempo que esta
entura se sintió ñageUida por los días deliciosa m u ñ e -
amargos c]ue el trágico fantasma lanzó ca de n e g r o s
sí.)hre su inconsciente alegría de co(|ueta ojos y bruna ca-
m u n d a n a . Y fueron la desgracia y la ne- bellera, decía a
cesaria economía las que arrinconaron un revistero de
lus tonos Iirillantes y aquellas carcajadas un gran diario
de la seda con que las hijas de las Calías neoyorkino :
adornaron sus gracias y su alegre juven- (1—Todos los
tud, rienle y jicrfumada. días torturo mi
Nueva York, la incubadora de archi- imaginación pa-
millonarios, soberbia en su espléndida y ra lograr algu-
prolffica juventud, cuando vio a la vieja na novedad ori-
dama o l v i d a r
sus atavíos ri-
sueños, pre-
tendió colgar,
sobre sus hom-
bros atléticos,
la antigua le-
yenda de se-
das, encajes y
pIvimas q u e
a baii d o n a r a
a d o l o r i d a la
apesadumbra-
da m a t r o n a
europea.
L a s elegan-
tes y frivolas
dalias neoyor-
kinas sustitu-
yeron a las ale-
gres y exqui-
sitas rosas de vestidos con insectos y
F'raucia, y flores de oro y plata, los
pronto a q u é - sombreros extraordina-
l l a s , aprove- rios, el smoking para
chando la ex- señoras, y a pesar de
pansiva mani- eso no he conseguido
festación q u e dar con algo original y
tenían en l a duradero.
pantalla, mos- iilMi última creación
traron al m u n - consiste en unos tiran-
do sus extra- tes de seda verde bor-
vagancias de dados de oro y adorna-
nuevos ricos, dos con un transparente
saljiicadas de rosa, que se cruzan en
una gracia la espalda y sujetan
menos efectista, pero más natural que la una falda de hechura
francesa. sastre.
Las grandes (ivedettesn del cinema fue- ))No me importa que
ron las primeras creadoras de este nuevo crean quiero copiar el
reinado de la moda, y entre ellas señaló- atavío masculino que,
se de nianera especial la bellísima Gloria a pesar de todo, si le
Swanson y Constance T a l m a d g e , a las presta su encanto fe-
<|ue todas las elegantes de los listados menino la mujer, no
Unidos iban a admirar en sus films para ha de salir ¡lerdiendo
copiar sus encantadoras Ktoilettes», o el en la contienda.»
modo como habían sido cortados sus ca- Quién sabe si no tar-
bellos. daremos mucho en ver
()tra de las grandes estrellas, cuya ima- a las elegantes de casa
.ginación se halla siempre ocupada por el luciendo la nueva moda
deseo de ser genial innovadora de la veste nacida en la imagina-
femenina, es Gertrude Olmstead, una de ción volcánica de Ger-
las más lindas ñores de Hollywood, que trude Olmstead.
parece querer marchar, sui^erándolas, so- M i s s GLADYS

vv-^^^v^ArtrJv^.^rtrtAíSí^•.vv^JVVvu^AA.^rtA.•\rtAAíVl
12 (^puBí^í^
I Musco f o t o g r á f i c o de Popular Film \

• - ^

•4

TINA ME LL ER
la gentil artista española que interpreta el papel de la bailarina Sangarra en la grandiosa
producción cinematográfica, ''Miguel Sirogoff o el Correo del Zar"
í.
U 13
^^vwv^w%A^srjvwvu^w^^ftJVir^vw.v^rti%ww^vwi.%rtí^^^v^ vA'vuvuwv%.'v^wwws.wu^wwv«'ww^j%^«vwb

L E J% EL
El centenario de "Joy-Joy" revistas españolas dentro del r a m o cinema- Eldorodo: "La s e r r a n a " ,
tográfico.
y la verbena del Cómico Deseamos sinceraíoente a uFotogramasi» la de Luis f. de Sevilla y Anselmo
Carreña, m ú i i c a del maesíro
C.
Sabina,
larga y próspera vida Cjue merece.
La revista «Joy-Joy» se ha licclio centena- Lo mejor de uLa Serranai) es e! diálogo,
ria, Cuino sus liernianari (¡Yes-Yesji, ¡(Kiss- ESTRENOS que está hecho con soltura y con gracia.
mei) y (lOul-Oiii". i Pero q u í ct'ntcnaria tan Pero el diálogo no basta para que una obra
triunfe de verdad.
atractiva, simpática y encantadora, lector! Tívoli: "Pero... ¡si yo soy mi Los señores F . de Sevilla y C. Carreño, si
¡ Qué jiiveníud y belleza hay en ella ! i Cómo
ha sabido cimejcccr la muy picara, sin Ih'gar hermano'', de Manuel Abril querían situar en .'XndaUícía la acción de su
a vieja ! Y lo m á s peregrino del caso es que comedia, debieron llevar a la escena otros
VA título acusa el carácter pirandelíano de tipos menos conocidos e hilvanar un argu-
piensa tirar en los carteles otra larga tempo-
la farsa. Sabido esto, ya no puede parecer- mento que ofreciera algún novedad. P a r a
rada, sin jierder su encanto, su lozanía y su
nos disparatado ni absurdo n a d a de cuanto h.acer lo que otros autores han hecho ya cien
gracia.
ocurre y se dice en «Pero... ¡si yo soy mí veces y algunos de ellos con singular donai-
Pues sí, el viernes por la noche, esta bonita h e r m a n o ln
revista celebró su centenario con todo esplen- re, no valía la pena de escribir una obra. Si
Manuel Abril se ha dado buena traza para los autores jóvenes o noveles no tienen in-
dor. Y tenemos que confesar que nos gustó
a n i m a r su farsa dentro de este molde teatral ventiva para trazar un asunto, si son inca-
más que nunca.
de tan extravagante forma. Los dos actos— paces de descubrir nuevos tipos en la región
'I'omaron parte en la simpática fiesta Pfo II cuatro, si así os parece — de que consta la
Daví, los Maury, Isabel y C a r m e n Delgado andaluza o en lá que sea, dejen quieta la
obra, van pasando por la escena entre bur- pluma porque lo que necesita el teatro es re-
y ríüiielti, las, sátiras, filosofías y trucos. Los persona-
lil público rebosaba o! teatro, y finalizado novarse, no repetirse indefinidaniente en
jes ¡Jasan el tiempo buscándole tres pies a! asuntos y en tipos. Dialogando con el gracejo
el lirillante ])rograma, que aplaudió en todas gali), igual que en las obras de Luigi P i r a n -
sus partes con enlusiasmo y largura, no se y soltura con que dialogan los autores de «La
dello, Serrana", es lástima que no tengan una vi-
movió de sus asientos liasla que le dirigieron
Si es esto sólo lo que se propuso Manuel sión más personal de Andalucía, en- la que
la palabra Paco Madrid, Braulio Solsona,
.\bril a! escribir «Pero... ¡si yo soy mi her- sitúan la acción de su coinedia.
