Anda di halaman 1dari 9

Colegio San Juan Bautista

Presentado a:

Danny Delaraquin

Presentado por:

Arturo Javier Giráldez Marte

Asignatura:

Química y computación

Tema:

Importancia de la Alimentación sana

Curso:

5to. Secundaria

Fecha:

02 de noviembre de 2018
Introducción
Los alimentos son imprescindibles para la vida y suministran al organismo los
nutrientes y energía necesarios para mantenerse saludable. La nutrición es
consecuencia de la alimentación, ya que los alimentos una vez ingeridos y
procesados por el organismo (a esto denominamos alimentación), son transformados
y utilizados por el mismo en distintos procesos biológicos (esta es la nutrición).

Según la Organización Mundial de la Salud, alrededor de 1,7 millones de muertes, que


representa aproximadamente un 2,8% de la población mundial, se pueden atribuir a una
ingesta insuficiente de frutas y verduras, siendo uno de los 10 primeros factores de
riesgo asociados a la mortalidad en el mundo, y es responsable del 14% de las muertes
debidas a cáncer gastrointestinal, el 11% por enfermedades cardiacas isquémicas y del
9% de accidentes cerebrovasculares.
Informe científico sobre la importancia para la salud de ingerir los principales
tipos de alimentos de forma segura

Las frutas y verduras son la base de la Dieta Mediterránea y son alimentos que se
consideran esenciales y de los que no podemos prescindir en nuestra alimentación
diaria. Dada su composición nutricional, son alimentos muy saludables porque son ricos
en vitaminas, agua, minerales y fibra, además de otras sustancias bioactivas o
fitoquímicos de gran poder antioxidante y que influyen de forma beneficiosa sobre el
estado de la salud. Durante las distintas estaciones del año podemos tener acceso a una
gran variedad de frutas y verduras, que junto a la gran diversidad de platos culinarios en
las que se utilizan, adquieren una gran importancia en cualquier dieta variada,
equilibrada y rica. A pesar de ello, la dieta española actual y sobre todo la de los
jóvenes, presenta un bajo o incluso nulo consumo de este grupo tan importante de
alimentos. La población en general debe tomar conciencia de los beneficios para la
salud y la prevención de muchas enfermedades que aporta este grupo de alimentos. Por
esta razón, es importante apoyar a los profesionales de la salud y educadores para que
tengan argumentos científicos sobre los que sustentar las recomendaciones, para
incorporar a la dieta el consumo de frutas y verduras durante todas las etapas de la vida.
En este sentido, las iniciativas de los organismos relacionados con la salud están
encaminadas a la promoción del consumo diario de este grupo de alimentos.

Los nutrientes son los componentes de los alimentos que el cuerpo utiliza para asegurar
una buena salud. Se dividen en 2 grupos: los macronutrientes, son aquellos que
requerimos en mayor cantidad como los carbohidratos, grasas y proteínas, los cuales
son la fuente de energía para la construcción, mantenimiento, renovación y reparación
del cuerpo. En este grupo se incluye el agua, ya que aunque no aporta energía, es
indispensable para la vida. El otro grupo, son los micronutrientes, aquellos que
requerimos en menor cantidad como las vitaminas y los minerales, y son esenciales
consumirlos en la alimentación ya que nuestro cuerpo no los produce.

El mundo ha cambiado mucho desde sus orígenes, y también por ende los alimentos; y
es que en la actualidad, contamos con un sinfín de opciones a la hora de alimentarnos.
No obstante, es importante saber que no todos ellos cuentan con la misma importancia,
desde el punto de vista de nuestra salud; y es que hay alimentos que debemos consumir
con más frecuencia que otros. Esto se establece gracias a la pirámide alimentaria, un
organigrama o gráfico creado con el único fin de mostrar a la sociedad de una forma
didáctica, aquellos alimentos que pueden comer, deben comer y otros de los que
deberían moderar su consumo. Así, la importancia de la pirámide alimentaria es,
principalmente, formar y hacer entender a las personas las necesidades nutricionales de
su cuerpo.
Realizar una entrevista a cocineros, jefe de cocina, chef o amas de casa sobre la
diferencia de alimentos utilizados en épocas pasadas y actuales.

