Anda di halaman 1dari 8

2º Parcial: Los Derechos del niño frente al Holocausto

Comisión: 745

Cátedra: Kovacic Verónica

Alumnas: Barthe Silvina Nidia DNI 34155828

Pereyra Carla Lorena DNI 31375070

Año: 2018
1. Acerca de la vida en los guetos seleccione 1 de las dos situaciones que presentamos a
continuación. Le pedimos que argumente acerca de la siguiente cuestión: ¿Cuál fue el objetivo
principal del proceso de ghettoización? En otras palabras, ¿fue este proceso de ghettoización la
antesala a la Solución Final? Argumente a partir de al menos 3 autores trabajados en la
Materia.

SITUACIÓN A:

Janina Zsemian, relata en su testimonio sobre la recolección de alimentos para necesitados,


bajo el patrocinio de los comités de vivienda y el establecimiento de cocinas populares:

“Reuníamos de cada departamento, por familia, una cucharadita de azúcar, una cucharadita de
sémola, por supuesto no cocinada, y una cucharadita de aceite. El aceite lo volcábamos en un
recipiente y el resto en bolsas, y al final del día lo traíamos a Grzybowska [recuerdo que ahí
estaba el centro de la comunidad], y ellos lo repartían entre mujeres embarazadas, o familias
muy pobres y muy necesitadas. Pero, a veces traíamos un kilo de cada cosa, y eso ya
significaba mucho, y esa era de nuevo la función de la juventud – recolectar esas cucharaditas.
A cada uno se le asignaba una entrada de edificio, dos personas, e íbamos cada semana... Una
vez por semana, decidíamos qué sopa solicitar y cada familia debía entregar sopa.

Por lo general, se exigía de cada familia un plato de acuerdo al número de miembros de la


familia (es decir, que si nosotros éramos tres personas, debíamos entregar tres platos, y
establecían qué tipo) para que uno no prepare sopa de tomates y el otro de cebada, porque de
esa manera no tenía sentido. Luego, el grupo de mujeres traía la olla en un carro al “punkt” (un
sitio central) y repartían ahí la sopa, ya que en un lugar así, en ese “punkt” (era antes un cine)
vivían 300 personas. Entre cada familia colocaban una soga y sobre ésta colgaban una sábana,
como si fuera una habitación… y en el medio había una estufa pequeña, no podían cocinar,
entonces mañana y noche comían algo seco, pero al mediodía el plato de sopa era necesario.”
17

Los comedores populares sufrían una enorme presión tanto interna como externa, por parte de
los empleados y sus familias, ya que también ellos padecían de subalimentación y por parte de
las corrientes de refugiados y de necesitados locales, que no tenían trabajo, para los que la
sopa del comedor popular era el único alimento diario. Lamentablemente, llegamos
rápidamente a la conclusión de que prácticamente brindábamos ayuda sólo a aquellas
personas que tenían alguna fuente de ingreso. Ninguna sopa podía ayudar a los más
necesitados, a los hambrientos que desaparecían sin dejar huellas… Familias y hasta
comunidades enteras, que fueron trasladadas al gueto, pasaron por los comedores populares y
murieron frente a nuestros propios ojos.

SITUACIÓN B:

“Entramos a una nueva vida, y es imposible imaginar el pánico que se suscitó en el barrio judío.
De pronto nos vimos encerrados de todos los lados. Estamos segregados y aislados del mundo
y de todo lo que hay en él, expulsados de la sociedad de la raza humana.” - Chaim Aharon
Kaplan, Scroll of Agony (1999) p. 225

1. Acerca de la vida en los guetos seleccione 1 de las dos situaciones que


presentamos a continuación. Le pedimos que argumente acerca de la siguiente
cuestión: ¿Cuál fue el objetivo principal del proceso de ghettoización? En otras
palabras, ¿fue este proceso de ghettoización la antesala a la Solución Final?
Argumente a partir de al menos 3 autores

Respuesta:

Teniendo en cuenta la declaración de la situación A, que explica los intentos fallidos por ayudar
a los más carenciados en los comedores donde finalmente lo que había para comer apenas
alcanzaba para los que podían pagar, sus derechos se fueron reduciendo al punto extremo de
supervivencia, y donde la figura de un hombre con derechos se fue desvaneciendo por
completo, comenzaré explicando cómo fue la formación de los Ghettos, a través de algunos
autores trabajados en la materia que nos llevan también a entender el concepto del Ghetto no
como algo absoluto, sino como un concepto que se fue denigrando a lo largo del tiempo. Dentro
de ellos, hubo personas que cayeron en la necesidad extrema de la supervivencia, otras que
hicieron un intento por ayudar a los más necesitados (niños y ancianos) y sobre este último
punto que considero menester analizar, hago referencia a un autor que explica en esta etapa,
una nueva filosofía de justicia y razón del ser.