Kijsita Rodrigo, Salud Ruiz y Amalia Pa!au,
i n a n o ! >), lo ha logrado plenamente demos- De la partitura puede decirse poco m á s o
Todos ellos tuvieron un recuerdo expresivo
trando po.seer un ingenio sutil e irónico y menos que del libro.
V cariñtiso para Manolo S u g í a ñ e s y cuántos
ima gracia de mejor ley que la de los aslra- L a s decoraciones de Morales, sobre todo
le han acompañado en su jira';irtfstica a M i -
ha ¡lis I as. las dos del acto segundo, están muy bien en-
jico V Cuba.
E\ público escuchij con agrado la farsa, sin tonadas, son magníficas. No se aplaudieron
Finalizada la función, se celebró la verbena sorprenderse mucho de lo desconcertante de
en la platea del teatro, l*\ié una ndta de color como se debieron aplaudir, la final especial-
la acciém y del cüálogo, en el que no faltan las mente.
brillantísima. Los palcos se engalanaron con piruetas intelectuales.
la policromía de los mantones de Manila y tjallegu creó su lipo de un modo colosal.
La compañía del Tívoli con -Amalia Sán- Las tres Amparos : la Romo, la Saus y la
so!)re todo con las caras bonitas de las girls cliez Ariño y Alberto Romea a la cabeza, in-
del Paralelo y con las de m u c h a s artistas dé Alarcé>n, estuvieron admirables. La primera,
terpretó la farsa de un modo excelente, cosa plen.'i de faculuulcs ; la segunda, compuso un
lodos los teatros de Barcelona. nada nueva en ;irt¡stas de su categoría. tipo grai-iosísimo, sin exageraciones ; y la
líl arte, el periodismo, la literatura, la bo- Como fin de fiesta actuó Deríias. Y aqm' úllima cantó su romanza tlel acto segundo
hemia elegante, estaban dignamente rcpre- de la frase pií-andeiiana, ¿ D e r k a s es Der- como los ángülL's, bien que ella lo es — un
sentatlos en la alegría verbena- del Cómico. kas, es otro, o quien es DerUas? ángel — por lo atractivo de su linda perso-
Paco Madrid y Braulio Solsona. hicieron
M. S. nilla.
cumplidamente los honores a los invitados a
la liesla, que, ¿ h a b r á que repetirlo?, fué Miret no me convenció esta vez y h a s t a
agradabilísima y simpática en extremo.
Español: "¿A qui li toca?", podría poner ciertos reparos al modo que
de Luis Qrimjoan y Antonio tiene de decir su papel, sin sentido de la frase
ni de la situación.
El homenaje a don Joaquin Perca Hubo aplausos al final de cada ¡icto, se
visó un número y el público hizo hablar a los
ii¿A qui li toca?», es un vodevil con todas
Freíxes las ttí^ravaittes; es decir, un vodevil de los de
autores, A pesar de todo ésto, que no se pro-
dujo con la espontaneidad que se produce en
la casa y para el público de la casa.
Ei viernes por la noche, en el rcstauranl los éxitos verdaderos, no modifico ni una pa-
Diálogo picante, escenas escabrosillas,
Patria, fuvo lugar el banquete <m honor de labra de las que üevo dichas. GAZEL
iiLlcshabillés» que encalabrinan, etc., etc.
nuestro querido compañero en la Prensa, Los artistas del Español, triunfaron plena-
don Joaquín Frei.\es. mente en la interpretación de esta obra, cosa Nuestra portada
.Más de cien comensales tomaron asiento que no puede sorprender a nadie, pijrque no N o r m a T a l m a d g e , que aparece en la por-
en torno al homenajeado, dándole así una es nuevo. tada del presente número, es una de las ar-
prueba de compañerismo, de afecto y de ad- .'Vtlmir.ables \'isilacié)n López y las señoras tistas m á s célebres y m á s bonitas de la pan-
miración, i)oi- ia labor realizada en su revista Hernaez y C a m b r a , así como los señores talla. Pero esto no tendría m á s que un valor
11 Arto" y Cinematografían, d u r a n t e diez y Santpere, Nolla, Bergés, Arteaga y Giménez. relativo. Lo m á s digno de admiración es la
siete afíos, en pro del cinema. El público se deslortiillú de risa, con lo que espiritualidad artística de N o r m a T a l m a d g e ,
O u r a n t e la cena, muy bien servida por el vodevil se reafirmó por una temporadita por lo que esta linda mujercita tiene infinidad
cierto, el maestro Suñé, con su orquestina, en el cartel del Español. de admiradores fervientes y devotos.
interpretó brillantemente varías piezas de
música, que se aplaudieron con entusiasmo.
A los postres varios comensales hicieron
uso de la palabra enalteciendo la figura íiel
liomenajeado, que también pronunció un dis-
cursd (le gracias y lie ratificación en su obra.
KALMINE
K\ señor Krcixes y los organizadores de su
EL M E J O R S E L L O
b.-mquete pueden estar orgullosos del éxito CONTRA EL D O L O R
oijienidí). . . , .
Laboratorio P. METADIER
Nuevo colega T O U R S
De venia en todas las buenas farmacias
l i e m o s recibido el tercer número de la re- y droguerías de España,
vista madrileña de cines nKütogramasn que,
poi' su lujnsa presentación y por la calidad DepúsitQ general para España: Establecimientos DNLMAII QLIVERES, S. H.: Paseo Industria, 14, BarEelona
de sus informaciones, es ima de las mejores

í
14
£3^
Argumento de la semana
Programa L. Gaumont
Interpretada por Ivan MoSJOukine,
Naialm Kowanko y Tina Mellcr.

comerciante de Irkutsk. Debido a esa especie de cama- mado... y Miguel Slrogoff sintió sobre su rostro la ca-
radería que da el hecho de ser compañeros de viaje, ricia do una mirada dulce y ¡lenelrante; ana do esas
Eli lü cíilma lie la noche estival, cl Kremlin de AIos- a las pocas horas Nadia y el comeicianto Korpanoíf miradas que nuin'a pueden olvidarse.
vou liundiu en cl cielo la altivez do sus ctipiiliis, cuyas eran dos eNccleiite.s amigos.
ici;liiH ;iuiija.-^ ¡larecían querer alcanzar las lairiaiiaa tJe Al llegar a la gran ciudad i'roiileriza de Nijni Nov- 11
fiílrellas que refiüsíuii [jutciitcs en la búveüa azul. gorod, cuya feria anual reúne dentro de sus muros
No ie.iíjs de allí, en c! pulucio nuevo, residoncia del a la mayoría de los mercaderes de Oriente y Occiden- Al llegar a la aldea do Icliim liubo que renovar el
Zar, los iii'iaiorosos zapalitos feíiieninos y las charola- te, la multitud de pasajeros que poblaban los andenes tiro con lo-s itnicos caballos que quedaban en el po-
das biiUi.s Ue iiioiUitr, trenzaban los pasioít de la «Pulo- de la eslacióa, sup"o con espanto que acababa de ce- blado. Kl traidor Ogareff llegó también con el mismo
jiesii", Kl Salón del Tniao, iluminado [lur ortisticos rrarse la troniera siberiana, fin el despacho do pasa- propiíilo, y pretendió quedarse con los caballos d d
iMruli'lubros, cada uno de los cuales era una olira macs- portes se negaban en absoluto al visado de los mismos. joven correo, a lo que éste se negó resuellamente. De-
Ira de orlcbreria, apa recia esplendente y suntuoso, I.a situación de Nadia no pinlla ser más aflictiva. cidido a que en aquella di.scusión triunfara el más
ofreciendo cl asppcto de uno de esos palacios do ma- Jlallábase .sola y casi sin recursos en un lugar para fuerte, el traidor le quiso obligar a batirse, y como
ravilla relatados en !(i3 cuentos de «Las mil y una ella completamente desconocido. I'or las rosas do sus Miguel StroRoff rehusara, Offarefí lo cruzó la cara con
noclies". mejillas, resbalaron lentas las amargas gotas de rocío su látigo.
