Anda di halaman 1dari 16

Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo

Facultad de Ciencias Médicas y Biológicas ‘’Dr.


Ignacio Chávez’’

Órganos de los
sentidos.
FISIOLOGÍA HUMANA
Temario

6.- ORGANOS DE LOS SENTIDOS

6.1.- AUDICION.
6.1.1.-Recuerdo anatómico de oído externo, medio e interno.
6.1.2.- Esquematiza la estructura del oído enfatizando el laberinto óseo y membranoso.
6.1.3.- Biofísica de la audición:
6.1.3.1.- Que es el movimiento oscilatorio armónico.
6.1.3.2.- Define sonido y sus características.
6.1.3.3.- Mecanismo de la audición y sus características.
6.1.3.4.- Que es la audición biauricular.
6.1.3.5.- Que es la cóclea y que función tiene.
6.1.4.- Vías auditivas:
6.1.4.1.- Esquematiza desde el órgano de corti y el ganglio espiral hasta la corteza auditiva primaria.
6.1.4.2.- Define tonotopia.
6.1.4.3.- Correlación clínica: explica la sordera de conducción, sordera sensoneural y la presbiacusia

6.2.- VISION:
6.2.1.- Recuerdo anatómico del ojo y sus accesorios.
6.2.2.- Principios de Optica geométrica:
6.2.2.1.- Definir refracción y difracción.
6.2.2.2.- El ojo como sistema de lentes y la regulación de la apertura pupilar
6.2.2.3.- Formación de imágenes en la retina
6.2.2.4.- Que es acomodación, agudeza visual y campo visual.
6.2.2.5.- Cual es el mecanismo de la visión en relieve
6.2.3.- Óptica física:
6.2.3.1.- Características y propiedades de la luz (revisar sin anotar en el resumen la teoría electromagnética en relación al espectro de luz visible,
que son las magnitudes de radiación luminosa, la absorción y polarización de la luz)
6.2.3.2.-Fotoquímica de la visión:
6.2.3.3.- Isomería geométrica.
6.2.3.4.- Que es y como se explica la fotoquímica en la retina y la estructura de la retina.
6.2.4.- Visión de la luz.
6.2.4.1.- Explicar qué características tiene y cuál es su proceso fotoquímico en los receptores.
6.2.4.2.- Visión de los colores: que es el color y cual es su composición espectral, explica la teoría de la visión de los colores.
6.2.5.-Retina:
6.2.5.1.- Características anatómico histológicas.
6.2.5.2.- Fotorreceptores.
6.2.5.3.- Vía visual desde retina hasta corteza visual (esquema).
6.2.5.4.- Explica que son los mapas retinotopicos de la corteza visual.
6.2.5.5.- Esquema de las lesiones típicas de la vía visual
6.2.5.6.- Reflejos visuales (pupilar a la luz, reflejo de acomodación)
6.2.6.- Correlacion clínica: pupila de Argyll-Robertson, síndrome de Horner

6.3.- GUSTO
6.3.1.- Receptores gustativos y su anatomía, localización.
6.3.2.- Explicar cuáles son y cómo se estimulan las sensaciones primarias del gusto.
6.3.3.- Define que es la ceguera gustativa.
6.3.4.- Que son, como se estimulan y que función tienen los receptores del gusto y las yemas gustativas
6.3.5.- Explica vía gustativa hasta corteza cerebral.
6.3.6.- Define preferencia gustativa y aversión gustativa

6.4.- OLFATO
6.4.1.- Anatomía fisiológica de receptores olfatorios.
6.4.2.- Explica cómo es la organización de la membrana en el epitelio olfatorio y nervios olfatorios.
6.4.3.- Explica el mecanismo de transducción de la señal olfatoria.
6.4.4.- Define que son, donde se encuentran y cómo funcionan el bulbo olfatorio, el tracto y las estrías olfatorias.
6.4.5.- Cuales son y como reciben señales las areas olfatorias del hemisferio cerebral.
6.4.6.- Las vías olfatorias arcaica, antigua y moderna.
6.4.7.- Adaptación de las señales olfatorias.
6.4.8.- Las señales olfatorias primarias.
6.4.9.- Correlación clínica: define anosmia y alucinaciones olfatorias.
Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo
Facultad de Ciencias Médicas y Biológicas ‘’Dr.
Ignacio Chávez’’

Audición
FISIOLOGÍA HUMANA
6.1.- AUDICION.
6.1.1.-Recuerdo anatómico de oído externo, medio e interno.

El oído externo hace converger las ondas de sonido en el meato auditivo externo. Desde el meato auditivo externo, las ondas de sonido pasan hacia dentro hasta la membrana timpánica.

El oído medio es una cavidad llena de aire, conformado por el hueso temporal y se abre a través del conducto auditivo o trompa de Eustaquio hacia la nasofaringe.
La trompa de Eustaquio se encuentra cerrada, sin embargo cuando ocurre la deglución, masticación y bostezos se abre para poder conservar ecualizada la presión del aire en ambos lados de la membrana simpática.
El oído medio se conforma por tres huesecillos, el martillo, yunque y estribo.
El mango del martillo se encuentra adherido a la parte posterior de la membrana timpánica. La cabeza está adherida a la pared del oído medio y su prolongación corta al yunque.
La base del estribo, por medio de un ligamento anular se insertará en las paredes de la ventana oval.
El oído medio posee dos pequeños músculos esqueléticos, el tensor del tímpano, la contracción de este tira del manubrio del martillo hacia el lado interno y disminuye las vibraciones de la membrana timpánica y el musculo
del estribo su contracción tira de la base del estribo fuera de la ventana oval.

El oído interno está constituido por dos porciones uno dentro de la otra. El laberinto óseo, es una serie de conductos situados en la región petrosa del hueso temporal, el interior de estos conductos y rodeado de perilinfa
encontramos el laberinto membranoso y lleno de endolinfa, liquido rico en iones potasio.

6.1.2.- Esquematiza la estructura del oído enfatizando el laberinto óseo y membranoso.

6.1.3.- Biofísica de la audición:


6.1.3.1.- Que es el movimiento oscilatorio armónico.
Se llama Movimiento oscilatorio amónico el que describe sobre un diámetro la proyección de un punto que realiza un movimiento circular uniforme, siguiendo a una circunferencia a la cual pertenece dicho diámetro. El
movimiento vibratorio armónico, es un movimiento rectilíneo periódico, pues a intervalos iguales el móvil pasa por los mismos puntos con iguales velocidades y aceleraciones.

6.1.3.2.- Define sonido y sus características.


El sonido es la sensación producida cuando las vibraciones longitudinales de las moléculas en el medio ambiente externo chocan en la membrana timpánica.

Las ondas de sonido viajan a través del aire a una velocidad de 344 m/s a 20°C a nivel del mar y la velocidad de sonido aumenta con la temperatura y altitud. Todas las ondas sonoras tienen forma, fase amplitud (expresada
en dB) y frecuencia (expresada en Hz).
La intensidad de un sonido se correlaciona con la amplitud de onda de sonido y su tono con la frecuencia (número de ondas por unidad de tiempo).
A mayor amplitud de onda más intenso es el sonido y a mayor frecuencia, más alto es el tono.
Las ondas sonoras se propagan en tres direcciones para crear compresión y rarefacción alternantes.
Las vibraciones sin periodicidad que no se repiten producen una sensación de ruido.
Las frecuencias de sonido audibles para el ser humano fluctúan desde casi 20 hasta un máximo de 20,000 ciclos por segundo.

6.1.3.3.- Mecanismo de la audición y sus características.


El oído convierte las ondas de sonido presentes en el medio ambiente externo en potenciales de acción en los nervios auditivos.
Estas ondas son transformadas por la membrana timpánica y los huesecillos auditivos en movimientos de la base del estribo, los cuales establecen ondas en el líquido del oído interno. Las ondas en el órgano de Corti generan
potenciales de acción en las fibras nerviosas.
La membrana se mueve hacia dentro y fuera, como respuesta a los cambios de presión originados por las ondas de sonido. Esta membrana tiene la función de un resonador que reproduce las vibraciones de la fuente de
sonido.
El movimiento es por medio del manubrio del martillo, el cual se mece sobre un eje a través de sus prolongaciones larga y corta, la prolongación corta transmite las vibraciones del manubrio al yunque. El yunque se mueve
para que las vibraciones sean transmitidas a la cabeza del estribo. La cabeza del estribo se mueve de la manera que hace oscilar su base de un lado a otro en el borde posterior de la ventana oval. Estos huesecillos funcionan
como un sistema de palanca que convierte las vibraciones resonantes de la membrana timpánica en movimientos del estribo contra la rampa vestibular llena de perilinfa de la cóclea.

El músculo tensor del tímpano y del estribo, se contraen y tiran del manubrio del martillos hacia dentro y de la base del estribo hacia fuera. Esto disminuirá la transmisión del sonido. Los sonidos intensos inician una
contracción refleja de estos músculos llamada reflejo timpánico. Su función es protectora, impiden que las ondas de sonido generen una estimulación excesiva de los receptores auditivos.

Conducción ósea y aérea.


La conducción de las ondas de sonido al líquido del oído interno por medio de la membrana timpánica y los huesecillos se denomina conducción osicular es la principal vía para la audición normal.
Las ondas de sonido inician vibraciones de la membrana timpánica secundaria que cierra la ventana redonda. Denominado conducción aérea.
La conducción ósea es la transmisión de las vibraciones de los huesos del cráneo al líquido del oído interno.

Ondas transmitidas.
Los movimientos de la base del estribo establecen una serie de ondas, se transmiten en la perilinfa de la rampa vestibular. A medida que la onda se desplaza hacia la cóclea, aumenta su altura hasta un máximo y desciende
con rapidez. Los sonidos de tono elevado generan ondas que alcanzan una altura máxima cerca de la base de la cóclea y los sonidos de tono bajo producen ondas que llegan a su máximo cerca del vértice.

6.1.3.4.- Que es la audición biauricular.