Al respecto, Dan Michman expresa:

“No existió ningún documento central que indique los orígenes de la idea de los ghettos. El
término ghetto aparece por primera vez entre quienes tomaban las decisiones en el régimen
nazi, como una opción posible para la política antijudía.
Goering ve en el ghetto un barrio judío temporario, planificado, cuyo objetivo fundamental en
ese período era provocar la emigración de los judíos de Alemania. En cambio, en la acepción
de la palabra ghetto se produjo luego de la publicación en 1938 del libro del Dr. Peter-Heinz
Seraphim, “El Judaismo en el ámbito de Europa Oriental.” Según Seraphim el ghetto judío en
Europa Oriental era el origen de la vitalidad y la fuerza judías, aunque también el lugar de su
mugre y suciedad. Afirma que desde su lugar de concentración los judíos enviaban una
“metástasis cancerosa” al resto de la ciudad.

En la primer etapa de la invasión Alemana a Polonia, la política de los alemanes era provocar
que la mayor cantidad posible de judíos saliera de los territorios conquistados y
fundamentalmente hacia la Unión Soviética. Esta concepción de comprimir a los judíos a una
situación tan extrema, encuentra su expresión en las palabras de Himmler de noviembre de
1939 “Ha llegado el momento de que este conglomerado de alimañas sea comprimido junto
dentro de los ghettos y entonces las epidemias se expandirán hacia adentro y morirán (como
animales).

Pareciera que los ghettos fueron construidos como una etapa en el camino hacia el asesinato
de los judíos. Aunque es difícil argumentar la construcción de los ghettos como algo absoluto,
ya que a veces, la declaración de los ghettos tenía propósitos de engaño, así lo explicaba el
Profesor Michman, porque los judíos veían en esa construcción una esperanza a la cual
aferrarse. También afirma que en esta etapa de la guerra el término ghetto cambió
degenerándose.” 1

El profesor Michman basa sus conclusiones en tres puntos: El 1º) el hecho de que la
construcción de los ghettos se fue prolongando, el 2º) no existen órdenes claras sobre su
construcción, el 3º) el papel de los ghettos fue cambiando.

El concepto de ghetto es una innovación de los grados de realización sobre el terreno y no una
etapa en el camino hacia la solución final, hay que suponer que si el ghetto hubiera sido la
estación de tránsito en el camino hacia la solución final, Hitler se hubiera referido de algún
modo al concepto del ghetto, pero no lo hizo.

1
Michman, D., “Los Ghettos Judíos en los días del Holocausto. ¿De qué modo se formaron y por qué?”. Compilación
de Amir Eshkel.
En los ghettos, como explica Mantegazza, “los judíos llevaron vida de animales enjaulados, el
ghetto fue sinónimo de enfermedad, hambre y mendicidad. Los chicos y chicas se toparon con
una dura realidad de una infancia totalmente negada, arrojada al infierno de la miseria.” 2

Asimismo –aclara-: “en el ghetto también se constituye el mejor ejemplo de poder delegado que
caracteriza al nazismo: en él los responsables de la comunidad judía se ven en la triste
disyuntiva de decidir colaborar con el régimen, siendo conscientes de las consecuencias
negativas que de ello se derivarían o bien, optar por la rebelión que conduciría al exterminio.”

De acuerdo al texto de George Bensoussan, el ghetto fue una especie de muerte programada
para los judíos, aunque durante los primeros meses de la ocupación, la comunidad judía polaca
cree todavía que la tormenta es pasajera. Nadie imaginaba la solución final.