El periodista Alcides Jolivcrt, corresponsal de varios del dolor. En aquel instante salió de la oficina Nicolás Ciego de ira iba el joven a lanuárse y triturar en
periódicos franceses, temperamento nieriflioiial, vivo e Korpanoff; cuinpreadiú la desesperación de su adora- sus manos al bandido, cuando cruzaron por su mente
ingenioso, que hubiera muerto de pesür si le hubleíioa ble compañera de viaje, y como su pa-'^aporío le auto- las palabras del Zar.,, «olvidarás tus sentiniieiitos lo-
(ibHiíadi) a lomar la vida en serio, babiaso situado en rizaba para viajar con su familia, llevó consigo a dos",., y en aras do 'a patria, sacrificó el de la dignldaJ
mío lie los amplios ventanales iiue daban al Salón del Nadia haciéndola p;isur por su hermana. ante la mujer amada.
Trono, desde donde se duminaba perfectamente el des- I.a herniosa joven BII))O corresponder con una mirada Nadia tuvo entonces la revclaeión de que algo que
lüíiibrador conjunto, y con su carnet de notas en la llena de gratinid, roa una dulce mirada que fué a podía muy bien ser un DEUER imperioso, ponía (reno
mano, mitas que iniuedialamenté debían emprender clavarse en el corazón del correo del Zar, el inmenso al valor proi>ado de su coiupañcro de viaje, y recordó
loca e invisible carrera por los iiilos leleRnifieos, apun- favor qui; éste le hacía. las palabríus de los gitanos: "Un correo del Zar ha
taba : "iíl Zar en persona lia abierto el baile". De quedarse Nadia Fedor en Nijni Novgorod, en .salido de Moscou para Irkutsk».
El Zar Alejiíndro 1!, a duicn todos sus subditos, si- cuya ciudad no tenía a nadie á quien recurrir, su si- J-a villami acción de Ogareff había enloquecido de
(Tuiendo una traílición secular, daiían el nombre do tuación se habría agravado angustiosameiite. El rasgo rabia al capitán Slrogoff, que procuró retener la TL-ÍO-
l'adi-e, justificaba el ealilleativo, ya (pie ti>d;is sus del capitán Miguel Slrogoff, que ella creía de buena noriiia del traidor para ca momento más propicio que
eiierijius y ufanes 'as dedicaba al mejor gobierno de fe un comerciante de Irkusk, pues jamás lo había visto aquél, y cuando ya liubiiT;i cumplido con la misión de
los ftiiyos. hasta entonces, conmovió profundamente BU alma. 1' que le encargó el Zar, demostrarle cumplidamenle que
Todo lo que Alcides Jolivert tenía de lÍRero y fri- le admiró más aun, la sencillez con que su compañero no era hombre él que se dejase dar latigazos, y ni
volo, teníalo de solemne y reposado su fleaiálico colega de viaje le brindara piolecrióii para que pudiera llegar siquiera que tolerara ser importunado.
Hitrry Ulount, corresponsal del importante diario lon- a su punió dé destino. "iQué concepto tan deplorable habrá formado de mí
dinense "Itail Teiegruph". Con su carnet de notas en la hermosa Natlia 1" — pensó Miguel—. Pero no era
la mano. Uarrv iba también anotando: -Es tan grande asi. Va bcimia dicho que lo único que suiniso la joven
el alractivo del poderoso monarca, que, a su alrededor, es que su compañero di viaje debía tener rozones muy
todo el mundo se siente dichoso". Dos días después, en un vaporcito que se deslizaba poiietosLis para no haber repelido la agresión, toda vez
Estaba la imperial hesla en lodo su apogeo, cuando, lento, arrastrado por la corriente del caudaloso Volga, (¡uc ella lenia la prueba reciento do que era un mozo
cl genera! Kirschoff, uno de los liomlire.'i de confian/a las contadas personas i[ue por circimstancias cspeciali- bravo y digno. Así proi'uró decírselo en una larga mi-
del Zar, i)enelrü en el salón, y llamando aparte a Su simas habian conseguido autorización para salir de rada para tninquilizarlu.
Majestad, comenzó a comunicarle las inquietantes no- líu'iia, proseguían su camino hacia Sibcria.
ticias recibidas de Kiberia. Nadia no se separaba \m numiento de "Sa liermano».
Alcides, situado en su estratégico observatorio, inten- por quien sentía casi veneración. Le agradecía con
tó con BU Denetrante vista no perder ni un solo gesto, |(ida i'l al el inmenso favor reciliido, y notaba quo Algunos días después de estos hechos, Ogareff llegaba
queriendo traducir por elios las palabras: Ilarry, por una fuiTza .siiiieriur la ligaba al desconocido, cuyos a Tonisk y se ponía al frente de las bordas acaudilladas
su parte, había aplieado su finísimo oído tras una adcniaiios desenvueltos y correctos modales, revelaban por el Emir Peofar, comenzando acto seguido a ti-azar
cortina, y procuraba no perder ni una sola silaba del en lodo momciito el alma de un hombre su))crior. Con- el plan i>ara atacar a la plaza fuerte de Omak.
diálogo. .sideraba la joven que aquel hombre bueno y desinte- Nadia y JÜguel dirigíanse hacia Omsk a bordo de
i.i) que el general Kirsrlioff comunicalia a Su Ma- resado tenia algún derecho a conocer su vida, los una lancha, cmnido de súbito so vieron atacados por los
jestad, justillcaha, sobradamente, la cólera do ésto. La motivas de su viaje, y le contó su historia. tártaros. El joven luchó como un héroe, pero viendo
milicia era trrave, gravisima. Tanlo, que podía tras- Entre los viajeros del barco figuraban los dos perio- que, dada la aiilastante superioridad numérica de los
lomar la vida de Rusia y aun poner en peligro el distas y una troupe de gilanos, cuyas alegres danzas enemigos sólo podía encontrar la muerle, huyó a nado,
iroiiii. ponían una nota de color en la monotonía del viaje. yendo basta unos cañaverales donde quedó sin cono-
V,\ traidor Tvan Oiíarefí. un coronel degrailado por I,a líitana Sangarra, con todos los vicios y defectos do cimiento, a causa do la gran cantidad tío sangre ver-
Sil Alte/.a el Gran Duque, liermano del Zar, había cua- su raza, ocultaba un alma de espía bajo su cuerpo ágil tida por las heridas recibidas en la lucha.
