Anda di halaman 1dari 8

AREAS PROTEGIDAS EL SALVADOR

Los recursos naturales son parte fundamental para el crecimiento económico y el


desarrollo social de cada país, es por eso por lo que entre 1974 y 1980 se iniciaron los
procesos para identificar y evaluar posibles áreas naturales en riesgo, con el fin de
proveer leyes y brindar mayores cuidados para su sostenimiento.
Las áreas naturales son protegidas con el propósito de conservar y proteger la vida
de diferentes especies de fauna silvestre y flora. A través del Ministerio de Medio
Ambiente y Recursos Naturales (MARN) se promueve la importancia de dichos
lugares y el cuidado del medio ambiente en general. Además, se busca brindar el
manejo sostenible y la restauración de los recursos existentes en cada una de estas
áreas.
Acciones realizadas
Existen muchos factores que amenazan con la preservación de dichos lugares, tales
como la explotación minera, incendios, deforestación, caza e intromisión humana,
falta de infraestructura y señalización, entre otros, los cuales ponen en riesgo su
desarrollo. Para ello se han creado diferentes leyes y medidas de prevención, con las
cuales se busca brindar un trato adecuado a la conservación de la flora y fauna
silvestre.
Actualmente, El Salvador cuenta con aproximadamente más de 117 áreas naturales
protegidas por el MARN, entre las cuales se encuentran el arrecife Los Cóbanos,
bosque de Chaguantique, Barra de Santiago, cerro El Águila, El Pital, complejo
Taquillo, golfo de Fonseca, El Jocotal, jardín botánico Plan de la Laguna, la Puerta
del Diablo, lago de Ilopango, los Chorros de la Calera, Los Andes, Parque Nacional
El Boquerón, Parque Nacional Los Volcanes, Parque Nacional Montecristo (El
Trifinio), Cerro Verde, Plan de Amayo, río Sapo, San Juan Buenavista, Santa Rita-
Zanjón El Chino, volcán Tecapa y laguna de Alegría.
Según reportes del MARN, el clima en el país no presenta variaciones extremas
debido a que se encuentra ubicado en la zona neotropical. A pesar de esto, durante
el año se presentan anomalías climáticas que ocasionan inestabilidad en el desarrollo
ambiental; para evitarlas, es recomendable realizar acciones que favorezcan a dichos
ecosistemas, por ejemplo, el reciclaje, un mejor control de la deforestación,
saneamiento del agua y aire y la concienciación sobre la importancia del medio
ambiente.

Los ecosistemas son necesarios para la producción de agua, mejoramiento del clima,
producción de alimentos, protección de la flora y fauna, además de otros beneficios.
Por ello FIAES promueve la implementación de iniciativas de uso y manejo
sustentable de recursos biológicos en áreas que por su función, valores genéticos,
históricos, escénicos, recreativos, arqueológicos, protectores o por considerarse un
ecosistema crítico, son de interés para su conservación.
Sitios de importancia ambiental de El Salvador

Una parte de la riqueza natural del país se concentra en las 118 áreas naturales
protegidas, dentro de las que se incluyen terrestres y marinas, que son el último
refugio para muchas especies de flora y fauna.
El Salvador también posee 7 humedales que tienen reconocimiento internacional, ya
que forman parte de la lista de los sitios Ramsar. Esta categoría se otorga a
humedales que son importantes para la provisión de agua dulce, además de ser
sitios de alimento y descanso de aves nativas y migratorias.
Las Reservas de Biosfera son otra categoría de conservación que se otorga a
territorios donde se busca impulsar el desarrollo sostenible y la conservación de los
recursos naturales, por medio de actividades como: educación ambiental,
investigación, actividades productivas amigables con el medio ambiente. En el país,
tres sitios tienen esta clasificación: Apaneca- Ilamatepec, Xirihualtique- Jiquilisco y
Trifinio – Fraternidad.
El crecimiento urbano y de la población es un factor que ha incidido en la pérdida y
deterioro de los recursos naturales. Debido a esta situación, se considera necesario
impulsar procesos de recuperación a mayor escala, con los que se asegure la
conservación del patrimonio natural.
Acciones que realiza FIAES:
 Apoyo a procesos que garanticen la rehabilitación, restauración y el uso
sustentable de los recursos biológicos de áreas protegidas o áreas de
importancia ecológica
 Promoción de investigaciones que permitan implementar medidas de
restauración.
 Levantamientos de línea base y la gestión principalmente en las zonas
núcleos de las reservas de la biosfera, incluyendo el apoyo a los medios de
vida y emprendimientos locales.
ÁREAS NATURALES PROTEGIDAS DE EL SALVADOR

¿QUÉ SON LAS ÁREAS NATURALES PROTEGIDAS?