Pero, a la vez, “extraoficialmente, el ghetto debía provocar la selección natural mediante el


hambre, el agotamiento y la epidemia. El ghetto de Lodz fue el primero, creado en abril de 1940
que se constituyó en un barrio de tugurios en donde se hacinaban ya 62.000 judíos. Cerca de
otros 100.000 fueron transferidos ahí en unas cuantas semanas. La densidad de la ocupación
de los alojamientos sube entonces a 6 personas por habitación. Un cuarto de la población
internada murió en el ghetto. Otras 55.000 desaparecieron en las deportaciones de los cinco
primeros meses de 1942. A finales de este año, Lodz se volvió por defecto y por razones
económicas, en el más grande ghetto polaco, donde 80.000 personas recibieron raciones
alimentarias de prisionero y trabajaban doce horas al día. En Agosto de 1944, el ghetto fue
liquidado y sus supervivientes fueron deportados a Auschwitz.” 3

Por último, Emmanuel Levinas destaca que “el hombre es naturalmente egoísta, piensa en sí
mismo y la filosofía ontológica realiza su estudio en base a ese ego sin tener en cuenta que
para que el “yo” exista, antes existió “otro” que lo erigió, lo enseño y le hizo ser quien es, y es
por eso que el “yo” debe existir hasta el “otro”, ese debe ser su límite.”

Aquí el autor propone “un humanismo del otro hombre, del que se responsabiliza y responde
totalmente por el otro: desde el momento que el otro me mira, yo soy responsable de el sin ni
siquiera tener que tomar responsabilidades en relación con él; su responsabilidad me incumbe.

2
Mantegazza R. (2006), “El olor de humo. Auschwitz y la pedagogía del exterminio”. Editorial Antrophos, España.
3
Bensoussan G, 2005, “Historia de la Shoah”, Barcelona, España, Anthropos.
Es una responsabilidad que va más allá de lo que yo hago”. Agrega que el otro me afecta y me
importa, por lo que me exige que me encargue de él, incluso antes de que yo lo elija.4

1. Lee el siguiente fragmento de Defender la sociedad, del 17 de marzo de 1976 (Michel


Foucault, Defender la sociedad, curso de 1976, Buenos Aires, FCE, 2006)
"(...) la nueva tecnología introducida está destinada a la multiplicidad de los hombres,
pero no en cuanto se resumen en cuerpos, sino, en la medida en que forma, al contrario,
una masa global, afectada por procesos de conjunto que son propios de la vida, como el
nacimiento, la muerte, la producción, la enfermedad, etcétera (...) luego de la
anatomopolítica del cuerpo humano, introducida durante el siglo XVIII, vemos aparecer,
a finales de éste, algo que ya no es anatomopolítica, sino, lo que yo llamaría una
biopolítica de la especie humana.¿Cuál es el interés central en esa nueva tecnología de
poder, esa biopolítica, ese biopoder" (M. Foucault, Defender la sociedad, Íbid, p. 220).

¿Cuál fue el interés central en esa nueva tecnología de poder, esa biopolítica, ese biopoder
aplicado por el nazismo en los campos de concentración/ exterminio?

Desde la perspectiva Foucaultiana, el nazismo desplegó el biopoder, entendido como una


tecnología aseguradora y regularizadora vinculada a la administración de población, vidas y
control de riesgos. Como estrategia de poder, la biopolítica trabaja con la población, como si
esta fuera un problema biológico “mediante el encierro concentrado y el genocidio como
continuación de un pensamiento totalitario biologizante, el de un control político absoluto de la
vida”5.

“Los recursos técnicos y el adiestramiento del equipo que luego habría de facilitar la ejecución
de la solución final, también cristalizaron en esta época. Los mismos incluían el empleo de la
cámara de gas para matar en casos de enfermedades mentales dentro del marco del programa
de eutanasia (Aktion T4), los “furgones de gas” manejados por los Einsatzgruppen en el frente
oriental y en el campo de Semplin (…), como así también las políticas de selección, es decir el
asesinato de los prisioneros “menos valiosos” de los campos “6.

El programa de eutanasia denominado “Aktion T4”, comienza en Polonia en septiembre de


1939, donde la dirección de los asilos de alienados del país es confiada a la Administración