scgaido evadirse de la fortaleza de Polstock, donde de bailarina, AHÍ mismo, a bordo, disfrazado de gita- Recogido por un pobre pescador que lo atendió con
cumplía su enndena, c inteiitatia unirse con e¡ Emir no y conduciendo un oso que hacia las delicias do la cariño de ¡mire, después do algunos días de íiobro y
feofar Khan para dirigir la iiisuiTección de los tárta- cüiiciirrencia, iba el traidor Ogareff., a quien los es- delirio, Miguel Strogoff despertó nuevamente a la vida
ros y apoderarse de Irkutsk, la capital de Sibcria,' pionajes de Sangarra iniereaaban protundainente, entre las pandes de una isba {choza) miserable. Inc;i-
donde a la sazón, y encargadu del Gobierno General Nicolás itorjtanoff, quo escuciiaba atento iaa confe- paz de dominar la iiiqjaciencia que lo devoraba, tres
de aquel inmenso territorio, residía el hermano del siones do Nadia, sus|)em!ió por iin momento su aten- días después, a pesar de e.'itreniada debilidad, em-
emperador. ción; a dos paso,^ de ellos, tras unos fardo.s, un hom- prendió nuevamenlo el camino hacia Omsk, donde re-
Los tártaros habían cortado los hilos del telésrafo, bre y una mujer sostenían un diálogo interesante: .sidía la bondadosa viuda Milría Strogoff, una valerosa
y iiu había medio lie prevenir al Gran Duque. I'or - H a y malas nolicías — murmuraha ella—, lie oido siberiana, pura quien la única ilusión de su vida eran
consiguiente, el Zar dispuso que partiera inmediata- decir que ha salido un correo del Zar,.. las visitas que de tarde en tarde le hacia su hijo
inente un correo, un liomhre astuto con templo de —ó Un correo del Zar'r — contestó él—. Eso es gra- Migue!.
acero, capaz de sacrificar la vida y los sentimientos ve,,. Hay que impedir que llegue, sea como eca. Podría Cuando éste llegó a Omsk, los tártaros, siguiendo las
todos ante el sigaifirado do la palabra DEllElí. desbaratar "nuestros proyecta?».., órdenes de Ogareff, atacaban la ciiidarf por el norte.
jíl jíeneral Kirsclioft abandonó por un momonto la Nailia no prestó gran atención a las palabras que Nadia había logrado escapar de sus verdugos, y vagaba
estancia, y volvió llevando consigo ni valiealo capilán tanto impresionaron a su amigo i éste, cu cambio, sin rumbo, llena el alma de dolor por creer muerto al
de !a Guardia Imperial, Migml Strogoíf, señalado por comprendió que el enemigí* se iiallaba más cerca de lo valiente y abnegado Nicolás Korpanoff, su hermano
el destino para el drsenipcño dn aquella importantisima que creía, y decidió obrar con la máxima prudencia. de unos lilas, que tan generosamente se habla portado
misión, líl Zar miró deleruiiami'iite a su correo y le Algunas horas después, los Montea liralcs, esa in- con clia.
entregó la carta que acallaba de escribir el general, mensa cadena de montañas que se alza como una niu- Además, justo es decirlo, aunque !a gentil muchacha
enterándole al mismo tiempo del contenido, por si las lalla eiitri' la civilización oriental y occidental, ofrecía no se atrevía a confesárselo a sí misrua, sentía por
circunstancias le obligaban a destruirla. a los viajeros la imiKinente majestad do sus elevados Miguel Strogoff, Nicolás Korpanoff para ella, algo más
—En esta carta — manifestó el Zar a tiempo que la picaclios. que ugradeciniiento ¡>or grando que ésto fuera.
entrejíabn — digo al Gran Duque que el ejército de A jiesar de quo cl tiempo amenazaba tormenta, Na- Por esta cansa, la idea de que su compañero de viaje
socorro que Nos enviaremos, se bailará a la vista de dia y Miguel, alienas dejaron el tiarco. alquilaron un liabia Iiallado la muerte en circunstancias trágicas, le
Irkutsk el 84 de septiembre. Sé que eres oriundo do tárenlas y emprendieron nuevamente el camino. Detrás torturaba más aún, liasta barrenarle el cerebro.
Mberui; que tienes allí a tus padres, a tus amigoB... de éslos iban los pcriüdistas, que menos afortunados it.'nánlo habría da'.io ella por salvarlo! Pero pobre
A lodos debes evitar para no sur reconocido.,. ijue sus compañeros, sólo pudieron conseguir una mo- mujer, sin fuerzas y sin ánimos [lara empresa tal,
Miítucl Slrogoff tiabía escuchado con suma atención desta lelega. sólo el recurso de llorar al desaparecido le quedaba I Y
las palabras del Zar, procurando grabarlas en su mo- Al llegar .cerca de la cumbre, estalló violenta la con estos pensamientos, harto lúgubres y dolorosos, pro-
mona. i.1 capitán Strogoff, que era uno de esos milita- tempestad, l.os eslamiildos de lo* truenos, que en las siguió la marcha a través de les campos de lucha y de
res bravos, decididos y de férrea disciplina, prometió oquedades de la.s .montañas adquirían cl fragor de un muerte.
solemnemente euniplir en todas sus partes lo que Su terremolo, espantaron a los caballos del tárenlas, que
Majestad le ordenaba. emprendieron loca carrera a travos de aqunl camino
El Zar, luego de ordenarle cuanto había de hacer, bordeado de abismos. Viendo Mi;rucl Slrogoff que el
lo despidió con un gesto carifioso, quedando muy com- anciano cochero resultaba impotente para contener a En la ciudad, por lodas partfs, eii las calles y en las
l>laciilo de la elección que había hecho. Quedó, pues, los animales desiiocados, empuñó.las riendas, logrando casas, extendía su manto rojo el dolor de la guerra,
tran([U¡lo, por lo que respecta a la loiillad y decisión dominarlos a tiempo que la fuerza del huracán arraii- líewde que comenzaron a llegar los primeros heridos,
lie su correo Sólo faltaba tiuc la suerte acompañara a! cali.i un árbol y lo precipitaba en medio de la ruta. la suntuosa morada de María Strogoíf quedó convertida
emisario. , En aquel momento oyéronse, no lejos de allí, unas en hospital de sangre. ,
A! día diguiente los periodistas Alcides y Harry to- voct's (|ue demaiidalian socorro. Eran los periodistas, l':ii las afueras do la ciudad, las aguerridas tropas
maron cl tren con dirección al campo de batalla para eu.yo veliículo se había partido en dos. Miguel Slrogoff luchaban con denuedo contra las salvajes hordas coni-
sofíuir de cerca los incidenti's de la lucha y comuni- dejó a Nadia al cuidado del cochero, y corrió hacia puestas por miles y miles de hombrea, en tal cantidad,
carlos a sus diarios respectivos. domle partían las vo<-cs. que no parecía sino que brotaban de la tierra. Supe-
Ün un departamento contiguo al ele los periodistas, Las fieras habían sido arrojadas de sus cubiles por riores en número, los tártaros comenzaron a apoderarse
viajaba la linda joven Nadia fedor, protagonista do la tempestad. I.'n oso, que visto a través del prisma de la ciudad... La multitud bula despavorida. Entre
un drama callado y recóndito. Su madre habla muerto del miedo, parecía una montaña, -ivanzaba recto hacia los fugitivos hallábase la infeliz Nadia, y quiso la ca-
días antes, y ella, al verse sola, recurrió a todas las Nadia. I.a joven le disparó un tiro, pero la hala ni sualidad que en su huida fuera a refugiarse en la casa
fuerzas de su voluntad para trasladarse a Sibcria, al siiiuiera consiguió hacer un rasguño en la piel del de María.
