Anda di halaman 1dari 2

AMENAZA SÍSMICA

La evaluación de la amenaza sísmica implica la identificación y evaluación de las fuentes de sismos, utilizando para esto
las evidencias de actividad de fallas geológicas (neotectónica) y la ocurrencia de sismos en el pasado (sismicidad
histórica) y el presente (redes sismológicas). La sismicidad histórica permite confirmar la ocurrencia de sismos en el
pasado y estimar la distribución geográfica de la intensidad, pero es la instrumentación la más útil para el análisis de la
amenaza sísmica.

Algunos habitantes de Flandes, entrevistados durante el recorrido por el territorio municipal, indican que los sismos de
los últimos años (Páez-1994; Tauramena-1995, Pereira-1995 y Armenia-1999), se han sentido en la zona pero que no
han causado daños. El señor José Blas Lozano Sainz, habitante de la vereda El Paraíso, comenta que el sismo más
fuerte sentido por él no ocasionó daños en las viviendas, aunque observó desplomes de material, caída de objetos y
sacudidas fuertes; información similar fue reportada, entre otros por Clementina Méndez residente en Puerto Dinde y el
señor Marco Sánchez residente en la calle 16 con carrera 6 del casco urbano de Flandes. Esta información permite
calcular la intensidad de estos sismos, en la escala de Mercali, entre III y IV.

INGEOMINAS (1993), realizó una compilación sobre los epicentros de los sismos ubicados en círculo de 150 Km de
radio, cuyo centro es la cabecera municipal de Flandes. Los resultados de esta compilación se muestran en la Tabla 6;
los análisis efectuados por INGEOMINAS (artículo citado) permitieron detectar que nueve (9) de estos sismos provienen
de fallas geológicas ubicadas en la Cordillera Oriental, ya sea en su borde oriental u occidental, consideradas como
fuentes sismogénicas importantes del territorio colombiano. Los demás epicentros se ubican en el sector occidental de
país o sobre la Falla de Ibagué. El sismo de mayor magnitud cuyo epicentro se ubicó en el círculo referido, a una
distancia de 100 km al este de Flandes, alcanzó una magnitud de 7,3.

Vale destacar, en la Tabla 6, los sismos de 1805, con epicentro cerca de Honda (Tolima) que causó devastación en le
región norte del departamento del Tolima, y el de febrero de 1967, con epicentro en el noreste del departamento del
Huila, que ocasionó el desplome de las torres de la catedral de la cabecera municipal de El Espinal, ubicada a15 km al
sur de Flandes.

En la zona que circunda al municipio de Flandes, los mapas de ubicación de epicentros de sismos ocurridos en el
territorio colombiano entre 1993 y 1997, presentados por la Red Sísmica Nacional de Colombia, muestran que existen
dos áreas sismogénicas, de las cuales se hablará más adelante.

Vergara y Cárdenas (1998) clasifican la Falla de Cucuana como potencialmente activa y la destacan como de
importancia por su tasa de actividad y su potencial sismogénico, resaltando que la falla de Cucuana, al igual que la de
Ibagué, es capaz de generar sismos de magnitud importante.

Con la información colectada se puede concluir que el municipio de Flandes, se encuentra en una zona de riesgo
sísmico intermedio y que a su alrededor existen por lo menos cuatro (4) zonas sismogénicas importantes.

Una es conocida como del Valle del Magdalena, ubicada al norte de Flandes en límites de los departamentos de
Cundinamarca y Tolima, en donde la Red Sismológica Nacional, operada por INGEOMINAS desde 1993, muestra la
existencia de una concentración importante de epicentros de sismos, que permitió considerarla como fuente sismogénica
(zona donde se generan sismos), por Monsalve y otros (1995), Quintero y otros (1997), Quintero y Arango (1997). Esta
zona generó, entre 1990 y enero de 1996, ciento noventa y cuatro (194) sismos, 96,4% de los cuales fueron someros
(profundidades menores a 55 km) y 94,8% con magnitud inferior a tres (3), según los análisis realizados por Quintero y
Arango (1997).

Una segunda zona sismogénica son las fallas de Ibagué y Doima, ubicadas al occidente del municipio de Flandes, y que
según Vergara y Cárdenas (1998) se destacan por su tasa de actividad y por su potencial sismogénico, pudiendo la Falla
de Ibagué generar sismos de magnitud importante, sin que se puedan establecer períodos de retorno para cada una de
ellas, debido a la ausencia de estudios de sismicidad histórica, sismicidad instrumental y neotectónica que permitan
evaluar la amenaza sísmica local.
Tabla 6. Sismos con epicentro en un radio de 150 km alrededor de Flandes (*)

Año Magnitud Observaciones


Ms
1743 6,5
1785 6,5
1805 6,0 Graves daños en Honda y Mariquita
1817 5,0
1829 5,0
1877 5,0
1878 5,0
1884 6,3
1886 5,0
1888 5,0
1917 7,3 Epicentro en la región del Sumapaz (Cundinamarca). Mayor magnitud en la zona.
1930 7,0
1935 5,5
1948 5,0
1950 6,0
1951 5,0
1975 6,7
1961 6,5
1967 6,7 Daños en la catedral de El Espinal
1973 6,4
1973 5,3
1976 6,4
1979 6,7 Graves daños en el occidente del país
1980 6,0
1980 5,4
1990 5,4
1992 5,4
1994 Avalancha del río Páez
1995 Daños importantes en Santa Fe de Bogotá
1997 7,2
1997 6,2
1999 6,2 Destrucción de Armenia y otras poblaciones del Quindío
(*) Modificada y complementada de INGEOMINAS (1993; 1999)

Las otras dos zonas sismogénicas son la falla de Cucuana y el Borde Llanero o falla frontal andina, en donde ocurren
como relativa frecuencia sismos que afectan notoriamente a Santa Fe de Bogotá.
El estudio general de amenaza sísmica de Colombia (INGEOMINAS-AIS-UNIANDES, 1998), indica para el municipio de
Flandes valores de aceleración pico efectiva (Aa), para una probabilidad de excedencia del 10% en un lapso de 50 años
y de aceleración para el umbral de daño (Ad), para ser utilizados en el diseño y verificación de edificaciones
indispensables o estratégicas 0,20g y 0,04g, respectivamente. Estos datos son preliminares y de carácter muy regional
que pueden ser confirmados y corregidos mediante estudios detallados de amenaza sísmica regional y local.