La capacidad de percibir el sonido por amos oídos.
La audición biauricular es esencial para detectar la dirección por la que nos llega el sonido esta detección se produce por que escuchamos antes por el oído más próximo al sonido y el sonido llega con más intensidad al oído
más próximo a la fuente sonora. El cerebro analiza estas diferencias de tiempo e intensidad y determina la procedencia del sonido.

6.1.3.5.- Que es la cóclea y que función tiene.


Es un órgano, que se encuentra encerrado dentro del hueso temporal, compone al oído interno junto con el aparato vestibular. Su forma asemeja una concha de caracol. Las vibraciones del estribo y de la ventana oval
desplazan el líquido perilinfa dentro de una parte del laberinto óseo denominada la escala vestibular que es la porción más superior de 3 cavidades dentro de la cóclea. La escala timpánica es la más inferior y también forma
parte del laberinto óseo. La cámara media es parte del laberinto membranoso denominada conducto coclear, esta contiene endolinfa más que perilinfa.
La cóclea transforma los sonidos en mensajes nerviosos y los envía al cerebro y se encarga de albergar el órgano de Corti.

Las vibraciones de la ventana oval producidas por el estribo causan ondas de presión dentro de la escala vestibular, que pasan hacia la escala timpánica, los movimientos de la perilinfa dentro de la escala timpánica viajaran
hacia la base de la cóclea y causaran el desplazamiento de la ventana redonda hacia la cavidad del oído medio esto porque la perilinfa no se puede comprimir y un movimiento hacia dentro de la ventana oval, se compensa
por un movimiento hacia fuera de la ventana redonda.
las ondas de sonido transmitidas a través de la perilinfa desde la escala vestibular hasta la escala timpánica producen desplazamiento de la membrana vestibular y de la membrana basilar. Aunque el movimiento de la
membrana vestibular no contribuye de manera directa a la audición, el desplazamiento de la membrana basilar es fundamental para la discriminación del tono. Cada frecuencia de sonido produce vibraciones máximas en
una región diferente de la membrana basilar. Los sonidos de frecuencia (tono) más alta causan vibraciones máximas de la membrana basilar más cerca del estribo.

La membrana vestibular, que separa la escala vestibular del conducto coclear, la membrana basilar, que separa el conducto coclear de la escala timpánica, hasta la perilinfa de la escala timpánica.
Las ondas de sonido transmitidas a través de la perilinfa desde la escala vestibular hasta la escala timpánica producen desplazamiento de la membrana vestibular y de la membrana basilar. El desplazamiento de la membrana
basilar es fundamental para la discriminación del tono. Cada frecuencia de sonido produce vibraciones máximas en una región diferente de la membrana basilar. Los sonidos de frecuencia (tono) más alta causan vibraciones
máximas de la membrana basilar más cerca del estribo.

6.1.4.- Vías auditivas:


Vía Aferente
La energía mecánica transformada en impulsos eléctricos por las células ciliadas del órgano de Corti, son conducidas hasta los centros analizadores superiores de la corteza superior.
La vía auditiva está formada por tres estaciones sinápticas además de otras ubicadas en el complejo olivar superior y en los núcleos del lemnisco lateral y en el tubérculo cuadrigémino posterior.
6.1.4.1.- Esquematiza desde el órgano de Corti y el ganglio espiral hasta la corteza auditiva primaria.
1ª Las primeras neuronas de la vía asientan en el ganglio espiral de Corti.
El estímulo desencadenado por cada tipo de frecuencia será conducido por grupos específicos de axones. Posteriormente habrá una ordenación tonotópica de las neuronas.
Las fibras originadas en las porciones basales de la cóclea conducen las frecuencias agudas por la parte más periférica del nervio, las procedentes de las áreas apicales con información de
las frecuencias graves, están localizadas en la porción central de la rama coclear del VIII par craneal.

2ª las segundas, en los núcleos cocleares ventral y dorsal.


La organización tonotópica de las fibras del nervio coclear son de igual manera.
Las fibras del núcleo coclear ventral en su mayor parte se dirigen a el complejo olivar superior, otras siguen por el lemnisco lateral.
Las fibras que parten del núcleo coclear dorsal se dirigen al núcleo dorsal del lemnisco lateral y el tubérculo cuadrigémino inferior (coliculo inferior).
El complejo olivar superior y el núcleo olivar medial, tiene conexiones con el núcleo motor ocular común (VI par) esto explica el reflejo de orientación de la cabeza y los ojos en dirección
del sonido.
El complejo olivar superior y el tubérculo cuadrigémino inferior desempeñan un importante papel en la localización espacial del sonido.

3ª las terceras neuronas están localizadas en el núcleo geniculado medial del tálamo.
Organización tonotópica de igual manera y se desempeñan funciones integradoras auditivas.
Los axones de las neuronas del núcleo geniculado medial forman la radiación acústica de Pfeiffer, que se dirige al labio inferior de la cisura horizontal de Silvio, en ese lugar se sitúan los centros
analizadores corticales del sonido en las áreas 21, 22,41 y 42 de Brodman.
Área 41: centro auditivo primario, estímulos sonoros se proyectan sobre ella con organización tonotópica, agudos en parte externa y graves en interna.
Área 42 y 22: conforman la corteza secundaria o de asociación de palabras, el área 22 es el centro de gnosia auditiva o área de Wernicke, ahí se produce el reconocimiento de lo que se escucha y se le
dota de contenido semántico. Si se lesiona el individuo oye pero no interpreta el significado de las palabras

Vía Eferente.
Nace en la corteza auditiva y posee tres tramos neurales bien caracterizados:
1.- Haz córtico-talámico
2.- Haz tálamo-olivar.
3.- Haz olivo-coclear de Ramussen: Nace en el complejo olivar superior, sale del tronco del encéfalo por la raíz vestibular del VIII par craneal, y sus fibras llegan a la cóclea a través de haz vestíbulo-
coclear de Oort hasta las CCE y CCI }. Representa el tramo final de la vía auditiva eferente que llega a la cóclea desde la corteza auditiva.
Esta vía es inhibitoria y reguladora, puntos concretos del complejo olivar, inhibe áreas del órgano de Corti reduciendo la recepción de sonido hasta en 20 dB.

6.1.4.2.- Define tonotopia.


Es la percepción sonora particular de la cóclea, que forma parte del oído interno y está formada por una base y una cima denominada ápex. Existe la tonotopia activa y la tonotopia pasiva. En la tonotopia activa la cóclea
amplifica las ondas sonoras. Las ondas de baja frecuencia son las que se amplifican más gracias a los cilios del ápex. En la tonotopia pasiva los sonidos de baja frecuencia y alta frecuencia se filtran de forma natural a nivel de
la base de la clóclea.

6.1.4.3.- Correlación clínica: explica la sordera de conducción, sordera sensoneural y la presbiacusia


Sordera de conducción:
La hipoacusia es la disminución de la agudeza auditiva que va desde una mínima expresión hasta la pérdida de unos 110 db. La hipoacusia conductiva es una conducción defectuosa a través del oído externo y medio y este
defecto no rebasa de los 70 dB

Existen diversas causas que pueden conducir hipoacusia conductiva, como otitis media, colesteatomas, tímpanos perforados, traumatismos y malformaciones de oído medio y externo.

Sordera sensoneural:
Es el término empleado para designar cualquier disminución de la audición causada por una enfermedad, trauma o malformación que altere al oído interno o a la vía auditiva, el nervio auditivo o áreas cerebrales relacionadas
con la audición.

Las causas de la hipoacusia neurosensorial son diversas, pero en general pueden ser congénita y adquirida.
La congénita esta presente desde el nacimiento. Puede ser hereditaria o por un desarrollo anómalo en las etapas de gestación del feto.
La adquirida sucede después del nacimiento, los factores asociados comunes son el traumatismo, presbiacusia, exposición a ruidos de maquinara o armas de fuego, síndrome de Meniere y meningitis, también medicamentos
ototoxicos o un tumor en el nervio auditivo.

Presbiacusia:
La presbiacusia es una pérdida auditiva progresiva, bilateral, generalmente simétrica, ligada al envejecimiento, manifestada como una sordera asociada a cambios degenerativos cocleares. Además de la edad, el sexo,
antecedentes familiares de sordera y patologías vestibulares concomitantes como la enfermedad de Meniére.
En la presbiacusia sensorial, se observa atrofia del órgano de Corti en la extremidad basal e la cóclea, con pérdida continua de células ciliadas, se caracteriza por la caída abrupta en frecuencias agudas. En la presbiacusia
neural, hay un 50% de perdida de neuronas cocleares. Aparece una pérdida de la discriminación del habla, en presencia de una audiometría tonal normal. La presbiacusia estrial se pierde 30% o más del tejido estrial. La
presbiacusia mecánica o coclear se debe a alteraciones de sistemas mecánicos, la membrana basilar y ligamento espiral.

Bibliografía
Álvarez Urbay, M. A., Ronda Marisy, H., Conejero Álvarez, H. F., & Borges de Almeida, C. (2007). COMPORTAMIENTO DE LAS HIPOACUSIAS DE CONDUCCIÓN. Archivo Médico de Camagüey, 1-9.

Berne, R. &. (1992). Fisiología. NewYork: Mosby.

Castillo, E., Carricondo, F., Bartolomé, M. V., Vicente-Torres, A., Broto, J. P., & Gil-Loyzaga, P. (2006). Presbiacusia: degeneración neuronal y envejecimiento en el receptor auditivo del ratón C57/BL6J. Acta
Otorrinolaringologia Española, 383-387.

Fernandez, T., & Villegas, J. B. (1998). Alteraciones visuales y auditivas de origen genético. Santa Fé de Bogota: Editores Martalucia.

Ganong, W. (1994). Fisiología Médica. México: El manual moderno.

GUYTON, C. a. (2006.). Tratado de Fisiología Médica. Elsevier.

Pedraza, Z., & Delgado, M. (2008). El déficit de audición en la tercera edad. Rev Fac Med UNAM , 1-10.
Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo
Facultad de Ciencias Médicas y Biológicas ‘’Dr.
Ignacio Chávez’’

Visión
FISIOLOGÍA HUMANA

6.2.- VISION:
6.2.1.- Recuerdo anatómico del ojo y sus accesorios.

