Anda di halaman 1dari 7

EL CHISTE DE LA ENUNCIACIÓN1

Eduardo SERRANO OREJUELA


eso@cable.net.co

[...] los mensajes que se expresan y se transmiten


mediante el lenguaje no son propiedades intrínsecas de la
materia, ni de las letras, ni de las palabras, sino acuerdos
lingüísticos con significados dados por la cultura. [...]
Conviene, por tanto, diferenciar la existencia de los
portadores materiales de información del significado de
ésta2.

1. Según Jakobson (1960), toda comunicación verbal entraña seis factores


constitutivos:

El destinador manda un mensaje al destinatario. Para que sea


operante, el mensaje requiere un contexto de referencia [...] que el
destinatario pueda captar, ya verbal, ya susceptible de
verbalización; un código del todo, o en parte cuando menos, común
a destinador y destinatario [...]; y, por fin, un contacto, un canal
físico y una conexión psicológica entre el destinador y el
destinatario, que permite tanto al uno como al otro establecer y
mantener una comunicación (p.352).

Es nuestra opinión que esta formulación —que goza de gran acogida en


nuestro medio docente e investigativo— no soporta un chiste. Veamos
algunos, verdaderamente demoledores de este tipo de ilusión comunicativa.

[1] Un campesino viene a Cali con el propósito de visitar a su hija,


trayéndole una gallina como regalo. Toma un bus y se sienta junto a
la ventanilla, acomodando al animal sobre sus piernas. Un tipo sube
poco después y se sienta en la silla de al lado. De pronto, el
campesino oye que el tipo le pregunta: «¿A como da la gallina?». El
campesino le responde: «No está en venta, señor». El tipo insiste: «¿A
cómo da la gallina?». El campesino: «No, señor, no está para la
venta». Entonces el tipo le grita: «!Que acomodés la gallina que me
está cagando!»

1 Ponencia presentada en el I Congreso Nacional de Estudios del Discurso, Cali, marzo de 1996.
2José M. R. Delgado: Mi cerebro y yo. Cómo descubrir y utilizar los secretos de la mente. Santafé de
Bogotá: Planeta, 1994, pp. 112-113.

El chiste de la enunciación - Eduardo Serrano Orejuela 1


[2] El sargento ante el pelotón: «¡Soldado Vásquez, ice la bandera!».
El interpelado mira el tricolor apreciativamente y se cuadra:
«¡Positivo, mi sargento. Le quedó muy bonita!»

[3] El niño a la mamá: «Mami, ¿por qué usted le dice al policía


“señora gente” si él es hombre?»

¿Qué ha ocurrido en cada uno de estos casos?

En [1], el tipo le dice al campesino «Acomodá la gallina», el campesino


escucha «¿A cómo da la gallina?».

En [2], el sargento le dice al soldado «¡Ice la bandera1», el soldado


escucha «¡Hice la bandera!».

En [3], la madre dice «señor agente», el niño escucha «señora gente».

¿Cómo explicar el hecho sorprendente de que, en cada uno de los


ejemplos, el hablante envíe un mensaje X y el oyente reciba un mensaje Y?
¿Por qué y en qué momento ocurre esta sustitución? Nos parece evidente que
el esquema jakobsoniano no puede dar cuenta de ello. La explicación según
la cual los oyentes tienen un código lingüístico diferente al del hablante no es
válida: todos hablan la misma lengua. Misma lengua, mensajes diferentes,
cuando se supone que debería ser uno idéntico para los dos interlocutores:
algo falla. Busquemos una explicación satisfactoria en otra parte.

2. Con la finalidad de «hallar en el conjunto del lenguaje la esfera que


corresponde a la lengua», Saussure (1916) recomienda «situarse ante el acto
individual que permite reconstituir el circuito del habla», el cual supone por
lo menos, como mínimo exigible para que sea completo, dos personas que
conversan:

El punto de partida del circuito está en el cerebro de una de ellas,


por ejemplo A, donde los hechos de conciencia, que llamamos
conceptos, se hallan asociados a las representaciones de los signos
lingüísticos o imágenes acústicas que sirven para su expresión.
Supongamos que un concepto dado desencadene en el cerebro una
imagen acústica correspondiente: es un fenómeno completamente
psíquico, seguido a su vez de un proceso fisiológico: el cerebro
transmite a los órganos de la fonación un impulso correlativo a la
imagen; después, las ondas sonoras se propagan de la boca de A al
oído de B: proceso puramente físico. Acto seguido, el circuito se
prolonga en B en orden inverso: del oído al cerebro, transmisión
fisiológica de la imagen acústica; en el cerebro, asociación psíquica
de esta imagen con el concepto correspondiente (p. 28).

