Anda di halaman 1dari 21

UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN MARTIN

FACULTAD DE CIENCIAS ECONOMICAS

ESCUELA PROFESIONAL DE CONTABILIDAD-RIOJA

TEMA:

Ética y moral (La conciencia moral de la persona)

Asignatura:

Ética y Deontología Profesional

Docente:

Ing. Mag. Hector Manuel Suarez Ríos

Estudiantes:

Pérez Uchillan Zani

Regalado Ruiz Rosmeri

RIOJA- PERÚ
2018
ÉTICA Y DEONTOLOGÍA PROFESIONAL
“Etica y Moral (La conciencia moral de la persona)”

INDICE

I. ÉTICA ................................................................ Error! Bookmark not defined.


1.1 CONCEPTO: ............................................... Error! Bookmark not defined.
1.2 ALCANCE: ...................................................... Error! Bookmark not defined.
1.3 FACTORES: ................................................ Error! Bookmark not defined.
1.4 VENTAJAS:................................................. Error! Bookmark not defined.
1.5 LA IMPORTANCIA DE LA ÉTICA EN EL TRABAJO: Error! Bookmark not
defined.
1.6 VALORES ................................................... Error! Bookmark not defined.
1.7 LA ÉTICA EN LAS ORGANIZACIONES: CONSTRUYENDO
«CONFIANZA» ..................................................... Error! Bookmark not defined.
II Moral: ................................................................. Error! Bookmark not defined.
1.9 ALGUNAS PARADOJAS DE LA ÉTICA EN LAS ORGANIZACIONES:
Error! Bookmark not defined.
1.10 ELEMENTOS CONSTITUTIVOS DE LA ÉTICA EN EL TRABAJO
PROFESIONAL:.................................................... Error! Bookmark not defined.
1.11. UNA TIPOLOGÍA ÉTICA DE LAS ORGANIZACIONES: ENFERMAS,
SANAS Y EXCELENTES: ..................................... Error! Bookmark not defined.
III Conciencia moral de la persona ....................... Error! Bookmark not defined.

Universidad Nacional de San Martín – Rioja 2


Escuela Profesional de Contabilidad
ÉTICA Y DEONTOLOGÍA PROFESIONAL
“Etica y Moral (La conciencia moral de la persona)”

I. ÉTICA

1.1 Concepto
La palabra ética viene del griego “ethos”, que significa “costumbre”, por lo que la definición
nominal de ética sería “la ciencia de las costumbres”. Pero lo que en realidad le interesa a
la ética es estudiar la bondad o maldad de los actos humanos, sin interesarse en otros
aspectos o enfoques

Por lo tanto, podemos. determinar que su objeto material de estudio son los actos
humanos, y su objeto formal es la bondad o maldad de dichos actos. Con esto, podemos
dar una definición real de la ética como la ciencia que estudia la bondad o maldad de los
actos humanos.

Esta definición abarca dos aspectos de la ética: uno de carácter científico y otro de
carácter racional:

a. El carácter científico

La ciencia establece un modelo universal o patrón de comportamiento de la realidad y nos


puede decir cómo se va a comportar dicha realidad. La ciencia puede “predecir” el
comportamiento de un objeto, debido a que proporciona el modelo bajo el cual actúa.

Recordemos que el modelo inicial que propone la ciencia es una hipótesis, y que gracias
al método científico la hipótesis puede comprobarse. Sólo a partir de ese momento se
puede hablar de un modelo fundamentado. El carácter científico de la ética queda
fundamentado, entonces, en virtud de que esta disciplina presenta un paradigma de
conducta valiosa, que el hombre debe realizar.

b. El carácter racional

Lo determina el uso de la razón. La ética no es una ciencia experimental, sino racional, ya


que fundamenta sus modelos por medio de la razón. Esta razón nos proporciona causas,
razones, y el porqué de la bondad en una conducta realizada.

Se puede decir entonces que a la Ética le concierne proporcionar las razones por las que
ciertas conductas son buenas, y por lo tanto dignas de realizarse, como también de
argumentar en contra de conductas malas (como por ejemplo el homicidio, la
drogadicción, el engaño, el robo, etc.).

1.2 PRINCIPIOS ÉTICOS.

Usualmente se definen cuatro principios éticos que son el punto de partida de cualquier
argumentación que permita legitimar acciones y procedimientos.

Universidad Nacional de San Martín – Rioja 3


Escuela Profesional de Contabilidad
ÉTICA Y DEONTOLOGÍA PROFESIONAL
“Etica y Moral (La conciencia moral de la persona)”

a) El principio de autonomía.

Este principio establece que toda persona es libre de hacer lo que quiera mientras esto
no infrinja o interfiera la libertad de otro. Todos somos libres, pero lo que distingue esta
autonomía del uso perverso de la libertad es su carácter “universalizable”. Una opción
moral es correcta si a la vez que se desea algo para uno se “puede querer” que eso sea
una ley universal. La persona moral (que se adhiere a unos valores) justifica sus acciones,
puede dar razones de por qué decidió hacer “A” en vez de “B”. Para poder escoger entre
“A” o “B”, la ética parte del hecho de que el individuo es libre. Por eso la ética, como
filosofía moral, se fundamenta en la libertad de los individuos en sus decisiones y
acciones.

b) El principio de no maleficencia.

Este principio exige no hacer daño, y si no hay otra solución, se trata de crear el menor
mal posible, especialmente a los que ya están en condiciones desfavorables. El objetivo
es no crear nuevos males ni aumentar los ya existentes, entendiendo por mal todo aquello
que nadie querría para sí y que, por coherencia con la universalización de la autonomía,
tampoco se desearía para los demás. Se está perjudicando a otras personas cuando se
atenta contra la ética de mínimos creando situaciones que nadie querría para sí ni para
nadie, atentando contra bienes fundamentales reconocidos como derechos humanos.

c) El principio de justicia.

Este principio regula una distribución de los bienes fundamentales a los que todo ser
humano debería tener derecho. Es un principio que ha recibido muchos enfoques, el más
adecuado, a nuestro parecer, para sociedades plurales, abiertas y cambiantes es el
inspirado en la teoría de la justicia de RAWLS, hay que garantizar igual libertad para todos
y acordar que no es correcto tomar una decisión que empeore la situación de los que
están peor; y en las aportaciones de APEL, HABERMAS y CORTINA20, según los cuáles
para asegurarnos sobre la justicia de una decisión hay que contar con el consentimiento
de todos los afectados, considerando que estos son libres para consensuar dicha decisión
(que están en condiciones de información y simetría) y que comprenden todas las
implicaciones de su aprobación. Por eso, este principio parte de los derechos humanos
para lograr condiciones de información y simetría, es decir, unas condiciones en las que
predomina la dignidad humana, donde existe la libertad y no donde prevalezca el hambre,
la miseria, la enfermedad.

d) El principio de beneficencia.