La capa protectora externa del ojo se denomina esclerótica, en la porción anterior del globo ocular se modifica formando la córnea transparente,
por medio de la cual el rayo de luz penetrara al ojo.

La siguiente capa está conformado por la coroides, esta capa posee una vasta cantidad de vasos sanguíneos que se encargan de nutrir el globo
ocular. Posee una parte anterior gruesa llamada cuerpo ciliar, que contiene fibras musculares circulares y longitudinales adheridas cerca de la
unión corneoesclerótica.

La retina reviste 2/3 posteriores a la coroides, esta es el tejido nervioso que contiene a las células receptoras.

El cristalino es una estructura transparente que se encuentra sostenido por el ligamento suspensor del cristalino. Este ligamento se adhiere a el
cuerpo ciliar de la coroides.
Delante del cristalino encontramos el iris pigmentado y opaco. Este contiene fibras musculares circulares que contraen a la pupila y fibras radiales
que la dilatan.

Entre el cristalino y la retina se encuentra un espacio ocupado por humor vítreo, sustancia gelatinosa transparente. El humor acuoso es un líquido
transparente que se encarga de nutrir la córnea y el cristalino, este es producto del cuerpo ciliar por difusión y transporte activo desde el plasma.
El cual es absorbido por una red de trabéculas hasta el conducto de Schlemm, yace en la unión del iris con la córnea.

Anexos oculares:
Cejas. Vellosidades en dirección casi horizontal en el reborde superior de cada cavidad orbitaria. Su función es proteger al globo ocular de cuerpos extraños. Su movimiento es permitido por 3 músculos: músculo superciliar,
nos permite fruncir el ceño; músculo frontal, nos permite alzar las cejas; músculo orbicular, nos permite bajar las cejas y parpados a estado normal.

Pestañas. Vellosidades localizadas en el borde libre de los párpados, atrapan el polvo o agentes extraños muy diminutos. Poseemos entre 100 y 150 vellos en las pestañas superiores y entre 50 y 75 en las inferiores.

Párpados: piel suave, porosa, flexible que protege al globo ocular de luz y cuerpos extraños. Los párpados se mueven con el funcionamiento de 3 músculos:
1.- Músculo elevador del párpado. Sube el párpado junto con el musculo Müller.
2.- Músculo de Müller. Junto con el anterior sube el parpado.
3.- Músculo orbicular. Nos permite bajar los párpados y las cejas a su estado normal.
La hendidura palpebral es el espacio que existe entre los párpados superior inferior.

Conjuntiva. Mucosidad que recubre la parte posterior del párpado y la esclerótica, ayuda a mantener el ojo lubricado. Hay tres tipos de conjuntiva:
1.- Conjuntiva palpebral o tarsal. Recubre toda la piel por la parte posterior del párpado.
2.- Conjuntiva bulbar u ocular. Colocada sobre la esclerótica, se inserta en el limbo esclero-corneal. Normalmente es de color rosado, cuando un cuerpo extraño se introduce se inflama y torna de colores:
Rojo: si hay infección.
Amarillo: en caso de hepatitis o problemas del hígado.
Blanco: en caso de anemia.
3.- Fornix o fondo de saco. Tela al fondo de la conjuntiva que une a la conjuntiva palpebral y la bulbar.

Aparato Lagrimal produce y desecha lágrimas. Las lágrimas están compuestas por tres capas. El aparato lagrimal se divide en dos sistemas, el secretor y el excretor.

Lágrima: Sustancia acuosa que se produce en el párpado superior y sirve para mantener al ojo lubricado y para limpiar al ojo de agentes externos o impurezas. La lágrima tiene nutrientes como proteínas, electrolitos y sales
minerales que la hacen salada. Generalmente la lágrima tiene un pH de aprox. 7.6 (alcalino o básico), pero cuando hay agentes externos que propician un exceso de producción lagrimal, la lágrima tiende a hacerse ácida.

La lágrima está formada por tres capas:


Capa sebácea o lípida: Es la capa externa de la lágrima. Protege a la lágrima de la evaporación hasta 10-20 veces más que si no existiera.
Capa acuosa: Es el cuerpo de la lágrima, el 98% compuesto de agua y lo restante de lípidos, sales minerales, glucosa y endorfinas.
Capa de mucina: Es la capa interna que está sobre la conjuntiva bulbar/ocular.

Sistema secretor
Produce lágrimas por medio de la glándula lagrimal principal y las glándulas secundarias.
Glándula lagrimal principal: Produce la parte de agua de la lágrima y se encuentra en el borde superoexterno de la cavidad orbitaria.
Glándulas secundarias o accesorias (palpebrales y conjuntivales): Se encuentran entre el párpado y la conjuntiva. Las glándulas de Meibomio, Zeis y Moll son las sebáceas y las de Krausse y Wolfring son las mucinas.
Sistema excretor Es el sistema de desagüe constante de la lágrima y tiene 5 partes:
Lago lagrimal: Área donde se acumula la lágrima para desechar.
Puntos lagrimales: Orificios por donde el agua comienza su proceso de drenaje.
Conductos lagrimales: Llevan lágrima al saco lagrimal.
Saco lagrimal: Bombea la lágrima al conducto nasolagrimal.
Conducto nasolagrimal o lacrimonasal: Lleva la lágrima a la fosa nasal.

6.2.2.- Principios de Óptica geométrica:


6.2.2.1.- Definir refracción y difracción.

Refracción: Es la inclinación de los rayos luminosos y es el mecanismo que permite enfocar una imagen precisa en la retina.
Difracción: Fenómeno por el cual se produce una desviación de los rayos luminosos cuando pasan por un cuerpo opaco o por una abertura de diámetro menor o igual que la longitud de onda.

6.2.2.2.- El ojo como sistema de lentes y la regulación de la apertura pupilar.


El ojo humano es un sistema óptico formado por un dioptrio esférico y una lente, la córnea y el cristalino, son capaces de formar una imagen de los objetos sobre la superficie interna del ojo, en la retina que es sensible a la
luz.

El cristalino enfoca las imágenes sobre la retina, la retina contiene prolongaciones del nervio óptico que terminan en pequeñas estructuras denominadas conos y bastones sensibles a la luz. En la retina existe un punto
denominado fóvea, alrededor del cual hay una zona que solo tiene conos para poder ver el color, en el día la fóvea es la parte más sensible de la retina y sobre ella se forma el objeto que miramos.
El punto ciego es un punto en la retina que no contiene células receptores del cual salen nervios que forman el nervio óptico.

La cornea refracta los rayos luminosos y el cristalino actúa como ajuste para enfocar objetos situados a diferentes distancias. Esta función la cumplen los músculos ciliares encargados de modificar la curvatura de la lente y
cambian su potencia. Para que la imagen se forme en la retina, los músculos ciliares se contraen y el grosor del cristalino aumenta acortando la distancia focal de la imagen si el objeto está distante los músculos ciliares se
relajan y la lente adelgaza.

Abertura pupilar.

El ojo está inervado por fibras nerviosas simpáticas y parasimpáticas.


Las fibras preganglionares parasimpáticas nacen en el núcleo de Edinger-Westphal (la porción nuclear visceral del tercer par craneal) y viajan en el tercer par hasta el ganglio ciliar
situado detrás del ojo. Aquí los axones preganglionares hacen sinapsis con las neuronas parasimpáticas posganglionares, a su vez envían sus fibras hacia el globo ocular a través de
los nervios ciliares.
Estos nervios excitan:
1.- El músculo ciliar que controla el enfoque del cristalino
2.- El esfínter del iris que contrae la pupila.
La inervación simpática del ojo se origina en las células del asta intermediolateral a nivel del primer segmento torácico de la médula espinal. Desde allí, las fibras simpáticas penetran
la cadena simpática y ascienden hacia el ganglio cervical superior, ahí se lleva a cabo su sinapsis con las neuronas posganglionares. Las fibras simpáticas posganglionares siguen a
continuación desde aquí a lo largo de la superficie de la arteria carótida y de otras arterias cada vez más pequeñas hasta que llegan al ojo. En esta estructura, inervan las fibras
radiales del iris que abren la pupila

6.2.2.3.- Formación de imágenes en la retina.


Para formar las imágenes del exterior sobre la retina, el ojo posee un aparato de refracción, constituido principalmente por la córnea y el cristalino. Las propiedades ópticas de las superficies refractivas están determinadas
por su radio de curvatura y por el índice de refracción de la interfaz de los medios que separan. En su conjunto, las características del sistema óptico dependen de las propiedades individuales de cada una de las superficies
que lo conforman y de las distancias entre las mismas. La unidad de medida de la potencia de refracción es la dioptría, que consiste en la reciproca de la distancia focal expresada en metros. La dioptría es el poder de una
lente que hace converger los rayos paralelos a un metro de ella. Una lente más poderosa es una que haga converger a medio metro es igual a 2 dioptrías.
La superficie anterior de la córnea posee el mayor índice de refracción de +48.2 dioptrías, la superficie posterior del cristalino posee +8.3 dioptrías.

Un ojo normal con acomodación relajada produce la imagen de un objeto colocado en el infinito sobre su plano focal, que se encuentra a 24 mm detrás del vértice de la córnea. Si la retina se encuentra sobre este plano en
sus receptores se forma una imagen nítida. La emetropía es la correspondencia de la longitud focal del componente óptico del ojo con la de su eje.

6.2.2.4.- Que es acomodación, agudeza visual y campo visual.

Acomodación. Es el proceso que enfoca el sistema ocular de lentes, resulta fundamental para alcanzar un gran nivel de agudeza visual. La acomodación deriva de la contracción o relajación del musculo ciliar del ojo.
La acomodación del cristalino está regulada por un mecanismo de retroalimentación negativa que corrige automáticamente su poder dióptrico para lograr el mayor grado de agudeza visual. Cuando los ojos se han enfocado
en algún objeto lejano y deben cambiar bruscamente para captar otro objeto próximo, el cristalino suele acomodarse para conseguir la mejor agudeza posible de la visión en menos de un segundo.
Cuando los ojos modifican repentinamente la distancia de su punto de fijación, el cristalino cambia su potencia de la forma pertinente para alcanzar un nuevo estado de enfoque en cuestión de fracción de segundo.