Las Áreas Naturales Protegidas (ANP) de nuestro país son el hábitat por excelencia
para la vida de diversas especies de flora y fauna silvestre. Precisamente es ahí
donde se conjuga la relación naturaleza y ser humano.

Se entenderá por Área Natural a aquella que está constituida por zonas estratégica
boscosas que buscan como objetivo principal tratar de ayudar a generar fuentes de
recursos naturales que le sirvan a la humanidad para su sobrevivencia y
subsistencia, es decir que el área natural es una zona geográfica definida en la cual
se presentan una serie de limitantes en las que las entendidas sean estas
gubernamentales, privados o el ser humano mismo no puede destruir o tal debido a
que ocasionan daño para toda la población en general.

SISTEMA NACIONAL DE ÁREAS NATURALES PROTEGIDAS EN EL


SALVADOR

El Sistema Nacional de Áreas Naturales Protegidas constituye un elemento central


de la estrategia nacional para la conservación y uso sostenible de la biodiversidad.
Está compuesto por 125 áreas naturales dispersas en todo lo ancho y largo del
territorio nacional y de las cuales solamente el Parque Nacional Montecristo, El
Parque Nacional El Imposible y la Laguna El Jocotal poseen protección legal, sea
esta por Decreto Legislativo o Ejecutivo.
Uno de los objetivos que se tiene es consolidar este Sistema a través de un nuevo
modelo de gestión que permita, además de conservar adecuadamente los
ecosistemas más representativos terrestres, dulceacuícolas, costero marinos, las
especies y recursos genéticos prioritarios, garantizar la provisión permanente de
servicios ecosistémicos.
Los objetivos de las áreas naturales protegidas contienen recursos que pueden y
deben contribuir significativamente al desarrollo económico y social de El Salvador,
aportando servicios y ofreciendo alternativas que contribuyan a elevar el nivel de
vida de la población, en lo económico, social y cultural, proporcionando además,
espacios para el turismo y la recreación. En base a lo anterior se proponen cuatro
objetivos básicos a alcanzar con la intervención:
a) Conservar las áreas naturales protegidas a través de acciones que involucren
Gobierno, las ONG´s, el Sector Privado, las cooperativas y las asociaciones
comunales, con las actividades de administración y manejo del Sistema.
b) Concientizar a la población y a los niveles decisorios de la importancia de la
conservación de los recursos contenidos en las áreas y dar a conocer las normas,
leyes y reglamentos relacionados con el Sistema.
c) Fortalecer a la institución forestal rectora para garantizar la aplicación de las
normas, leyes y reglamentos tendientes a conservar las áreas del Sistema.
d) Formar recursos humanos, especialmente en planificación y manejo de áreas
protegidas para apoyar el establecimiento y desarrollo del Sistema.

Las estrategias consideran la necesidad de ordenar las acciones a desarrollar en las


áreas, se proponen Estrategias para el Sistema enmarcadas en tres estrategias
contenidas en la Estrategia Nacional del Medio Ambiente:

a) Consolidación del establecimiento del Sistema Nacional de Áreas Naturales


Protegidas dotándolos de los instrumentos legales, técnicos y financieros para su
eficaz funcionamiento.
b) Sensibilización de la población y de los sectores de influencia y de toma de
decisión, sobre la importancia de la conservación de los recursos forestales.
c) Fortalecimiento de la capacidad institucional en el sector forestal para proveer
una administración eficiente de los recursos y de las áreas protegidas.
OBJETIVOS DE LAS ÁREAS NATURALES PROTEGIDAS

