Anda di halaman 1dari 4

Los trastornos del lenguaje en el DSM-5 y sus novedades

Como indicaba en la cabecera del artículo, voy a presentarte los trastornos del lenguaje en
el DSM-5 y las novedades respecto a su anterior edición, el DSM-IV TR.

Es un trastorno del neurodesarrollo


En primer lugar, los trastornos del lenguaje en el DSM-5, se encuadran dentro de un primer
bloque dedicado a los trastornos del neurodesarrollo.
Eso quiere decir, tal y como indica el propio manual, que es un tipo de afección con inicio
en el periodo del desarrollo, que se manifiestan de manera precoz, antes de comenzar en
la escuela primaria.
Pero lo principal es que se caracterizan por un déficit del desarrollo que produce
deficiencias del funcionamiento personal, social, académico u ocupacional.
La diferencia frente al DSM-IV TR está en la manera general de clasificar los trastornos,
de manera que ese manual no hablaba de trastorno del neurodesarrollo, sino que lo
encuadraba en el bloque de trastornos de inicio en la infancia, la niñez y adolescencia.
El DSM-5, incide más en el origen neurobiológico de los trastornos del lenguaje.

Trastornos de la comunicación
En realidad, el DSM-5 habla más bien de trastornos de la comunicación, uno de los cuales
sería el trastorno del lenguaje. Este grupo de trastornos incluyen deficiencias en el
lenguaje, el habla y la comunicación.
El habla está referida a la producción de sonidos que incluye articulación, fluidez, voz y
calidad de la resonancia.
El lenguaje incluye la forma, la función y el uso de sistemas conversacionales de palabras
habladas, lenguaje de signos, palabras escritas o imágenes.
El DSM-5 se refiere a la comunicación como todo comportamiento verbal o no
verbal que influye en el comportamiento, las ideas o las actitudes de otro individuo.

Los trastornos de la comunicación en el DSM-5


Los trastornos de la comunicación incluyen las siguientes categorías diagnósticas que
veremos a continuación:

 Trastorno del lenguaje


 Trastorno fonológico
 Trastorno de la fluidez de inicio en la infancia (tartamudeo)
 Trastorno de la comunicación social (pragmático)
 Trastorno de la comunicación no especificado

Trastorno del lenguaje


El trastorno del lenguaje en el DSM-5 está referido a las dificultades persistentes para
la adquisición y uso del lenguaje en todas sus modalidades: hablado, escrito, lenguaje de
signos u otro.
Estas dificultades están debidas a deficiencias, bien en la comprensión o bien en la
producción. Estas deficiencias pueden estar referidas a diferentes componentes del lenguaje:

 Vocabulario reducido
 Estructura gramatical limitada
 Deterioro del discurso

El trastorno del lenguaje en el DSM-5 viene a sustituir al llamado Trastorno del lenguaje
expresivo y al Trastorno mixto del lenguaje receptivo-expresivo del DSM-IV TR

Trastorno del lenguaje, TEL y disfasia


El trastorno del lenguaje en el DSM-5, podría ser el equivalente al trastorno específico del
lenguaje o a la disfasia. En el caso del TEL se han especificado muchas más modalidades y
categorías.
Por el contrario, los trastornos del lenguaje en el DSM-5, no ha querido entrar en
demasiadas especificaciones, sino más bien señalar las dificultades generales.

Trastorno fonológico
La segunda categoría diagnóstica de los trastornos de la comunicación en el DSM-5 es el
trastorno fonológico.
Se refiere a la dificultad para la articulación de los fonemas de forma adecuada, cuando
esta impide la inteligibilidad del habla e impide una comunicación verbal eficaz.
Quiero resaltar que el DSM-5 señala frente a los que descartan este problema en edades
tempranas que la progresión en el dominio de la producción fonológica debería
conducirles [a los niños] hacia un habla mayoritariamente inteligible a los 3 años. Los
niños con trastorno fonológico siguen utilizando procesos inmaduros de simplificación
fonológica después de la edad en la que la mayoría puede emitir palabras claramente.
El trastorno fonológico sí aparecía en los mismos términos en la anterior edición del
Manual.