Diversos tipos de datos sirven para transformar la potencia del cristalino en el sentido apropiado:
1. La aberración cromática parece un elemento importante. Los rayos de luz rojos se enfocan un poco más atrás que los azules debido a que el cristalino provoca una desviación de estos últimos superior a la de aquéllos. El
ojo parece ser capaz de detectar cuál de estos dos tipos de rayos está mejor enfocado y este dato transmite información hacia el mecanismo de acomodación para aumentar o reducir la potencia del cristalino.
2. Cuando los ojos se fijan sobre un objeto cercano, deben converger. Los mecanismos nerviosos de la convergencia generan una señal simultánea para aumentar la potencia del cristalino.
3. Dado que la fóvea se halla situada en una depresión hueca que queda un poco más honda que el resto de la retina, la claridad de enfoque en su profundidad es diferente de la claridad de enfoque en los bordes. Esto
también aporta una pista sobre el sentido en el que resulta necesario modificar la potencia del cristalino.
4. El grado de acomodación del cristalino oscila un poco todo el tiempo a una frecuencia que llega hasta dos cambios por segundo. La imagen visual gana claridad cuando la oscilación de su potencia sigue el sentido adecuado
y la pierde cuando lleva el sentido erróneo. Esto podría aportar un indicio rápido para decidir hacia dónde ha de corregirse esta potencia si se quiere conseguir el enfoque pertinente.

Agudeza visual.
La agudeza visual es la capacidad del sistema de visión para percibir, detectar o identificar objetos especiales con unas condiciones de iluminación buenas. Para una distancia al objeto constante, si el paciente ve nítidamente
una letra pequeña, tiene más agudeza visual que otro que no la ve.

Campo visual.
Es la porción del espacio que el ojo es capaz de ver. La región percibida por el lado nasal se llama: porción visual nasal, y la región percibida del lado lateral es llamada: porción visual temporal.

6.2.2.5.- Cual es el mecanismo de la visión en relieve.


Anatómicamente, se observa un aumento de la no decusación de las fibras en el quiasma óptico, con lo que la información de los dos ojos pueden alcanzar zonas subcorticales y corticales del mismo hemisferio cerebral,
requisito para una óptima visión binocular. Esta es un resultado de un mecanismo sensorial combinado con un sistema motor preciso.

En el quiasma óptico se da un intercambio de fibras de los dos nervios ópticos, denominado decusación parcial.
La visión binocular puede definirse como el estado visual en el que las imágenes del entorno, proyectadas separadamente sobre las retinas de ambos ojos, se perciben con una imagen única de forma simultánea.

Estereopsis significa literalmente apariencia sólida y su base anatómica es la separación horizontal de los globos oculares, que hace que las dos imágenes formadas en las retinas de cada ojo sean ligeramente diferentes.
Aunque las imágenes proyectadas sobre las dos retinas son bidimensionales, el sistema visual es capaz de procesar esta información y generar la tercera dimensión de dos maneras:
- Percepción en profundidad. Es la percepción de las distancias absolutas y relativas entre los objetos del entorno visual. Puede obtenerse mediante el empleo de referencias monoculares y binoculares.
- Percepción estereoscópica. Es la percepción tridimensional del entorno que nos rodea obtenida mediante el empleo exclusivo de referencias binoculares.

6.2.3.1.- Características y propiedades de la luz.


La luz es una radiación electromagnética visible para nuestros ojos. Esta radiación la podemos describir bien considerando un modelo corpuscular, bien considerando un modelo ondulatorio. La luz está compuesta por
pequeñas partículas denominadas fotones, su masa en reposo es nula y que representan unidades o cuantos de energía. La luz al igual que cualquier otra onda, puede ser caracterizada en términos de su longitud de onda
(distancia sucesiva entre dos ondas), frecuencia (número de ondas por espacio de tiempo) y amplitud (diferencia entre los picos máximos y mínimos).

La cantidad de energía de una radiación electromagnética es proporcional a su frecuencia. Las radiaciones emitidas a frecuencias altas (longitudes de onda cortas) poseen la mayor cantidad de energía. Un ejemplo de ello
son las radiaciones gamma y los Rayos X, con longitudes de onda menores de 10 -9(<1 nm). Por el contrario la radiaciones con frecuencias más bajas (longitudes de onda más largas) tales como las emitidas por los radares y
las ondas de radio (con longitudes de onda mayores de 1 mm) poseen menor cantidad de energía.

Nuestro sistema visual sólo es capaz de detectar una pequeña parte del espectro electromagnético. Así la retina humana sólo puede detectar longitudes de onda comprendidas entre los 400-700 nm. Isaac Newton (1642-
1726) en la primera mitad del siglo XVIII, menciona que la mezcla de las diferentes longitudes de onda en este rango emitidas por el Sol, corresponde al color que percibimos como blanco, mientras que cuando la luz posee
sólo una determinada longitud de onda la percibimos como uno de los colores del arcoíris. Es interesante destacar que un color de los que denominamos "caliente" como el rojo o naranja, está formado por radiaciones de
longitud de onda larga, y por tanto posee menor energía que colores que son considerados "fríos" como el azul o el violeta.

6.2.3.2.-Fotoquímica de la visión:
6.2.3.3.- Isomería geométrica.

Son estereoisomeros que no pueden convertirse uno en otro sin que se rompa un enlace química, esto se presenta en pares y utilizan los términos Cis y Trans
Son el tipo específico de diasteromeros que deben su existencia a la rotación impedida en torno del enlace carbono-carbono (C- C )
La isomería cis-trans o geométrica es debida a la rotación restringida entorno a un enlace carbono-carbono.
Esta restricción puede ser debida a la presencia de dobles enlaces o ciclos. Así, el 2-buteno puede existir en forma de dos isómeros, llamados cis y trans.
ISOMERO CIS. Significa que dos átomos en particulares son adyacentes que están del mismo lado del doble enlace o en la misma cara
ISOMERO TRANS. Cuando dos grupos de 2 átomos existen de lado opuesto de la formula estructural

6.2.3.4.- Que es y como se explica la fotoquímica en la retina y la estructura de la retina.


Tanto los conos como los bastones contienen productos químicos que se descomponen ante la exposición a la luz y, en el curso del proceso, excitan a las fibras nerviosas que salen del ojo. La sustancia sensible a la luz en los
bastones se llama rodopsina; en los conos, donde se denominan pigmentos de los conos o pigmentos del color, su composición no es nada más que un poco diferente a la que presenta la rodopsina.

El segmento externo de los bastones que se extiende hacia la capa pigmentaria de la retina presenta una concentración aproximada del 40% del pigmento sensible a la luz llamado rodopsina, o púrpura visual. Esta sustancia
es una combinación de la proteína escotopsina y el pigmento carotenoide retinal. El retinal es de un tipo especial denominado 11-cis-retinal. Esta forma cis resulta importante porque sólo ella puede unirse a la escotopsina
para sintetizar rodopsina.

Cuando la rodopsina absorbe la energía lumínica, empieza a descomponerse en una fracción muy pequeña de segundo.
Esto surge por la fotoactivación de los electrones situados en la porción retinal de esta sustancia, que provoca la transformación instantánea de la forma cis del retinal en una forma trans que aún conserva la misma estructura
química que la forma cis pero presenta una estructura física diferente: es una molécula recta en vez de plegada.
Como la orientación tridimensional de los lugares reactivos en el todo-trans retinal deja de coincidir con la orientación correspondiente en la proteína escotopsina, el todo-trans retinal empieza a soltarse de ella. El producto
inmediato es la batorrodopsina, que representa una combinación parcialmente disociada del todo-trans-retinal y la escotopsina. La batorrodopsina resulta sumamente inestable y se degrada en cuestión de nanosegundos
en lumirrodopsina. Después de unos microsegundos, se descompone en metarrodopsina I, en 1 ms más aproximadamente pasa a metarrodopsina II, y por último, se convierte en los productos escindidos por completo de
la escotopsina y el todo-trans-retinal.

Es la metarrodopsina II, también llamada rodopsina activada, la que estimula los cambios eléctricos en los bastones, y tras ello estos receptores ya transmiten la imagen visual hacia el sistema nervioso central bajo la forma
de un potencial de acción en el nervio óptico, según estudiamos más adelante.

6.2.4.- Visión de la luz.

6.2.4.1.- Explicar qué características tiene y cuál es su proceso fotoquímico en los receptores.
Cuando el bastón se encuentra expuesto a la luz, el potencial de receptor resultante es distinto del en casi todos los demás receptores sensitivos. La excitación de un bastón provoca un aumento de la negatividad en el
potencial de membrana en su interior, lo que supone un estado de hiperpolarización, que significa una mayor negatividad de la normal dentro de su membrana.

Cuando descompone la rodopsina, disminuye la conductancia de la membrana del bastón para los iones sodio en su segmento externo. Esto provoca una hiperpolarización de toda la membrana del bastón por el siguiente
mecanismo.

Los iones sodio y potasio en un circuito eléctrico completo los atraviesa los segmentos interno y externo del bastón. El segmento interno bombea sodio sin interrupción desde el interior del bastón hacia su exterior y se
bombean iones potasio hacia el interior de la célula. Los iones potasio se filtran de la célula a través de canales de potasio no activados que están confinados en el segmento interno del bastón. Como en otras células, esta
bomba de sodio-potasio crea un potencial negativo dentro de la célula tomada en su integridad. Sin embargo, el segmento externo, donde están situados los discos fotorreceptores, es totalmente diferente; aquí, la membrana
del bastón, en situación de oscuridad, resulta permeable para los iones sodio que fluyen a través de canales activados por GMPc. En la oscuridad, los niveles de GMPc son elevados, lo que hace posible que estos iones de
carga positiva se filtren permanentemente hacia el interior del bastón y neutralicen así gran parte de la negatividad que hay dentro de toda la célula. En condiciones de oscuridad normales, cuando el bastón no está excitado,
hay una baja electronegatividad en la parte interna a su membrana, que mide unos -4 0 mV en vez de los habituales -7 0 a -8 0 presentes en la mayoría de los receptores sensitivos.