El chiste de la enunciación - Eduardo Serrano Orejuela 2


Nos parece que en esta formulación hay un principio de respuesta al
enigma del parágrafo anterior: lo que circula entre A y B no es un mensaje,
sino las ondas sonoras, «proceso puramente físico», efecto de la fonación de A
y objeto de la audición de B, audición que las convierte en imágenes
acústicas que se asocian con los conceptos correspondientes en el cerebro del
que escucha, correspondencia determinada por el código de la lengua.

La clave del planteamiento radica, como lo subraya con insistencia el


mismo Saussure, en la distinción entre «las partes físicas (ondas sonoras),
fisiológicas (fonación y audición) y psíquicas (imágenes verbales y conceptos)».
Para que no haya lugar a equívocos, añade:

Es en efecto capital señalar que la imagen verbal no se confunde con


el sonido mismo y que es psíquica en la misma medida que el
concepto que le es asociado (p. 29).

Más adelante, cuando introduce el concepto de «signo», recuerda

que los términos implicados en el signo lingüístico son, los dos,


psíquicos y están unidos en nuestro cerebro por el vínculo de la
asociación. [...] El signo lingüístico une no una cosa y un nombre,
sino un concepto y una imagen acústica. Esta última no es el sonido
material, cosa puramente física, sino la huella psíquica de ese
sonido, la representación que de él nos da el testimonio de nuestros
sentidos (p. 98).

Y concluye: «El signo lingüístico es, por consiguiente, una entidad


psíquica de dos caras», a las que denomina ahora, y para siempre,
«significante» y «significado» (p. 99).

La conclusión que se impone no puede ser sino ésta: el «mensaje» no es


recibido tal cual por el oyente, sino reconstruido por él —en el contexto de
una situación comunicativa— a partir de la percepción auditiva de la cadena
sonora, que transforma, gracias a su competencia lingüística, en cadena
significante a la cual atribuye una significación. Puede ocurrir, en
consecuencia —como en el caso del campesino, el soldado y el niño—, que la
cadena significante reconstruida por el oyente no se corresponda con la que
fue construida por el hablante, lo que se traduce en un fracaso de la
comunicación.

Examinemos entonces cuáles son las operaciones mentales mediante


las cuales el oyente transforma una serie de gruñidos escuchados en un
discurso verbal que, dadas ciertas condiciones, nos puede hacer reír.

El chiste de la enunciación - Eduardo Serrano Orejuela 3


3. Según van Dijk (1978), «para poder atribuir informaciones a una serie de
señales visuales o auditivas [percibidas], se requiere una serie de procesos
fundamentales», agrupados en cuatro principios.

1. Segmentación: «[...] un hablante es capaz de aislar unidades


discretas del ‘flujo’ (fonético) continuo de la lengua; esto significa que puede
segmentar señales de ese flujo».

2. Categorización, especificada como fonológica, morfológica y sintáctica:


«Para comprender las señales hay que hacer una abstracción: si bien un
sonido se pronuncia o se oye fonéticamente de distintas maneras, el sonido
siempre puede interpretarse como la misma forma de sonido. [...] La
categorización, sin embargo, no se limita a la comprensión de fonemas, sino
que también tiene lugar en otros niveles: reconocemos aquellas ‘palabras’ que
ya conocemos, es decir: a una determinada configuración de sonidos le
asignamos una forma de palabra (morfema). A la vez tiene lugar una primera
categorización sintáctica: determinadas formas de palabras se asignan a
determinadas categorías sintácticas, como artículos o sustantivos».

