Anda di halaman 1dari 2

Empresas familiares en Perú: Solo el

30% pasan a la segunda generación, ¿por


qué?
"Existen muchos casos de familias empresarias
exitosas en Perú y que han sabido dejar en herencia, no
los negocios familiares, sino la ‘vena emprendedora’
para hacer nuevos negocios", dijo César Cáceres de la
UDEP.
 Compartir
 Compartir

 Compartir
 Compartir Compartir Imprimir
 +-

Redacción Gestión / 21.06.2018 - 11:15 am

En el Perú, el 80% de las empresas peruanas tienen origen familiar y contribuyen con el
40% del PBI, señaló César Cáceres, docente del programa especializado en Retos de la
Empresa Familiar de la Universidad de Piura (UDEP).

Sin embargo, advirtió que solo el 30% de las empresas familiares pasan a la segunda
generación, y de estas sólo el 15% pasan a la tercera generación.

“El principal motivo por el que las empresas familiares no pasan a las siguientes
generaciones, es porque no tienen preparado un plan de sucesión. Sus prácticas para
entregar el timón del barco al siguiente capitán, no son adecuadas”, señaló.

Inclusive refirió que en muchas ocasiones, los familiares de la primera generación no se


atreven a nombrar a un nuevo “capitán del barco” y terminan cerrando la empresa o
vendiéndola.

En ese sentido, manifestó que los principales retos para las empresas familiares son:

- El buen manejo de los conflictos originados por el negocio y los recursos disponibles
para que no afecten a las relaciones familiares.

- El manejo de las finanzas familiares, separado de las finanzas empresariales. Es


común que se mezclen ambos ámbitos y que se crea que este sistema mezclado genere
ahorros. A largo plazo, generará graves inconvenientes económicos y tributarios.
Pero ¿cómo debe manejarse el directorio de una empresa familiar? Pues el especialista
consideró que todas las empresas familiares deberían contar con un directorio.

“Este tendrá su propio ámbito de acción. En el directorio se verán las inversiones y


otros temas de largo plazo. Es bueno contar con uno o dos directores independientes
(dependiendo del tamaño de la empresa o del número de miembros de la familia en el
directorio)”, explicó.

Manifestó que la visión imparcial del director independiente es necesaria para el avance
sin sesgos de los negocios familiares.

Para aquellas empresas familiares que aspiran a compartir el accionariado, recomendó


que lo mejor es establecer ramas, de acuerdo con el número de miembros de la segunda
generación.

“Es decir, si hay cuatro hijos, se establecen cuatro ramas, con el 25% de la propiedad en
cada una. Y de ahí en adelante, cada rama dividirá su parte de la propiedad entre los
miembros de su propia rama”, precisó.

Cáceres detalló que existen muchos casos de familias empresarias exitosas en Perú y
que han sabido dejar en herencia, no los negocios familiares, sino la ‘vena
emprendedora’ para hacer nuevos negocios.

“Y por supuesto, luego han dejado en manos de estos nuevos y competentes


emprendedores de segunda generación, las riendas de los negocios principales. Estas
familias, más que cuantitativamente exitosas, son cualitativamente exitosas”, culminó.

Minat Terkait