Anda di halaman 1dari 2

CIRUGÍA MÍNIMAMENTE INVASIVA PARA LA FÍSTULA DE LA ARTERIA

CORONARIA-PULMONAR A TRAVÉS DE LA MINITORACOTOMÍA


PARAESTERNAL

La reparación quirúrgica epicárdica es eficaz en pacientes con fístula de la arteria coronaria


pulmonar (CPAF). Sin embargo, la mayor parte de la cirugía se realizan a través de una
esternotomía media bajo derivación cardiopulmonar. Este articulo nos describe una técnica
novedosa que consiste en realizar una cirugía mínimamente invasiva para pacientes con
CPAF sin circulación extracorpórea a través de una minitoracotomía paraesternal. Esta
técnica ha demostrado ser segura y efectiva y puede ser digna de uso para pacientes con
CPAF.
La fístula de la arteria coronaria (CAF) se define como una conexión anómala entre una
arteria coronaria y otras estructuras cardiovasculares. En la actualidad, múltiples estudios
han revelado que la arteria pulmonar principal (AP) es el sitio de terminación más común
para CAF, con tasas de prevalencia de fístula de arteria coronaria-pulmonar (CPAF) que van
del 36% al 77% en todos los CAF

TÉCNICA:
El procedimiento de reparación quirúrgica mínimamente invasiva. CPAF se realizó bajo
anestesia general a través de una pequeña incisión de minitoracotomía paraesternal
izquierda (4-6 cm) en el tercer espacio intercostal sin resección de costilla. Después de la
distracción de la pared torácica con un retractor de tejido y la disección del pericardio, se
pueden usar las suturas pericárdicas para la colocación correcta.
Después de confirmar la ubicación precisa de la CPAF, utilizamos pinzas para sujetar
temporalmente la CPAF e imitar la ligadura de la CPAF. Luego, se realizó una ecografía
transesofágica (ETE) nuevamente para examinar si el flujo sanguíneo de CPAF había
desaparecido o se había reducido, y para determinar el lugar para la ligadura. Si el flujo de
sangre del CPAF hubiera desaparecido completamente, la posición de sujeción será la
posición de ligadura. Finalmente, el CPAF se ligó con sutura de prolene bajo el monitoreo
de la ETE.
Después de ligar el CPAF, todos los pacientes fueron observados durante 15 minutos antes
de cerrar la incisión. Si el paciente cumple con las siguientes condiciones, se considerará
que la ligadura de CPAF es exitosa: (1) El monitoreo del electrocardiógrafo no detectó
cambios en el patrón de onda ST-T o arritmia. (2) El movimiento de la pared del corazón fue
normal mediante la evaluación de la ETE a través de diferentes vistas. (3) El flujo sanguíneo
de la fístula desapareció completamente bajo la ETE. Después de la cirugía, el paciente se
recuperó en la unidad de cuidados intensivos quirúrgicos.
CONCLUSIONES:
Las técnicas quirúrgicas cardíacas mínimamente invasivas se han utilizado cada vez más
para las enfermedades cardíacas. Los datos actuales han demostrado que la cirugía cardíaca
mínimamente invasiva ofrece varias ventajas para los pacientes en comparación con la
cirugía cardíaca convencional.
La investigación se realizó en 17 pacientes desde julio del 2006 hasta el 2015, Ningún
paciente mostró restos de la fístula durante el seguimiento. Todos los pacientes fueron
asintomáticos. No se detectaron complicaciones de isquemia miocárdica y disfunción
ventricular izquierda en el último seguimiento, no hubo conversión a esternotomía y
mortalidad. Por lo tanto, nuestra técnica puede ser un método seguro, factible y eficaz que
puede merecer un uso adicional para los pacientes con CPAF.