Los objetivos de las Áreas Naturales de Conservación del Sistema de Áreas


Naturales son los siguientes:
a) Conservar las zonas bióticas autóctonas en estado natural, la diversidad
biológica y los procesos ecológicos de regulaciones del ambiente y del patrimonio
genético natural.
b) Promover y fomentar opciones para el estudio, la investigación técnica y
científica, dar facilidades para la interpretación y educación ambiental y
oportunidades para la recreación, esparcimiento y turismo.
c) Promover y fomentar la conservación, recuperación y uso sostenible de los
recursos naturales.
d) Conservar y recuperar las fuentes de producción del recurso hídrico y ejecutar
acciones que permitan el control efectivo para evitar la erosión y la sedimentación.
e) Conservar la prestación de los servicios ambientales que se deriven de las áreas
protegidas, tales como fijación de carbono, disminución del efecto invernadero,
contribución a la estabilización del clima y aprovechamiento sostenible de la
energía.
CLASIFICACIÓN DE LAS ÁREAS NATURALES PROTEGIDAS
La definición, aceptación y establecimiento de un conjunto de categorías de manejo
para el Sistema de Áreas Naturales Protegidas tiene un significado e importancia de
carácter práctico sumamente relevante, ya que estas categorías bien definidas,
aceptadas, respaldadas legalmente y utilizadas correctamente, pueden ser capaces
de cumplir con los siguientes fines:

a) Constituir un instrumento básico de planificación para instituciones


involucradas en el manejo de áreas.
b) Ofrecer a los distintos organismos nacionales, tanto gubernamentales como no
gubernamentales y a las instituciones internacionales relacionadas, guias
conceptuales sobre alternativas de acción que permitan alcanzar objetivos
nacionales de conservación.
c) Proporcionar directrices de manejo de las áreas naturales protegidos, dirigidas
personalmente directamente responsables de las actividades sobre el terreno.
d) Proporcionar al público y usuarios de los diferentes recursos de las áreas
naturales protegidas, una guía específica, así como la clase de servicios que se
pueden esperar y las normas que deben tomarse en cuenta.
e) Uniformizar terminologías que definan claramente los objetivos de cada
categoría para facilitar la interpretación y la cooperación entre los organismos
involucrados.

El Sistema Nacional de Áreas Protegidas integra seis categorías de manejo, cinco


actualizadas de conformidad a las categorías de la Unión Mundial para la
Naturaleza (UICN, 1994) y una categoría particular para el país (Reyna de Aguilar,
1996). Tales categorías son:
1. Parque Nacional
2. Monumento Nacional
3. Área de manejo de hábitat/especies
4. Paisajes terrestres y marino protegido
5. Área protegida con recursos manejados
6. Áreas de Protección y Restauración
POLÍTICAS DE LAS ÁREAS NATURALES PROTEGIDAS

La política para la conservación y manejo de las áreas naturales protegidas (SEMA


1993), está dirigida a definir el marco legal e institucional que permita orientar el
establecimiento y desarrollo del Sistema Salvadoreño de Áreas Protegidas (SISAP),
garantizando la protección, conservación y restauración de los recursos naturales y
preservando muestras representativas de los ecosistemas originales de El Salvador;
contribuyendo al mejoramiento de la calidad de vida humana e incentivando la
participación no gubernamental, mediante una administración ágil y de una
verdadera responsabilidad compartida con el Estado.
Las comunidades vecinales a las áreas del Sistema, serán incorporadas al desarrollo
de las mismas y gozaran de los beneficios directos y derivados de la conservación.
ÁREAS DEL SISTEMA NACIONAL PROTEGIDAS PRIORITARIAS