Cuando la rodopsina del segmento externo del bastón queda expuesta a la luz, se activa y empieza a descomponerse, los canales de sodio activados por GMPc se cierran y la conductancia al sodio de la membrana del
segmento externo hacia el interior del bastón se reduce a través de unproceso en tres etapas:
1) La luz es absorbida por la rodopsina, lo que provoca la fotoactivación de los electrones en la parte retiniana, según se ha descrito anteriormente.
2) La rodopsina activada estimula una proteína G denominada transducina, que después activa la GMPc fotodiesterasa; esta enzima cataliza la descomposición de GMPc en 5'-GMPc.
3) La reducción en GMPc cierra los canales de sodio activados por GMPc y reduce la corriente de sodio hacia el interior. Los iones de sodio siguen siendo bombeados hacia fuera a través de la membrana del segmento interno.
Los iones sodio que salen del bastón son más que los que vuelven a entrar. Como se trata de iones positivos, su pérdida desde el interior crea más negatividad por dentro de la membrana, y cuanto mayor sea la magnitud
de la energía lumínica que llega al bastón, más acusada se vuelve la electronegatividad (es decir, mayor es el grado de hiperpolarización). Con una intensidad máxima de luz, el potencial de membrana se aproxima a -7 0 o -
8 0 mV, que está cerca del potencial de equilibrio para los iones potasio a través de la membrana.

6.2.4.2.- Visión de los colores: que es el color y cuál es su composición espectral, explica la teoría de la visión de los colores.
Color: Es una experiencia visual, una impresión sensorial que recibimos a través de los ojos, independiente de la materia colorante de la misma.
Composición espectral: Los colores espectrales son los colores presentes en la luz visible, son colores monocromáticos o colores espectrales puros. Las longitudes de
onda son medidas en el vacío. La intensidad de un color altera como es percibido, el café se percibe como una combinación de baja intensidad de naranja y amarillo.

Teoría de la visión de los colores.


Cualquier teoría sobre la visión de los colores está basada en la observación de que el ojo humano es capaz de detectar casi todas las gradaciones de color cuando sólo las luces roja, verde y azul monocromáticas se mezclan
adecuadamente en diversas combinaciones.

Sensibilidades espectrales de los tres tipos de conos.


A partir de las exploraciones sobre visión de los colores, se ha comprobado que las sensibilidades espectrales de los tres tipos de conos son básicamente idénticas en el hombre a las curvas de absorción de la luz para los tres
tipos de pigmentos presentes en estas células.

Interpretación del color en el sistema nervioso.


Una luz monocromática naranja dotada de una longitud de onda de 580 nm estimula los conos rojos hasta un valor más o menos de 99 (el 99% de la estimulación máxima con la longitud de onda óptima); en el caso de los
conos verdes los activa con un valor del estímulo de 42 aproximadamente, pero no causa ningún efecto en absoluto sobre los conos azules. Por tanto, las proporciones de estimulación de los tres tipos de conos en este caso
son 99:42:0.
El sistema nervioso interpreta esta colección de proporciones como la sensación correspondiente al naranja.
En cambio, una luz monocromática azul con una longitud de onda de 450 nm estimula los conos rojos hasta un valor de 0, los verdes hasta un valor de 0 y los azules hasta un valor de 97. Este juego de proporciones (0:0:97)
lo interpreta el sistema nervioso como azul. En el mismo sentido, los cocientes 83:83:0 se interpretan como amarillo y 31:67:36 como verde.

Percepción de la luz blanca.


Una estimulación aproximadamente equivalente de los conos rojo, verde y azul da lugar a la sensación visual del blanco. Con todo, la luz no tiene una sola longitud de onda que corresponda al blanco; en su lugar, este color
es una combinación de todas las longitudes del espectro. Además, la percepción del blanco puede lograrse mediante la estimulación de la retina con la combinación oportuna tan sólo de tres colores escogidos que activen
los tipos de conos respectivos más o menos por igual.

6.2.5.-Retina:
6.2.5.1.- Características anatómico histológicas.
La retina que se constituye con 10 capas, posee receptores especializados, llamados bastones y conos encargados de la fotorrecepción.
La retina se desarrolla a partir de la copa óptica, una evaginación del diencéfalo, que da lugar a la vesícula óptica primaria.

La retina se forma con una capa pigmentada externa que se desarrolla desde la pared externa de la copa óptica. La porción neural de la Retina se integra a partir de la capa interna de la copa óptica y es la retina propia.
La capa pigmentada de la retina recubre toda la superficie interna del ojo y se refleja en el cuerpo ciliar y la pared posterior del iris, mientras que la retina propia se detiene en la ora serrata.
Las células que componen la retina representan una extensión del cerebro altamente diferenciada.
El disco óptico situado en el parte posterior del ojo, es el sitio de salida del nervio óptico.
Alrededor de 2.5 mm a un lado del disco óptico se halla la macula lútea. En el centro de esta existe una depresión oval, la fóvea central, ahí hay mayor agudeza visual.
La poción de la retina que actúa en la fotorrecepción reviste la superficie interna de la capa coroides, desde el disco óptico hasta la ora serrata y se integra con 10 capas distintas.
Desde la parte exterior adyacente a la coroides a la interior, en donde se continúan con el nervio óptico, las capas son:
1.- Epitelio pigmentario.
2.- Capa de bastones y conos.
3.- Membrana limitante externa.
4.- Capa nuclear externa.
5.- Capa plexiforme externa.
6.- Capa nuclear interna.
7.- Capa plexiforme interna.
8.- Capa de células ganglionares.
9.- Capa de fibras del nervio óptico.
10.- Membrana limitante interna.

6.2.5.2.- Fotorreceptores.
Los fotorreceptores son de dos tipos conos, que responden a niveles elevados de luminosidad y que son responsablesde la visión diurna y en color.
Y bastones, con respuestas a muy baja intensidad luminosa y que permiten la visión nocturna sin detalles ni color.
En ellos tiene lugar la fototransduccion, es decir la traducción del estímulo luminoso en un impulso nervioso que será percibido en las zonas especificas de la corteza cerebral. Supone como primer evento la captación del
fotón por la molécula de cromóforo que se localiza en el interior del fotopigmento rodopsina en bastones y conopsinas en los conos.

6.2.5.3.- Vía visual desde retina hasta corteza visual.

La vía óptica se inicia en la retina, donde se hallan las células bipolares y las células ganglionares. Los cilindroejes de estas últimas van a a formar el nervio óptico, el cual abandona el globo
ocular y se dirige hacia el agujero óptico para penetrar en la cavidad craneal.
La unión de ambos nervios ópticos constituyen el quiasma óptico, donde se decusan parte de las fibras correspondientes a las retinas nasales. Las fibras correspondientes a las retinas
temporales no se decusan, permaneciendo homolaterales.

En los extremos posteriores del quiasma óptico nacen las cintillas ópticas que divergen hacia atrás bordeando los pedúnculos cerebrales para alcanzar el cuerpo geniculado externo,
pequeña protuberancia redondeada engastada en el pulvinar del tálamo óptico.

En el cuerpo geniculado externo terminan los axones de las células ganglionares y se inicia la 3ª neurona de la vía óptica. Desde aquí parten las fibras que se dirigen a la corteza visual
constituyendo las radiacciones ópticas. Una parte de estas fibras, las anteroinferiores, corforman una acodadura llamada asa de Meyer en la que están contenidas las proyecciones de las
retinas inferiores. Esta configuración explica las cuadrantanopsias superiores que se producen en caso de lesiones de lóbulo temporal.
A nivel de corteza occipital la información recibida y codificada por la retina inicia su transformación en sensación visual.

6.2.5.4.- Explica que son los mapas retinotopicos de la corteza visual.


Son mapas que representan topográficamente la ordenada del hemicampo contralateral de la visión en la córtex estriada humana. El meridiano vertical se representa a lo largo del perímetro de la córtex estriada. La
representación del meridiano horizontal corre a lo largo de la base de la fisura calcarina. La mácula ocupa el polo occipital, mientras que la periferia del campo visual está representada en la zona anterior.

6.2.5.5.- Esquema de las lesiones típicas de la vía visual.


6.2.5.6.- Reflejos visuales (pupilar a la luz, reflejo de acomodación) .l
Sirven para revisar elementos neurológicos (cerebrales) del ojo. Su propósito es evaluar las vías neurológicas aferentes y eferentes responsables de la función pupilar. Esta prueba se hace sin corrección.
El nervio óptico tiene 2 tipos de fibras: Nasales y temporales. Ambas sirven como vías aferentes y eferentes. Las vías aferentes son aquellas que envían un estímulo al cerebro y por las vías eferentes se reciben la respuesta
del cerebro.
Reflejo directo (fotomotor). Reflejo que se observa inmediatamente al colocar la luz sobre el ojo del paciente (siempre que hay luz, debe haber miosis).
Indirecto (consensual). Se revisa el ojo contrario al que se coloca la luz. Debe de contraerse de igual manera que el ojo que recibe la luz directamente.
Acomodación. Fijar vista del paciente en un objeto lejano centrado horizontalmente en la nariz. Después colocar lámpara centrada horizontalmente entre los dos ojos a aproximadamente 40cm de distancia y encenderla.
Pedir al paciente que vea la lámpara y observar que los ojos reaccionen correctamente.
Marcus Gunn. Cuando al poner la luz, la pupila no se contrae o se contrae muy poco.

6.2.6.- Correlacion clínica: pupila de Argyll-Robertson, síndrome de Horner.


Pupila de Argyll-Robertson.
Fenómeno pupilar caracterizado por la presencia de una pupila muy pequeña (de solo 1 a 2 mm de diámetro), irregular en su forma y desigual a la contralateral, que muestra típica ausencia del reflejo pupilar a la luz y
persistencia del reflejo de acomodación (aunque es generalmente leve). Es un signo patognomónico de tabes dorsal, parálisis general y neurosífilis, aunque la condición puede ser también causada por diabetes mellitus y
sarcoidosis.