El principio de beneficencia está presente en los escritos más antiguos, considerado por
HIPÓCRATES a la vez que el de no maleficencia, recomienda perseguir el máximo bien
posible, en el caso de la medicina, curar si es viable, o aliviar cuando no sea posible la
cura.

Universidad Nacional de San Martín – Rioja 4


Escuela Profesional de Contabilidad
ÉTICA Y DEONTOLOGÍA PROFESIONAL
“Etica y Moral (La conciencia moral de la persona)”

El principio de beneficencia complementa al de no-maleficencia: el primero parte de una


visión positiva (busca hacer el bien, persigue lo que sería deseable) y el segundo parte de
una visión negativa (busca no dañar o hacerlo en el menor grado posible). Este principio
debe ser considerado posteriormente al de no maleficencia: primero no dañar y, luego,
lograr la máxima felicidad. Sin embargo, el bien no siempre se percibe como tal por todo
el mundo, y es importante recordar que no se puede imponer un bien moral: si no es
deseado y es impuesto, no será ni bien ni moral. La beneficencia exige la autonomía y la
justicia: el bien lo es por querido por el afectado

1.3 OBJETIVOS DE LA ÉTICA

Como filosofía teórico práctica de la vida la ética tiene un doble objetivo: el objetivo
material que es el del acto humano como fuente y como modo de llegar a los hábitos de
costumbre, de personalidad, de ethos humanos. El objeto formal es el mismo acto
humano considerado bajo la razón formal de su ordenabilidad por las normas o reglas de
conducta: es la moral formulada. Puede haber y de hecho las hay diversas formulaciones
o sistemas éticos, como los veremos luego, pero su objetivo siempre es el mismo: el ser
moral, la teoría de la virtud, los valores morales, la teoría del bien en todos los aspectos,
lo que sea conveniente para la realización integral de la persona y de la comunidad
humana.

Especificando un poco más, el objetivo de la ética como disciplina filosófica es:

• Reflexionar sobre los principios según los cuales el hombre debe orientar su vida y de
donde sacar las normas para su acción moral.

• Los “actos” humanos, solo bajo el aspecto de la “bondad” o malicia moral en orden a un
final o por ello establece leyes generales. Su objeto no es, pues, describir o analizar
comportamientos específicos sino en orden al último fin, la plena realización de la persona
y su armónica, pacífica productiva convivencia en sociedad. Enseña no lo que hace el
hombre si no lo que debe hacer y por ello se dice que es ciencia del deber y se le llama
también “deontología”, porque es el tratado de lo que se debe hacer, del deber. Bajo el
ámbito de la ética solo caben las actividades específicas humanas, es decir, las
racionales y libres. Lo que esta fuera del dominio de la libertad, está también por lo menos
directamente fuera del dominio de la ética.

• Redescubrir al ser humano en su valor moral, es decir, en su capacidad de escoger lo


bueno, lo justo, lo conveniente y así capacitarse para juzgar las costumbres, las leyes y
las actitudes y construir una personalidad autónoma apta para la cooperación.

1.4 DIVISIÓN DE LA ÉTICA

1.4.1 En razón del sujeto la ética se divide en:

Universidad Nacional de San Martín – Rioja 5


Escuela Profesional de Contabilidad
ÉTICA Y DEONTOLOGÍA PROFESIONAL
“Etica y Moral (La conciencia moral de la persona)”

a. Individual o Personal: Indica cuales son los deberes de la persona actuando en


soledad o dentro de los límites del hogar familiar, sin más relación con el exterior
que las fundadas en los vínculos de familia y grupo social con quien vive.
b. Profesional: son las normas que rigen no solo las relaciones de los profesionales
entre sí, sino las relaciones de estos con los individuos o grupos sociales que
están a su servicio.
c. Social, grupal, familiar: la que rige los derechos y deberes de unas sociedad o
grupo social con otros, las relaciones de estos para con sus súbditos y de estos
para con las autoridades, las relaciones entre las instituciones y sus afiliados y
miembros integrantes de las mismas y las obligaciones y derechos y cada uno de
los miembros integrantes de una familia.

1.4.2 En razón de la fuente de moralidad se divide en:

a. Ética Natural: la que se fundamente en la naturaleza misma del hombre, en su


ser racional dotado de una conciencia y de una relativa autonomía con instinto,
estímulos y voliciones o afectos y antipatías que debe encausar y satisfacer en
forma conveniente y ordenada, pero que no se rige por leyes escritas o
codificadas.
b. Ética Social: La que se fundamente en las costumbres y leyes sociales que
construye el bien común y responden a la realización del ser social del hombre.
c. Ética Religiosa: La que se fundamenta en creencias y normas de carácter
religioso pertenecientes a un credo o extractada de libros o creencias religiosas o
emanadas de instituciones de carácter religioso.

1.4.3 Aristóteles fue el primero en dar una división de la ética. El la divide así:

a. Monástica: la que se ocupa de la vida del individuo (Griego: monax = individual,


singular).
b. Económica: la que se ocupa de la vida de la sociedad doméstica, (griego: Oikos
= casa, familia)
c. Política: la que se ocupa de la sociedad civil. Esta tiene el lugar de prevalencia,
pues “resulta manifiesta que la ciudad es una de las cosas que existen por
naturaleza, ya que el hombre es por naturaleza un animal político” y resulta
también que, quien por naturaleza y no por casos de fortuna carece de ciudad,
está por debajo o por encima de lo que es el hombre, vivir humanamente es
compartir la vida ciudadana. El que sea incapaz de entrar en esta participación
común o que a causa de su propia suficiencia no necesite de ella, no es más parte
de la ciudad, sino que es una bestia o un Dios.
d. Religiosa: la que se ocupa de los deberes con la divinidad

1.5 Relaciones de la ética con otras ciencias del comportamiento.

Universidad Nacional de San Martín – Rioja 6


Escuela Profesional de Contabilidad
ÉTICA Y DEONTOLOGÍA PROFESIONAL
“Etica y Moral (La conciencia moral de la persona)”

La ética, en cuanto ciencia, es una forma específica de conocimiento, dotada de reglas


propias y se fundamenta en el postulado de la constancia de su objeto que es la moral,
comprobable por la historia del hombre y de los pueblos.

En miras de clasificar el ámbito específico de la ética y por justificar en cierto modo por
qué la ética debe considerarse como disciplina autónoma y con características propias,
haremos una breve relación con otras de las principales ciencias del comportamiento
humano.

A. Ética y Sociología

Por influencias del positivismo, hay actualmente una marcada tendencia a reducir la ética
a la sociología y esta tendencia se llama sociologismo. Obra de Augusto Comte y sobre
todo de Emilio Durkhein, el sociologismo afirma que la moral es solamente un conjunto de
fenómenos sociales, las normas de conducta se elaboran en la sociedad y luego la
sociedad las interioriza. La presión social convierte esa norma en deber. El interior del
individuo se modera a imagen y semejanza por medio externo. Por ello, se concluye que
los fenómenos morales son fenómenos externos comprobables y por tanto objeto de la
sociología

B. Ética y Psicología

Entre ética y psicología existen profundas conexiones que, sin embargo, no pueden
conducirse a la confusión de objetivos o competencias.

Conexiones o Relaciones

Parte del objeto material de la psicología es también objeto de la ética: los actos humanos
y sus consecuencias, los hábitos, la libertad, la voluntad, las pasiones o sentimientos, las
tendencias, etc. A su vez, los hechos y fenómenos morales entran en el campo de
constatación y análisis del psicólogo: el hecho de la conciencia moral, el remordimiento
(complejo de culpa), el deber, el extravío, etc.

Hay una profunda relación entre “Pathos” y el “ethos”. El psicólogo no puede entender al
hombre sin penetrar al santuario de su vida moral donde se formulan sus ideales y se
agotan las pasiones en lucha con tales ideales. Pero tampoco el moralista puede entrever
la moral como norma y sobre todo como vida, sin tener en cuenta el mundo de la
psicología humana dentro de la cual se formula ese orden moral. El moralista no debe
perder de vista los datos de la psicología.

C. Ética y Antropología

Conviene distinguir adecuadamente la ética tanto de la antropología filosófica (psicología


racional, psicología experimental o empírica), como de la antropología física, cultural y
social o estudio científico del origen y desarrollo de las razas, conductas y costumbres del
hombre en sociedad y factores determinantes de sus cambios.

Universidad Nacional de San Martín – Rioja 7


Escuela Profesional de Contabilidad
ÉTICA Y DEONTOLOGÍA PROFESIONAL
“Etica y Moral (La conciencia moral de la persona)”

Relaciones entre Ética y Antropología Filosófica.

La antropología filosófica trata de la naturaleza, dignidad, derechos y destinos del


hombre; fundamente racionalmente toda la teoría ética sobre la naturaleza y dignidad de
la persona humana que son el punto de partida para toda teoría moral. La ética no es fruto
de una convicción humana o de una ley estatal. Esta dada al hombre en y con su propia
naturaleza.

La antropología filosófica enseña que el hombre tiene derechos inalienables porque tiene
un fin en sí mismo y no es un solo “medio” para alcanzar otros fines. Pero encuentra
paradojas continuas y ajenas a su ser: cuerpo, espíritu: verticalmente abierto a Dios,
horizontalmente abierto a los hombres; es una realidad existente, pero no completamente
acabada e inmutable. Por ello, la libertad y el uso correcto de la misma es la tarea más
importante del hombre y esto es lo que configura la ética.

Relaciones entre Ética Y Antropología Cultural.

Los antropólogos sociales han reconocido el hecho de que el comportamiento del


individuo, su moral y su religión quedan determinados en gran parte por la sociedad en
que viven, por la cultura, por los factores climáticos y geográficos y tratan de descubrir las
leyes que gobiernan las relaciones humanas, estableciendo una serie de hipótesis que
comprueban con estudios sobre sociedades existentes.

En este sentido, la antropología positiva, como la psicología experimental y la sociología,


pueden ser un valioso auxiliar de la ética, aunque hay el riesgo positivista de reducir la
ética a una simple manifestación de cultura transitoria y relativa.

D. Ética y Religión.

Religión es un conjunto de creencias referentes a un orden de realidad superior o


trascendental, así como a los comportamientos o conductas relacionadas con aquellas
creencias. Toda religión consta pues, de un credo o dogma, de una moral y de un culto o
rituales de veneración. Por ello, es valioso afirmar que en el sentido de moral como
estructura o sea como conjunto de normas de comportamiento ético, toda religión o
actitud religiosa es necesariamente o por lo menos pretende serlo, constitutivamente
moral.

1.6 CLASES DE ETICA

a) Ética normativa

La ética descriptiva pone de relieve lo que la mayoría de la gente cree que es correcto o
incorrecto, mientras la ética normativa pone el acento en describir lo que las personas
deberían considerar bueno o malo.

Universidad Nacional de San Martín – Rioja 8


Escuela Profesional de Contabilidad
ÉTICA Y DEONTOLOGÍA PROFESIONAL
“Etica y Moral (La conciencia moral de la persona)”

Por otro lado, la clasificación que realiza la ética normativa de las acciones humanas
como adecuadas o inadecuadas la diferencia de la metaética, que estudia la naturaleza
de las declaraciones morales y, también, la diferencia de la ética aplicada, la cual expone
las reglas en contextos prácticos y que, por tanto, se ocupa de campos específicos del
comportamiento humano y de discutir las respuestas debidas ante estas situaciones.

Se refiere al aspecto de la ética que tiene que ver exclusivamente con la formación y
elaboración de las normas sociales, pero no con su seguimiento o cumplimiento, porque
ya sería el aspecto fáctico de la ética.

b) Ética aplicada

La ética aplicada es, en palabras de Brenda Almond, co-fundador de la Sociedad de


Filosofía Aplicada ", el examen filosófico, desde un punto de vista moral, de cuestiones
concretas en la vida privada y pública que son materia de juicio moral".

La ética aplicada constituye una de las áreas más prolíficas y actuales de la filosofía
contemporánea. Los que hacen ética aplicada desarrollan su trabajo en varias áreas de la
sociedad donde la ética posee un papel relevante. Trabajan en ámbitos como la bioética,
la ética empresarial, la ética ambiental, la ética legal, la ingeniería ética, la ética de la
comunicación, la ética del ciberespacio, etc. Éstos y muchos otros ámbitos, donde se lleva
a cabo un intento de tratar con problemas éticos que surgen en la vida cotidiana,
constituyen el objeto de estudio de la ética aplicada.

En una primera noción de ética aplicada, podría parecer redundante, puesto que la ética
misma es una filosofía práctica, una filosofía de la acción; sin embargo, esa filosofía
práctica que Sócrates ejerciera en el Ágora, quiere decir, en el centro de la vida
ciudadana de Atenas, con el transcurso del tiempo fue poniendo cada vez más el acento
en sus componentes teóricos, hasta casi reducirse en los últimos siglos a una reflexión
sobre los fundamentos de las normas.

c) Ética profesional

La ética profesional puede definirse como la ciencia normativa que estudia los deberes y
los derechos profesionales de cada profesión. También se le llama Deontología. Al decir
profesional no solo se refiere a que la ética es solo para quienes tienen un cartón o son
profesionales, sino que está en especial va destinada especialmente a las personas que
ejercen una profesión u oficio en particular.

La ética profesional tiene como objeto crear conciencia de responsabilidad, en todos y


cada uno de los que ejercen una profesión u oficio, esta, parte del postulado de que todo
valor está íntimamente relacionado con la idea de un bien.

La ética profesional se sustenta o toma bases fundamentalmente en la naturaleza racional


del hombre. Esta naturaleza es espiritual y libre, por consiguiente, tiene una voluntad que
apetece al bien moral. Haga el bien y evite el mal.

Universidad Nacional de San Martín – Rioja 9


Escuela Profesional de Contabilidad
ÉTICA Y DEONTOLOGÍA PROFESIONAL
“Etica y Moral (La conciencia moral de la persona)”

La profesión es una capacidad cualificada requerida por el bien común, con peculiares
posibilidades económico-sociales. El profesional no tiene el carácter de tal por el simple
hecho de recibir el título que lo certifica o le da la cualidad de profesional, nadie es
profesional por el título en sí, el titulo lo único que expresa es su calidad de ser ya un
profesional, mas no que tiene todas las cualidades éticas para serlo, el título profesional
más haya de ser un ALGUIEN es la manifestación intrínseca de lo que internamente se
lleva , no por la naturaleza de la persona sino por sus cualidades éticas, como la
idoneidad o aptitud que le da un nuevo perfil a su personalidad.

El ser profesionales dignos representa la excelencia, gravedad, decoro que tiene la


persona y el respeto consigo mismo

Ahora bien, nosotros como futuros Contadores Públicos, debemos acatar la ética como
opción de vida, por el solo hecho de tener fe pública. Nuestras decisiones están
respaldadas por las demás personas que creen fielmente en nosotros y en nuestra
palabra. Por ello debemos seguir los principios básicos que nos competen como son:

1. La integridad

2. Objetividad

3. Independencia

4. Responsabilidad

5. Confidencialidad

6. Observar las disposiciones normativas

7. Competencia y actualización profesional

8. Difusión y colaboración

9. Respeto entre colegas

10. Y una conducta ética

De nosotros depende nuestra profesión, si queremos ser profesionales integrales capaces


de poner en práctica esta frase < haz lo que quieras >, siendo libres e independientes,
racionales y objetivos; si logramos este objetivo seguro que los usuarios de la información
jamás volverán a poner en duda de cuan éticos somos y gozaremos nuevamente de su
confianza general, y volveremos a emitir un real fe pública.

II. LA MORAL

Universidad Nacional de San Martín – Rioja 10


Escuela Profesional de Contabilidad
ÉTICA Y DEONTOLOGÍA PROFESIONAL
“Etica y Moral (La conciencia moral de la persona)”

2.1 Concepto
Se entiende por ‘acción moral’ cualquier acto que haya sido ejecutado obedeciendo a los
mandatos de las leyes morales. Por tanto, no todas las acciones humanas son
susceptibles de recibir una cualificación moral (por ejemplo, desde el punto de vista ético
el estornudar no puede merecer ninguna valoración moral propiamente dicha, salvo que lo
hagamos encima de una persona para fastidiarla, con lo cual lo valorable moralmente
sería nuestra intención de dañar a esa persona, no el acto de estornudar en sí). Sólo
podemos hablar de acciones morales o inmorales cuando cumplan al menos un conjunto
de condiciones:

- Ser una acción que afecte a normas, principios o valores morales.

- Haber sido realizada con libertad, es decir, haber tenido la oportunidad de elegir entre
varias opciones antes de realizar la acción. En el caso de que no exista esa libertad (por
ejemplo, si alguien me obliga a realizar un acto apuntándome con un revólver), el
individuo no puede ser considerado responsable moral de esa acción.

- Que haya sido realizada voluntariamente y siendo consciente de los efectos que iba a
producir esa acción. Por ejemplo, si yo realizo un acto y, sin que yo lo sepa, ese acto
causa trastornos graves a otra persona, no puedo ser considerado responsable moral del
daño causado involuntariamente.

- Las intenciones o fines con los que yo he llevado a cabo esa acción, puesto que puede
darse el caso de realizar un acto bueno en sí mismo, aunque las intenciones que
motivaron ese acto fueran inmorales (por ejemplo, alguien que ayuda económicamente a
una familia pobre, aunque lo hace con la secreta intención de obtener favores sexuales).
O a la inversa: provocar un daño, aunque mis intenciones sean buenas.

El filósofo Kant afirmó al respecto que sólo podían ser consideradas como buenas
moralmente aquellas acciones que hubieran sido ejecutadas exclusivamente por puro
respeto al deber moral, es decir, sin que nos moviera ningún interés particular en
realizarlas. Según él, existen las ‘acciones conformes al deber’, las cuales no son
estrictamente acciones morales, porque el fin que las motivó fue el interés personal y no
el respeto al deber. Él mismo pone un ejemplo de ‘acciones conformes al deber’: un
comerciante que no practica la usura puesto que mantiene bajos sus precios, pero lo hace
para tener más clientes y enriquecerse, no porque considere que ésa es su obligación
moral.

Podemos decir que el objeto material de la moral son las costumbres y las conductas
humanas, mientras que el objeto formal de la moral es el conjunto de leyes que deben
informar y orientar la actividad humana.

A partir de estas definiciones, podemos destacar los elementos esenciales de la moral:

Ante todo, se trata de un conjunto de normas, sin las cuales no es posible concebirla.

Universidad Nacional de San Martín – Rioja 11


Escuela Profesional de Contabilidad
ÉTICA Y DEONTOLOGÍA PROFESIONAL
“Etica y Moral (La conciencia moral de la persona)”

Estas normas tienen como propósito regular la conducta del hombre en la sociedad;
además deben ser realizadas en forma consciente y libre, e interiorizadas por el sujeto;
mediante ellas, el individuo pretende llegar a realizar el valor de lo bueno (Escobar, 1992).

2.2 CARACTERÍSTICAS

A partir de lo anterior, podemos resumir las características de la moral en tres aspectos:

a) La moral es normativa, porque establece las normas que determinan lo que es el Bien y
lo que es el Mal.

b) La moral formula los principios generales, porque según sus principios clasifica y juzga
todos los hechos particulares que son propios de su campo.

c) El fundamento de la moral es la razón, ya que los diferentes sistemas morales pueden


establecer distintos principios, como su fundamento. Pero en el fondo de todos ellos se
encuentra la razón que busca configurar y legitimar el respectivo sistema.

Así cuando actuamos de una determinada manera, estamos actuando moralmente. No


existe comportamiento humano fuera de la Moral. La Moral hunde sus raíces en la ética y

Universidad Nacional de San Martín – Rioja 12


Escuela Profesional de Contabilidad
ÉTICA Y DEONTOLOGÍA PROFESIONAL
“Etica y Moral (La conciencia moral de la persona)”

particularmente en la Teología. Podemos afirmar que existen varias morales en el mundo,


todas con arreglo a una religión.

En nuestro caso, por ejemplo, la moral que rige la sociedad chilena está basada en la
tradición judeocristiana. Por consiguiente, independientemente de nuestras concepciones
personales, las normas morales en la sociedad que vivimos, están basadas en esa
tradición.

2.3 Acto Moral: Requisitos Y Condiciones

Que nuestros actos morales estén sujetos a criterios emanados de la moral cristiana no
significa que deban ser juzgados por una iglesia. Nuestros actos morales son juzgados
por tribunales civiles independientes.

El acto moral debe, en primer lugar, ser un acto responsable. Para ser “responsable”, y
ser susceptible de ser catalogado como bueno o malo, debe cumplir con cuatro requisitos:

 Libre, se refiere a la capacidad de poder elegir.


 Consciente, se refiere a la capacidad de saber lo que uno hace. Por ejemplo, un
demente no está consciente de lo que hace.
 Voluntario, es el hecho o la capacidad de querer hacer algo.
 Maduro, se refiere a la capacidad de discernir entre lo bueno y lo malo.

No podemos “responder” por un acto en el que no se cumplan estos cuatro requisitos.

2.4 LO AMORAL

Su significación estricta es "aquello que carece de moral". Utilizando una expresión del
filósofo Nietzsche, podríamos decir: "aquello que está más allá del bien y del mal". Es
importante señalar que ‘amoral’ no significa lo mismo que ‘inmoral’, puesto que lo inmoral
es algo contrario a lo moral, y es catalogado así por comparación con las normas morales.
Sin embargo, lo amoral se encontraría tan alejado de lo inmoral como de lo propiamente
moral. En filosofía, ‘amoral’ también se suele utilizar como calificativo que acompaña a
todas aquellas disciplinas que tratan los hechos sin valorarlos desde una perspectiva ética
o social. Por ejemplo, con la expresión "el conocimiento científico es amoral" queremos
significar que estudia los hechos prescindiendo de cualquier valoración moral. Se ha
discutido si existen o no individuos ‘amorales’, esto es, que carezcan de cualquier norma
moral. En general, se acepta que no pueden existir, puesto que toda persona se guía por
uno u otro código de conducta que lleva implícito ciertos valores morales. Ni siquiera los
psicópatas con graves alteraciones emotivas y conductuales carecerían de normas y
valores propios. Únicamente en el caso de personas con gravísimas deficiencias
mentales, y por tanto carentes de una mínima racionalidad, podríamos hablar de
individuos amorales.

2.5 LA DOBLE MORAL

Universidad Nacional de San Martín – Rioja 13


Escuela Profesional de Contabilidad
ÉTICA Y DEONTOLOGÍA PROFESIONAL
“Etica y Moral (La conciencia moral de la persona)”

Expresión que se aplica para reflejar casos donde un individuo mantiene una conducta
contradictoria en el ámbito moral, de tal manera que actúa de una u otra forma en
situaciones similares dependiendo de su propio beneficio. Por ejemplo, alguien se declara
contrario al aborto por motivos morales; sin embargo, cuando una hija suya, menor de
edad, queda embarazada de manera causal y no deseada, autoriza y financia el aborto.
La expresión se utiliza especialmente para expresar contradicciones entre lo que un
individuo defiende públicamente (ética pública) y lo que hace en privado (ética privada).
Así, es frecuente que numerosas personas actúen moralmente en su vida privada de
manera diferente a lo que proclaman en público. En tales casos, hablamos de doble moral
o moral hipócrita. También cuando un individuo defiende la existencia de ciertas normas
morales para todos los demás o para los que no son como él, y sin embargo no se aplica
las mismas normas a él mismo.

2.6 TIPOS DE MORAL

2.6.1 Moral fundamental.

Teología moral fundamental es la reflexión teológica del comportamiento humano


responsable, en cuanto catalogable como bueno o malo. Juicio que tiene en cuenta no
sólo la reflexión racional, sino que tiene como base los contenidos de la revelación y de la
fe. Aspecto que la diferencia de la ética filosófica la constituye en una disciplina de la
teología.

Desde el magisterio de Juan Pablo II presenta la definición eclesial de la teología moral


fundamental: “La reflexión moral de la Iglesia, hecha siempre a la luz de Cristo, el
“Maestro bueno”, se ha desarrollado también en la forma especial de las ciencias
teológicas llamada teología moral; ciencia que interpela la divino Revelación y responde a
la vez a las exigencias de la razón humana. La teología moral es una reflexión que
concierne a la “moralidad”, o sea, al bien y al mal de los actos humanos y de la persona
que los realiza, y en este sentido está abierta a todos los hombres; pero es también
teología, en cuanto reconoce el principio y el fin del comportamiento moral en Aquel que
“solo es bueno” y que, dándose al hombre en Cristo, le ofrece la bienaventuranza de la
vida divina”.

2.6.2 Moral social.

La dimensión de la persona no responde a una diferencia de la estructura, sino de su falta


de vocación existencial. Muchas personas pierden el sentido de la vida, y la suceder esto,
pierden del todo su nivel de exigencia, porque llegan a parecer islas en medio de un
mundo que por momentos parece no ser de ellos.

Muchos viven creyendo que el mundo se lo convierte a base de sueños, otros a base de
armas, y existen los que piensan que la vida es solo el recorrer de lapsos de tiempo. Pero
la vida va más allá, va por la vía de la autorrealización.

Universidad Nacional de San Martín – Rioja 14


Escuela Profesional de Contabilidad
ÉTICA Y DEONTOLOGÍA PROFESIONAL
“Etica y Moral (La conciencia moral de la persona)”

La moral social es el encuentro entre las personas y exige la convivencia organizada


porque la convivencia garantiza el encuentro.

La elaboración de la moral social del momento es un reto o un desafío frente al grito de


varias víctimas de la violencia, ante las personas que con la pérdida de un ser querido
pierden tanto la perspectiva de vida personal como la de vida comunitaria. La pobreza
como lo dice puebla es un obstáculo para la convivencia pacífica, porque la necesidad de
alimento es la base de la disputa de la muchedumbre que piensa en calmar sus
necesidades con las sobras de los poderosos.

La sociedad desea comprender cuál es el rumbo de su existencia, por eso el hombre de


nuestro tiempo especialmente el pensador, debe guiar a la humanidad a la vivencia de su
propia existencia, que se convenza que no es el único que existe y que su
comportamiento afecta tanto el entorno como las relaciones. Es competencia del hombre
de nuestro tiempo vivencia su corporeidad, su ser en el mundo, hacerse uno con los otros,
alteridad, ser sociable, pero en comunidad, desde el aspecto cristiano ser ágape.

La moral atraviesa en determinadas épocas por momentos de mayor aceptación o de


crisis. Pero desde mediados del siglo XX se ha puesto en cuestión a la vez los
comportamientos morales y su legitimación. Han surgido nuevos problemas comunes a la
humanidad que requieren de nuevos instrumentos teóricos para solucionarlos: igualdad
de todos los hombres, supervivencia de la humanidad, desnivel en el desarrollo de los
países, el destino del desarrollo tecnológico. Todo esto no ha acabado con la moral; más
bien unos comportamientos han desaparecido y han surgido otros, como el capitalismo
avanzado e intervencionista y la difusión de los medios de comunicación de masas. Todo
ello obliga a elaborar una teología moral social.

Para construir la moral social es necesario comprender el fenómeno moral actual y sus
raíces. En el fundamento de dicha moral se encontrará, a su vez, el fundamento de toda
la moral y de la moral de la persona que mira a la sociedad. En el proceso
fenomenológico de la experiencia moral en su vertiente social ha de considerarse los
siguientes estadios

En la experiencia moral del hecho social se dan unas implicaciones: sociales, personales,
familiares, institucionales, etc. Se debe considerar seriamente la reconstrucción de las
bases de la convivencia civil y del desarrollo económico.

En toda experiencia moral el sujeto quiere ser reconocido como tal. En la experiencia
moral el propio sujeto se esfuerza por actualizar su propio conocimiento íntimo en el
reconocimiento de los demás sujetos. En la experiencia moral debe aparecer el
compromiso individual y colectivo y su consecuente responsabilidad.

En la experiencia moral debe tenerse en cuenta su historicidad, su proceso. El hombre es


un ser social, necesita de la convivencia con sus semejantes para realizar su propia
vocación personal, encuentra su propia identidad en el diálogo. El carácter social del
hombre se afirma de un modo radicalmente superior al que puede reconocerse en

Universidad Nacional de San Martín – Rioja 15


Escuela Profesional de Contabilidad
ÉTICA Y DEONTOLOGÍA PROFESIONAL
“Etica y Moral (La conciencia moral de la persona)”

algunas especies animales. Fenómenos que consideramos tan comunes como la


comunicación, que se realiza a través del lenguaje, o la misma necesidad que cada
persona experimenta respecto de los otros (tanto en el plano corporal como en el
espiritual), son algunos hechos que hablan del carácter esencialmente comunitario de la
persona. De ahí que cuando el hombre se ve privado de la sociedad, no se le despoja
sólo de un complemento importante, sino que se le impide alcanzar su propia condición
de hombre.

La moral social trata de analizar, desde la luz de la revelación y con la ayuda de las
ciencias sociales, las exigencias de esa vida en sociedad. De ellas se ha ocupado desde
su origen la reflexión cristiana. Posteriormente, en particular a raíz de los cambios
decisivos que dan lugar al nacimiento de las sociedades modernas, los pontífices se
ocuparon, sobre todo desde fines del siglo XIX, de iluminar con la luz del evangelio las
circunstancias cambiantes de ese vivir social. De este modo, fue configurándose un
cuerpo de doctrina, de principios morales y de aplicaciones a casos particulares, que
alcanzó la denominación de "doctrina social de la Iglesia" (DSI).

2.6.3. Moral de las comunicaciones.

Muchos pueden ubicar la moral de las comunicaciones dentro de la moral social, u otros
dentro de la moral de la persona, yo quiero darle su propio apartado, porque creo que en
el mundo en el que estamos viviendo a este tipo de moral se le debe poner mucha
atención. Las generaciones actuales no cesan de sumergirse en las comunicaciones,
buscando dentro de este círculo una felicidad efímera que los lleva al desorden toral. La
masa de las telecomunicaciones por momentos es un bien, pero sui no se sabe manejar
se convierte en un caballo sin freno, al que es difícil domar.

Veamos también la posición de la Iglesia y los medios de comunicación social. La Iglesia


católica, fundada por nuestro Señor Jesucristo para la salvación de todos los hombres, y
por lo mismo que está obligada a la evangelización de toda criatura, considera parte de su
misión servirse de los instrumentos de comunicación social para predicar a los hombres el
mensaje de salvación y enseñarles el recto uso de estos medios.

A la Iglesia, pues, corresponde el derecho natural de usar y poseer todos los instrumentos
de este orden en cuanto sean necesarios o útiles para la educación cristiana y para toda
su obra de la salvación de las almas, y corresponde, pues, a los sagrados pastores el
deber de instruir y gobernar a los fieles de modo que éstos, sirviéndose de dichos
instrumentos, atiendan a su propia perfección y salvación, así como a la de todo el género
humano.

Por lo demás, corresponde principalmente a los laicos penetrar de espíritu cristiano esta
clase de medios a fin de que respondan a la gran esperanza del género humano y a los
designios divinos.

Para el recto uso de estos medios es absolutamente necesario que todos los que se
sirven de ellos conozcan y llevan a la práctica en este campo las normas del orden moral.

Universidad Nacional de San Martín – Rioja 16


Escuela Profesional de Contabilidad
ÉTICA Y DEONTOLOGÍA PROFESIONAL
“Etica y Moral (La conciencia moral de la persona)”

Consideren, pues, la especial naturaleza de las cosas que se difunden a través de estos
instrumentos, según la peculiar naturaleza de cada uno; tengan, a la vez, en cuenta, las
circunstancias o condiciones todas, es decir, el fin, las personas, el lugar, el tiempo y
demás datos que entran en juego en los diversos medios de comunicación, y aquellas
otras circunstancias que pueden hacer perder su honestidad o cambiarla; entre las cuales
el carácter específico con que actúa cada instrumento, es decir, su propia fuerza, que
puede ser tan grande que los hombres, sobre todo si no están formados, difícilmente sean
capaces de advertirla, dominarla y, si llega el caso, rechazarla. Recta conciencia en el uso
de los medios de comunicación social

En necesario, más que nada, que todos los interesados, en la utilización de estos medios
de comunicación se formen recta conciencia sobre tal uso, en particular por lo que se
refiere a algunas cuestiones agriamente debatidas en nuestros días.

La primera cuestión se refiere a la llamada información, a la obtención y divulgación de las


noticias. Es evidente que tal información, por razón del moderno progreso de la sociedad
humana y por los más estrechos vínculos entre sus miembros, resulta muy útil y, las más
de las veces, necesaria, pues el intercambio público y puntual de noticias sobre
acontecimientos y cosas facilita a los hombres un conocimiento más amplio y continuo de
la actualidad, de modo que puedan contribuir eficazmente al bien común y al mayor
progreso de toda la sociedad humana. Existe, pues, en el seno de la sociedad humana el
derecho a la información sobre aquellas cosas que convienen a los hombres, según las
circunstancias de cada cual, tanto particularmente como constituidos en sociedad. Sin
embargo, el recto uso de este derecho exige que la información sea siempre
objetivamente verdadera y, salva la justicia y la caridad, íntegra; en cuanto al modo, ha de
ser, además, honesta y conveniente, es decir, que respete las leyes morales del hombre,
sus legítimos derechos y dignidad, tanto en la obtención de la noticia como en su
divulgación; pues no toda la ciencia aprovecha, "pero la caridad es constructiva" (1 Cor.,
8,1). Primacía del Orden moral

Una segunda cuestión se plantea sobre las relaciones que median entre los llamados
derechos del arte y las normas de la ley moral. Dado que, no rara vez, las controversias
que surgen sobre este tema tienen su origen en falsas doctrinas sobre ética y estética, el
Concilio proclama que la primacía del orden moral objetivo ha de ser aceptada por todos,
puesto que es el único que supera y congruentemente ordena todos los demás órdenes
humanos por dignos que sean, sin excluir el arte. Pues solamente el orden moral abarca,
en toda su naturaleza, al hombre, hechura racional de Dios y llamado a lo sobrenatural; y
cuando tal orden moral se observa íntegra y fielmente, le conduce a la perfección y
bienaventuranza plena.

Por otra parte, la narración, descripción y representación del mal moral, puede, sin duda,
con el auxilio de los medios de comunicación social, servir para conocer y descubrir mejor
al hombre y para hacer que mejor resplandezca y se exalte la verdad y el bien mediante
oportunos y logrados efectos dramáticos; sin embargo, para que no produzcan mayor
daño que utilidad a las almas, han de someterse plenamente a las leyes morales, sobre

Universidad Nacional de San Martín – Rioja 17


Escuela Profesional de Contabilidad
ÉTICA Y DEONTOLOGÍA PROFESIONAL
“Etica y Moral (La conciencia moral de la persona)”

todo si se trata de cosas que merecen el máximo respeto o que incitan más fácilmente al
hombre, inclinado por la culpa original, a deseos depravados.

2.6.4. Moral socioeconómica.

La moral socioeconómica es una parte de la teología moral que busca hacer la lectura
ética de la realidad socioeconómica, que expresa a la realidad del hombre con vienes de
la tierra. La moral socioeconómica va ligada a la moral de la persona y la moral
fundamental ya que el discurso moral afecta a la persona entendida como ser social.

El hombre siempre está en la constante búsqueda de una seguridad económica, más aún
en los tiempos actuales donde el hombre es regido por unos parámetros que la misma
sociedad crea, estos parámetros hacen que se dé la lucha de clases, los unos por
mantenerse en la sima, y otros por escalar, la ética ara que esta lucha se dé bajo unos
principios, y no bajo la destrucción de la persona.

2.6.5. Moral de la persona

“La moral de la persona no es una moral individual, frente a otras, es la aglutinación de


vanos problemas ético en torno a una realidad de la persona, los cuales deben ser
solucionados en clases sociales.

Es descubrir el flanco ético en la elaboración ética de lo que nos interesa considerar, pero
para hacer dicho estudio se debe tener en cuenta a la sociedad, porque de ella sale el
individuo particular.

La persona debe ser tomada como un todo, pero individual, guiados por otras disciplinas
que nos iluminen el querer personal de un quehacer particular en cuanto a la moral”.

2.6.6. La Teología Moral

Es la parte de la Teología que estudia los actos humanos, a la luz de la razón iluminada
por la fe, en orden a conocer la manera en que deben ser realizados, a fin de que sirvan
para la gloria de Dios y realización del hombre. Es la reflexión científica, desde los datos
que ofrece la Revelación, sobre la actividad moral humana en cuanto respuesta a la
vocación cristiana. Centra su atención, por tanto, en las conductas humanas realizadas
libre y responsablemente, en cuanto son capaces de ordenar a Dios como fin
sobrenatural.

La vida moral, constituida por múltiples y variados actos singulares, es, sin embargo, una.
También los es la Teología como ciencia que trata de esa actividad moral humana. Pero
esa actividad, objeto de la Teología Moral, puede ser considerada desde ámbitos o
perspectivas diversas y, como consecuencia, dar lugar a partes o tratados diversos dentro
de la unidad de la Teología Moral (Teología Moral Fundamental; Teología Moral Especial,
dividida a su vez en Moral Teologal, Moral de la Persona y Moral Social).

Universidad Nacional de San Martín – Rioja 18


Escuela Profesional de Contabilidad
ÉTICA Y DEONTOLOGÍA PROFESIONAL
“Etica y Moral (La conciencia moral de la persona)”

Moral de la Persona es la parte de la Teología Moral que estudia la actividad moral


humana desde la consideración de la persona que responde a la vocación cristiana. No se
puede olvidar que la dimensión ética es una característica propia del obrar moral; es decir,
que la persona está implicada siempre, en la totalidad de sus dimensiones, en cada una
de las acciones que realiza. Y en este sentido hay que decir que toda la actividad moral
es de la persona. Por otro lado, se debe tener también presente que, como creada "a
imagen de Dios" que "es Amor", la persona humana es un ser constitutivamente abierto a
la relación y comunión con Dios y con los demás, de tal manera que sólo se realiza como
tal (y, en consecuencia, llega a la perfección a la que está llamada) en la medida que
ama, es decir, desarrolla su existencia como donación.

A la vez, sin embargo, en los actos que el hombre realiza es posible distinguir (sólo a nivel
de discurso y de acuerdo con el ámbito más directo de relación) los que se refieren a
Dios, a los demás y a uno mismo. De este último ámbito se encarga la Moral de la
Persona. Se puede definir, por tanto, como la parte de la Teología Moral que trata sobre el
obrar moral directamente relacionado con la persona como sujeto singular y en cuanto
que, gracias a ese obrar, puede hacer de su existencia cristiana (o llamada a serlo) una
respuesta adecuada a la vocación de hijo de Dios. Ocupándose de los actos humanos
desde la perspectiva de la persona (considerada como sujeto de la acción moral y
también como regla o referente normativo de la moralidad) trata de aquellos actos que,
referidos más directamente a la persona como sujeto singular, sirven para su realización
personal en conformidad con el designio salvador de Dios.

2.6.7. Moral sexual.

La sexualidad en el contexto actual se convierte para muchos en un mito que se cierra al


solo hecho del contacto sexual, las familias omiten de sus diálogos el tema, como lo
oculto, es como el sótano al que nadie quiere entrar por temor o en la mayoría de los
casos por ignorancia. Pese a que las naciones han implementado en su educación temas,
talleres de sexualidad, es un mito hablar del tema en la actualidad.

La sexualidad abraza todos los aspectos de la persona humana, en la unidad de su


cuerpo y de su alma. Concierne particularmente a la afectividad, a la capacidad de amar y
de procrear y, de manera más general, a la aptitud para establecer vínculos de comunión
con otro.

La sexualidad va muy ligada a la dignidad de la persona, es respetar, tanto mi


personalidad, como mi corporeidad, como un todo. La moral sexual es en este sentido es
abrazar el ser en su totalidad, sexo como definición perfecta y sexualidad como relación
personal y social.

Al crear al ser humano hombre y mujer, Dios confiere la dignidad personal de manera
idéntica a uno y a otra. A cada uno, hombre y mujer, corresponde reconocer y aceptar su
identidad sexual. Con respecto a lo que hemos dicho podemos definir el sexo como el
modo en que uno es humano = varón o mujer

Universidad Nacional de San Martín – Rioja 19


Escuela Profesional de Contabilidad
ÉTICA Y DEONTOLOGÍA PROFESIONAL
“Etica y Moral (La conciencia moral de la persona)”

Y la manifestación externa de la sexualidad = aparato genital y rasgos sexuales


secundarios.

La mala vivencia de la sexualidad juvenil pone en grave peligro la duración permanente y


la felicidad de la futura propia familia; la mala vivencia de la sexualidad lleva a ver a la
mujer como un juguete con el que pasar un lindo rato. La futura esposa puede terminar
siendo un juguete más de la lista, no menos desechable que los demás. Se degrada la
dignidad humana de cada mujer y ya no se la ve desde el amor sino desde el egoísmo. Y
lo que se dice de la mujer puede decirse igual del varón.

Es pues que la Teología Moral es la parte de la Teología que estudia los actos humanos,
a la luz de la razón iluminada por la fe, en orden a conocer la manera en que deben ser
realizados, a fin de que sirvan para la gloria de Dios y realización del hombre. Es la
reflexión científica, desde los datos que ofrece la Revelación, sobre la actividad moral
humana en cuanto respuesta a la vocación cristiana. Centra su atención, por tanto, en las
conductas humanas realizadas libre y responsablemente, en cuanto son capaces de
ordenar a Dios como fin sobrenatural.

III Conciencia moral

3.1 Concepto

La conciencia moral es esa voz interior que nos obliga a actuar de una forma y también
nos dice si son correctas o no nuestras acciones. Es la capacidad de juzgar no solo
nuestras acciones, sino también las de los demás, como buenas o malas.

Solo el ser humano es sujeto de actos morales o inmorales; por lo tanto, podemos decir
que la conciencia moral es una función de la persona. la conciencia moral es la
que orienta la conducta en la dirección que la persona, de acuerdo a sus
principios, considera correcta.

Juez de nuestras acciones

Para juzgar y dirigir las acciones la conciencia se sirve de principios, es decir, de la moral
con la que cada persona rige su vida. Estos principios que forman la moral son los que
trajo de su hogar, y los que fueron adquiriendo e imponiéndose racional y libremente.

Conducta moral e inmoral

Universidad Nacional de San Martín – Rioja 20


Escuela Profesional de Contabilidad
ÉTICA Y DEONTOLOGÍA PROFESIONAL
“Etica y Moral (La conciencia moral de la persona)”

Sabemos que algunas personas tienen una conducta moral y que otras no; por lo tanto,
podemos decir que la misma persona es el sujeto de la conducta moral, porque la
conciencia moral es la que capacita al ser humano para captar y vivir los valores morales.
Su desarrollo y perfección dependen de la personalidad de cada uno, pero una vez que
esto se logra, la conciencia moral es indeleble; es decir, sabe distinguir entre el bien y el
mal.

Los juicios y la conciencia moral

La conciencia juzga el hecho antes y después del acto moral. Los juicios previos
establecen los principios; por ejemplo, sabemos que hay que hacer el bien y evitar el mal;
es decir se juzga que, si un acto es bueno, debe ser realizado; si es malo, debe ser
evitado. Después del acto, la conciencia acepta el hecho si fue bueno, pero si fue malo, lo
rechaza; juzga también si el acto fue digno de recompensa o de castigo. Si fue malo sabe
que tiene la obligación de reparar los males causados.

Acto de voluntad

El ser humano elige hacer el bien o el mal; es decir, su voluntad depende de su


conciencia. Por ejemplo, dos personas observan que un bombero entra a un edificio en
llamas para salvar la vida de un niño. Una de ellas valora el riesgo y la bondad del
bombero, cuyo objetivo en este caso es arriesgar su propia vida por el prójimo. La otra
persona juzga que es una locura exponerse al gran peligro de perder la vida para salvar la
de otro. Cada uno juzgó de acuerdo con sus principios. Eso es conciencia moral.

IV BIBLIOGRAFIA

https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/5/5a/Moral_y_%C3%89tica.pdf

Rodríguez Carrillo, Silvia M. (2011). Formación ética y ciudadana. 8. º grado. Asunción:


Vazpi SRL.

Universidad Nacional de San Martín – Rioja 21


Escuela Profesional de Contabilidad