Desde el punto de vista nutricional, es mejor la alimentación actual que la de antes. Hoy
en día encontramos en el mercado más variedad de alimentos, y muchos de buena
calidad. Además, ha aumentado la seguridad alimentaria gracias a legislaciones y
controles de calidad.
Sin embargo, en cuanto a los alimentos, los mayores destacan que han cambiado sus
características organolépticas, es decir, aseguran que hay una notable diferencia de
sabor y aroma: “el tomate de antes sabía a tomate”.
En esto estamos de acuerdo. Y es que antes se consumían los productos recién
cosechados mientras que en la actualidad se utilizan distintos métodos de conservación
para que los productos importados desde lejos lleguen a casa en buenas condiciones.
Si quieres hoy en día optar por alimentos con buenas características organolépticas, te
aconsejo comprar productos frescos y de proximidad, productos que no han sido
importados.
Comparación de la alimentación de antes con la actual

 Deficiencias nutricionales

La dieta de los abuelos se basaba en el consumo de cereales y legumbres, aceites,


patatas, frutas y hortalizas de temporada, huevos. Tomaban poca leche y poca carne,
cuyo coste era elevado.
Esta alimentación provocaba deficiencias de hierro y calcio, llevando incluso al
desarrollo de patologías como la anemia o la osteoporosis, entre otras.
Hoy en día sin embargo, contamos con los alimentos fortificados, elaborados gracias al
conocimiento científico para suplir carencias nutricionales en algunos sectores de la
población para cubrir sus necesidades nutricionales que son difíciles de alcanzar con la
dieta. De esta manera se van solucionando deficiencias que afectan el estado de salud de
muchas personas.
Así, en la actualidad contamos con leches y yogures con más calcio, harinas fortificadas
con hierro o sal con yodo o fluor, por ejemplo.

 Conservación de alimentos

Los medios de conservación de los alimentos en aquella época no eran tan seguros
como los de ahora. No había refrigeradores. Esto provocaba la proliferación de
bacterias y, por lo tanto, la salud corría un mayor riesgo.

 Alimentación poco variada

Por otra parte, el acceso a determinados alimentos era muy complicado, por no decir
imposible de tal manera que la alimentación no variada.

 Cocina casera

Lo que sí ha disminuido con el paso de los años es la elaboración cotidiana de comida


casera. Este aspecto se ha visto muy afectado por el estilo de vida actual en el que la
mujer trabaja fuera de casa al igual que el hombre y, por lo tanto, el tiempo de ambos es
muy limitado.
Elaborar un código de buenas prácticas sobre la importancia para la salud de
ingerir los principales alimentos como frutas y vegetales de forma segura.

La conservación:
Los alimentos deben de conservarse de acuerdo a las exigencias que establece su
etiquetado, y consumirse antes de que se supere la fecha de caducidad o de consumo
preferente.

Es necesario comprobar que el frigorífico funciona adecuadamente y mantenerlo


limpio y sin hielo, con espacio entre los alimentos, ubicando los alimentos crudos y
cocinados en bandejas separadas y en recipientes cerrados o envueltos. No debe de
congelar alimentos descongelados previamente.

Es especialmente importante la conservación de los huevos y de los alimentos


elaborados con ellos en la nevera. Los alimentos elaborados con huevo crudo deben
de consumirse inmediatamente tras su preparación y los restos no consumidos
preferentemente destruirse o conservarse en la nevera y consumirse muy pronto.

No debe de conservar en la despensa o en los armarios los alimentos con productos de


limpieza. No utilice nunca envases de alimentos para guardar productos químicos o de
limpieza. La mayoría de las intoxicaciones químicas por estos productos se deben a la
equivocación e ingestión errónea pensando que son alimentos o bebidas, por estar
guardados en envases alimenticios.