Sindrome de Horner.

El síndrome de Horner u oculosimpaticoparesia cursa con la tríada clásica de miosis, ptosis palpebral y hemianhidrosis facial ipsilateral, pudiendo asociar enoftalmos y heterocromía de iris, especialmente en las formas
congénitas. Está producido por una interrupción en cualquier parte del recorrido de la vía simpática desde el hipotálamo hasta el globo ocular. Puede ser congénito, si se presenta en las primeras 4 semanas de vida, o
adquirido. La mayoría de los casos congénitos tienen una etiología benigna o son idiopáticos, siendo la causa reconocible más frecuente el trauma perinatal con lesión del plexo braquial. Más raramente se han descrito
malformaciones vasculares, el síndrome de varicela congénita y neoplasias, sobre todo el neuroblastoma. Hasta el 16,8% de los pacientes con síndrome de Horner presentan un neuroblastoma y sólo en el 2% de los
neuroblastomas es el primer signo de presentación. Por este motivo ante un síndrome de Horner congénito sin historia de trauma obstétrico debe realizarse una resonancia magnética nuclear (RMN) de todo el trayecto
simpático e investigar catecolaminas en orina, normales en el 60-70% de los neuroblastomas neonatales.

Bibliografía
Geneser, F. (s.f.). Histología . Mexico: Panamericana.

GUYTON, C. a. (2006.). Tratado de Fisiología Médica. Elsevier.

Horton, J., MD, PhD, & Hoyt, W. (1991). La representacion del campo visual en la cortex estriada humana. una revision del mapa de holmes. Ciencias clinicas , 330-339.

Ira Fox, S. (2003). Fisiologia Humana. Madrid: Mc-Graw Hill.

Souto, M. P., Barbeito, A. A., & Perianes, M. T. (2015). Sindrome de Horner Congénito.+. Anales de Pediatria, 82-85.

Urtubia, C. (1996). Neurobiologia de la visión. Barcelona: Edicions UPC.


Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo
Facultad de Ciencias Médicas y Biológicas
o
‘’Dr. Ignacio Chávez’’
l

Gusto

FISIOLOGÍA HUMANA
6.3.- GUSTO
6.3.1.- Receptores gustativos y su anatomía, localización.
En la lengua existen una serie de formaciones especiales llamadas papilas gustativas que son un conjunto de receptores sensoriales o específicamente llamados “receptores
gustativos” y los principales promotores del sentido del gusto.
Dependiendo de su localización en la lengua tienen la habilidad de detectar mejor cierto tipo de estímulos o sabores.
Las papilas se pueden observar a simple vista como una especie de bulbos carnosos de varios milímetros, y la mayoría de ellas contienen unos botones gustativos.

Hay tres tipos de papilas gustativas:

Papilas caliciformes: Son las papilas menos numerosas, pero las más voluminosas e importantes. Son las receptoras del sabor amargo. Están dispuestas cerca de la base de la lengua,
en dos lineas que se reúnen en la parte media y posterior, formando un ángulo agudo, llamado V lingual. El número de estas papilas es de once, y la mayor está situada en el vértice.

Papilas fungiformes: Tienen la forma de hongo, como su nombre indica. Se componen de una cabeza abultada, y de un pedicelo. Están repartidas por toda la superficie de la lengua,
especialmente delante de la V lingual. Son muy visibles y tiene un color rojizo debido a los vasos sanguíneos que las irrigan. Este tipo de papilas se estimulan más en la niñez y la
ancianidad debido a que son receptoras del sabor dulce. Están inervadas por una rama del nervio facial, llamada cuerda del tímpano, que se pega al nervio lingual en la mayor parte
de su trayecto.

Papilas filiformes y foliadas: Tiene forma cónica, cilíndrica y terminan por una corona de filamentos puntiagudos. Estas variadas formas hacen que se preste confusión a la hora de
clasificar las papilas. Son receptoras del sabor ácido y salado; además tienen función térmica y táctil. Este tipo de papila se estimula más comúnmente en el periodo adulto. Están
repartidas en toda la superficie de la lengua dispuestas en series paralelas que van oblicuamente del surco del medio de la lengua hasta los bordes. Están inervadas por el nervio lingual que se desprende de la rama inferior
del trigémino y cuyas ramificaciones penetran en los corpúsculos de Krause visibles en los filamentos de las papilas.

Los botones gustativos son unas estructuras ovaladas, de aproximadamente 0,03 cm de diámetro, que ayudan a percibir el sentido del gusto. Están formados por un grupo de células que rodean una pequeña cavidad con un
orificio en la superficie de la lengua llamado poro gustativo.

Cada botón gustativo responde a uno de los cinco estímulos primarios del sabor (dulce, salado, amargo, ácido y unami). Se ubican en la mucosa de la epiglotis, el paladar y la faringe y en las paredes de las papilas fungiformes
y caliciformes.

Los botones gustativos están formados por 4 tipos de células: células basales; células de tipo 1 y 2 que cumplen funciones de sostén y células de tipo 3, que son receptores gustativos y hacen conexiones sinápticas con las
fibras nerviosas sensitivas. Los cuellos de todas estas células se conectan unas con otro.
Las células basales se originan a partir de las células epiteliales que rodean al botón gustativo, estas forman nuevas células receptoras.
Cada botón esta inervado por alrededor de 50 fibras nerviosas y, a la inversa, cada fibra nerviosa recibe información de entrada, en promedio, de 5 botones.
Si el nervio sensorial se corta, los botones gustativos que él inerva degeneran y, por ultimo desaparecen. Si el nervio se regenera, las células vecinas resultan organizadas en nuevos botones.

6.3.2.- Explicar cuáles son y cómo se estimulan las sensaciones primarias del gusto.

Los estudios psicofisiológicos y neurofisiológicos han identificado un mínimo de 13 receptores químicos posibles o probables en las células gustativas, de los siguientes tipos: 2 receptores para el sodio, 2 para el potasio, 1
para el cloruro, 1 para la adenosina, 1 para la inosina, 2 para el sabor dulce, 2 para el sabor amargo, 1 para el glutamato y 1 para el ion hidrógeno.

Las capacidades señaladas de los receptores también se han reunido en cinco categorías generales llamadas sensaciones gustativas primarias.
Estas son agrio, salado, dulce, amargo y umami.
Una persona puede percibir cientos de gustos diferentes.

Sabor agrio. Está causado por los ácidos, es decir, por la concentración del ion hidrógeno, y la intensidad de esta sensación gustativa es aproximadamente proporcional al logaritmo de esta concentración del ion hidrógeno.
Esto es, cuanto más ácido sea un alimento, más potente se vuelve dicha sensación.

Sabor salado. Se despierta por las sales ionizadas, especialmente por la concentración del ion sodio. La cualidad de este rasgo varía de una sal a otra, porque algunas de ellas suscitan otras sensaciones gustativas además del
sabor salado. Los cationes de las sales, sobre todo los cationes sodio, son los principales responsables del gusto salado, pero los aniones también contribuyen en menor medida.

Sabor dulce. El sabor dulce no está ocasionado por una sola clase de sustancias químicas. Entre los tipos de productos que lo originan figuran los azúcares, glicoles, alcoholes, aldehidos, cuerpos cetónicos, amidas, ásteres,
ciertos aminoácidos, algunas proteínas pequeñas, los ácidos sulfónicos, los ácidos halogenados y las sales inorgánicas de plomo y berilio. La mayoría de las sustancias que generan el sabor dulce son compuestos orgánicos.
Resulta especialmente interesante que unas ligeras modificaciones en la estructura química, como la incorporación de un simple radical, muchas veces pueden cambiar el producto de dulce a amargo.

Sabor amargo. No está originado por un único tipo de agente químico. Las sustancias que lo suministran son casi todas orgánicas. Dos clases particulares tienen una especial probabilidad de causar sensaciones de sabor
amargo:
1) Las sustancias orgánicas de cadena larga que contienen nitrógeno
2) Los alcaloides. Comprenden muchos de los fármacos empleados en medicamentos como la quinina, la cafeína, la estricnina y la nicotina.

El sabor amargo, cuando se da con una gran intensidad, suele hacer que la persona o el animal rechace la comida. Esta es una función indudablemente importante de dicha sensación gustativa, pues muchas toxinas mortales
presentes en las plantas venenosas son alcaloides, y prácticamente todas suscitan un sabor amargo intenso, normalmente seguido por el rechazo del alimento.

Sabor umami. Umami es una palabra japonesa significa delicioso, una sensación gustativa agradable que resulta diferente desde el punto de vista cualitativo de los sabores agrio, salado, dulce o amargo.
Umami es el sabor dominante de los alimentos que contienen L-glutamato, como los extractos cárnicos y el queso curado, y algunos fisiólogos lo consideran una quinta categoría independiente de estímulos gustativos
primarios.
Un receptor gustativo para el L-glutamato puede estar relacionado con uno de los receptores glutamatérgicos expresado también en las sinapsis neuronales del cerebro.

6.3.3.- Define que es la ceguera gustativa.

Algunas personas están ciegas para el gusto de ciertas sustancias, sobre todo los diversos tipos de compuestos de la tiourea. Un producto empleado a menudo por parte de los psicólogos para poner de manifiesto la ceguera
gustativa es la feniltiocarbamida, para la que de un
15 a un 30% de todas las personas exhiben una ceguera gustativa; el porcentaje exacto depende del método de exploración y de la concentración de la sustancia.

6.3.4.- Que son, como se estimulan y que función tienen los receptores del gusto y las yemas gustativas.

La sensación del gusto depende de la activación de quimiorreceptores localizados en los botones gustativos.
La yema gustativa está compuesta por unas 50 células epiteliales modificadas, algunas de las cuales son células de soporte llamadas células de sostén y otras son células gustativas.