1. Parque Nacional Montecristo (Metapán, Santa Ana)


2. San Diego y La Barra (Metapán, Santa Ana)
3. Complejo Los Volcanes (Santa Ana, Santa Ana)
4. Complejo San Marcelino (El Congo, Santa Ana e Izalco, Sonsonate)
5. Complejo El Playón (Izalco, Sonsonate; El Congo, Santa Ana y San Juan Opico,
La Libertad)
6. Laguna de Las Ninfas y Laguna Verde (Apaneca, Ahuachapán)
7. Parque Nacional El Imposible (San Francisco Menéndez, Ahuachapán)
8. Complejo Barra de Santiago (Jujutla y San Francisco Menéndez, Ahuachapán)
9. Complejo Los Farallones (San Julián, Izalco y Caluco, Sonsonate)
10.Complejo Los Cóbanos (Acajutla, Sonsonate)
11.El Pital (San Ignacio, Chalatenango)
12.Las Termópilas (Chiltiupán, La Libertad)
13.Deininger (La Libertad, La Libertad)
14.La Joya (San Vicente, San Vicente)
15.Complejo Nancuchiname (Jiquilisco, Usulután)
16.Laguna de Alegría (Alegría, Usulután)
17.Isla San Sebastián (San Dionisio, Usulután)
18.Complejo El Jocotal (El Tránsito, San Miguel)
19.Complejo Cacahuatique (Osicala y Gualococti, Morazán)
20.Morrales de Pasaquina (Pasaquina, La Unión)
21.Complejo Conchagua (Conchagua, La Unión)
22.Pirigallo y Martín Pérez (Meanguera del Golfo, La Unión)
23.Montaña de Cinquera (Cinquera, Jutiapa, Tejutepeque, Tenancingo y Suchitoto;
Cabañas y Cuscatlán)
Centroamérica, cuenta con leyes de protección del medio ambiente, políticas y
convenios internacionales. Entre ellas, se pueden mencionar el Corredor Biológico
Mesoamericano, Proyectos de Consolidación de Áreas Protegidas y la Alianza de
Energía y Ambiente con Centroamérica.
La Constitución de la República de El Salvador, en su Artículo 117, dispone que es
deber del Estado proteger los recursos naturales, así como la diversidad e integridad
del medio ambiente para garantizar el desarrollo sostenible y declara de interés
social la protección, conservación, aprovechamiento racional y restauración de los
recursos naturales.
La Asamblea Legislativa, en 1998, al observar el acelerado deterioro del ambiente,
que amenazaba el bienestar tanto de las presentes como de las futuras generaciones,
creó una ley con la visión de enfrentar en forma integral los problemas ambientales.
De esta manera surge por Decreto Legislativo No. 233 la Ley del Medio Ambiente
y posteriormente sus respectivos Reglamentos.
El Artículo 114 de la Ley del Medio Ambiente, los Decretos Ejecutivos No. 38, 39,
40, 41, 42, emitidos el 31 de mayo de 2000, contemplan los reglamentos especiales
sobre el Control de las Sustancias Agotadoras de la Capa de Ozono, de Aguas
Residuales; de Normas Técnicas de Calidad Ambiental; en Materia de Sustancias,
Residuos y Desechos Peligrosos; sobre el Manejo integral de los Desechos Sólidos.
El 16 de julio de 2001 se emite la Ley de Conservación de Vida Silvestre donde se
le dio la competencia al Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales para
aplicar dicha normativa.
La Ley de Áreas Naturales Protegidas fue emitida por Decreto Legislativo No. 579
de fecha 13 de enero de 2005, publicado en el diario oficial No. 32 Tomo 366 del 15
de febrero del mismo año, en el que se establece el régimen legal para la
administración, manejo e incremento de las Áreas Naturales Protegidas.

Ley Agraria que contempla medidas para la protección de terrenos contiguo a lagos
y lagunas.
 La Ley Forestal, decreto por el cual se prohíbe colocar rótulos o avisosde
cualquier tipo en árboles.
 Plan Nacional de Reforestación, que establece la “Segunda Zona Protectora
del Suelo. Chalatenango”.
 La Ley de Conservación de Vida Silvestre.
 Decreto de creación del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos
Naturales
 Decreto de creación de la Secretaría Ejecutiva del Medio Ambiente y del
Consejo Nacional para el Desarrollo Sostenible.
 Ley de Fondo Ambiental de El Salvador.
 Presupuesto Especial del Fondo Ambiental de El Salvador.
Estas leyes fueron decretadas por la Asamblea Legislativa, y reguladas por la
entidad del Ministerio del Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN).