Anda di halaman 1dari 5

¿Cuál es la postura de Canadá dentro del acuerdo que dice haber logrado

México con Estados Unidos?

Canadá aceptó sumarse al acuerdo alcanzado con México y Estados Unidos, con
lo cuál se logra un acuerdo trilateral en la modernización del Tratado de Libre
Comercio de América del Norte (TLCAN), el cual pasará a ser denominado
Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá (USMCA, por sus siglas en inglés).

Luego de que Canadá se integrara al nuevo Acuerdo comercial con Estados


Unidos y México (USMCA, por su siglas en inglés), el primer ministro de Canadá,
Justin Truedau, prometió una compensación para los productores de leche
afectados por la apertura del mercado canadiense.

Respecto a la industria de lácteos que se verá afectada con la concesión de 3.6


por ciento de apertura a las exportaciones estadounidenses Truedau y Chrystia
Freeland, ministra del Exterior canadiense, aseguraron que el sistema de control
de suministro se mantendrá, que la “modificación” realizada para conseguir el
USMCA no pondrá en riesgo el futuro del sector y prometieron una “justa y
adecuada” compensación a los productores.
“Se mantendrá el sistema de control de suministro que es similar a los
negociado en el CETA y el CPTPP. Lo justo es compensar a los productores y ya
comenzamos este proceso”, señaló Freeland.

Pasar del TLCAN al USMCA “no fue una hazaña fácil” pero ahora Canadá podrá
“consolidar” su posición en Norteamérica, aunque no dejará de diversificar sus
mercados aprovechando el acuerdo con Europa, CETA, y con 10 naciones de la
región transpacífica CPTPP.

En conferencia de prensa junto con la principal negociadora, Freeland, Trudeau


recalcó que haber logrado la permanencia del Capítulo 19 de resolución de
disputas comerciales fue una gran victoria.
“Mantener un mecanismo de resolución de controversias comerciales fue siempre
una prioridad para Canadá y cuando supimos ayer que el Capítulo 19 quedaría
intacto, esa fue una excelente señal para mí”, explicó Trudeau.

Aclaró que no fue que su gobierno se apurara a cumplir el ultimátum


estadounidense del 30 de septiembre sino que las negociaciones se fueron dando
anoche favorablemente para llegar a un acuerdo en principio, que “aún no está en
la línea final, pues debe ser aprobado por los congresos”, precisó.

La canciller Freeland destacó que el USMCA incluirá mejores sueldos para los
trabajadores automotrices en México (16 dólares la hora), lo cual beneficiará a sus
contrapartes canadienses en Windsor y Ottawa al estimular que las plantas se
queden en Canadá.

La negociadora destacó los logros alcanzados, como la permanencia del Capítulo


19 -“sin el cual no hubiera habido acuerdo”-, la protección a la industria cultural
canadiense de la que dependen 650 mil empleos, así como los tiempos para
revisar el acuerdo trilateral cada seis años.

La ministra Freeland dijo que finalmente el representante comercial


estadounidense Robert Lighthizer entendió lo importante que era para el primer
ministro Truedau rechazar la cláusula “sunset” (de terminación cada cinco años).
Esta cláusula fue una condicionante para que Trump recibiera a Trudeau, por lo
que éste se negó.

Truedau se mostró confiado de que el USMCA ayudará a acercar a Canadá y


Estados Unidos, países que enfrentan una de sus peores crisis económicas y
políticas. Incluso, refirió que hoy mantuvo una “positiva” conversación telefónica
con Trump. “No hay duda de que estamos en la ruta correcta. Seguiré trabajando
por una constructiva relación (con EUA)”.
¿Dentro de la estructura de este acuerdo ¿Qué parte no se acordó? Y ¿por
qué?

El acuerdo elimina paneles de expertos para resolver disputas entre inversionistas


y gobiernos en la mayoría de las industrias a excepción de aquellos que cubren
principalmente energía y telecomunicaciones

El acuerdo preservará un mecanismo de solución de controversias comerciales


que Canadá luchó arduamente por mantener para proteger su industria maderera
y otros sectores de los aranceles antidumping de Estados Unidos.

Al parecer, no se han realizado cambios sustanciales en el mecanismo de solución


de controversias comerciales del Capítulo 19 ni en la solución de diferencias entre
estados.

Sin embargo, el acuerdo limita la solución de disputas entre inversionistas y


estados a los casos de tratamiento preferencial y ciertos sectores dominados por
firmas estatales, como energía, telecomunicaciones e infraestructura.

Mantener el Capítulo 19 no afectará el cumplimiento por parte de Washington de


las leyes antidumping y antisubvención, dijo un funcionario estadounidense.

En el sector de transporte aéreo, particularmente en la parte de grupos


aeroportuarios no vemos beneficios en el corto plazo. Se podría generar un
entorno favorable de mayores inversiones en ciertas regiones, lo cual
incrementaría los viajes por negocios, pero se visualiza como un crecimiento
marginal, el cual no sería un catalizador para las empresas. Para el caso de
Aeroméxico, las modificaciones que se sugieren van dirigidas en la parte laboral,
donde sin importar el gremio, se garantizan derechos a afiliarse al sindicato de su
elección, establecer órganos independientes e imparciales para registrar las
elecciones sindicales y resolver disputas relacionadas con los contratos colectivos.
Asimismo, se plantean revisiones de los contratos al menos una vez cada cuatro
años.

La negociación de aranceles relativos a acero y aluminio se encuentra separada


del resto de los temas que se aprobaron en el tratado actual. Sin embargo,
creemos que podría darse una negociación positiva en este otro frente una vez
que se logró el objetivo principal en el acuerdo general de libre comercio. Vemos
una alta probabilidad de que la Regla 232 de acero no se aplique a México y
Canadá. Esto tendría un efecto mixto en las empresas del sector, al eliminar los
aranceles aplicables de 25% al día de hoy para sus productos de exportación,
pero probablemente también disminuir los precios estadounidenses de referencia
de este metal.

Una vez que tome posesión el nuevo gobierno ¿Este beneficio del acuerdo
logrado con Estado Unidos se reflejara en la economía nacional? ¿Si o no?
Y ¿por qué?

En el caso del gobierno mexicano, hay una dualidad planteada por el presidente
en funciones y el presidente electo. En el caso del primero, buscaba cerrar el
acuerdo, casi casi a cualquier costo, pues es claro que parte de la configuración
de las redes de producción recae en el intercambio con los Estados Unidos y, en
menor medida, con Canadá. Por ello, no tener acuerdo, habría implicado un
fracaso más en el sexenio y, tal vez, el más significativo de todos. En el caso del
presidente electo, un acuerdo ya negociado, cualquiera que ese fuera, deja abierta
la posibilidad de tener un escenario de mayor entendimiento con Trump, además
de plantear de manera más eficiente una agenda propia, sin temas heredados o
con fuerte conflicto como una falta de acuerdo comercial.

Si, se reflejara en la economía nacional , en un primer momento en el sector


bovino, toda vez que ganaderos esperan un aumento de 10 porciento de
exportaciones a Estados Unidos, así lo manifestó la Confederación Nacional de
Organizaciones Ganaderas, esto significaría que de 240 mil toneladas que se
exportan actualmente, podría incrementar en 24 mil toneladas mas, considerando
que se mantenga un ritmo de crecimiento de 2 a 2.5 porciento anual