4
Gil Jimenez, P., “Teoría ética de Lévinas”, en Cuaderno de Materiales – Filosofía y Ciencias humanas, número 22.
Disponible en: http://www.filosofia.net/materiales/num/num22/levinas.htm [Fecha de Consulta: 20 de junio de
2018]
5
Bensoussan G, 2005, Historia de la Shoah, Barcelona, España, Anthropos, P 61.
6
Bankier, D, 2004, El Holocausto. Perpetradores, victimas, testigos, Biblioteca Nuestra Memoria, Buenos Aires
Argentina, P. 30.
Alemana de la salud. En Kocborowo, comienzan las muertes de los enfermos por parte de la
SS, quienes en octubre del mismo año, en Neustadt Prusia oriental, realizan la segunda fase de
la masacre. Las operaciones son dirigidas por el Dr. Conti, el jefe de la salud del Tercer Reich,
quien da la orden de exterminar a todos los enfermos mentales internados en los asilos de
Polonia, mediante el gas o la “terapia de hambre”. Asimismo, esta política se empieza a
implementar en Alemania, donde Hitler da la orden de dar una muerte “misericordiosa a los
incurables”. Estas operaciones se mantienen en secreto y se realizan en seis centros de
eutanasia (entre Alemania y Austria), donde se reagrupan enfermos mentales, minusválidos
profundos, psicópatas, portadores de enfermedades congénitas y de afecciones hereditarias; a
los cuales se les aplican falsos nombres y son evaluados por supuestos médicos expertos sin
conocimientos psiquiátricos. En estas cámaras de gas, que se asimilaban a duchas, fueron
asesinados según los documentos alemanes entre 1940 y agosto de 1941, alrededor de 5000
niños y 71 adultos. Los familiares de las víctimas eran engañados y no se les notificaba la
verdad, sino que se les informaba que habían muerto de neumonía o paro cardiaco. La
eutanasia y la solución de la cuestión judía se suceden cronológicamente, participando de una
misma lógica biológica. (Bensoussan G, 2005).

Este control de la población que ejerce el régimen nacionalsocialista no solo se despliega en los
campos de concentración, sino también mediante la matanza con gas en camiones. Esta nueva
forma de administrar la muerte se inicia en Chelmno a principios de 1941, con el objetivo de
hacer más efectivas las matanzas dado que las llevadas a cabo por las Einsatzgruppen no eran
eficientes, ni seguras y además no podían generalizarse a toda Europa. Estos camiones sufrían
una modificación especial solicitada por la SS, por la cual el monóxido de carbono del motor
Diesel es reintroducido en el camión. Algunos camiones podían realizar de cuatro a cinco
trayectos por día. Fueron asesinados miles de judíos con este método de camiones de gas.
(Bensoussan G, 2005).

Hay una deshumanización en los campos de concentración, donde reina el hambre, la sed, el
trabajo esclavo, la violencia hacia los cuerpos ya sea directa o indirecta (latigos, barras de
hierro), las selecciones periódicas que definen si se vive un día más o se encamina a la cámara
de gas. “Los judíos, gitanos, más que todos los otros, son sometidos a los experimentos
médicos sobre la raza, la gemelidad, la tuberculosis y el tifus que les son inoculados, ellos
sufren la vivisección y experimentan en su cuerpo el proyecto de eutanasia de esterilización
masiva de las razas inferiores, la irradiación de los órganos genitales con fuertes dosis de rayos
X prefiguran nuevas formas de destrucción masiva.”7

Es de suma importancia, el texto de Sucasas (2000), donde refiere como las SS, a través de su
dominio de poder centralizado, emplea un dominio ante el cuerpo del judío en los campos de
concentración y exterminio que aniquila su identidad personal: “El lager es concebir un cuerpo
sin sujeto, un mecanismo cuyo rendimiento consiste en arrebatar al sujeto en él recluido su
identidad, el dominio del cuerpo”. Primo Levi evoca la zoologización (factico- simbólico) del
internado. En el campo de concentración, el prisionero es tatuado y deportado en vagones de
ganado, generándose un aprovechamiento industrial de los cadáveres (se les roba el cabello,
los dientes), realizando experimentos médicos sobre sus cuerpos, y finalmente el exterminio
con el gas venenoso. Se pone de manifiesto, que el lager lo que intenta es adueñarse de todo
el espacio de la experiencia. 8

La capacidad que tiene el poder soberano de las SS es el de decidir la muerte, anticipada en el


acto de violencia. Aquellos que se encuentran en los campos de concentración conviven
continuamente con la muerte, hay una amenaza constante de ser seleccionado para morir,
observar las ejecuciones, no se distingue entre los cadáveres y aquellos que agonizan, una
continua presencia de la enfermedad.

La biopolítica como tecnología de poder, se desplegó tanto en los campos de concentración


como en los programas de eutanasia que llevo a cabo el régimen nacionalsocialista. Así, se
manifiesta la intención del Tercer Reich de administrar y regular la vida y la muerte de aquellas
poblaciones consideradas inferiores.

7
Bensoussan G, Op. Cit. P. 79
8
SUCASAS, A. “Anatomía del Lager (Una aproximación al cuerpo concentracionario)”, En: REVISTAS Isegoría, Nº 23
(2000) , P. 198 http://isegoria.revistas.csic.es/index.php/isegoria/article/view/544/543