Anda di halaman 1dari 90
BERNARDO CARVALHO Nueve noches ‘Traducci6n: Leopoldo Brizuela Frorce cayman” a sanmmentes site comat ‘TinthinoBeanin wan etn os Seems ctaast denne ene 2 “euler préamo pace. me An 1. Boos pom cuando usted wong Nei estar prepared. Alguion tion ue preven Eran ema tra donde la verdad Ta men tira tener ya os sees gu lo ha do hasta oul. Prgu tw lo dine Cualguier et Lo primero que le pase por la ee: 24.¥ mariana, al despa haga de nuevo esa pragunts.¥ pasado tmaana na vex ms Slemprela misma, Cada da rid ina e- ‘puesta diferente. La verdad et prdda entre tontas contain, tris lr dient. Cuan sted venga ot bua de alo que el + potade ene precisa saber que ha Deg as pees de wa tm donde la memoria no puede ser exhumed, pus escent bien que sles a taba, tabi la inca heen gue ‘jn alos que quedan, como wstedy yal expert dew sea singe ed oS porta sips del mister, par cbt wet ‘fo de rosa. Usted gard apoyado ex hehos que hata eon ‘2 le hab pred iuontesables. Que el enioplego anerana Buett Cin rt amiga, le le noche del? de apse de 1939, lor veintslete aon. Que se mat sin gepiionts evident, 201 sus intempestvo 9 de una vile aterador, Que se malttb despeco dels spies dels dor indios que lb compatiaba en ‘5 tia jada de wuete dele aldea a Carolina y que hyn derpavride dl horror y la wisibn deta sangre. Que te crt y 38 shoe. Que det carta presonantes er que nada expla. Que Jue trata de inflisy de alienade en relate que 90 mismo te la desta de ayudar a redctar para eitr la investigaion. Fle pasa ho aos espenindolo, sa uted quien sea, contando apenas con To que sy nae md, abla; pro yo puedo canfcrme ala suerte y aries [Jere a que conmigo se perda lo confiado a la memoria. Tanpoco suede confar a manos ajenas [0 que a used le perience y durante Todos exos aos de tritezas y dsilusones uardé bajo sete aves ‘Sperindala. Perdéneme, No puedo ariesgarme, No estoy en condi ‘Gones ni en edad de desofict la muerte, Maiiane tomo la balsa de ‘melt « Carolina, Pero antes dejo est testament, para cuando sted tenga 7 3 depare con la mids absolute inertia. “Sea bienvenido, Le divin que todo fue miryabnapte, abraplo€ inesperad. Que e sicidio tomb a todo ef mundo de sorpresa. Le dvin muchas cosas SE lo que expera de mf.¥ lo que debe de estar ppensordo, Per no me pida fo que nunca me han dado, negro sobre blanco, hor fehacente,Tendrd que contar apenas con lo impondera- ‘ey preaio defo que aor eeu, como yo mismo tue que on tar con el relate de los indiosy ae dudosastraduaciones del profesor [Pesoa. Las historias dependen ante todo de la confiansa de quien las ecuehay de su copacdad de interprets Y cuando usted ven (ge estanddesconfiad, doctor Buell, «st manera, también ev 8 inadud. Resitié evant prude. Nevestamos zones para cer. cA rd de su pera y buena vluntad, ea wated quien sea, le weer do que todas morivemos? Me acuerdo del dia que 8 legs la cue lad que 8 land mcrae us crt, en marzo de 1939, desoniedo amo usted ahora a primera vez que To vi. Todos recone el brt~ imi del hidroavin de la Condor cuando se cercaba a te ciudad, lanunciando su legada, Nadie mde nos vista, Mucha gente coris hacia el ia Yo estaba ocupado em una ob, pero au ast vistumbré cn el piso de la casa sin tech le sombra del avidin, que sobrevoleba Tos mangos acerindowe a rlo.Acabé con el taba y ba al puerto. 2 posaba para wn fotigaf que el repesentante de Ta agensia Con- tor habiacontratado para registrar el aconteimiento y que, con la hmara sobre un tipo, faba pare sempre en placa la Inga del Autre exnSlgo, ol lado dels sndiosy el pilot, todos de pie bajo el ala del avidn. Su Hegada causd na sensadion que cinco meses mds tarde todos hablan olvidado, si exo ex lo que quiere saber. Agu nos scortunbramos muy velozmente «lo extraordinario, Sélo yo guardo ‘memoria Peo eso sf: i yo ni nae pudo imaginarentonces qué ec- ‘lanes Venta de gora bianca, como un capltin de bac, cams Ban a, berowdasy bola. NE yo ni nadie entrevinos nada por dete de esa elegancia tan ativa eimpropia dl lugar y la oan, tanto més ‘pars quien ahora fo recuerda, Nake intuy la desgracia que menos de cinco mets despus le arvancarta la vida. Yo me acegul ala ece- naa lz que oda la cudad asta mds, sn entender lami que ‘me era confiada y que ningin alma humana hubiens sido caper de casa Yo ful exe alma. El wepresentant dela Cindor nos presents ‘pero el einélago no me vio.Apreté mi mano, xf como la de eual- {quer otro, sonri, sonrela para todos, pero no not8 mi presencia. Apenas si 076 mi sombre. De habero entendido segunamentehabria bromeado, porque a pesar de todo no le fllaba lemon. Mi nombre, _fuers de agul, es motivo de chacota.¥ & acababa de legor Slo mde tande entendera las circunstancas,y las ventajas de tener un lado me. Sélo entoncesaceplaria mi arnstad, a falta de otra. Puedo ‘err humid sertansjo", amigo dels indi, pero uve edsacén y tno s0y tonto, No guardo rencor« nadie, y mucho menos al Doctor ‘Buell, ni amigo, mds alld de toda fo que &f pueda haber pensado 0 crite y alo queso uve axeo por lat dudosae teduciones del pro esor Peston que buscabs entre lor paples del muerto la explesiin (que yo misma hice cuanto pude para ekconder. Era preio que nadie Te encontrazesentide, ra pres inspedir que los muertos se hicie- ran cargo de los que habianquedado, Aunque aguel dia yo no pudie- * Seranejo: habitante del Sertén/regin del norte del Bes waaT)