3. Combinación: «las unidades se ‘reúnen’, se combinan con otras


unidades y esta combinación vuelve a considerarse como una unidad. El
principio de combinación tiene, pues, validez para la comprensión de los
morfemas, porque los fonemas se yuxtaponen, y para la comprensión de
(partes de) oraciones, porque los morfemas se yuxtaponen».

4. Interpretación: «a las formas de palabras, partes de oraciones u


oraciones se les asigna determinado significado convencionalmente
establecido. Esto significa que un hablante, cuando entiende una palabra, no
sólo extrae de su memoria la forma de palabra correspondiente (ámbito de
conocimiento lingüístico), sino a la vez el (los) significado(s) posible(s) o
actual(es) que va(n) acoplado(s) a la forma de la palabra. [...] Pero como
numerosas formas de palabras poseen varios matices de significado o incluso
varios significados, puede producirse muy fácilmente un malentendido si no
se dispone de más información proveniente del texto o del contexto» (pp. 178-
179).
De lo anterior se infiere que las operaciones de segmentación,
categorización y combinación estructuran el plano significante del discurso,
en tanto que la operación de semantización3 estructura su plano significado.
Ahora bien, estas operaciones son realizadas tanto por el hablante como por
el oyente. En consecuencia, éste puede reconstruir, mediante la ejecución de
dichos principios, una cadena significante correspondiente a la que fue

3 Término que preferimos al de interpretación, por razones que expondremos más adelante.

El chiste de la enunciación - Eduardo Serrano Orejuela 4


construida y asignarle una significación equivalente a la que fue intencionada
por el hablante. Pero puede, asimismo, reconstruir una cadena significante
distinta, resultante de segmentaciones, categorizaciones y combinaciones
diferentes, a su vez objeto de una semantización alejada de la que se
esperaba.

Es la raíz del malentendido entre los personajes interlocutores de los


chistes. Tomemos como ejemplo paradigmático el caso del campesino y el tipo
que se sienta a su lado. Éste le dice «Acomodá la gallina»; aquél percibe
auditivamente el flujo fonético, lo procesa mentalmente segmentándolo,
categorizándolo, combinándolo y semantizándolo, y escucha «¿A cómo da la
gallina?»: el verbo en imperativo del tipo es transformado por el campesino en
una preposición, un adverbio y un verbo en indicativo, en tanto que el resto
es reconstruido de manera correcta, si bien el enunciado en su totalidad es
interpretado como interrogación. En consecuencia, la significación atribuida
por el campesino a la cadena significante resultante del conjunto de estas
transformaciones no podía ser la misma que le había atribuido el tipo a la
cadena significante original que él había generado.

Ahora bien, este fenómeno no es sólo resultado de un procesamiento


involuntario, como en los ejemplos citados hasta el momento. También está
presente en ciertos juegos de palabras deliberados, en los que la agudeza no
resulta sólo de una resemantización de la misma cadena significante, lo que
es bastante habitual, sino de una reestructuración fono-morfo-sintáctica de
la cadena misma. Veamos dos ejemplos:

[4] Crisis en el matrimonio. El esposo, compungido: «Mija, ¿qué es lo


que nos separa?». La esposa, sin que le tiemble la voz: «Mijo, lo que
no se para».

[5] Marino se sienta a la mesa en la que Javier come un bistec.


«¿Ese bistec está blando?» «Pues hasta ahora no ha dicho nada».

Es evidente que la esposa ha reconstruido de manera adecuada el


sintagma «nos separa», pero lo reestructura en su respuesta para aludir a la
impotencia sexual del esposo como causa del conflicto conyugal, sacándose
de esta manera el clavo de tantas frustraciones.

Asimismo, Javier ha comprendido la pregunta de Marino, pero hace


como si hubiera oído «¿está hablando?» y le responde como le responde —y
corresponde— por el simple placer de paladear la ocurrencia lingüística,
además del bistec.