Deben de mantenerse las superficies, armarios, espacios y utensilios utilizados para la


conservación, preparación o manipulación de alimentos limpios y desinfectados,
aireados, con medidas de protección frente a insectos, roedores y animales
domésticos.

Utilice cubos de basura cerrados, de material impermeable, de fácil limpieza y los


utilizados para la conservación, preferiblemente, que se puedan manipular con el pie
para evitar tocarlos con las manos mientras manipula los alimentos.

El manipulador:
Debe de cuidar las prácticas higiénicas, lavándose las manos con frecuencia. Si tienen
alguna herida en las manos debe de estar cubierta por un apósito impermeable.
Utilice ropa distinta mientras prepara de los alimentos. Los delantales y paños de
cocina deben de lavarse asiduamente. Los rollos de papel de cocina son una excelente
alternativa desde el punto de vista sanitario a los paños de cocina. Utilícelos para
limpiar superficies y secarse las manos.

No se debe de comer ni fumar mientras se preparan los alimentos. En caso de padecer


una salmonelosis o ser portador debe evitar manipular los alimentos.

Los manipuladores de alimentos de centros de restauración, de venta o de fabricación


de alimentos están obligados a cumplir los requisitos de formación y de control de
buenas prácticas exigidas por las empresas.

Recomendaciones para la inocuidad de los alimentos de la Organización Mundial de


la Salud:
1. Lávese las manos antes de iniciar la preparación de los alimentos y con
frecuencia mientras los está manipulando;
2. Lávese las manos después de ir al baño;
3. Lave y desinfecte las superficies y los utensilios que ha utilizado tras la
preparación de los alimentos;
4. Proteja los alimentos y la zona de preparación de las comidas de insectos,
roedores y animales (perros, gatos…);
5. Mantenga y conserve separados los alimentos crudos y los cocinados, tanto en
la cocina, en la despensa y armarios, como en la nevera;
6. Utilice utensilios distintos para los alimentos crudos y cocinados o los lave
antes de volver a usarlos;
7. Prepare los alimentos asegurándose de su cocción completa (superando los 70
grados en su zona central), en especial huevos, pollo, carnes y pescados.,
superando los 70 grados en su zona central;
8. Recaliente completamente los alimentos superando de nuevo los 70 grados;
9. No deje los alimentos a temperatura ambiente por más de 2 horas. Métalos en
la nevera inmediatamente tras su preparación si no se van a consumir
inmediatamente;
10. No guarde durante mucho tiempo los alimentos. Respete las garantías de
conservación de los alimentos congelados que marca su congelador;
11. No descongele los alimentos a temperatura ambiente. Hágalo en la nevera;
12. Compre los alimentos en establecimientos autorizados, con etiquetado y
comprobando las fechas de caducidad;
13. Lea atentamente y mantenga los requisitos de conservación y fechas de
caducidad de los alimentos.
Conclusión

Un alimento saludable puede pasar por un proceso industrial y seguir siendo saludable pero
también puede dejar de serlo si se somete a procesos o transformaciones fisicoquímicas que
disminuye su calidad nutricional o por la incorporación significativa de aditivos artificiales
o por su pobre valor nutritivo y elevado valor calórico.

Por otro lado, la alimentación saludable debe incluir aspectos sobre frecuencia de consumo
de cada tipo de alimento, cantidad de alimento consumido y formas de preparación e
ingredientes de dicho alimento o comida.

En conclusión, la alimentación saludable no se limita solo al alimento sino que además del
alimento está referida también a cuánto, cómo y con qué frecuencia se consumen los
alimentos y debe estar en relación a las necesidades nutricionales y de energía de cada
persona.
Webgrafía

rpp.pe

www.vivosano.org

www.fisterra.com

www.limasa3.es

tematico8.asturias.es