lejano Irkutsk, donde su padre había sido deportado animal, que se adelantó hacia ella extendiendo eu Aquella noche, el joven correo no pudo resistir la
dos años antes por delitos políticos. descomunal zarpa. tentación de ver cl hogar materno, aunque fuese desde
Krentc por frente a esta hermosa doncella, y re- En aquel instante critico acudió Miguel Slrogoff, (luo fuera, y pegada su frente al cristal de una ventana,
creándose en la contemplación de sus bellos ojos, iba rápido como cl pensamiento, so abalanzó sobre la fiera estuvo tiuranle un buen rato coalemplando a au ma-
cl capitán de guardias Stigue! Slrogoff, cuyo pasaporto hiiiidi(;ndiile su ciicliillo lia,sta la empuñadura... Cuando dre que,, ayudada por Nadia, se multiplicaba ¡lara
so hallaba extendido a nombre de Nicolás Korpanofí, Nadia se hubo repueslo, el oso yneia a sus pies inani- atender a todos los heridos instalados cu cl gran salón.

'^'^'^'^rtrtftrt.^v^rt^n^^^n^w^v%ft^wwvw.A^Wi
:•.::••;,• 1 5
ilrl Miilir daliimyi) trrandüs licistat; en cclcliración de las
úJlirnas vicInrJ.TK. l'm'.sUi jmr Ofrarcff al c i ) r n ™ t e úo
lii riiii' iiiíiirría, el Rn]ir reguírii) el C o r á n , y uncís sa-
i'críiiites Jilirieron el libro s a n i o , s e ñ a l a n d o el c a p i t u l o
(¡uc ciicla las; pmias liara Ins i s p i n s y (raiiiori'S.
—111 drtio so d e t e n d r á al a z a r solni' uno de los ver-
siVnlo.s, y ese versículo s e r á su s e n t e n c i a . "Sus ojos se
o i c a r e c e r á n como l a s cslrollns hujo !¡i n u b e , y na verd
m á s laíi rosas (lo la t i e r r a . »
—Hspia ruso... TTns venido a ver lo q n e s u c e d í a en
nupstra,s líiiejis...—í'Xí'.iaim'i el eiiiir mostr¡iiidolo la son-
lencia—. :l/¿rii con toda la fitfli-a de. lux njox, mira.
Deiilru de iiims inuijuinlos, tu v i s t a de.iíirá de p e r c i b i r
p a r a sieiii|)re la liiv;.
I l a r r y y .loliverl,, lÜjreH y a pnr su condición d o pe-
riüdÍFita.s, no p u d i e r o n ri'íifilir (an r e l l n a d a o n i e l d u d , y
iieiio.s de Imrror, a h i i n d o n a i o n a q u e l i'amiw d e !)avbarie.
N':HIÍ:I, q u e Diiierlü de a n s i e d a d nsistiii d e s d e lejos a
!M e.-eeiía, jiiiíj'tuilia en vano por r o m p e r el e e r c o <Je
los i r a a i r l i a n e s p a r a a n r e a r s e al Intrar del suplicio.
.Mijria'i SlroíTiirr, lij-'ado a una d e la.s cohiiiinas de
la iinrieiis;i lieinla del líuiir, lieiiila ((Uií por s» ttr.iii-
M.-iiTit uW-ú lili iiii-nii il<i la viwla, y vi > en un siu'fiu diiisiihid |)íirei'i:i na iiimi'iis<i palaeio, veía con dolor, meii/ó a caniiiiur por la .-^elva siíriiiendo l a s iiidiracio-
(Ti'.vi'i vi'j' Miili* si ;i s aili<r:tilo .Miiriu'l... Mr:!!' M-I'IH-ÍIÓ pi'ro sin ami'iireiilarse como los verdiiírus, [irovisUis i¡e iies de ella. I.leiíó mi m o m c n l o en ijue .V:ulÍa. vencida
l:is tiíiliilira.s drl Z;ir... it'vilürás a liis ijadrcsn... y snliii lili lujoso l'niseni lioiidc a n l u i i i m a d e r a s a r o m á t i c a s , por el s u e ñ o , cerró s u s pár))ados, y g r a c i a s al ruido (|iie
a liiicii piisii ili' ai|i]i' lii[;ai' diiiiili' di'Jalia tiuilus i'o iliaii puniendo al rojo los liierrus q u e deliian iritroduiíT hiciera el paqiielí' ipie se de.'ipielidió de s u s m a n o s cu
ciierdos (pieridos... Marf;i quiso eerciorurse de si aque- por s u s ojos. el iusl.inte crílico, iiü se cierruiidiaron a m b o s por un
lla fijíura era ilii.^oria o real, y a toda prisa salió t r a s -Mini i'nn hnU¡ ¡n ¡'irizn dr liis ojos iianí- cnií- biu'ribh; preciiiicio.
el jovial dándole a l c a n c e en una p o s a d a , en la cual 6C líiilr al Zfir Ui ifiic liii^ c/^/o • d e i i a l e el feroz E m i r . l'Jii este interri-trmí, el Iruidia* llgareff, a u x i l i a d o ¡jor
h.'iMahaiL aljíunos espi;is y solihidos t á r t a r o s . —.Madre—exclaiiió .MÍKIU'I—. I'uiile di"la¡i(e de [iií... S.aiiKán-a, dab:t ú n l e m ' s a su e j e r c i i o , Mslaha p r ó x i m o
Vieiulo que el liijo no se i i r e r i p i l a h a en s u s b r a / o s , í}in- mis ojos se i ierren m i r á n d o t í ' . a llegar el e j é r c i t o de soi-orm a n u n c i a d o en la c a r t a
.Mnrla fué liacia él. I.a infeliz m u j e r , IIIIUTIÍI \le diiior, se arrndilló a n t e del Z a r y er,[ preci,-o apoderar.-^e de la c i u d a d a n t e s de
^ I l l j o mió... .Miiíuel. « ' ' e r o es ipie no ahriiZ-is a tu su íiijo... Al ver ;t los vi'rdiiKos emimímiido los liicrros, (pie se ;icerc;traii his I m i i a s a u r i s t a s . L a g i t a n a San-
madre r dio un irrü.o desi;'arr:idiir y r a y ó a l i c r r a v.onw u n a g;irra recibió un paiiel a r r o j a d o por ei t r a i d o r desde
— T s l e d se equivoca, s e ñ o r a . . . Vo no soy .su h i j o . ,Me )jia.-:i ¡ih'ite. l-!ri aipiel inslaiite s u p r e m o a p a r e c i ó una de l a s ventaiia.s d e ])alacio.
llamo Nicolás Korpanoff, y -soy un c o m e r c i a n t e de Ir- Nailia... lili diidio ))aiiel se d a b a n las i n s t r u c c i o n e s n e c e s a r i a s
kutsk. — .Mijriiel, íliKue!... Soy yo... Iii N a d i a . . . Brsile a l m r a , p a r a el a t m p i c . f'i > iirimcra |irov¡deiic¡:i, los t á r t a r o s
Mliriiel Stroiíofl' inentia iior iirimera vez en su vida, ruis ojos s e r á n los t u y o s . d e b í a n r o m p e r los depósitos do |ietroleo s i m a d o s a ori-
y a su m a d r e , lo (pie m á s aiiniiía en el m u n d o , pero no I,a rriielisiiiia escena lui lialiía conmovido a n a d i e , llas de! riii C á n d a r a , (pie a l r a v i i s . i l.i c i u d a d de Ir-
s i n t i ó rcpin^nancia moral por .Hiuidla ineiitira, iinrqiie exceplu ¡i .Mari';! .Slroirofl', qiai se d e s m a y ó cumii liemns k i i i s k . Mii-nlras los s i t i a d o s se d e d i c a h a n a e x t i n g u i r
e r a iiece.sari;L, imiircscindihle, ¡lara •• plir las órde- dielui. y ;i Xadi;i l''<'dor, ipie culi ai|t)ella iirumcsa sa- el incendio, los t á r t a r o s a t a e a r i a i i la c i u d a d , y, en pocas
nes que le diera el Zar .a ipiieii h.iliiale p r m n c l i d o lida lie lo m á s liondu y )iiiru de su a l m a , quiso d e m u s - h o r a s , t v a i i Ogareff .sería el d u e ñ o d e Sillería.
ciiiui)lir¡as al pie de la l e t r a . I r a r al desdiciíaLlo .Mifiin'l loiio el a m o r (pie a r d í a por MI |)laii se reali/.ó tal como el t r a i d o r lo liabía con-
l,;i hi>ndadosa m a d r e i-oinjireiidió ¡pie aliro m u y líra- fl deiilríi de su pecho y tpie h a s t a aipii'l i n s l a n l c Irá- cebido ; ICt mismo a r r o j ó desde su iialcém la a n t o r c h a
ve dchi.i o c u r r i r a -u lii.io p a r a que ,isí reiieíiase de líicu lo liaiiia niailt.avio c a i d a d o s a m e i i l e por [ludiir j - que p r e n d i ó fiii'go al c o m b u s t i b l e ipie flotaba p o r enci-
idla, y como Nadiii. en idra iicasión. peii.só en el valor lainliii'ii |iori|iie f a l t a t i a a sus vida.s la (luietud necesa- m a de las .-ignas y. en piicos miniifos, las c a s a s s i f u a d a a
ipie sejrurameiile t e n d r í a liara Mi^'uel la palalira ria p a r a col r e d a r s e al idilio. en aiiili;ts io-illa.< fueron paslo de bis l l a m a s y t o d a la
DMlilíli. .Mieiilras l a u t o , en el l e a l r o l e v a n t a d o en el i n l e r i o r c i u d a d p a r e c í a una i ni i ¡cusa h o g u e r a .
I.;i escena no pasó d e s a p e r c i b i d a jiara los e s b i r r o s de de la ii 'iLsa lieiida, la ^'ü^ma S a u K á r r a , sLUisí'cclia Cogidos por sorpresa, los defensores de I r k u t s k co-
(iLMriTf. y bien p r o n t o , c o m p r e n d i e n d o el joven corren ili' sil, oijra, m a n t e n ¡a en SMS))Í-IISO cmi sus e x c i t a n t e s meii/aroii a retroceder y la^ lionbis del líuiir inva-
que t r a t a b a n de p r e n d e r l e , marclió a tmlo correr a (iaii/as a los iiiillares d e i n v i t a d o s (pie r o d e a b a n al dían la c i u d a d por varios iimitus. .Vprovecílámióse del
o t r a po.sada domle. Oesimcs de rallarse la b a r b a , (pie Miiiir. generiil dc-coiicierto, .Nadia y .Miguel llegaron h a s t a cl
le halda crecido diiiaiilc su e n f e r m e d a d , trocó su t r a j e Sil .Mliv.a el ( l i a n Duque, lieraiaiio del Z a r . que se- palacio del {iolicrnador. Mrraiido por l a s a m p l i a s s a l n s
pnr el del po.-íadevo, y Iiietio q u e liubo comiirado id (íi'iti lorias las aiiarii'iicias no deliía t a r d a r en ser v i c t i m a del mismo, llegéi N a d i a h a s t a el a p i w i i t o del t r a i d o r ,
mejor caballo, p a r t i ó a lodo líaloiie con dirección a !a del oiüo tic (liíareff, I orna lia las luediiias n e c e s a r i a s (pie al reconocerla, se p r e c i p i t ó sobre ella con á n i m o
vecimí c i u d a d de K o l y v a n . p a r a resistir h a s t a !a llei;-ada del e j é r c i l o de .socorro de e s l r a n g u l a r ' a .
q u e lia loa iiia m i a d o vciiii' de la le l a n a rep:ión de A las voci\-; de socorro di; Naiiia a c u d i ó l l i g i a d Stro-
iil •laKulsN. líoff. C u a n d o la j o v e n le avisó la iireseiicia del t r a i d o r
M i n i a r e s , ]iais:iiios y deiiortailos, rivalizalian en a e l i - sinlió q u e una o l e a d a d e s a n g r o i n u n d a b a su c a b e r a
M a r t a fué condiiridn a uno ile los m á s s u n t u o s o s palü- v i d a d p a r a ortraiiiKiir la del'ensa. I n a eoiiiisió» do estos
cloK de la c i u d a d doiulc el t r a i d o r nt:ar(írf Imliía ins- n u b l á n d o l e la r a / ó i i . UIKO un esfuerzo s u p r e m o por
á h i n i o s p e n e t r ó en el p a l a c i o del (^lohernador a p e d i r l e a b r i r s u s OJÍ>S y. las c o s t r a s (|ue c e r r a t i a n s u s pár-
laladi) s\i c u a r t e l neiieral, y dcsjiiiés de un briilül ilile- les d e j a r a l'oriiiiir un cuerpo de v a u K o a r d i a , rutfándole
rroKalorjo I r a s l a d a l i a a 'l'omsk, ;ii c a m p a m e n t o g e n e r a l p a d o s , q u e d a r o n d e s p e g a d a s y sus ojos perciliieroii un
jmsii'ia al rri'iilc del mismo, i'oiiio <-om;iiidaii1e, a Ra- c h a destello de luz... ¡i ciego había r e c o b r a d o la vista.
