Anda di halaman 1dari 2

3. Establezca una relación narrativa entre las cuatro películas de Víctor Gaviria y Medellín.

Películas: Rodrigo D no futuro, la vendedora de rosas, sumas y restas y la mujer del


animal.

Estas cuatro historias muestran la realidad que a diario se vive en la ciudad de Medellín,
realidad que para muchos en este momento no existe. Pero lo cierto es que cada día muchas
personas se levantan con ganas de salir adelante, de dar un cambio a sus vidas, de dejar atrás
la pobreza, el sufrimiento tras perder a un ser querido, el maltrato verbal, físico y psicológico
por el que tienen que pasar a diario. Muchas de esas circunstancias llevan a las personas a
rendirse, a quedarse donde están por miedo al fracaso, al cambio de vida, a las amenazas y,
dejando al lado sus sueños.
Las cuatro películas narran una Medellín oscura, violenta, sin oportunidades, ni posibilidad
al cambio. Muestran la vida de cuatro personas (dos hombres y dos mujeres), los cuales a
pesar de tener vidas tan distintas, se unen por el sufrimiento y la desesperación.
Rodrigo, un joven sin ganas de salir adelante, llevando una relación muy amarga con su
familia y tras la pérdida de su madre encuentra refugio en la música punk. En los personajes
se evidencia mucho la tela de jean y colores no llamativos en cada una de sus prendas,
también ilustra una familia de estrato bajo y claro, una Medellín más de noche que de día, y
en el día un cielo muy opaco; Mónica (la vendedora de rosas), evidencia la lucha que debe
sobrepasar algunas mujeres que desde joven ven por sí mismas, se enfrenta a circunstancias
que a su corta edad asume con madurez, como la pérdida de su madre, también, busca
refugiarse en algo, ese algo fue el sacol, el cual fue la salida a su sufrimiento y a parte la
hacía alucinar con su madre. Su forma de vestir muestra los años 90, los peinados en globo
de sus amigas, los estampados, colores llamativos como el rojo y verde. Al ser época de
navidad, el panorama de Medellín estaba con muchas luces, música navideña, y se enfocaba
mucho en las madres como símbolo de unión familiar, el vocabulario grotesco, y por último
se muestra la violación a los derechos de los niños por parte de la sociedad; Santiago Restrepo
un ingeniero, al verse corto de dinero y una familia por la cual responder, lo lleva al
narcotráfico, donde todo al principio se muestra en modo de fiesta, celebración y demás, pero
al no darse los proyectos, lo secuestran y termina perdiendo lo poco que tenía. La Película se
desarrolla en la zona de Medellín donde se ubican los “ricos”, el sector del poblado,
mostrando que hasta las personas con más dinero suelen caer en negocios sucios; La última
película, Amparo (la mujer del animal), con tan solo 18 años se ve capturada por un hombre
que vulneraba su integridad, sus derechos, sus sueños, sus ganas de salir adelante y sobre
todo la maltrataba física y psicológicamente, encuentra refugio en su hija, la cual cuida como
el tesoro más preciado. La realidad de esta película se basa en el machismo, en la falta de
opciones y el miedo, por lo que muchas de las mujeres presentadas prefieren callar y seguir
aguantando a su agresor. Sus prendas suelen ser más cercanas al año actual, por los estilos y
estampados de las prendas, la mujer afectada se lustra sucia, delgada, con un aspecto de
hambre y sufrimiento. El vocabulario usado por los personajes es de muchas groserías, los
insultos por parte del agresor muestran un símbolo de autoridad en frente de sus víctimas. La
película se desarrolla en las montañas de Medellín, donde las casas parecen unas sobre otras
y donde pueden habitar en una casa hasta diez personas, estas casas son construidas con
tablas, tejas, telas, bolsas, ilustrando la pobreza y humildad de sus habitantes, por último, se
evidencia el pasar de unos años, donde los comportamientos de los personajes siguió el
mismo, concluyendo que a través de tiempo las situaciones siguen existiendo.
Medellín es una ciudad con mucha historia, con dramas y situaciones que llevan a las
personas sin importar su estrato económico, a tener experiencias violentas. A pesar de los
escenarios propuestos por Gaviria y la preparación de los actores empíricos, se desarrollaron
películas con enseñanza y mucha información, que nos muestra esa Medellín en la que
muchos no aceptan vivir, pero que es cruda y cierta.