Anda di halaman 1dari 3

Conducción de calor

El segundo principio de la termodinámica determina que el calor sólo puede fluir de un cuerpo más
caliente a uno más frío, la ley de Fourier fija cuantitativamente la relación entre el flujo y las
variaciones espacial y temporal de la temperatura.

La conducción de calor o transferencia de energía en forma de calor por


conducción es un proceso de transmisión de calor basado en el contacto directo entre
los cuerpos, sin intercambio de materia, por el que el calor fluye desde un cuerpo de
mayor temperatura a otro de menor temperatura que está en contacto con el primero.1
La propiedad física de los materiales que determina su capacidad para conducir el calor
es la conductividad térmica.2 La propiedad inversa de la conductividad térmica es
la resistividad térmica, que es la capacidad de los materiales para oponerse al paso del
calor.
Convección
Movimiento por convección.

Convección aire en un hornillo.

La convección es una de las tres formas de transferencia de calor. Se caracteriza porque


se produce por medio de un fluido (líquido, gas o plasma) que transporta el calor entre zonas
con diferentes temperaturas. La convección se produce únicamente por medio de
materiales, la evaporación del agua o fluidos. La convección en sí es el transporte de calor
por medio del movimiento del fluido. Por ejemplo, al trasegar mediante bombas o al calentar
agua en una cacerola, el agua en contacto con la base de la cacerola asciende, mientras
que el agua de la superficie, desciende y ocupa el lugar que dejó la caliente.
La transferencia de calor implica el transporte de calor en un volumen y la mezcla de
elementos macroscópicos de porciones calientes y frías de un gas o un líquido. Incluye
también el intercambio de energía entre una superficie sólida y un fluido o por medio de
una bomba, un ventilador u otro dispositivo mecánico (convección mecánica, forzada o
asistida).
RANSMISIÓN DE CALOR POR
RADIACIÓN
Todos los cuerpos, cualquiera sea su temperatura, emiten energía en forma
continua desde sus superficies. Esta energía se denomina energía radiante y es
transportada por ondas electromagnéticas, por este motivo, la energía radiante
puede transmitirse aún en el vacío. La emisión continua de energía radiante por
un cuerpo se denomina radiación.

Como consecuencia de este fenómeno, dos cuerpos colocados en el vacío que


están a diferentes temperaturas alcanzan el equilibrio térmico debido a que el de
menor temperatura recibe energía radiante del otro cuerpo de mayor
temperatura. Cuando la energía radiante es absorbida por un cuerpo, se
transforma en calor; no obstante la energía radiante también puede ser reflejada
(difundida) o refractada (propagada) por los cuerpos. Trataremos únicamente la
energía radiante emitida por los sólidos y los líquidos, pues la emitida por los
gases obedece a leyes muy diferentes.

Hemos dicho que la energía radiante se transmite por ondas electromagnéticas,


por lo tanto su velocidad de propagación será la de la luz (300.000 km/seg en el
vacío).