Anda di halaman 1dari 4

Pues aquí tengo el gran libro; mira lo grueso que es - ¡casi 6 cm!

¡Creo que
esto va a ser una larga serie de vídeos! Por el complejo contexto histórico que vimos
en el primer vídeo, no extraña que Kant ocupa tantas cuartillas, aunque la verdad es
que su inquietud es muy sencilla. En el prólogo, dice: “La cuestión que se plantea
aquí es la de cuánto puedo esperar conseguir con la razón si se me priva de todo
material y de todo apoyo de la experiencia”. En otras palabras, si razonamos sin
acudir a la experiencia, ¿podemos alcanzar algún conocimiento?
Antes de empezar con la respuesta de Kant, preguntemos primero ¿por qué
quiere privarse de la experiencia? ¿por qué quiere tratar la razón aislada de la
experiencia? Pues porque ya existe una forma muy exitosa de pensar que se basa en
la experiencia; se llama la ciencia, en especial la física. Newton es el gran ejemplo.
Empleaba la razón dirigiéndola a objetos de su experiencia, ampliando así nuestro
conocimiento del mundo. La pregunta de Kant es si la metafísica también puede
ampliar nuestro conocimiento de la realidad. Es importante entender lo que Kant
entiende por metafísica entonces vamos a distinguirla bien de la ciencia de la física.
Como decía Aristóteles, el conocimiento se distingue por sus objetos. ¿Entonces,
cuáles son los objetos de la física? Cosas como planetas, pelotas y balas.
Básicamente, cualquier cosa física. ¿Y los objetos de la metafísica? Cosas como Dios,
la inmortalidad y la libertad. Si te das cuenta, puedo mostrar imágenes de los
objetos de la física porque son empíricos. Los objetos de la metafísica no; son
objetos racionales, entidades puramente inteligibles. Por lo tanto, no pueden tratarse
científicamente, sin embargo, al igual que los planetas y demás objetos del mundo
físico, Dios, la libertad y otros temas de este tipo son importantes. El hecho de que
llevamos miles de años pensando en estas cosas lo demuestra. Kant dice por tanto
que la metafísica es una disposición natural, pero la pregunta es si puede
encaminarse en las vías de una ciencia. Ésa es la pregunta básica de Kant en este
libro y es por ello que se fija en la pura razón privada de toda relación con la
experiencia empírica.
Con todo esto podemos entender lo que significa el título de su libro: Crítica
de la razón pura. “Crítica” no significa para Kant “destruir” o “echar por abajo” sino
más bien an análisis del alcance y los límites de algo. Imagínate que compraras un
vehículo pensado que fuera capaz de volar. Antes de pagar hay que analizar sus
componentes para saber qué puede hacer. Eso es lo que Kant hace en este libro:
analiza los componentes y capacidades de la razón. Más adelante vamos a hablar de
diferentes acepciones de esta palabra “razón” y cómo se distingue del entendimiento
pero de momento la podemos entender como el lado conceptual de la cognición, a
diferencia de lo perceptual. Para conocer nuestra realidad hay que no sólo abrir los
ojos y percibirla sino usar conceptos para pensarla. Los conceptos que usamos
cuando razonamos pueden ser de dos tipos. Por un lado están los conceptos
empíricos como los de “casa”, “libro” o “perro”, pero tenemos esos conceptos debido
precisamente a nuestra experiencia de casas, libros y perros. En la terminología de
Kant, conceptos empíricos de este tipo son a posteriori, es decir, vienen después o a
causa de la experiencia. Pero si su análisis va a privarse de la experiencia, entonces el
único tipo de concepto que le queda es el a priori, aquellos que no dependen de la
experiencia o que sean previos a ella. El uso de la razón en el que se emplean
conceptos a priori Kant lo llama un uso puro, a diferencia de un uso empírico. Y aquí
volvemos a la cuestión de la metafísica. Si queremos hablar de planetas y sus órbitas,
empleamos la razón de forma empírica y hacemos física. Si queremos hablar de Dios
o la libertad, cosas que no figuran sensiblemente en la experiencia, por lo que no les
corresponde concepto empírico alguno, tenemos que emplear la razón de forma
pura y hacemos por tanto metafísica. Kant quiere ver en qué medida eso sea viable.
La distinción entre a posteriori y a priori, y entre empírico y puro son básicas en
el pensamiento de Kant. Aprovechando el viaje, vamos a discutir un término más que
vamos a encontrar mucho en nuestro examen, a saber, trascendental. Está
estrechamente vinculado con lo que hemos estado discutiendo. Dice Kant: “Llamo
trascendental todo conocimiento que se ocupa, no tanto de los objetos, cuanto de
nuestro modo de conocerlos, en cuanto que tal modo ha de ser posible a priori” (CRP
A12). Cuando ves la palabra “trascendental”, y la vas a ver mucho, recuerda que es
un adjetivo. Los adjetivos describen sustantivos. En nuestro caso el sustantivo es el
conocimiento. Ahora, hay muchos adjetivos que podrías usar para describir el
conocimiento, por ejemplo, el conocimiento empírico. Eso sería conocimiento de los
objetos en nuestra experiencia: casas y perros, etc. A Kant no le interesa ese tipo de
conocimiento, conocimiento de objetos, sino conocimiento sobre nuestro modo de
conocer los objetos, específicamente el modo a priori. Eso sería un conocimiento
trascendental.
