Anda di halaman 1dari 4

LOS 10 MANDAMIENTOS DE LA

LEY DE DIOS
El primero, amarás a Dios sobre todas las cosas.
El segundo, no tomarás el nombre de Dios en vano.
El tercero, santificarás las fiestas.
El cuarto, honrarás a tu padre y a tu madre.
El quinto, no matarás.

El sexto, no cometerás actos impuros.


El séptimo, no hurtarás.
El octavo, no dirás falso testimonio ni mentirás.
El noveno, no consentirás pensamientos ni deseos impuros.
El décimo, no codiciarás los bienes ajenos

LOS SACRAMENTOS DE LA IGLESIA

Hay siete sacramentos, que son la Nueva Ley, fueron instituidos por Cristo y
son siete,Bautismo, Confirmación, Eucaristía, Penitencia, Unción de enfermos,
Orden sacerdotal y Matrimonio.

El bautismo:

El bautismo es el fundamento de toda la vida cristiana, es el primer sacramento


ya que te abre todas las puertas para la vida de un cristiano. Por
el bautismo somos hechos para ser hijos de Dios, nos incorporamos a la iglesia
cristiana y participes de la misión de Cristo. “El bautismo es el sacramento del
nuevo nacimiento por el agua y la palabra”.

La confirmación:

Con este sacramento las personas se establecen mejor en el cristianismo, ya


que como bien dice la palabra, confirmar las fe que iniciaste con el bautismo.
Este sacramento lo puede recibir cualquier persona que este bautizada, igual
que en el Bautismo es necesario que la persona que reciba este sacramento,
es necesario la necesidad de un padrino, y una madrina.

La Eucaristía:
Este sacramento culmina los sacramentos de la iniciación cristiana.
Santa misa porque la liturgia en la que se realiza llega a los fieles y hacen que
la vida de Cristo llegue a la vida de todos los fieles.
La penitencia y la reconciliación:

También se le denomina sacramento de la Penitencia porque consagra el


proceso de arrepentimiento en un cristiano. Otro nombre es llamado
sacramento de la confesión porque se declara el arrepentimiento de los
pecados ante el sacerdote. El sacramento del perdón por la absolución de los
pecados por el sacerdote individualmente. Por ultimo también se le llama
sacramento de reconciliación porque otorga al pecador el amor de Dios.

La unción de enfermos:

Se puede denominar que este sacramento es el ultimo que recibe un cristiano


ya que se da individualmente al enfermo, poco tiempo antes de morir, y cuando
ya se sabe mas o menos cierto que se va a morir.

El orden sacerdotal:

Este es el más importante ya que este sacramento ya que de este es de donde


salen todos los sacerdotes que te bautizan y los obispos.

El matrimonio:

Este sacramento se consuma entre una mujer y un hombre se celebra en la


eucaristía y oficiada por un sacerdote.

ACTO DE CONTRICIÓN

Jesús, mi Señor y Redentor: Yo me arrepiento de todos los pecados que he


cometido hasta hoy, y me pesa de todo corazón, porque con ellos, ofendí a un
Dios tan bueno.

Propongo firmemente no volver a pecar, y confió en que, por tu infinita


misericordia, me has de conceder el perdón de mis culpas y me has de llevar a
la vida eterna. Amén.

ACTO PENITENCIAL

Yo confieso ante Dios Todopoderoso


y ante ustedes, hermanos,
que he pecado mucho
de pensamiento, palabra, obra y omisión:
por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa.
Por eso ruego a Santa María, siempre Virgen,
a los ángeles, a los santos y a ustedes, hermanos,
que intercedan por mi ante Dios, nuestro Señor. Amén
EL CREDO

Creador del cielo y de la tierra.


Creo en Jesucristo, su único Hijo,
Nuestro Señor,
que fue concebido por obra y gracia
del Espíritu Santo,
nació de Santa María Virgen;
padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado,
descendió a los infiernos,>>
al tercer día resucitó de entre los muertos,
subió a los cielos
y está sentado a la derecha de Dios,
Padre todopoderoso.
Desde allí ha de venir a juzgar
a los vivos y a los muertos.
Creo en el Espíritu Santo,
la santa Iglesia católica,
la comunión de los santos,
el perdón de los pecados,
la resurrección de la carne
y la vida eterna. Amén.

PADRE NUESTRO

Padre nuestro que estás en el cielo,


santificado sea tu Nombre;
venga a nosotros tu reino;
hágase tu voluntad
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día;
perdona nuestras ofensas,
como también nosotros perdonamos
a los que nos ofenden;
No nos dejes caer en tentación,
y líbranos del mal.
Amen.
AVE MARIA
Dios te salve María,
llena eres de gracia
El Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
-Santa María Madre de Dios,
ruega por nosotros pecadores,
ahora y en la hora de nuestra muerte,
Amén.

SALVE
Dios te salve, Reina y Madre de misericordia,
vida y dulzura y esperanza nuestra:
Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva;
a ti suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas.
Ea, pues, Señora abogada nuestra,
vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos
y, después de este destierro, muéstranos a Jesús,
fruto bendito de tu vientre.
¡Oh clementísima! ¡oh piadosa! ¡oh dulce Virgen María!

V. Ruega por nosotros santa Madre de Dios,


R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas
de nuestro Señor Jesucristo.
Amén.