lie prisimieros, bajo la i i i m e d i a l a vinílaiicia de Saii- silio l''cdor. cuya p e r i l l a y viilentia haliian q n i ' d a d o
íí-.irr.i. tigarcff, (pie iba a prci'ipitaiye solire él a r m a d o de
bien íleiiiostrad;is en v a r i a s e s c a r a i n n ^ a s s o s l e n l d n s un .sable, c a y ó mudo de a s o m b r o creyendo ver ti» ello
.\clo se>íaldo, el t r a i d o r dio o r d e n dn (pie v a n a s pa- días a n t e s con los reh"lili'S.
t r u l l a s r e c o r r i e r a n hi esteiia en t o d a s d i r e c e i o n e s ; al i\]\ m i l a g r o d e la P r o v i d e n c i a ,
— Se liará como vosotros (pieráis coiilestó el t i r a n 1.0 sucedido lio podía ser m á s sencillo : líl atrox, en-
mismo t i e m p o , nii p r e g o n e r o recorría las ralles de lliiqiie--, A ¡tartir de lioy iio ilelie lialier deiiortados ni
(inisk ofreciendo mil rublos oro por la c a l a v a de : M ¡ - frimiciilo de la m a d r e al p r e s e n c i a r el m a r t i r i o de su
soUlados, sino p a t r i ó l a s dlspiii'slos a morir )ior la S a n t a hijo, inutivO (pie los ojos de éste se i n u n d a r a n de lá-
iriicl .Slroiridf. lOsle, ¡ t i n o r a n d o la siicrle de su m a d r e , y H lisia.
a vii'^ixu lie reveiiiar el hermoso a n i m a l (pie a c a b a b a g r i m a s y e,sl;is a p a g a r o n los h i e r r o s e a i n i e n t e s (pie
de a d q u i r i r , i;alojiab;t sin cesar biiyemlo de l a s palrii- .Miiunas h o r a s después, Hnsilio l-'edur t e n í a ,va or- -•ióbi l o g r a r o n i p i e m a r l e los [lárpailos.
Ihis que le si'jíuian cada vey. m á s cerca. iraiii^ado su h a l a l l ó n de p a t r i ó l a s . I'asado el p r i m e r m o m e n t o de e s t u p o r , a m b o s r i v a l e s
I)es|)ui-s de varios d i a s de |ieiio.-n iiiari-ha a t r a v é s se a c o m e t i e r o n con fi ron e n s a ñ a m i e n t o . Mué a q u e l l a
Ivn las c e r c a n í a s de Knlyvun, donde t a m b i é n ,se libra- d e la esleiia Mihós|iiia, Mliriicl y Nailia llen-aron a la
ha un c ó m b a l e , e edio de la eslepa r e c o r r i d a de una lucha e s p a n t o s a . MI furor, p r o b a d o en uno por el
alde;i de Seiiiiloivsko'. T a m i a é i i por allí liahian pasinlo odio conleiiitio. y hi r e b l a loca del o t r o , al verse desen-
|)urita a calió |ior las h o r d a s s a l v a j e s , la isba del le- los l á r l a r o s a r r a s á n d o l o todo, y los Infelires tío hullarun
iésrrafo era cmuo un irrito de eivill/in-ión. Ante ¡u m a s c a r a d o en el m o m e n t o en q u e se a c e r c a b a la h o r a
ni mi vaso de ¡í'^wA iit un iiedazii de lian. de l e c o g e r el I rio ufo, biciiToii ipie aquellos dos lioni-
i m p o s i b i l i d a d de e s c a p a r a s u s p e r s e t r a i d o r e s . .Mijruel
Strotrul'f ;ihaiidoiió el caballo y corrió al leléirral'Li p a r a Dcsralleciíliis, e n t r a r o n a r e p o s a r en ima ishn a b a n - b r e s .s-e c o n v i r t i e r a n fu fieras llevados por e' ciego
i-omimicar con I r k u t s k y a v i s a r al Craii l)u(iiie. diiiiada. N a d l a s e i d í a el didor a m a r t r u de ver reducido a f á n do destnür.-^e,.. de a i i i q u i l a r s e .
a la iiii|iideiicia aquel hoiiilir<' l'uerle (pie lialiia sido Naiila. m u d a de esp.inio. p r e i e m l i ó g r i t a r , pero su
.\llí se h a l l a b a n s u s amiiros .\lcldes y I l a r r y coiunni-
ri;ir.i clli truia y aiioyo y al (pie se s e n t í a l i g a d a por g a r g a n t a .sólo l o g r a b a eiiiilir siaiidos ¡luirlicidadns.
caiido con .sus d i a r i o s . ICa el momeiilo en que el fran-
los la^os de un a m o r dispiieslo a todos los sacrilu'ios y M i e n t r a s t a n t o , los defensores lie ht p l a / a , repiieslos
cés de|iiisitah;i sii t e l e g r a m a , una [rranaihi d e s t r u y ó ia
a t o d a s l a s abiietraciones. de su p r i m e r a .sorpresa, repelían coii brío los a t a q u e s
eslacióM ti'lcirráliía. y id s o l e m n e I l a r r y (üó en t i e r r a
culi MI nennitlca liiimaiiidad herida en un bruno. — N a d i a , somos los n;elldi^Ms más mi.iierables de la de los a s a l h i i i l c s . T.iis d e p o r t a d o s , maiiihnios ):or lliisilio
Minuto-; dl'^plll••s lletíaron |lJ^ t á r t a r o s , y c n i n t o s KC t i e r r a , iKirqiie luidie puede d a r n o s una limosna, Vo no l'edor, se balieroii como leones... cada soldado se con-
e n c o n t r a b a n cu la isba fueron coiidiiclilos a Toinsk en qtdero ser un olisláculo |iara tu viaje... T u [ladre i e virtió en un héroe y los ¡ a n a c o s conocieron por pri-
ciilidnd (le ¡irisioneros. \-'.\\ dicho c a m i i a m e n l o si' eii- e>per;i en í r k i i l s l . . . . I i c j a m e y vete a r e u n i r con él. m e r a vex el a m a r g o s a b o r de la d e r r o l u .
e o n l r a b a lambji'ii N a d i a , que I r a s no pocos esfuer;!os —Si d e s p u é s de lodo lo ipie h a s lierlio p o r mí— !.a g i t a n a S m i g a r r a , ipie roiidaliu por l a s m u r a l l u s
h a b l a conseiriiido eiicoiiirar a la bondadosa í l a r f a , y repuso la valerosa j o v e n — l e a l i a n d o n a r a , mi ¡ladre ine espcraiubi las i'u'denes de Ogareff. fué s o r p r e n d i d a por
;iiiibas mujeres c n d i d n a b a i i s u s tri.^iles lioras con el re- maldi'ciría. unos c e n t i n e l a s y c o n d u c i d a a n t e Su AlIcKii. C u a n d o la
i'nc]-do de la aiisetitc. cuya s u e r t e itíiioraba,.. \ m i e n t n i s los dos IUICIKÍÍKOS t e j í a n en la d e r r u i d a i n f a m e p r e l e n d i ó . i n s l i h i a r su iirescncia en ios a l r e d e -
cahuñ/i liesesperandas, el Irnidor Ojí.Treíf peiietralia en dores de p a l a c i o |iio- >er l;i prono-lida del correo del
I r k u t s k , i)reseiiláiidosi' i'oino corren ¡leí Zar aiitií Su Zar, a p a r e c i ó a n t e sus ojos el v e r d a d e r o Miguel Stro-
. \ ] l e / i i , (pie lo afrrejró a su l i s i a d o -Mayor y lo i n s t a l ó goff, . s a n g r a n t e el rostro y con s u s v e s t i d u r a s licclia.*
'rraii.-^curriaii los d í a s y las ¡lordas s a h v i j e s iban sem- en su propio p.ilai'io.
bramli> por do(|iiÍer la dcslrocclóii y la m u e r t e . .Mcides girones.