Los extremos externos de las células gustativas están dispuestos en torno a un minúsculo poro gustativo, desde este punto, sobresalen hacia fuera
Varias microvellosidades, o cilios gustativos, que se dirigen hacia la cavidad oral en el poro gustativo. Estas microvellosidades proporcionan la superficie receptora para el gusto entretejida alrededor de los cuerpos de las
células gustativas hay toda una red terminal ramificada de fibras nerviosas gustativas que reciben el estímulo de las células receptoras del gusto.

Algunas se invaginan en pliegues de la membrana de la célula gustativa. Debajo de la membrana celular se forman muchas vesículas cerca de las fibras. Se cree que estas vesículas contienen una sustancia neurotransmisora
que se libera a través de la membrana celular para excitar las terminaciones de las fibras nerviosas como respuesta a la estimulación gustativa.

Las yemas gustativas se encuentran en los tres tipos siguientes de papilas linguales:
1) Una gran cantidad está en las paredes de las depresiones que rodean a las papilas caliciformes, que forman una línea en ‘’V’’ sobre la superficie de la parte posterior de la lengua.
2) Un número moderado queda sobre las papilas fungiformes en la cara anterior plana de la lengua.
3) Una proporción también moderada se encuentra sobre las papilas foliáceas situadas en los pliegues a lo largo de las superficies laterales de la lengua.

Especificidad de las yemas gustativas para un estímulo gustativo primario. Cada yema gustativa suele responder básicamente a uno de los cinco estímulos gustativos primarios cuando la sustancia saboreada presenta una
concentración baja. Pero a alta concentración, la mayoría puede excitarse por dos o más de estos estímulos, así como por unos pocos estímulos gustativos más que no encajan dentro de las categorías ‘’primarias’’.

Mecanismo de estimulación de las yemas gustativas

Potencial de receptor. La membrana de la célula gustativa, igual que la mayoría de las demás células receptoras sensitivas, tiene una carga negativa en su interior con respecto al exterior. La aplicación de una sustancia con
sabor sobre los cilios gustativos provoca una pérdida parcial de este potencial negativo, es decir, la célula gustativa se despolariza.

En la mayoría de los casos, el descenso del potencial, es proporcional al logaritmo de la concentración de la sustancia estimulante.
Este cambio del potencial eléctrico en la célula gustativa se llama potencial de receptor para el gusto.
El mecanismo por el que la mayor parte de las sustancias estimulantes reaccionan con las vellosidades gustativas para poner en marcha el potencial de receptor consiste en la unión del producto químico con sabor a una
molécula proteica receptora situada sobre la cara externa de la célula gustativa cerca de la membrana de una vellosidad o sobresaliendo de ella. Esto, a su vez, abre canales iónicos, lo que permite que los iones sodio o
hidrógeno con carga positiva penetren y despolaricen la negatividad normal de la célula. A continuación, el propio compuesto con sabor resulta arrastrado gradualmente fuera de la vellosidad gustativa por la saliva, que
retira el estímulo.
El tipo de proteína receptora en cada vellosidad gustativa determina el tipo de gusto que vaya a percibirse. Para los iones sodio e hidrógeno, que despiertan las sensaciones de sabor salado y agrio, respectivamente, las
proteínas receptoras abren canales iónicos específicos en la membrana apical de las células gustativas, lo que activa los receptores. Sin embargo, para las sensaciones de sabor dulce y amargo, las porciones de las moléculas
proteicas receptoras que sobresalen a través de las membranas apicales activan sustancias transmisoras como segundos mensajeros en el interior de las células gustativas, y estos segundos mensajeros son los que suscitan
los cambios químicos intracelulares que producen las señales gustativas.

6.3.5.- Explica vía gustativa hasta corteza cerebral.

Los impulsos gustativos procedentes de los dos tercios anteriores de la lengua se dirigen primero hacia el nervio lingual, a continuación van por la cuerda del tímpano hacia el
nervio facial, y finalmente llegan al tracto solitario en el tronco del encéfalo.
Las sensaciones gustativas de las papilas caliciformes situadas en el dorso de la lengua y en otras regiones posteriores de la boca y de la garganta se transmiten a través del nervio
glosofaríngeo también hacia el tracto solitario, pero a un nivel un poco más inferior.
Finalmente, unas cuantas señales gustativas se conducen hacia el tracto solitario desde la base de la lengua y otras porciones de la región faríngea por medio del nervio vago.

Todas las fibras gustativas hacen sinapsis en los núcleos del tracto solitario situados en la región posterior del tronco del encéfalo. Estos núcleos envían neuronas de segundo
orden hacia una pequeña zona del núcleo ventral posteromedial del tálamo, que queda un poco medial a las terminaciones talámicas correspondientes a las regiones faciales del
sistema de la columna dorsal-lemnisco medial.

Desde el tálamo, las neuronas de tercer orden se dirigen hacia el polo inferior de la circunvolución poscentral en la corteza cerebral parietal, en la región donde se produce su
giro hacia la profundidad de la cisura de Silvio, y hacia el área insular opercular adyacente. Esta última queda un poco lateral, ventral y rostral a la zona que se ocupa de las señales
táctiles de la lengua en el área somática cerebral I. Según esta descripción de las vías gustativas, resulta evidente que mantienen un estricto paralelismo con las vías
somatosensitivas procedentes de la lengua.

Integración de los reflejos gustativos en el tronco del encéfalo.


Desde el tracto solitario, muchas señales gustativas se transmiten directamente por el propio tronco del encéfalo hacia los núcleos salivales superior e inferior, y estas zonas envían señales hacia las glándulas submandibular,
sublingual y parótida que sirven para controlar la secreción de saliva durante la ingestión y la digestión de la comida.

6.3.6.- Define preferencia gustativa y aversión gustativa


Preferencia gustativa: significa que el animal elegirá ciertos tipos de comida por encima de otros, y que recurre automáticamente a este mecanismo como medio para controlar el tipo de alimentación que consume. Además,
sus preferencias gustativas cambian a menudo en función de las necesidades corporales de ciertas sustancias específicas.

Aversión gustativa. Es el efecto negativo que una persona pueda adquirir a un alimento determinado, que poco después de ingerirlo presenciamos una situación desagradable.

Bibliografía
Chávez, O., Vega, G., Sierra, A., Ramirez, F., & Hernandez, M. (2010). Fisiologia de gusto. Oral , 625-631.

Ganong, W. (1994). Fisiología Médica. México: El manual moderno.

GUYTON, C. a. (2006.). Tratado de Fisiología Médica. Elsevier.

Ira Fox, S. (2003). Fisiologia Humana. Madrid: Mc-Graw Hill.


Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo
Facultad de Ciencias Médicas y Biológicas
‘’Dr. Ignacio Chávez’’

Olfato

FISIOLOGÍA HUMANA
6.4.- OLFATO
6.4.1.- Anatomía fisiológica de receptores olfatorios.

Las células quimiorreceptoras olfatorias se localizan en la mucosa olfatoria, una parte especializada de la nasofaringe.
Los quimiorreceptores olfatorios son células nerviosas bipolares. Los cilios inmóviles de la superficie apical de estas células contienen quimiorreceptores que detectan sustancias químicas odorantes disueltas en la capa de
mucus que los reviste.

Desde su superficie basal, la célula origina un axón amielínico que se une a otros filamentos del nervio olfatorio y penetra por la base del cráneo a través de aperturas en la placa cribiforme del hueso etmoides. Estos nervios
olfatorios realizan sinapsis en el bulbo olfatorio, porción del hemisferio cerebral del encéfalo localizada en la base de la cavidad craneal, justo bajo el lóbulo frontal.

Las células receptoras olfatorias son verdaderas neuronas y, como tales, son las únicas neuronas que son regeneradas continuamente a lo largo de la vida. Las moléculas odorantes son introducidas hacia la mucosa olfatoria
por corrientes ventilatorias de aire o desde la cavidad oral durante la alimentación.
El olfateo incrementa el influjo de odorantes. Los odorantes están unidos temporalmente en el mucus a una proteína de ligación olfatoria que es secretada por una glándu la de la cavidad nasal. El olor tiene más cualidades
primarias que el gusto.
En el genoma humano se codifican nada menos que 1.000 receptores diferentes de olor, y aunque probablemente sólo tenemos alrededor de 350 tipos funcionales, representan la población más grande de receptores
acoplados a proteínas G en el genoma. La mucosa olfatoria contiene, además, receptores somatosensoriales del nervio trigémino. Cuando se realizan pruebas clínicas del olfato es necesario evitar la activación de estos
receptores somatosensoriales con estímulos térmicos o nocivos, como el amoniaco empleado en las ‘’sales aromáticas’’ La codificación olfatoria se asemeja a la gustativa en que la mayoría de los olores naturales consisten
en moléculas que excitan quimiorreceptores olfatorios de más de una clase de odorante. La codificación para un olor percibido en particular depende de las respuestas de muchos quimiorreceptores olfatorios, y la fuerza
del odorante es representada por la cantidad general de actividad neural aferente.

6.4.2.- Explica cómo es la organización de la membrana en el epitelio olfatorio y nervios olfatorios.

La membrana olfatoria ocupa la parte superior de cada narina. En sentido medial, se dobla hacia abajo a lo largo de la superficie del tabique en su parte superior; en sentido lateral se pliega sobre el cornete superior e incluso
sobre una pequeña porción de la cara superior del cornete medio. En cada narina, la membrana olfatoria ocupa un área superficial de unos 2,4 cm cuadrados.

Células olfatorias.
Las células receptoras para la sensación del olfato son las células olfatorias que en realidad son células nerviosas bipolares derivadas en principio del propio sistema nervioso central. Hay más o menos 100 millones de ellas
en el epitelio olfatorio intercaladas entre las células de sostén.

El extremo mucoso de la célula olfatoria forma un botón desde el que nace de 4 a 25 cilios olfatorios, con un diámetro de 0,3 µm y una longitud hasta de 200 µm, y se proyectan hacia el moco que reviste la cara interna de
las fosas nasales. Estos cilios olfatorios que se proyectan crean una densa maraña en el moco y son los encargados de reaccionar a los olores del aire y estimular las células olfatorias, según se explica más adelante.
Esparcidas entre las células olfatorias de la membrana olfatoria hay muchas glándulas de Bowman pequeñas que segregan moco hacia la superficie de esta última.

