Anda di halaman 1dari 3

Capítulo 3.

Uso de la tecnología en sistemas de riego

3.1 Tipos de tecnología existentes


El mejoramiento de las zonas de riego en México ha sido muy importante, ya que con
ello la agricultura ha evolucionado y con ello se ha visto mejorada la calidad de los
productos y la vida de muchos agricultores. Los sistemas de riego actuales son
innovadores y han tenido gran impacto por ello se ha buscado mejorarlos aún más.
Existen muchos y variados sistemas de riego, los cuales se encuentran en permanente
revisión, ya que se trata de una tecnología joven que se ha ido desarrollando al mismo
tiempo que ha avanzado la sociedad del bienestar.
Para aumentar la eficiencia de los sistemas de riego, se tiene que hacer un estudio previo
para saber cuál es el más factible de implementar según el tipo de suelo, clima, tipo de
cultivo, etc.
En las tecnologías actuales tenemos lo que son el riego por goteo que se ha utilizado
desde hace mucho tiempo, y más que nada se utiliza en zonas áridas pues permite la
optimización del agua sin tener pérdidas y así garantizar un buen desarrollo del cultivo.
Sin embargo, este método también puede ser utilizado como sistema mixto y así su
eficiencia aumenta aún más. Es el método más utilizado en la antigüedad y se sigue
utilizando en la actualidad.
De acuerdo con Winter (2015), la economía en el riego, el ahorro de agua, se basa
principalmente en planificar los tiempos reales de riego necesarios, optimizando las dosis
de riego aplicadas por los aspersores, siempre y cuando la distribución de agua sea
homogénea en toda la superficie. El rendimiento técnico de un sistema de riego se
establece en términos de gestión del agua.
Un método más, es el sistema de riego por aspersión el cual funciona mediante la
aspersión de agua a los cultivos en forma de gotas de agua. Ya que es un sistema simple
no requiere de muchos equipos y la instalación es sencilla. Al ser un sistema sencillo,
tiene muchas variantes como lo son el sistema de riego estacionario, sistema de riego
localizado, el sistema de riego de desplazamiento frontal, el sistema de riego de
desplazamiento radial, sistema por micro aspersión y sistema de riego por cañón aspersor.
También podemos encontrar lo que es el sistema por riego a gravedad que consiste en
distribuir el agua a través de surcos o pequeños canales, que se implementan a lo largo
del área del cultivo. Es uno de los más sencillos métodos pero el que necesita más
mantenimiento, ya que como son canales de tierra, es decir, sin revestimiento, llegan a
tener una baja eficiencia.
3.2 Tecnología para la implementación
El éxito de un buen riego depende de tres factores, el técnico, el económico y el humano.
Los sistemas de riego son técnicamente mejorables, aplicando en ellos nuevas tecnologías
que den soluciones a problemas existentes en el campo. Ante problemas como el viento,
instalando emisores con trayectoria más baja o drops en el caso de Pivotes, que mejoran
la resistencia al viento manteniendo una buena uniformidad; cambiando la localización
de los aspersores y sus boquillas (pequeños ajustes de bajo coste que pueden ser muy
efectivos)
Con un nuevo cálculo de carta de aspersión; colocando reguladores de presión en todos
los emisores para garantizar una presión constante y con ello un caudal constante; o
añadiendo sensores de humedad que convierten en inteligente el sistema de riego, con
cuadros de programación que hacen que el sistema reaccione automáticamente en caso
de detectar un alto consumo de agua.
De acuerdo con Aguirre (2017), mediante la implementación de tecnología como lo son
los programadores de riego son equipos de gestión, se mejora el sistema de riego, ya que
nos permiten optimizar el momento y el área de riego en nuestros cultivos, reduciendo al
máximo nuestros consumos y mejorando nuestra comodidad.
Así mismo, podemos automatizar la frecuencia y la duración del riego.
En cuanto al tipo, existen los programadores de riego analógicos y los digitales. Los
analógicos tienen un manejo más sencillo y son más económicos, pero los digitales suelen
tener más funciones.
La modernización de la gestión de riego exige la renovación de infraestructuras. Sustituir
aquellos sistemas que distribuyen el agua por gravedad, por otros mecanismos como el
riego a presión, que consiguen un importante ahorro de recursos.
Mediante la implantación de programas informáticos que simplifiquen y automaticen la
gestión de riego, resulta más sencilla la toma de decisiones en las distintas fases de la
gestión del agua.
3.3 Maneras para el mejoramiento del sistema de riego
De acuerdo con el INEGI (2015), el aprovechamiento de las aguas freáticas mediante la
explotación de los recursos hidráulicos del subsuelo, supone un ahorro importante de
agua potable. La utilización de los acuíferos puede realizarse a través de las fuentes y
pozos existentes, cuyas aguas, normalmente, se pierden, o localizando embalses
subterráneos con un nivel aceptable, o corrientes con suficiente caudal. Estos
aprovechamientos requieren estudios previos geotécnicos para determinar niveles,
caudales y propiedades físico químicas de las aguas.
La estrategia a seguir para utilizar estas aguas es tratar de dar prioridad a las actuaciones
que, con un costo económico bajo, proporcionan la rentabilidad más alta.
Ahora se están implementando nuevas maneras para mejorar el sistema de riego como es
el caso del software de riego, que nos proporciona un servicio para reducir los consumos
de agua por aplicación de riegos en el momento óptimo.
Además, incrementa la productividad de nuestros cultivos y nos ayuda a reducir costes y
consumos energéticos. Gracias a este tipo de herramientas, establecemos un sistema de
gestión integral de nuestros cultivos que nos permite llevar un control en tiempo real de
nuestro consumo de agua.
El mantenimiento de los sistemas de riego está directamente relacionado con la
disponibilidad de agua. Por ello, es muy importante racionalizar su uso optimizándolo al
máximo y evitando los despilfarros, que se manifiestan en pérdidas innecesarias, tiempos
inadecuados, frecuencias sin controlar, etc.
Además de que es muy conveniente hacer uso de nuevas tecnologías en estos para sacar
el mejor provecho al cultivo y el agua.
El mantenimiento de las zonas de riego es esencial para que la producción sea mejor,
tanto para el cultivo, como para el aprovechamiento del agua.