Trastorno de la fluidez de inicio en la infancia (tartamudeo)


Al igual que ocurría en el DSM-IV TR este trastorno se refiere a las alteraciones en la
fluidez y en la organización temporal normales del habla. Estas alteraciones son
inadecuadas a la edad del individuo y habilidades de lenguaje.
Se refieren a los siguientes factores:

 Repetición de sonidos y sílabas.


 Prolongación de sonidos de consonantes y de vocales.
 Palabras fragmentadas.
 Bloqueo que se puede escuchar o silencioso.
 Palabras producidas con exceso de tensión física.
 Repetición de palabras completas monosilábicas.

Algunos de estos factores deben aparecer con frecuencia y de manera notable. Se añade
además, que la alteración provoca en el individuo ansiedad al hablar, o limitaciones en la
comunicación eficaz.
Trastorno de la comunicación social (pragmático)
Esta es una de las novedades del DSM-5 respecto a los trastornos de la comunicación. En
un artículo anterior, describía de manera más exhaustiva en qué consiste este trastorno.
Basta recordar que se refiere a las dificultades persistentes en el uso social de la
comunicación verbal y no verbal.
La dificultad diagnóstica más importante estriba en realizar un buen diagnóstico
diferencial respecto a los trastornos del espectro autista.

Trastorno de la comunicación no especificado


Finalmente se propone esta categoría reservada para aquellos casos en los que predominan
los síntomas característicos de un trastorno de la comunicación, que además, causan
malestar clínicamente significativo o un deterioro en lo social, escolar u otros aspectos del
funcionamiento, pero no cumplen todos los criterios de alguno de los trastornos de la
comunicación.

Trastornos del lenguaje en el DSM-5, recapitulando


Resumiendo, en este artículo he presentado los trastornos del lenguaje en el DSM-5, que
hablando con propiedad serían más bien los trastornos de la comunicación.
El DSM-5 insiste también en la necesidad de tener en cuenta el contexto cultural y
lingüístico del niño, especialmente en aquellos que crecen en ambientes bilingües.
El DSM-5 aclara en cada uno de los trastornos los criterios para el diagnóstico así como
ofrece pistas y referencias para realizar un buen diagnóstico diferencial.
Estos son los trastornos de la comunicación que aparecen:

 Trastorno del lenguaje.


 Trastorno fonológico.
 Trastorno de la fluidez de inicio en la infancia (tartamudeo).
 Trastorno de la comunicación social (pragmático).
 Trastorno de la comunicación no especificado.
Trastornos específicos del Lenguaje (TEL) según el DSM-V

A. Dificultades persistentes en la adquisición y uso del lenguaje en todas sus


modalidades (es decir, hablado, escrito, lenguaje de signos u otro) debido a deficiencias
de la comprensión o la producción que incluye lo siguiente:

1. Vocabulario reducido (conocimiento y uso de palabras).


2. Estructura gramatical limitada (capacidad para situar las palabras y las terminaciones
de palabras juntas para formar frases basándose en reglas gramaticales y morfológicas).
3. Deterioro del discurso (capacidad para usar vocabulario y conectar frases para
explicar o describir un tema o una serie de sucesos o tener una conversación).
B. Las capacidades de lenguaje están notablemente y desde un punto de vista
cuantificable por debajo de lo esperado para la edad, lo que produce limitaciones
funcionales en la comunicación eficaz, la participación social, los logros académicos o
el desempeño laboral, de forma individual o en cualquier combinación.

C. El inicio de los síntomas se produce en las primeras fases del período de desarrollo.

D. Las dificultades no se pueden atribuir a un deterioro auditivo o sensorial de otro tipo,


a una disfunción motora o a otra afección médica o neurológica y no se explica mejor
por discapacidad intelectual (trastorno del desarrollo intelectual) o retraso global del
desarrollo.