Bueno, vamos a hablar un poco del libro y su estructura. Salió publicado en
1781 y una segunda edición en la que trató de mejorar la exposición del argumento
salió en 1787. Estas ediciones son conocidas como la A y la B, respectivamente.
Algunas ediciones contemporáneas de la Crítica entrelazan el texto de estas dos
ediciones originales y en el margen indican con una A o una B seguida de número de
página la fuente del texto que estás leyendo.
Pasando al índice, encontramos dos prólogos, correspondiendo a las dos
ediciones, una introducción, y luego página tras página de divisiones, partes, libros,
capítulos y secciones con títulos como “Doctrina trascendental de los elementos”, “La
razón pura como sede de la ilusión trascendental”, y “El idealismo trascendental
como clave para solucionar la dialéctica cosmológica”. ¡Qué barbaridad – no extraña
que la gente se espanta! La mitad de la batalla con Kant es entender su
arquitectónica, es decir, cómo estructura su argumento, y qué significan los términos.
Primero, veamos cómo está estructurado el índice. La Crítica se divide en dos
divisiones principales: La doctrina trascendental de los elementos y La doctrina
trascendental del método. La primera es por mucho la más grande y más importante
(cuenta con 483 páginas comparada con la segunda división que tiene sólo 92). Al
final diré algunas cosas sobre la segunda división pero en esta serie vamos a fijarnos
sólo en la primera.
Entonces, La doctrina trascendental de los elementos. Kant encabeza su
estudio con este imponente título por una razón muy sencilla. Imagínate que Kant
quisiera entender la naturaleza del motor de un coche. Como punto de partida,
tendría que saber cuáles son las partes o elementos que componen el motor. Pero lo
que nos interesa entender aquí es la cognición humana. ¿Cuáles son sus elementos?
Para Kant son dos: uno sensible y el otro intelectivo, por lo que divide La doctrina
trascendental de los elementos en dos partes: La estética trascendental, que trata de
lo sensible y La lógica trascendental, que trata de la parte intelectiva.
Por cierto, la palabra “estética” aquí no tiene nada que ver con belleza sino con
la palabra griega de la que se acuña – aisthesis – la cual significa percepción.
Entonces, la Estética trascendental trata de la parte sensible de la cognición, de la
percepción o intuición de objetos. Pero recuerda que Kant no está interesado en lo
que la experiencia aporta al conocimiento, es decir, en el lado empírico, por lo que
no va a hablar de la sensibilidad en términos de ojos, retinas y rayos de luz, sino en lo
que el sujeto aporta al margen y previo a la experiencia, es decir, de manera a priori.
En otras palabras va a explicar en esta sección cómo ciertos elementos de la
subjetividad estructuran y posibilitan la intuición de objetos. Para Kant, estos
elementos a priori serán el espacio y el tiempo.
Pasando a la Lógica trascendental, esta sección del libro trata del elemento
intelectivo de la cognición. Es un poco más complicada que la Estética trascendental
ya que consta de dos partes: la Analítica y la Dialéctica. En la Analítica Kant habla de
los conceptos a priori del entendimiento que, junto con el espacio y el tiempo de la
sección anterior, posibilitan todo conocimiento. Además, habla de algo que se llama
el “esquematismo” lo cual explica cómo se aplican los conceptos del entendimiento a
las intuiciones de la sensibilidad.
La segunda parte de la Lógica trascendental se llama la Dialéctica. En la
Analítica, los conceptos se aplican a objetos que son susceptibles de aparecer en una
intuición. La Dialéctica trata de conceptos que se aplican a objetos que NO son
susceptibles de aparecer en una intuición, como el alma, el mundo en su totalidad, y
Dios. Conceptos de este tipo Kant los llama Ideas y corresponden no al
entendimiento sino a la razón. Lo que Kant hace en esta parte del libro es mostrar las
ilusiones que la razón crea al emplearse al margen de la sensibilidad y las trata en
tres secciones que se llaman los paralogismos de la razón pura, las antinomias de la
razón pura y lo ideal de la razón pura.
Eso, a grosso modo, es la estructura del libro. Sus tres partes fundamentales
son la Estética trascendental, la Analítica trascendental y la Dialéctica trascendental.
A estas tres partes corresponden tres elementos o facultades: la sensibilidad, el
entendimiento y la razón, que tratan respectivamente de las intuiciones, los
conceptos y las Ideas. A pesar de todas las divisiones y secciones que componen el
libro, podemos entender el argumento global de la Crítica en términos de una
división entre lo que se puede conocer y lo que no. La Estética y la Analítica se juntan
para explicar cómo la dinámica entre intuiciones y conceptos produce conocimiento,
el conocimiento científico del mundo natural. Como veremos, el concepto metafísico
de la causalidad es necesario para dar cuenta de este tipo de conocimiento, por lo
que en esta parte del libro Kant reivindica una metafísica de la experiencia. Por el
otro lado tenemos la Dialéctica en la que las Ideas de la razón hacen referencia a
objetos fuera de la experiencia y producen ilusiones. La metafísica implícita ahí, una
metafísica trascendente, Kant lo juzga como ilegítima.
Mucha información ¡ya sé! Pero ahora que hemos visto cual es la
preocupación fundamental de Kant, cómo estructura su libro para responder a esta
inquietud y algunos conceptos clave como “lo trascendental” y la distinción entre lo
empírico y lo puro, verás que no será tan difícil. En el próximo vídeo empezamos con
la introducción y la Estética trascendental.