Anda di halaman 1dari 4

Análisis PEST:

Político – legales:
El 96.7 por ciento de las empresas productoras de calzado en Perú son
microempresas,informó la Sociedad Nacional de Industrias (SNI).

Añadió que el 3.2 por ciento son pequeñas empresas y el 0.1 por ciento son
medianas y grandes.

Las cifras, que han sido calculadas en base al Censo Industrial del 2007 del
Ministerio de la Producción, indican que esas microempresas que fabrican calzado
están orientando su producción a las zapatillas, el calzado retro, de vestir y
escolar, entre otros servicios.

Por su parte, las pequeñas empresas se están dedicando a producir calzado de


goma, zapatillas, calzado para damas y caballeros, botas de PVC, calzado
plástico, entre otros.

La mediana y gran empresa produce principalmente calzado de goma y cuero,


calzado de vestir, mocasines, zapatillas de goma, zapatillas de cuero, de planchas
EVA, etc., precisó el Instituto de Estudios Económicos y Sociales (IEES) de la SNI.

Sobresale la presencia de conglomerados o clusters del calzado formados por


micro y pequeñas empresas (mypes) que concentran la mayor producción
nacional, siendo el más grande el ubicado en el distrito de El Porvenir (Trujillo).

Este cluster reúne al 22.8 por ciento de establecimientos, es decir, son más de
500 empresas fabricantes de calzado en esa zona, sin contar las tiendas
comercializadoras.

Las ocupaciones específicas en la industria del calzado representan el 74.9 por


ciento del total de trabajadores en las empresas de diez a más trabajadores.

Las ocupaciones más representativas son la de ayudante de fabricación de


calzado, el aparador y el armador, quienes concentran el 23.6, 10.1 y 6.5 por
ciento de los trabajadores, respectivamente.

Según estadísticas del año 2008 de la Encuesta de Remuneraciones y


Ocupaciones Específicas del Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo
(MTPE), las ocupaciones con el menor número de trabajadores son las de
matricero, jefe de mantenimiento de máquinas y diseñador de calzado, con
participaciones de 0.3, 0.5 y 0.8 por ciento, en cada caso.

En tanto en las medianas y grandes empresas el 45 por ciento de trabajadores


realizan labores de ayudante de fabricación de calzado.

En relación al contrabando, para la industria del calzado peruano representa una


amenaza, dado que la informalidad y la falta de controles y recursos en el sistema
de gestión por parte de Aduana, afecta el crecimiento y la competitividad de país
frente a otros países que tienen más evolucionado el proceso de protección de sus
productos. Y como lo mencionó el diario Perú 21 (2013, 21 de mayo), “unos
US$530 millones anuales ingresan a Perú bajo la modalidad de mercadería de
contrabando, estimó esta mañana la jefa de la Superintendencia Nacional de
Aduanas y de Administración Tributaria (Sunat), Tania Quispe”, de lo cual el
contrabando de calzado representa el 5.3% que equivale a US$28 millones
anuales, considerándose una actividad perjudicial para la industria de calzado
peruano.

Económicos:
El Perú, desde hace más de una década, se encuentra en una economía en
crecimiento, manteniendo su estabilidad económica, lo cual ha permitido captar
más inversión extranjera y entre otros beneficios, ser más productivo y competitivo
en la región y frente a otros países. Sin embargo, el crecimiento económico se ha
visto perjudicado con los conflictos de intereses, siendo una gran amenaza para el
desarrollo de la industria de calzado. Otro de los atributos que beneficia a la
industria del calzado es que el Perú ha firmado en la última década varios
acuerdos comerciales y en la actualidad nuestro país se encuentra en una
posición geográficamente positiva, con posibilidades de acceso a diferentes partes
del mundo y según Acuerdos Comerciales (2017, 20 de enero), Perú tiene
firmados importantes acuerdos comerciales con mercados objetivos potenciales,
como la Unión Europea y EE.UU. y otros países de diferentes regiones y la propia,
lo cual hace que tenga mayores oportunidades para salir victorioso en el desarrollo
de la industria del calzado, apuntando a mejorar la facturación y la rentabilidad de
la industria. De igual forma el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo
(MINCETUR, 2017), actualmente contamos con un acuerdo comercial entre Perú y
la Unión Europea, la misma es beneficiosa para nuestra industria, ya que las
partidas arancelarias que hacen referencia a exportación de calzado no se
encuentran grabadas, es decir tienen arancel cero, esta es una 46 oportunidad
para que la industria del calzado vuelva a enfocarse hacia una producción de la
más alta calidad, generando mayores márgenes de utilidad y rentabilidad.

