Anda di halaman 1dari 2

Los espíritus encarcelados

Los "espíritus encarcelados" se mencionan en el contexto de lo que Jesús hizo en el tiempo transcurrido desde
Su muerte y Su resurrección. 1 Pedro 3:18-20 dice: "Siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en
espíritu; en el cual también fue y predicó a los espíritus encarcelados, los que en otro tiempo desobedecieron,
cuando una vez esperaba la paciencia de Dios en los días de Noé, mientras se preparaba el arca". Observe que
el cuerpo de Jesús estaba muerto y en espera de la resurrección, pero estaba espiritualmente vivo durante el
tiempo en que visitó a los espíritus encarcelados. Como antecedente, lea nuestro artículo sobre "¿Dónde
estaba Jesús los tres días desde el momento de Su muerte hasta Su resurrección?"

Sabemos cuatro cosas sobre los espíritus que se mencionan en 1 Pedro 3:19. Son intangibles, están
encarcelados, su pecado se cometió antes del diluvio, y Jesús visitó el lugar de su cautiverio para anunciarles
algo. El tema de algunas especulaciones a través de los años, ha sido el saber exactamente quiénes son estos
espíritus.

En primer lugar, veamos la palabra espíritus. Es una traducción de la palabra griega pneumasin, una forma de
la palabra pneuma, que significa "aire, soplo, viento". Se usa en el Nuevo Testamento para referirse a los
ángeles (Hebreos 1:14), a los demonios (Marcos 1:23), al espíritu de Jesús (Mateo 27:50), al Espíritu Santo
(Juan 14:17), y a la parte espiritual del hombre (1 Corintios 2:11). Mientras la Biblia deja claro que los seres
humanos tienen espíritus (Hebreos 4:12), la Biblia nunca se refiere a los seres humanos simplemente como
"espíritus". Por el contrario, nunca se dice que Dios el Espíritu Santo, los ángeles y los demonios, tengan
espíritus; ellos son espíritus. De modo que el significado estándar de la palabra espíritus en la frase espíritus
encarcelados sostiene de que los espíritus sean algo distinto de los seres humanos.

Los espíritus encarcelados no pueden ser los ángeles buenos, porque ellos no han pecado y no están
encarcelados. Y si los espíritus encarcelados no son los espíritus de los seres humanos que han fallecido, eso
nos deja con una opción: los espíritus encarcelados son demonios. Ahora, está claro que no todos los
demonios están encarcelados. El Nuevo Testamento da muchos ejemplos de actividad demoníaca en la tierra.
Así que los espíritus encarcelados deben ser un selecto grupo de demonios que, a diferencia del resto de sus
aliados demoníacos, se mantienen en cautiverio.

¿Cuál podría ser la razón para que algunos, pero no todos los demonios estén encarcelados? Judas 1:6 nos da
una pista importante: "Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada,
los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día". Hay algunos ángeles caídos
que cometieron algún tipo de crimen atroz; Judas 1:6 no da detalles, pero el pecado de los demonios estaba
relacionado con la manera en que ellos "no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia
morada". Apocalipsis 9:1-12, 14-15 y 2 Pedro 2:4 hablan también de un grupo de ángeles muy perversos que
en el momento se encuentran atados.

El pecado que los espíritus encarcelados cometieron, pudo haber sido el de Génesis 6:1-4, que registra que los
"hijos de Dios" tomaron para si las "hijas de los hombres" y produjeron una raza de gigantes, que fueron los
nefilim. Si los "hijos de Dios" eran ángeles caídos, entonces el pecado de Génesis 6 involucró ángeles que
dejaron el lugar donde pertenecían en un acto de desobediencia antes del diluvio, y eso corresponde a lo que
el apóstol menciona en 1 Pedro 3:19. Parece probable que los demonios que cohabitaron con mujeres fueron
encarcelados por Dios para evitar que repitieran ese pecado y para disuadir a otros demonios de intentar lo
mismo.