El chiste de la enunciación - Eduardo Serrano Orejuela 5


En estos dos casos, la reestructuración, por parte de los oyentes, de los
enunciados estructurados por los hablantes, es consecuencia de haber
sometido la cadena sonora —que es lo único que llega de la boca del hablante
al oído del oyente— a operaciones de resegmentación, recategorización y
recombinación deliberadas: al darse nuevas cadenas significantes, los
oyentes (ahora en su condición de hablantes) se permiten nuevas
significaciones gratificantes de impulsos eróticos y agresivos, con las que
rompen el pragmatismo comunicativo de las interacciones conversacionales
cotidianas.

4. Tratemos ahora de incorporar lo dicho hasta el momento en el marco de


un modelo semiótico de la enunciación. Me refiero, en particular, a la
semiótica de la Escuela de París, cuya filiación lingüística —sobrevolada a
grandes rasgos— empieza en Saussure, pasa por Hjelmslev y se nutre de
Benveniste.

En el punto de partida, un enunciador, dotado de una competencia


semiótica de naturaleza semiolingüística, discursiva y semántica (=
enciclopédica), lleva a cabo un proceso de generación de un enunciado en el
que distinguimos una manifestación material y una articulación formal. En
efecto, para que pueda circular en el espacio social de la comunicación, el
enunciado debe ser manifestado en una materia de la expresión determinada
—en el caso que nos interesa, oral— y articulado como forma de la expresión
o forma significante: las operaciones de segmentación, categorización y
combinación llevan a cabo esta articulación formal. Asimismo, esta forma de
la expresión manifestada en una materia debe ser semantizada, investidura
que está a cargo de la operación de semantización, de la cual resulta la
articulación de la forma del contenido del enunciado o forma significada.

Ahora bien, la percepción auditiva de la materia fónica de la expresión,


transmitida a través del espacio físico, le permite al enunciatario —asimismo
semiolingüística, discursiva y semánticamente competente— llevar a cabo un
proceso de interpretación del enunciado que se traduce en la rearticulación
fono-morfo-sintáctica de la forma significante de la expresión, lo que acarrea
la rearticulación semántica de la forma significada del contenido, previamente
articuladas por el enunciador durante la generación del enunciado4.

4 Queda claro que, para nosotros, la interpretación incluye las operaciones de segmentación,
categorización, combinación y semantización, lo que nos autoriza a hablar de interpretación fono-morfo-
sintáctico-semántica del enunciado o, si se prefiere, de la materia de la expresión del enunciado.

El chiste de la enunciación - Eduardo Serrano Orejuela 6


Precisemos que rearticular significa articular de nuevo, volver a articular
lo que ya ha sido articulado, pero también articular de otra manera, de modo
diferente a como ha sido articulado. En el primer caso, el enunciado
interpretado por el enunciatario se corresponde con el enunciado generado por
el enunciador. En el segundo caso, no, en una gradación variable. La
comunicación (en el sentido etimológico de poner en común) puede entonces
fracasar o, por el contrario, enriquecerse con inesperadas, sorprendentes y
deliciosas significaciones. Es entonces cuando podemos apreciar el chiste —
voluntario o involuntario— de la enunciación.

En conclusión, lo que queda claro es que la comunicación oral no


consiste en la transmisión de un mensaje por parte de un destinador que lo
emite para que un destinatario lo reciba cómodamente sentado en su sillón
favorito. Lo que se transmite por el espacio físico es una cadena fónica
articulada que el enunciatario debe rearticular. De allí que para interpretar
un enunciado el enunciatario deba generarlo de nuevo, es decir, re-generarlo,
lo que en muchos casos equivale a regenerarlo. Por eso afirmamos que toda
enunciación es coenunciación, pues el enunciatario-enunciador reenuncia lo
que ha sido ya enunciado por el enunciador-enunciatario. Claro, algunos
simple y llanamente renuncian.

Cali, II/XI-96.

BIBLIOGRAFÍA

JAKOBSON, Roman (1960): «Lingüística y poética», en Ensayos de lingüística


general. Barcelona: Seix Barral, 1975.

SAUSSURE, Ferdinand de (1916): Cours de linguistique générale. Paris: Payot,


1982.

van DIJK, Teun A. (1978): La ciencia del texto. Un enfoque interdisciplinario.


Barcelona: Paidós, 1983.

El chiste de la enunciación - Eduardo Serrano Orejuela 7