Socio-culturales:
Una de las fuerzas que influyen en el desarrollo de una industria, son los conflictos
sociales, que permite evidenciar como se encuentra un país con respecto a la
política aplicada en cada uno de los sectores, el Perú tiene el 72% de los
conflictos sociales en la minería y el 1% son generados por otros sectores. La
industria del calzado peruano se encuentra ubicada en sector manufactura y
genera menos del 1% de los conflictos sociales revisados en el 2013, esto quiere
decir que no es una industria propensa a ser paralizada, ni a tener conflictos.

Otro de los atributos importantes y beneficiosos para el Perú es que el gasto


familiar en consumo de calzado en países a donde Perú quiere exportar sus
productos de alta calidad ha presentado variaciones interesantes. Tal y como lo
mencionó The Organization for Economic Co-operation and Development [OECD]
(2017, 14 de mayo) Países como: (a) EE.UU. ha incrementado su gasto en
calzado en 1.28% que equivale a 233.32 dólares, (b) Reino Unido ha
incrementado su gasto en calzado en 6.88% que equivale a 154.03 dólares y (c)
Francia ha disminuido su gasto en calzado en 0.21% equivalentes a 138.64
dólares. Creando una gran oportunidad única para ingresar a estos mercados y
vender nuestros productos peruanos de la más alta calidad

Tecnológicos:
En el Perú tienen tecnologías implementadas en su industria y dependiendo del
nivel de fabricación en la que se encuentre la micro, pequeña, mediada o gran
empresa, la misma estará más presente en sus procesos productivos, el uso de la
misma y la decisión de la compra de las mismas está muy relacionada con el nivel
educativo que se tenga, que en el Perú es bastante bajo, pues el Centro de
Desarrollo Industrial (2016), mantiene el puesto 90 en el ranking de tecnología de
la información de las 143 economías de todo el mundo, y esto se debe a las
limitaciones que tenemos el sector educativo, ya que existe una baja calidad, el
mismo que hemos sido catalogados en el puesto 133, y con una educación en
matemáticas y ciencias bajas en comparación a otros países, ubicándonos en el
puesto 138, lo que hace que nuestro país se vea afectado para el uso de las
nuevas tecnologías que hoy están ya 53 implementadas en países con una
economía de escala, así mismo la falta del apoyo de los órganos legislativos
también son elementos que afectan el crecimiento de las tecnologías de
información, entre otros factores. El Perú cuenta con un Centro de Innovación
Tecnológica del Cuero, Calzado e Industrias Conexas, según CITECCAL (2017,
12 de mayo) su objetivo es “promover el desarrollo industrial y la innovación
tecnológica de la cadena productiva del cuero, calzado e industrias conexas, así
como brindar a las empresas de esta cadena productiva, servicios tecnológicos
que ayuden a fomentar la creatividad y fortalezcan su competitividad

Ecológicas y ambientales
Actualmente la producción de calzado tanto en el Perú como en otros países, ha
sido catalogada como contaminante del medio ambiente, por ejemplo, en la
Región Libertad, que 54 representa una importante industria de producción de
calzado, ha generado altos contenidos de materia orgánica y efluentes con sulfuro,
cloruro y cromo trivalente en concentraciones que alcanzan altos niveles de
tóxicos, que pueden poner en riesgo la salud de las personas y deteriorando la
calidad del aire, agua y el suelo.

La cantidad de residuos que se emiten y generan en la industria del calzado, está


en función de la tecnología obsoleta utilizada para el proceso productivo, así como
de las materias primas o productos intermedios, componentes físicos y químicos,
combustibles, etc. es por ello que organismos del sector ambiental se vienen
preocupando por la eliminación de aquellos residuos, lo que ha impulsado la
búsqueda de nuevas fuentes tecnológicas para la producción de calzado. Otra
oportunidad ecológica que actualmente se da en el país, es la idea que jóvenes
profesionales de Trujillo han podido sacar adelante con esfuerzo y dedicación,
como lo mencionó el diario El Correo (2014, 10 de noviembre) la empresa Tecno
Leather es un proyecto que busca usar los desperdicios que genera la industria
del calzado en Trujillo. Todos los retazos servirán para formar nuevo cuero que se
use en la fabricación de zapatos de material reciclado.