Según 1 Pedro 3:19, Jesús "predicó" a estos espíritus encarcelados. La palabra traducida "proclamó" o
"predicó", significa "declarar públicamente" o "anunciar". Pedro dice que Jesús fue al infierno y proclamó Su
victoria a los ángeles allí encarcelados. Ellos habían perdido y Jesús había ganado. La cruz triunfa sobre toda
maldad (véase Colosenses 2:15). English
¿Qué significa 1Pd.3:18-20 "(Cristo) fue y predicó a los espíritus encarcelados…?

RESPUESTA

El pasaje textualmente dice :


1Pe 3:18 "Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos
a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en espíritu;
1Pe 3:19 en el cual también fue y predicó a los espíritus encarcelados,
1Pe 3:20 los que en otro tiempo desobedecieron, cuando una vez esperaba la paciencia de Dios en los días de
Noé, mientras se preparaba el arca, en la cual pocas personas, es decir, ocho, fueron salvadas por agua".

Este texto ha sido terriblemente torcido y mal interpretado por quienes leen ligeramente la Biblia,
desconectándola de su contexto general sin "escudriñar" como ordenó el Señor.

Hay muchos que dicen que corresponde a la visita que el Señor hizo al Hades cuando murió, mención que hace
el apóstol Pedro en Hch.2:21 "viéndolo antes, habló de la resurrección de Cristo, que su alma no fue dejada en
el Hades, ni su carne vio corrupción".

Pero el problema para esa interpretación, aplicándola exclusivamente a esa ocasión que indica Pedro en su
predicación del día de Pentecostés (Hch.2), es que el apóstol ahora en su epístola señala a los que murieron en
el Diluvio en los días de Noé.

"en el cual también fue y predicó a los espíritus encarcelados, los que en otro tiempo desobedecieron, cuando
una vez esperaba la paciencia de Dios en los días de Noé".

Esta predicación de Cristo a la cual hace alusión ahora el apóstol Pedro en su epístola, incluye también a
quienes no estaban en el seno de Abraham (Hades o Paraíso, donde fue con el ladrón de la cruz), porque es
una referencia clara a todos los incrédulos que murieron durante el diluvio, donde solamente Noé y sus siete
familiares se salvaron.

Y todos aquellos que murieron en esa ocasión, no fueron al seno de Abraham, sino al lugar de tormento del
Hades que corresponde al infierno y que será lanzado finalmente al lago de fuego.

Ap. 20:14 "Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda".

La explicación, como siempre, está dentro del contexto de la epístola de Pedro, donde está hablando de
(1Pd.1:10) "Los profetas que profetizaron de la gracia destinada a vosotros".

Éstos (los profetas) 1:11 "escudriñaban qué tiempo indicaba el espíritu de Cristo". Y añade en el verso 12 "A
éstos se les reveló" y anunciaron, "predicaron el evangelio por el Espíritu Santo enviado del cielo".

Luego en el capítulo 3:17 continúa su exposición sobre Cristo cuando (antes de tomar un cuerpo humano) cual
Dios eterno, en el Espíritu, fue y predicó por medio de los profetas (incluyendo a través de Noé), fue y predicó
a esa generación antes de enviar Su juicio universal a todos aquellos que estaban prisioneros y encarcelados
en sus propios pecados.

Pecados que ameritaron como respuesta del Dios Santo, el juicio del diluvio que los condenó eternamente al
no haber manifestación al arrepentimiento que el Señor los llamó, por medio del Espíritu, por boca de Noé.
120 años de gracia les concedió el Señor antes de abrir las cataratas de los cielos donde todos ellos murieron.

1Pe 3:18 "Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos
a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en espíritu;
1Pe 3:19 en el cual (en el espíritu) también fue y predicó a los espíritus encarcelados,
1Pe 3:20 los que en otro tiempo desobedecieron, cuando una vez esperaba la paciencia de Dios en los días de
Noé, mientras se preparaba el arca".