6.4.3.- Explica el mecanismo de transducción de la señal olfatoria.

La parte de cada célula olfatoria que responde a los estímulos químicos de este carácter son los cilios olfatorios.
La sustancia olorosa, al entrar en contacto con la superficie de la membrana olfatoria, primero difunde hacia el moco que cubre los cilios. A continuación se une a las proteínas receptoras presentes en la membrana de cada
cilio.

Toda proteína receptora es una molécula larga que se abre paso a través de la membrana, doblándose unas siete veces hacia dentro y hacia fuera.

El compuesto oloroso se une a la porción de la proteína receptora que se vuelve hacia el exterior, la parte interna de la proteína plegada está acoplada a la proteína G. cuando se excita la proteína receptora se desprende
una subunidad ά de la proteína G e inmediatamente activa la adenilatociclasa, que está fija al interior de la membrana ciliar cerca del cuerpo de la célula receptora. A su vez, la ciclasa activada convierte muchas moléculas
de trifosfato de adenosina intracelular en monofosfato de adenosina cíclico (AMPc).
Este AMPc activa otra proteína cercana de la membrana, un canal activado para el ion sodio, que abre su ‘’compuerta’’ y permite el vertido de una gran cantidad de iones sodio a través de la membrana hacia el citoplasma
de la célula receptora. Los iones sodio elevan el potencial eléctrico dentro de la membrana celular en sentido positivo, lo que excita a la neurona olfatoria y transmite potenciales de acción hacia el sistema nervioso central
por medio del nervio olfatorio. La importancia de este mecanismo para activar los nervios olfatorios estriba en que multiplica enormemente el efecto excitador hasta del más débil de los compuestos olorosos

6.4.4.- Define que son, donde se encuentran y cómo funcionan el bulbo olfatorio, el tracto y las estrías olfatorias.
Bulbo olfatorio: El bulbo (o lóbulo) es una zona cerebral (más específicamente una prolongación del córtex que se localiza justo por encima de las fosas nasales) que juega un papel mayor en nuestro sentido del olfato. Es él
el que trata los diferentes datos olfativos que le llegan de nuestro medio ambiente.
Tracto olfatorio: Estrecha banda de sustancia blanca que discurre desde el extremo posterior del bulbo olfatorio por debajo de la superficie inferior del lóbulo frontal del encéfalo. Consiste en los axones centrales de las
células mitrales y en penacho del bulbo y algunas fibras centrifugas del bulbo olfatorio opuesto. Envía fibras nerviosas a muchos centros del encéfalo para establecer conexiones para las respuestas emocionales y autónomas
a las sensaciones olfatorias.

La estría olfatoria lateral, lleva los axones hacia el área olfatoria de la corteza cerebral, esto es, las áreas periamigdaloides y prepiriformes (uncus), que se conocen como la corteza olfatoria primaria.
La estría olfatoria medial, lleva los axones que cruzan al bulbo contralateral a través de la Comisura Blanca Anterior, así como los axones que terminan en el área subcallosa (Área Paraolfatoria).
La estría olfatoria intermedia, termina en el espacio perforado anterior, formando un tubérculo olfatorio es su extremo terminal

6.4.5.- Cuales son y como reciben señales las áreas olfatorias del hemisferio cerebral.
Área olfatoria: recibe la información sensorial inconsciente proveniente de la región olfatoria de la cavidad nasal; se localiza en la parte inferior de la cara medial del lobo frontal; la información olfatoria consciente llega al
hipocampo y al giro olfatorio lateral situados en el lobo temporal.

El tracto olfatorio penetra en el encéfalo a nivel de la unión anterior entre el mesencèfalo y el cerebro; allí, se divide en dos vías, una que sigue en sentido medial hacia el área olfatoria medial del cerebro, y la otra en sentido
lateral hacia el área olfatoria lateral. Esta primera estructura representa un sistema olfatorio arcaico, mientras que la segunda constituye la entrada para: 1) el sistema olfatorio antiguo y 2) el sistema moderno.

6.4.6.- Las vías olfatorias arcaica, antigua y moderna.

El sistema olfatorio arcaico: el área olfatoria medial.


El área olfatoria medial consta de un grupo de núcleos situado en las porciones basales intermedias del encéfalo inmediatamente delante del hipotálamo. Más visibles resultan los núcleos septales, que son núcleos de la
línea media que se nutren en el hipotálamo y otras porciones primitivas del sistema límbico cerebral. Esta es la región del cerebro más vinculada con el comportamiento básico. La importancia de esta área olfatoria medial
se entiende mejor si se considera lo que sucede en los animales cuando se eliminan las áreas olfatorias laterales de ambos lados del cerebro y no persiste más que el sistema medial. La realización de esta maniobra apenas
influye en las respuestas más primitivas al olfato, como lamerse los labios, salivar y otras reacciones a la alimentación ocasionadas por el olor de la comida o por unos impulsos emocionales primitivos asociados a este sentido.
En cambio, la supresión de las áreas laterales va a abolir los reflejos olfatorios condicionados más complicados.

El sistema olfatorio antiguo: el área olfatoria lateral.


El área olfatoria lateral está compuesta sobre todo por las cortezas prepiriforme y piriforme además de la porción cortical de los núcleos amigdalinos. Desde estas zonas, las vías activadoras se dirigen hacia casi todas las
porciones del sistema límbico, en especial hacia las menos primitivas como el hipocampo, que parece más importante para aprender a disfrutar de ciertos alimentos o a aborrecerlos en función de las experiencias personales
vividas con ellos.Se cree que esta área olfatoria lateral y sus abundantes conexiones con el sistema límbico de orden conductual hacen que una persona desarrolle una absoluta aversión hacia las comidas que le hayan
provocado náuseas y vómitos. Un rasgo importante del área olfatoria lateral es que muchas vías estimuladoras procedentes de ella también nutren directamente la parte más antigua de la corteza cerebral llamada
paleocorteza en la porción anteromedial del lóbulo temporal. Esta es la única área de toda la corteza cerebral a la que llegan directamente las señales sensitivas sin pasar antes por el tálamo.

La vía moderna.
Vía olfatoria que atraviesa el tálamo, pasando por su núcleo dorsomedial y llegando después al cuadrante lateroposterior de la corteza orbitofrontal.

6.4.7.- Adaptación de las señales olfatorias.


Los receptores olfatorios se adaptan alrededor del 50% más o menos durante el primer segundo después de su estimulación. A partir de ahí, el proceso ya sigue muy poco más y con una gran lentitud. En cambio, todos
sabemos por nuestra propia experiencia que las sensaciones olfatorias se adaptan casi hasta su extinción en un plazo en torno a 1 min después de entrar en una atmósfera cargada con un olor muy penetrante. Como esta
adaptación psicológica resulta mucho mayor que el grado de adaptación de los propios receptores, es casi seguro que la mayor parte del proceso suplementario sucede dentro del sistema nervioso central. Esto también
parece ser así en el caso de la adaptación a las sensaciones gustativas. Un mecanismo neuronal propuesto para la adaptación es el siguiente: existe una gran cantidad de fibras nerviosas centrífugas que vuelven por el tracto
olfatorio desde las regiones olfatorias del encéfalo y acaban en unas células inhibidoras especiales del bulbo olfatorio, los granos. Se ha planteado que, después de surgir un estímulo oloroso, el sistema nervioso central pone
a punto con rapidez una potente inhibición por retroalimentación para suprimir la transmisión de las señales olfatorias a través del bulbo olfatorio.

6.4.8.- Las señales olfatorias primarias.


Muchas de las sensaciones olfatorias se encuentran a cargo de unas cuantas sensaciones primarias bastante independientes, de forma parecida a lo que sucede con la visión y el gusto, que derivan de unas pocas sensaciones
primarias determinadas. A raíz de los estudios psicológicos, un intento de clasificar estas sensaciones es el siguiente:
1. Alcanforado.
2. Almizcleño.
3. Floral.
4. Mentolado.
5. Etéreo.
6. Acre.
7. Pútrido.
Estudios sobre los genes que codifican las proteínas receptoras, indican la existencia de un mínimo de 100 sensaciones olfatorias primarias, en acusado contraste con las meras tres sensaciones primarias de color detectadas
por los ojos y con las cuatro o cinco de gusto percibidas por la lengua. Algunos estudios sugieren que pueden existir hasta 1.000 tipos diferentes de receptores de olores. Un nuevo dato que apoya la existencia de numerosas
sensaciones primarias en el olfato se obtiene al haberse descubierto personas con una ceguera olfatoria para sustancias aisladas; esta ceguera frente a olores individuales se ha identificado ante más de 50 sustancias
diferentes. Se supone que la ceguera olfatoria para cada una representa la ausencia en las células olfatorias de la proteína receptora correspondiente para ese compuesto concreto

6.4.9.- Correlación clínica: define anosmia y alucinaciones olfatorias.


Anosmia: la disminución o falta del olfato, debido a menudo por una alteración del nervio olfativo.

Alucinaciones olfatorias: Fantosmia, sensación olfatoria percibida en ausencia de un estímulo oloroso, también llamadas alucinaciones olfatorias. Puede deberse a lesiones cerebrales centrales y epilepsia.

Bibliografía
Berne, R. &. (1992). Fisiología. NewYork: Mosby.

Fuentes, A., Fresno, M., Santander, H., Valenzuela, S., Gutiérrez, M., & Miralles, R. (2011). Sensopercepción olfatoria: una revision . Revista medica de chile, 362-367.

GUYTON, C. a. (2006.). Tratado de Fisiología Médica. Elsevier.

Ira Fox, S. (2003). Fisiologia Humana. Madrid: Mc-Graw Hill.

Snell, R. S. (2001). Neuroanatomia Clinica. Madrid: Panamericana.

Waizel, S., Díaz, I., & Romero, J. (2014). Anosmia congénita. Reporte de un caso. Anales medicos , 142-147.