.loüvert imbia olvhhido sus r i v a l i d a d e s iinifesíona.les y IV lili la .sala c o n t i g u a (iiipdaba el c a d á v e r d e Tvan
se h a b í a convertido en (d "médico de c a b e c e r a " de su (Igureff (pie p a g ó su t r a i c i ó n con la m u e r t e . . . O t r o
colejra. í-.\í Sillería a p e n a s r \ i s l e el o t o ñ o : «Jcl v e r a n o se l a n í o le ocurrió a .Sang.irra, fusilada en el a c t o por
ha |ii-rlida S a m r a r r a c r e y ó h a b e r \istii a Miiíiiel Stro- sali;i c;isi -liii Irunsición al i n v i e r n o . .\ fines de septieni- orden del ( i o h e r n a d o r .
tire se deseiicadejió l;i p r i m e r a loriiu'ida de nieve siihre I.a iiolii'Ia de la p r o n t a llegada de un e j é r c i l o , no-
Ituff i-on los pcrloiilstas. y le faltó t i e m p o p a r a co -
hi reirlóji, y Miguel y .\';tdi;i h u b i e r o n de a ñ a d i r a sus ticia que el t r a i d o r se lialiia g u a r d a d o m u y m u c h o do
iiicar su sospcidia al t r n i d o r ( l u a r e f í . Mste h i / o com- m u c h a s liiriculladcs la de r a m i n a r de liiiiibo en t u n d i ó ,
p a r e c e r a n t e sí a l l a r f u , y de.^paés de m a n d a r l e linar o r n l l a r , llettii de j á l a l o a los c b a t i e n t e s , ipie se dis-
con nieve liasla la rodilla. ¡iiisieron a resistir liaslu la m u e r t e .
las nmiifis a la e s p a h h i . la ameim/,ó cmi d a r l e l a u t o s
Noló el joven ipie e! c a n s a n c i o veiicin a su a m a d a MI bravo liasilio !''cdor c r e y ó vidver.se loco de a í o g r i a
i^idpi's de kiioiit coo'io prisioneros dcsíilar:ni a n t e ella,
c o m p a ñ e r a y, lomáiidolji en s u s robustos b r a z o s , lo- al alira/.ar a su hija ciiaiiihi menos la e s i i e r a b n . Plisa-
s¡ no scfiii!ab:i cuál de ellos era su h i j o .
A la en I le/.i de los coiid mudos iba Mitruel ,Striit;i'lT, ron los d i a s y, con el t r i u n f o de las a r m a s moscovitas,
;;;i>jUi •ff» .Vlü volvió la p a z a los c a m p o s de S i b e r i a .
q u e al oír las p a l a b r a s del t r a i d o r y ver a su m a d r e í^:^;^ :^^. "''^y-:
e n t r e dos s a y o n e s , .se a d e l a n t ó resuelto al [jrurio
toniaiido el mismo knoid con que a n t e s a m e i i a x a b a ,
crii/ó la c a r a de (íKarcrf, ])iir una ib' cii.vas mejillas Algún t i e m p o d e s p u é s , (ui Moscou, en el halón del
dcsceiidiij un reiíuero de saiifri'e. T r o n o , los m á s líscbíreeidos varone.= de la corle impe-
.\ Mitruel Slíotroff le impiilsii linieamenfc el l e g í t i m o rial ballab.-in.'íe r e u n i d o s cu t o r n o del Z a r p a r a r e i i b í r
y noble deseo de defender, :iun a costa de su vida, a al v a l i e n t e c a p i t á n Miguel Strogoff, (pie en mi salón
la que lo h a b í a llevado i-ii )as e n t r a ñ a s ; iiero des¡>iiés c o n l i g u o a g u a r d a b a las ó r d e n e s de Su Majc-^tad.
de realixuda su l i a x a ñ a . en aipicllüs c i r c u n s t a n r i a s . he- —,Su Alte/.ii I m p e r i a l c! '^raii D u q u e - d i . j u id Zar—me
roica, se sliilii'p iillviado l a m b i é i i d e la nfreiila (pie ba hecho s a b e r tu heroico c o m p o r l a i n i e n t o . . . Qiie el
llliareff le h a b í a Inferido el día que, didaiiio de N ü d i a t í t u l o de r r i n c i p e y el g r a d o de coronel seaii bi j u s t a
r e d o r , le IT¡I/,Ó el rostro con su látiiro. *" recompensa.
I,os mismos verdugos que siijciabaii ;i hi m a d r e a m a - I'oeos dí;ts m á s lariie, las e a m p u n a s de! K r e m l i n re-
r r a r o n al liljo, y por orEleii del Iraldor lo ri'irislrarmí p i q u e t e a l i a n con a l e g r e cascabeleo, lio el c e n t r o do la
euidado>.;i!iieiite, . ' n i a n c á n d i d c la c u r t a que o i i i l t a b a en g r a n iglesia de esta famosa f o r l a l e / a ( a n t i g m i residen-
su pecho. .\l ver en sus manos el precioso d o c u n i e n l o . cia de his Zares), un vcneruble pope suulitieah;i con
olvidrí OgarcIT el dulor del sroljn-, |iara ciilreKitrse a ^\¡!i heildicioties la iiliión de (his a l m a s que a n t e s de s e r
maliiíeslacioiies de'.--alvicie aleiíria, y coiini conocia la laii i i i l e n s a m e n l e felires como r e v e l a b a n en aipiellos
ferocidaii did l'lmir. ordi'iió que mailre e hi.io fueran m o m e n t o s , haiiíaii p a s a d o por t o d a s las a m a r g u r a s y
conducidos a presencia de éslc p a r a recibir r! raMIgo. pro* las m á s d u r a s pruebiis a ipie p u e d e ser sunielido un
I'iiaiuio licitaron ios prisioneros, en el c a m p a m e n t o .ser iiumaiio.

•^lívvw•LVVVWVV^.v-'^A'w^.^A^v^;rt.•-rL^^ru^,vwL% ww'iAww^"í.r^AfAtA^v%^fl.'^^^jw-.ív^n.^w»
16